Fray Hernando de Talavera. Frente al fenomeno ebionita a judeo cristiano en la España del siglo XV


Tesis de Máster, 2018
123 Páginas, Calificación: 90

Extracto

Tabla de materias

Resumen

Introducción

Capítulo 1: Los Ebionitas
El término “Ebionita” en la Católica Impugnación
Quienes fueron los Ebionitas
Pablo, el Ebionismo y el fray Talavera

Capítulo 2: España del siglo XV
La situación de España en el siglo XV y la aparición del fenómeno de los Conversos
El estado de los conversos en España después de los disturbios en Toledo de

Capítulo 3: Fray Hernando de Talavera y La Católica Impugnación
Fray Hernando de Talavera: Esbozo biográfico
Introducción a la Católica Impugnación:
Análisis de los capítulos de la Católica Impugnación

Conclusión

Bibliografía

Resumen

A lo largo de toda la historia universal fuimos y somos testigos de innumerables casos de persecución y de intolerancia religiosa donde masas de personas se vieron obligadas, en la gran mayoría de las veces por la fuerza y otras por la barbarie y la masacre del exterminio, a renunciar a un mundo religioso que llevaron consigo por años o siglos para cambiar, por orden y mando de alguna autoridad religiosa o política, sus formas de creer, obrar y rezar.

Uno de esos casos de intolerancia religiosa fue el nacimiento del fenómeno converso, o cristiano nuevo de origen judío, que en olas de conversión en masa que comenzaron en 1391 y que culminaron con la expulsión de los judíos del reino de España en el año 1492, que fue llevado a cabo y ordenado por los reyes católicos a través de una inquisición guiada espiritualmente y autorizada bajo la tutela y la permisión papal descripta en la bula" Exigit sinceras devotionis affectus" publicada en el año 1478 por el papa Sixto IV. Estos eventos marcaron la entrada a una nueva era de cambios y de reformas en toda la estructura política, religiosa y social de España.

Ante todo este nuevo panorama histórico, que se dio lugar en la España de finales del siglo XV, en la que vivía un grupo considerable de conversos de origen judío que se encontraban bajo la mira del santo oficio y de la incipiente aplicación de estatus de limpieza de sangre de tenor étnico y racial, la meta de este trabajo de investigación será la de evaluar las relaciones entre los judíos, conversos y antiguos cristianos en la España de los finales del siglo XV, basando esta investigación histórica en la composición literaria: "La Católica Impugnación" del monje jerónimo Fray Hernando de Talavera.

Este trabajo de investigación se centrara y hará hincapié en dar respuesta a la pregunta central y principal de la Católica Impugnación: ¿Cuál fue la causa por la cual utilizo el consejero y confesor de la reina Isabel la Católica, el monje Fray Hernando de Talavera, en su libro “Católica Impugnación” de un término usado en los comienzos del cristianismo de una de las sectas herejes que fue llamada los “Ebionitas”, para describir a un anónimo judaizante y de probable origen converso que fue el autor de un libelo publicado en Sevilla en 1480? ¿Y cómo entender el debate anti- ebionita de fray Talavera en un contexto histórico donde se afianzaba la persecución inquisitorial frente a los conversos y su exclusión social en tanto que portadores de sangre impura?

Tratare también de dar respuesta a la pregunta histórica religiosa si se puede hablar como lo hizo Talavera en su obra de la probable existencia de “Ebionitas" en la España del siglo XV, haciendo centro en el contexto de la situación que se vivía en la ciudad de Sevilla en dichos días en particular y de la situación de los conversos en España del siglo XV, especialmente de los conversos sevillanos.1

¿Acaso la utilización por parte del fray Jerónimo del concepto ebionita tenía como significado el de catalogar y humillar al autor anónimo de dicho libelo judaizante y describirlo como un pecador hereje utilizando un término conocido por la historia heresiologia cristiana, o es que el uso de dicho termino es utilizado por el fray Hernando con la intención de comparar entre las épocas del comienzo del Cristianismo en los siglos I y II (momentos en que judíos y gentiles se unían en una misma comunidad de judíos y gentiles creyentes en Cristo) de la era cristiana con la situación que se vivía en la España del siglo XV ante la existencia de un nuevo fenómeno social encabezado por los conversos de origen judío frente a la gran masa de la sociedad Española de dichos días, formada por cristianos viejos?

Tratare de dar respuesta también a la pregunta si realmente la percepción religiosa por parte de algunos de los conversos judíos Españoles de mediados y fines del siglo XV, eran parecidos en su visión espiritual a las creencias y prácticas religiosas ejercidas por los Ebionitas del comienzo del cristianismo, y de ser así el porqué de este fenómeno religioso. Y de ser así, ¿porque se repitió este fenómeno de judeo cristianismo religioso?

Abstract

Throughout the entire universal history, we were and are witnesses of innumerable cases of persecution and religious intolerance, where masses were obliged most of the time because of force, barbarism, and massacre of extermination, to give up the religious world that they had had for years or centuries by order and command of some religious or political authority to change the ways of their beliefs and their praying.

One of the cases of religious intolerance was the expulsion of the Jews from the Kingdom of Spain in 1492, which was ordered and carried out by the Catholic Monarchs, through a spiritually-guided and authorized inquisition under the papal guardianship and permission, as described in the papal bull "Exigit sinceras devotionis affectus" published in 1478 by Pope Sixtus IV, thus extremely symbolizing the entrance to a new era of changes and reforms throughout the political, religious, and social structure of Spain.

In the face of this entirely new historical panorama that took place in Spain at the end of the 15th century, the goal of this research will be to evaluate the relations between Jews, converts, and ancient Christians in late fifteenth-century Spain, while basing this historical investigation on the literary composition La Católica Impugnación, by the Hieronymite monk Fray Hernando de Talavera.

This research will focus and emphasize on the answer to the central and main question of the reason why the counselor and confessor of Queen Isabella the Catholic, the monk Hernando de Talavera, utilized in his book Catolica Impugnacion a term used at the beginning of Christianity by of one of the primitive Catholic sects that was called the "Ebionites", which he then himself used to describe the anonymous judaizer author who was responsible for writing a libel published in Seville in 1480, where an attack had been carried out against the principles of faith, traditions, and customs of the Catholic Church, keeping in mind that this Judeo-Christian group or sect was not registered, nor investigated, nor had appeared in both historical and religious writings since the fourth-century after Christ.

I will also try to answer the fundamental historical, religious question of whether we are really talking about the real or possible existence of the "Ebionites" in 15th century Spain, as friar Hernando de Talavera insinuates in his work La Catolica Impugnacion, while concentrating in particular on the context of the living conditions in those days in the city of Seville, and on the general situation of the converts in fifteenth century Spain.2

Likewise, this research will seek to answer the question of whether we are at this time, 15th century Spain, facing the possibility of the existence of a new movement of "Neo-Ebionites", which might have been represented and directed by the same converts, and if this is the case and we really are talking about the existence of a neo-Ebionite movement led by these converts, then who are those converts that constitute it and what religious, social, and political purpose do they have in the development of this ideology?

What is the meaning of Friar Hernando de Talavera's use of the concept "Ebionite", as mentioned in his work La Católica Impugnación ? Was the use of that term introduced by the friar as an interest, with the intention of cataloging and humiliating the anonymous author of the judaizer libel and describe him as a great heretic sinner already well-known in Christian history? Or is the use of this term by friar Hernando an intention of comparing the eras of the beginning of Christianity in the first and second centuries with that of the living conditions in fifteenth-century Spain —that was facing the existence of a new social phenomenon led by the conversos opposing the masses of Spanish society of those days that was formed by old Christians, with through and through Christian roots— which was in a situation very similar to that lived throughout the roots of Christianity during the tensions experienced between the believers of Jesus that came from Jewish origins (Judaeos) and the believers of Jesus who came from non-Jewish (Gentile) origins?

I will also try to answer the question of whether the religious perception of some of the Spanish Jewish converts of the mid and late-fifteenth century were similar in their spiritual vision towards the religious beliefs and practices exercised by the Ebionites from the beginning of Christianity, and if so, the reason for this religious phenomenon.

Introducción

Que yerra muy gravemente este malvado " ebionita "

en lo que dice, que los principios verdaderos de

nuestra salvación son la ley mosaica .3

Con estas palabras de menosprecio, de ataque personal, haciéndose del uso de un vocabulario de basureo y de intención directa de dibujar un estereotipo de un monstruo devorador y hereje, sé dirige en sus palabras Hernando de Talavera al autor anónimo del libelo Sevillano, panfleto en el cual se atacaba criticaba duramente a la muy sagrada Iglesia Católica Castellana y Aragonesa, en plena etapa de reconquista y en la avendría de la Bula Papal Inquisitoria que traería consigo el prólogo del anuncio del comienzo de la expulsión de los judíos Sefaradíes de 1492.

El estado de la investigación histórica en lo relacionado con la evaluación de las relaciones entre los judíos, conversos y antiguos cristianos en la España de finales del siglo VX,basándose en dos elementos principales de la época, el primero en uno de sus más memorables personajes la del fray Jerónimo Hernando de Talavera y la otra en el libro realizado y publicado en estos días de cambios la “Católica Impugnación”, ha sido testigo en los últimos tiempos a un cambio radical a todo los respectivo a la percepción en la forma de investigación histórica que se realizó hasta ese momento.

Hasta no hace mucho tiempo atrás la disciplina que se encargaba y dedicaba a investigar el fenómeno de los Anusim, o conversos o nuevos cristianos nombres con los que se puede hacer referencia a ellos, estaba dividida en una división de disciplinas que llegaron a formar dos percepciones centrales y muy diferentes una de la otra con respecto a este fenómeno de la historia Española del siglo XV.

Por un lado los investigadores que su especialidad se centraba en los estudios judaicos solían referirse y describir a casi la gran mayoría de los anusim (conversos),como un grupo de personas que estaba formado por casi en su totalidad por un grupos de judíos que en forma secreta seguían adelante con practica las tradiciones y los rituales mosaicos ya sea en la física de llevarlos a cabo o en el potencial que existía internamente en el espíritu de muchos de estos en continuar realizando dichas costumbres judías, así que estos investigadores creían en sus conclusiones que la identidad de los conversos que realmente creían en forma sincera en su cristianismo era tan pequeña en números que fue dejada de lado de la investigación por estos, viéndola tan solo como un grupo marginal o exótico en relación con el fenómeno de los conversos.

Por la otra parte los investigadores de la historia y cultura Hispánica (hispanistas) y de la Portuguesa (lusitanistas), investigaron la influencia y el aporte crucial que tuvieron estos conversos o nuevos cristianos en la vida religiosa cristiana Española y en la literatura Ibérica, dejando estos investigadores de lado por completo la investigación del fenómeno de los conversos judaizantes4.

Sin embargo esta dirección en ambos bandos se revoluciono, en los últimos años nos encontramos frente a un cambio muy bienvenido en la investigación del fenómeno de los conversos, esto se debe principalmente gracias a un acercamiento de ideas en la dos disciplinas antes nombradas, y centralmente influidas por el campo de investigación introducido por la disciplina de los Estudios Culturales, gracias a esta nueva visión investigadora se comenzó a ver y a examinar al fenómeno de los conversos como un grupo de gente capaz de adaptarse rápidamente a su nueva situación y estatus, compuesta por personas con identidad dinámicas y diferentes, complejas y variables.

Este cambio fundamental en el enfoque de la investigación dio un aliento renovador en el entendimiento de que la identidad de los conversos era diversa, dividida e hibrida, ya que esta estaba afortunadamente influenciada en su estructura cultural, religiosa y social simultáneamente por las culturas y percepciones de los judíos, cristianos y otras minorías existentes a su alrededor, ya desde los años 50 del siglo XX el hispanita de origen Holandés Jonás Van Praag califico muy ciertamente a los conversos que retornaron al judaísmo de la diáspora española-portuguesa como que tienen sus “Almas en Litigio”5,conclusión que utilizada hasta el día de hoy por la mayoría de los investigadores del tema6.

En este trabajo de investigacion,intentare contribuir en lo interdisciplinario historiográficamente hablando sobre el tema de los conversos en la última generación, por medio de la integración de estos en la investigación de los nuevos cristianos que se presentaban al mismo tiempo como creyentes en el evangelio de Jesús, llevando a cabo y ejecutando los valores del cristianismo, reconociendo su origen judío como la fuente de su definición como cristianos de origen judío, examinaré este fenómeno único y especial analizando el trabajo del monje fray Hernando de Talavera en su obra la "Católica Impugnación".

