El rol de REDIN en la protección de los Derechos Humanos de los migrantes en el marco de la CSM (2011-2019)


Proyecto/Trabajo fin de carrera, 2020

32 Páginas


Extracto

Índice General

Resumen

Abstract

Introducción

Métodos

Diseño

Población y muestra

Instrumentos y análisis de datos

Resultados

El rol de REDIN, en el marco de la CSM, para garantizar el acceso de los Derechos

Humanos de los migrantes de Chile en el período 2011-2019

Describir los programas de REDIN que, permiten garantizar el acceso a los derechos humanos de los migrantes de Chile en el marco de la CSM

Describir los efectos que la participación de REDIN tiene en la protección de los derechos humanos de los migrantes de Chile

Analizar las acciones de la CSM para la participación de REDIN para garantizar el acceso a los derechos humanos de los migrantes

Discusión

Referencias

Resumen

El presente trabajo final de grado, con enfoque cualitativo y de tipo descriptivo, analizó, como objetivo principal, la participación de la fundación Red Inmigrante en el marco de la Conferencia Sudamericana sobre Migraciones (CSM) como promotora de los derechos humanos e integración de los migrantes de Chile en el período 2011-2019. Se tomó a la fundación como parte de la Sociedad Civil, y se vinculó el funcionamiento de esta con respecto a la CSM y la importancia y el rol que lleguen a ocupar dentro de ella. Se observaron, entre algunos de los resultados finales, las constantes problemáticas que deben sortear como Sociedad Civil para concretar sus objetivos primordiales de inclusión e integración para los migrantes, como la poca representatividad que tiene la Sociedad Civil dentro de la CSM, y teniendo como principal sustento legitimador la vinculación directa con el estado, idealizador de políticas públicas, teniendo en parte un papel de pasividad dentro del marco de la CSM. Se destacó, por otra parte, la constancia que se tiene por parte de la CSM de intentar generar espacios de acción y formalidad para la Sociedad Civil misma dentro de sus respectivas conferencias, en pos de promover el debate multilateral y la incorporación de los actores no estatales dentro de la Conferencia, para fortalecer la integración y creación conjunta de pautas de acción, estableciéndose como un elemento prioritario para la defensa de los derechos humanos de los migrantes y dejar de lado la poca interacción directa con la Conferencia Sudamericana sobre Migraciones.

Palabras clave: Sociedad Civil; Conferencia Sudamericana sobre Migraciones;REDIN; Humanización.

Abstract

The present final degree project, with a qualitative and descriptive approach, analyzed, as its main objective, the participation of the Red Inmigrante Foundation within the framework of the South American Conference on Migration (CSM) as a promoter of human rights and integration ofthe migrants from Chile in the period 2011-2019. The foundation was taken as part ofCivil Society, and its operation was linked to the CSM and the importance and role that they come to occupy within it. Among some of the final results, the constant problems that Civil Society must overcomein order to specify its primary objectives of inclusion and integration for migrants were observed, such as the little representation that Civil Society has within the CSM, and having as its main legitimizing support the direct link with the state, idealizer ofpublic policies, having in part a passive role within the framework of the CSM. On the other hand, it was highlighted the constancy thatthe SACM has oftrying to generate spaces for action and formality for Civil Society itselfwithin its respective conferences, in order to promote multilateral debate and the incorporation of non-governmental actors. within the Conference, to strengthen the integration and joint creation of action guidelines, establishing itselfas a priority element for the defense ofthe human rights of migrants and leaving aside the little direct interaction with the South American Conference on Migration.

Keywords: Civil Society; South American Conference on Migration; REDIN; Humanization.

Introducción

La región de América Latina se caracteriza fuertemente por un amplio expediente en cuanto a las migraciones se refiere. La misma historia de la región depende de ello, desde su no muy lejano origen en el tiempo la región se vio envuelta en flujos migratorios importantes para consolidar los estados naciones como se conocen en la actualidad. La inmigración europea fue, de por sí, un proceso migratorio, que involucró grandes cambios socioculturales en el continente. Miles de españoles, portugueses, italianos, y diversas identidades llegaron al continente en busca de una mejor calidad de vida y escalar socialmente, trayendo consigo su cultura y su estilo de vida (Pérez, 2012).

