“[L]a convivencia de Raúl y Billie hubiera resultado imposible.” - Percepción, recepción e implicación de dos personajes de "Juegos florales"


Trabajo Escrito, 2010

19 Páginas, Calificación: 15/20


Extracto

Índice

1. Introducción

2. Obra de Pitol y rasgos sobresalientes

3. Trama y estructura narrativa de Juegos florales

4. Análisis de Billie y Raúl según la tesis de Jouve
4.1. Percepción de Billie
4.2. Percepción de Raúl
4.3. Recepción de la pareja
4.4. Implicación final

5. Interpretación

6. Conclusión

Bibliografía

1. Introducción

Sergio Pitol Demeneghi nació en 1933 en Puebla. En primer lugar reconocido como autor de cuentos, su trabajo como novelista ha ahora hecho méritos. Empezó obtener reconocimiento internacional cuando obtuvo el Premio Herralde de Novela in Barcelona en 1984 para su Desfile de amor.[1] Fue estudiante en Roma, traductor en Barcelona y en Pekín[2], profesor universitario en Bristol y en Jalapa, y luego diplomático en París, Varsovia, Praga, Moscú y Budapest. Continuadamente ha vivido en fuga .[3]

En este ensayo analizaré los dos personajes más sobresalientes de la novela post-modernista[4] Juegos florales (1982), aplicando los elementos más relevantes de la tesis de Jouve L’effet-personnage dans le roman[5]. Luego, intentaré encontrar un posible mensaje llevado por la pareja Billie-Raúl. Pero antes de desarrollar mi hipótesis, conviene presentar a Pitol y su universo.

2. Obra de Pitol y rasgos sobresalientes

Pitol es claramente cosmopolita[6] y un de sus temas recurrentes es el viaje (a veces fuera de América), incluso una novela suya se titula El viaje (2000). Es probablemente por que pasó muchos años de su vida andando y trabajando tras Europa. Cada obra es presa de referencias al viejo continente tal como tramas teniendo lugar en Europa o referencias a artistas y novelistas.[7] Este último punto da lugar a una cierta intertextualidad. Dill subraya que todas las ficciones de Pitol tienen un fondo autobiográfico y va hasta decir que sus relatos son más autobiográficos que su autobiografía.[8] Encontramos paisajes o situaciones que Pitol conoce bien: en Juegos florales, el protagonista regresa a Roma, ciudad bien conocida de Pitol, o encontramos a veces un protagonista-escritor, como por ejemplo en su primera novela El tañido a la flauta (1973).

Además de su posición de cosmopolita poco concernido con los problemas indianos[9], otra característica de Pitol es su ironía aguda (es el obvio caso, por ejemplo, en La vida conyugal, 1990). Otro de sus rasgos es la complejidad de sus textos: se pueden mezclar ficción y metaficción, creación y teoría literaria.[10] Notamos que la novela acerca de la novela[11] es un procedimiento que utiliza en todas sus obras, excepto en La vida conyugal.[12] García Ponce declara que esta escritura nos lleva en un laberinto: “[h]ay tantos hechos, tantos dramas, tantas acciones […] que nos sentimos dentro de una suerte de laberinto que hace cada vez más difícil la respiración y del que es indispensable salir”.[13] Vivimos varias historias, con diferentes sujetos y con una visión limitada a causa del procedimiento de focalización utilizado.[14] Uno de los recursos más empleados que contribuye en esta impresión de laberinto es probablemente la analepsis.[15] Notamos que Juegos florales parece ser la novela que más incide “en el arte del recuerdo”.[16]

3. Trama y estructura narrativa de Juegos florales

El protagonista es un mexicano del cual no conocemos ni el nombre, ni el apellido. El narrador es externo y siempre habla de él en la tercera persona. Llamamos eso tipo de apelación un designador pronominal.[17] Seguimos la historia siempre desde el punto de vista del protagonista “él”: no sabemos lo que pasa en la cabeza de los otros personajes. El narrador es entonces heterodiegético y se trata de una focalización interna fijada porque su perspectiva pasa por el personaje del cual a veces conocemos los pensamientos.[18] Ese tipo de narración favorece la identificación y el interés.[19]