Parte de la posibilidad de realizar un trabajo de investigación como este basado en las relaciones entre los Conversos y los Cristianos Viejos en la España de fines del siglo XV,se deben gracias a la enorme contribución que ha salido a la luz en los últimos años con el incremento del interés científico que va más y más en aumento con el reconocimiento al gran papel histórico y humanístico llevado a cabo por el fray Hernando de Talavera en la historiografía de España, siendo una de las principales causas de este descubrimiento y gran labor de investigación llevada a cabo por el hispanista español Francisco Márquez de Villanueva que ya desde los años 60 del siglo pasado logro dar un paso enorme para todo lo relacionado con el tema del fray Talavera con la publicación de la única copia original encontrada de la Católica Impugnación7.

Gracias al empuje dado por la investigación de Márquez de Villanueva se descubrió una maravillosa labor llevada a cabo por el fray Talavera como pensador cristiano de los más centrales e importantes de su generación siendo este de orígenes conversos cosa que no le impidió transmitir su ideología evangélica basada en la palabra universal del apóstol Pablo y la de su líder espiritual San Jerónimo, esta mágica personalidad influyente y humana hizo atraer en los últimos tiempos a un gran números de investigadores históricos a introducirse en el mundo de la ideas Talaverianas y conocer más profundamente los pensamientos y los hechos de este inigualable hombre de la Iglesia.

Entre estos importantes contemporáneos investigadores sobre la persona de Hernando de Talavera podemos enumerar a Stefania Pastore,Isabella Ianuzzi,Claude Stuczynski y Felipe Pereda, en otro de sus investigadores el historiador Italiano Adriano Prosperi que vio en la inmensa figura tolerante y pensativa del fray Talavera todo lo que España podría haber sido en 1492 y al final de cabo no lo logro ser: “un reinado que logro lo casi nunca otro antes había logrado hacer, acercar los corazones de los seres y evangelizarlos por medio de la paz8.

Las investigaciones biográficas y las captaciones del mensaje del fray Talavera llevaron a los investigadores de nuestros días a asociarlo con un grupo de pensadores cristianos de orígenes conversos que estaban plenamente identificados con la persona y la figura del apóstol Pablo, dado su origen judío, sus grandes acciones misioneras y evangelizadoras y además en la importante conclusión de este que la idea del cristianismo está formada y edificada sobre una respetable y enriquecida base judía, esto la ideología y la forma del llamado “Paulinismo Converso” que era el medio utilizado por estos pensadores para evitar la discriminación contra los conversos basada en los “Estatutos de Limpieza de Sangre”9.

La metodología que he de seguir y utilizar en este trabajo de investigación histórica que se basa en el libro del fray Hernando de Talavera “Católica Impugnación” estará basada en la realización de una comparación entre dos etapas históricas diferentes, donde en cada una de ellas ocurrieron hechos que iban a cambiar los rumbos de la trayectoria de ese momento histórico, esa comparación histórica será entre las investigaciones realizadas sobre la secta de los Ebionitas en el principio del cristianismo primitivo10 y entre los argumentos que figuran en la obra del fray Talavera realizando un análisis contextual de su obra la “Católica Impugnación”.

Si bien hablaremos y trataremos de temas que ocurrieron en dos etapas históricas diferentes muy alejadas una de la otra en el conteo de los años y los siglos, deberé tener mucha sensibilidad en el relato de dichos hechos ya que parte de ellos serán parecidos, diferentes y singulares11,y si bien el cuidado que debo tener al relatar los hechos de épocas históricas tan diferentes, creo que de acuerdo a mi visión la mejor metodología será la de la comparación histórica que me permitirá al final de ella demostrar un denominador común entre la época en la que se escribió la “Católica Impugnación” y la época en la cual sumergió en la raíces del comienzo del cristianismo la secta Ebionita.

Capítulo 1: Los Ebionitas

El término “Ebionita” en la Católica Impugnación

Desde el comienzo de su obra “La Católica Impugnación” se ve ya como tendencia desde el mismo principio del prólogo que fue escrito por el fray Jerónimo Hernando de Talavera, que se puede notar y darse cuenta por parte del lector de forma muy rápida del enfoque y énfasis que hace el fray en el uso repetido del término “Ebionita”, que es utilizado por este en el escrito en su respuesta al malvado hereje autor del libelo judaizante.

Talavera describe a estos “Ebionitas” diciendo que ellos fueron llamados así en el cristianismo primitivo como lo es explicado en las palabras de San Isidoro en sus Etimologías, como gentes pobres de sesos y faltos de todo entendimiento y a los cuales se les describe a estos mismos Ebionitas por parte del apóstol San Lucas en los Actos de los Apóstoles como los que eran parte central de la herejía de los fariseos, argumentando el pedido de estos Ebionitas a los nuevos creyentes y seguidores de Jesús llamados cristianos que debían seguir siendo también circuncidados, así también de continuar con la práctica de respetar y de guardar en su totalidad la ley Mosaica 12.

En el mismo estudio preliminar llevado a cabo por el ilustre Hispanista Francisco Márquez de Villanueva en la primera edición publicada en 1961 de la “Católica Impugnación” del Fray Hernando de Talavera, notamos el hincapié que hace Márquez de Villanueva cuando resalta y describe la forma que utiliza el monje Jerónimo para describir y calificar al malvado hereje escritor del libelo judaizante, utilizando las propias palabras del Fray Talavera que suenan rotundamente como uno de los más graves insultos e injurias tildando a este hereje de “Ebionita Loco” entre otras agresiones extremas que dirige hacia él13.

En la segunda edición que fue publicada en el año 2012 de la “Católica Impugnación”, podemos también observar en la presentación escrita por la investigadora Talaveriana,la historiadora Italiana Stefania Pastore que ella comenta también y hace hincapié en resaltar la utilización hecha por el Fray Talavera con respecto al malvado hereje autor del libelo judaizante del término “Ebionita” recalcando que este término era invocado por el Fray Talavera para subrayar fuertemente la analogía con “la herejía de los Fariseos” que se refería a que estos sostenían que los cristianos debían seguir siendo circuncidandos,mas que debían guardar también toda por completa la ley de Moisen junto con las del Santo Evangelio14.

Una de las preguntas obligatorias que debemos de realizar en este trabajo de investigación es si realmente debemos plantearnos aquí si el repetido uso del término “Ebionita” por parte del Fray Talavera se trata realmente a un temor por parte de este fiel ejerciente de la vida secular y propagador tolerante de los evangelios a la posibilidad de propagación y existencia de un posible neo-ebionismo que se estaba creando y promulgando en sus días entre los conversos y los creyentes de la antigua ley mosaica, o que se refiere el fray Talavera al usar este término a una comparación histórica entre lo ocurrido en los días del cristianismo primitivo entre las distintas facciones de los judeocristianos y la de los gentiles?.

Pues para que podamos comprender y dar respuesta del porqué del uso tan repetido, significativo y crucial por parte del fray Talavera del término “Ebionita” al hacer este descripción de un hereje tan pecador y enemigo de la Iglesia en los días de finales del siglo XV,debemos nosotros realizar en este trabajo de investigación histórica un retorno a los primeros días del Cristianismo primitivo para revisar y dar respuesta de quienes fueron estos “Ebionitas”, qué son tan resaltados y nombrados por Hernando de Talavera en la Castilla católica de los días de reconquista y de Inquisición.

Quienes fueron los Ebionitas

Para que podamos conocer más de cerca e introducirnos a entender el mundo de los primeros días del cristianismo donde nacieron y se desarrollaron tanto los hábitos así como las costumbres y tradiciones de los Ebionitas, utilizaré en este trabajo de investigación una serie de fuentes históricas tanto de los días de los padres de la Iglesia en sus primeros siglos de formación evangélica y luego utilizare una serie de fuentes vinculadas a un grupo de historiadores del cristianismo más modernos para que logremos entender y clarificar quienes fueron este grupo o secta nacida en los días del cristianismo primitivo.

La primera mención histórica sobre los Ebionitas aparece y da luz en el manual “Contra las herejías” de Ireneo de Lyon que se supone fue escrito alrededor del año 180 de la era cristiana, en este escrito Ireneo de Lyon los describe a estos “Ebionitas” como herejes que no forman parte de una secta gnóstica sino de un tipo judaísmo-cristiano, los describe relatando de que estos llevan una doctrina adopcionista, en la que Cristo no es Dios ni hijo de Dios por naturaleza, sino más que nada un hombre elevado a la dignidad divina en función de un ministerio15.

Ireneo nos trasmite en su relato de “Contra las Herejías”, que existieron dos corrientes dentro del movimiento de los Ebionitas, que si se habla con respecto a la concepción de quien fue Jesús, este sabe conocer a quienes son los que enseñan que Jesús es un hombre común nacido de José y María, y agregan que en su fe son más judíos que cristianos y que el Antiguo Testamento y su ley mosaica serían la revelación absoluta y la única norma para interpretar el Evangelio hebreo de San Mateo 16.

La segunda mención sobre los ebionitas en los días del cristianismo primitivo es cuando son mencionados y presentados por uno de los denominados padres de la Iglesia, considerado por muchos como el primer antipapa Hipólito de Roma, que en su principal e influyente obra la "Philosophumena" (Refutación de todas la herejías),declara este que los llamados Ebionitas reconocen que el mundo fue hecho por aquel que en realidad es Dios, pero proponen leyendas sobre Cristo similares a las de Cerinto y Carpócrates, estos Ebionitas continúan viviendo conforme a las costumbres de las tradiciones y ritos judíos, afirmando que son justificados por la ley y diciendo que Jesús fue justificado por cumplir la ley y por consiguiente fue nombrado el Cristo de Dios y Jesús, pues nadie del resto de la humanidad había conservado y observado por completo la ley mosaica.

Luego explica en este escrito este importantísimo padre de la Iglesia primitiva Cristiana, que decían en sus palabras estos Ebionitas que si cualquier otro hubiera cumplido los mandamientos de la ley, habría sido el Cristo, así que estos afirman también que ellos mismos, cuando cumplen la ley en alguna manera, son capaces de llegar a ser Cristo17.

La tercera mención histórica sobre los Ebionitas la encontramos en el escrito llevado a cabo por uno de los principales llamados Padres de la Iglesia Cristiana Oriental, el teólogo Orígenes de Alejandría en su escrito del año 248 llamado “Orígenes contra Celso”, escrito en el que este pilar de la teología Cristiana defiende al cristianismo de una serie de textos llevados a cabo por el filósofo Griego Celso en el que ataca y hace burla del Cristianismo.

En el segundo libro de este llamado texto de “Orígenes contra Celso”, donde se hace referencia por parte del autor al judío que habla a los judíos, y dando respuesta a las acusaciones de Celso añade el autor a que este filósofo Griego no advirtió que los judíos que creen en Jesús no han abandonado la ley de sus padres, pues viven conforme a ella y llevan el nombre derivado de su pobreza en la interpretación de la ley18.

Y es así que “pobre” se dice entre los judíos “ebión”, y ebiones o ebionitas se llaman a aquellos judíos que han recibido a Jesús como Mesías. El mismo Pedro se ve que por mucho tiempo guardó las costumbres de la ley de Moisés, como quien no había aún aprendido de Jesús a levantarse de la ley según la letra a ley según el espíritu19.

Orígenes de Alejandría vuelve a describir en este escrito a los Ebionitas nuevamente haciendo referencia a que:

Demos también haber “quienes reciben a Jesús” y por ello blasonan de ser cristianos, pero que “se empeñan en vivir aún según la ley de los judíos, a la manera de la muchedumbre de los judíos”. Es la doble secta de los ebionitas, de los que unos confiesan, como nosotros, que Jesús nació de una virgen; otros, que no nació virginalmente, sino como los otros hombres20.

También podemos ver que en el libro quinto de este escrito de “Orígenes contra Celso”, el autor vuelve a hacer hincapié en los llamados Ebionitas refiriéndose a estos diciendo que hay, en efecto sectas que no aceptan las cartas del apóstol Pablo; por ejemplo los dos grupos de ebionitas y los encratitas, y que hora bien los que no tienen al Apóstol por bienaventurado y sabio no van a decir; el mundo está crucificado para mí y yo para el mundo21.

