Diccionario de términos medievales hispánicos

Glosario de conceptos en torno a la Edad Media en España


Trabajo Universitario, 2011

59 Páginas, Calificación: 9,0 (Sobresaliente)


Extracto

INDICE

Terminos

A: Abadengo, acrostico, adopcionismo, agarenos, alcaide, alfoz, almohades, almoravides, amanuense, anagrama, antifonario y arabes

B: Behetria y benimerines

C: Caballero, cabildo, campeador, canciller, centon, codice, colacion, conde y crismon

D: Dean, despelotarse, diezmos, Diplomatica y duque

E: Estipendio

F: Facistol, fuego de San Telmo y fueros

G: Gallofa y gesta

H: Horas Canonicas

I: Iluminar, incipit, incunable e ismaelitas

J: Juicio de Dios

L: Labaro, Laudes, leonino, letra capitular y lipsanoteca

M: Maitines, manuscrito, marques, merindad, mesnada, mesostico, miniatura, moabitas, monograma y muzmutos

N: Nomina sacra

O: Ordalia

P: Palimpsesto, pernada, primicias, Priscilianismo y probatio pennae

Q: Quadrivium

R: Realengo, reliquia y ropalico

S: Salterio, sarracenos, senorio, Studium Generate y Suseia y Ultreia

T: Templario, telestico, torneo y Trivium

V: Visperas

- Bibliografia

A

- Abadengo: (del latin abbas, -atis, y este del griego afifia, y este del siriaco abba) m. s. Conjunto de bienes y propiedades pertenecientes al senorio jurisdiccional de un abad, y, por extension, dicho senorio.

Aunque en un comienzo el abadengo se restringio a las posesiones otorgadas a los abades de un monasterio, posteriormente se extendio esta jurisdiccion a las abadesas que regian conventos femeninos, y acabo significando el senorio del que gozaba una autoridad eclesiastica, fuera la que fuera. En el caso de las abadias de menor tamano, las propiedades de abadengo no solian ir mas alla de la propia iglesia, las instalaciones de los monjes y las tierras cultivadas con las que se abastecian; cuando se trataba de abadias mas importantes, las posesiones aumentaban, por lo que abarcaban asimismo vinas, heredades y tierras que a menudo eran arrendadas a campesinos o a representantes de la nobleza rural. El regimen de abadengo era inherente al cargo eclesiastico en cuestion, de modo que las posesiones de una abadia no podian serle arrebatadas por ningun otro poder. Asi pues, el abadengo no solo consistia en las posesiones en si, sino, aun mas importante, en la jurisdiccion, los derechos y preeminencias de las que disponian las abadias. Con el fortalecimiento del poder real, a lo largo y ancho de toda Europa el creciente regimen de realengo* fue adquiriendo numerosas posesiones que por derecho pertenecian a los abades y demas cargos eclesiasticos, por lo que se produjo una paulatina reduction del abolengo a favor del realengo.

- Acrostico (y Mesostico* y Telestico*): (del latin tardio acrostichis, -dis, y este del griego aKpoonxig) m. s. Composition poetica en la que las letras iniciales, medias o finales de los versos forman una palabra o una frase diferente.

