Las estrategias de desarrollo industrial en corea del sur 1960 - 2011


Trabajo de Investigación, 2012
45 Páginas

Extracto

INDICE GENERAL

Introducción

Aspectos generales

Paso a paso: Los Planes de Desarrollo Económico (PDE) 1962 - 1996

La política industrial y comercial como base del desarrollo

Rompiendo mitos: Inversión Extranjera y Desarrollo

La transición: OMC y la OCDE

1997: ¿Crisis o golpe del capitalismo global?

Corea Hoy

El “nuevo” rol de la Inversión Extranjera

La negociación comercial en el ámbito multilateral

Los acuerdos regionales y bilaterales

El comercio exterior surcoreano

La deuda externa

Recetas del éxito: Política educativa y capital humano

CONCLUSIONES FINALES

BIBLIOGRAFIA

...Un informe interno de la USAID – a la sazón la principal agencia de ayuda del gobierno estadounidense, al igual que ahora – calificaba a Corea como un pozo sin fondo...[1]

Ha –Joon Chang

Introducción

Frente a la avanzada neoclásica en el campo intelectual impulsada por las organizaciones internacionales vinculadas al crédito y al libre comercio, el caso surcoreano se erige en la realidad demostrando que, el desarrollo económico puede ser alcanzado mediante una mezcla inteligente y pragmática de protección a la industria, incentivos comerciales y una solida dirección estatal.

Desde 1962 hasta 1996 los sucesivos gobiernos surcoreanos mantuvieron una armoniosa continuidad de políticas económicas heterodoxas orientadas al desarrollo de sus potencialidades con recursos enteramente endógenos y notables resultados. En este periodo, el gobierno no busco vencer al mercado al estilo de las economías socialistas pero, tampoco compartió una fe ciega en el libre mercado. Si bien, considera al mercado como un asignador de recursos, la estrategia surcoreana reconoce que, a menudo deben corregirse las imperfecciones mediante la intervención política.

Treinta años de políticas económicas activas orientadas a estimular la producción industrial mediante la sustitución de importaciones y el fomento a las exportaciones dieron como resultado a principios de los noventa la posibilidad de una apertura económica al comercio mundial controlada y manteniendo los esquemas de la política fiscal; monetaria; comercial y de inversiones extranjeras con una completa autonomía gubernamental.

La crisis financiera, desatada el sudeste asiático en 1997 aceleró el proceso de apertura y modifico los esquemas y orientaciones de las políticas públicas orientados al desarrollo, por un sistema basado en los incentivos de mercado.

Corea hoy, se encuentra entre las economías más desarrolladas del mundo permitiéndonos apreciar con su ejemplo el carácter relevante de la política económica para pasar del atraso al desarrollo, en menos de dos generaciones.

El presente trabajo se propone exponer de forma sintética y ordenada, el rol y lineamientos de la política industrial, comercial, científico - tecnológica y educativa surcoreana en el periodo 1962 a la actualidad como determinante del éxito en el camino al desarrollo. Para alcanzar el objetivo, hemos organizado la investigación de la siguiente manera:

En una primera instancia se expone los aspectos generales de los “Planes de Desarrollo Económico” implementados desde 1962 hasta 1996; políticas; objetivos; gradualidad y resultados de lo que fue, el pilar del planeamiento económico surcoreano .

Acto seguido, se hace una breve exposición sobre la transición y crisis del modelo en 1997; los principales actores; el rol de las organizaciones internacionales vinculadas al comercio y las finanzas: OCDE; OMC; FMI con el fin de dilucidar el siguiente interrogante : ¿1997, fue una crisis o un golpe de mercado?. Una vez fundamentada nuestra postura, nos adentramos en el análisis del nuevo paradigma de apertura a la Inversión Extranjera Directa, los Tratados de Libre Comercio y el Comercio Exterior en la actualidad. Asimismo, expondremos la aparición de un nuevo actor en la economía, “La Deuda Externa”.