Otra de las más importantes fuentes históricas de los antiguos padres de la Iglesia Oriental primitiva para la comprensión de quienes fueron los llamados “Ebionitas” es sin duda el valioso relato histórico que escribió Eusebio de Cesárea por el año 324 de la era cristiana llamado “Historia Eclesiástica”, Eusebio de Cesárea refiriéndose a las malvadas herejías enumerándolas, describe a la herejía Ebionita de la siguiente manera:

Pero a otros el demonio malvado, impotente para arrancarlos de su disposición para con el Cristo de Dios, se los apropió al encontrar otros puntos por dónde agarrarlos. A éstos, los primeros, los llamaron ebionitas, como cuadraba, puesto que tenían sobre Cristo pensamientos pobres y de baja estima, es que pensaban de él que era simple y común hombre solamente, justificado a medida que progresaba en su carácter y nacido de la unión de un hombre y de María, creían absolutamente necesaria para ellos la observancia de la ley, alegando que no se salvarían por la sola fe y por vivir conforme a ella22.

Creían además éstos que era de todo punto necesario rechazar las Cartas del Apóstol, a quien llamaban apóstata de la ley, mientras que usaban exclusivamente el llamado Evangelio de los hebreos, sin importarles para nada los restantes, lo mismo que aquéllos observaban el sábado y lo demás de la disciplina judaica, sin embargo los domingos celebraban ritos semejantes a los nuestros en memoria de la resurrección del Salvador, de ahí les ha venido por tales prácticas, la denominación que llevan: el nombre de ebionitas manifiesta la pobreza de su inteligencia, pues con ese nombre se llama entre los hebreos al pobre23.

Otra importantísima fuente de descripción histórica sobre quienes fueron los “Ebionitas”, la hemos recibido gracias al escrito llevado a cabo por otro de los centrales Padres de la Iglesia, el Panarion de Epifanio de Salamina escrito entre los años aproximadamente 344 a 347 de la era Cristiana.

En este relato Epifanio habla de que el fundador de los llamados “Ebionitas” es tal parece un samaritano de nombre Ebión, según su relato contra estos herejes describe Epifanio que los Ebionitas creen que Cristo vino a abolir la realización de los sacrificios y que Santiago, hermano de Jesús, predicó contra la corrupción que existía en el sagrado templo de Jerusalén y contra los sacrificios que se realizaban en él.24

Epifanio señala en su Panarion o también llamado Adversus Haereses que este grupo de los llamados Ebionitas están divididos dentro de ellos mismos de acuerdo a su cristología, ya que algunos de ellos creen y sostienen que Adán es Cristo y para otros Cristo es eterno y que este ha aparecido muchas veces a través de la historia como un símbolo eterno de la salvación25.

De a acuerdo a lo escrito en el Panarion, los Ebionitas no aceptan todos los escritos del Pentateuco agregando que detestaban a los héroes de los relatos bíblicos ,aceptaban y creían tan solo en una versión modificada del Evangelio de Mateo, y que entre las prácticas rituales que llevaban a cabo menciona Epifanio de Salamis que estos se purifican después de tener relaciones sexuales, que aceptaban la realización del bautismo, que celebraban la eucaristía una vez al año con pan sin levadura y agua, y que eran vegetarianos y no comían ningún tipo de carne26.

Para que podamos seguir nuestra investigación sobre quienes fueron los Ebionitas, y luego de haber repasado las fuentes más cercanas a su época de existencia en lo narrado por los propios Padres de la Iglesia Católica llevare a cabo a continuación un repaso de una serie de historiadores modernos que fijaron parte de su investigación histórica religiosa del Cristianismo primitivo en el fenómeno Ebionita.

El primero de los recientes investigadores de los Ebionitas que voy a citar es el influyente y el renovador teólogo e historiador del Cristianismo primitivo el Cardenal Jean Danielou, que en su importantísima obra “Teología del Judeocristianismo” nos permite a través de su revisión el introducirnos al mundo de quienes eran los Ebionitas.

En este libro Danielou sintetiza la doctrina Ebionita centrándose que ante todo y como gran referencia y diferencia los llamados Ebionitas tiene Fe en Jesús y esto los diferencia radicalmente del resto de los Judíos de esta época, aunque estos Ebionitas recalcan como centro de su creencia y doctrina que Jesús es solo un hombre elegido por Dios, y esto acompañado de la negación absoluta de que este haya nacido de un nacimiento virginal, es muy importante destacar en los dicho por el Cardenal Danielou de que los Ebionitas son radicalmente antitrinitarios27.

Continuando con su descripción de la ideología Ebionita cita Danielou la importancia por la cual estos son completamente y absolutamente fieles observantes de las leyes mosaica como todos los Judeocristianos de esta época histórica, guardan rigurosamente tanto la circuncisión y como también el rito del Shabbat, los Ebionitas están completamente convencidos en la idea de que Jesús no ha querido suprimir la ley Mosaica sino que ha querido reformar el Judaísmo y llevarlo a su pureza, estos Ebionitas sostenían que estas ideas de suspensión de las leyes mosaicas son más que nada obra de Pablo de Tarso que es el gran adversario de los Ebionitas, y que ellos pretenden defender el verdadero mensaje y pensamiento de Jesús contra la deformación que Pablo de Tarso intentaba todo el tiempo realizar28.

Otra fuente importante fuente de especificar en nuestro recorrido de investigación de quienes fueron los Ebionitas, es la monumental obra basada en los escritos del pastor y teólogo Americano John Fletcher Hurst que con la recopilación del teólogo Español Alfonso Ropero que edito y publico la Historia General del Cristianismo del Siglo I al Siglo XXI.

En este relato se refieren a los Ebionitas describiéndolos que a pesar de que el Primer Concilio Cristiano de Jerusalén había establecido su base en el gran principio Paulino de que los conversos al cristianismo quedaban libres de la ley mosaica, existió un cierto número de cristianos que insistieron en rechazar y en no aceptar dicho fallo, estos llevaban adelante su Fe y sus rituales en la propia ciudad Jerusalén que era el centro en el que estos se reunían29.

Según lo relatado por Fletcher Hurst estos grupos de Ebionitas se dividieron en dos escuelas: la primera de los que veían en el cristianismo el cumplimiento de todo lo bueno que había pronosticado el judaísmo con su ley mosaica, y la segunda la más radical que se negaba a considerar a la nueva Fe como el apogeo del judaísmo, de esta forma el concluye que la mezcla de estas dos escuelas dieron como resultado al Ebionismo,en la cual la ley mosaica estaba aún en vigor ,y que la observación de dicha ley era lo esencial para la salvación explicando que el cristianismo no había venido a invalidar la ley mosaica sino para hacerla cumplir, es esencial resaltar que los Ebionitas rechazaban los escritos de Pablo, por no considerarlos suficientemente judaicos30.

También el erudito y experto en paleo cristianismo el filólogo Americano Bart Ehrman en su libro de investigación Cristianismos Perdidos hace una muy central e importante referencia a los llamados Ebionitas, dándoles a estos desde el principio de su obra el curioso nombre de los cristianos judíos Ebionitas.

Ehrman nos da la explicación de que se los llamaba Ebionitas y que hacia el siglo II ninguno de sus opositores parece haber sabido exactamente por qué se los llamaba así y que dado que no poseemos ningún escrito de alguien que hubiera pertenecido a este grupo religioso grupo, no nos permite a nosotros mismos con certeza de el por qué se los llamaba de esta manera ,lo que si conocemos es que los llamados cristianos Ebionitas creían que Jesús era el Mesías judío enviado por el Dios judío al pueblo judío en cumplimiento de las Escrituras judías y creían que para pertenecer al pueblo de Dios era necesario ser judío, en consecuencia, insistían en guardar el Sábado, seguir una dieta Kosher y circuncidar a todos los hombres31.

El filólogo Americano señala en este libro que de acuerdo a lo investigado sobre este grupo todo indica que también dichos Cristianos Ebionitas creían que dado que el de Jesús había sido el sacrificio perfecto y definitivo por los pecados del mundo y que ya no había más necesidad de sacrificios rituales de animales y esto significaba no participaban en los actos del culto del sacrificio siendo muy posible también que al menos algunos de ellos fueran vegetarianos, vinculado y conectado a esto ellos creían que Jesús subió a la cruz no como castigo por sus propios pecados sino por los pecados del mundo, como obra de un sacrificio que daba cumplimiento a todas las promesas que Dios había hecho a su pueblo que eran los judíos, en sus leyes y escrituras, y como signo de aceptación del sacrificio de Jesús, Dios lo había resucitado de entre los muertos y elevado al cielo32.

Pablo, el Ebionismo y el fray Talavera

“¡O hombre ebionita ciego y mucho sin seso, que en tiempo de tanta luz y

tanta claridad no ve que es imposible aquesto, porque el Santo Evangelio dice y manda que no se guarde cerimonia alguna de dicha ley! La cual, según dice el apóstol san Pablo fue como amo o ayo, que crió a aquel pueblo hasta que viniese el maestro de los maestros, Jesucristo, Nuestro Redentor, Dios y hombre verdadero”33.

Ya desde esta frase escrita por el fray Talavera en el prólogo de su obra la “Católica Impugnación”, se puede observar la influencia decisiva que ejerció en su pensamiento tanto religioso así como humanístico, la doctrina de la enseñanza de su gran pilar espiritual que fue a lo largo de todo su camino de vida eclesiástico el apóstol San Pablo.

Sin duda costaría mucho entender y penetrar en el mundo espiritual del fray jerónimo sin evaluar la importancia decisiva que ejercía sobre los escritos, hechos y decisiones de este, la palabra del mensaje evangélico de San Pablo en todos los ámbitos religiosos y espirituales que Talavera ejerció a lo largo de su glorioso recorrido histórico.

Podemos ver que a lo largo de casi gran parte de los capítulos de su “Católica Impugnación”, una y otra vez por parte del fray Hernando como respuesta a los argumentos del judaizante hereje, la utilización de las epístolas paulinas, de los hechos de los Apóstoles y los relatos en los que baso el propio Pablo de Tarso la formación del Cristianismo como una nueva religión que venía acompañada con una nuevo mensaje y una nueva ley entre los hombres, basada en un nuevo evangelio que fue traído de la mano del hijo de Dios, Jesucristo.

El teólogo y hombre de iglesia Español, investigador del camino eclesiástico de Talavera, los describe al fraile en su relato “Fray Hernando de Talavera: La corona y el altar en las bases de la organización del Reino de Granada”, como un seguidor del modelo evangelizador de San Pablo al que siempre quiso imitar, ya que el fraile jerónimo veía en su admirado apóstol al personaje central que lucho por liberar al incipiente cristianismo de la carga cultural judía como único vehículo de transmisión posible34.

Otra importante descripción en el peso e influencia que tenía en el camino espiritual de fray Talavera el mensaje del apóstol San Pablo puede ser visto en el relato del ilustrado Historiador Español Miguel Ángel Ladero Quesada en su ensayo “Fray Hernando de Talavera en 1492:de la Corte a la Misión”, donde este relata que el fray jerónimo pensaba y guiaba su camino ideológico cristiano de acuerdo, a que era suficiente afirmar que en su vida siempre ejemplar en lo personal, era un sincero y profundo seguidor de las ideas e inspiraciones de San Pablo sobre el modo de ser y actuar como cristiano35.

Cabe señalar que el apóstol Pablo vio en el los Ebionitas, que cabe destacar que rechazaban las enseñanzas de San Pablo y lo consideraban un apóstata por haber traicionado el hebraísmo al haber colocado las enseñanzas de Cristo por encima de la ley mosaica, como los primeros grandes herejes de la historia Cristiana por su continuidad de emplear y ejercitar rituales propios vinculados estrictamente a la ley mosaica, hecho por el cual el fray Talavera los señala en la misma categoría de herejes judaizantes como la emplea para señalar al autor del libelo sevillano.

Para dar base a este importantísimo detalle utilizare las palabras de la gran investigadora Italiana Stefania Pastore en su libro “Una herejía española: conversos, alumbrados e Inquisición (1449-1559)”,donde esta relata que el fray Talavera hizo hincapié señalando la importancia de la “muy grande excelencia que el santo evangelio y que la ley de la gracia y de la verdad tiene sobre la ley vieja, ley de sombra y de figura, y atribuyo al apóstol San Pablo la primera refutación de la herejía Ebionita, quizá la primera que sea había producido en el ámbito del Cristianismo36.

Viendo este panorama del comienzo de una nueva era evangélica donde el mensaje de la nueva ley traída al mundo por Jesús y transmitida a sus fieles y creyentes por medio de la voz de los apóstoles y de su gran relator y predicador Pablo, se vio este obligado a trasmitir que si este mensaje evangélico quería ser transmitido y promulgado a más y más personas que se adhieran a esta nueva ideología y creencia de Fe de un nuevo camino a seguir y a ejercer ritualmente, este debía ser una camino más sencillo y menos complejo para los nuevos adherentes a esta Fe.

