Los Sueños: Entre la realidad y la fantasía en el conocimiento humano


Tesis Doctoral / Disertación, 2012
91 Páginas

Extracto

ÍNDICE

INTRUDUCCIÓN

CAPÍTULO I
EL SUEÑO
1.1. Definición
1.2. Tipos de sueños
1.3. Los sueños y la filosofía

CAPÍTULO II
VISIÓN PSICOLÓGICA
2.1. ¿Es un mensaje psicológico?
2.2. Freud
2.2.1. La imagen de la mente
2.3. Otros Autores sobre los sueños

CAPÍTULO III
VISIÓN RACIONAL
3.1. Posibilidad del conocimiento
3.1.1. Sobre la realidad
3.1.2. Sobre la fantasía
3.2. Como mensaje del más allá
3.2.1. ¿Mensaje de los dioses?

CAPÍTULO IV
METODOLOGÍA Y RESULTADOS
4.1. Me cuentas un sueño

CAPÍTULO V

CONCLUSIÓN

BIBLIOGRAFÍA

INTRUDUCCIÓN

Las fuerzas otras imaginantes ahondan en el fondo del ser; quieren encontrar en el ser a la vez lo primitivo y lo eterno. Dominan lo temporal y la historia. En la naturaleza, en nosotros y fuera de nosotros, producen gérmenes; gérmenes cuya forma está fijada en una sustancia, cuya forma es interna[1].

Dentro de la historia filosófica, el conocimiento mira hacia la verdad de las cosas y la realidad que nos rodea, el ser humano injerta todas sus capacidades para poder llevar a cabo tal misión. The Man is an enigma to himself[2] (El hombre es un enigma para sí mismo). El misterio más grande para tal conocimiento y la verdadera razón de este saber, es el mismo ser humano con todas sus cualidades internas que le conforman: psicológica, ideal, racional, sentimental, mental y espiritual.

Cualidades que no son fáciles de comprobar ni de conocer por medio de un experimento práctico científico. El problema radica en que: todo lo que se pueda hablar en este mundo interno son puras hipótesis, que no son comprobables con facilidad, o de ninguna manera por la experiencia; es el mundo de las ideas, o de la razón de Descartes, no son empíricas, están fuera de toda comprobación física. Por lo tanto, es un deterioro para la filosofía, puesto que se ha considerado a lo largo de los años –edad moderna- como ciencia sólo a lo comprobable y experimental. Pero nos hemos olvidado de la riqueza filosófica, que no es comprobable y aún así se puede tener una experiencia por medio del mundo de la mente. El hombre difundió su psique a través del cosmos[3].

El sentido de la filosofía como parte integral que surge del ser humano, le adentra a su manera de ser, que puede desarrollar desde su ego como la manera más explícita de contar y encontrar el sentido de las cosas. También puede manifestarse en el sentido como Comte nos comparte la filosofía -La metafísica-: el contenido de dos filosofías principales (cf. WHITE, Leslie, A. Pg. 78-80):

Dos tipos principales de filosofía:

a) la filosofía del supernaturalismo: animismo y antromorfismo.

- el mundo exterior es interpretado en términos del ego humano:
- crea en sí el mundo de acuerdo con su propia imagen.
- se proyecta inconscientemente sobre el mundo exterior,
- describe e interpreta en términos de sus propios procesos psíquicos.
- el mundo está animado y poblado de espíritus
- sienten y se comportan igual que los hombres.
- Tiene deseos,
- prefieren ciertos alimentos y bebidas;
- susceptibles a celos y lisonjas;
- se dedican a la guerra y el amor.
- Uno hace la tierra, otro trae las lluvias, otro proporciona caza y hace crecer los sembrados.
- Los dioses favorecen o rechazan ciertos tipos de sistemas económicos y políticos,
- ayudan a los ejércitos de sus naciones elegidas.

b) la filosofía del naturalismo:

- las explicaciones consisten en resultados de hechos sobresalientes;
- la explicación científica es una descripción condensada.
- los fenómenos de la naturaleza son explicados en términos de sí mismos,
- el mundo es explicado en términos de sí mismo.
- en términos de hechos de la naturaleza; ejemplos
- la lluvia cae porque otros fenómenos meteorológicos preceden y acompañan a la precipitación pluvial;
- un fósil no es más que un eslabón en una cadena de hechos paleontológicos.

c) Metafísica: Comte.