Dentro de los acrosticos, hay tres tipos de composiciones: cuando las palabras u oraciones son formadas a partir de las letras iniciales de los versos, se les llama a su vez «acrosticos»; cuando resultan de las palabras de mitad del verso, reciben el nombre de «mesosticos*», y cuando son las letras finales las que los forman, son denominados «telesticos*». Se ha debatido mucho acerca del origen de los acrosticos. Aunque a veces se ha afirmado que fueron los griegos los primeros en realizar juegos poeticos como los acrosticos, las investigaciones en torno al componente literario de la Biblia han dado pie a situar el comienzo de este tipo de composiciones en el Antiguo Testamento. Concretamente, se han descubierto acrosticos de tipo alfabetico, como los que se dan en el comienzo del Libro de las Lamentaciones (por ejemplo, en I, 1-22). Incluso, se ha llegado a apuntar que ya los autores mesopotamicos y egipcios llevaron a cabo composiciones poeticas de esta naturaleza. Sea como fuere, la practica de acrosticos se extendio a la Grecia y la Roma clasicas, y se cultivaron principalmente en las etapas de decadencia literaria: generalmente el recurso a estos juegos poeticos se ha producido en epocas en las que la escasez de calidad literaria ha sido compensada por el cultivo de este tipo de entretenimientos en torno a la composition externa. Debido a este motivo, en la Edad Media, epoca en la que el genero poetico no paso precisamente por una etapa de florecimiento, se renovo el cultivo de los acrosticos y demas juegos literarios. En el contexto hispanico, la practica de los mismos crecio gracias a la influencia de los arabes, algunos de cuyos poetas y filosofos incluyeron numerosos acrosticos en sus obras, como es el caso de Ibn Gabirol. A menudo, los poetas de los reinos hispanicos utilizaron los tres tipos de acrosticos como modo de transmitir de modo oculto information con respecto a la autoria de las composiciones poeticas, o incluso de las obras mismas. El mejor testimonio de ello lo encontramos en el celebre acrostico con el que comienza La Celestina, en la que Fernando de Rojas confiesa su autoria y senala su lugar de nacimiento mediante la formation de una frase a partir de las iniciales de los primeros versos: «El bachiller Fernando de Roias acabo la comedia de Calysto y Melivea y fve nascido en Pvuevla de Montalvan».

- Adopcionismo: (del latin adoptio, -nis) m. s. Herejia del Cristianismo que defendia que Cristo era verdadero hombre pero no verdadero Dios, ya que lo era tan solo en tanto en cuanto habia sido adoptado por Dios Padre. Asi pues, su naturaleza divina no le seria consustancial a su propia existencia, sino solo cedida por parte de Dios Padre.

Los origenes de esta herejia suelen situarse en torno al siglo II, en el contexto espacial de la parte oriental del Imperio Romano y de la mano de un comerciante, Teodoto de Bizancio. Seria, por tanto, una de las numerosas herejias que habrian surgido en esta epoca en torno a Asia Menor junto al arrianismo y al nestorianismo entre otras, y que la Iglesia condenaria en diversos concilios en torno a los siglos IV y V. En concreto, el adopcionismo adquirio una gran relevancia en Hispania en torno a 785 gracias a la figura de Elipando, arzobispo de Toledo, quien, junto a otros personajes destacados como Felix, obispo de Urgel, se declaro partidario de dicho pensamiento teologico. Las reacciones no se hicieron esperar: en el ambito politico, el monarca del recien creado Reino Asturleones, Alfonso II el Casto, decidio aprovechar la ocasion para declararse independiente de la obediencia al arzobispado de Toledo y crear asi una estructura eclesial propia, que se veria reforzada anos despues con las sedes episcopales de Oviedo y, posteriormente, de Santiago de Compostela. Por parte de la Iglesia de Roma, el adopcionismo fue condenado en el II Concilio de Nicea (787) y declarado como herejia por parte de los Sumos Pontifices Adriano I y Leon III en los anos siguientes.

- Agarenos: (del latin agarenus, -i) m. s. Termino utilizado para referirse a las personas fieles a la religion musulmana. En las cronicas cristianas medievales, supone, pues, un sinonimo de otros terminos como «ismaelitas»*, «sarracenos»* o incluso «infieles».

El termino «agareno» hace referencia a la ascendencia de Ismael: este habria nacido de la union del patriarca Abraham y su esclava egipcia Agar. Este termino, pues, recoge la idea difundida por Mahoma de que la religion islamica estaria directamente emparentada con el judaismo y, por tanto, con el cristianismo, ya que las tres religiones tendrian su genesis en la estirpe de Abraham: mientras que el pueblo judio suele identificarse con Isaac, hijo que Abraham tuvo de su esposa Sara, considerada infertil, tras el anuncio del Arcangel, los musulmanes se consideran primos de los judios y cristianos, ya que su origen estaria en Ismael, hijo asimismo de Abraham pero cuya madre fue Agar. Ese origen comun fue una de las razones que conllevaron un mejor tratamiento en tierras islamicas a los judios y cristianos (denominados dhimmies) que a los practicantes de otras religiones. Segun la tradicion arabiga preislamica, que recoge numerosos hechos narrados en el Antiguo Testamento, Abraham expulso de su casa a Agar y a Ismael, que descansaron en su huida en la ciudad de La Meca, concretamente sobre un aerolito que recibiria el nombre de «la Kaaba». Posteriormente, Mahoma conservaria y desarrollaria mas aun el culto a dicha piedra sagrada, hasta el punto de establecer como uno de los cinco preceptos islamicos la peregrinacion, una vez en la vida, a la ciudad de La Meca, concretamente al santuario que alberga la Kaaba.

