La Manipulación y el Lenguaje Extraverbal

Dos Caminos Encontrados


Comentarios / Reseña Literaria, 2017
30 Páginas

Extracto

índice

Primera Parte :

Conductas Psicopáticas y Manipulación
Personalidad y Conductas Psicopáticas
Elementos que Integran La Personalidad.
Conductas Psicopáticas
Algunos rasgos de la personalidad de interés clínico

Segunda Parte :

El Lenguaje Extraverbal
La comunicación no verbal
Conociendo el Lenguaje no verbal

Bibliografía

Primera Parte

Conductas Psicopáticas y Manipulación

Personalidad y Conductas Psicopáticas

Consideraciones Generales

Para explicar el tema en cuestión es necesario tener en cuenta algunos aspectos fundamentales que sustentan todo conductual de un individuo: su personalidad.

Antes de adentrarnos en los componentes generales y descriptivos de la manipulación como manifestación conductual, me gustaría exponer a los lectores algunos aspectos generales forman por así decir la estructura inicial de toda conducta humana: La personalidad.

La personalidad es la categoría psicológica que se encarga de la integración de los elementos subjetivos que permean la vida de cada individuo, pero no solo se habla de integración cuando se hace referencia a la personalidad, hablamos de regulación, de autocontrol, de conducta, de valores, de conocimientos, afectos, reglas de carácter, actitudes, etc. La personalidad no tiene otra función que proveernos de una identidad única, independiente, y especial a la hora de conformar la sociedad.

Elementos que Integran La Personalidad.

El reflejo psicológico en el ser humano, [1](Rius, 2002) no se produce de modo fragmentado o caótico, sino que adquiere su especificidad en cuanto a su integración u organización.

El mismo puede expresarse en términos de imagen, nos referimos aquí, a su adecuación cognitiva o congruencia con los elementos de la realidad histórica y social en la cual el ser humano se inserta como individualidad.

También puede expresarse en términos de vivencia, entendida como el reflejo, a escala psicológica, del grado de satisfacción que las necesidades le proporcionan al individuo, de sus relaciones con la realidad. Se trata aquí, del sentido psicológico de lo reflejado, de su impacto emocional, del significado que la realidad alcanza para el sujeto, en función de sus necesidades y motivos.

Estas dos aristas del reflejo psicológico, si bien poseen su especificidad, ambas se imbrican de modos sucesivamente más complejos a lo largo del desarrollo, lo cual potencia, crecientemente, la función reguladora de dicho reflejo.

Se produce aquí, una fuerte imbricación y organicidad entre los procesos psicológicos de naturaleza afectiva y cognitiva, pues el sentido que la realidad alcanza para el sujeto, se produce en función de las necesidades y motivos de su personalidad.

Esta integridad y complejidad del reflejo psicológico, constituye la especificidad de la subjetividad humana, expresándose en un sistema de formaciones psicológicas estrechamente articuladas, donde los contenidos reflejos y su funcionamiento, se manifiestan de modo simultáneo, en múltiples y disímiles formas, con sentidos psicológicos diferentes en dependencia de la formación en la cual se integren. Los sentidos psicológicos en la subjetividad, son diversos, con disímiles combinaciones, formas de organización y complejidad.

Los sentidos psicológicos se van constituyendo a lo largo de todo el desarrollo a partir de una creciente integración cada vez más compleja de procesos afectivos y cognitivos. Desde integraciones muy elementales en las cuales intervienen procesos más simples y en las que aún no existe suficiente integración de sentidos hasta puntos verdaderamente complejos tanto por los procesos intervinientes como por la integración de sentidos que se alcanza.

illustration not visible in this excerpt

Unidades Psicológicas Primarias

Los contenidos psicológicos integradores de la personalidad, originan una entidad nueva, diferente e irreductible a cada proceso psicológico por separado, existiendo una relación dinámica y dependencia funcional entre dichos contenidos y entre estos y el sistema personológico como totalidad. De ahí, las particularidades cualitativas e irrepetibles de la personalidad en cada sujeto y la naturaleza diversa de los conflictos para cada cual a partir del carácter único e individualizado de la organización personológica.

Los sentidos psicológicos en su expresión más inicial podríamos entenderlo como unidades psicológicas primarias. Estas responden a un determinado contenido, a un operar, un funcionar. Son contenidos parciales, estables, portadores de determinado valor emocional expresados en diferentes formas definidas conductualmente o psicológicamente. Entre estos encontramos a las necesidades, motivos, rasgos del carácter, etc.