- Participa de ambos tipos de filosofía:
- evita el animismo y apunta hacia el mundo exterior.
- los fósiles fueron producidos por fuerzas petrificantes -es decir, por fenómenos naturales que existen y funcionan en el reino de la naturaleza- no por dioses con mentes como las nuestras.

El gran universo del hombre -la mente- ha creado grandes cosas. El ser humano es el arquitecto de su propia historia, de su mundo y el cosmos que le rodea. Los acontecimientos y acciones son producidos desde lo más íntimo, lo más profundo de su ser: el mundo de la razón. En este lugar radica un universo que nadie aún ha podido conocer. A lo largo de los años, décadas se ha ido litigando y se ha ido poniendo en el estante del olvido y de lo inservible. El hombre con su imaginación, sus ideas, sus sueños ha construido los más ingeniosos y magníficos inventos en el campo físico que encontramos en la actualidad.

Es bien sabido que los sueños (pueden ser estos en los momentos de vigilia o dormidos) son el motor que le han movido a construir el mundo y su desarrollo, espantoso, emocionante, maquinista, técnico que vive la actualidad. Ésta es una de las razones, del porque el gran interés de meterme al mundo amplio, desconocido y complejo para el ser humano, sobre los sueños. Los hombres, mujeres, niños, ancianos, la historia, la filosofía, los pensadores, los brujos, los hechiceros, los adivinos, etc., han hablado a lo largo del tiempo sobre los sueños. Pero son muy pocos, o mejor dicho escasos, los que se han interesado por estudiar los sueños como la base del conocimiento que ha logrado la humanidad.

Todos los grandes desarrollos científicos, médicos y tecnológicos, de todas las aéreas que ahora conocemos son el resultado de grandes personajes soñadores. Pero, ¿el sueño es el acontecimiento mental que el individuo tiene cuando está dormido? O es ¿la idea del hombre que se esfuerza por conseguir un ideal propuesto, el cual no le permite dormir y lo manifiesta en su mente continuamente? Son cuestionamientos para el estudio de esta propuesta de los cuales voy a tratar de resolver.

Para tratar de responder dichas preguntas empezaré, en un primer capítulo, hablando sobre el sueño. En el cual recolecto diferentes definiciones teóricas que se han dado a través del tiempo, de manera especial abarcaré el tema en los estudios realizados desde la visión idealista-racional, con los grandes pensadores como Platón y Descartes. Platón soñaba mucho y no se ha soñado menos después. Había soñado que la naturaleza humana era en otro tiempo doble, y que en castigo a sus culpas fue dividida en macho y hembra[4]. Nos hacen comprender que el conocimiento del hombre se presenta a través de los sueños y la imaginación como sombras que opacan la mente y distorsionan la realidad. Con una pequeña clasificación de los diferentes tipos de sueños que se presenta hasta la actualidad, para terminar con la relación de la filosofía y los sueños, que hace ver al hombre en sus ámbitos de la razón, para lograr aclarar las ideas que tiene frente al mundo y su realidad.

Continuando con la visión psicológica de los sueños. Me centraré en los estudios realizados en el campo del psicoanálisis, en especial, los estudios realizados por Freud -Interpretación de los Sueños. En el aspecto psicológico, el inconsciente trabaja continuamente, sin parar, sin descanso moviendo la vida del ser humano; él transmite mensajes que son parte de la vida diaria del individuo. Los mensajes dejan gran inquietud en la vida de las personas,por el simbolismo que manifiesta; crea un misterio muchas veces incomprensible para el pensamiento del hombre. Los sueños son fenómenos extraños y extraordinarios, parecidos a los pensamientos cuando se está despierto[5], este tipo de situaciones también pueden ser confundido con la exageración psicología o las alucinaciones psicopatológicas que el individuo vive.

