Suiza y Europa: Problemas de identidad cultural y aproximación al concepto de pertenencia de nación en Max Frisch, Friedrich Dürrenmatt, Peter Bichsel y Adolf Muschg


Estudio Científico, 2010
29 Páginas, Calificación: 1

Extracto

Inhalt

1. Introducción

2. Suiza

3. Europa

4. ¿Literatura y/o política?

5. Bibliografía utilizada

1. Introducción

“Jede Kultur gründet sich mehr auf Vorurteile denn auf Wahrheiten”

(Friedrich Dürrenmatt, Persönliches über die Sprache)

Resulta más que sorprendente y, en cierto modo, casi irónico, que uno de los motivos que durante más tiempo había separado sangrientamente a todos los europeos sea lo que ahora pretende unirlos. Las diferentes soluciones fronterizas que han ido configurando a todos los países del continente europeo, no sin sus merecidas críticas, parecen haber empezado a fundirse en una unidad que si en Schengen en el año 1985 parecía casi utópica, en el tratado de Lisboa (aun pendiente de entrar en vigor) ha empezado a convertirse en una confirmación de una declaración de principios utópica que empieza a ser cada vez más real. El acuerdo firmado en Schengen, el cual abogaba por una unificación no solo cultural y monetaria, sino también fronteriza que facilitara el intercambio y la movilidad entre todos los paises miembros, parece haber marcado el destino de los acontecimientos de la Unión Europea de los últimos veinte años. El atractivo y las ventajas de una unión fronteriza apoyada por la unión económica y monetaria ratificada en Maastricht en 1992 fue el desencadenante decisivo para las ampliaciones que han terminado por darle a la Unión Europea una entidad global de la que carecía en un primer momento. Las diferentes ampliaciones, 1986 (Ibérica), 1995 (EFTA) y 2004/07 (Este) han configurado una unión cada vez más europea en cuanto a sus criterios de unificación, principalmente culturales, geográficos, históricos y políticos.[1] Sin embrago, a pesar del deseo común generalizado, sigue habiendo voces discrepantes euroescépticas que se oponen al apoyo de una colaboración de estas características. Uno de los principales representantes de este movimiento contrario se puede encontrar en Suiza, un país que tanto por motivos históricos, políticos, geográficos y, sobre todo, culturales debería de haber pertenecido a la Unión Europea prácticamente desde su fundación. Sin embargo, su negativa ha sido siempre firme al respecto. El presente trabajo pretende esgrimir a grandes rasgos los motivos de esta conducta de rebeldía.

La identidad suiza es una pregunta de difícil respuesta por la diversidad de perspectivas nacionales y lingüísticas que tienen lugar en un país pequeño que, a pesar de sus deseos, ni es una isla, ni está al margen de sus países vecinos. El esfuerzo de defensa de una identidad propia ha sido una constante desde antes de su independencia, aunque posiblemente se puedan extraer dos grandes momentos de apogeo y de fundamentación del concepto nacional, el primero de ellos en la época del Sturm und Drang y el segundo con motivo del triunfo del nacionalsocialismo en Alemania[2]. Sin embargo, una afirmación de estas características puede, en cierto modo, llegar a contradecirse a sí misma: ¿Podría ser que todos estos postulados y posicionamientos no pasen de ser una mera leyenda alejada de la realidad? De ser así, la verdadera identidad nacional suiza estaría bastante distanciada de aquellos principios que ostenta como característicos y primarios (neutralidad, democracia federal.. etc.), lo cual podría conducir a una irreconciliable contradicción de verdad y mito. Para algunos escritores, esto es precisamente el hecho determinante de no estar capacitados para asumir una renovación cultural a la altura de los tiempos actuales y futuros, y no del pasado:

“Wir leiden, so scheint mir, an einer Verteidigungs-Mentalität. (...) Die Schwäche der Verteidigungs-Mentalität: man erreicht bestenfalls, was man schon gehabt hat, und das ist kein Ansporn, kein Anreiz zur schöpferischen Bewegung. (...) Was will die Schweiz von der Zukunft: ihre Vergangenheit?”[3]

Lo cual se debería en cierto modo a un proceso de mitificación no solo interno, sino también externo, tal y como sostiene Peter Bichsel: “Unsere Vorstellung von unserem Land ist ein ausländisches Produkt. Wir leben in der Legende, die man um uns gemacht hat.”[4]