- Alcaide: (del arabe hispanico qa'id) m. s. Durante la Edad Media, el alcaide fue la persona encargada de la defensa de una edificacion de especial importancia estrategica, como palacios, castillos o fortalezas.

Joan Corominas, en su Diccionario critico etimoldgico, aclara que, a diferencia del termino «alcalde», que tiene su origen en la palabra arabe qa'di ('juez'), «alcaide» proviene del tambien arabe ('capitan' o 'gobernador de una ciudad'), y es concretamente el participio activo del verbo qad ('mandar'). Por su parte, en el Diccionario de Autoridades se nos advierte asimismo del origen arabe del termino, y se facilitan dos acepciones diferentes, que se corresponden con las anteriormente enunciadas. Para cada una de ellas, a su vez, se facilita una definition en el latin clasico: arcis custos (en su sentido evolucionado en tanto que 'encargado de una posesion real') y publici carceris custos (ya centrado en la funcion de gobernar una carcel). En el primero de los sentidos, el alcaide durante la Edad Media estaba encargado de guardar y defender una fortaleza o un castillo bajo juramento o pleito de homenaje. Ello acabaria llevando, en la Baja Edad Media, a la designation de alcaide como un cargo nobiliario con la mision de custodiar un sitio real. Posteriormente, este termino vio ampliado su significado al abarcar, mas genericamente, a todo funcionario real cuya labor consistia en administrar alguna propiedad perteneciente al reino. En nuestros dias, la palabra «alcaide» ha vuelto a utilizarse unica y exclusivamente para referirse a la maxima autoridad regente de una institucion penitenciaria.

- Alfoz: (del arabe hawz) m. s. Distrito o comarca que depende de una entidad administrativa superior, normalmente un castillo o una ciudad.

Este termino hacia referencia en la Edad Media peninsular a un grupo de poblaciones y sus tierras que pertenecian a un castillo y, posteriormente, a una ciudad, a cuyas leyes estaban sujetos y al que debian efectuar el pago de un tributo, normalmente mediante la entrega de una parte de sus cosechas. El medievalista Jose Maria Monsalvo, en su obra El sistema politico concejil: ejemplo del senorio medieval de Alba de Tormes, argumenta que este termino fue poco usado durante la Edad Media, ya que para designar esa misma realidad se utilizaban otros terminos como «termino» o «tierra» - de hecho, segun el Diccionario de Autoridades y el Diccionario Etimoldgico de Corominas, el testimonio mas antiguo de este concepto data del siglo XIII, concretamente en la Estoria de Espana de Alfonso X el Sabio-. Basandose en esa consideration, Monsalvo determina que cuando se utiliza, retrospectivamente, el termino alfoz por parte de los historiadores, es con la intention de referirse al territorio historico primitivo que, una vez realizadas las enajenaciones de las aldeas originales, ya no se corresponderia con la tierra existente en la epoca desde la que se escribe.

- Almohades: (del arabe hispanico muwdhhid) m. pl. Conjunto de tribus norteafricanas bereberes que ocupo al-Andalus una vez derrotado el imperio almoravide.