Por eso si quería Pablo llevar el mensaje de Jesús y su Evangelio a los gentiles que era una gran masa de paganos los que seguían cada uno de ellos otro tipo de rituales no tan obligatorios y complejos como la antigua ley mosaica, este debía como lo promulgo y exigió entre los apóstoles en el primer Concilio de Jerusalén en el año 50 de nuestra era, a permitir a estos nuevos gentiles convertidos a la fe del Evangelio de Jesús no tener la obligación de cumplir con todas las mitzvots complejas de seguir y respetar de la antigua ley mosaica, y lo no menos importante de la también falta de obligación de llevar a cabo la circuncisión de los nuevos varones recién nacidos, cuya práctica religiosa tan psicológica y físicamente temida por los gentiles.

Pues de aquí en adelante los caminos de las dos creencias se empezaban a separar una de la otra, por un lado los cumplidores de la ley mosaica que veían en Jesús si a un nuevo profeta con su mensaje de mejoramiento y reforma de la ley mosaica llamados los judeocristianos y entre ellos los ebionitas ,y los otros guiados más que nada por la influencia del apóstol Pablo que veían en Jesús el hijo de Dios que vino al mundo con la misión de suprimir la antigua ley mosaica y coronar entre los hombres una nueva manera de creer y de amar a Dios por medio de un nuevo acuerdo basado en la Fe del nuevo evangelio, resaltando y reforzando la conclusión inmediata de que es herejía pura la práctica de los dos caminos de creencia paralelamente juntos.

Capítulo 2: España del siglo XV

La situación de España en el siglo XV y la aparición del fenómeno de los Conversos

El siglo XV fue una época crucial en el futuro del reinado de España ,los cambios radicales ocurridos en la casa real de Castilla que tuvieron lugar como resultado del matrimonio establecido entre la reina de Castilla, Isabel de Castilla y el rey de Aragón Fernando de Aragón llevaron y elevaron al máximo la expectativa después de siglos que no ocurriera, que España por fin se uniera en un solo reinado cosa que la elevaría a ser un estado con mucho más influencia en su papel político, económico y religioso en la Europa del siglo XV.

La unión de estas dos casas reales la de Castilla y la de Aragón, permitió a los reyes de prepararse para encarar una inmensa cantidad de desafíos a las que se afrontaban sus reinados en la segunda mitad del siglo XV, y en la que podemos enumerar entre sus principales misiones reales el de la formación y construcción de una identidad pre nacional de lo que se llamaría en el futuro identidad Española, identificada con la corona gobernante y con una iglesia católica acomodada y fortificada.

Por supuesto que entre sus principales preocupaciones que tenían los reyes Católicos eran la continuación del plan de la reconquista o la toma de la ciudad de Granada que era la última fortaleza musulmana que restaba en la península ibérica y por sobre todo la búsqueda por parte de los monarcas de una solución aunque sea esta definitiva o temporaria para el fenómeno o problema según lo vea cada uno de sus intérpretes, sobre la cuestión de los conversos en estos días decisivos para la construcción de la futura poderosa potencia europea y marítima España.

Si tomamos una de las fuentes históricas más ricas de la época, vemos en el relato del eclesiástico e historiador Español Andrés Bernáldez en su tan importante obra “Historia de los Reyes Católicos Don Fernando y Doña Isabel”, que nos relata el comienzo de la utilización del término Converso en los días del año 1390,con la subida a la corona del reinado de Castilla del rey Don Enrique III, año en el que se registra según este el comienzo de la herejía mosaica, en el que ocurrió el robo de la judería predicada por el fray Vicente un santo católico varón docto de la orden de Santo Domingo, que quiso por aquel tiempo por predicación e pruebas de la santa Ley e Escrituras convertir a todos los judíos de España, é dar cabo a la inveterada é hedionda sinagoga37.

Y continuaba su relato Bernáldez describiendo que “entonce veníanse á las iglesias ellos mismos á baptizar é ansí fueron baptizados y tornados christianos en toda Castilla muy muchos de ellos; y después de baptizados se iban algunos á Portugal e á otros reinos á ser judíos; y otros pasado algún tiempo se volvían á ser judíos donde no los conocían, e quedaron todavía muchos judíos en Castilla, y muchas sinagogas, é los guarecieron los señores é los Reyes siempre por los grandes provechos que ellos habían; e quedaron los que se baptizaron christianos y llamáronlos “conversos”; é de aquí, ovo comienzo este nombre “converso” por convertidos á la Santa Fé, la cual ellos guardaron muy mal, que de aquellos, y de los que de ellos vinieron por la mayor parte fueron y eran judíos secretos, y no eran ni judíos ni christianos, pues eran baptizados, mas eran herejes38.

La historiadora Española María del Pilar Rabade Obrado, detecta el comienzo del problema como ella lo llama de los Conversos, ya desde los últimos años del siglo XIV y los primeros años del siglo XV, donde se registró una irresistible presión que los cristianos ejercieron sobre los judíos, esta incontenible e inaguantable presión sostenida sobre los judíos tenía como meta hacer cada vez más difíciles la condiciones de vida de estos y así tratar de por medio de esta presión de conducirlos al seno de cristianismo y la conversión, esta persecución para atraerlos al cristianismo se hacía ya evidente con los casos primero en los disturbios antijudíos del año 1391 y después ya en los albores del siglo XV, en las predicaciones de San Vicente Ferrer ,apoyadas por la promulgación de las Leyes de Ayllón en Castilla y por la realización de la Disputa de Tortosa en la Corona de Aragón39.

Una de las más importantes voces de la investigación moderna sobre el tema de los “Conversos “en el siglo XV, es sin lugar a duda el gran historiador medievalista Español Eloy Benito Ruano que en su libro “Los Orígenes Del Problema Converso, donde describe la formación de una nueva minoría o clase social que por antonomasia se denominara de los Conversos y que afecta exclusivamente a los procedentes de la religión judía nomas, este proceso arranca según la investigación Eloy Benito Ruano ya a mediados del siglo XIV llegando a su máximo crecimiento y aceleración para 1492 con la orden de expulsión de los Judíos de España, dándose la incomodidad y el riesgo vital de intentar seguir siendo Judío en España a lo largo de ese tiempo, produciéndose numerosas deserciones de la fe mosaica, como el mismo lo concluye que en lugar de desaparecer habiéndose encontrado una solución para la cuestión judía en España, haciendo así los cimientos para asegurar su supervivencia a los largo de la edad moderna, en lugar de desaparecer el problema judío se transformó, y ese cambio nos permite hablar del “paso del problema judío al problema converso”40.

El historiador medievalista Español José Hinojosa Montalvo, nos describe que no obstante que el “problema converso” había sustituido al “problema judío”, hizo que la Iglesia y la Corona aumentaran las restricciones y la trabas sobre los judíos, para que esto dificultara aún más su contacto con los conversos, con el fin de que éstos abandonaran las prácticas judías por completo, y como consecuencia de esto fue el caso de obligarles a vivir en barrios específicos, lo que no fue efectivo en Castilla hasta 1480,la presión de la iglesia aumento aún más en la época de los Reyes Católicos que no ahorraba en pedidos repetitivos una y otra vez sobre los monarcas de adoptar una solución final para separar del todo a los judíos de los conversos41.

El historiador e Hispanista Francés Joseph Perez en su libro “Los Judíos en España”, describe la situación de las relaciones por parte de los Cristianos Viejos hacia los Conversos o Cristianos nuevos, relatando que como el los llama los plebeyos cristianos viejos veían en los conversos o cristianos nuevos, como vieron en otros tiempos a los judíos, como regatones y explotadores que se aprovechaban de la miseria del pueblo descaradamente, sin piedad, sin sentimientos de pena por los otros, estos cristianos viejos por eso los detestaban, por explotadores, ursurpadores, reacción que produjo un malestar de carácter social y de odio entre las clases que daban una justificación ideológica de que estos conversos eran: judíos, disfrazados ahora de cristianos, que maltrataban al pueblo cristiano y esta visión en épocas de crisis coyunturales, de oposición pobres-ricos se transformaba en conflicto conversos y/o judíos-cristianos viejos, los plebeyos estaban completamente convencidos de que los conversos eran unos hipócritas que habían pedido el bautismo para mejor explotarlos pero sin dejar de ser judíos42.

El estado de los conversos en España después de los disturbios en Toledo de 1449

Con este panorama tan complejo y tan lleno de rivalidades sociales y principalmente religiosas, España se dirigía hacia un cambio radical sin precedentes, sí su historia que demostró durante siglos en llevar adelante una política acompañada por una tolerancia religiosa ejemplar y casi única en toda Europa, todo esto estaba a punto de desparecer casi por completo con el hecho sin precedente de la expulsión de los judíos Españoles en 1492 y llegando a su punto más definitivo un siglo más tarde con la expulsión de los moriscos, difundiendo y estableciendo la creación de un nuevo estado monárquico moderno dirigido por los Reyes Católicos acompañado bajo la tutela de la cruz de la Iglesia Cristiana.

Ya nunca se volverán a ver en el futuro desde los días de fines del siglo XV hasta nuestros más inmediatos días, una España con una presencia tan influyente y enriquecida política, social y culturalmente de una minoría judía protagonista y responsable de gran parte de los cambios que esta nación vivió durante tantos siglos, muy poco fácil es el de poder explicar hoy y más que nada luego de conocer los hechos transcurridos históricamente, que el siglo XIV fue una época de florecimiento y crecimiento político-económico casi sin precedentes en la historia de las comunidades judías de la corona de Castilla, y que se centraliza y da reflejo ante la política amigable y reconciliable hacia ellos por parte del Rey Don Pedro.

Si ya habíamos observado un cambio radical en las revueltas anti-judías de 1391,vemos que ya estas revueltas y acusaciones van dirigidas a los nuevos cristianos o conversos, esta realidad de cambio que iba en aceleración constante hacia un empeoramiento en la relación entre los cristianos viejos hacia tanto los judíos así como hacia los conversos o cristianos nuevos, situación que se elevó a un punto de erupción con la explosión de los disturbios anti-conversos que tuvieron lugar en la ciudad de Toledo encabezados por Pedro de Sarmiento el 5 de Junio de 1449,y en los que la principal causa de la revuelta fue la oposición de los Toledanos hacia el empréstito solicitado por Álvaro de Luna, no era sino una queja hacia la política del todopoderoso privado del rey castellano sino que también estaba intrínsecamente relacionada con el apoyo que el

Condestable había realizado a los judíos, que fueron quienes al final tal como solía ser tristemente familiar en la Edad Media europea, llevaron

la peor parte de la revuelta a base de sufrir saqueos y asesinatos impunes, con la explosión del pogromo toledano de 1449 el camino para convertir a los conversos en un sector social reprimido con dureza había dado su siniestro comienzo43.

Si bien los judeoconversos recibieron con una gran y autentica alegría la llegada al poder de la corona de los futuros Reyes Católicos, ya que habían logrado comprender en su propia piel con mucho sufrimiento de continuos y repetidos ataques y persecuciones, que tan solo una autoridad monárquica fuerte centralizada podría hacer frente a esta malvada ola de odio, y podría cortar la raíz de la violencia que se ejercía contra los cristianos nuevos o conversos y restaurarían la deseada paz social, de acuerdo a las cualidades que estos nuevos monarcas emitían en sus cualidades y poderes esto podría ser por fin posible y devolvería la tranquilidad a estos perseguidos que tanto la necesitaban44.

Muy rápidamente esas expectativas e ilusiones de cambio comenzaron a desmoronarse, ya en el viaje que emprendieron sus majestades por las tierras andaluzas con la meta de lograr conseguir y concretar la tan desea paz sobre ellas, los reyes percataron la gigantes magnitudes de la extensión del criptojudaismo y hasta qué punto este estaba arraigado a los conversos, cuestión que debió a ellos podría generar como ya lo había hecho en el pasado una gran alteración de orden social y público, llevando a consecuencias que podían ser peligrosas tanto en lo político así como en lo religiosamente hablando45.

De esta manera se veía ya la compleja situación que atravesaba el futura incierto tanto de los conversos así como de los judíos, los que era más y más seguro de adivinar con respecto al futuro que el destino de los judíos y el d los conversos estaban inexorablemente unidos y el desenlace de lo que ocurriera con unos seria el mismo que ocurriera con los otros, la presión que iba en aumento por un nutrido grupo de eclesiásticos al que pertenecía el Fray Alonso de Espina no tenían duda alguna sobre el peligro que significaba para toda la cristiandad de continuar permitiéndolo como decían ellos lo permitían los Reyes Católicos, la presencia de los judíos junto con los conversos, siendo estos judíos los difusores de la doctrinas más heréticas y peligrosas a través de los mismo locutores de estas que eran los impostores conversos que amenazaban con su veneno como un virus a la santa sociedad cristiana que corría el enorme peligro de ser destruida por esta46.