Necesidades Superiores

Entre estos contenidos, importancia esencial alcanzan las necesidades y los motivos, entendiendo por necesidad en su expresión psicológica superior, cualidades estables de la Personalidad, de contenido emocional (positivo o negativo), reflejado como vivencia, según el momento de expresión de la necesidad lo que dinamiza y orienta al sujeto en su expresión comportamental de relación con objetos y personas.

Son insaciables, estables, autopropulsadas, contradictorias, se gratifican en la relación. Propician una búsqueda activa de nuevos niveles de relación más que una movilidad por la carencia.

Poseen una unidad interna fuente de autoimpulso y transformación sin depender de modo lineal del objeto externo. Esta unidad está mediatizada por la acción de la personalidad en su vínculo con el medio.

Las necesidades pueden entenderse como “la cualidad estable de la personalidad, portadora de un contenido emocional constante, que orienta al sujeto en una dirección igualmente estable de su comportamiento, en forma de relación o de realización con objetos o personas, garantizando en este proceso la expresión activa y creadora de la personalidad, que busca de manera activa nuevos niveles cualitativos en esa relación.” (González, F. 1989.p.55) Citado por (Rius, 2002)

El proceso psicológico de búsqueda de satisfacción, integra en sí mismo, momentos de insatisfacción, lo cual, aunque contradictorio, representa a su vez el dinamismo del comportamiento humano.

Su satisfacción no está allí donde el sujeto se encuentra con el objeto, sino en el proceso dinámico de interrelación que se produce entre ambos, en el cual las vivencias negativas y positivas se hayan en perenne interjuego.

La contradicción genera tensión emocional, demandando la presencia de recursos personológicos para su solución. Si esto es consciente, posibilita la acción intencional del sujeto. En caso contrario, se puede enmascarar la contradicción, con las consecuencias que ello trae para el desarrollo personológico, o tender a la búsqueda activa de una conciencialización de implicaciones más dinamizadoras para el mismo.

Motivos

Los motivos constituyen contenidos de la personalidad. Constituyen la forma en que la personalidad asume, procesa, elabora sus diferentes necesidades. Es interno y se forma en la incidencia de la personalidad sobre sus necesidades. En su acción sobre la necesidad, la personalidad conforma el motivo portador de un contenido específico que la necesidad, en tanto fuente dinámica, no desarrolla.

Posee multiexpresión (en la conducta, en la reflexión, valoración) a partir de lo cual dan energía y sentido a la personalidad. No siempre es consciente.

Los motivos constituyen contenidos de la personalidad y la forma en que la misma asume sus diferentes necesidades, brindándole fuerza, intensidad, dirección y sentido al comportamiento.

Los motivos, portadores de elevada carga emocional en la estructuración de formaciones de ellos derivadas, se convierten en nudos vitales de la personalidad, expresándose tanto en el plano de la conducta como de la subjetividad.

Los motivos se estructuran en una jerarquía. El nivel superior de esa jerarquía lo integran las tendencias orientadoras, las cuales son motivos que movilizan al sujeto hacia los objetivos esenciales de la vida. La expresión de estos contenidos en estos motivos, se caracteriza por la reflexión comprometida y lo dinámico, permitiendo que su potencial regulador trascienda el presente para proyectarse al futuro. (González, F. 1985,1989) citado por (Rius, 2002)

Los diversos motivos y necesidades se aglutinan alrededor de una tendencia orientadora, la cual confiere el sentido psicológico a las formaciones motivacionales que se integran. Estas últimas, constituyen configuraciones subjetivas de la personalidad, siendo este el modo de organización y de expresión de las tendencias orientadoras en las esferas concretas de la vida, lo cual se produce como parte del complejo sistema de regulación.

Intereses

Obtener información de alguna esfera. Son diversos hacia la adultez. Dota de selectividad la conducta del individuo. No funcionan aislados sino en un complejo sistema que se constituye en estilo de vida. Orienta y unifica lo que hace y piensa el sujeto.

Hábitos

Automatización de la conducta que se inserta en un sistema e incluso en la concepción de un estilo de vida. Es menos variable y menos generalizado.

Rasgos de Carácter

Contenidos concretos de naturaleza conductual. Nominalización de conductas estables. Lo típico de un individuo en el comportamiento siendo la expresión ejecutiva estable de la personalidad en la interacción con objetos y personas.

Se encuentra entre los múltiples determinantes del comportamiento orientado de modo integral hacia un propósito particular. Son tendencias de gran amplitud cuya expresión puede variar ante condiciones determinantes diferentes, aunque identifican lo típico de un individuo en el comportamiento.