La palabra «almohade», que en arabe significa 'unitario', hace referencia a la caracteristica esencial de este grupo: su predication de la unidad de Dios. Aunque tiene semejanzas con su predecesor, el movimiento almoravide*, en tanto que ambos nacieron en el norte de Africa, concretamente en el Atlas marroqui, de la mano de tribus bereberes, sin embargo los almohades desarrollaron, de la mano de su lider Ibn Tumart (1080-1128), una doctrina religiosa que sustituia el rigorismo almoravide por una interpretation del Cordn de mayor profundidad de matices, con un sustrato juridico y filosofico de base incluso neoplatonica. Tras la muerte de Ibn Tumart, le sucedio en el liderazgo almohade Abd-al-Mumin, quien, tras conquistar Marraquech en 1147 y rehacer el imperio perdido por los almoravides apenas una generacion antes, ocupo todos los territorios musulmanes de la Peninsula Iberica asi como los norteafricanos, llegando incluso su poder hasta la actual Senegal. Bajo el imperio almohade florecieron la economia, el arte y la reflexion intelectual, con figuras de la talla de Averroes y Maimonides. Sin embargo, las derrotas militares ante la coalition cristiana (Batalla de las Navas de Tolosa, 1212) y las posteriores disensiones internas acabaron con el movimiento almohade, al que seguiria un periodo de gran inestabilidad politica en al- Andalus, cada vez mas debilitado por la superioridad de los reinos cristianos.

- Almoravides: (del arabe murabit) m. pl. Conjunto de tribus bereberes que constituyo un importante imperio extendido por el norte de Africa y al-Andalus.

Nos encontramos, por tanto, ante un movimiento religioso con sede en el Atlas norteafricano que defendia una lectura literal y prescriptiva del Cordn y la Sunna. Se trataba de gentes austeras y combativas que se dedicaron a practicar la guerra santa no solo para extender la fe en la religion islamica, sino incluso para corregir a aquellos musulmanes que se habian desviado del recto camino ensenado por Mahoma. Por tanto, con esa doble mision, los almoravides, reunidos y fortalecidos de la mano de sus lideres Abd Allah ibn Yasin y Yusuf ben Tasufin, se lanzaron a una expansion de grandes dimensiones hacia el este, el sur y el norte. En su avance septentrional, conquistaron el Magreb occidental y al-Andalus -se fecha su llegada en 1085, inmediatamente despues de la recuperation de Toledo por parte de Alfonso VI-, donde la caida del califato de Cordoba en 1031 habia sumido a los territorios musulmanes en una gran inestabilidad que desemboco en los reinos de Taifas. Los almoravides, pues, gobernaron esta region con gran rigor, intentando acabar con la molicie de costumbres y moral en que habian caido sus hermanos musulmanes. Pero el violento contraste entre estos dos modos de entender la religion y la sociedad, junto a las derrotas sufridas a manos de los reinos cristianos, acabaron con el poder almoravide en el primer tercio del siglo XII. Poco mas tarde serian sucedidos por los almohades*.

- Amanuense: (del latin amanuensis) m. s. Persona cuya labor consiste en escribir manualmente aquello que copia o le es dictado.

Siguiendo la etimologia latina (procede de la palabra, que a su vez tiene su origen en manus), este termino no tiene ninguna acotacion temporal, puesto que se refiere a todas las personas denominadas asimismo copistas. Sin embargo, a menudo se reserva este termino para referirse a los hombres del Medievo, normalmente monjes, que se dedicaban a copiar -a mano, por razones obvias- o a traducir obras de otros, normalmente de origen griego o latino, asi como propiamente medievales. Desde este punto de vista, por tanto, puede considerarse como amanuense a todo aquel hombre medieval encargado de redactar un manuscrito* o, en su caso, el conjunto unificado de estos que forma una unica obra, llamado codice*. Vivarium, el monasterio fundado por Casiodoro en el siglo VI, fue el primer lugar donde de manera organizada y sistematica un grupo de hombres tuvo como oficio principal la copia y traduccion a mano de obras clasicas. A dicha institution le siguieron numerosos monasterios benedictinos, fundamentalmente de Cluny y el Cister, cuyos moradores se consagraban a estas labores en los scriptoria. Dichos trabajos constituian un verdadero esfuerzo tanto mental como fisico para sus autores. Testimonio de estas fatigas son estos versos escritos por un copista del siglo VIII: “O quam gravis / est scriptural / Occulos gravat, /renes frangit, / simul et omnia / membra contristat’.