Los sueños no solo son las manifestaciones de vida presente de los seres humanos, sino también todo lo que en su interior está pasando, debido a los recuerdos, deseos o ilusiones que son parte de la vida íntima. El ser humano es un ser que vive lleno de emociones continuas. Esta presencia de los sueños en la mente humana hace que crezca el sentido misterioso de los mismos.

Por otro camino se sabe que el conocimiento sobre los sueños y su interpretación son muy escasos. El aspecto psicológico, en especial, el campo psicoanalítico intenta estudiar algunos aspectos del sueño teniendo en cuenta las diferentes circunstancias, estados de ánimo, deseos, frustraciones, sentimientos, lugares conocidos o interesantes para la persona y sobre todo los personajes, que son seres humanos, y divinos buenos o malos. Circunstancias que influyen junto con los acontecimientos en la vida, cultura, religión, familia y medio ambiente.

Se abre el camino a un último punto: el aspecto racional y mental del ser humano. Ámbito siempre presente en el conocimiento del hombre. Este análisis racional no quiere desechar el aspecto psicológico, sino al contrario, ayuda a poner la mejor mirada al aspecto de la mente en el mundo del conocer, que se presenta en las facetas de la praxis diaria, vigilia y no-vigilia –sueño- del hombre. También había soñado que el dormir nace de la vigilia, y la vigilia del dormir[6].

Las imágenes creadas en la mente, son símbolos que tiene su significado, pero en torno a ella está el significante del mismo. Siendo, el significante el símbolo que se manifiesta en el sueño, pero el significado del dicho símbolo es desconocido, ya que el mensaje del sueño no es fácil de conocerlo. La sencillez de la historia permite enmascarar la organización de un deseo extremadamente complejo y reprimido. A la inversa, un sueño muy complicado puede ocultar un deseo simple y evidente[7]. De tal manera, cada sueño se interpreta con la historia de cada individuo. No todos los sueños pueden enlazar los mismos acontecimientos en diferentes personas, puesto que, cada ser humano es independiente y con un mundo mental separado.

Siguiendo este largo camino, nos damos cuenta que la historia misma se encarga de separar el conocimiento que el ser humano tiene o construye. La separación idea-cuerpo, idealismo-empirismo. Separación que se marca mucho más en la época moderna, el conocimiento toma una nueva trama: por un lado el idealismo, que desprecia la experiencia de los acontecimientos físicos en desarrollo y el materialismo que hunde en los abismos del silencio al idealismo, como parte fantasiosa de sueños no realizados. Deterioran la riqueza del conocimiento humano que la historia alcanzado. No es posible instalarse de golpe en el conocimiento racional; ni se logra a la primera una perspectiva justa de las imágenes fundamentales[8]. Hay que comprender que tanto el materialismo o las ciencias experimentables, cuánticas de la actualidad son parte que influyen en la mente del hombre; como surgen de la mente humana las ideas y sueños para poderlas realizar, construir y comprobar. Son dos campos unidos en el desarrollo del conocimiento aunque diferentes en su aplicación.

Los grandes avances se dieron por un sueño. El hombre tuvo un sueño que le impulsó a observar el universo de mejor manera; lo puso en práctica y empezó a construir todo aquello que inspiró su mente. En otros acontecimientos, sintió que alguien le transmite sus deseos; que le habla,alguien más grande que sus propios deseos, sueños, sentimientos o anhelos más íntimos, es decir, le habla alguien distinto y superior a él -Dios. Recurre al conocimiento de lo trascendental, de lo lejano, de lo desconocido por la naturaleza humana. La perspectiva religiosa de las culturas, es el trascender de la naturaleza humana para descubrir un mundo mejor; él se comunica con lo sagrado, lo divino y puede recibir de Dios los proyectos para hacer desarrollar el mundo.

