El demonio de la soledad en la novela "El general en su laberinto" de Gabriel García Márquez


Trabajo Escrito, 1999

12 Páginas, Calificación: 0


Extracto

Page 1


Universität Hamburg Markus Mross Zentrales Fremdspracheninstitut Wintersemester 1998/1999 1. Nebenfach Spanisch

Lese-/Schreibübung (b): Gabriel García Márquez: „El general en su laberinto“, lectura y comentario. Kursnummer: 07.919

image 4682c98cb61f4928f8731bfeef0a633e

1) El concepto del demonio en la religión griega antigua, el mito de la caída adámica y la condición edénica

2) El sentido de la soledad en las obras y en los personajes de Gabriel García Márquez y el demonio de la soledad

3) Simón Bolívar y el demonio de la soledad en la novela „El general en su laberinto“ 4) Simón Bolívar y la soledad del poder en la novela „El general en su laberinto“ 1) El concepto del demonio en la religión griega antigua, el mito de

image 6921e761098708646f90597d3c04d5f4

La denominación „demonio“ es derivada del griego antiguo. La palabra griega antigua „daimon“/„daimonion“ describe un ser divino subordinado que ocupa los grados medios y bajos en contraposición a dioses de alto rango en la jerarquía divina. Segun la religión griega antigua los „daimones“ fueron malos fantasmas que tomaban posesión del hombre y que provocaban enfermedades mentales y otras enfermedades. Un tal hombre estaba obsesionado con el „daimon“ y sólo era curado si un exorcista lograba expulsar al demonio que había tomado posesión de él. La palabra griega antigua „exorkismus“ describe la expulsión por la cual el demonio era forzado jurar reconocer un poder más alto. Una variedad de estados patológicos era considerada la obra de malos fantasmas. Según la religión griega antigua era posible por el exorcismo de un demonio curar enfermedades como la epilepsía, el histerismo, la perturbación mental, el sonambulismo (caminar en sueños) y el delirio acompañado por la fiebre alta. La asosiación del fatalismo, la fe en el destino, con la fe en demonios sirve para explicar un crimen grave e inconcebible. Mucho antes de que un hombre tome la decisión de cometer un crimen los demonios ya saben lo que va a pasar por anticipación porque este acontecimiento fatal ya ha sido determinado por el destino. Por eso el filósofo griego Plutarch estableció una relación entre demonios y oráculos. Se creía también que un crimen provocaba a demonios de venganza. Existía también la creencia que no podían encontrar la paz eterna las almas de los hombres que morían demasiado temprano, de los que morían a la fuerza y de los muertos que no fueran sepultados de una manera tradicional. Tales fantasmas o demonios descontentos estaban condenados a permanecer en la región terrestre. No podían entrar en los infiernos y eran sensibles a encantos de daño de toda clase. Según la religión griega antigua los fantasmas o los demonios podían ser forzados por magos a adivinar el futuro en ritos necrománticos. La palabra „necromancía“ describe la adivinación del futuro mediante la examinación de cadáveres. El filósofo griego Sokrates consideró el „daimonion“ como una voz interna. Esta voz interna

Page 2


no le dió jamás consejos directos a Sokrates pero le impedió cometer males como si se tratara de una detención interna. Más tarde en el platonismo el „daimonion“ fue considerado como un angel custodio. Hoy en día se podría definir el „daimonion“ de Sokrates de manera más sencilla como un ser sobranatural que dirige nuestra vida entera, incluso acontecimientos involuntarios como los sueños. El filósofo griego Platon habló de demonios pro-tectores que acompañan a un hombre toda su vida y que conocen sus pensamientos y sus actos mas íntimos. En la religión griega antigua existió la fe en un angel custodio („agathos daimon“) en contraposición a un fantasma malo („kakos daimon“). Era posible para un hombre hacer responsable a un fantasma malo de la desgracia que le occurriera sí él no quería culpar un encanto de daño causado por un demonio. Según el filósofo griego Plutarch los demonios eran seres espirituales que pensaban tan intensivamente que hombres muy sensibles eran capaces de captar estos pensamientos. Con este concepto eran explicables fenómenos como la adivinación o la telepatía.

