Estudio contrastivo del régimen verbal en el portugués de Brasil y el español peninsular


Tesis Doctoral / Disertación, 2011
552 Páginas, Calificación: sobresaliente cum laude

Leer texto completo

ÍNDICE

1. INTRODUCCIÓN
1.1. ALGUNOS PRESUPUESTOS TEÓRICOS
1.1.1. Concepto de régimen
1.1.2. Concepto de valencia
1.1.2.1. El carácter semántico de la valencia: funciones valenciales vs. funciones gramaticalizadas.
1.1.2.2. Valencia y verbo: el carácter cambiante de las piezas léxicas verbales
1.1.2.3. Valencia y palabras nominales
1.1.2.4. Conclusiones sobre el concepto de valencia
1.1.2.5. Caracterización y aplicabilidad de las funciones valenciales en portugués y en español
1.2. PROCEDIMIENTOS DE TRABAJO
1.3. ESTRUCTURA DEL TRABAJO

2. DIFERENCIAS DE USO PRONOMINAL: LA VOZ MEDIA
2.1. VERBOS DE USO TANTO NO-PRONOMINAL COMO PRONOMINAL (ALTERNANTES) EN PORTUGUÉS Y SOLO PRONOMINALES EN ESPAÑOL.
2.1.1. Portugués TD / TDI y PRON > Español PRON
2.1.1.1. Portugués TD y PRON > Español PRON
2.1.1.2. Portugués TD-TDI y PRON> Español PRON
2.1.1.3. Portugués TDI y PRON> Español PRON
2.1.2. Portugués TIND / INT y PRON > Español PRON
2.1.2.1. Portugués TIND y PRON > Español PRON
2.1.2.2. Portugués TIND-INT y PRON > Español PRON
2.1.2.3. Portugués INT y PRON > Español PRON
2.2. VERBOS DE USO TANTO NO-PRONOMINAL COMO PRONOMINAL (ALTERNANTES) EN PORTUGUÉS Y NO-PRONOMINAL EN CASTELLANO
2.2.1. Portugués TD/TDI y PRON > Español TD/TDI
2.2.1.1. Portugués TD y PRON > Español TD
2.2.1.2. Portugués TD-TDI y PRON > Español TD-TDI
2.2.2. Portugués TIND / INT y PRON > Español TIND / INT
2.2.2.1. Portugués TIND y PRON > Español TIND
2.2.2.2. Portugués TIND-INT y PRON > Español TIND-INT
2.2.2.3. Portugués INT y PRON > Español INT
2.3. VERBOS DE USO NO-PRONOMINAL EN PORTUGUÉS Y PRONOMINAL EN ESPAÑOL
2.3.1. Portugués TIND > Español PRON
2.3.2. Portugués TIND-INT > Español PRON
2.3.3. Portugués INT > Español PRON
2.4. VERBOS DE USO NO-PRONOMINAL EN PORTUGUÉS Y DE USO TANTO NO-PRONOMINAL COMO PRONOMINAL (ALTERNANTES) EN ESPAÑOL
2.4.1. Portugués TD > Español TD y PRON
2.4.2. Portugués TD > Español TD y PTD
2.4.3. Portugués TIND/INT > Español TIND/INT y PRON
2.4.3.1. Portugués TIND > Español TIND y PRON
2.4.3.2. Portugués TIND-INT > Español TIND-INT y PRON
2.4.3.3. Portugués INT > Español INT y PRON
2.5. RECAPITULACIÓN

3. DIFERENCIAS DE RÉGIMEN
3.1. USOS RECTIVOS ADMITIDOS EN PORTUGUÉS Y NO-ADMITIDOS EN ESPAÑOL
3.1.1. Portugués TD y TIND/INT > Español TIND/INT
3.1.1.1. Portugués TD y TIND > Español TIND
3.1.1.2. Portugués TD y TIND-INT > Español TIND-INT
3.1.2. Portugués TD y TIND > Español TD
3.1.3. Portugués TD e INT > Español TD
3.2. USOS RECTIVOS ADMITIDOS EN ESPAÑOL Y NO-ADMITIDOS EN PORTUGUÉS
3.2.1. Portugués TIND/INT > Español TD y TIND/INT
3.2.1.1. Portugués TIND > Español TD y TIND
3.2.1.2. Portugués TIND-INT > Español TD y TIND-INT
3.2.1.3. Portugués INT > Español TD y INT
3.2.2. Portugués TD > Español TD y TIND

4. RÉGIMEN DISTINTO CON VERBOS DE SIGNIFICADO INCOMPATIBLE
4.1. USOS RECTIVOS PRESENTES EN PORTUGUÉS Y AUSENTES EN ESPAÑOL
4.1.1. Portugués TD > Español Ø
4.1.2. Portugués TDI > Español Ø
4.1.3. Portugués TIND > Español Ø
4.1.4. Portugués INT > Español Ø
4.1.5. Portugués PRON > Español Ø
4.2. USOS RECTIVOS PRESENTES EN ESPAÑOL Y AUSENTES EN PORTUGUÉS
4.2.1. Español TD > Portugués Ø
4.2.2. Español TIND > Portugués Ø
4.2.3. Español PRON > Portugués Ø: el esquema PTD