Finalmente, se hace una breve exposición de la importancia que ha tenido la planificación educativa en el proceso de formación del capital humano para sustentar el “upgrade” económico y como fue a lo largo de 40 años, uno de los factores principales del éxito en el camino al desarrollo.

Las conclusiones, buscan hacer una reflexión sobre lo expuesto en su conjunto con la intención de despejar algunas inquietudes como ¿Qué rol cumplieron los” buenos o malos” economistas para lograr que Corea del Sur pasase de una economía atrasada a líder global en desarrollo tecnológico en menos de cuarenta años? ¿Es tan mala la protección del mercado? El liderazgo industrial ¿fue construido por planificación económica y sacrificio coreano o fue un milagro del cielo?

Aspectos generales

En los últimos 30 años algunas economías del sudeste asiático sorprendieron a la comunidad internacional por sus acelerados ritmos de crecimiento industrial, disminución del desempleo, mejoras en la distribución del ingreso y participación en mercados internacionales. Esto impulso a muchos economistas a debatir sobre, como las políticas de estos países podrían convertirse en el ejemplo para el resto de los países en desarrollo.

Hasta el momento, es mucho lo que se ha escrito sobre el uso de instrumentos y políticas aplicadas por los denominados NIC[2] en el diseño de sus estrategias económicas, principalmente en lo relacionado a política comercial, niveles de apertura externa y protección de la industria doméstica. Algunos, afirman que las exportaciones de estos países pueden ser consecuencia de una estrategia librecambista que les permite asignar recursos en base a sus ventajas comparativas. En ese sentido la prescripción resultaría obvia, la base del éxito en el comercio internacional sería la liberalización.

Pero, ya en la década del cincuenta, muchos países en desarrollo estaban aplicando estrategias de desarrollo mediante la denominada “S ustitución de Importaciones” entre los que se contaba Corea del Sur, Taiwán y muchos de Latinoamérica. En los años subsiguientes se hicieron visibles las limitaciones de sustentabilidad a largo plazo de esta estrategia, por lo que Taiwán y Corea a una estrategia de “P romoción de Exportaciones”.

A principios de los años sesenta, se abrió un debate sobre las “políticas orientadas al interior” (POI)[3] y las políticas orientadas hacia el exterior (POE)[4].

El argumento de las políticas orientadas al interior es favorable a la protección industrial[5] y se sustenta en que, la presencia de imperfecciones en los mercados impiden a las empresas de los países en desarrollo competir y desarrollarse armónicamente, siendo necesaria la participación del Estado en la economía en materia de protección y financiamiento.

Por otro lado, el argumento a favor de las políticas de las políticas orientadas al exterior se basa en el análisis de los costos asociados a políticas de protección industrial y en una supuesta incapacidad del Estado para gestionar la apropiada asignación de los recursos productivos.

La experiencia sintetizadora de Corea demuestra que, las políticas orientadas al exterior cuando se aplican discrecionalmente y articuladas con objetivos de desarrollo sectorial determinados por las políticas orientadas al interior, poseen efectos dinamizadores sobre la estructura económica interna contribuyendo a acelerar las tasas de desarrollo industrial.

Ya en el periodo 1970 - 1995, la aplicación de esta “estrategia sintetizadora” POI / POE tuvo sus notorios efectos sobre la tasa de crecimiento porcentual del PIB superando el 9% anual e incrementando el producto bruto per cápita pasando desde la insignificante cifra de 87 dólares en 1962 a los 5.523 dólares en 1990.

Asimismo, las ventas externas se multiplicaron desde los 55 millones de dólares a 65.000 millones, duplicando así la tasa de crecimiento japonesa y facilitándose el tránsito desde el 101° lugar entre los países exportadores al 14° en menos de 30 años. El dinamismo de las ventas externas fue un desafío para el aprendizaje, incorporación y difusión de nuevas capacidades tecnológicas para sostener el incremento de la productividad interna de los sectores industriales dando lugar a una radical transformación de la estructura productiva. La participación del sector manufacturero en el PBI, aumentó del 18% en 1965 a 31% en 1990.