La caída adámica representa el desalojamiento del paraíso bíblico después del crimen original. La caída adámica trae el fracaso como consecuencia directa. Otro atributo inherente de la caída adámica es la soledad. La caída adámica a su vez es predestinada por la condición edénica. La condición edénica representa la condena del hombre a caer y a vivir en soledad eterna. Condenado a caer, el hombre está situado en una „dimensión fundamentalmente espacial, lo que agudiza el aislamiento físico de la soledad“ (Carrillo,1975;35). Por consiguiente, el hombre está condenado a vivir en soledad eterna desde su nacimiento, pero él empieza a sentir esta soledad sólo después de su caída como consecuencia directa de lo espacial y de lo temporal. El hombre vive el autodescubrimiento de la soledad sólo después de la caída como consecuencia inmediata de estar situado ahora en un marco espacial y temporal. Estar condenados a caer, Adán y Eva están „sólos desde el principio en medio del prodigio de la Creación“ (Carrillo,1975;35). Su „soledad en dos en compañía“ es consecuencia del „aislamiento espacial en medio de la vastedad del universo“ y es también „ineludible por ser parte de la condición edénica“ (Carrillo,1975;35). Del mismo modo en que esta pareja está condenada a caer, está también condenada a la soledad. Pero Adán y Eva solo empiezan a sentir la soledad compartida en la que ya vivían en estado de inocencia anterior al fracaso sólo después de la caída. Después de haber cometido el pecado original y después de haber sido expulsados del paraíso ambos empiezan a sentir el aislamiento temporal y espacial. En resumen, según el mito de la caída adámica el hombre está condenado a caer y a fracasar por la condición edénica. Está condenado a vivir en soledad eterna desde su nacimiento y empieza a sentir la soledad sólo después de su caída y después de haber sido expulsado del paraíso a causa de haber cometido el pecado original. 2) El sentido de la soledad en las obras y en los personajes de Gabriel García Márquez el demonio de la soledad

Para poder comprender el sentido de la soledad en las obras y en los personajes de García Márquez es necesario comprender las manifestaciones literarias del tema central de la soledad. Es también necesario comprender la concatenación de los indicios de la soledad para reconocer el trasfondo de la soledad que domina en las obras de García Márquez. Por la comprensión de las manifestaciones literarias de la soledad el lector obtiene la idea clave de la soledad. García Márquez distribuye las manifestaciones literarias de la soledad a través de sus obras. Estas manifestaciones literarias se componen de indicios ocultos y evidentes. En los indicios evidentes la soledad está formulada directamente. Estos indicios evidentes „hablan por sí sólos de una soledad“ (Valdivieso,1975;116). En los indicios ocultos - 2

Page 3

Final del extracto de 12 páginas

Detalles

Título
El demonio de la soledad en la novela "El general en su laberinto" de Gabriel García Márquez
Universidad
University of Hamburg
Calificación
0
Autor
Año
1999
Páginas
12
No. de catálogo
V185945
ISBN (Ebook)
9783867469869
ISBN (Libro)
9783656991687
Tamaño de fichero
583 KB
Idioma
Español
Etiqueta
gabriel, garcía, márquez
Citar trabajo
Magister Markus Mross (Autor), 1999, El demonio de la soledad en la novela "El general en su laberinto" de Gabriel García Márquez, Múnich, GRIN Verlag, https://www.grin.com/document/185945

Comentarios

  • No hay comentarios todavía.
Leer eBook
Título: El demonio de la soledad en la novela "El general en su 	laberinto" de Gabriel García Márquez



Cargar textos

Sus trabajos académicos / tesis:

- Publicación como eBook y libro impreso
- Honorarios altos para las ventas
- Totalmente gratuito y con ISBN
- Le llevará solo 5 minutos
- Cada trabajo encuentra lectores

Así es como funciona