Ya desde principios de los años ochenta del siglo XV, la dirección de las intenciones monárquicas contra los judíos y los conversos estaban ya inclinada más y más por la ejecución de un Inquisición que llegaría al decreto a su cima con la expulsión de los Judíos de España de 1492,y esto a pesar de que la propia Reina Isabel, tenía en su mayordomo una figura nobiliaria no un sirviente, algo así como el “defensor” de la reina a un judío converso y su esposa cristiana ‘vieja’ era su Aya o ayudante de cámara y su ministro de Hacienda era judío ejerciente, y “La Flor de Castilla es de raza judía” y ese el nombre que se daba a la nobleza, la principal base social de la monarquía de los Trastámara y que estaba llena de nobles de ascendencia judía; conversos de aspecto, pero la población ni siquiera daba valor a esta conversión aparente, puesto que los seguían viendo y considerándolos como judíos.

En España la visión tradicional así como también la histórica que ha prevalecido para explicar este suceso de tan gigantesca magnitud, ha mantenido la idea de que la expulsión era "necesaria" para la unificación étnica y religiosa del reinado de España, una vez culminada la Reconquista es obvio desde luego que esto tan sólo una gran excusa, porque aunque coinciden en tiempo ambos acontecimientos tanto la toma de Granada así como expulsión de los judíos, ni siquiera existía algo parecido a un reino de España entonces, sino que lo que había eran los reinos de Castilla y Aragón, tampoco es cierto que fuera necesario prescindir de los judíos, pues los árabes siguieron todavía, durante decenios, ejerciendo su fe y sus costumbres y hasta sus organizaciones particulares de organización.

Capítulo 3: Fray Hernando de Talavera y La Católica Impugnación

Fray Hernando de Talavera: Esbozo biográfico

La escritura de una biografía histórica tiene como una de sus principales metas la presentación y la realización de una investigación científica profunda, que lleve a cabo una exposición de los logros y hechos llevados a cabo por un personaje con cierto grado significativo de influencia histórica que fue realizado por este a lo largo del camino de su vida.

Este relato realizado por medio de una investigación histórica profunda de dicho personaje, nos permite introducirnos en ese mundo y espacio tan personal de su privacidad, explorando así el camino ideológico y ético llevado adelante en su vida por dicho persona, intentando en dicho relato de investigación de elevar los puntos de influencia que dicho personaje aporto o quito a una etapa histórica ya se alejada o cercana a nuestros días actuales.

En este caso el relato de dicha biografía histórica se basara y desarrollara en exponer, conocer de cerca y más profundamente la vida del héroe principal de este trabajo de investigación histórica “el honorable y mismísimo Fray Jerónimo Hernando de Talavera”.

Sin duda esté centralísimo y curiosísimo personaje histórico fue tomando a lo largo de los últimos años de la investigación histórica más y más porción en la importancia que este tuvo en la toma de decisiones tan influyentes que fueron llevadas a cabo por los personajes más centrales y principales de su época.

Sin discusión hablamos de un tramo histórico durante la vida del Fray Talavera tan crucial y decisivo para lo que iba ser la construcción de la futura España y de la influencia que estos hechos tuvieron en la formación y desarrollo del paso de la edad media a la edad moderna con todos los cambios políticos, culturales, sociales y religiosos que cambiaron sin ningún tipo de duda cambio el rumbo de la historia humana universal.

Para que podamos entender el rol decisivo que llevo a cabo este excepcional y fascinante personaje, utilizaré como herramienta de investigación para conocer los pasos transcurridos en la vida del Fray, de un número de investigadores que profundizaron en el análisis del camino desarrollado por el Fray Talavera en su vida.

Unos de los puntos centrales más decisivos de que este tan central personaje histórico parcialmente y tal parece intencionalmente desparecido y oculto de la historiografía española durante tantos siglos haya vuelto a salir a flote y logre ser por fin ser reconocido por su verdadero mérito, grandeza espiritual, política y ética, fue la publicación por parte del galardonado e importantísimo Hispanista Francisco Márquez de Villanueva en el año 1961 del memorable relato religioso e histórico llevado a cabo por el Fray Hernando de Talavera en la “Católica Impugnación”47.

Hernando de Talavera y sus obras han vuelto a suscitar desde hace unos años el sumo interés de la comunidad científica, ya debido a su central papel en la reforma religiosa planteada por los Reyes Católicos, sin embargo los datos que llegaron a nuestras manos por exactos que sean, no bastan para valorar la importancia real de nuestro personaje para su época, y dejan además una sombra de su biografía de casi cincuenta años de su vida, desde su nacimiento hasta su ingreso en la corte.

Igualmente y a pesar de este confuso panorama histórico que va acompañado de una desigualdad de ideas y opiniones entre los investigadores de nuestro personaje intentare realizar aquí una descripción y comparación de la opinión de cada uno de los hombres y mujeres de letras que investigaron y aun lo hacen a nuestro querido y admirado personaje.

Comenzare el repaso de este relato biográfico con la descripción de los hechos con el relato de la vida del Fray Talavera por una de sus principales investigadoras, la gran historiadora Italiana Isabella Iannuzzi que en su libro ‘El Poder de la Palabra en el Siglo XV: Fray Hernando de Talavera”, nos entrega una innumerable y llena de riqueza información sobre la biografía del Fray Jerónimo48.

De acuerdo a la información que nos entrega Iannuzzi son muy pocas en cantidad y en detalles la información que ha llegado hasta nosotros sobre los primeros años de vida de Hernando de Talavera, y si bien existen documentos y biografías cercanas a los días en que este vivió que las repasaremos más adelante en este trabajo de investigación existe aún hoy mucha discusión, inseguridad y falta de material biográfico sobre parte de los datos de la vida del Fray.

Comenzaremos el repaso describiendo que la distinguida historiadora Italiana Isabella Iannuzzi ya desde el comienzo de su relato nos informa que el mismísimo central y fundamental dato básico de cuál fue la fecha exacta del nacimiento de nuestro personaje es desde un comienzo discutida y desconocida con exactitud entre los diversos historiadores que describen en sus obras la vida del Fray Talavera.

De acuerdo a sus investigaciones Iannuzzi basa la dudosa fecha de nacimiento del fray Jerónimo confiándose en las fuentes y los biógrafos más importantes situándola entre los años 1428 y 1430 en la localidad de Talavera de la Reina, así como no existen pruebas suficientes para asegurar la fecha exacta y el lugar de su nacimiento, tampoco contamos de acuerdo a lo que la historiadora Italiana nos resume en su libro con un descripción exacta de quienes fueron realmente sus padres utilizando tan solo el término aceptado por la mayoría de que originaba de padres pobres y honrados49.

Iannuzzi atribuye que la causa principal y seguramente tan definitiva para que no se pueda esclarecer con seguridad y que haya existido tanta bruma histórica con respecto al paradero de los padres del futuro arzobispo de Granada se basa en el hecho del origen familiar ilegitimo y converso en las raíces de su madre, y en la casi segura unión de esta con unos de los condes de Oropesa que dieron como resultado de dicha unión al nacimiento de Hernando de Talavera.

Otra de las importantes investigaciones sobre la vida del fray Hernando de Talavera es la que lleva a cabo desde hace ya muchos años la destacada investigadora también Italiana, la historiadora Stefania Pastore, que en su libro “Una Herejía Española: Conversos, Alumbrados e Inquisición” declara en su testimonio de que el fray Talavera nunca intento desmentir o rechazar el reclamo de sus claros y reales orígenes conversos.

Según Pastore el monje jerónimo nació en el año 1428, siendo considerado por parte de sus biógrafos como hijo ilegitimo o bastardo del Conde de Oropesa que fue el encargado de llevar adelante todo el apoyo necesitado por el fray en sus estudios salamantinos, aunque añade la investigadora Italiana que da la sensación de ser más convincente la idea del parentesco con Alonso de Oropesa que fue el general de la orden Jerónima que marco tanto en la referencia a la vida espiritual y religiosa de Hernando50.

Otra de las muy importantes fuentes sobre la biografía que relata la vida del fray Talavera la tomamos de la muy especificada introducción que le da al libro del mismísimo Hernando de Talavera “Dos escritos destinados a la Reina Isabel” la filóloga de origen Española Carmen Parrilla, que en el comienzo de su relato nos tramite una muy importante información sobre la biografía del fray Jerónimo51.

Parrilla que en la introducción del libro nos entrega un recuento biográfico de Talavera, nos relata que según se cree y aquí utilizando la filóloga Española un apellido diferente para nuestro héroe, que Hernando de Oropesa, tal parece apellido familiar del fray Hernando de Talavera como esta detallado según lo acota Carmen Parrilla con el nombre que figura el fray en una de sus primeras biografías escritas cercana a su época, nació hacia 1430 en la villa de Talavera de la Reina (Toledo)52.

Continúa describiendo Carmen Parrilla que sin agregar ningún tipo de prueba o documentación el historiador Español Jesús Domínguez Bordona propuso ubicar la fecha de nacimiento del fray en el año 1425, mientras que el gran hispanista y conocedor del relato de Talavera, Francisco Márquez de Villanueva data con base en sus investigación que el fray Jerónimo nació en el año 142853.

En cambio muy extrañamente e insólitamente nos encontramos con una descripción sumamente diferente del relato biográfico de la vida del Fray Hernando en los historiadores e investigadores (parte de ellos hombres eclesiásticos) que vivieron en épocas más cercanas a la época de la vida de nuestro héroe.

Ejemplo de esta descripción tan diferente en los datos, que casi nos indica una intencionalidad de ocultar datos tan obvios y al parecer tan verdaderos del fray Talavera, como para no elogiar o resaltar las verdaderas raíces de este ya que no se lo quiso mezclar tal parece en la época que estos datos se escribieron en que Talavera venia de raíces conversas cosas que el mismo nunca negó.

El primero que podemos aquí señalar es el libro de la “Vida del venerable Don Fray Hernando De Talavera “del presbítero Pedro De Alcántara Suarez que data del año 1866, donde relata que el Fray Jerónimo nació en Talavera de la Reina en el año 1428 de nobles padres más ricos acota de virtudes de gran cristianos ya que el los describe como labradores de mediana fortuna enlazados de una forma no muy explicada con los Condes de Oropesa54.

Otro de estos ejemplos de contradicción histórica relatada sobre los datos de la vida del Fray la encontramos en la famosísima versión de la “Historia de la Ordenes de los Jerónimos “del Fray José de Sigüenza en la que en su descripción de los datos del nacimiento del Fray Hernando declarando que este buen siervo de Dios era natural de Talavera ,villa perteneciente al Arzobispado de Toledo ubicada en la ribera del rio Tajo, declarando que este era hijo de padres “Nobles” de mediana fortuna y que contaban algunos que tenían parentesco con Hernando Álvarez de Toledo que era en esta época histórica la cabeza de los Condes de Oropesa, que era hijo este futuro Arzobispo de Granada de padres hidalgos de limpia sangra aunque de poca hacienda55.

Según lo que nos relata la investigadora Italiana Iannuzzi en su libro “El Poder de la Palabra en el Siglo XV”, en los primeros años de adolescencia el fray Talavera quedo tal parece bajo la tutela de Fernando Álvarez de Toledo IV señor de Oropesa, quien fue según añadido por Iannuzzi en su libro quien se hizo cargo de la formación del joven Hernando y el que seguramente se hizo cargo también de financiar una parte de los estudios de este en la Universidad de Salamanca.

Para poder financiar su mantenimiento económico recurrió también el Fray Talavera a trabajos como los de copiar libros, hasta el de hospedar jóvenes estudiantes en su casa a los que ayudaba también en sus estudios, lo que nos queda casi confirmado en la mayoría de los relatos afirma Iannuzzi en su libro es la indudable estrecha vinculación del fray Hernando con los Oropesa56.

En muy importante agregar también que la historiadora Italiana nos describe en su libro que los Oropesa estaban muy interesados en agregar al vínculo cercano familiar de ellos al niño Hernando que ya desde muy temprana edad demostraba tener grandes virtudes intelectuales. Si bien Iannuzzi hace nota también de que si bien no hay datos exactos y ciertos se calcula que Hernando de Talavera comenzó sus estudios en Artes en la Universidad de Salamanca alrededor seguramente entre los años 1444-1445 con los cual comenzaría en recorrido del saber que los llevo a desarrollar sus propias bastes de ideología e ideas57.

