Fidel Castro (Opiniones positivas y negativas) [Nueva edición]

Lo fundamental sobre Fidel Castro y la revolución cubana


Ensayo, 2020

80 Páginas


Extracto

Índice

Introducción

Max Lesnik Castro entrando en la historia

Atilio A. Boron Tres textos importantes

Hubert Matos Diseñó una estrategia apropiada

Arnoldo Águila Camilo y Che, pilares descomunales

Julio Cortázar El escultor

Raúl Lorenzo Hizo añicos conceptos preconcebidos

Jean Paul Sartre Sedujo a los cubanos

Volodia Tetelboim Siempre encontró un camino

Pablo Neruda Se está con Cuba o contra Cuba

John F. Kennedy Otro dictador

Diego Armando Maradona Usa todo para envolverte

Jorge Edwards Memorias de un soldado cubano

Jon Hillson Unidades Militares de Ayuda a la Producción (UMAP)

Mary Simón No somos comunistas

Tomas Borge Jamás ha dicho una mentira

Carlos Fuentes Macías Contra Bush y contra Castro

Gore Vidal Soportó sus propios errores

Augusto Roa Bastos Un símbolo

Raúl Dopico Los símbolos

Michael Moore La pata de pavo sobrante

Lech Walesa Continuar presionando al régimen

Claudia Furiati Una fuerza más allá de la muerte

Alice Walker El viejo árbol gigante

Hernando Calvo Ospina Un record Guinness difícil de superar

Servando González El nacimiento del mito

José Ignacio Rasco Una figura singular

Enrique Núñez Rodríguez Que sea él quien piense

Carlos Alberto Montaner Le han entregado la facultad de pensar

Rafael del Pino Desde el bunker

Eusebio Leal Rechaza todas las formas de cobardía

Carlos Alberto Montaner Subordinarse a Moscú

Roberto Bonachea Entrialgo Tiempos de guerra a distancia

Juan Reinaldo Sánchez Los cinco «A»

Nelson Mandela Un hito en la historia

Jaime Suchlicki Sacrificó al pueblo de Cuba

Juan Reinaldo Sánchez La subversión internacional

Ernesto Cardenal Muchos genios

Francisco T. Sobrino Un solo partido

Manuel Vázquez Montalbán Un proyecto que relance el entusiasmo

Luis Ortega Sierra El problema de la migración

Roberto Bonachea Entrialgo Resistir o desaparecer

Hernando Calvo Ospina Nosotros le creímos

Johannes Barthelmes En Europa falta esa alegría

Oscar Espinosa Chepe En el Gulag cubano

Delia Contreras García La muerte de un disidente

Omar Pérez Salomón Se caracteriza por su humanismo

Raúl Antonio Capote Voluntad hidráulica

Luis Ortega Sierra Opera desde una sobre realidad

Mario Vargas Llosa Castro ha podido sobrevivir

Rafael Rojas Logró apoderarse del corazón de Occidente

Noam Chomsky Es un héroe

Gabriel García Márquez El amigo (I)

Enrique Krauze El amigo (II)

Washington Post Castro y las drogas

Felipe Pérez Roque La unidad

Carmelo Mesa-Lago Yo no creo que hay unidad

Arnoldo Águila Puede desaparecer o asesinar judicialmente

Max Lesnik No creo que pueda ser juzgado

Eduardo Galeano Nació para ser diferente

Miriam Leiva Hay que crearlo todo, hasta la experiencia

Sandro Cruz Son esencias contrapuestas

Antonio Elorza Domínguez Se juega la vida

Omar Pérez Salomón La libertad de expresión

Salim Lamrani Los logros

Mario Benedetti La sencillez de sus planteos

José Ignacio Rasco Un caleidoscopio

Juan Bosch Nadie se forma en el vacío

Luis Inacio Lula Da Silva Sin necesitar de injerencias

Frei Betto Cuba incomoda

Esteban Morales Domínguez La verdadera contrarrevolución

Franco Gamboa Rocabado El fantasma de Fidel

Fernando Ravsberg El modelo cubano ya no funciona

Delia Contreras García El Estado y la Iglesia Católica

Luis Ortega Sierra No hay más que dos opciones

Joan del Alcàzar y Sergio López Ya veremos si la historia lo absuelve

Carmelo Mesa-Lago Obama ha dado pasos positivos

Jaime Suchlicki La primera preocupación

Otto J. Reich La segunda preocupación

Barack Obama Un futuro de compromiso

Frank Calzón La nueva política no es más que un reciclaje

Robert F. Kennedy Jr. Abundante justificación

Ileana Ros-Lehtinen Obama ha decidido doblegarse

Pablo Oden Marichal La resolución de todos los conflictos debe ser pacífica

Amnistía Internacional El informe

Norberto Fuentes La inevitable desideologización del proyecto

Patriarca Kiril No depende de lo que opinan

José Pertierra Identificable en un mapa

Donald Trump Un brutal dictador

Emir padre Hamand bin Jalifa Al Thani Un combatiente obstinado

Yoani Sánchez Su legado se irá apagando

Roberto Chile Nunca mueren

Introducción

Estimado lector este libro es, principalmente, una compilación de opiniones y acontecimientos de la Revolución cubana extraídas de INTERNET y publicaciones, todas relacionadas directa e indirectamente con el ex presidente cubano Fidel Castro Ruz; fueron emitidas por escritores, políticos, periodistas, instituciones y un deportista. En la selección son respetados los contenidos de las ediciones originales con toda la diversidad de matices que lleva, y como es natural, involucra tanto el intelecto como las pasiones de quien juzga.

A pesar del alto costo humano y político que casi siempre conlleva una revolución, hasta los más acérrimos detractores por lo general reconocen que Fidel logró de Cuba una nación independiente y respetada en la escena internacional. Si comparamos su particular modo de gobernar con el de otros líderes contemporáneos encontramos que Castro se diferencia en que llega a manipular magistralmente un grupo de factores interrelacionados, son:

1- Voluntad política por resolver problemas sociales, especialmente aquellos que beneficiaran a las mayorías.
2- Fuerte represión a cualquier tipo de oposición política; en esa vía favoreció migraciones escaladas y masivas a modo de válvulas de escape, sacando del juego político a la oposición interna activa y declarada, junto a la otra que convive con la primera, pero que es latente y silenciosa.
3- Poca persecución de la actividad económica ilícita, especialmente la de supervivencia (una forma de control social probadamente efectiva).
4- Un persistente trabajo psicológico y de adoctrinamiento ideológico con las masas que movió a la población a seguirlo y apoyarlo en mayoría.
5-Desplegó una enérgica e intensa proyección pública tanto nacional como internacional que incluye la injerencia activa en conflictos políticos y militares en más de una docena de países, empleando efectivos de una fuerza armada propia. En ese camino el apoyo de la desaparecida Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) y otros países del campo socialista fue determinante.

Cuando el campo socialista feneció con todo lo que de esas naciones llegaba a la Isla, oportunamente emerge Venezuela para reemplazar las carencias más elementales, entre ellas petróleo, pero en esa dirección ya el líder había previsto y trabajado sobre esa posibilidad muchos años antes de que Hugo Chávez llegara al poder. Lo real es que Castro siempre se las arregló para que se necesitara algo de una Isla frecuentemente castigada por huracanes, mono productora, con niveles bajos de producción y muy poco favorecida de recursos estratégicos. Primero, para los soviéticos fue el atractivo de la geopolítica y el líder tuvo un peso grande en ese atractivo, y después, acertadamente, convierte la permanente formación de capital humano en una eficiente y rentable forma de captar divisas fuertes; a la vez, esta fuerza altamente instruida también es empleada para promover internacionalmente la imagen humanitaria de los cubanos para con los más necesitados, propiciando que muchos gobiernos de todos los continentes le prodigaran al líder reconocimientos y apoyo en foros internacionales, aunque siempre tomando distancia del camino socialista y mucho menos comunista que asumió.