Estos cambios estructurales tuvieron un efecto claro en la composición y diversificación de la canasta exportadora incrementando la participación de las manufactureras desde el 59% al 94% y revelando una importante orientación hacia dicho sector. En estas exportaciones, destacan las industrias químicas y de maquinaria pesada con una participación en el total de ventas que aumento desde 15% al 55% consecuencia del dinamismo de las ventas de acero, electrónicas, químicos y maquinaria y equipo de transporte.

El éxito exportador coreano no estuvo libre de los vaivenes de la economía internacional. A fines de los años setenta el crecimiento de su actividad comercial internacional se desaceleró como consecuencia de la disminución de la demanda generada por las crisis petroleras que afectaron a los países desarrollados y en vías de desarrollo, prolongándose esta situación hasta los primeros años de la década del ochenta momento que, la economía surcoreana retoma el crecimiento con una profundización de su perfil desarrollista. Recién, en 1997 con la denominada “Crisis de los Tigres Asiáticos” la estrategia de desarrollo endógeno surcoreana con participación del “Estado Inversor” sería forzosamente sustituida por una estrategia “Market oriented” de apertura a la inversión extranjera y con mecanismos de asignación de recursos basados en principios de mercado.

Pero, para entender el desarrollo gradual y etápico de Corea del Sur primero debemos conocer cuáles fueron los objetivos de las diversas fases que posibilitaron el “Upgrade” industrial, su estructura, incentivos, metas y resultados finales.

Paso a paso: Los Planes de Desarrollo Económico (PDE) 1962 - 1996

Para analizar comenzar a exponer el proceso de desarrollo económico surcoreano contemporáneo debemos tomar como punto de partida el año 1961. En aquel momento, a tan solo ocho años de la guerra civil fratricida que dividió al país en dos (norte y sur), la renta anual de Corea del Sur era de 82 dólares per cápita. El trabajador coreano medio, ganaba menos de la mitad que un ciudadano ghanés medio, solo 179 dólares[6] y la base de recursos materiales con la que contaba el país luego de la Guerra de Corea estaba en un estado calamitoso, según nos relata el prestigioso economista de Cambridge, Ha – Joon Chang[7],

“...la Guerra de Corea fue una de las más sangrientas de la historia humana cobrándose cuatro millones de vidas en poco más de tres años (1950 – 1953) y dejando, solamente la mitad de la base industrial en condiciones de uso y más del 75% de los ferrocarriles destruidos. El país, había logrado elevar su índice de alfabetización al 71% en 1961 desde el mísero nivel del 22% que había heredado en 1945 de sus dueños coloniales japoneses, quienes habían dominado Corea desde 1910. Corea, era considerado por todos como un caso perdido, por no decir imposible pare el desarrollo. Por entonces, las principales exportaciones del país eran tungsteno, pescado y otros productos básicos...”

Para revertir la situación descripta líneas arriba, el gobierno desarrollo un esquema de políticas económicas de los tipos “Planes Quinquenales” similares a los aplicados por las economías socialistas pero manteniendo la institución de la empresa privada. Estos esquemas de economía mixta “público – privado” se denominaron “Planes de Desarrollo Económico.

Los planes consistían principalmente en acentuar el rol del Estado en la creación y desarrollo de capacidades industriales y productivas que el país carecía. Por otra parte, este esquema no era exclusivamente surcoreano sino que, se ubica en la coordenada histórico – político – económica de los países del tercer mundo que, en virtud de encontrar el camino al desarrollo optaban por un esquema de economía mixta, esquivando así el modelo de economía centralizada. Estas políticas también se aplicaban en los países Latinoamericanos, ya que el “Desarrollismo” fue una variante propia de su historia, pero sin ánimo de adentrarnos en comparaciones que no son el objetivo de este trabajo, la variante surcoreana fue quizás la más exitosa por haber combinado acertadamente la “Sustitución de Importaciones” y la “Promoción de Exportaciones” superando la dicotomía de las “Políticas hacia Adentro” vs . “Políticas hacia fuera” y aplicando en una estrategia integradora y dinámica de política industrial y comercial. Tácticamente, los “Planes de Desarrollo Industrial” tuvieron los siguientes alcances:

I Plan de Desarrollo Económico 1962 – 1967: Es considerado el puntapié inicial del proceso de industrialización surcoreano. En estos primeros cinco años, se impulso la sustitución de importaciones de bienes de consumo. Se importaron maquinarias y bienes de capital que permitieran el desarrollo y la explotación de las materias primas del sector agrario y sirvieran a los fines, para obtener divisas con las que impulsar sectores básicamente trabajo intensivas, del sector textil, cuya producción se destinaria a las exportaciones. Los principales mecanismos que favorecieron esta etapa fueron, las reducciones de aranceles al comercio, las ayudas a las empresas exportadoras consideradas prioridad por el gobierno; la devaluación competitiva de 1962 – 1964 y la disminución de las barreras de ingreso a los capitales extranjeros aunque, esta solo era permitida por el gobierno en cantidades limitadas y si estaba dirigida a los sectores que se consideraban prioritarios para el empleo y el desarrollo.
II Plan de Desarrollo Económico 1967 – 1971: El I PDE y su fuerte política de ahorro interno, permitió al gobierno desarrollista del presidente Park Chun – Hee, acumular exitosamente las divisas necesarias para lanzar la promoción de industrias ligeras y la exportación directa de su producción. A tal efecto, Corea adhiere al GATT[8] en 1967 con el fin de obtener más mercados y menos barreras para sus productos. Además de las exportaciones de textiles y calzado que representaban más del 20% de sus exportaciones, adquirieron importancia las exportaciones de aparatos eléctricos de escaso contenido tecnológico. La relación de aliado estratégico de los Estados Unidos en la región consecuencia de la denominada “Guerra Fría” facilito un mejor acceso de sus productos en el país americano, quien absorbió la mitad de las exportaciones coreanas en este periodo motorizando al mismo tiempo, su desarrollo.
III Plan de Desarrollo Económico 1972 - 1976: Este quinquenio supuso un marcado giro en la política industrial del país fijando como objetivo primordial el desarrollo de la industria pesada y química. El anuncio del presidente norteamericano Richard Nixon del retiro de las tropas norteamericanas del país motivo los argumentos sobre la necesidad estratégico – militares de desarrollar este sector. Por otra parte, la pérdida de competitividad surcoreana en mercados en los que había sido tradicionalmente exportador motivaron este cambio. El “Estado Inversor Surcoreano” desempeño un rol fundamental por medio de mecanismos de concesión de créditos a la producción a través de la Junta de Planificación Estatal, la creación de incentivos fiscales y la realización de infraestructuras de apoyo a las nuevas actividades. El caso más ilustrativo del periodo es la creación de la empresa siderúrgica y metalúrgica POSCO[9] en 1968. Fundada en Seúl, abrió su primera planta para la fabricación de acero en 1971 pese a que, el Banco Mundial le denegara los créditos correspondientes considerando inviable el proyecto gubernamental por carencia de “know how” y ventajas comparativas. En 1990, según nos recuerda Dani Rodrik, fue el mismo banco quien afirmo que POSCO era “probablemente el productor de acero más eficiente del mundo”[10]
IV Plan de Desarrollo Económico 1977 - 1981: Este periodo puede ser considerado como una profundización de estrategia iniciada por el III PDE fortaleciendo los encadenamientos verticales hacia adelante y atrás de la industria siderúrgica ampliando al mismo tiempo el carácter horizontal de la producción de bienes finales. Asimismo, fue adquiriendo cada vez mayor importancia en la asignación de subsidios y exenciones fiscales para las exportaciones de las partidas de construcción naval, la creación de astilleros, como también el equipamiento para la industria metalmecánica. Por otra parte, en 1979 fue asesinado el Presidente Park y según algunos autores marcaria el inicio de una progresiva liberalización de distintos sectores de la economía surcoreana. Vale recordar que por efectos de la denominada 2° Crisis del Petróleo el precio de este insumo creció abruptamente un 270% desde mediados de 1978 hasta 1981 afectando seriamente a la economía del país, importador neto del recurso quien además, poseía un exceso de capacidad instalada producto de la sobreinversión y un sector financiero endeble, dependiente de las divisas provenientes del comercio internacional del país.
V y VI Plan de Desarrollo Industrial 1982 -1991: En esta fase avanzada del proceso el “Estado Inversor Surcoreano” destino cuantiosos recursos para el estimulo, sostenimiento, producción y exportación de bienes con contenido tecnológico medio. Maquinaria eléctrica, circuitos integrados, automóviles y equipos informáticos se convirtieron en las partidas importantes dentro del total de exportaciones coreanas.
VII Plan de Desarrollo Industrial 1992-1996: En este último PDE, se consideró necesario realizar la transición definitiva hacia una economía sesgada hacia la producción de bienes con alto contenido tecnológico en sectores como la química orgánica, la industria farmacéutica y la industria aeroespacial. Semiconductores, automóviles y maquinaria eléctrica fueron las exportaciones principales durante desde ese periodo en adelante y que, a pesar de la crisis asiática de 1998, no ha variado sino que se ha desarrollado aun mas.