No es del todo sencillo delimitar el estudio de la problemática suiza y su relación con Europa, ya que debido a la complejidad del asunto, según sean las disciplinas a las que se atienda para proceder el análisis, las razones y argumentos diferirán en una gran medida. El presente trabajo pretende esbozar a grandes rasgos los problemas de identidad suiza en contraposición a Europa partiendo desde la perspectiva de cuatro importantes autores suizos de la parte alemana: Friedrich Dürrenmatt, Max Frisch, Peter Bichsel y Adolf Muschg. No se puede considerar minoritaria la preocupación del concepto de nación en la escritura:

“In der Literatur wird die Schweiz weniger deutlich auf eine Zukunft hin entworfen als in den Ideen der Landesausstellung. Die nationale Existenzfrage stellt man sich in der Schweiz häufiger als andeswo, als müsste man sich immer wieder beweisen, das man ist – sich und auch den andern.”[5]

Por este motivo, las diferentes visiones desde la literatura pueden ayudar en una gran medida a acercarse más de cerca al problema desde un punto de vista más cultural que político. La estructura fundamental del trabajo se puede resumir en gran apartado que ha de servir de aproximación a Suiza desde los diferentes puntos que podrían argumentar un nacionalismo, para contrastar, a continuación, el concepto teórico suizo frente al significado de Europa. A modo de conclusión, un resumen sucinto de cada uno de los cuatro protagonistas servirá para recopilar sistemáticamente las cuatro posturas.

2. Suiza

Si bien el límite de actuación política de un país no va más allá de sus fronteras, la nacionalidad y el perfil de los habitantes resulta bastante más difícil de delimitar, ya que el constructo fronterizo acaba siendo simplemente un proyecto fundamentado en la ideología, en lugar de en las realidades tangibles. En prácticamente todos los países políticos se puede ver una problemática de estar características, sin embargo, en Suiza se hace si cabe más palpable la realidad de que el estado suizo es un proyecto más deductivo que inductivo, esto es, de un concepto teórico (suiza) se prevée un marco legal de actuación para todos aquellos que se encuentren bajo él en mutuo acuerdo con un grupo de personas buscándose e intentando describirse a sí mismas:

“Se puede decir abiertamente (...) que Suiza es el desarrollo de una idea, no de un pueblo, si bien esa idea fue dada por un pueblo, un modelo de Estado que se mantiene, por un lado, gracias a unas ideas políticas que, en su conjunto, simbolizan la idea de estado suizo”[6]

Lo abstracto de un racionamiento de estas características, por el cual un estado se convierte deductivamente en una nación, plantea un proyecto peculiar. Esto queda patente a la hora de analizar de cerca la diversidad de un país que bien podrían ser muchos más:

“Die Schweiz ist nicht ein Kleinstaat, sondern ein Bund von Kleinstaaten. Es gibt ja auch nicht Schweizer, das heißt, es gibt nicht eine schweizerische Nation, sondern es gibt Deutschschweizer, Welschschweizer, Tessiner, Reste von Rätoromanen, etwas künstlich gepflegt, es gibt jüdische Schweizer, es gibt sogar einige mohammedanische Schweizer.”[7]

La historia de occidente ha demostrado que el concepto de unidad siempre adquiere un cierto matiz de exclusión,[8] por el peligro que conlleva el hecho de que el que no se quiera uniformar quede excluido de la sociedad o, en el peor de los casos, aniquilado. Los grandes argumentos de ordenación atienden por lo general a una serie de principios similares: lenguaje, religión, raza.. etc. Al pensar en Suiza, cuesta encontrar elementos comunes de estas características, pero sí son diferentes las propuestas a favor y en contra de una unificación que postulan todas las alternativas posibles que abarcan desde el sueño de una Suiza unida hasta la no-existencia de los Suizos ni como nación, ni como país.[9]

El lenguaje, una de las principales armas de unificación y segregación posibles, le juega también una mala pasada a Suiza en este sentido. La pluralidad lingüística unida a la diglosia de muchos de sus habitantes se acaba convirtiendo, por un lado, en un barrera clara entre las dos grandes mayorías lingüísticas del país que son el alemán y, por el otro, el francés y en un obstáculo más o menos franqueable con las otras minorías, como pueden ser el italiano o el romanche. Por lo tanto, ¿hasta qué punto se puede considerar una Suiza tetranacional frente a una Suiza dividida[10] en cuatro partes?: “The German-speaking Swiss inhabit a state without an overarching thick culture and a cultural unit with relatively prearious cultural boundaries and without political support and articulation”[11] lo que se traduce en un sentimiento de vulnerabilidad prácticamente insoportable que ha hecho que la suiza alemana sea una entidad en sí misma tanto en Suiza, como en Europa. En el caso de los suizos alemanes, esta sensación de barrera fronteriza se hace más latente, como apunta también Tobias Theiler.[12]