Contrario a lo que hicieron buena parte de gobernantes elegidos democráticamente, impulsa la educación en un amplio abanico de especialidades a todos los niveles de enseñanza, y no es fácil comprometer, utilizar y controlar a tantas personas altamente capacitadas, incluidos intelectuales que responden al más mínimo chasquido de dos dedos para ponerse en función de una vorágine política, consiguiendo de ellos y durante mucho tiempo, que hagan lo que se les pide porque a cambio le dieron algo, quieren algo o tienen miedo perder algo, así los reciclan y mueven de forma semejante a piezas de ajedrez. Esto solamente lo pudo llegar a alcanzar y proyectar en la sociedad cubana una mente como la de Fidel, que personalmente y pasito a pasito ensambló un régimen cuyos pilares se basaron en una eficiente estructura de inteligencia afincada en la vigilancia cruzada (que se vigilen unos a otros), y la selección y emplazamiento de cuadros en posiciones claves. Si algo positivo se le pudiera ver a ese estado policiaco tan bien articulado, es que hacia difícil el florecimiento de pandillas, mafias y que quedaran hechos delictivos sin resolver, claro, siempre que tuvieran la debida prioridad.

La columna vertebral de este particular modo de gobernar que Castro ensambló junto a sus partidarios (fue muy propio aunque digan y repitan que le copiaron a los soviéticos) estaba centrado en llegar a saber con quién se podía contar políticamente, y partiendo de esa definición evaluar el nivel y la capacidad del sujeto para usarlo en llevar a diversos segmentos de la sociedad una posición política que conformaría pequeños puntos de fuerza dentro de la pirámide del poder; entonces, a partir de ahí con precisión de relojería se podía saber a quien, cuándo y cómo aplicarle el mazo y/o la zanahoria, basado en el infalible principio de que a todo ser humano como una entidad única o grupal lo mueve motivos e intereses. Esta maquinaria bien engrasada es el legado que Fidel le soltó a su hermano cuando le entrega la presidencia por problemas de salud, y a su vez Raúl se la debe pasar a los que vengan, y quieran o no la intentaran perfeccionar o pierden el poder. Lo que Raúl Castro hizo en cuanto toma el gobierno fue seguir la línea de pensamiento básica de Fidel, aunque introduciendo pequeños cambios que evitaran descontentos, y a modo de ensayos probar lo que más funcionaba para ver de que forma se podía sanear la maltrecha economía cubana. El objetivo supremo es que el sistema político no colapse por ineficiente e insostenible. No obstante, los augurios para los cubanos de la Isla a cualquier plazo en el tiempo apuntan a que Estados Unidos continúe un lento pero sostenido intento de colonización económica, ideológica y política; esta nación es un imperio y la historia no recoge un solo caso en el que un imperio ceda y se adapte a la presencia de quienes van en contra de sus intereses, y mucho menos tan cerca de sus predios. Ceder significaría cambiar su filosofía, poner límite a un alto standard de desarrollo económico, político y militar ya alcanzado y abandonar poco a poco lo que son hoy. En el presente no hay indicios de que Cuba pueda llegar a ser la excepción. Más claro, los imperios se expanden y se autodestruyen, la historia, esa vieja amiga a la que siempre estamos obligados a regresar lo demuestra.

En la práctica tanta hostilidad hacia la Isla y en particular hacia Castro por lo que simbolizaba provocó que naciera y creciera la leyenda del “Máximo líder” de un país tercermundista, subdesarrollado y poco favorecido por las finanzas internacionales. El reconocimiento que en vida alcanza se consagra y crece aun más cuando la nación se queda prácticamente sola defendiendo las banderas de comunismo mundial, y recibiendo todas las presiones políticas, económicas, militares y sociales que esa situación significó para su liderazgo absoluto, enérgico e intransigente, haciendo que el país resistiera a la caída del campo socialista, pero eso sí, siempre fue apoyado con el sacrificio del noble pueblo cubano. En el presente su trayectoria militar y política ha tomado tal dimensión que ya pasó a ser de obligada referencia cuando se estudia Historia Contemporánea en las más reconocidas universidades del mundo.

Por lo general fuera de Cuba hacen pequeños los logros de Fidel, resaltando los aspectos negativos de su largo periodo de gobierno (casi medio siglo) y dentro de Cuba ocurre lo contrario, no mencionan los rasgos negativos y resaltan sus logros; considerando esta peculiaridad he tratado de mantener un equilibrio entre opiniones positivas y negativas para no inclinar la balanza con predilección.

Mi propósito se transmuta en develar con todos sus contrastes el camino de la riqueza y la belleza que encierra la diversidad de puntos de vista, y cómo estos se complementan y giran alrededor de un gobernante que, sin llegar a claudicar, y a solamente noventa millas de su principal y más poderoso detractor, implantó a miles de kilómetros de su lugar de origen (la desaparecida Unión de Repúblicas Socialista Soviéticas) un sistema social totalmente novedoso en el área.

Con la conclusión de este trabajo cierro una trilogía sobre el líder cubano. Me esforcé todo lo que pude para tratar de tomar distancia de los hechos y de lo que yo mismo he vivido; mi intención siempre fue aproximarme a la verdad histórica y dejar que el tiempo sea el que decante, sin embargo, no está de más citar al propio Fidel cuando en una ocasión definió lo que para él significaba la verdad.

“ Y o concibo la verdad en función de un fin justo y noble, y eso es cuando la verdad es realmente verdad. Si no sirve a un fin justo, noble y positivo, la verdad como ente abstracto, categoría filosófica, en mi opinión no existe.” *

El compilador

* Fragmento de alocución tomado del documental Los amagos de Saturno, 2014, guión y dirección de Rosario Alfonso Parodi. Escuela Internacional de nuevo Cine de San Antonio de los Baños e Instituto cubano de Investigación Cultural Juan Marinello.

Max Lesnik Castro entrando en la historia

Periodista de origen cubano

Nosotros, que conocimos a Fidel en la Universidad de La Habana en aquellos lejanos tiempos del año 1948, imaginábamos que en el futuro de Cuba pudieran surgir nuevos hombres, pero nunca al punto de que en aquel banco frente a la Escuela de Derecho donde nos reuníamos los estudiantes universitarios, teníamos entre nosotros al hombre que iba a cambiar los destinos de Cuba. Eso sí, cualquiera que conociera a Fidel Castro en aquellos tiempos sabía de sus condiciones de líder, de orador consumado, de hombre de tenaz y valiente ejecutoria, que organizaba manifestaciones universitarias bajando la escalinata, donde combatíamos el aumento de los precios en los productos alimenticios, el aumento en el precio del transporte, la campaña contra la compañía de electricidad y sus altas tarifas, en fin, un hecho que era notorio y común en el estudiantado cubano de la época. Pero Fidel Castro más allá de un agitador estudiantil fue conformando un pensamiento político, ese pensamiento político hizo explosión –por decirlo de alguna manera- cuando el golpe de estado de Batista el 10 de marzo de 1952. A partir de ahí Fidel Castro, audazmente y con un pensamiento claro en el destino que le tenía deparado la historia, tomó el comando de la Generación del Centenario para lanzarse a la acción directa. Produjo el asalto al cuartel Moncada y no voy a contar la historia; después el desembarco del Granma, las hazañas de la Sierra Maestra (…).

Fragmento tomado del programa “La tarde se mueve” (Miami 14.50 am) conducido por Edmundo García y Francisco Aruca. El 13 de agosto, realizaron una serie de entrevistas a personalidades con motivo del aniversario 86 del natalicio de Castro; según cita, el audio original había sido insertado en www.lanochesemueve.us y http://www.progreso-semanal.com (consulta realizada el 10-03-2016 en www.cubadebate.cu).