5. CONCLUSIONES
5.1. DIFERENCIAS DE USO PRONOMINAL EN PORTUGUÉS Y ESPAÑOL
5.1.1. Alternantes en portugués > Solo pronominales en español
5.1.2. Alternantes en portugués > No-pronominales en español
5.1.3. No-pronominales en portugués > Pronominales en español
5.1.4. No-pronominales en portugués > Alternantes en español
5.2. DIFERENCIAS DE RÉGIMEN ENTRE EL PORTUGUÉS Y EL ESPAÑOL
5.3. DIFERENCIAS DE RÉGIMEN Y VOZ ENTRE EL PORTUGUÉS Y EL ESPAÑOL: SIGNIFICADO INCOMPATIBLE
5.4. RECAPITULACIÓN

6. ANEXO: PRONTUARIO DE RÉGIMEN VERBAL COMPARADO PORTUGUÉS-ESPAÑOL

7. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1. INTRODUCCIÓN

Como lenguas neolatinas y hermanas, entre el portugués y el español media una gran semejanza tanto a nivel morfológico-sintáctico, como semántico y fonético-fonológico. Y si bien por un lado esta proximidad tipológica facilita enormemente el aprendizaje del español por parte de lusohablantes, por otro lado constituye asimismo un gran inconveniente en la medida en que genera constantes interferencias lingüísticas que inducen a confusiones y errores de traducción, puesto que es común que el lusohablante, confiado en esta similitud aparente, se incline a reproducir fielmente los modelos estructurales de la lengua portuguesa en su intento de volcarla a la lengua española.

Las interferencias lingüísticas en el aprendizaje del español por parte de brasileños se manifiestan con gran contundencia en la reproducción del lenguaje formal escrito, sobre todo en la traducción inversa (portugués > español) ya que, según se observa, la traducción directa (español > portugués) suele ejecutarse con más facilidad. De entre los errores interlinguales más comunes, figuran los relacionados con la organización sintáctica del sintagma oracional, más concretamente con el empleo del régimen verbal. Debido a que la estructura sintáctica del portugués guarda muchas similitudes con la del español, ciertas divergencias de usos rectivos entre ambas lenguas son tan sutiles que a menudo pasan inadvertidas a los aprendices brasileños de español.

En su empleo primario, el régimen de muchos verbos del portugués coincidía con el de sus homólogos del español en varios contextos semánticos afines, pero con el tiempo, se fue conformando de distinta manera en cada caso. Así pues, siguiendo la norma dictada por cada idioma, ciertos esquemas rectivos fueron pereciendo en favor de otros que encontraron más aceptación y arraigo en el ámbito lingüístico de cada lengua en cuestión. De ese modo, por ejemplo, muchos verbos presentaban construcciones ambivalentes para un único contexto semántico tanto en portugués como en español, pero debido a los innumerables e inevitables cambios experimentados en el decurso de su evolución, algunos verbos mantuvieron esa posibilidad de variación diatética en una lengua pero, mientras que en la otra acabaron decantándose por apenas una posibilidad construccional. Esto explica que, en la actualidad, bajo un significado común, algunos verbos alternen entre construcciones de régimen transitivo / intransitivo en portugués y, en cambio, en español, se empleen o bien solo como transitivos, o bien solo como intransitivos, según el caso. Del mismo modo, es común en portugués que ciertos esquemas alternantes de voz no-pronominal / pronominal correspondan en castellano al uso fijo de la voz media. En ambas situaciones, los verbos de una y otra lengua eligen diferentes esquemas sintácticos para un mismo esquema semántico.

El cambio semántico también es un factor determinante en la variación de régimen. Arrastrados por la constante e inexorable corriente renovadora del lenguaje, los verbos sufren modificaciones en su base lexemática o adoptan nuevos conceptos de acuerdo con las necesidades y características específicas de cada idioma. Fenómenos tales como la derivación metafórica o la analogía semántica con otros verbos, provocan el advenimiento de acepciones nuevas y, dado que las alteraciones que se efectúan en el plano semántico repercuten a su vez en el plano sintáctico del predicado, del mismo modo, surgen nuevos usos rectivos antes no admitidos, los cuales no siempre se aplican de manera uniforme para el portugués y el español.

A raíz de estos planteamientos, el principal objeto del presente estudio consiste en identificar y describir las diferencias más relevantes de rección valencial de los verbos del portugués y del español, haciendo un especial enfoque en las particularidades de construcción que puedan representar algún obstáculo para la la buena comprensión y el correcto manejo de su sintaxis oracional. Asimismo, se intentará verificar la naturaleza de estos usos actanciales divergentes y en qué medida ocurren, con miras a delimitar algunas de las tendencias que caracterizan el esquema construccional rectivo-valencial de cada lengua.