Para entender más de cerca la problemática de los suizos alemanes se debe tener en cuenta en todo momento la peculiar situación lingüística de diglosia a la que están sometidos. El conflicto entre la lengua alemana escrita (fiel al estándar) frente a la variante dialectal particular de cada hablante entra en una compleja situación comunicativa de alternancia de lengua estándar y de dialecto en un nivel escrito o a un nivel oral, respectivamente. Este motivo despierta cierta admiración en los propios escritores que se resume en ocasiones como una reflexión irónica de rebeldía a favor del dialecto frente a la lengua estándar. Autores como Dürrenmatt, éste lo formulan del siguiente modo: “Könnte ich Deutsch, würde ich berndeutsch schreiben.”[13] Sin embargo, esta situación no deja de ser traumática para muchos de los hablantes suizos y, como veremos más adelante, a la hora de buscar una entidad o un rasgo característico a la literatura en lengua alemana escrita en Suiza. El argumento de Dürrenmatt al respecto parece buscar más la autocomprensión que argumentar su situación: “Welcher Schriftsteller der Welt lebt dort, wo man die Sprache redet, die er schreibt? Die Sprache, die er schreibt, redet nur aus seinem Werk.”[14]

Una situación similar de irregularidad sucede también en el ámbito de la política. Tal y como se mencionó anteriormente, la democracia es el garante de la entidad nacional suiza, lo cual entra en disonancia con un gobierno centralista que conllevaría la uniformidad de las diferentes identidades de los cantones. El federalismo es por lo tanto el cauce idóneo por el que dirigir el gobierno de un país fragmentado en 26 cantones a pesar de sus 41.285 km2 y 7.508.700 habitantes, de los cuales, algo más de un 20% son extranjeros residentes en Suiza[15]. ¿Hasta qué punto es posible el entendimiento y la unidad? Argumentos como los de Bichsel hacen pensar positivamente en una Suiza unida, pero no sin terminar de responder del todo a la pregunta de qué es exactamente Suiza:

“Die Schweiz ist mir bekannt. Das macht sie mir angenehm. Hier kenne ich die Organisation. Hier kann ich etwas durchschauen. Ich weiß, wieviel hier die Dinge ungefähr kosten, und ich brauche das Geld, mit dem ich bezahle, nicht umzurechnen. Ich fühle mich hier sicher, weil ich einordnen kann, was hier geschieht. Hier kann ich unterscheiden zwischen der Regel und dem Außerordentlichen. Sehr warhscheinlich bedeutet das Heimat. Daß ich sie liebe, überrascht mich nicht.”[16]

[...]


[1] Cfr. Reverter Bañón, Sonia (ed.): Valores básicos de la identidad europea. Universitas, Castellón de la Plana 2004

[2] Cfr. Gsteiger, Manfred: “Litterature Allémanique et Romande et Suisse”. En: Reffet, Michel (ed.): La littérature suisse. Les masques de l’identité. Presses universitaires de Strassbourg, Estrasburgo 1999. pp.163-172. Aquí p.164

[3] Frisch, Max: ¨Überfremdung II”. En: Frisch, Max: Schweiz als Heimat. Versuche über 50 Jahre. Herausgegeben und mit einem Nachwort versehen von Walter Obschlager. Suhrkamp Verlag, Frankfurt am Main 1990. pp.223-244. Aquí p. 227

[4] Bichsel, Peter: “Des Schweizers Schweiz” En: Bichsel, Peter: Des Schweizers Schweiz. Aufsätze. Suhrkamp, Nomos, Sinzheim 1997. pp.7-28. Aquí p.14

[5] Matt, Beatrice von: “Die schweizerische Nation als poetisches Projekt” En: Holfter, Gisela; Krajenbrink, Marieke; Moxon-Browne, Edward (Ed.): Beziehungen und Identitäten: Österreich, Irland und die Schweiz. Peter Lang, Bern 2004. pp.57-74. Aquí p.57

[6] Hernández, Isabel: Literatura suiza en lengua alemana. Síntesis, Madrid 2007. Aquí p.15