Atilio A. Boron Tres textos importantes

Profesor, sociólogo y escritor argentino

Martí fue cónsul honorario de la Argentina en Nueva York y, por largos años, corresponsal de La Nación de Buenos Aires en Estados Unidos, desde donde envió penetrantes ensayos muchos de los cuales fueron luego recogidos, compilados y publicados bajo el título de Nuestra América . Creo, sin dudarlo, que este notable libro conforma junto con la Carta de Jamaica de Simón Bolívar, y La Historia me Absolverá, de Fidel, la trilogía fundacional, imprescindible, del pensamiento emancipatorio latinoamericano. Ajeno a sus enseñanzas, una variante del marxismo de estas latitudes se precipitó en la ciénaga de un estéril dogmatismo, incapaz de comprender el crucial problema de la dominación imperialista para, a partir de su adecuada intelección, desarrollar una estrategia política adecuada para combatirlo. No sólo eso: sin el auxilio de Bolívar, Martí y Fidel ese marxismo “doctrinarista y pedante” -como Gramsci calificaba a una distorsión semejante en los años de la primera posguerra en Europa- se degradó hasta convertirse en un tosco determinismo economicista huérfano de cualquier proyecto ético o, más recientemente, en una metafísica de la lucha de clases: sin historia, sin estructuras, sin sujetos, puro reino del discurso, la contingencia y el azar desenvolviéndose en un vacío internacional en donde el colonialismo y el imperialismo brillaban por su ausencia.

http://www.atilioboron.com.ar -30.1.2016, Reflexiones a propósito de la Conferencia Martiana en Cuba - (consulta realizada 10-03-2016).

Hubert Matos Diseñó una estrategia apropiada

Ex Comandante del Ejército Rebelde de origen cubano

Es un sujeto único en la historia de la humanidad. Es muy inteligente, pero con una vocación incontenible para la maldad. Entonces, con esa inteligencia excepcional, genial, pues se convierte en un genio para la maldad. Si se hubiera dedicado al cine o a la comedia hubiese sido igualmente excepcional, sería el más grande, o uno de los más grandes actores de Hollywood. Pero le dio por la política, y si se hubiera dedicado al gangsterismo tendría más fama que Al Capone. Pero le dio por esta política sucia, y la situación coyuntural de la nación cubana, con el golpe de estado de 1952, creó el cuadro ideal para que él pudiese hacer una carrera tremenda. Estoy convencido de que si no hay un 10 de marzo del año 1952 (cuando Batista se hizo con el poder), no hubiera habido un proceso insurreccional. Entonces Castro era un líder en la universidad que aspiró a ser presidente de la escuela de Derecho y no lo eligieron porque no convenció a la gente. Con votos no hubiera llegado a ningún lugar. Pero en una situación de excepción, con un pueblo apabullado con el golpe de estado y buscando a alguien que encabezara la respuesta, pues Castro tuvo la inteligencia y la audacia de promover la conspiración que llevó al asalto del Cuartel Moncada (1953), planear ese asalto, quedarse afuera (del cuartel durante el asalto), dejar que mataran a sus compañeros y liderar después el proceso de Sierra Maestra, en la que usó con habilidad sus dotes como estratega (porque diseñó una estrategia apropiada), contó con el fervor del pueblo, con la ayuda y la participación directa de miles de jóvenes que fueron poco a poco incorporándose a la lucha. En fin, que las condiciones ambientales e históricas le ayudaron a Fidel Castro a poner en función su tremenda aventura.

http://www.americaeconomica.com -27 de junio de 2003- Entrevista: Miguel Humanes, editó Asesores de Publicaciones S.L. (consulta realizada 25-04-2016).

Duney Pérez Álamo Un enfrentamiento desequilibrado

Ex Capitán del Ejército Rebelde, de origen cubano

En el año 1957, como en el mes de julio, un grupo de jóvenes mandados por la dirección nacional del 26 de Julio dirigido por Frank País, subimos a la Sierra para reforzar al grupo que estaba comandado por el Doctor Fidel Castro. Ese grupo se componía de personas, de compañeros que estaban en el clandestinaje y peligraban, estaban “quemados”, y fueron enviados como refuerzo. En ese viaje, estando ya en un punto, fuimos recogidos por el entonces teniente Lalo Sardiñas que fue el primer guía y se hizo cargo del grupo. Estuvimos caminando muchos días, íbamos armados, uniformados, o sea preparados para el combate.

Nosotros pasamos quince días para podernos encontrarnos con Fidel en un lugar conocido por Palma Mocha, fuimos recibidos por él y la emoción fue muy grande. Fidel estaba eufórico, estaba como decimos nosotros “como niño con juguete nuevo” al ver aquella cantidad de personas que venían a reforzarlo. Nos pusimos en línea y él fue saludando uno a uno, preguntándonos los nombres y de donde procedíamos. Habló y nos explicó que nos esperaban días muy duros, pero muy duros, y aquellos que no podían resistir podían retirarse sin problema ninguno, pero que iban a ser momentos muy duros. Así fue como lo conocimos, la emoción de conocer a un líder como Fidel Castro; permanecimos con él todo ese tiempo hasta que se acabó la que se llamó la ofensiva de verano, donde nos enfrentamos a un ejército de más de 10 mil hombres, entrenado y suministrado por los Estados Unidos. Y lo vencimos, en ese momento habíamos en la Sierra Maestra un promedio de 190 a 200 alzados con Fidel en la Columna Número Uno de la que yo estoy muy orgulloso de haber pertenecido, era Capitán en esos momentos. Me emociono al recordar aquellos tiempos, hay muchos compañeros que subimos en aquel grupo que fueron dados de baja durante la insurrección.

Fragmento tomado del programa “La tarde se mueve” (Miami 14.50 am) conducido por Edmundo García y Francisco Aruca. El 13 de agosto, realizaron una serie de entrevistas a personalidades con motivo del aniversario 86 del natalicio de Castro; según cita, el audio original había sido insertado en www.lanochesemueve.us y http://www.progreso-semanal.com (consulta realizada el 10-03-2016 en www.cubadebate.cu).

Arnoldo Águila Camilo y Che, pilares descomunales

Escritor cubano

Como resumen diremos que posee sin dudas un carisma personal muy grande que lo hace muy persuasivo, porque es un actor de primer orden, como reconoció el mismo director de cine Oliver Stone. Al principio, el pueblo lo atendía a pesar de sus kilométricos discursos, que no llevaba escritos, los que no redujo ni siquiera cuando ya el pueblo iba perdiendo la atracción por ellos. Sólo los redujo y los escribió cuando los achaques de la vejez se lo impusieron. Es justo señalar el uso excelente que le dio Fidel Castro a la televisión, no sólo para desarrollar el culto a su personalidad histriónica, sino para el adoctrinamiento de todo un pueblo. Por otra parte, hay que decir que su triunfo, cuando la Revolución era en verdad Revolución y era pujante, no era producto de su esfuerzo personal único, sino por la labor descollante de un grupo valioso que lo acompañó, grupo que fue raleando porque se los fue comiendo uno a uno, porque desertaron, porque perecieron y porque se retiraron de la palestra precisamente por inteligentes, y ya el grupo que le queda es la escoria vulgar y gris, pero sin materia gris donde se debe.

En la lucha insurreccional Camilo Cienfuegos y el Che Guevara fueron pilares descomunales que desarrollaron las gestas determinantes de la contienda, sobre todo con la invasión que partió desde las montañas de Oriente hacia la toma de Santa Clara, aunque hay que precisar que el Ejército Nacional no ofreció una gran resistencia, y la caída de esta ciudad, situada en la mitad de la nación, sumada a la presión de la Embajada Americana propiciaron la huida de Batista, con la consiguiente caída del régimen.

http://www.mariodcabrera.com -13 de febrero de 2012- (consulta realizada el 10-03-2016).

Julio Cortázar El escultor

Escritor argentino que renovó el género narrativo

Fidel es un hombre que plasma la Revolución en sí misma como tal: como dirección, orientación, fisonomía. Es evidente que para el conjunto del pueblo cubano, al margen de sus cualidades, de su eficacia como dirigente, es ya un símbolo que adquiere un valor fuera de lo humano, fuera de lo cotidiano. Cuando se oye la palabra Fidel en la boca de un niño, de un adulto, además del valor directo, tiene una serie de resonancias como en la música de armónica que toca las fibras de la sensibilidad, de la conciencia. Fidel es el escultor de la Revolución Cubana.

Ob. cit. Luis Báez: A dos manos. Ediciones Unión, La Habana, 1982.

Raúl Lorenzo Hizo añicos conceptos preconcebidos

Periodista, ensayista y político cubano

El historiador que pretenda escribir sobre la Revolución Cubana no puede –si verdaderamente desea desarrollar un trabajo serio- obviar ni por un momento las características del contexto en que surge y las ideas fundamentales que existían. La revolución rompió todo eso. Más que romper, quebró, hizo añicos concepciones que muchos tenían por verdades inviolables.