Los rasgos caracterológicos constituyen realmente motivos estables, generalizados, que se expresan en un tipo de conducta definida, convirtiéndose en una necesidad del comportamiento para el ser humano. Sin embargo, el carácter no es una suma de rasgos, sino un sistema, interrelacionándose entre sí, formando parte de la estructura de la personalidad e imprimiéndole a la actuación integral del sujeto un sello propio

Como criterio de apreciación se sitúa la frecuencia con que se manifiesta la característica o rasgo, las diversas situaciones en que se adopta ese modo de acción, intensidad de las reacciones en las que adopta dicho modo.

Son, entre otros, rasgos del carácter: la sociabilidad, persistencia, sinceridad, honestidad, timidez, extroversión, introversión, amabilidad, etc. Y actúan como vías ejecutoras operativas de cualquier motivación de la personalidad.

El carácter se interrelaciona con otras unidades de la personalidad como, por ejemplo, los motivos. Así, dichos rasgos se expresan con mayor fuerza en aquellas esferas de la vida en las cuales el sujeto se siente comprometido motivacionalmente. Es por ello que un mismo rasgo del carácter puede expresarse de modo diferente en sujetos diferentes por su estructura motivacional o expresarse de modo diferentes en esferas distintas de la vida hacia las cuales un mismo sujeto experimenta sentidos psicológicos disímiles.

La expresión de los rasgos del carácter también se subordina a las particularidades funcionales de la personalidad como un todo. De este modo, la mediatización reflexiva, la posición activa ante la vida, la perspectiva temporal, puede condicionar expresiones más flexibles de los rasgos caracterológicos mientras que el carácter puede expresarse de modo más rígido, inmediato, compulsivo y poco controlado cuando el sujeto es menos autodeterminado y seguro en sí mismo.

Actitud

Forma organizada y estable en la cual el motivo se estructura en la manifestación concreta de la personalidad hacia objetos, situaciones, personas, mediante su sistema integral de expresión. Incluye valoraciones, emociones y comportamientos.

Las unidades o sentidos psicológicos están mediatizados por la estructura general de la personalidad y en realidad no funcionan de manera aislada sino en sistema e interinfluencia.

Hasta aquí es posible solamente describir los contenidos de la personalidad, pero no como estos intervienen en la regulación comportamental. Más que describir esos contenidos, necesitamos saber cómo se integran, cómo se articulan en sistemas donde alcanzan su real potencial movilizador en la personalidad como totalidad.

Los sentidos personales adquieren mayor intensidad en la medida en que se van articulando entre sí, formando reales configuraciones. Se produce aquí, una fuerte imbricación y organicidad entre los procesos psicológicos de naturaleza afectiva y cognitiva, pues el sentido que la realidad alcanza para el sujeto, se produce en función de las necesidades y motivos de su personalidad. Los diversos motivos y necesidades se aglutinan alrededor de los motivos jerárquicamente más significativos, los cuales confieren el sentido psicológico a las formaciones motivacionales en que se integran.

Estas últimas, constituyen configuraciones subjetivas de la personalidad, siendo el modo de organización y de expresión los motivos en las esferas concretas de la vida, lo cual se produce como parte del complejo sistema de regulación.

Las formaciones motivacionales, aunque conscientes por su modo de expresión (concepciones, valoraciones, objetivos, proyectos), articulan también contenidos no conscientes, que, si bien no definen la orientación general de la formación, sí dinamizan el sistema regulador al cual se integran. Entre éstas se encuentran: la concepción del mundo, los ideales, el sentido de la vida, las intenciones, la autovaloración, todas las cuales se interrelacionan dando lugar a una compleja configuración subjetiva.

[...]


[1] Dra. L. Fernandez Ruiz. Universidad de La Habana, 2002.

Final del extracto de 30 páginas

Detalles

Título
La Manipulación y el Lenguaje Extraverbal
Subtítulo
Dos Caminos Encontrados
Autores
Año
2017
Páginas
30
No. de catálogo
V349790
ISBN (Ebook)
9783668376991
ISBN (Libro)
9783668377004
Tamaño de fichero
552 KB
Idioma
Español
Etiqueta
Conductas Psicopáticas, Personalidad, Comunicacion no Verbal, Manipulación
Citar trabajo
Prof. Lic. Psicología Alberto Ortiz Marrero (Autor)Mayle Martínez Pérez (Autor), 2017, La Manipulación y el Lenguaje Extraverbal, Múnich, GRIN Verlag, https://www.grin.com/document/349790

Comentarios

  • No hay comentarios todavía.
Leer eBook
Título: La Manipulación y el Lenguaje Extraverbal


Cargar textos

Sus trabajos académicos / tesis:

- Publicación como eBook y libro impreso
- Honorarios altos para las ventas
- Totalmente gratuito y con ISBN
- Le llevará solo 5 minutos
- Cada trabajo encuentra lectores

Así es como funciona