Con tal propósito, esperamos que este trabajo, en calidad de prontuario contrastivo, se convierta en una herramienta pedagógica complementaria, especialmente dirigida a los profesionales docentes que se dedican a la enseñanza del español como lengua extranjera a lusohablantes.

1.1. ALGUNOS PRESUPUESTOS TEÓRICOS

1.1.1. Concepto de régimen

El concepto de régimen hace referencia a las relaciones de dependencia entre las unidades elementales de una secuencia, por lo que, en este sentido, la rección consiste en la facultad que posee un elemento de ser determinado por o de regir otro elemento. Las relaciones de dependencia o de rección obedecen a un sentido u orientación que parte de un término superior o regente a un término inferior o subordinado donde el primero comanda o rige el segundo (Cfr. Tesnière, 1969, 13). Para Hjelmslev la rección puede ser definida como un requerimiento necesario, y hablando de término regente y regido afirma:

“es totalmente evidente que de los dos el término regido es el que es requerido necesariamente por el otro.

(Hjelmslev, 1972, 193)

1.1.2. Concepto de valencia

El concepto de valencia sintáctica de Tesnière, en un sentido general, consiste en la capacidad o potencial de una unidad gramatical de relacionarse sintagmáticamente con otras unidades. De ese modo, se entiende por valencia el potencial combinatorio sintagmático de cualquier unidad gramatical. En un sentido más restringido, la valencia léxica consiste en el potencial sintagmático de una unidad o lexema en particular. Aunque el concepto de valencia suele restringirse al verbo, también se extiende a otras categorías como el sustantivo y el adjetivo, así que se puede hablar de valencia verbal y valencia nominal.

En la teoría de la valencia, no todos los elementos son susceptibles de entrar en el potencial combinatorio de una unidad gramatical, solamente los elementos indispensables u obligatorios para completar el sentido de dicha unidad pueden ser valenciales o actantes. De ese modo, la teoría valencial implica la distinción entre elementos actantes (nucleares) y circunstantes (periféricos). Tesnière ofrece dos criterios de identificación para unos y otros:

“Au point de vue de la form, l’actante étant en principe un substantif, se suffit à lui même comme dépendant du verbe (...), tandis que le circonstant, ne pouvant être qu’un adverbe, doit d’abord, s’il est substantif, recevoir la marque adverbiale au moyen d’une préposition” (...)

“Au point de vue du sens, l’actant fait corps avec le verbe, au point qui’l est souvent indispensable pour compléter le sens du verb (...) Au contrarie, le circonstant est essentiellement facultatif”

(Tesnière 1969, 128)

1.1.2.1. El carácter semántico de la valencia: funciones valenciales vs. funciones gramaticalizadas

El concepto de valencia se basa esencialmente en el punto de vista del sentido de Tesnière. En el caso concreto del verbo, la valencia de este se constituye por los elementos que son indispensables para completar su sentido. Es decir, se considera la estructura de la cláusula desde el punto de vista del elemento léxico que compone el predicado, independientemente de las diferencias formales entre sus constituyentes. La cuestión está en que no siempre es posible saber cuáles son los elementos que están implicados necesariamente por el verbo. En un intento de dilucidar esta cuestión, basándose en trabajos de otros autores y en estudios sobre el suplemento del español García-Miguel (1995a, 13-16) propone algunos criterios principales de distinción entre actantes y circunstantes:

1º- La obligatoriedad: Los actantes pueden ser obligatorios u opcionales, mientras que los circunstantes son siempre opcionales:

Hemos comprado una casa / * Hemos comprado

Esta obligatoriedad se extiende a ejemplos en los que lo que no se puede suprimir es una frase preposicional (Cfr. Martínez, 1986, 61-64):

La sesión de mañana consistirá en una simple tertulia

*La sesión de mañana consistirá

2º. La latencia: Un elemento marginal no expresado simplemente no está; pero un actante no expresado puede estar implicado por el contexto. La presencia latente o implícita de un actante omitido se detecta cuando:

a) viene marcada en el contexto verbal, como ocurre con muchos suplementos opcionales cuyo referente es recuperable en el contexto previo:

No quería abusar de su confianza. Pero abus é.

No deberíamos insistir más en esta cuestión, pero insistiremos. (Martínez, 1986, 65-72)

b) viene dada en el contexto situacional:

¡Abre! (se deduce un actante en la flexión verbal - t ú - y otro implicado situacionalmente: por ejemplo, “el libro” o “la puerta”).

c) algunas veces, el hablante y el oyente suponen ciertos actantes tanto léxica como conceptualmente:

La gallina pone [huevos]

La mujer parió [un niño / una niña]

d) el hablante y el oyente son conscientes de cuándo una valencia no está cubierta, aunque su posición no se ocupe léxicamente:

El labrador ara

3º. Libre adición de circunstantes a cualquier predicado: Los elementos circunstantes se combinan con cualquier verbo y pueden insertarse libremente en cualquier predicado:

Discutió su opinión [públicamente] / [públicamente] discutió su opinión

[En este tema] discrepo de su opinión / Discrepo de su opinión [en este tema]

en cambio, los elementos valenciales o actantes se combinan con verbos específicos y pueden ser incompatibles con algunos predicados:

Discuto su opinión / *de su opinión

Discrepo de su opinión / *su opinión

4º. Restricciones formales y semánticas sobre el lexema verbal: Un verbo puede exigir las funciones sintácticas que permite y también las características formales o semánticas de los elementos que pueden desempeñar tales funciones:

Recurrir a / *en / *de / *Ø Juan

5º. Equivalencias con elementos identificados como actantes: Por ejemplo, si se considera que el CDIR representa siempre un actante, se deduce que en la oración Se acordar á deél toda la vida, deél es un actante puesto que equivale al CDIR lo en Lo recordará toda la vida.

6º. Sustitución por un proverbo (en español hacer(lo)): Tal sustitución permite la expresión de los circunstantes junto al proverbo, pero no de los actantes que son incompatibles con hacer(lo). Este equivale al predicado más todos los actantes excepto el sujeto y, en ocasiones, puede incluir algún circunstante:

Puso el libro en el estante:

*Lo hizo en el estante [Actantes]

Lo que hizo (*en el estante) fue poner un libro

... y Mengano hizo lo mismo (*en el cajón)

Trabajan en Vigo: [Circunstantes]

Lo que hacen en Vigo es trabajar

Mengano hacía lo mismo en Coruña

Residen en Vigo: [Actantes]

*Lo que hacen en Vigo es residir

*Mengano hacía lo mismo en Vigo

7º. Sustitución por otros verbos: Porto Dapena (1987,134), considera que si un conjunto de vocablos es susceptible de expresarse sintéticamente es porque dicho conjunto constituye un bloque frente a los demás:

El policía lo golpeó con la porra = El policía lo aporre ó

Estas lecturas no te servirán de provecho = Estas lecturas no te aprovechar á n

Como dice García-Miguel (1995a, 17), todos estos criterios son válidos para indicar más o menos aquellos elementos que están o no implicados por el predicado en una gradación entre lo más nuclear y los más periférico, pero no hay criterios tajantes para distinguir actantes de circunstantes. La gradualidad de la distinción nuclear-marginal se relaciona con el carácter léxico (o semántico) de la valencia:

“La valencia comprende aquellos elementos que se espera acompañen a un verbo dado frente a aquellos otros que son posibles, pero no necesarios, en cualquier cláusula. La valencia recoge la combinatoria sintagmática específica de cada elemento léxico. El lugar propio de la valencia está en el Diccionario y no en la Gramática.”

(id., 17-18)

Análogamente, Busse y Vilela (1986, 13) consideran la valencia como el “número de lugares vazios previstos e implicados pelo (significado do) lexema”. Basándose en la propuesta de Busse y Vilela para la caracterización de la valencia cuantitativa y cualitativa, García-Miguel (1995a, 33) ofrece algunos aspectos que deben considerarse en el estudio de la valencia verbal:

1) Número de actantes obligatorios y facultativos.
2) Valencia sintáctica: Aspectos de la estructura sintáctica de la cláusula que dependen de la elección del lexema verbal:
2a) Funciones sintácticas desempeñadas por los actantes.
2b) Categorías gramaticales de los actantes.
3) Valencia semántica, donde debemos hacer la misma subdistinción que en el punto anterior:
3a) Características semántico-relacionales de los actantes, es decir, funciones semánticas.
3b) Características semánticas inherentes de los actantes elegidos por el verbo, es decir, lo que Chomsky llama restricciones de selección.

En consecuencia, es el elemento léxico que ocupa la función de Predicado el que determina si una unidad es nuclear o marginal.

García-Miguel habla de funciones centrales o participantes refiriéndose a los constituyentes de la cláusula que se relacionan más directamente con el predicado y reserva el término de valencia (léxica) para las particularidades combinatorias de cada verbo. Los elementos centrales o participantes de la cláusula suelen ser valenciales o actantes.

Las funciones centrales o valenciales de las cláusulas de una lengua determinada se identifican con las funciones que se presentan más gramaticalizadas que, a su vez, se caracterizan, esencialmente, por no llevar marca morfológica o sintáctica de ningún tipo (flexión), cambiar fácilmente de función y posición en el predicado y por poder sustituirse por un clítico: Juan vio a María > La vio. María vio a Juan > Lo vio. Existen tendencias o criterios generales que pueden servir para identificar los participantes centrales o las funciones valenciales: (id., 31)

a) Los participantes centrales no están marcados morfológicamente, mientras que otros complementos verbales están normalmente marcados por medio de adposiciones.
b) Los verbos tienden a concordar o a establecer referencias cruzadas con algunos participantes centrales, pero no con otros complementos (oblicuos).
c) Los participantes centrales son normalmente valenciales (es decir, pueden estar exigidos por el verbo.
d) En el plano del contenido, lo que caracteriza a los participantes centrales es su versatilidad semántica.