Los siglos XIX y XX fueron muy importantes para la migración, llegando a América Latina una cantidad importante de inmigrantes de todos los rincones del viejo continente, con un contexto político y económico poco alentadores, debido a las distintas crisis económicas, las constantes guerras y las hambrunas que acarreaban. Es en esas épocas en que buena parte de los Estados Nación latinoamericanos, como Argentina, Chile, Uruguay y Brasil, consiguen alcanzar altos niveles de desarrollo económico y demográfico (Martínez Pizarro, 2006).

Actualmente, si bien las migraciones extracontinentales siguen siendo considerables, cobran mayor protagonismo las migraciones regionales, como la población latinoamericana, que dirige sus esfuerzos y esperanzas a otros países de la región, e inclusive más al norte, concentrándose en EE.UU la mayor cantidad de migrantes latinoamericanos. Así, las migraciones internacionales tienen cada vez más importancia, pues así es como, en parte, se mantienen las economías de miles de familias, en base a las remesas que dirigen los migrantes hacia sus países de origen, aportando así a la economía de sus hogares (Riaño, 2019). Según el reporte sobre migración y desarrollo del Banco Mundial (BM), el flujo de remesas hacia los países de ingresos bajos y medios habría superado los 550.000 millones de dólares en 2019, lo que representa un aumento del 4,7% con respecto al 2018 (Hernández, 2019).

La Organización Internacional para las Migraciones (OIM), por su vasta experiencia en el campo de las migraciones y sus constantes labores, proyectos y planes para con la población migrante, y al ser el órgano de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y el más importante de las organizaciones que trabaja con el campo migratorio, considera que la migración es el “movimiento de personas fuera de su lugar de residencia habitual, ya sea a través de una frontera internacional o dentro de un país” (OIM, 2020, s/p.).

De esta concepción se extrae la subdivisión de Migraciones Internacionales, la cual se la reconoce como “Movimiento de personas fuera de su lugar de residencia habitual y a través de una frontera internacional hacia un país del que no son nacionales” (OIM, 2020). El Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de las Naciones Unidas (DAES) adjunta a la definición de Migración Internacional como “toda persona que cambia de país de residencia habitual”, excluyendo así los movimientos “con fines de ocio, vacaciones, visitas a amigos y familiares, negocios, tratamiento médico o peregrinación religiosa” (Recomendaciones sobre Estadísticas de las Migraciones Internacionales, 1999, p. 32.).

De tal modo, los derechos humanos son derechos inherentes a todos los seres humanos, sin distinción alguna de nacionalidad, lugar de residencia, sexo, origen nacional o étnico, color, religión, lengua, o cualquier otra condición. Todos tienen los mismos derechos sin discriminación alguna. Por ende, los migrantes poseen los mismos derechos que cualquier ser humano, ya que su calidad de migrante, persona que se desplaza de un lugar a otro para vivir, no los diferencia ni excluye de los demás seres humanos. Sin embargo, es mucho más fácil que sus derechos humanos se vean vulnerados en su estado de destino, con frecuencia por su mera condición de ser migrantes y al no ser contemplados como residentes nativos ni el ser amparados por la justicia local, ni poseer conocimientos de sus propios derechos humanos, tales como la libre circulación y elección de su propia residencia en el territorio de un estado y salir de cualquier país, incluyendo el propio, y regresar a su país (Declaración Universal de los Derechos Humanos, 2020).

Existen distintos tipos de derechos humanos para los migrantes, dependiendo de la situación geográfica de los mismos, ya sea desde su país de origen, y país de destino. En este trabajo se aprecian los derechos humanos desde el país de destino de los migrantes dentro del marco de la Conferencia Sudamericana de Migraciones, ya que son éstos los derechos que son más vulnerados día a día, y son estos los derechos humanos que tienen que ser garantizados y meticulosamente promocionados por los mismos estados receptores, labor que se les compete por ley y por pleno compromiso con el progreso social, tal como dictamina el preámbulo de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Se incluyen los derechos económicos, sociales y culturales (DESC), como el derecho a la alimentación, a la vivienda adecuada, a la educación, a la salud, a la seguridad social, a la participación en la vida cultural, al agua y saneamiento, y al trabajo (Manual Regional, 2020). La gran mayoría de los países de Sudamérica reconocen en forma amplia los DESC para los nacionales y migrantes en situación regular, tema previamente tratado por la CSM (XCSM, 2009).