Solo con esta forma de análisis puede arribarse a conclusiones correctas sobre la profundidad del cambio radical que en el pensamiento político de la época significó la aparición de la Revolución Cubana.

Pregunta. ¿Pudiera delinear un poco más esos criterios?

Respuesta. Cómo no, son los parámetros a los que ya hice referencia. Pueden incluso resumirse en dos.

Primero: Que un movimiento de guerrilla no podía vencer a un ejército. Eso no solo dominaba en Cuba, sino en el mundo. «Sin el ejército, o con el ejército, pero nunca contra el ejército». Era un criterio generalizado.

Segundo: Un intento fuerte de reformas nacionalistas, no ya una revolución socialista, fíjate, un movimiento nacionalista medianamente fuerte no podría mantenerse en el poder frente a los Estados Unidos. Y, es obvio, una revolución socialista mucho menos.

Esas ideas dominaban. Nadie las cuestionaba. Eran como rostros reconocidos y, sobre todo, respetados, hasta venerados. El único que vio tras esos rostros las momias que hacía tiempo ya existían fue Fidel, y Fidel hizo saltar las momias por los aires. La eclosión debe de haber sido gigante para que el «polvo» llegue aún a nuestros días.

P. ¿Por qué afirma eso?

Porque es imposible comprender la esencia del decursar de los actuales procesos históricos sin tener en cuenta la existencia en el continente americano, a escasa distancia de los Estados Unidos, de una revolución como la cubana.

¿Hubiera podido concebirse una Nicaragua o una Granada en la década del 80 sin la presencia de la Revolución Cubana triunfante –y esta es una palabra muy importante: triunfante- en su enfrentamiento durante décadas a los Estados Unidos?

¿Hubiera podido concebirse las actuales posiciones de muchos gobiernos del Tercer Mundo –no solo ya de América Latina- sin la rectitud, el carácter y la decisión mantenidos por el proceso cubano, sin ese ejemplo?

Basta percibir los vientos que baten actualmente en el mundo para aquilatar lo que significa la actitud consecuente de un pueblo aferrado a sus principios.

Ob. cit. Luis Báez: Los que se fueron. Ediciones Abril, La Habana, 2008.

Jean Paul Sartre Sedujo a los cubanos

Dramaturgo, novelista y político francés, Premio Nobel de Literatura

Me han dicho que sedujo a los cubanos desde el primer día que usó de la palabra. Cansada de discursos, la nación desdeñaba las frases; desde que Fidel le habla, no ha oído una sola. Hechos. Demostraciones. Análisis. Estupefactos, los cubanos no reconocieron en eso los viejos arrebatos del parlamentarismo. La voz humana, pues, podía servir para otros usos.

Yo los miraba, sombríos, con la cabeza alzada, aplicados a comprenderlo todo, a no descuidar un eslabón de la cadena, y veía declinar el día y la sombra cubrir aquellos rostros inmóviles que, de oscuros, se tornaron grises, y luego negros, mientras, por encima de ellos, una triste claridad gris dejaba paso a la noche.

Encendidas en ese instante, las luces arrancaron a las tinieblas medio millón de rostros; vestigios inútiles de una circulación interrumpida, las luces rojas y verdes barrían con sus colores aquellas caras vueltas. Y fue en plena noche, bajo las luces de la compañía yanqui de electricidad, cuando Castro se dirigió a los yanquis, los hizo responsables del sabotaje y les lanzó su reto: No nos reduciréis ni por el hambre ni por la guerra. Y si nos atacáis, sabed bien que seremos los vencedores.

Había hablado cuatro horas y sólo había dicho lo necesario.

Ob. cit. Jean Paul Sartre: Huracán sobre el azúcar. Ediciones Uruguay, Montevideo, Copyright by Prensa Latina. Nota: No le encontré el año de edición a la publicación, sin embargo, se puede comprobar que la obra es una colección de artículos escritos por Sartre en “France-soir”, después de su visita a Cuba en 1960.

Volodia Tetelboim Siempre encontró un camino

Escritor chileno

Aunque la América Latina no lo supiera, Fidel y el triunfo de la Revolución Cubana, inauguraron una nueva época para la América Latina. El dictador derribado Batista, desde Portugal, dijo algo de más: durará dos años Fidel, bueno, él tenía esperanzas de volver. Vamos para medio siglo y 10 presidentes de los Estados Unidos, con todo su poder, han llegado a la Casablanca con el designio de derrocar a Fidel, de destruir la revolución y restablecer un estado semicolonia. Han sido los supuestos dueños del mundo, han destruido los regímenes de las potencias más importantes del mundo: la Unión Soviética, los países socialistas de Europa del Este. Pero esta pequeña isla, a 90 millas, que dependía grandemente de Estados Unidos y que este lo convirtió en una especie de casino o lugar de diversión; hizo lo que no pudieron hacer ninguno de los gobernantes del siglo XX que querían defender sus propias posiciones.

Por razones de la vida yo he conocido a diversos gobernantes, sobre todo, de países socialistas y capitalistas; nunca he visto, ni la sombra de la genialidad de Fidel Castro.

Alguna vez me atreví a decir que si Fidel Castro estuviera en Estados Unidos, si hubiese un norteamericano que se llamara Fidel Castro y fuese socialista, el mundo sería otro. Gozaría de paz, de libertad, de democracia y respeto por la vida humana. Y eso, yo creo que lo siento como verdad; porque lo atribuyo a la ética, a la misión moral, al sentido honesto de la fidelidad al pueblo, a la misión latinoamericana, a la lección que recibiera de la lectura de Martí. Pero también a lo que Fidel Castro tenía en sí mismo en vía de desarrollarlo.

Fidel es el más grande político a mi juicio, de dos siglos y como tal, tiene una tarea cumplida y ha abierto una nueva época en América Latina.

En la conferencia de Punta del Este se declaró que Cuba no pertenecía a América, estupidez. Cuba y el mundo progresista con satisfacción, hoy ve, después de 47 años, que Cuba no está sola. Que la semilla está brotando en muchas partes. Hace muy pocos días en el Ecuador; en ese pequeño detalle geográfico que se llama Brasil, que es la mitad de Suramérica y verdad están todos los países de América latina en estado de transición. Hay mucho descontento con el sistema neoliberal, que prometió poner fin a la historia, la felicidad en coche. Al cabo de diez años nadie habla ya del fin de la historia y del éxito neoliberal, porqué su desprestigio es absoluto; y los grandes dominadores del mundo, que son los propietarios de las trasnacionales, tiene que sesionar en búnkeres porque la multitud los está rodeando. Fidel, además, ha sido un hombre que siempre ha pensado en la posible respuesta del imperio y siempre ha encontrado un camino para derrotarlos.

http://soc.culture.cuba.narkive.com, -2007-01-04- Entrevista: Arleen Rodríguez Derivet (consulta realizada el 20-02-2016).

Pablo Neruda Se está con Cuba o contra Cuba

Poeta chileno, Premio Nobel de Literatura

La República de Cuba ha sido restaurada y el deber de todos los hombres de América es defenderla. El lenguaje de Cuba es el de la verdad, es el lenguaje de Martí, de O´Higgins, de Bolívar. Cuba representa el pensamiento de Sarmiento. Cuba es en estos momentos la esperanza de todo un siglo de falsa independencia y esperamos conquiste e implante su propia justicia. El que no esté con Cuba, con su revolución, con Fidel Castro está del otro lado, de la ignominia y de la traición. Si la Revolución Cubana se extinguiera seríamos borrados de la pizarra del mundo.

Periódico “Revolución”, 04-01-1960.

John F. Kennedy Otro dictador

Ex presidente de Estados Unidos

Castro no es más que otro dictador latinoamericano, un tirano mezquino que tiene inclinación simplemente al poder personal y la ganancia. Sus ambiciones se extienden más allá de sus propias costas.

Información tomada de http://www.excelsior.com.mx/especial/muerte-de-fidel-castro, en “The Quotable Mr. Kennedy”, editado por Gerald C. Gardner, 1962. (consulta realizada17-08-2018).