- Anagrama: (del latin anagramma, -ae, y este del griego ’avaypapeiv) m. s. Trasposicion de las letras de una palabra o frase que dan como resultado la aparicion de una palabra de forma y significado diferentes.

Pese a que el termino castellano proviene del griego, se ha solido ubicar el comienzo de la composition de anagramas en la cultura del pueblo israelita, que daba gran importancia a las relaciones y combinaciones de los numeros y las letras. Posteriormente, la cultura helenica heredo esta tradition, y como testimonio de la mezcla de la practica de ambos pueblos nos han quedado algunos anagramas como el celebre IX&YZ, que hace referencia a Cristo, formado por las iniciales de los terminos griegos ‘Ieoovg ('Jesus'), Xpiorog ('ungido' y, por ende, 'Cristo'), ©svg ('dios'), ’Yiog ('hijo') y Zornp ('salvador'). Dicho anagrama fue muy representado y utilizado en la Edad Media, igual que algunos de los ejemplos latinos. Y es que, tal y como nos cuenta el Diccionario de Autoridades, la composition de anagramas tambien fue un pasatiempo intelectual que se practicaba en la antigua Roma, y que dio lugar a conocidos terminos como el celebre SPQR (Senatus Populus Qve Romanus), que fue introducido en los estandartes de los ejercitos italicos y que representaba al Senado y al pueblo de Roma.

- Antifonario: (del latin antiphona, -ae, y este del griego ’avriprnvog, -ov) m. s. Libro utilizado en iglesias y monasterios que contiene el conjunto de las antifonas -breves pasajes cantados antes y despues de los salmos y los canticos en las Horas Canonicas*, y que varian segun el oficio del dia que deben rezarse a coro durante todo el ano-.

De identico modo a como sucede con los codices* y manuscritos*, la importancia de los antifonarios medievales no reside solo en la information que transmiten sus textos acerca, en este caso, de los modos de oration en las abadias y conventos, sino que rebasa todo interes practico, ya que a menudo los antifonarios, asi como los salterios*, fueron decorados con iluminaciones*, miniaturas* y letras capitulares* que hacen de estos codices importantes muestras del arte pictorico medieval. Un ejemplo prototipico de ello lo constituye el celebre Antifonario mozarabe de Ledn, datado en los siglos IX o X, que contiene los cantos celebrados en las celebraciones del ciclo liturgico y de los Santos siguiendo el rito mozarabe, diferente del romano y exclusivo de los reinos cristianos peninsulares, ante cuya universalization e implantation acabaria plegandose en el siglo XII.

- Arabes: (del latin Arabs, -abis, y este del griego ’Apay, -afog, y este del acadio arabi) m. pl. Este termino tiene dos acepciones, una geografica y otra cultural. Segun la primera, «arabes» se refiere a las personas provenientes de la region geografica de Arabia (hoy Arabia Saudi, Yemen, Oman y los paises de la costa occidental del Golfo Persico). Tomando la segunda acepcion, «arabes» serian todos aquellos millones de personas que pertenecen a la etnia del mismo nombre, y cuya cultura se caracteriza principalmente por el uso de la lengua arabe.

Pese a que la gran mayoria de los arabes, distribuidos por las numerosas regiones en las que se extendio el Islam durante los siglos VII a IX, profesan la religion musulmana, hay numerosos arabes de religion cristiana y judia, asi como grupusculos, sobre todo en Arabia, que siguen fieles a los seculares cultos politeistas. Por tanto, la habitual asimilacion de los conceptos «arabe» y «musulman» no se corresponde con la realidad, ya que, ademas de lo anteriormente dicho, hay numerosos musulmanes de culturas diferentes a las arabes (de hecho, el pais con un mayor numero de musulmanes es Indonesia). Sin embargo, durante la Edad Media, en las cronicas hispanicas cristianas el termino «arabe» a menudo se utilizo como sinonimo de los otros muchos que se referian a los fieles al Islam, como «agarenos»*, «ismaelitas»* o «sarracenos»*. Ello se debe a que, pese a la existencia de muladies (cristianos conversos al Islam) y a que la mayoria de la poblacion musulmana era, de hecho, de origen bereber, desde el lado cristiano se identifico la religion mahometana con los lideres de al-Andalus, que pertenecian en su mayoria a la elite arabe.