Se hace mención de la Conferencia Suramericana de Migraciones (CSM) o Proceso de Lima, el cual es un proceso consultivo regional sobre migración, desde el año 2000, cuyo objetivo es facilitar un foro de consulta para los países de América del Sur en las principales esferas de desarrollo; las diásporas; los derechos de los migrantes; la integración; el intercambio de información; las estadísticas sobre migración; y la lucha contra la trata y el tráfico de personas (IOM, 2020).

Se diferencia de la Conferencia Regional sobre Migración (CRM) o Proceso de Puebla geográficamente de la región que abarcan, siendo el Proceso de Puebla orientado a las migraciones de América del Norte y Centro-América con 11 estados miembros, mientras que la Conferencia Suramericana de Migraciones (CSM) o Proceso de Lima, con 12 miembros, siendo de la región de América del Sur. Si bien poseen características en común, siendo ambos procesos consultivos regionales sobre migraciones, abarcando la misma temática, pero adoptando cada una un enfoque diferente en cuanto a las políticas migratorias. El carácter político que expresan ambas regiones es en base a las tendencias de las mismas, abordando la gestión y gobernanza migratoria (Ramírez, Ceja y Alfaro, 2019).

La CSM hace énfasis en los derechos humanos, tema principal que aborda este trabajo, enfocándose en el proceso de Humanización, el cómo se logra que los mismos estados puedan garantizar y promover los derechos humanos de la población migrante, de qué forma toma parte en este proceso de Humanización y qué problemáticas abordan dentro de la temática de los derechos humanos. Así, se analizan los distintos planes, programas, proyectos y trabajos que se han ido elaborando dentro del marco de la CSM en base al enfoque de los derechos humanos, que es de principal interés.

Fundación Red Inmigrante (REDIN) es una organización sin fines de lucro, ubicada en la ciudad de Los Ángeles, perteneciente a la región de Biobío, al centro sur de Chile, ubicada a 510 kilómetros de la ciudad de Santiago de Chile y 127 kilómetros de la ciudad de Concepción, la capital regional. La fundación tuvo un origen más humilde, con una persona dando clases de español a haitianos dos veces a la semana, pero progresivamente se logró constituir el 5 de septiembre de 2017 como Fundación Red Inmigrante (REDIN, 2020).

La Fundación REDIN tiene como objetivo orientar a los migrantes que residen en la región de Biobío, promoviendo su acogida e integración en el país mediante la enseñanza del idioma español, la enseñanza de las leyes, la enseñanza de las costumbres y la enseñanza de la cultura nacional. Trabajan con la comunidad chilena para entregar instrumentos y mecanismos que busquen promover la empleabilidad de los migrantes, mejorar su acceso a la salud, y lograr su inserción óptima en Chile. Tiene varios programas para concretar sus objetivos y lograr la plena integración a la sociedad chilena por parte de los migrantes, como los programas laborales, de salud, social, cultural y de trámites migratorios (REDIN, 2020).

Se define a una fundación como una persona jurídica que, necesitando el aporte patrimonial de una o más personas, comienza sus actividades, siempre y cuando no estén destinadas al lucro y que sea para un bien común para la sociedad. Si bien es una personalidad jurídica privada, ya que no depende exclusivamente del estado u otra personalidad jurídica pública, sí requiere de la autorización del Estado para funcionar (Código Civil y Comercial de la Nación, 2014).

Dentro de la región de América del Sur, se encuentra en aumento la cantidad de fundaciones que se dedican a las migraciones internacionales, al igual que las sociedades civiles y distintas organizaciones no gubernamentales que se dedican específicamente a los derechos humanos de los migrantes. Es a finales de los años 90 cuando la sociedad civil comienza a tomar mayor representatividad en la construcción de la agenda política sobre migraciones, con un contexto regional donde el modelo socioeconómico neoliberal era el camino a seguir para los países sudamericanos, arrastrando detrás de sí un aumento de los niveles de pobreza y desempleo, de precarización del trabajo asalariado y de una marcada desigualdad en la distribución del ingreso, marcándose así a la migración intrarregional y extrarregional como una estrategia de supervivencia para importantes sectores de la población (Magliano, 2009).