Diego Armando Maradona Usa todo para envolverte

Futbolista argentino

Me pareció mentira tener un cacho de historia tan cerca. Es un seductor y usa todo para envolverte. Dicen que él arrancó con doce hombres y tres fusiles en la Sierra Maestra y ahora me doy cuenta por qué ganó: tiene una convicción de hierro. Fidel Castro es una personalidad imposible de olvidar. Es una historia viviente. Yo defiendo mi fútbol como Fidel defiende a su pueblo.

Declaraciones a la agencia de noticias cubana Prensa Latina, 30 de julio de 1987.

Jorge Edwards Memorias de un soldado cubano

Escritor, diplomático y periodista chileno, Premio Cervantes

Daniel Alarcón Ramírez, cuyo nombre de guerra ha sido Benigno, era (…) uno de los lugartenientes del Che Guevara. Estuvo con él en el Congo y nunca llegó a entender las razones que habían tenido para meterse en esa parte del mundo. La aventura congoleña fue un perfecto ejemplo de ineficiencia, de caos administrativo y militar, de acción sin objetivos y que produjo evidentes retrocesos para la causa revolucionaria. El Che Guevara y su grupo ya tenía desde antes, pero confirmó a partir de entonces, una decidida antipatía por la Unión Soviética.

El comunismo soviético, por su lado, perfeccionó un diagnóstico que ya se había pronunciado: el Che Guevara representaba una forma peculiar, latinoamericana, de la desviación trotskista. En otras palabras, era, en la práctica, el enemigo principal. El más peligroso de todos. Entendemos muy bien, a partir de aquí, que haya sido empujado a Bolivia, y que a partir de su ingreso con un pequeño grupo de guerrilleros a territorio boliviano estuviera condenado. Fidel movió los hilos con audacia, con la mayor frialdad, con el más perfecto disimulo. Alinearse en forma seria en la línea soviética implicaba sacrificar al Che. Pero Fidel Castro, en este aspecto, habría podido darle lecciones a José Stalin. En lugar de mandar asesinar a Guevara, permitió que lo asesinaran sus enemigos y le preparó un pedestal de héroe.

Benigno, sin duda, no es ni pretende ser un escritor, y uno puede preguntarse por el alcance que ha tenido la intervención de Elizabeth Burgos en su texto, la ex pareja de Regis Débray y ex colaboradora con los servicios cubanos. Da la impresión de que Elizabeth Burgos prefirió ayudar a publicar el testimonio de otros y mantener el suyo en silencio. El libro de Benigno, Memorias de un soldado cubano (1977)*, interesante en todos sus capítulos, es esencial para conocer uno de los episodios más sombríos de la historia revolucionaria contemporánea: el de la expedición de Ernesto Che Guevara a Bolivia y su rotundo fracaso.

* Se refiere a la obra de Daniel Alarcón Ramírez, Memorias de un soldado cubano. Vida y muerte de la Revolución. Edición e introducción de Elizabeth Burgos; Barcelona: Tusquets Editores, 1977.

Información extraída del documento electrónico: Estudios Públicos, 76 (primavera 1999). Ed. Centro de Estudios Públicos. Santiago, Chile.

Jon Hillson Unidades Militares de Ayuda a la Producción (UMAP)

Poeta, periodista y escritor estadounidense

Mientras que se aceptaba que "un homosexual" podía tener "una correcta posición política", Fidel Castro dijo al periodista norteamericano Lee Lockwood en una entrevista extensiva en 1965 (publicada como el libro Cuba de Castro, Fidel de Cuba) "nunca hemos creído que un homosexual pueda personificar las condiciones y requisitos de conducta que nos permita considerarlo un verdadero revolucionario, un verdadero comunista. Una desviación de esa naturaleza choca con el concepto que tenemos de lo que debe ser un militante comunista."

"Pero sobre todo", continuó el dirigente cubano, "no creo que nadie tenga una respuesta definitiva sobre la causa de la homosexualidad. Creo que debemos considerar cuidadosamente este problema. Pero seré sincero y diré que los homosexuales no deben ser permitidos en cargos donde puedan influenciar a los jóvenes". El dirigente cubano hizo este planteamiento en el contexto de "las condiciones en las que vivimos" —cuando todavía la huella de Bahía de Cochinos y la Crisis de Octubre estaba viva— y la necesidad de "inculcar en nuestros jóvenes el espíritu de disciplina, de lucha, de trabajo. Esta actitud quizá no sea correcta, pero es nuestra sincera opinión".

UNIDADES MILITARES DE AYUDA A LA PRODUCCIÓN

Las Unidades Militares de Ayuda a la Producción (UMAP) fueron iniciadas en 1965 por el gobierno cubano. En ellas se basa Antes que Anochezca * para alegar generalizados arrestos de homosexuales. Soldados y policías cubanos llevaron a miles de supuestos delincuentes, desde homosexuales y lesbianas hasta Testigos de Jehová, a campamentos de trabajo para cumplir con obligaciones militares que el gobierno consideraba que no se podían realizar en las fuerzas armadas. El proyecto de las UMAP, al modo de explicación, se llevó a cabo en el contexto más amplio de una movilización militar en toda la isla de casi todos los ciudadanos aptos para ser entrenados en la defensa militar. Se impuso esta necesidad con base en la experiencia cubana con la invasión de Bahía de Cochinos patrocinado por Estados Unidos, el apoyo de Washington para las bandas terroristas en las montañas del Escambray y la amenaza del ataque nuclear por parte de Estados Unidos durante la "crisis de los misiles" —de octubre, 1962— unos años antes. Además, en la primavera de 1965, Washington envió a más de 20 000 soldados para aplastar una rebelión popular en la vecina República Dominicana.

Los deberes de la UMAP se enfocaron principalmente en la zafra de la caña de azúcar. **

* Titulo de una de las obras más importantes del escritor cubano Reinaldo Arenas.

** Las UMAP eran campamentos de producción agrícola a adonde fueron llevadas personas consideradas como no confiables socialmente, por ser homosexuales, estar desvinculadas laboralmente, sacerdotes católicos, pastores evangélicos, testigos de Jehová y delincuentes. El período en que eran recluidos era similar al de entonces Servicio Militar Obligatorio (tres años). Deciden disolverla en junio de 1968.

http://www.lajiribilla.cubaweb.cu, tomado del artículo: LA POLITICA SEXUAL DE REINALDO ARENAS: Realidad, Ficción y el Archivo Real de la Revolución Cubana. Traducción de Llane Alexis Domínguez, Joseph Mutti, Alejandra Rincón, Aaron Ruby y Juan Villagómez - 2001 - (consulta realizada 26-04-2016).

Jorge Edwards Dulces guerreros

Escritor, diplomático y periodista chileno, Premio Cervantes

En este libro * uno ‘entra’ en la casa secreta de Fidel Castro, con sus jardines de lujo, con su sistema complicadísimo de seguridad, o en los gestos y los mecanismos mentales del Número Uno. En este aspecto, Dulces guerreros cubanos es un testimonio irremplazable. Es el equivalente sin ficción, y en alguna medida superior a la ficción, de El otoño del patriarca, de García Márquez. (…)

En Dulces guerreros cubanos, Norberto Fuentes nos habla de las atroces torturas y de los asesinatos que se cometían en las UMAP, en los primeros años de la revolución, con unos pobres jóvenes homosexuales.

Llega en esos días de visita Graham Greene, el novelista inglés, y le habla del asunto a Fidel Castro. Fidel invita a su amigo ‘Graham’ a visitar dos de esos campos. Poco antes ordena que los limpien, que los desmantelen, que devuelvan los perros a los criaderos del Ministerio del Interior. “De todas maneras”, declara, en presencia del bien impresionado ‘Graham’, “me cierran esto y mandan a estos niños para sus casas. Se acabaron las UMAP”.

* Se refiere a la obra de Norberto Fuentes, Dulces guerreros cubanos. Barcelona: Seix Barral, 1999.

Tomado del documento electrónico: Estudios Públicos, 76 (primavera 1999). Ed. Centro de Estudios Públicos. Santiago, Chile.