De tal manera, el escrito y la realización de esta corta investigación me hace recorrer por el mundo de los sueños, para encontrar el enlace entre la realidad, la vida, los sentimientos en el conocimiento y la fantasía que puede tener los dos caminos a seguir: crear y orientar a construir un conocimiento en el saber humano, o quedarse en la fantasía de las ilusiones de cada hombre soñador.

CAPITULO I EL SUEÑO

One who studies the various aspects of night-dreams and day-dreams will find that both have many common features. If a person is moderately fatigued, has sense of well being and confort, and allows his thoughts to flow pleasurable and as they will, fantasy assumes control, and soon sleep is upon him. (PATERMAN, James F. 1992)

1.1. DEFINICIÓN

El tema de los sueños a lo largo de la historia ha sido de gran interés para la medicina, puesto que ellos abarcan gran cantidad de la mente humana, en especial el campo de la psicología. Lograr una definición sobre los sueños no es fácil, ya que encontramos un camino complejo al hablar de ellos, por su origen su contenido, mensaje y simbolismo. Son fragmentos desconectados de nuestras antiguas ideas, reanimados y combinados[9]. En la antigüedad los hombres pensaban que los sueños eran dados por dioses; el alma abandonaba el cuerpo y recorría otros mundos para recoger el conocimiento y el mensaje que eran transmitidos de manera extraña e incomprensible.

Al sueño se le puede definir de varias maneras, de acuerdo al sentido que cada autor le quiere denominar. Por ejemplo, en la psicología pueden ayudar a descifrar el stress mental del ser humano. En el campo mitológico y bíblico es considerado el medio que transporta los mensajes divinos al hombre. La palabra egipcia que designa el sueño es derivada como velar o despertar[10]. En el sentido racional, el sueño es considerado como la nube que opaca la realidad y esconde la verdad del conocimiento. En el núcleo de la racionalidad se encuentra la capacidad para hacer inferencias deductivas, y en el origen de esta capacidad se encuentra la comprensión de la incompatibilidad, el reconocimiento de que un hecho puede excluir a otro. Debido a que comprendemos esto podemos pensar en posibilidades excluyentes y terminar con el único restante o el que debe ser[11]. Esta consciencia sólo puede surgir en seres que reflexionan sobre los hechos que son posibles realizar.

1.2. TIPOS DE SUEÑO

El examen psicológico nos presenta el sueño como primer eslabón de una serie de fenómenos psíquicos anormales, entre cuyos elementos subsiguientes, las fobias histéricas y las formaciones obsesivas y delirantes, conciernen al médico por motivos prácticos[12].

En los dos estudios que Aristóteles consagra a esta materia pasan ya los sueños a constituir objeto de la Psicología. No son de naturaleza divina, sino demoníaca, pues la naturaleza es demoníaca y no divina; o dicho de otro modo: no corresponden a una revelación sobrenatural, sino que obedecen a leyes de nuestro espíritu humano, aunque desde luego éste se relaciona a la divinidad. Los sueños quedan así definidos como la actividad anímica del durmiente durante el estado de reposo[13]. En esta etapa de actividad mental, se ha descrito varios tipos de sueño.

Sueño simbólico o alegórico[14]: tipo de sueño que la cultura israelita, cananea presenta con más realce. Quiere manifestar la sagacidad del mensaje de Dios a su pueblo. Tenemos varios relatos en la escritura bíblica que presenta la comunicación de Dios hacia el ser humano, la persona elegida. Dios mismo se hace presente y comunica con el hombre sus deseos, su futuro y misión, por medio de los sueños. Dios también concede los deseos del individuo o del pueblo elegido y que cumpla su palabra. Un ejemplo tenemos con la historia de Salomón, en el primer libro de Reyes, capitulo 3, en los versículos 4 y 5.