Juegos florales cuenta la historia de un escritor que quiere componer una novela, ella misma titulada Juegos florales,[20] a propósito de un personaje similar a su directora de redacción. Trabaja como profesor de literatura pero también en la editorial “Cuadernos de Orión”, en Jalapa. (Notamos la proximidad con la vida de Pitol.) Para redactar su novela, va a Roma y se rememora su pasado con nostalgia. En la historia, varios personajes se entrelazan: el protagonista frecuenta a Billie Upward, directora de la revista; Raúl, amigo de infancia del protagonista y amante de Billie; Teresa Requenes, rica mujer que subvenciona la revista; Leonor, esposa del protagonista; Gianni, amigo italiano; y Eugenia, su mujer.

Juegos florales es una novela formada a partir de varios “pre-textos”. Antes de que la novela aparezca, entre 1981 y 1982 se publicaron algunos de esos pre-textos que son: “Cuando en Roma…” (minifragmento de novela), presentado en Diálogos (1981), y que forma parte del capítulo I; “Los cuadernos de Orión”, publicado en La palabra y el hombre (1982), convertido en el capítulo III; “Cementerio de tordos”, de la antología del mismo nombre (1982), que es el capítulo IV, y “El relato veneciano de Billie Upward”, del libro de cuentos Nocturno de Bujara (1981), integrado a la novela como capítulo VI.[21] Esta integración de cuentos se llama la hipernarrativa.[22] No obstante, contrariamente a lo que podríamos pensar, estos episodios se incluyen perfectamente y no perjudican la lógica del relato. Por ejemplo, “Cementerios de tordos” es presentado como un capítulo de recuerdos y de experimentación escritural por el protagonista, y “El relato veneciano de Billie Upward” se presenta como una historia nombrada “Closeness and Fugue” redactada por Billie Upward. La consecuencia de esta obvia mise en abyme es compleja: el lector y el protagonista están en la misma posición con respecto al texto de un tercer personaje ficticio (Billie). Entonces, con el cuento de Billie, el lector y el protagonista-escritor están en un nivel intradiegético. Esta metalepsis nubla la frontera entre diegesis y realidad y rompe los códigos de lo verosímil[23] investigando el funcionamiento novelesco.[24] Además de esta metalepsis, el narrador utiliza diversos recursos para variar el tiempo de la narración. Las más llamativas son las analepsis: el protagonista-escritor avanza con recuerdos que ralentizan la velocidad de la historia del primer plano. Es relevante ver que: “[e]l intento de construir una historia total no parece capaz de fructificar, a pesar de que las rememoraciones del autor son intensas y completas.”[25]

4. Análisis de Billie y Raúl según la tesis de Jouve

Los personajes tienen un rol esencial en la organización de ficciones. Permiten acción, las asumen, las suben, las vinculan entre ellas y las dan un sentido. Eso explique por que su análisis es fundamental y movilizó muchos investigadores.[26] Forster discierne los personajes circulares que tienen una espesura psicológica de los personajes llanos que son fijados desde su primera aparición y terriblemente previsibles.[27] Billie y Raúl son muy presentes a causa del proyecto de escritura del protagonista sobre ellos, y evolucionan desde el principio. Podemos decir, entonces, que los dos son unos personajes circulares.

Mi hipótesis consiste en aplicar la tesis de Jouve L’effet-personnage… seleccionando los puntos más relevantes para distinguir los efectos de lectura ocasionados por Billie y Raúl, personajes circulares. El narrador no puede describir totalmente el personaje, entonces el papel del lector es esencial. Así, el lector está activo en la construcción de los héroes: está ausento del mundo representado, pero presente en el texto como consciencia “percevante”.[28]

Según Jouve, el lector puede dividirse en tres instancias: el lectante que aprehende la novela respecto a un autor, el leyente que es víctima de la ilusión novelesca y el leído que se busca en la historia para satisfacer sus pulsiones. Dependiente del texto, una instancia puede ser privilegia en cuanto a las otras. Los personajes engendran un triple-efecto de lectura según la(s) instancia(s) en la(s) cual(es) se hace hincapié: el efecto-personal, el efecto-persona y el efecto-pretexto. Según las épocas la una o la otra determinará el sistema de la novela.[29]

[...]