Mary Simón No somos comunistas

Escritora de origen cubano, ex corresponsal de Prensa Latina en Suiza y ante la ONU en Ginebra

Pienso que es bueno refrescar la memoria. En el Manifiesto de La Sierra, dirigido al Pueblo de Cuba y publicado en la Revista Bohemia (26 de Julio de 1957), Castro prometió que un año después de derrocar a la dictadura de Fulgencio Batista restauraría la Constitución de 1940, se convocaría a elecciones libres, democráticas y multipartidistas, de acuerdo con el Código Electoral de 1943. Y también prometió al pueblo una total libertad de prensa, así como la excarcelación de todos los presos políticos.

En la misma Sierra Maestra, Fidel decía a la prensa internacional: «que quede claro que no somos comunistas. Nuestra filosofía política es la de la democracia representativa». En verdad ha pasado por alto sus promesas. Y se ha sentido en el derecho de no dar explicaciones al pueblo cubano. Cabe citar aquí, las que hizo hace ya más de 40 años a la Cadena de TV norteamericana CBS: - «Si no damos libertad a todos los partidos para organizarse no seremos un pueblo democrático. Hemos luchado para dar democracia y libertad a nuestro pueblo». Esto estará garantizado con «la opinión pública, nuestra palabra, nuestras intenciones. Porque somos desinteresados, porque es obvio que no ganamos nada no celebrando elecciones».

Nada más alejado de la dictadura socialista que Fidel Castro, con su estilo marcadamente populista y su imagen paternalista, de inagotable verbo antiimperialista, fue introduciendo en Cuba un socialismo muy sui-géneris que permitió que la Guerra Fría llegase a las costas caribeñas. Es imposible imaginar que «el líder Máximo» no sea un dictador. Bajo su dirección se destruyeron las más elementales referencias del estado de derecho, fueron eliminados todos los partidos políticos y se han conculcado las libertades de expresión, de asociación y de movimiento. (…)

En su conjunto, la Revolución de Fidel Castro se ha apartado del proyecto inicial, «profundamente humanista y martiano», y ha propulsado una sociedad militarmente jerarquizada, represiva y caracterizada por el culto a la personalidad de su Máximo líder. El mejor ejemplo del factor represivo son las «Brigadas de Respuesta Rápida» creadas en 1991 por orden de Fidel Castro e integradas por militares y militantes del PCC. Su misión: el empleo de la fuerza contra toda persona o grupo que proteste contra el gobierno.

Con todo, no sería consecuente si pretendiese negar rotundamente que en Cuba hay mucha gente aún que honestamente se siente identificada con un sistema que desde su instauración se ha pasado el tiempo haciendo promesas de un futuro mejor y pidiendo cada vez mayores sacrificios. Varios millones de cubanos han emprendido el camino del exilio por muy diferentes razones, y otros tantos permanecen en una vorágine, en una especie de callejón sin salida. Y, desde hace algún tiempo, hay quienes se arriesgan a represalias y prisiones constantes por integrarse en agrupaciones o partidos políticos, fuera de las leyes.

http://www.voltaireneescritor org/es -septiembre de 2002- (consulta realizada 10-03-2016).

Tomas Borge Jamás ha dicho una mentira

Político nicaragüense

Me es más fácil hablar del Cid Campeador o de Don Quijote de la Mancha que de Fidel Castro. Fidel es el símbolo de la lealtad. Alguna vez me dijo: la virtud más importante de un revolucionario es la lealtad; y Fidel es leal al arco iris, es leal a la lealtad, a los que tienen hambre, a los que tienen sed de justicia y de metáforas.

Fidel es leal a la verdad, nunca miente. Quizás esa es la fuente de su fuerza, de su autoridad y es que jamás ha dicho una mentira. ¿Sabes quién es Fidel? Fidel es Fidel. (Se enjuga una lágrima.)

http://soc.culture.cuba.narkive.com, -2007-01-04- Entrevista: Arleen Rodríguez Derivet (consulta realizada el 20-02-2016).

Carlos Fuentes Macías Contra Bush y contra Castro

Novelista mexicano, sociólogo, ensayista, Premio Cervantes

Como México de Carranza a Cárdenas, Castro nacionalizó, expropió pero, al contrario de México, no negoció. La escalada de enfrentamientos con Washington condujo a la ruptura de relaciones en 1961. En vez de fortalecer a la burguesía nacionalista, Castro le cerró las puertas internas y le abrió las del exilio: la pérdida de talentos y energías fue inmensa. La prensa fue sofocada. Los partidos políticos, barridos. El poder se consolidó en torno del Movimiento 26 de Julio y se inició la ronda fatal de la escalada entre la isla y los EE.UU. A mayor agresión norteamericana, mayor dictadura cubana. A mayor dictadura cubana, mayor agresión norteamericana.

A pesar de estas tensiones, Cuba realizaba grandes avances en educación y salud. Poseía, además, las armas de David contra Goliat: la resortera de la dignidad, la grandeza del pequeño contra el grande. La operación de Bahía de Cochinos, planeada hasta sus límites por el gobierno de Eisenhower y heredada con fatal inercia por el de Kennedy, resultó un fiasco para las fuerzas cubanas invasoras sin apoyo logístico norteamericano. Playa Girón culminó el prestigio de Cuba como vanguardia de la independencia latinoamericana. En Punta del Este, sucesivamente, Ernesto Guevara y Raúl Roa le dieron contenido moral y diplomático a la dignidad de toda la América Latina. ¿Cómo estar contra la Revolución Cubana?

Pero algo estaba podrido en este reino de Dinamarca. La creciente intolerancia interna en nombre de la seguridad del Estado pronto se convirtió en creciente dependencia externa respecto de la opción que la Guerra Fría siempre le ofreció al Tercer Mundo: el poder soviético. La crisis de los misiles en 1962 estuvo a punto de desencadenar la tercera y última guerra mundial. Sólo la firmeza y habilidad de Kennedy para someter, parejamente, a su propio establishment militar y al aventurado Nikita Kruschev, nos salvó de la catástrofe. Pero, para Castro, la suerte estaba echada. "Nikita, mariquita, lo que se da no se quita", no pasó de ser un eslogan. El apoyo de Castro a la invasión soviética de Checoslovaquia cerró de una vez por todas el pacto: Cuba, de serlo de España y de los Estados Unidos, pasó a ser, si no colonia, seguramente Estado cliente, "satélite" de la URSS en las Américas. Si Turquía era la avanzada occidental de los EE. UU., Cuba sería el límite oriental de la URSS.

La intolerancia, la persecución de disidentes, "patria o muerte", acaso habrían sido tolerables si a la retórica revolucionaria se hubiese añadido un mínimo de eficiencia económica. No fue así. La economía revolucionaria se inició en el desastre y terminó en el desastre. Las enormes fuerzas productivas de Cuba -capital humano vasto e inteligente, buenas cabezas económicas, riquezas inexplotadas, tierras fértiles- fueron sacrificadas a dogmas exóticos y estúpidos. La reforma agraria, encabezada en sus inicios por un hombre inteligente y patriota, Núñez Jiménez, terminó en una contradicción: en nombre de un "igualitarismo" chiflado, se privó a las ciudades del producto del campo y el campesino, sin incentivos, dejó de producir: perdieron el campo y la ciudad. Los grandiosos proyectos de industrialización a la soviética llenaron a Cuba de vieja maquinaria rusa, no sólo anticuada, sino inapropiada para el trópico. No tuvo lugar la diversificación industrial. Murió, en aras del dogma, el pequeño comercio, el restorán, la tienda familiar. La riqueza pesquera no fue aprovechada. La riqueza petrolera no estaba allí. El níquel es sólo el nombre de una moneda gringa de cinco centavos. Quedaba, como siempre, el azúcar. (…)

Castro, por su parte, escoge el momento más álgido de las relaciones internacionales desde el fin de la Guerra Fría para encarcelar a setenta y cinco disidentes y condenarlos a mil quinientos años de prisión. Va más lejos: ejecuta sumariamente a tres autoexiliados que secuestraron una nave para huir de Cuba.