Distintas organizaciones y redes de organizaciones mantienen encuentros propios de carácter nacional, regional y global, participan como miembros observadores en las reuniones anuales de los Estados sudamericanos junto con organismos internacionales como la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB), así como en los espacios de integración subregional, como por ejemplo el MERCOSUR y la Comunidad Andina de Naciones (Domenech, 2008).

Dentro de la Conferencia Sudamericana de Migraciones (CSM), se reconoce el rol de la sociedad civil, aunque no siempre se garantizó su participación, más sin embargo, en la mayoría de las declaraciones finales de la CSM se hace referencia a la necesidad de una intervención activa de la misma, a pesar que sólo en dos ocasiones (en la III CSM del 2002 y la V CSM en 2004 en Quito y La Paz respectivamente) se le permitió a la Sociedad Civil una forma organizada y articulada de participación (Santillo, 2008).

Las fundaciones suelen correr la misma suerte que la sociedad civil en cuanto al nivel de interacción con la CSM. De algún modo, se puede hablar de una relación indirecta con el marco de la CSM, al tener las fundaciones y las sociedades civiles ciertos desempeños y colaboraciones con los gobiernos de los Estados que componen a la CSM, teniendo así, en consecuencia, cierto grado de credibilidad, legitimidad y credibilidad en sus métodos y accionares con los migrantes (Magliano, 2009).

Recordando, las fundaciones entran también en la definición de Organización sin Ánimo de Lucro (OSAL), las cuales, al igual que las también mencionadas Organizaciones de la Sociedad Civil, reclamaron un papel importante dentro de Chile, país que se escogió para analizar en este trabajo (Mapa de las Organizaciones de la Sociedad Civil, 2020).

Aquí es donde las OSAL cobran protagonismo, al ayudar a estos migrantes a tener la oportunidad de insertarse socialmente, encontrar trabajo, ser asesorados jurídicamente para poder instalarse de forma segura y legal en el país, y mientras tanto, sus derechos no se vean violados de ninguna forma. Este tipo de asistencia la realizan muy notablemente las fundaciones, siendo el 9,4% de las OSAL inscriptas en Chile hoy en día, cuando en 2015 eran un 6,8% del total (Mapa de las Organizaciones de la Sociedad Civil, 2020).

Entre tanto, el tema de la regulación migratoria es un tópico que ha sido estudiado anteriormente con bastante frecuencia, con un historial de investigaciones amplio que tratan de cómo los procesos regionales adhirieron en ellos la incógnita de cómo las migraciones internacionales han de ser reguladas. Estas investigaciones ocuparon tales procesos en la región, dándonos detalles sobre sus funcionamientos y los ejes principales a los que se remontan (Ramírez, Ceja y Alfaro, 2019).

Se encuentran estudios que se enfocan en la sociedad civil e integración regional en migraciones, como García Zamora y García Guerrero (2017), que analizan el retorno de los migrantes mexicanos de Estados Unidos a causa de las crisis económicas de 2007-2008, las políticas anti inmigrantes y las deportaciones masivas. Plantean el reto de generar nuevas políticas públicas que apoyen a los migrantes y a la reintegración de los migrantes retornados y sus familias por parte de todos los actores sociales del fenómeno migratorio. Consideran que, cuando las autoridades gubernamentales se muestran carentes de propuestas, se encuentra un terreno fértil para que los involucrados en el fenómeno se apropien de la agenda y sean capaces de generar propuestas serias y concretas, y este trabajo es el de la sociedad civil, que está organizándose y planteando acciones para encarar a la migración desde sus diferentes aristas.

Vales y Vuollo (2019) consideran que el actual contexto migratorio en Chile se ha traducido en una serie de desafíos para distintos actores del mundo político, la sociedad civil y, ciertamente, el mundo educativo. Para hacer frente a problemáticas complejas, la convicción de Fundación Educación 2020 ha sido, desde sus orígenes, empoderar a la ciudadanía y fortalecer las capacidades de las comunidades educativas para participar de manera activa en el devenir social. Desde esta perspectiva, la SC presentó un proyecto que busca fortalecer el derecho a una educación de calidad del estudiantado migrante en Antofagasta, región que ocupa el segundo lugar en la cantidad de población migrante de Chile, para avanzar hacia una educación intercultural y para contribuir al diseño de políticas públicas que consideren la realidad y experiencia del territorio.