De entre estos criterios, los dos primeros parecen relacionarse más directamente con los procedimientos de expresión de funciones. Del tercer criterio se deduce que las funciones centrales son las que típicamente acompañan el predicado para cada valencia. Así el primer argumento central se da típicamente en las cláusulas monoactanciales; el segundo, el que se encuentra junto al primero en cláusulas biactanciales; y así sucesivamente.

1.1.2.2. Valencia y verbo: el carácter cambiante de las piezas léxicas verbales

La gramaticalización de los procedimientos de expresión en las funciones centrales (formas nominales no marcadas y presencia en el predicado) permite que argumentos de un mismo predicado se presenten bajo una forma común en predicaciones alternativas. (1995a, 43). Dos cláusulas similares pueden diferenciarse por el número de actantes (valencia cuantitativa) o por las funciones que desempeñan los actantes en el esquema sintáctico. Es lo que Busse y Vilela (1986, 61) llaman de variaci ó n de valencia:

“Designamos por variación de valência o facto de o significado dos verbos poder apresentar diferentes estruturas relacionais: a que corresponde, naturalmente, diferente número de lugares vazios.”

Un cambio de construcción sobre el predicado implica estas posibilidades:

1. Que el mismo verbo admita más de un esquema, sin cambio alguno en el verbo, cfr.García-Miguel (1995a, 78):
a) María está escribiéndole una carta a su madre
b) María está escribiendo una carta
c) María está escribiéndole a su madre
d) María está escribiendo

Busse y Vilela (1986, 67) ofrecen este otro ejemplo donde es difícil saber si se trata de una construcción triactancial o biactancial:

a) O Pedro fala à irmã da doença da mãe.
b) O Pedro fala da doença da mãe.
c) O Pedro fala à Maria.
d) O Pedro fala de María.
e) O Pedro fala com a María.
f) O Pedro fala com a María acerca da doença da mãe.
g) O Pedro fala lentamente.
h) O Presidente est á a falar h á horas.

2. Que el mismo verbo admita más de un esquema, pero con diferencias gramaticales entre un esquema y otro, como en las causativas:

a) El calor dilata los metales
b) Los metales se dilatan con el calor

Se observa que la cláusula transitiva (a) es causativa de la intransitiva (b). El morfema se en (b) indica el cambio de esquema sintáctico con respecto a (a). Veamos estos otros ejemplos de Busse y Vilela (1986, 62):

1) a ) Pedro partiu o vaso.
b) O vaso partiu-se.
c) O vaso partiu.
2) a) Os convidados animaram a festa.
b) A festa animou-se.
c) A festa animou.

En ese caso, en la construcción (b) de (1) y (2) el pronombre reflexivo ocupa el lugar del segundo actante que se identifica con el primer actante, esto es, ambos actantes son co- referentes. La construcción intermediaria con el reflexivo se es forma de expresión de la voz media para marcar una relación anticausativa. En palabras de Busse y Vilela (1986, 63):

“Se formularmos como princípio do estabelecimento do número de actantes o carácter distinto dos actantes, isto é, a não co-referência, podemos interpretar a construção reflexiva, como se verifica em (b), como um processo sintáctico da redução de valencia.”

Por lo tanto, la construcción monoactancial (b) de (1) y (2) es recesiva en relación a la construcción biactancial (a) de (1) y (2). En palabras de Tesnière (1969, 272): “la diathèse récessive diminue d’une unité le nombre des actantes”.

3. Que a cada esquema correspondan verbos diferentes no relacionados morfológicamente:

a. Adán le da una manzana a Eva
b. Eva recibe una manzana de Adán

También se verifican cambios de construcción en los que una misma entidad puede presentarse en diferentes funciones sintácticas sin que cambie el predicado. Así es que varios verbos admiten que su segundo actante o CDIR pueda ser sustituído por un complemento preposicional:

Ele espera alguém.
Ele espera por alguém.
Ele pensa alguma coisa.
Ele pensa em alguma coisa.
Ele tocou a mo ç a.
Ele tocou na mo ç a.

(Busse y Vilela 1986, 68)

1.1.2.3. Valencia y palabras nominales

La valencia no es sólo una característica de los verbos. Si consideramos la valencia como el potencial combinatorio sintagmático de un lexema, entendemos, de ese modo, que es conveniente hablar de valencia nominal y, por lo tanto, de valencia del sustantivo y del adjetivo (Véase Busse y Vilela, 1986 y Bosque y Demonte, 1999). A propósito de la capacidad combinatoria del sustantivo Satorre Grau expone que:

“El concepto de complementos argumentales aplicado a los complementos del nombre exige que admitamos que el sustantivo es una categoría susceptible de tener valencias como los verbos.”

(Satorre Grau, 1999, 17)

Algunos autores llegan a aplicar incluso el concepto de transitividad característico de los verbos también al nombre. Roca Pons extiende el concepto de transitividad a adjetivos y preposiciones:

“también puede hablarse, hasta cierto punto, de adjetivos transitivos o intransitivos, o de empleo transitivo o intransitivo. Útil, por ejemplo, es de la primera clase en ú til para el trabajo, y de la segunda en trabajar es útil.”