Sueños divinos: los mitos religiosos en las diferentes culturas y pueblos están presentes en la historia humana como en los griegos, egipcios, chinos, judíos, las culturas africanas y americanas. Ellos nos transmiten que los dioses se comunican por medio de los sueños; dan el mensaje al personaje que duerme acerca del destino que le espera: El destino puede ser personal o puede involucrar al pueblo. El sueño es el territorio donde los dioses, invisibles bajo su verdadera forma de día, pueden aparecerse[15].

Dentro de este grupo tenemos los Sueños diabólicos: son los sueños transferidos por los dioses malos. Ellos presentan penurias y calamidades al individuo, la familia o la comunidad al que pertenece dicho personaje que ha sido informado por el mensaje. Este tipo de sueños religiosos de mensajes dados por el diablo, se ha manifestado mucho en las culturas de medio oriente; también la religión cristiana nos presenta algunos tipos de mensajes diabólicos dados por “Satanás”, el cual se apodera de la mente de los seres humano.

La iglesia Católica, desde la edad media pone en tela de juicio y duda de los sueños. Para conocer su veracidad, debe entrar a un análisis exhaustivo, ya que los sueños pueden ser dados por tres causas, cuando se trata de los tipos de sueños divinos: por Dios (buenos), el diablo -Satán- (malos) o el mismo hombre y su inclinación al mal (buenos y malos). Para los cristianos la principal obsesión era distinguir entre los sueños y visiones malignas, provocadas por el diablo, y lo sueños buenos inspirados por Cristo o los santos. También ellos desarrollaron una casuística para discriminarlos: así el diablo dejaba un olor fétido, mientras las apariciones celestiales se hacían entre aromas agradables[16].

Sueño mensaje[17]: este sueño es el mensaje que tiene Dios para con el soñante. Dios le comunica sus deseos al ser humano, que es lo que él quiere con el sujeto, con su familia o con su pueblo. Tenemos el ejemplo del Diálogo de Dios con Aarón y Miriam, el libro de Números capitulo 12 versículos 6 al 8.

Sueño hipnótico[18]: Es el sueño realizado a Adán por parte de Dios, en los escritos bíblicos del libro del Génesis capitulo 2, versículos 7 y 8. Este sueño corresponde a un tipo de sueño especial, en el cual el ser humano es consciente de todo lo que sucede a su alrededor.

Sueño premonitorio[19]: Es el tipo de sueño que despierta al hombre; que mantiene en constante vigilia y comunica algo: en la antigüedad este tipo de sueño, en especial para los egipcios tiene un gran valor, puesto que los dioses se comunican de esta manera. Para ellos el sueño comunicaba su futuro de vida, de bienestar o nefasto porvenir. Cuando el acontecimiento es negativo es una manera de advertencia para que los hombres cambien su conducta y puedan prevenir el acontecimiento venidero. En la época Baja, era frecuente ir a dormir una noche dentro del recinto de los templos, para obtener del dios titular un sueño premonitorio. Un texto sapiencial dice: <<El dios ha creado los sueños para señalar a los hombres el camino cuando no pueden ver el futuro>>[20]. Muchas estelas egipcias sobre este tipo de sueños dados a los faraones, encontramos en la Biblia, que fueron interpretados como acontecimientos en torno a la dinastía. Un ejemplo muy conocido es la interpretación que hace José al sueño del faraón (cf. Gen. 37-41).

Sueño objetivo[21]: los poetas homéricos se refieren a este sueño, como el envió de mensajes de parte de Dios, por medio de sombras. Las divinidades quieren comunicar unos mensajes a los hombres, pero lo hacen por medio de los sueños y de figuras representativas, los cuales pueden ser animales como dragones, caballos, sombras humanas. Estos sueños lucidos y objetivos –o <<sueños grandes>>, como los llamaban los indios americanos, los soñadores pueden obtener información para curar o solucionar problemas[22].