B

- Behetria (de benefactoria, y esta del latin benefactor, -oris) f. s. Tipo de encomienda de la Hispania medieval en la que el encomendado podia elegir a su senor, reservandose la capacidad de sustituirlo por otro.

Junto a los muchos otros tipos de senorio* comunes a toda la Edad Media europea, surgieron en la Peninsula Iberica una serie de formas de jurisdiction adaptadas a las especiales circunstancias del territorio hispanico, fundamentalmente al hecho reconquistador -otro ejemplo fue, sin ir mas lejos, la repoblacion-. Este fue el caso de las behetrias, que consistian en una serie de territorios en los que los campesinos y demas trabajadores, a cambio del pago de un impuesto denominado «divisa», tenian la prerrogativa de poder elegir quien seria su senor, y, en caso de que posteriormente no estuvieran conformes con este, podian igualmente sustituirlo por otro. Las behetrias surgieron de manera paralela a los avances de la Reconquista, pues se trato de una serie de posesiones adquiridas en el valle del Duero gracias a la repoblacion de las tierras recuperadas a los musulmanes. Los historiadores han hecho especial hincapie en la total libertad de la que gozaban los siervos de las behetrias, que solian reunirse en comunidad para elegir a su senor, llamado normalmente «natural» o «divisero». Dicha capacidad de decision provoco que los senores de las behetrias se esmerasen en garantizar unas condiciones aceptables tanto de trabajo como de mantenimiento para sus trabajadores - de ahi el nombre de «benefactoria»-. El ocaso de las behetrias se produjo, segun Julio Valdeon, a finales de la Edad Media, cuando la mayor parte de ellas se habian convertido en tierras de senorio solariego, es decir, bajo el regimen de tenencia, con el que desaparecia la anterior libertad de los trabajadores.

- Benimerines: (del arabe baniMarin) m. pl. Tribu norteafricana que, tras los sucesivos imperios almoravide* y almohade*, ocupo el Magreb central y al-Andalus. Su nombre proviene del arabe ('descendientes de Marin'), por lo que tambien son conocidos como «merinies».

Tras la desaparicion del imperio almohade con sede en Marraquech en torno a 1270, se instalaron en la region norteafricana cuatro poderes musulmanes que lucharon por el control de la zona: la dinastia hafsi, el grupo de Abd-al-Wadies (ambos en Argelia y Tunez), los nazaries del reino de Granada y los benimerines. Estos desarrollaron muy pronto una organization territorial y administrativa en torno a ciudades como Tanger y Ceuta y, ante todo, su capital: Fez. El principal suceso historico hispanico en el que se vieron inmersos los benimerines fue el sitio de Sevilla por parte del infante don Sancho, futuro Sancho IV, contra su padre Alfonso X: este, al final de su reinado, llamo a los benimerines para que le libraran del asedio al que se vela sometido, provocado por las insidias por parte de su hijo y de los nobles. Tras lograr el control de gran parte del Magreb y pactar con los nazaries el establecimiento de una base maritima en el Estrecho, el jefe benimerin Abu l-Hasan proclamo en 1333 la yihad con vistas a recuperar todos los territorios de al-Andalus perdidos a manos de los reinos cristianos hispanos, pero fueron derrotado por una coalition formada por estos y por otros reinos europeos como el ingles o el frances. El resultado fue la toma cristiana de toda la costa meridional de la Peninsula.

C

- Caballero: (del latin caballarius, y este de caballus) m. s. Originalmente, combatiente a caballo.

