Dos exponentes de la ciencia medieval: Robert Grosseteste y Roger Bacon


Trabajo Universitario, 2010

9 Páginas, Calificación: 10


Extracto

1-. ROBERT GROSSETESTE: EL PRECEDENTE

Robert Grosseteste (también escrito Grossetesta, y confundido a menudo con el llamado pseudo-Grosseteste), nació en la localidad inglesa de Stradbroke, en el año 1175. Poco se sabe de la época de su infancia, y los primeros datos que constan de su vida pública remiten a su ingreso en la Universidad de Oxford a finales del siglo XII. Tras completar sus estudios, Grosseteste se convirtió en canciller de Oxford.

Ingresó, a comienzos del siglo XIII, en la orden de los Franciscanos, recién fundada, y que en esta centuria alcanzó un crecimiento y un auge sólo igualados por los Dominicos. Grosseteste devino en maestro-regente del centro de estudios franciscanos, y tras desempeñar dicha labor así como la enseñanza en Oxford, se convirtió en obispo de Lincoln, la principal diócesis de Inglaterra.1

Como pensador e investigador, Grosseteste recibió la influencia de la famosa escuela de Chartres, y en particular la del célebre Thierry. Grosseteste, como posteriormente haría su discípulo Roger Bacon, además de dedicarse al campo de la Teología, comentó las obras de Aristóteles, concretamente la Física y la Metafísica, por lo que se inscribía dentro de la corriente humanista del siglo XII, continuada en el siglo XIII, que abogó por una recuperación de los clásicos grecolatinos.2

Además de innovar en el campo de la Física y las Matemáticas, Grosseteste se dedicó al campo de la Óptica. No sólo se ciñó al terreno de la teoría científica, sino que llevó a cabo numerosos experimentos y trabajos prácticos en muchos campos de las ciencias naturales. Lo extraordinario de muchos de sus experimentos, como señala Murray, le llevy a que muchas personas le considerasen “un mago”.3

Fue considerado no sylo como “la primera gran figura del centro oxeniense”,4 sino uno de los hombres más eruditos de la Edad Media, en gran parte debido a que se trató del primer autor en escribir una serie completa de los pasos necesarios para llevar a cabo un experimento científico. No en vano, algunos autores, como Crombie, no han dudado en señalar que el siglo XIII “llegy a conocer los rudimentos del método científico en gran medida gracias a figuras como la de Grosseteste”.5

Sin embargo, como la gran mayoría de autores de su tiempo, el canciller de Oxford no se ciñó a los temas meramente científicos naturales, sino que tocó también el ámbito de la Filosofía y la Teología -no se olvide que Grosseteste, además de profesor universitario, era el decano de los obispos ingleses-. Así, por poner un ejemplo, con respecto a la cuestión de la existencia de las inteligencias celestes, muy en boga por esa época, Grosseteste subrayó la notoria ausencia de pruebas bíblicas que justificasen su existencia.

Todo ello prueba que Grosseteste, ya en el siglo XII, fue un auténtico innovador en el campo de la ciencia, de modo que, pese a lo que suele afirmarse a menudo con respecto a la Edad Media, en esta época se desarrollaron las ciencias tanto teóricamente como en la práctica. Ello ha hecho que se afirme que, “aunque las innovaciones de la revolución científica del siglo XVII sin duda merecen el mayor de los respetos, el acento teórico en la observación y la experimentación ya se había puesto en la Alta Edad Media”.6

A menudo se señala que la Edad Media no contribuyó al desarrollo de la ciencia, sino que en todo ese milenio apenas sí hubo alguna contribución al conocimiento, pero siempre subordinado a la Filosofía y a la Teología.7 A ese respecto, el gran medievalista Christopher Dawson ha escrito:

La gran síntesis intelectual del siglo XIII ha sido considerada frecuentemente el triunfo del dogmatismo teológico. Pero, en realidad, fue la afirmación de los derechos de la razón humana y la fundamentaciyn de la ciencia europea.

[...]


1 WOODS, T. E., Cómo la Iglesia construyó la civilización occidental, Madrid, Ciudadela, 2005, p. 126.

2 Para encontrar un análisis más pormenorizado del conocido como «Renacimiento del siglo XII», ver PANOFSKY, E., Renacimiento y renacimientos en el arte occidental, 3ª reimp., Madrid, Alianza, 2006.

3 MURRAY, A., Razón y sociedad en la Edad Media, Madrid, Taurus, 1978, p. 273.

4 MITRE, E., Historia de la Edad Media en Occidente, 3ª ed., Madrid, Cátedra, 2006., p. 253.

5 Cfr. WOODS, T. E., op. cit., p. 126.

6 Ibíd., pp. 126-127.

7 FERGUSON, W. K., The Renaissance in historical thought, Toronto, University of Toronto Press, 1948, p. 225.

Final del extracto de 9 páginas

Detalles

Título
Dos exponentes de la ciencia medieval: Robert Grosseteste y Roger Bacon
Universidad
University CEU San Pablo Madrid
Curso
Historia - Edad Media, Edad Moderna
Calificación
10
Autor
Año
2010
Páginas
9
No. de catálogo
V167638
ISBN (Ebook)
9783640846382
ISBN (Libro)
9783640843381
Tamaño de fichero
521 KB
Idioma
Español
Etiqueta
Bacon, Grossteste, Oxford, ciencia
Citar trabajo
Licenciado en Humanidades. Doctorando en Historia Medieval Eduardo Baura García (Autor), 2010, Dos exponentes de la ciencia medieval: Robert Grosseteste y Roger Bacon, Múnich, GRIN Verlag, https://www.grin.com/document/167638

Comentarios

  • No hay comentarios todavía.
Leer eBook
Título: Dos exponentes de la ciencia medieval: Robert Grosseteste y Roger Bacon



Cargar textos

Sus trabajos académicos / tesis:

- Publicación como eBook y libro impreso
- Honorarios altos para las ventas
- Totalmente gratuito y con ISBN
- Le llevará solo 5 minutos
- Cada trabajo encuentra lectores

Así es como funciona