Por último, Darwit Parra (2018) analiza las políticas de migración e integración, tendencias migratorias y flujos migratorios históricos en Chile y Canadá enfocándose en el período 2011 al 2015, para integrar los aspectos exitosos y reproducibles derivados de las políticas migratorias canadienses a la realidad nacional. Los resultados arrojaron que el rol de la sociedad civil es fundamental para el desarrollo de una política migratoria sólida y exitosa, así como el incentivo y la tutela institucional en la elaboración de políticas intersectoriales de carácter migratorio.

Complementando esta investigación, se resalta la aparente escasez de datos y estudios acerca de la actividad directa de la Sociedad Civil y las Fundaciones en el marco contextual dela Conferencia Sudamericana de Migraciones, por lo que podría ser productivo y novedoso realizar un análisis que tuviese la posibilidad de resolver algunas incógnitas, por ejemplo, el cómo se vinculan las migraciones con los Derechos Humanos en la región de Sudamérica, cuál es la relación entre la CSM y las fundaciones, cuáles son los obstáculos, si los hay, para la participación de las Fundaciones en la CSM como garantes de los derechos humanos de los migrantes, cómo se relaciona el fenómeno de la migración con el concepto de humanización, etc. A tal fin, el presente Trabajo Final de Grado intenta responder el siguiente interrogante: ¿Cuáles son las acciones de la Fundación Red Inmigrante, en el marco dela CSM, para garantizar el acceso a los derechos humanos de los migrantes en el período 2011-2019?

Además, se desarrolla un marco teórico, el institucionalismo, para el reconocimiento de ideas que formulan a las fundaciones, desde el planteo que laCSM le da a este campo. North (1993) considera que las instituciones son como “restricciones que surgen de la inventiva humana para limitar las interacciones políticas, económicas y sociales”. Incluyen restricciones “informales” como las sanciones, los tabúes, las costumbres, las tradiciones, y los “códigos de conducta”, así como las restricciones “formales”, véanse las constituciones, las leyes, y los derechos de propiedad (North, 1993).

Las migraciones internacionales están reguladas y organizadas por políticas de carácter público, que responden a diferentes modelos de sociedad ideológicamente configurados (Novick, 2008) y que dejan ver que rol cumplen las instituciones del Estado en la promoción, restricción y control de los flujos migratorios internacionales en cada jurisdicción. Por lo tanto, se entiende por políticas públicas al conjunto de acciones y omisiones que manifiestan una modalidad de intervención del Estado en relación con una cuestión que concilia el interés de otros actores de la sociedad civil (Califano, 2011).

Las políticas públicas migratorias son entonces las propuestas y objetivos a alcanzar desde el sistema estatal, con la finalidad de controlar la cantidad, la composición, el origen, la dirección, el asentamiento y la integración de los flujos migratorios de todo tipo (Mármora, 1988). Paulatinamente, la Fundación Red Inmigrante cobra sentido en el contexto institucionalista, promoviendo los derechos humanos de la población migrante en Chile, país miembro de la Conferencia Sudamericana de Migraciones. Con un historial y capacidad de llevar a cabo sus planificaciones y proyectos junto con las instituciones del Estado, REDIN ha podido avanzar con la preservación de los Derechos Humanos, la inclusión de los migrantes en la sociedad chilena, y orientar y otorgar a los migrantes las herramientas necesarias para poder integrarse también en el mercado laboral.

[...]

Final del extracto de 32 páginas

Detalles

Título
El rol de REDIN en la protección de los Derechos Humanos de los migrantes en el marco de la CSM (2011-2019)
Autor
Año
2020
Páginas
32
No. de catálogo
V1214746
ISBN (Libro)
9783346655479
Idioma
Español
Palabras clave
redin, derechos, humanos
Citar trabajo
Sebastián García (Autor), 2020, El rol de REDIN en la protección de los Derechos Humanos de los migrantes en el marco de la CSM (2011-2019), Múnich, GRIN Verlag, https://www.grin.com/document/1214746

Comentarios

  • No hay comentarios todavía.
Leer eBook
Título: El rol de REDIN en la protección de los Derechos Humanos de los migrantes en el marco de la CSM (2011-2019)



Cargar textos

Sus trabajos académicos / tesis:

- Publicación como eBook y libro impreso
- Honorarios altos para las ventas
- Totalmente gratuito y con ISBN
- Le llevará solo 5 minutos
- Cada trabajo encuentra lectores

Así es como funciona