Restringiendo el significado de esta palabra al contexto que nos ocupa, el medieval, nos encontramos con que dicho termino sufrio una importante evolucion semantica desde su aparicion hasta su configuration final, que a menudo se debio no tanto a motivos linguisticos como si sociales, politicos y religiosos. En un principio, tal y como indica su etimologia, se denominaba caballarius a aquel soldado (miles) que combatia a lomos de un caballo, y este, dado que la lucha era a menudo el modo de vida de estas personas, constituia su principal posesion. Posteriormente, la nobleza, principalmente en Francia y el Sacro Imperio, acepto el estilo de vida de estos combatientes, que en un principio habian sido de todas las extracciones sociales, por lo que la realidad de los caballeros se revistio de una serie de costumbres y rituales que poco a poco derivaron en lo que se conoce como Caballeria con mayusculas, siguiendo la terminologia del estudioso frances Jean Flori. Esta conversion dio pie a un rico y detallado ceremonial, inscrito en el ambito feudal, en el que los senores nombraban caballeros a sus vasallos. Estos, una vez realizado dicho ritual, estaban obligados a respetar y cumplir una serie de normas de comportamiento y actitud, tanto en el combate como en el resto de su vida. El surgimiento de las Cruzadas y las Ordenes militares dio lugar al miles Christi o caballero cristiano, que modifico sus costumbres y normas de comportamiento por otras mas adecuadas al espiritu cristiano. Mas tarde, el desarrollo de la literatura cortes anadio aun mas matices al caracter de lo que era considerado un autentico caballero, y se fue poniendo cada vez mas el acento en los aspectos sociales y amorosos del mismo que en su originaria faceta combativa. Asi se explica el actual significado de esta palabra, que hace referencia ante todo a una serie de comportamientos sociales considerados distinguidos y elegantes.

- Cabildo: (del latin capitulum, -i) m. s. Conjunto de eclesiasticos que forman parte de una iglesia o catedral, o de la agrupacion de diferentes parroquias dentro de un distrito eclesiastico.

Normalmente se asocia la existencia de un cabildo en la Edad Media al seno de una catedral, en la que sus componentes, los canonigos y los sacerdotes que ejercian cargos eclesiasticos mayores, se reunian para llevar a cabo los rezos diarios y para debatir acerca de las cuestiones ordinarias y extraordinarias que afectaban a la catedral. Sin embargo, este es solo un tipo de cabildo, el llamado «cabildo catedralicio», cuya creation corresponde al Papa y cuya direction se asigna al obispo de la diocesis en cuestion, de manera que el conjunto de miembros del cabildo, con el dean* a la cabeza, ayuden al obispo en la ejecucion de sus funciones en torno tanto a la catedral como a la diocesis en general. Sin embargo, existe tambien el llamado «cabildo metropolitano», y lo forman una serie cargos eclesiasticos que se encargan, junto con el obispo, de regir la vida eclesiastica de una ciudad en concreto. El cabildo catedralicio surgio en el contexto del Renacimiento del siglo XII, que llevo aparejado, entre otras cosas, el surgimiento de un gran numero de ciudades en el Occidente europeo. La cada vez mayor afluencia de pobladores del campo a las ciudades provoco que la Iglesia reordenase su estructura y creara la institution del cabildo para asi poder asistir a las poblaciones de las urbes. Las funciones del cabildo durante la Edad Media fueron muy amplias, abarcando desde la ayuda al obispo en sus funciones rectoras de la diocesis hasta la sustitucion del obispo en caso de ausencia o defuncion de este, pasando por el mantenimiento de la sede catedralicia.

- Campeador: (del latin campus doctor) m. s. Termino utilizado en el contexto medieval hispano para hacer referencia a aquel combatiente que destacase en los campos de batalla por su valor y hazanas.

Asi pues, el significado que tendria en esta epoca la palabra campeador seria, tal y como explica el Diccionario de Autoridades en su definition, cargada de resonancias medievales, el de aquel “que sobresale en el Campo con acciones senaladas, y ha conseguido hollar y vencer muchas veces a los enemigos, por lo qual adquiere el renombre de valeroso y esforzado”. Sin embargo, aunque no fueron pocos los caballeros que gozaron de este sobrenombre, hubo uno que sobresalio por encima del resto, y a cuyo nombre se asocia inevitablemente el termino en cuestion: Ruy Diaz de Vivar, mas conocido como El Cid Campeador. Pese a que gran parte de su fama nos ha llegado a traves del mas celebre poema epico espanol, el Poema de Mio Cid, Menendez Pidal y otros muchos estudiosos despues de el como Luis Rubio Garcia han demostrado que el personaje cantado en dicho poema existio y que son ciertas no pocas de las acciones que se le atribuyen en dicha obra, aunque es mas que probable que en realidad no fuese un heroe de la talla que en ella se presenta. De hecho, los estudios posteriores han apuntado a que, si bien es cierto que Rodrigo Diaz de Vivar lucho sirviendo a Alfonso VI, no lo es menos el hecho de que el Cid tambien se puso al servicio de otros senores, y no siempre cristianos, como por ejemplo el rey taifa de Zaragoza. Pero, sea como fuere, el personaje historico y literario del Cid Campeador supuso una continua referencia en el desarrollo de los ideales y valores castellanos en la Reconquista y, posteriormente, ha constituido sin duda uno de los emblemas de la cultura popular y literaria espanolas.