Cabe destacar que, la evolución que sintéticamente hemos expuesto hasta aquí, estuvo flanqueada por una política incremental y sostenida para la I+D en la que pueden identificarse tres grandes fases:

1. En los años sesenta y setenta, dado que el país carecía de una masa crítica de habilidades tecnológicas desarrolladas que le permitieran avanzar en el camino del desarrollo industrial, había que crear aceleradamente las condiciones mediante la copia y la imitación de mercaderías importadas. Este proceso de ingeniería inversa, muy utilizado en los países asiáticos se le conoce como “Learning by doing” y “Learning by copying”, que abarcaría la década de 1960.
2. A mediados de los años setenta hasta finales de los ochenta, las innovaciones tecnológicas se adquirieron principalmente a través de la compra de licencias a multinacionales y empresas japonesas, americanas y europeas.
3. A partir de la década del noventa, Corea empieza a ser generadora de tecnología propia en varios campos consecuencia de creciente y sostenida inversión en educación pública, ciencia y tecnología, e investigación básica y aplicada. El nuevo perfil industrial del país, les demanda niveles educativos adecuados a las necesidades del estado de desarrollo.

Cualitativamente, es notorio el rol que ha tenido la inversión publico / privada en el sector industrial para generar capacidades y el aprovechamiento de la demanda externa de bienes y manufacturas coreanas por encima del ahorro y el consumo interno de la economía. Quizás, este simple esquema de análisis que se desprende “apriorísticamente” de la exposición de los PDE, pueda ser la causa que explica por lo menos en la teoría económica, las prevalencia de políticas económicas de tipo heterodoxo como la causa del éxito del proceso.

En 1996, Corea del Sur fue admitida formalmente como miembro de la OCDE.

La política industrial y comercial como base del desarrollo

Corea del Sur comenzó en la década sesenta a aplicar políticas industriales caracterizadas por la coordinación de las diferentes herramientas de la política económica de manera sistémica. El objetivo era explotar, mediante una mayor participación del Estado en la economía capacidades industriales y productivas que estaban latentes pero que, requerían esfuerzos de largo plazo y grandes inversiones para volverlas sustentables y que los inversores privados internacionales no estaban dispuestos a sostener en sus etapas iniciales.

La generación de capacidades endógenas seria así, el camino para alcanzar a mediano plazo un cambio estructural radical de su matriz productiva que les permitiera salir del subdesarrollo. En el caso de Corea del Sur, es paradigmático.

Como hemos podido apreciar más arriba, la aplicación de mecanismos de política industrial de carácter activo, estuvo guiada por diferentes etapas graduales que, mas allá de la peculiaridad del nombre que puedan adoptar no dejan de ser “Planes Quinquenales” de desarrollo bien orquestados con objetivos, premios e incentivos sectoriales y con la flexibilidad suficiente para reorientarse en el caso de ser necesario.