[7] Dürrenmatt, Friedrich: “Eine Schweiz zu feiern? Gespräch zum 1. August mit Alfred Defago” En: Dürrenmatt, Friedrich: Meine Schweiz. Lesebuch. Herausgegeben von Heinz Ludwig Arnold, Anna von Planta und Ulrich Weber. Diogenes Verlag, Zürich 1998. pp.198-205. Aquí p.198

[8] Maalouf, Amin: Identidades agresivas. Traducción de Fernando Villaverde. Editorial alianza, Madrid 2009 (5ª reimpresión)

[9] Ésta podría ser la postura de, entre otros, Adolf Muschg, posiblemente una de las voces suizas más críticas al respecto. Cfr. Muschg, Adolf: “Von der Nationalität zur Bestialität”. En: Muschg, Adolf: Wenn Auschwitz in der Schweiz liegt. Fünf Reden eines Schweizers an seine und keine Nation. Suhrkamp Verlag, Frankfurt am Main 1997. pp.29-40. Aquí p. 31

[10] Cfr. Gsteiger, Manfred: Litterature Allémanique et Romande et Suisse En: Reffet, Michel (ed.): La littérature suisse. Les masques de l’identité. Presses universitaires de Strassbourg, Estrasburgo 1999. pp.163-172, en donde el autor traspasa la problemática al estadio de la lengua, ¿se puede hablar de una literatura nacional cuatrilingüe?

[11] Tobias Theiler: “Why are the german-speaking swiss so eurosceptic?” En: Holfter, Gisela; Krajenbrink, Marieke; Moxon-Browne, Edward (Ed.): Beziehungen und Identitäten: Österreich, Irland und die Schweiz. Peter Lang, Bern 2004. pp.321-340. Aquí p.335

[12] Cfr. Tobias Theiler: “Why are the german-speaking swiss so eurosceptic?” En: Holfter, Gisela; Krajenbrink, Marieke; Moxon-Browne, Edward (Ed.): Beziehungen und Identitäten: Österreich, Irland und die Schweiz. Peter Lang, Bern 2004. pp.321-340. El artículo analiza igualmente los diferentes aspectos puntuales que llevan a este sentimiento, los cuales hacen referencia principalmente a la diglosia lingüística y el fragmentario reparto de cantones a su vez en comparación con una relativa y cercana Alemania reunificada.

[13] Dürrenmatt, Friedrich: “Persönliches über die Sprache” En: Dürrenmatt, Friedrich: Meine Schweiz. Lesebuch. Herausgegeben von Heinz Ludwig Arnold, Anna von Planta und Ulrich Weber. Diogenes Verlag, Zürich 1998. pp.167-171. Aquí p.170

[14] Íbid. Aquí p.170

[15] Datos procedentes de http://www.swissworld.org/ (06.04.02)

[16] Bichsel, Peter: “Des Schweizers Schweiz” En: Bichsel, Peter: Des Schweizers Schweiz. Aufsätze. Suhrkamp, Nomos, Sinzheim 1997. pp.7-28. Aquí p.20

Final del extracto de 29 páginas

Detalles

Título
Suiza y Europa: Problemas de identidad cultural y aproximación al concepto de pertenencia de nación en Max Frisch, Friedrich Dürrenmatt, Peter Bichsel y Adolf Muschg
Universidad
Complutense University of Madrid
Calificación
1
Autor
Año
2010
Páginas
29
No. de catálogo
V167417
ISBN (Ebook)
9783640841196
ISBN (Libro)
9783640840441
Tamaño de fichero
535 KB
Idioma
Español
Etiqueta
Suiza, Schweiz, Europa, Literatur, Adolf Muschg, Friedrich Dürrenmatt, Max Frisch, Peter Bichsel, Identidad, Identität
Citar trabajo
Carlos Alfonso Lombana Sánchez (Autor), 2010, Suiza y Europa: Problemas de identidad cultural y aproximación al concepto de pertenencia de nación en Max Frisch, Friedrich Dürrenmatt, Peter Bichsel y Adolf Muschg, Múnich, GRIN Verlag, https://www.grin.com/document/167417

Comentarios

  • No hay comentarios todavía.
Leer eBook
Título: Suiza y Europa: Problemas de identidad cultural y aproximación al concepto de pertenencia de nación en Max Frisch, Friedrich Dürrenmatt, Peter Bichsel y Adolf Muschg


Cargar textos

Sus trabajos académicos / tesis:

- Publicación como eBook y libro impreso
- Honorarios altos para las ventas
- Totalmente gratuito y con ISBN
- Le llevará solo 5 minutos
- Cada trabajo encuentra lectores

Así es como funciona