En su descripción biográfica Carmen Parrilla en el libro escrito por el propio fray jerónimo Hernando de Talavera, vemos que Hernando gozo tanto en su niñez así como en su juventud del patrocinio del cuarto señor de Oropesa don Fernando Álvarez de Toledo en cuya casa se decía ya que tenía algún deudo y crianza, y bajo esta tutela tanto educacional así como o parcialmente económica Hernando de Talavera curso en su juventud en la Universidad de Salamanca los estudios como bachiller en Artes, bachiller en Teología y luego llego a concluir en esta la licenciatura en Teología que le permitió llegar a ejercer en la mismísima Facultad de Artes una Cátedra de Filosofía Moral antes del año 146458.

A la par de sus estudios Universitarios añade Carmen Parrilla en su relato biográfico de la vida del primer Arzobispo de la reconquistada Granada, que paralelamente fue adquiriendo órdenes religiosas menores hasta llegar y alcanzar el grado de presbítero.

Sin ninguna duda uno de los momentos más importante de cambios más radicales y significativos que marcarían el camino personal e ideológico en la vida del fray Talavera estuvo marcada por su decisión en el mes de Agosto de 1466 de la toma de los hábitos religiosos de la casi recién fundada Orden de los Jerónimos, ingresando a esta Hernando motivado por una atracción profunda y sincera espiritualidad y religiosidad que profesaba el mensaje de esta orden religiosa ingresando a vivir en el Monasterio de San Leonardo en Alba de Tormes59.

De acuerdo de lo relatado por la ilustre historiadora Italiana Stefania Pastore en su libro “Una Herejía Española: Conversos, Alumbrados e Inquisición (1449-1559)”, que Hernando de Talavera ingreso en la Orden de San Jerónimo cuando este ya habido cumplido sus treinta años la cual es y fue considerada una edad muy avanzada para ingresar en cualquier orden religiosa, lo importante a destacar es que este fue nombrado inmediatamente después de finalizado su noviciado de siete años como prior del Monasterio del Prado de Valladolid60.

En la edición de 1911 de “Escritores Místicos Españoles” escrita bajo la dirección del Sr. Marcelino Menéndez y Pelayo, se describe al fray Hernando de Talavera como uno de los personajes más notables del reinado de los Reyes Católicos, como un hombre de gran virtud, de altísima prudencia y de una enorme cristiana razón de estado, en esta biografía se critica también que este importantísimo personaje, famoso y glorioso no ocupe el merecido lugar que este se merece en el campo de las letras castellanas61.

En este mismo escrito podemos también examinar según lo relatado aquí que el fray Talavera fue bien inclinado desde su niñez, que ya entrado a la Orden Jerónima resalto como ejemplar a seguir por todos sus hermanos de la orden, por lo cual fue elegido como Prior del Monasterio de Santa María del Prado y desempeñando este cargo resaltaron sus virtudes y talentos personales y religiosos que lo llevaron a tener un nombre respetado y admirado entre los más nobles y los más populares62.

En la importantísima biografía de Hernando de Talavera escrita en el año 1866 por Don Pedro de Alcántara Suarez, que también durante los años donde nuestro héroe curso en la flamante Universidad de Salamanca este lleno paralelamente a sus estudios su alma con los más sublimes conocimientos de la sagrada Teología siendo la santas y sagradas escrituras su lectura predilecta, así fue pues que aun en el medio de sus tareas literarias universitarias en ningún momento olvido el Fray Hernando que en el amor y temor santo de Dios consiste la principal ciencia del cristianismo63.

Dada a sus grandes cualidades tanto humanas así como de su limpio y sincero espíritu religioso a imitar tan solo cuatro años después de ingresar a la Orden Jerónima ya se lo disputaban a Talavera para el cargo de prior dos casas, la suya de Oropesa y la de Nuestra Señora del Prado en Valladolid, inclinando su decisión hacia esta última, donde permaneció 16 años ejerciendo una importante labor renovadora de la vida monástica con la reimplantación del “ora et labora”.

Alrededor del año 1475 ocurriría un hecho el cual cambiaría el rumbo de la vida, de las responsabilidades religiosas y públicas del fray Hernando, cuando este se encontraba cumpliendo con su cargo de prior del Nuestra Señora del Prado en Valladolid fue escogido personalmente por la Reina Doña Isabel la Católica para su confesor y director de los asuntos de su alma, oficio que cumplió con total entrega religiosa y espiritual, aconsejando y acompañando a esta emocional y religiosamente, ayudándola en los temas personales y espirituales, así como esforzándola y apoyándola en las más memorables empresas que esta encaro y enfrento.

Isabella Ianuzzi describe en su libro ya mencionado “El Poder de la Palabra en el Siglo XV: Fray Hernando de Talavera” de cómo se formaron la relaciones entre los Reyes Católicos y el Fray Hernando relatando que este acercamiento tuvo lugar a principios de los años setenta, y aunque no existen según la investigación de la célebre historiadora Italiana información precisa de como esclarecer de cómo fue este primer encuentro entre ellos, ni tampoco como fue que el fray Jerónimo llego al incomparable e importantísimo cargo de confesor y de guía espiritual de la reina Isabel de Castilla y por un tiempo limitado también del rey Fernando de Aragón64.

La opinión de gran parte de los historiadores e investigadores de nuestro personaje y de la época concuerdan de que sin lugar a duda el encargado y responsable de tal encuentro fue el importantísimo hombre allegado a los reyes Don Pedro González de Mendoza, así como no hay de descontarle importancia tanto al gran papel y como consecuencia de esto a la gran fama que fue adquiriendo el Fray Talavera en su excelente labor como prior del Prado en Valladolid que pertenecía a la orden de los Jerónimos que era muy cercanos y ligados a la casa Real65.

En su libro “El Confesor del Rey en el Antiguo Régimen”, Leandro Martínez Peña nos proporciona también cierta información sobre sobre el encuentro entre la Reina Isabel de Castilla con el que habría de ser su confesor durante tantos largos años en una encuentro al parecer que tuvo lugar en una de las estancias de la reina Isabel en Valladolid cuando llegaron hasta sus oídos la fama que el fray jerónimo Hernando de Talavera había alcanzado entre un gran numero fieles de diversas clases eclesiásticas y sociales por lo cual pidió conocerlo personalmente. Otra posibilidad aquí acatada pero menos probable de acuerdo a este libro es que el propio fray Alonso de Oropesa le haya comentado a la misma reina Isabel sobre el Fray Hernando, mientras que otras versiones mencionan al entonces Arzobispo de Toledo Alfonso Carrillo como promotor de dicho encuentro66.

Pastore nos ofrece en su libro “Una Herejía Española” una descripción por la cual el poderoso hombre de la corte Don Pedro González de Mendoza mando a llamar al fray Hernando de Talavera a presentarse en la corte de los reyes Católicos donde fue designado confesor de la reina Isabel de Castilla desde 1474,año desde que ahí en adelante este fray jerónimo comenzaría a participar activamente en el complejo programa de reorganización política y administrativa de la monarquía desempeñando este tareas de muy importante relevancia incluso asumiendo tareas difíciles e incomodas para el propio Talavera67.

Parte de los ejemplos que nos entrega Stefania Pastore en su libro sobre la importantísima labor tanto en lo religioso, pero así también en los político y social en la que se vio por órdenes de los reyes Católicos involucrado el fray Talavera se pueden enumerar su intervención en el caso de las Declaratorias de Toledo de 1480 por las cual se anulaban los numerosos privilegios y derechos que le habían sido otorgados por Enrique IV donde revirtió el fisco a la cantidad aproximada de treinta millones de maravedíes por año. En 1478 en la ciudad de Sevilla el fray Talavera formo parte central en la delegación castellana representado este los reyes Católicos en la asamblea episcopal que tuvo lugar en esta ciudad donde debían pronunciarse los participantes sobre unas muy importantes reformas eclesiásticas a llevar a cabo68.

El Fray José de Sigüenza en su libro tan detallado de la “Historia de la Ordenes de los Jerónimos”, recita con hermosas palabras y descripciones el porqué de la elección del Fray Talavera para ser el hombre que aconseje y cuide el espíritu y los hechos de la reina Isabel, y nos describe que dado los aprietos en que se encontraba la santa reina Isabel y de la inmensa necesidad que tenía esta de rodearse de personas que con las letras y los consejos le ayudasen por una parte y con santidad y oración por otra parte, luego de escuchar la reina de un par de personas que podían ayudarla en estas inmediatas necesidades que tenía las mayores de las voces concurrían a fray Hernando de Talavera certificando dichas consejeras voces que encontraría en un solo hombre los que no se logra juntar fácilmente en dos o tres hombres como él69.

Debido a su maravillosa magia personal, a su formación tanto académica así como religiosa, a su seriedad en momentos de afrontar temas involucrados tanto a lo religioso así como a lo social, encontramos a nuestro personaje central ubicado en esta época de renovación y de unificación de los reinados de Castilla y Aragón cubriendo un rol tan principal tanto en la toma de las decisiones de la más alta envergadura de los grandiosos proyectos afrontados por los reyes Católicos, así como el gran cuidador de las almas de estos Reyes Católicos centrándose más que nada en la salud espiritual de la Reina Isabel.

Por dichas cualidades a las que es muy importante agregar su tolerancia religiosa a la hora de evangelizar por el mejor camino cristiano tomando el fray como base de fe el camino de sus guías religiosas principalmente la de San Pablo y del mismo Jerónimo, fue encargada en sus manos la monumental obran y labor de evangelizar a los habitantes musulmanes de la recién reconquistada Granada.

En su biografía de introducción al libro “Dos Escritos Destinados a la Reina Isabel”, Carmen Parrilla nos describe que ya recuperado el territorio Granadino fue otorgado al Fray Talavera el puesto de Arzobispo, por sus méritos de cristiandad y de entendimiento del diferente para lograr acercarlo a los sacramentos de Jesús y sus Apóstoles por medio de un camino de amor y tolerancia como tanto lo obligo y lo indico Jesucristo en su mensaje principal, y nadie mejor que el confesor de la propia Reina para llevar a cabo tan monumental misión70.

Ya en territorio Granadino Talavera adopta un camino elemental donde por sobre todo se refleja los símbolos de una convivencia basada a un modelo de organización catequética que fue llevado a cabo por este antes de comenzar cualquier tipo de conversión de los musulmanes, llevando a cabo un dialogo de entendiendo de las necesidades de llevarlo a cabo sin ningún tipo de persecución, cuando se comenzó el periodo de conversión popular entre los nuevos fieles de la conquistada Granada y comenzó a funcionar ahí la institución de la Inquisición el Arzobispo Talavera decidió limitar esta misión tan solo a los Inquisidores Cordobeses71.

Lamentablemente para Talavera y sus planes de evangelización pacífica y tolerante de los nuevos cristianos Granadinos se vieron sumamente perjudicados y deteriorados debido a la falta de estabilidad política dentro del reinado de Castilla, unido a esto y sin duda con muchísima mayor influencia el declive moral y físico de la Reina Isabel por estos años siendo ella la principal anfitriona y sostén de los planes y de las ideas de Talavera, llevaron muy rápidamente y en muy pocos años a un cambio radical en la estrategia de conversión de los musulmanes llegando esta rápidamente a la manos del Inquisidor Diego de Lucero gran opositor a la política tolerante religiosa de Talavera, llegando a su extremo más radical con la decisión en 1502 de la expulsión inmediata de todos los musulmanes que rechazaban el bautismo72.

En su libro “El Poder de la Palabra en el Siglo XV: Fray Hernando de Talavera”, la investigadora Talaveriana Isabella Iannuzzi, describe la monumental y revolucionaria labor evangélica en Granada con las palabras refiriéndose a la labor del Fray diciendo que este no tenía problema alguno en utilizar la tradición popular Cristiana y de mezclarla con la Árabe permitiéndole pedir la gracia a la divinidad en su propio e identificador idioma, en este punto y en muchos más se puede detectar y percibir la sensibilidad antropológica de Talavera para captar la benevolencia Mudéjar y así expresar la acción Talaveriana tenía muy claro en sus actos y mensajes que debía navegar en un ámbito ambiguo y escurridizo que era fundamental para conseguir un verdadero cambio y lograr así una autentica conversión al territorio Cristiano73.

Tal vez en el relato histórico más importante y más cercano a la época en la que vivo el fray Talavera, el Fray José Sigüenza en su monumental obra “Historia de la Orden de los Jerónimos” describe la labor evangélica del Arzobispo de Granada relatando que convirtió este santo varón mucha p[arte de su cuidado y diligencia en aquella gente ciega deseando este alumbrarla y que vienense al conocimiento de la Fe de nuestro salvado Jesucristo, a los que se convertían de los unos y de los otros enseñaba y catequizaba con tanto amor y favorecidos con tantas verdades que se parecía más bien que los había engendrado como verdaderos como verdadero padre en vida espiritual74.