Sueños de la razón[23]: Es el análisis profundo que se tiene por medio de la razón. Es la manifestación plena de los ideales del ser humano. Estos sueños se pueden dar dormido o despierto; son los sueños que el ser humano pone en su mente, como metas para encaminarse a lograr y alcanzar. De la misma manera que Platón pone en su escrito, mitos de la caverna; hace el análisis exhaustivo de las ideas y como puede llega el ser humano al conocimiento de la verdad a través del discernimiento de las ideas que son una fantasía y las ideas que son reales. En esta misma línea está Descartes: por medio de sus sueños, descubre su vocación, el descubrir la verdad del conocimiento de todo aquello que lo rodea.

Descartes pierde todo lo oscuro de la falsedad por medio de la duda metódica; el análisis exhaustivo desde la mente, de sus sueños y de sus ideas, para poner claridad y luz a la verdad oculta de las cosas.

El sueño es el reino de la subconsciencia, en el que la acorralada razón deja de manifestarse plena y tumultuosamente la vida. Es un reino que desconoce la claridad y la medida de la inteligencia. Paralizada ésta, irrumpe todo el mundo de la subconsciencia, aprisionada hasta entonces por los grilles de la lógica.

Con el sueño la conexión lógica salta hecha pedazos y oscurece el mundo de la razón. Pero lo que bajo el dominio de la razón es desorden, caos, confusión, surge una nueva luz, a una nueva vida[24].

Sueño de embriaguez: la mayor parte de los seres humanos que beben algún tipo de bebidas alcohólicas, tiene sueños de diferentes tipos de acuerdo a sus deseos más anhelados y frustrados. Estos sueños hacen mirar la realidad de una manera distorsionada, puesto que la mente está obstruida por el alcohol. Este tipo de sueños afectan el entendimiento humano, puesto que están llenos de la fantasía de los momentos que el soñante experimenta. Es una condición de sueño incompleto que se caracteriza por pérdida intensa de la orientación y por una conducta excitada y violenta[25].

En el breve recorrido sobre los tipos de sueños nos podemos dar cuenta de algo muy importante, por la cual es difícil conocer la verdad sobre ellos, y es que juegan un papel muy importante en la vida, la mente, los sentimientos y la religiosidad de los individuos. Es difícil de encontrar una ilación concreta entre la manifestación de los sueños y la vida humana: parece que ellos caminan entre la realidad del ser humano y la fantasía mental y racional del individuo que vive influenciado por la cultura que a la que pertenece.

La mayor parte de los sueños son considerados mensajes para conocer el futuro y llevar al hombre a mejorar el estilo de vida personal o comunitaria. Estos mensajes están caracterizados por la riqueza cultural de la presencia de lo divino y su influencia en la mente del hombre. Es decir, el ser humano está invitado a trascender mas allá de sus capacidades naturales humanas. En un segundo plano están los sueños de la razón, que animan al individuo a seguir una meta que pone como objetivo mental. Por último tenemos los sueños que se dan por medio del consumo de ciertas substancias alucinógenas o drogas, los cuales distorsionan la mente del ser humano, creando a la vez alucinaciones.

1.3. LOS SUEÑOS Y LA FILOSOFÍA

A lo largo del desarrollo filosófico y del conocimiento humano sobre la realidad y la verdad de las cosas, el análisis del saber filosófico se ha dividido en varias vías. Desde los primeros pensadores que ponen su interés central en conocer el origen de las cosas, del cosmos, de la naturaleza, del ser humano y su dirección a seguir -el fin último-, de todo conocimiento. Este camino se ha visto truncando, porque cada vez hay más división en el campo del saber, lo cual ha llevado a una crisis profunda de la filosofía y del ser humano.

Los diferentes retos y orientaciones que se presentan en el transcurso de la historia filosófica, nos hacen ver cómo el pensamiento del ser humano se va manifestado en diferentes direcciones. Este análisis nos comparte, Mario Bunge, en su libro “la crisis y reconstrucción de la filosofía” (Pp. 108-112):

1. Modelo religioso (animista): es el de Platón, la teología cristiana y la filosofía idealista. El hombre es un ser espiritual que utiliza el cuerpo como instrumento durante su residencia temporal en la Tierra. A pesar de todo, el animismo aún se demora entre los filósofos, psicólogos y neurocientíficos cuya filosofía no concuerda con la ciencia contemporánea.