[1] Smith, Encyclopedia of Latin American Literature, Chicago: Fitzroy Dearborn, p. 553.

[2] Tradujo, entre otros, James, Andreievski, Vittorini y Woolf.

[3] “Pitol, Sergio”, El Poder de la Palabra, <http://www.epdlp.com>.

[4] Williams, The Postmodern Novel in Latin America. Politics, Culture, and the Crisis of Truth, St. Martin’s Press: Palgrave Macmillan, 1995, p. 39.

[5] Jouve, L’effet-personnage dans le roman, Paris : PUF, 2008.

[6] Volpi, “El fin de la narrativa latinoamericana”, en Revista de crítica literaria latinoamericana 59, 2004, p. 39.

[7] Dill, “El cosmopolitismo literario de Sergio Pitol”, en La palabra y el hombre 112, 1999, pp. 129-137.

[8] Dill, p. 130.

[9] Smith, p. 657.

[10] García Díaz, “Sergio Pitol: personaje del mundo, creador de realidades”, en La palabra y el hombre 126, 2003, p. 28.

[11] Es decir, la metaficción.

[12] Fernández de Alba Luz, Del tañido al arte de la fuga: Una lectura crítica de Sergio Pitol, México: UNAM, 1998, p. 68.

[13] García Ponce, “Sergio Pitol: la escritura oblicua”, en Texto crítico 21, 1981, p. 14.

[14] García Díaz, p. 278.

[15] Rivera de la cruz, “Algunas notas sobre la narrativa de Sergio Pitol”, en Revista de literatura mexicana contemporánea 7, 1998, p. 84.

[16] Rivera de la cruz, p. 84.

[17] Reuter, L’analyse du récit, coll. «universitaire de poche», Saint-Jean de Braye: Armand Colin, 2009, p. 66.

[18] Genette, Discours du récit, coll. «poétique», Paris : Éditions du Seuil, 2007, pp. 194-200.

[19] Reuter, pp. 50-51.

[20] Eso constituye una primera ocurrencia de mise en abyme en la novela.

[21] Cázares Hernández, “Génesis de una novela y novela de una génesis: Juegos florales”, en Homenaje a Margit Frenk, UNAM/UAM, 1989, pp. 247-248.

[22] Salas-Elorza, “Sergio Pitol: el mago de la hipernarrativa mexicana”, en Revista de literatura mexicana contemporánea 33, 2007, p. 25.

[23] Lo que nos hace pensar en Borges o Cortázar.

[24] Reuter, pp 59-60.

[25] Rivera de la cruz, pp. 83-84.

[26] Reuter, p. 29.

[27] Op cit., Jouve, p. 169.

[28] Jouve, pp. 29-39.

[29] Jouve, p. 171.

Final del extracto de 19 páginas

Detalles

Título
“[L]a convivencia de Raúl y Billie hubiera resultado imposible.” - Percepción, recepción e implicación de dos personajes de "Juegos florales"
Universidad
University of Louvain
Calificación
15/20
Autor
Año
2010
Páginas
19
No. de catálogo
V177751
ISBN (Ebook)
9783640994823
ISBN (Libro)
9783640996025
Tamaño de fichero
541 KB
Idioma
Español
Etiqueta
Juegos, florales, sergio, pitol, jouve, effet-personnage, efecto-personaje, personaje, méxico, literatura, contemporánea, teoría
Citar trabajo
B.A. Caroline De Groot (Autor), 2010, “[L]a convivencia de Raúl y Billie hubiera resultado imposible.” - Percepción, recepción e implicación de dos personajes de "Juegos florales", Múnich, GRIN Verlag, https://www.grin.com/document/177751

Comentarios

  • No hay comentarios todavía.
Leer eBook
Título: “[L]a convivencia de Raúl y Billie hubiera resultado imposible.” - Percepción, recepción e implicación de dos personajes de "Juegos florales"



Cargar textos

Sus trabajos académicos / tesis:

- Publicación como eBook y libro impreso
- Honorarios altos para las ventas
- Totalmente gratuito y con ISBN
- Le llevará solo 5 minutos
- Cada trabajo encuentra lectores

Así es como funciona