(Roca Pons, 1970, 180)

En la misma línea y de modo más explícito y directo Luft propone la transitividad para todo tipo de nombres que rigen complemento:

“Vale então a coerência: se a verbos que regem complemento(s) se dá o nome de “transitivos”, cabe esta mesma designação aos nomes (substantivos, adjetivos e advérbios) seus derivados ou cognatos, e, por extensão, a quaisquer nomes nas mesmas circunstâncias. Nomes que regem complemento(s) são “nomes transitivos”.” (Luft, 1992, 7-8)

De la misma manera que en la valencia verbal, en la valencia nominal el componente léxico del sustantivo es el que determina el número y el tipo de actantes que es susceptible de regir, según la apreciación de Escandell (1995, 22):

“Parece, por tanto, que los nombres y los verbos no difieren sustancialmente en lo que se refiere a su capacidad de seleccionar argumentos, a los que imponen sus condiciones categoriales y semánticas.”

Con respecto al régimen de los adjetivos, Bosque (1983, 2) ofrece una clasificación sintáctica que divide en grupos los adjetivos calificativos atendiendo a las características formales de los complementos de estos, específicamente, del tipo de preposición que rigen. El problema fundamental que se plantea Bosque para llevar a cabo su clasificación es el de diferenciar los complementos regidos por un adjetivo de aquellos que se construyen con él, con valor circunstancial. Por lo tanto, se ve obligado a considerar como complementos del adjetivo los que rigen la preposición que introducen. En el caso de la preposición para, por ejemplo, incluye en su estudio Es apto para el trabajo, pero no Es apto para mí; también suficiente para aprobar, listo para salir o demasiados para una persona, pero no joven para conducir ni caro para lo que tiene. El criterio que utiliza para tal elección es, por una parte, que la inclusión de los últimos usos mencionados implicaría que todos los adjetivos (graduables) pudieran construirse con la preposición para y, por otro, que la construcción <<para + SN>> en estos casos sería lo equivalente a << teniendo en cuenta + SN>> frente a usos correspondientes con adjetivos como nocivo, beneficioso o necesario y utiliza el mismo criterio para otras preposiciones.

El carácter semántico de la valencia verificado en el estudio de la valencia verbal se aplica en la misma medida a la valencia nominal. En el caso de los adjetivos, las características formales que presentan su complemento parecen estar determinadas por el elemento léxico que compone el adjetivo. Es decir, son las características semánticas del adjetivo las que seleccionan una determinada preposición o construcción. En esta línea, Bosque expone, de modo breve, algunas observaciones sobre el valor semántico del complemento adjetival (Bosque, 1983, 13):

a) Algunos adjetivos imponen restricciones semánticas muy severas a sus complementos. Así propenso a selecciona nombres de enfermedades o dolencias (cf. enfermo de, que selecciona enfermedades o partes del organismo); abarrotado de exige sustantivos no contables o en plural; (...) Los adjetivos que se aplican al cuerpo humano o a alguna de sus partes imponen, lógicamente, restricciones muy concretas: chato de nariz, tuerto de un ojo, enjuto de cuerpo / rostro, etc. Otros adjetivos seleccionan un sentido o un sustantivo de su entorno ( á spero al tacto, sordo a sus gritos) (...)
b) Algunos de los complementos adjetivales se ajustan a nociones semánticas básicas como <<agentividad>> (cautivo de), <<finalidad>> ( ú til para), <<lugar>> (ausente de), etc. Las relaciones semánticas temporales y modales poseen un claro reflejo en la partícula interrogativa elegida, tal y como ocurre con los complementos verbales. Así, pues, tenemos ¿ ausente de d ó nde?, ¿ procedente de d ó nde?, ¿ extranjero d ó nde?, junto a ¿ seguro de qué?, ¿ contento con qué?, etc.
c) (...) Algunas veces, la sustitución de la preposición no afecta sustancialmente al significado (distinto a/de, contento de / con, ansioso de / por, consustancial a/con, reticente a/con,etc.), pero otras muchas sí repercute en él.

1.1.2.4. Conclusiones sobre el concepto de valencia

En vista de las teorías antes mencionadas, con el fin de lograr una distinción acertada entre términos clausales regente y regido, en el presente estudio adoptaremos el concepto de valencia verbal entendida como el potencial combinatorio sintagmático específico que posee un verbo dado, en el que solo intervienen los elementos que poseen estatus de actantes o participantes centrales que cumplen las funciones valenciales, esto es, los elementos condicionados tanto por las características gramaticales o formales como por el elemento léxico del predicado verbal.

La organización de los participantes centrales o de las funciones valenciales en el esquema sintáctico de la cláusula depende del lexema verbal elegido como predicado, es decir, las funciones sintácticas desempeñadas por las funciones valenciales así como sus rasgos semánticos, no vienen determinados por el verbo de forma aislada, sino por el contexto del que forma parte. Con arreglo a esta consideración, para el análisis descriptivo de la rección valencial de los verbos portugueses y españoles, utilizaremos, fundamentalmente, la valencia verbal que recogen los diccionarios y manuales de régimen verbal que describen las distintas posibilidades valenciales del verbo a partir de su elemento léxico.