Iannuzzi describe en su muy profundas palabra que a mediados del año 1506 ya nadie escucha al fray Talavera en la corte, esto vale para testificar la derrota de su política talaveriana, pero a la vez es muy importante resaltar la cordura del jerónimo que hasta el final de sus funciones y de su vida fue fiel ejecutor aunque más sea en solitario de su grandioso y espiritual proyecto de transformación de la sociedad75.

Acosado por la presión de la propia persecución Inquisitorial contra el mismo Talavera que comienza su acecho contra ya desde el año 1505, el fray Jerónimo fue inculpado del pecado de herejía y apostasía y de haberse negado una y otra vez en su larga carrera episcopal al asentamiento y llevada a práctica de una Inquisición contra los infieles, herejes y enemigos de la Santa Iglesia Católica76.

De ahí esta persecución inquisitorial llevada a cabo contra el propio Hernando llevo a que un círculo muy cercano al fray formado por su propia familia amigos y servidores fueron apresados y torturados, continuándose esta tendencia contra el fray jerónimo con el inicio de un proceso inquisitorial contra el propio el Arzobispo de Granada siendo apoyado dicho proceso por el propio rey Fernando contrario a Talavera y en apoyo del inquisidor Lucero llevando a estos a gestionar con Roma la detención de Talavera y su ingreso en prisión77.

En Noviembre de 1506 el Papa Julio II responde con una bula papal llamada Exponi Nobis por la cual Talavera y los suyos fueron absueltos de toda conspiración inquisitorial en contra de ellos, no consta información exacta si el propio Talavera supo de dicha sentencia absolutoria antes de su muerte el 14 de Mayo de 1507,de acuerdo a una de las ultimas actas notariales llevadas a cabo en el propio lecho del fray antes de su muerte se puede juzgar que Talavera suplica a los reyes ,al consejo y a todos los grandes y prelados que defienden la honra de Dios y la suya y no quede así abatida en gran escándalo y vituperio de nuestra santa fe católica, parece deducirse el dolor y la incertidumbre de dicha sentencia78.

El arma más poderosa y eficaz que utilizo a lo largo de su humanística y revolucionaria vida el fray Hernando de Talavera fue el de la predicación, hecha según su base religiosa en el espíritu del Evangelio siendo este un mensaje dulce humanamente, persuasivo y triunfador, y fue así con esta arma que había el santo fray jerónimo de allanar los obstáculos, y de conquistar las almas de los aun de los más rebeldes y alcanzar las más hermosas y decisivas victorias.

Sabía y entendía que la Fe es don de Dios y que dé El más que del esfuerzo del hombre hay que esperar esté don de su misericordia y entendiendo también que a esta obra divina ha de cooperar y ayudar la humana, prudente, celosa, penetrada de vivísima cristiana caridad.

Fue considerado un hombre piadoso de alma, coherente en su fe y en su mensaje religioso, austero pero por sobre todo humano, ético y respetuoso con todas las clases sociales y con todas las diversidades religiosas, que vivió una vida sin intereses en riquezas o interés económicos materiales siendo ahorrativo y prudente.

Nunca hizo a pesar de su ideología evangélica uso de ningún tipo de violencia física o moral en el nombre de la Fe o de Dios, siendo siempre tolerante y abierto al dialogo con el diferente con la meta central de su vida que se basó en el mensaje y el hecho de crear una nueva manera de expandir el cristianismo, considerando a todas las personas como cristianos potenciales.

Introducción a la Católica Impugnación

Si ningún lugar a duda que han existido muchas veces a lo largo de la Historia Humana Universal gran cantidad de casos en que diversos libros o documentos escritos o realizados en épocas o etapas anteriores diferentes han tenido un relieve o importancia tan decisivo y crucial que gracias a su aparición o descubrimiento posterior han logrado trasmitirnos una interminable cantidad de información, datos y hechos tan transcendentales que lograron cambiar e influenciar en la investigación y el conocimiento de dicha etapa histórica.

Uno de estos incomparables momentos se vivó cuando fue reencontrado y sacado a la luz y ocultado en lo más profundos sótanos de las bibliotecas, él intencionalmente secuestrado por siglos por la iglesia católica, la monumental obra del Fray Hernando de Talavera “La Católica Impugnación”.

En el año 1480 comenzó a circular por Sevilla un libelo anónimo redactado por un converso renegado, según otros un judaizante ebionita, en el que este impostor cristiano acusaba violentamente a la iglesia y a sus fieles creyentes de llevar a cabo rituales de prácticas impiadosas. Al parecer, en su escrito de este panfleto, aquel judío sevillano se ratificaba en los mandamientos de la ley judía e incitaba a la comunidad conversa a retomar las costumbres de sus hermanos de raza.

Cabe destacar que extrañamente esté libelo desapareció y nunca se ha logrado encontrar ninguna copia de él y esto teniendo en cuenta lo descrito por el propio Hernando de Talavera del gran malestar e incomodidad que provoco la aparición de este libelo en Sevilla en los días en que los reyes Católicos se habían instalado en ella como señal de demostración de la estabilidad parcial alcanzada por estos en el ámbito social, político y sobre todo el religioso.

A pesar de que no se ha conservado ninguna copia de este documento, pero a juzgar por lo que podemos deducir de la rápida contestación que se apresuró a escribir el fray Hernando de Talavera, había una necesidad urgente y extrema de responder cuanto antes a una de las acusaciones que más peso tenía en su argumentación el libelo, que era la denuncia de que los cristianos incurrían al pecado de la idolatría. Las formas piadosas de los cristianos, el culto a los santos, las procesiones a los santuarios y la guarda y veneración de imágenes religiosas, eran según este criptojudio una herencia idolátrica de los gentiles79.

Este folleto publicado por este falso y disfrazado converso respondía a su vez a la presión que vivía y a la que había tenido que enfrentarse la comunidad conversa sevillana donde no tardaría mucho tiempo para instalarse el primer tribunal de la Inquisición. Los orígenes de esta presión sobre los conversos Sevillanos se remontan a los años 1477 -1478, cuando llevaron a cabo su visita oficial a Sevilla los reyes Católicos, cuando durante esta visita estos se quedaron sumamente y desagradablemente sorprendidos al comprobar y ver cómo la comunidad de los conversos apenas ocultaba su fidelidad a las prácticas de la abandonada religión mosaica, lo cual les determinó a emprender una tarea de catequización en la ciudad80.

Esta misión de catequización de la ciudad fue impuesta por los reyes Católicos al arzobispo de Sevilla el poderosísimo cardenal Pedro González de Mendoza junto con nuestro héroe el humanista y confesor de la reina fray Hernando de Talavera (siendo sumamente importante recordar que según la opinión de la mayoría de los investigadores y de la documentación tanto la actual como de la época era el mismo de origen converso) y fiel heredero de la tradición evangelizadora de la más moderada, que venía a continuar las generaciones anteriores protagonizadas por los burgaleses Pablo de Santa María y Alonso de Cartagena o por su propio hermano jerónimo fray Alonso de Oropesa.

Una de las medidas adoptadas por los encargados de esta catequización y para aumentar la tibia religiosidad que existía por una parte de la sociedad sevillana, fue la publicación de una serie de Ordenanzas religiosas que fueron estrictamente redactadas por el jerónimo fray Hernando de Talavera y aprobadas de inmediato por el mismísimo Mendoza quien ordenó que estas ordenanzas sean clavadas en la puertas de todas las iglesias de la ciudad.

Estas rígidas y no muy gustadas “Ordenanzas” desbordaron la paciencia de algunos judaizantes y empujaron a este nuevo cristiano o mejor dicho a este ebionita apostata a escribir un libelo en el que el mismísimo autor quedara anónimo de toda información personal, tal vez para no enfrentar ni éste ni ningún otro que perteneciente a ese círculo si realmente existía un grupo tan grande de judaizantes, fuera de todo peligro de ser detectados y acusados por herejía81.

Tampoco nos cabe hoy ninguna duda que este comportamiento por parte de estos herejes judaizantes expresada y llevada al papel por la aparición de dicho libelo preocuparon mucho a los reyes y principalmente a la reina Isabel de Castilla que demando de inmediato a su confesor y hombre de confianza el jerónimo Hernando de Talavera de escribir una respuesta contra las acusaciones de este judaizante que tenía como meta confundir a los conversos y llevarlos nuevamente a la práctica de las leyes mosaicas y a la cuna del judaísmo.

En unos pocos meses Fray Hernando de Talavera tenía lista la réplica que fue su obra “La Católica Impugnación”, y a pesar de que no fue impresa hasta 1487,es sabido de que empezó a ser leída ya mucho antes de ser abiertamente publicada entre sus destinatarios más inmediatos y relevantes: los judíos y criptojudíos sevillanos.

De acuerdo a su propio testimonio, el fray Talavera tuvo por primera vez conocimiento sobre la existencia de este maldito libelo en el año 1481 por mediación de la misma reina Isabel la Católica cuando se encontraba este en el Monasterio del Prado en Valladolid y en ese mismo año el fray Jerónimo ya tenía preparada la contestación, que suponemos circularía por Sevilla con la misma celeridad que lo había hecho el panfleto difamatorio de su contendiente.

A pesar de los duros prenombres que fueron utilizados para al calificar y agredir al anónimo libelista que fue tildado de ebionita loco, necio malicioso, malvado hereje, mochuelo y aún menos que “murciélago”, lechuza, búho, buznarro, neciarrón, raposo malicioso, no existían dudas en admitir que algunas de las acusaciones del judaizante de cuando denuncia flaquezas y puntos demasiado débiles en la religiosidad y en la organización eclesiástica de su época eran reales a pesar de que a la Iglesia y a la monarquía les costara aceptar82.

Sabemos muy bien que esta época histórica no existía otro personaje eclesiástico tan central e influyente que conociera tan bien las corruptelas y artimañas del clero de su época como las sabia y conocía el Fray Hernando de Talavera, y quien las describió y enumero tan profundamente en su tratado de “Breve forma de confesar , que equivalía en realidad a una crítica durísima contra el clero.

La Católica impugnación no solamente nos sirve como un documento histórico que parte de su función es la de ilustrar en forma retroactiva, de sobre el comportamiento de los conversos en esta crucial época histórica, detallando sobre las denuncias presentadas contra éstos en Sevilla durante los años 1477 y 1478,sino que también nos da una noción de los tiempos aquellos de la existencia de tantos puntos que lograron elevar la preocupación del mismísimo Cardenal Mendoza, arzobispo de esta ciudad, sino que aclara además la forma de actuar de la Inquisición, que considera justa e inevitable en vista del encono del foco judaizante sevillano.

También es muy importante de aclarar y resaltar que Hernando de Talavera siendo Jerónimo y contrario a todo tipo de evangelización por medio de la fuerza, no teme en escribir y defender en su obra a los muchos conversos que permanecían leales a la fe cristiana y a los evangelios. Lo cierto y también cabe añadir de que hacia la mitad del siglo XV en los reinos de Castilla y Aragón los conversos se habían transformado ya en focos distorsionadores gracias a su influencia y poder dentro de la vida de los Reinos españoles.

Muchos secretarios y juristas, gran parte de los mejores conocedores de la mercancía y el crédito, un porcentaje del alto clero, dueños de órdenes reales y muchos de los participantes influyentes de las cortes de los reyes Católicos, eran conversos cosa que aumentaba el clima de hostilidad hacia ellos y despertaba una gran contrariedad y celo a que estos estén con más poderes y autoridad en mucho de los casos que los antiguos cristianos de raíces de cuatro costados.

Es cierto que el genial Hispanista Francisco Márquez Villanueva y Francisco Martín Hernández se atrevieron a vérselas con “un texto difícil, lleno de remota controversia teológica y doctrinal” ,con el cual pocos osarían inmiscuirse, pero es ciertamente una ironía que aquella misma comunidad académica que censuraba de cualquier modo posible los intentos de Américo Castro por elevar el asunto de lo converso al primer plano analítico desconociera, entre otras, esta obra fundamental, incunable único conservado en la Biblioteca Vallicelliana de Roma, que careció de edición moderna hasta ese ya citado año de196183.