"Hasta aquí he llegado" dice en una honesta y candente declaración, José Saramago *, solidario de siempre con la Revolución Cubana. Yo mantengo la línea que me impuse desde que, en 1956, la burocracia literaria cubana, manipulada por Roberto Fernández Retamar para apresurar su ascenso burocrático y hacer olvidar su pasado derechista, nos denunció a Pablo Neruda y a mí por asistir a un congreso del PEN Club internacional presidido a la sazón por Arthur Miller. Gracias a Miller, entraron por primera vez a los EE.UU. escritores soviéticos y de la Europa central para dialogar con sus contrapartes occidentales. Neruda y yo declaramos que esto comprobaba que en el terreno literario la Guerra Fría era superable. La larga lista de escritores cubanos compilada por Fernández Retamar nos acusaba de sucumbir ante el enemigo. El problema, nos enseñaba, no era la Guerra Fría, sino la lucha de clases y nosotros habíamos sucumbido a las seducciones del enemigo clasista. (…) Soy mexicano y no puedo desear para mi país ni el diktat de Washington acerca de cómo conducir nuestra política exterior, ni el ejemplo cubano de una dictadura sofocante, sin prensa, opinión, disidencia o asociación libres.

Felicito a Saramago por pintar su raya. Esta es la mía: contra Bush y contra Castro.

* Autor de obras dramáticas, escritor, poeta y periodista de origen portugués, premio Nobel de Literatura.

http://www.lajiribilla.co.cu -2003- (consulta realizada 17-04-2016).

Gore Vidal Soportó sus propios errores

Dramaturgo, ensayista y guionista estadounidense

Cualquiera que sepa algo de política sabe que Castro estaba pensando como cubano. Él fue un reformador. Pasó por malos momentos y soportó sus propios errores. Pienso en él como una figura noble.

http://www.lanacion.com.ar Entrevista: Ingrid Bejerman, tomada de http://www.cubadebate.cu -20 de agosto de 2011- ( consulta realizada 17-04-2016).

Augusto Roa Bastos Un símbolo

Escritor paraguayo, Premio Cervantes

Para mí Fidel es un símbolo, realmente, de lo que puede ser un gobernante revolucionario. Él se ha desempeñado con eficacia, con honradez y con espíritu patriótico, que para mí es lo más resaltante de su gestión de gobierno; el profundo amor a su pueblo cubano y también su sensibilidad hacia los pueblos de América Latina.

Tomado de http://www.bolpress.com. E ntrevista realizada por Marina Menéndez y Luis Báez entre el 13 y 14 de agosto de 2003 -reportado por la agencia de noticias cubana Prensa Latina- ( consulta realizada 17-04-2016).

Raúl Dopico Los símbolos

Escritor, poeta, ensayista y periodista de origen cubano

Tras 47 años en el poder, el 31 de julio de 2006, a las 9 de la noche con 15 minutos, Fidel Castro dijo la mentira más importante de su vida, a través de su jefe de despacho Carlos Valenciaga: "la operación me obliga a permanecer varias semanas de reposo alejado de mis responsabilidades y cargos".

Fidel Castro no escribió ni firmó esas palabras. Estaba entre la vida y la muerte, e iba a ser operado de urgencia para controlar una hemorragia intestinal. Una condición médica que le impediría para siempre regresar al poder, al menos de manera formal. Pero el personaje, con su ensayada astucia de siempre, tuvo tiempo para dictar su intento de convencernos de que todo estaba bien, que pronto estaría de regreso. Al fin y al cabo, ese era el mayor logro de su vida: hacernos creer que debíamos creer. (…) con su hermano Raúl al mando, cada vez va quedando menos del poderoso fidelismo de antaño. Y no porque "la narrativa en Cuba ha cambiado", sino porque los símbolos que representaron al fidelismo están siendo borrados, uno a uno, por el pragmatismo de Raúl, que busca salir del atolladero económico que le dejó su hermano sin tener que ceder espacios políticos.

Aquí algunos de los símbolos más notables que se han desmoronado.

1-El gusano, símbolo fidelista para catalogar al cubano despreciable y traidor, convertido en mariposa, es el motor de la economía cubana. Sus envíos de dinero, medicinas, comida, ropa y efectos eléctricos, sumados a las enormes cantidades de divisas que dejan en sus viajes a la Isla, son el principal rubro de la devastada e ineficiente economía cubana.
2-El permiso para viajar y permanecer en el extranjero hasta 24 meses. Un instrumento político que busca aumentar la base de cubanos que alimenten con dólares a la economía nacional, diseñado para crear una clase de cubanos residentes en Estados Unidos (amparados por la Ley de Ajuste Cubano), sin resentimientos políticos, que puedan entrar y salir de la Isla sin conflictos. Un Mariel sin trascendencia política y muchos beneficios económicos. Porque a Raúl, a diferencia de Fidel, no le interesa mucho la ideología.
3-La ofensiva revolucionaria convertida en el capitalismo del timbiriche, con dos millones de cubanos tratando de sobrevivir por cuenta propia, 45 años después de que Fidel Castro se los quitó todo.
4-Las casas convertidas en objeto de venta o de renta. Los cubanos que se van ya no pierden sus casas, y las pueden vender, comprar o rentar. Incluso tener más de una.
5-El boxeo y el béisbol regresan al profesionalismo. Pronto lo harán otros deportes, como el voleibol. El deporte rentado, hoy más mercantilista que siempre, es una fuente más de ingresos de dólares. El propósito fidelista del deporte amateur como vehículo de propaganda y superioridad ideológica se desploma a pedazos inevitablemente.
6-Cuatro millones de cubanos que no tienen acceso a las remesas viven en la pobreza extrema, con ingresos de cuatro dólares al mes, lo que significa el derrumbe del sueño de una sociedad igualitaria, en el que todos estaban al mismo nivel de pobreza, implementado por Fidel Castro a través de su libreta de abastecimientos y su administración de la miseria. O lo que es lo mismo, el control del poder a través del estómago.
7-Los médicos, las enfermeras y los maestros sustituyen las carencias y las condiciones deplorables en las que trabajan, cobrando en dólares servicios de contrabando de más calidad. Un regreso tercermundista a la opción de la salud y la educación privadas.
8-La austeridad de Fidel Castro hace mucho que sabemos que está empacada en lujos burgueses. Pero las nuevas tecnologías dejan esos vicios al desnudo, con el hijo preferido de Castro convertido en video viral, mientras vacaciona en Turquía a costa de la miseria del cubano, con guardaespaldas incluidos. La revolución proletaria convertida en lucrativa corrupción.
9-Los CDR *, como la primera trinchera de los delatores del fidelismo, convertidos en cascarones vacíos, con una inmensa militancia frustrada, que es capaz, si se lo piden, de seguir gritando "Pa lo que sea Fidel, pa lo que sea", mientras sueña con fugarse para Miami, y reinventarse como víctima del fidelismo, para regresar al año y un día.
10-Cuba sí y yanquis mejor. El eterno enemigo convertido en aliado inescrupuloso, por obra y gracia de la ineptitud de un activista social disfrazado de presidente, que está empecinado en ser el primer mandatario yanqui en pisar La Habana en más de medio siglo. Todo porque se acaba la teta chavista y se necesita del acceso al financiamiento de los bancos del imperio.

Sin embargo, es vital destacar que el estado totalitario se mantiene intacto. Lo que está cambiando es la manera de mantenerlo, la manera de usar la fuerza represiva para conservar el poder. Ya no se fusila a los opositores, se les mata en accidentes de tránsito. Ya no se dan grandes e intimidantes discursos públicos, se intimida en privado. Ya los opositores no reciben largas condenas de prisión, sino breves y frecuentes detenciones y palizas en unos casos, y uno o dos años de prisión sin juicio, en otros, dependiendo del tipo de oposición. Ya no se prohíben los libros, las obras de teatro, las canciones o las películas críticas. Se les ignora como si no existieran. Han aprendido que nada de eso tumba a un gobierno. Todo lo contrario: sirve de catarsis.

* Sistema de vigilancia colectiva que se estructura a nivel de cuadras (una “cuadra” equivale a todas las casas que hay en 100 metros a lo largo de las calles) y de manzanas (una “manzana” equivale a todas las casas que ocupan un perímetro de 100 metros cuadrados). Algunas de sus funciones son vigilar e informar sobre los desafectos al régimen y las actividades delincuenciales; cooperan con las autoridades.

http://www.diariodecuba.com -18 de Agosto de 2015- (consulta realizada 15-02-2016).