1.1.2.5. Caracterización y aplicabilidad de las funciones valenciales en portugués y en español

Teniendo en cuenta las características formales que típicamente definen las funciones valenciales, para la determinación de la actancialidad de los verbos en la configuración de la estructura sintáctica de la cláusula en portugués y en español se utilizarán los siguientes criterios:

I. NO-PRONOMINALES:

a) Verbos transitivos:

- Directos: con complemento directo (acusativo conmutable con lo, la): leer el libro (lo leo).
- Indirectos: con complemento indirecto (dativo conmutable con le o con otro complemento preposicional como suplementos o complementos adverbiales): hablarles; hablar de política; ir a Fortaleza, etc.
- Bitransitivos: con complemento directo e indirecto: darle un regalo a María hablar a los alumnos sobre educaci ó n; poner el libro en el estante.
b) Verbos intransitivos:
- sin complementación de ninguno de los tipos anteriores: dormir, existir, morir, nacer, etc.

II. PRONOMINALES:

1) En principio, todos los verbos pueden ser pronominales con valor de afecci ó n interna o pasiva refleja / impersonal:

como una paella> me como una paella>aquí se come paella (pasiva refleja) veo dos películas> me veo dos películas> se ven dos películas (pasiva refleja) veo a Juan> me veo a Juan> se ve a Juan (impersonal)

Si los verbos son transitivos directos, también con acepción reflexiva-recíproca.

2) Hay verbos ‘deponentes’, esto es, solamente pronominales (arrepentirse, desmayarse, mofarse, etc.)

3) Se tendrá en cuenta el frecuente desdoblamiento entre verbos.

3.1. que en voz activa llevan complemento directo y en voz media (pronominales) llevan complemento preposicional: burlar a alguien / burlarse de alguien; reír una gracia / reírse de alguien.

3.2. o los que alternan activa con complemento directo, media intransitivos: aburrir a alguien / aburrirse.

3.3. o los que alternan activa con complemento directo, media copulativos (pocos): Llam ó a María / Se llama María.

3.4. o, finalmente, los que no cambian de régimen en activa y en media: morir / morirse; llegar / llegarse.

Una vez definidos los criterios de actancialidad para las funciones valenciales en portugués y en español, relacionamos los esquemas actanciales con la clasificación de los verbos seguida de su correspondiente símbolo:

I. Estructura verbal no-pronominal:

[SUJ-PRED] = verbo intransitivo (INT)

[SUJ-PRED-CDIR] = verbo transitivo directo (TD)

[SUJ-PRED-CIND] = verbo transitivo indirecto (TIND)

[SUJ-PRED-CDIR-CIND] = verbo bitransitivo o transitivo directo e indirecto (TDI)

II. Estructura verbal pronominal:

Para indicar, específicamente, los esquemas actanciales que adoptan la voz media, hemos añadido una P (‘pronominal’) al inicio de las abreviaturas de clasificación verbal TD, TIND e INT, significando respectivamente:

[SUJ-PREDpron] = verbo intransitivo pronominal (PIN)

[SUJ-PREDpron-CDIR] = verbo transitivo directo pronominal (PTD)

[SUJ-PREDpron-CIND] = verbo transitivo indirecto pronominal (PTIND)

Con frecuencia, se utilizará el símbolo PRON (pronominal) para aludir en sentido general a cualquiera de los esquemas pronominales anteriores.

1.2. PROCEDIMIENTOS DE TRABAJO

En primer lugar, conviene dejar constancia de que todos los fenómenos que se describirán en el presente estudio se encuadran dentro de los dominios del portugués estándar de Brasil (no de Portugal) y del español estándar de España o peninsular (no de hispanoamérica).

Como tarea inicial, se ha tratado de recopilar los verbos que entran a formar parte del corpus de análisis del trabajo, para lo cual se han seleccionado únicamente aquellos con igual significante entre el portugués y el español, en concreto, los de mismo étimo o de idéntica o similar grafía.