Se puede agregar de hecho que la Católica Impugnación, se incluyó en el primer índice de 1559, pero ya fue objeto de una censura implícita incluso antes de que se divulgara por Castilla porque, fuera de los círculos más interesados, sólo circuló con toda clase de cautela. Al margen de las valerosas alusiones de José de Sigüenza, que ya había rescatado y sacado a la luz amplios fragmentos del Lumen ad Revelationem Gentium de Alonso de Oropesa a finales del siglo XVI, ni siquiera existen, incluso antes de la prohibición, referencias expresas a la Católica Impugnación, basta con decir que la edición moderna de la misma, realizada en 1960 tuvo que hacerse sobre el único ejemplar conocido que se conserva en la biblioteca Vallicelliana de Roma, porque ni un solo ejemplar se conservaba en las bibliotecas españolas.

[...]


1 Juan Gil, Los conversos y la Inquisición sevillana, 5 vol. (Sevilla: Universidad de Sevilla & Fundación El Monte, 2000-2001).

2 Juan Gil,Los conversos y la Inquisición sevillana, 5 vols (Sevilla: Universidad de Sevilla & Fundación El Monte, 2000-2001).

3 Hernando de Talavera,Católica Impugnación (Barcelona: Flors, 1961),121.

4 יוסף קפלן, "בעיית האנוסים ו'הנוצרים החדשים' במחקר ההיסטורי של הדור האחרון", בתוך: עיונים בהיסטוריוגרפיה, עורכים: משה צימרמן, מנחם שטרן ויוסף שלמון,ירושלים: מרכז זלמן שזר,תשמ"ח.עמ' 117-145

5 Jonas Andries van Praag,"Almas en Litigio", Clavileño, 1 (1950),14-26.

6 David L. Graizbord, Souls in Dispute: Converso Identities in Iberia and the Jewish Diaspora, 1580–1700 (Jewish Culture and Contexts), Philadelphia: University of Pennsylvania Press, 2004; ídem & Claude B. Stuczynski, "Introduction", in: Special Issue on Portuguese New Christian Identities, 1516-1700, Jewish History, 25 (2011), pp. 121-127.

7 Francisco Marquez de Villanueva, Investigaciones sobre Juan Álvarez Gato.Contribución al conocimiento de la literatura castellana del siglo XV, (Madrid: RAE, 1960; segunda edición 1974).

8 Adriano Prosperi, Il seme dell'intolleranza. Ebrei, eretici, selvaggi: Granada 1492, (Roma & Bari: Laterza, 2011).סטוצ'ינסקי, "ההתפשטות האיברי והתגבשותו של "פאוליניזם פוליטי", זמנים, 118 (2012), עמ' 74- 81 .ד

9 Claude B. Stuczynski, “Pro-Converso Apologetics and Biblical Exegesisi", in: The Hebrew Bible in Fifteenth-Century Spain Century Spain: Exegesis, Literature and Arts, edited by Arturo Prats & Jonathan Decter, Boston & Leiden: Brill, 2012, pp 149-176.

10 Ray A. Pritz, Nazarene Jewish Christianity: From the End of the New Testament Period until its Disappearance in the Fourth Century,(Jerusalem,The Magnes Press, 1988).

11 Heinz-Gerhard Haupt, "Comparative History," in: Neil J. Smelser et al. eds., International Encyclopedia of Social and Behavioral Sciences, London: Pergamon, 2001, vol. 4, pp. 2397–2403; Thomas Welskopp,"Comparative History", European History Online, Mainz: Institute of European History, 2010, retrieved: June 14, 2012.

12 Hernando de Talavera,Católica Impugnación , (Barcelona: Flors, 1961),84.

13 Ibid,.32.

14 Hernando de Talavera, “Católica Impugnación”, (Barcelona: Juan Flors, 2012) ,XXVII.

15 San Ireneo de Lyon," Contra los Herejes”,(Mexico,Conferencia Episcopal Mexicana,2000),10.

16 Ibid,.

17 Hippolytus, Philosophumena or The refutation of all heresies,(London,Society for promoting Christian knowledge, 1921),93.

18 Origenes,Origenes contra Celso,(Madrid,La Editorial Catolica,1967),107.

19 Ibid,.

20 Origenes,Origenes contra Celso,(Madrid,La Editorial Catolica,1967),384.

21 Ibid,.387.

22 Eusebio de Cesarea,Historia Eclesiastica,(Madrid,Biblioteca de Autores Cristianos,2008),168.

23 Ibid,.169.

24 Epiphanius of Salamis ,The Panarion of Epiphanius of Salamis,(Boston,Leiden,2009),131.

25 Epiphanius of Salamis ,The Panarion of Epiphanius of Salamis,(Boston,Leiden,2009),133.

26 Ibid,.135,164.

27 Jean Daniélou, Teología del judeocristianismo(Madrid,Ediciones Cristiandad,2004),86.

28 Ibid,.

29 John Fletcher and Alfonso Ropero, Historia General del Cristianismo,(Barcelona, Editorial Clie, 2008),48.

30 John Fletcher and Alfonso Ropero, Historia General del Cristianismo,(Barcelona, Editorial Clie, 2008).

31 Bart D. Ehrman,Cristianismos Perdidos “Los credos proscritos del Nuevo Testamento”,(Barcelona,Ares y Mares,2004),152.

32 Bart D. Ehrman,Cristianismos Perdidos “Los credos proscritos del Nuevo Testamento”,(Barcelona,Ares y Mares,2004),154.

33 Hernando de Talavera,Católica Impugnación,(Barcelona: Flors, 1961),71.

34 Francisco Javier Martinez Medina, Fray Hernando de Talavera: La corona y el altar en las bases de la organización del Reino de Granada,Revista de Estudios Históricos de Granada y su Reino,(Granada, Centro de Estudios Históricos de Granada y su Reino,2007,N.019),34.

35 Miguel Ángel Ladero Quesada, Fray Hernando de Talavera en 1492:de la Corte a la Mision,Chronica Nova 34,(Granada, Revista de Historia Moderna de la Universidad de Granada,2008),253.

36 Stefania Pastore,Una herejía española: conversos, alumbrados e Inquisición (1449-1559),(Madrid,Marcial Pons,2010),79.

37 Andrés Bernáldez, Historia de los reyes católicos D. Fernando y Doña Isabel, (Sevilla : Imprenta que fué de J.M. Geofrin,1870),122-123.

38 Ibid,.124.

39 Maria del Pilar Rabade Obrado,La instrucción cristiana de los conversos en la Castilla del siglo XV,(Madrid, En la España Medieval,Volumen 22,1999),370.

40 Benito Ruano,Eloy,Los orígenes del problema converso,(Madrid,Real Academia de Historia,2001),21-22.

41 Jose Hinojosa Montalvo,Los judios en la España medieval: de la tolerancia a la expulsión,(Almeria: Instituto de Estudios Almerienses, Los marginados en el mundo medieval y moderno : Almería,2000),29.

42 Joseph Perez, Los Judios en España,(Madrid:Marcial Pons Historia,2005),144.

43 Oscar Perea Rodríguez,Enrique IV de Castilla y los Conversos.Testimonios Poeticos de una Evolucion Historica, (Alcala de Henares:Revista de poética medieval.19,2007),140.

44 Maria del Pilar Rabade Obrado,Ser Judeoconverso en la Corona de Castilla en Torno a 1492,(La Rioja: Amigos de la Historia de Calahorra,Kalakorikos,10,2005),41.

45 Ibid,.

46 Fernando Suárez Bilbao,Cristianos contra judíos y conversos, Instituto de Estudios Riojanos,2004),477.

47 “Aunque la documentación y testimonios de la época proporcionan multitud de datos dispersos relativos a Fr. Hernando, el inexplicable abandono en que le ha tenido la crítica actual es causa de que sigamos ignorando muchos aspectos fundamentales de su vida y de su personalidad humana e ideológica”. Hernando de Talavera, “Católica Impugnación”, (Barcelona: Juan Flors, 2012) ,8.

48 Isabella Iannuzzi,”El Poder de la Palabra en el Siglo XV: Fray Hernando de Talavera, (Salamanca, Junta de Castilla y León, 2009).

49 Ibíd., 71.

50 Stefania Pastore, “Una Herejía Española: Conversos, Alumbrados e Inquisición (1449-1559)”, (Madrid, Marcial Pons, 2010) ,74.

51 Hernando de Talavera, “Dos escritos destinados a la reina Isabel”, (Valencia, Carmen Parrilla, 2014). parte I.

52 Hernando de Talavera, “Dos escritos destinados a la reina Isabel”, (Valencia, Carmen Parrilla, 2014), parte I.

53 Ibíd., parte I.

54 Pedro De Alcántara Suarez y Muñano, “Vida del venerable D. Fray Hernando De Talavera “(Madrid, Eusebio Aguado, 1866) ,21.

55 Fray José de Sigüenza, “Historia de la Ordenes de los Jerónimos“,(Madrid, Bailly//Bailliere e Hijos, 1909) ,288-289.

56 Isabella Iannuzzi,”El Poder de la Palabra en el Siglo XV: Fray Hernando de Talavera, 72.

57 Ibíd., 73.

58 Hernando de Talavera, “Dos escritos destinados a la reina Isabel”, (Valencia, Carmen Parrilla, 2014), parte I.

59 Ibíd., parte I.

60 Stefania Pastore, “Una Herejía Española: Conversos, Alumbrados e Inquisición (1449-1559)”,74.

61 Miguel Mir,“Escritores Místicos Españoles”, (Madrid, Bailly//Bailliere e Hijos, 1911), III.

62 Ibid., IV.

63 Pedro De Alcántara Suarez y Muñano, “Vida del venerable D. Fray Hernando De Talavera “, 26,27.

64 Isabella Iannuzzi,”El Poder de la Palabra en el Siglo XV: Fray Hernando de Talavera, 144.

65 Ibid., IV.

66 Leandro Martínez Peña, “El Confesor del Rey en el Antiguo Régimen”, (Madrid, Complutense, 2009) ,67-68.

67 Stefania Pastore, “Una Herejía Española: Conversos, Alumbrados e Inquisición (1449-1559)”,75.

68 Ibíd., .75.

69 Fray José de Sigüenza, “Historia de la Ordenes de los Jerónimos“,295.

70 Hernando de Talavera, “Dos escritos destinados a la reina Isabel”, (Valencia, Carmen Parrilla, 2014), parte I.

71 Hernando de Talavera, “Dos escritos destinados a la reina Isabel”, (Valencia, Carmen Parrilla, 2014), parte I.

72 Ibid., parte I.

73 Isabella Iannuzzi,”El Poder de la Palabra en el Siglo XV: Fray Hernando de Talavera, 400.

74 Fray José de Sigüenza, “Historia de la Ordenes de los Jerónimos“,305.

75 Isabella Iannuzzi,”El Poder de la Palabra en el Siglo XV: Fray Hernando de Talavera, 416.

76 Hernando de Talavera, “Dos escritos destinados a la reina Isabel”, (Valencia, Carmen Parrilla, 2014), parte I.

77 Hernando de Talavera, “Dos escritos destinados a la reina Isabel”, (Valencia, Carmen Parrilla, 2014), parte I.

78 Quintín Aldea Vaquero, “Política y Religión en los Albores de la Edad Moderna”,(Madrid, Real Academia de la Historia,1999),291.

79 Felipe Pereda, “El Debate Sobre la Imagen en la España del siglo XV: Judíos, Cristianos y Conversor”, Anuario del Departamento de Historia y Teoría del Arte (U.A.M.) vol. 14 (2002), 60.

80 ibid, 61.

81 Ibíd.,61.

82 Hernando de Talavera, “Católica Impugnación”, (Barcelona: Juan Flors, 2012) ,84.

83 “Católica Impugnación”,7.

Final del extracto de 123 páginas

Detalles

Título
Fray Hernando de Talavera. Frente al fenomeno ebionita a judeo cristiano en la España del siglo XV
Calificación
90
Autor
Año
2018
Páginas
123
No. de catálogo
V506829
ISBN (Ebook)
9783346071484
Idioma
Español
Etiqueta
fray, hernando, talavera, frente, españa
Citar trabajo
Fabio Lichtensztein (Autor), 2018, Fray Hernando de Talavera. Frente al fenomeno ebionita a judeo cristiano en la España del siglo XV, Múnich, GRIN Verlag, https://www.grin.com/document/506829

Comentarios

  • No hay comentarios todavía.
Leer eBook
Título: Fray Hernando de Talavera. Frente al fenomeno ebionita a judeo cristiano en la España del siglo XV


Cargar textos

Sus trabajos académicos / tesis:

- Publicación como eBook y libro impreso
- Honorarios altos para las ventas
- Totalmente gratuito y con ISBN
- Le llevará solo 5 minutos
- Cada trabajo encuentra lectores

Así es como funciona