La estrategia seguida, estuvo orientada por un carácter completamente vertical, priorizando sectores específicos en cada una de las etapas señaladas. Esto formó parte de las políticas dirigidas al desarrollo productivo. Los sectores manufactureros beneficiados durante la década del sesenta fueron la producción de cemento, fertilizante y el refinamiento de petróleo contribuyendo a cumplir con los objetivos propuestos.

La estructura del mercado creada, se basó en grandes empresas privadas, esencialmente de capital nacional, teniendo poca participación la IED. Estas empresas, denominadas “Chaebol” se conformaron en estructuras de mercado oligopólicas. Estos conglomerados garantizaron asimismo la articulación del sistema empresarial sobre la base de la subcontratación y fueron la piedra angular en la creación acelerada de una burguesía industrial de base nacional.

Si bien es mucho lo que se habla sobre los “chaebol” es necesario un breve resumen para entender el lugar que estos ocupan en el desarrollo surcoreano y en la creación de la que “a posteriori” se convertiría en la base de la “super - burguesia” industrial del país para esto, vale preguntarse ¿ Qué son los chaebol y cuál fue su rol en el desarrollo surcoerano?

Los “Chaebol” son grandes grupos de empresarios bajo una misma dirección que operan simultáneamente en diversos sectores de la actividad industrial, siendo controlados directamente por el gobierno surcoreano. Sus orígenes, se remontan a la dinastía Chosun antes de la anexión formal de Japón, en 1910. El más antiguo chaebol en Corea es el grupo “Doosan” fundada en 1896. La forma de gobierno de la propiedad de los chaebol sobre el que se sustento el desarrollo industrial surcoreano, surgió durante el gobierno del presidente Park Chung Hee (1961-1979).

[...]


[1] Chang, Ha – Joon. “¿Qué fue del Buen Samaritano?: Naciones ricas, políticas pobres” – 1° ed.- Bernal: Universidad Nacional de Quilmes: Asociación de Economía para el Desarrollo de Argentina. 2009, Pag. 19.

[2] New Industrialized Countries.

[3] O sea, orientado a la estructura económica interna.

[4] Por lo tanto, orientada al comercio internacional.

[5] También denominado “Argumento a favor de la Industria naciente”.

[6] La cifra de los ingresos coreanos corresponde a II.- C.Lee, Hankook Gyongie Tongsa (Historia económica de Corea, Seúl, Bup-Moon Sa, 1999, tabla 1 del apéndice. La cifra ghanesa fue extraída de C.Kindelberger, Desarrollo Económico, Madrid, Ediciones del Castillo, (1966), tabla 1-1.

[7] Chang, Ha - Joon (Ob. Cit), PP. 19 -20.

[8] Denominado en ingles General Agreement on Tariffs and Trade es el Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio.

[9] Para más información sobre Pohang Steell Corporation y sus actividades a nivel global visitar su página de internet: www.posco.com

[10] Rodrik, Dani. “Getting intervention right: How South Korea and Taiwan Grew, NBER Working Paper Series, N° 4694, 1994.

Final del extracto de 45 páginas

Detalles

Título
Las estrategias de desarrollo industrial en corea del sur 1960 - 2011
Universidad
National University of Tres de Febrero  (Especialización en Economía y Negocios con Asia Pacifico e India )
Autor
Año
2012
Páginas
45
No. de catálogo
V194820
ISBN (Ebook)
9783656203506
ISBN (Libro)
9783656208105
Tamaño de fichero
925 KB
Idioma
Español
Citar trabajo
Federico Vaccarezza (Autor), 2012, Las estrategias de desarrollo industrial en corea del sur 1960 - 2011, Múnich, GRIN Verlag, https://www.grin.com/document/194820

Comentarios

  • No hay comentarios todavía.
Leer eBook
Título: Las estrategias de desarrollo industrial en corea del sur 1960 - 2011


Cargar textos

Sus trabajos académicos / tesis:

- Publicación como eBook y libro impreso
- Honorarios altos para las ventas
- Totalmente gratuito y con ISBN
- Le llevará solo 5 minutos
- Cada trabajo encuentra lectores

Así es como funciona