Una vez delimitada la lista de los verbos se ha procedido a la creación de una base de datos en el programa Access del sistema operativo Microsoft Windows, compuesta esencialmente de sendas tablas para los datos del portugués y del español. Cada tabla consta de 3.308 registros que equivalen al total de verbos analizados. Para cada registro o verbo, en este caso, se crearon campos específicos en los que se introdujeron los datos pertinentes de manera clasificada y ordenada según las necesidades del trabajo en cuestión. Así, por ejemplo, datos tales como las acepciones y ejemplos se reparten entre catorce campos cuya configuración corresponde a cada uno de los esquemas rectivo-actanciales que el verbo comporta, de suerte que al esquema transitivo directo corresponden los campos “TD acepción” y “TD ejemplo”, al esquema transitivo indirecto corresponden los campos “TIND acepción” y “TIND ejemplo” y así sucesivamente. Dichos campos son de tipo Memo, es decir, guardan caracteres alfanuméricos y son aptos para almacenar gran cantidad de información (su tamaño máximo es de 64 Kb), propiedad idónea para este estudio, puesto que ha permitido incluir el mayor número posible de acepciones contextualizadas cuando el verbo así lo exigía. Asimismo, han sido creados otros dos campos de tipo lógico (S í / No) que permiten distinguir los verbos que contienen acepciones idénticas o muy similares entre el portugués y el español, en su totalidad o solo parcialmente, de aquellos que por el contrario no contienen ninguna acepción en común entre ambas lenguas. Finalmente, se ha creado un último campo tipo Texto (guarda caracteres alfanuméricos de menor extensión) en donde se han registrado las diferencias de régimen observadas mediante abreviaturas o códigos que facilitaran luego la recuperación inmediata de la información deseada, efectuándose consultas de parámetros y filtros que contiene el programa.

Para el cotejo y descripción de los esquemas rectivo-actanciales divergentes entre el portugués y el español se han considerado, fundamentalmente, los verbos cuyas acepciones son iguales o muy similares entre sí. No obstante, con el fin de averiguar en qué medida los verbos portugueses y españoles se han distanciado en cuanto a su construcción sintáctica, a medida que fueron experimentando los cambios semánticos intrínsecos de cada lengua, también se han tenido en cuenta las diferencias de rección observadas en verbos de una lengua para alguna de cuyas acepciones no existe paridad alguna de significado o equivalencia semántica en la otra lengua. Similarmente, este criterio nos sirve de base para interpretar que los verbos, en cuanto portadores de esquemas complementarios, no constituyen simples piezas léxicas, sino que funcionan con arreglo a esquemas actanciales o predicaciones que vienen dadas por el significado verbal + régimen. Así, por ejemplo, el verbo certificar en portugués tiene equivalencia en español cuando se emplea en el esquema TD: O tabeli ã o certificou o nascimento da crian ç a. Sin embargo, el esquema PTIND asociado a este verbo en Certificou-se da veracidade da hist ó ria no existe en español (aunque el valor semántico es similar al que puede adquirir en castellano con otro esquema y con otro verbo), por lo que la relación comparativa en este caso se caracteriza como:

Portugués Español

PTIND > Ø

Así, tomando como referencia un determinado verbo del portugués de acepción común a su homólogo español, se trató de verificar si en esta acepción en concreto el verbo en cuestión utilizaba el mismo esquema actancial tanto en una lengua como en la otra, de modo que, en principio, el criterio de búsqueda utilizado para detectar las diferencias rectivas entre verbos del portugués y del español consistió en hallar una construcción rectivo-actancial posible en un verbo de una lengua, pero no de ese modo en el verbo homólogo de la otra, en un orden tanto directo como inverso:

- Verbos transitivos directos en portugués y no en español
- Verbos transitivos directos en español y no en portugués
- Verbos transitivos indirectos en portugués y no en español
- Verbos transitivos indirectos en español y no en portugués
- Verbos intransitivos en portugués y no en español
- Verbos intransitivos en español y no en portugués
- Verbos pronominales en portugués y no en español
- Verbos pronominales en español y no en portugués

A partir del criterio anterior y el posterior análisis comparativo de los datos obtenidos se establecieron grupos de clasificación verbal para cada tipo de discordancia de régimen observada con arreglo a las relaciones o correspondencias rectivas existentes entre los verbos de una y otra lengua, separando las ocurrencias relativas al uso pronominal o de la voz media de las de régimen propiamente dichas, conforme se representa en los esquemas siguientes:

- USOS PRONOMINALES O DE LA VOZ MEDIA:

Abbildung in dieser Leseprobe nicht enthalten

552 de 552 páginas

Detalles

Título
Estudio contrastivo del régimen verbal en el portugués de Brasil y el español peninsular
Universidad
University of Santiago de Compostela  (Facultade de Filoloxía Hispánica)
Curso
Doctorado
Calificación
sobresaliente cum laude
Autor
Año
2011
Páginas
552
No. de catálogo
V179591
ISBN (Libro)
9783656021896
Tamaño de fichero
1993 KB
Idioma
Español
Etiqueta
régimen; portugués; español
Citar trabajo
Shirley de Sousa Pereira (Autor), 2011, Estudio contrastivo del régimen verbal en el portugués de Brasil y el español peninsular, Múnich, GRIN Verlag, https://www.grin.com/document/179591

Comentarios

  • No hay comentarios todavía.
Leer eBook
Título: Estudio contrastivo del régimen verbal en el portugués de Brasil y el español peninsular


Cargar textos

Sus trabajos académicos / tesis:

- Publicación como eBook y libro impreso
- Honorarios altos para las ventas
- Totalmente gratuito y con ISBN
- Le llevará solo 5 minutos
- Cada trabajo encuentra lectores

Así es como funciona