Michael Moore La pata de pavo sobrante

Director y escritor estadounidense

¿Alguna vez se preguntaron como ha hecho Fidel Castro para permanecer tanto tiempo en el poder? Nadie -excepto el Rey de Jordania- ha permanecido en el gobierno por un período más largo de tiempo. El hombre sobrevivió a ocho presidentes estadounidenses, diez Juegos Olímpicos, y el regreso del Cometa Halley. Y sin importar lo que el gobierno de Estados Unidos hace para derrocarlo, tiene más vidas que “regresos” ha tenido Cher.

No es porque nuestros líderes no hayan hecho su mejor esfuerzo para derrocarlo. No, ya desde que Castro liberó su país del corrupto régimen de Fulgencio Batista (al que apoyaban los Estados Unidos y la Mafia) Washington ha probado una gran variedad de métodos para derrocarlo. Estos han incluido intentos de asesinato (pagados con el dinero de nuestros impuestos), invasiones, bloqueos, embargos, amenazas de aniquilación nuclear, desorganización interna, y guerra biológica (la CIA tiró manojo de gérmenes de Fiebre Porcina Africana sobre el país en 1971, obligando a los cubanos a matar 500 mil cerdos).

Y -algo que siempre me ha parecido extraño- ¡hay actualmente una base naval estadounidense en la isla de Cuba! Imaginen si luego de haber derrotado a los británicos en nuestra Revolución de Independencia, les hubiéramos dejado mantener unos miles de soldados y un puñado de acorazados en la bahía de Nueva York. ¡Increíble! El presidente Kennedy, que siguió con el plan del Presidente Eisenhower para invadir Cuba en la Bahía de Cochinos, ordenó a la CIA matar a Castro, intentándolo todo, desde una lapicera rellenada con tinta envenenada hasta un cigarro explosivo. (No, no estoy obteniendo mi información de Maxwell Smart; está todo en el informe del Comité Church al Congreso, de 1975).

Por supuesto que nada de esto funcionó. Castro se volvió más fuerte y los Estados Unidos continuaron pasando vergüenza. Cuba era vista como “el país que se nos escapó.” Comenzó a ser una molestia para nosotros. Aquí tenemos a cada nación de este hemisferio metida en nuestro bolsillo, excepto a “esos malditos cubanos.” Se ve mal. Como cuando toda la familia sale a cenar y la oveja negra, el pequeño Billy, no se quiere quedar quieto en la silla y hacer lo que le dicen. Todos en el restaurante miran a los padres y se preguntan qué clase de educación le están dando. La apariencia de que no lo están disciplinando o controlando como se debe es la peor humillación. Entonces comienzan a vapulear al pequeño Billy, el que -olvídenlo- no va a terminar sus porotos nunca.

Así es cuán tontos lucimos al resto del mundo. Como si nos hubiéramos vuelto locos por esta pequeña isla a 90 millas de nuestras costas. No nos sentimos de ese modo frente a una real amenaza para la humanidad, como la que significa el gobierno chino. ¡Y hablo acerca de una pandilla de asesinos! Aun así, no podemos movernos más rápido para meternos en la cama con ellos. Washington gastó 23 años poniéndonos en contra de los chinos, y luego, repentinamente: ¡un día son nuestros amigos! Parece que los Republicanos y sus compinches empresarios no estaban realmente en contra de los dictadores comunistas, sino contra aquellos que no los dejaban entrar a China para hacer dinero.

Y ese fue, por supuesto, el error fatal de Castro. Una vez que tomó el poder, nacionalizó todos los negocios americanos y pateó a la mafia fuera de La Habana. Fue como si se sentara en la Falla de San Andrés, porque la ira del Tío Sam cayó duro sobre él, y no lo ha dejado tranquilo por más de 37 años. Y a pesar de eso Castro ha sobrevivido. Por ese sólo éxito, y a pesar de todos sus defectos (represión política, discursos de cuatro horas y una tasa de alfabetismo del cien por ciento), hay que admirar al muchacho.

Pero: ¿Por qué continuamos peleando por esta pata de pavo sobrante de la Guerra Fría? La respuesta puede encontrarse mirando no más lejos de una ciudad llamada Miami. Es desde allí que un puñado de exilados cubanos enloquecidos han controlado la política extranjera de los Estados Unidos hacia esta insignificante nación insular.

http://www.cubadebate.cu -9 abril 2004- Traducción libre: Andrés Capelán (consulta realizada 02-05-2016).

Lech Walesa Continuar presionando al régimen

Ex presidente de Polonia, Premio Nobel de la Paz

Si Castro continúa transmitiendo el poder a este ritmo, lo habrá pasado completamente dentro de 200 años. Esto, desgraciadamente, es sólo un paso hacia la democracia en Cuba, porque Castro sigue controlando el Partido Comunista. Todavía tenemos a su hermano Raúl y a todos sus amigos del clan Castro; así que el comunismo prevalece en Cuba. La comunidad internacional debe continuar presionando al régimen de La Habana, para que los cubanos puedan disfrutar de una verdadera libertad.

http://www.cubaencuentro.com –página actualizada el 13/01/2016, aunque el testimonio debe haberse realizado en el año 2008, en que Castro renuncia- (consulta realizada 10-03-2016).

Claudia Furiati Una fuerza más allá de la muerte

Periodista brasileña, escritora y biógrafa de Castro

Me daba mucha preocupación, aflicción en el corazón y en la mente ver a un hombre a quien la muerte lo perseguía siempre, siempre, en todo instante, aunque esa muerte nunca lograba acercarse a él. Quien lee sobre muchos de los atentados sabe que es así. El más conocido, sobre el milkshake (batido) que llega, pero no llega, ¿cómo es posible que él no haya tomado el milkshake que estaba preparado desde hace tanto tiempo para que él tomara el veneno? Fidel tenía una fuerza más allá de la muerte, era el hombre contra la muerte, era la vida. Y era mucho más vida que muerte. Ese misterio me llevó a tratar de saber más de él. Quería saber más y más. El enigma de la muerte, la pregunta de por qué no lo alcanza jamás, de dónde viene su fuerza tan vital, me llevó a un libro, me lanzó a una investigación de la que salió una biografía. La pregunta aun no logro contestarla porque Fidel es siempre una sorpresa para todos nosotros y va empezar un nuevo capítulo.

http://soc.culture.cuba.narkive.com, -2007-01-04- Entrevista: Arleen Rodríguez Derivet (consulta realizada el 20-02-2016).

[...]

Final del extracto de 80 páginas

Detalles

Título
Fidel Castro (Opiniones positivas y negativas) [Nueva edición]
Subtítulo
Lo fundamental sobre Fidel Castro y la revolución cubana
Autor
Año
2020
Páginas
80
No. de catálogo
V538418
ISBN (Ebook)
9783346173676
ISBN (Libro)
9783346173683
Idioma
Español
Notas
Lo fundamental sobre Fidel Castro y la Revolución cubana Es una trilogía cuya primera obra es Así habló Fidel Castro: compilación de citas que sintetizan pensamientos, ideas y reflexiones organizadas por temas y cronológicamente, el segundo libro, Fidel Castro (El camino de la resistencia), es un ensayo biográfico, político y militar y el último libro Fidel Castro (Opiniones positivas y negativas) son opiniones de personalidades.
Etiqueta
Cuba Fidel Castro Ruz Revolución Roberto Bonachea Entrialgo Fidel Castro (Opiniones positivas y negativas) Fidel Castro (El camino de la resistencia) Así habló Fidel Castro
Citar trabajo
Roberto Bonachea Entrialgo (Autor), 2020, Fidel Castro (Opiniones positivas y negativas) [Nueva edición], Múnich, GRIN Verlag, https://www.grin.com/document/538418

Comentarios

  • No hay comentarios todavía.
Leer eBook
Título: Fidel Castro (Opiniones positivas y negativas) [Nueva edición]



Cargar textos

Sus trabajos académicos / tesis:

- Publicación como eBook y libro impreso
- Honorarios altos para las ventas
- Totalmente gratuito y con ISBN
- Le llevará solo 5 minutos
- Cada trabajo encuentra lectores

Así es como funciona