- Canciller: (del aleman Kanzler) m. s. En la Edad Media, secretario encargado del sello real, que le permitia autorizar privilegios y cartas reales.

Alfonso VII, autotitulado Imperator Hispaniae en 1135, recogio e instituyo en el reino de Castilla gran parte de las estructuras politicas del Sacro Imperio Romano Germanico. Uno de los cargos recien creados fue el de canciller, que estaba al frente de un grupo de cortesanos que llevaban a cabo la actuation politica cotidiana del reino, para que de este modo el monarca de viese libre de algunas de sus atribuciones y pudiese dedicarse a altas cuestiones de estado. Asi pues, la antigua Corte regia se convierte, en palabras de Garcia de Cortazar, «en un mero servicio domestico de la Casa Real», con una estructura politica basada en el canciller y en una serie de oficiales y consejeros, siempre nombrados por el monarca, cuya labor era ayudar a este en las tareas de gobierno. El canciller, que en un principio tenia la unica prerrogativa de portar el sello del rey y con ello firmar documentos en nombre del monarca, paso en poco tiempo a liderar a un grupo de consejeros que no solo se ocuparon de los documentos expedidos por el rey -funcion que daria nombre a la Cancilleria-, sino que con el tiempo, y en el contexto del crecimiento del poder estatal, fueron ganando atribuciones y acabaron constituyendo un autentico organo deliberativo de vital importancia para el reinado, simbolizando asimismo, aunque en ocasiones su representatividad social no fuera excesiva, la union entre el pueblo y el rey. En el contexto castellano, en el siglo XIII se generalizo la costumbre de que el cargo de canciller fuera ostentado por los mas altos cargos eclesiasticos; maxima expresion de esto son el arzobispo toledano Rodrigo Jimenez y Rada y su sucesor, Juan de Osma.

- Centon: (del latin cento, -onis, y este, del griego Ksvrpaov, -on) m. s. Pieza literaria compuesta mediante la union de textos procedentes de diferentes obras.

[...]

Final del extracto de 59 páginas

Detalles

Título
Diccionario de términos medievales hispánicos
Subtítulo
Glosario de conceptos en torno a la Edad Media en España
Universidad
Universidad Autónoma de Madrid
Curso
Historia - Edad Media, Edad Moderna
Calificación
9,0 (Sobresaliente)
Autor
Año
2011
Páginas
59
No. de catálogo
V167665
ISBN (Ebook)
9783640846597
ISBN (Libro)
9783640844111
Tamaño de fichero
773 KB
Idioma
Español
Notas
Trabajo final para la asignatura "Lenguia y latina medievales" del Máster en Estudios Medievales Hispánicos de la Universidad Autónoma de Madrid
Etiqueta
diccionario, glosario, edad, media, españa
Citar trabajo
Eduardo Baura (Autor), 2011, Diccionario de términos medievales hispánicos, Múnich, GRIN Verlag, https://www.grin.com/document/167665

Comentarios

  • No hay comentarios todavía.
Leer eBook
Título: Diccionario de términos medievales hispánicos



Cargar textos

Sus trabajos académicos / tesis:

- Publicación como eBook y libro impreso
- Honorarios altos para las ventas
- Totalmente gratuito y con ISBN
- Le llevará solo 5 minutos
- Cada trabajo encuentra lectores

Así es como funciona