2. Modelo tecnológico (maquinista): considera al hombre como un complejo procesador de información y al sistema nervioso como una computadora. Esta descripción superficial crea la ilusión de comprensión, cuando en realidad nada se comprende, puesto que no se revela mecanismo biológico alguno. El maquinismo es incompatible con la biología evolutiva, puesto que las máquinas no son objeto de mutaciones genéticas ciegas, selección natural o interacción social, y sobre todo, nada hacen espontáneamente y carecen de creatividad.

3. Modelo fisicista: presupone que la física es la ciencia fundamental, lo cual es correcto, sino que en principio, no es necesaria otra ciencia, lo cual es falso.

4. Modelo quimista: concibe la ser humano como un reactor químico, le va mucho mejor que al modelo fisicista, porque es más rico, y después de todo, porque las células están constituidas de substancias químicas. Pero, por supuesto la vida es más que mera química.

5. Modelo biologista: afirma que <<la biología es el destino>>. El biologismo está profundamente errado al exagerar el peso de la herencia y menospreciar la importancia de la cultura, así como negar las aptitudes y defectos peculiares de los humanos. En especial pasa por alto los rasgos mentales y sociales exclusivos de los seres humanos, tales como su extraordinaria versatilidad, creatividad y plasticidad social.

6. Modelo sociologista (culturalista): Somos lo que la sociedad hace de nosotros. Esto tiene dos consecuencias indeseables:
a) concibe a la sociedad como una totalidad indivisible, como existente por sí misma y por sobre los individuos.
b) negar que haya desórdenes del sistema nervioso y culpar todos los desórdenes comportamientales o mentales con la sociedad como totalidad.

7. Modelo sistémico: retrata al hombre tanto como biosistema compuesto por numerosos subsistemas, cada uno de los cuales posee sus propias funciones específicas, como componentes de sistemas suprabiológicos (sociales) tales como las familias y los negocios. Esta concepción incluye todo lo que resulta valioso de los restantes modelos. Reconoce las propiedades físicas y químicas, así como las biológicas, psicológicas y sociales.

Viendo de esta manera, el hombre es un sistema. Es un conjunto de sistemas, que le dan forman en su totalidad. Estos sistemas van moldeando al individuo en su característica única. El modelo sistémico del hombre, determina que él es una su totalidad. Es decir, que el hombre también tiene un mundo desconocido, el cual también trasciende más allá de su naturaleza física, mental o psicológica a través de los sueños que le involucran también a la realidad de las cosas.

Hablar de los sueños en el campo de la filosofía no es fácil, puesto que involucra mucho la parte de la razón, en el campo de lo mitológico, espiritual, religioso y psicológico. En otras palabras, es regresar a darle vida a la filosofía de las ideas, al mundo de lo no-práctico y no-tangible. Ese mundo que se quedó atrás de los demás modelos filosóficos que conoce la actualidad.

El ser humano está invitado a descubrir la realidad del mundo que le rodea, no siente la necesidad de acercarse al mundo interno de su mente; la imaginación no tiene dirección, ni sentido, ni orientación alguna en el mundo practico del conocer. Los sueños son parte de este mundo desconocido; a la vez han sido el motor para guiar al hombre a investigar su verdad; son la base de la inspiración en la razón y en la mente de hombre para llevar a construir la filosofía, lo cual es, el amor a la verdad del conocer.

La mente del ser humano es muy poderosa: puede construir un mundo lleno de un realismo único e incomparable como también puede fabricar otro decorado de fantasías, en la cual, el propio ser humano puede vivir sin preocupación alguna de todo aquello que le aqueja y le rodea. Los sueños, viven y transitan en la vía de estas dos realidades como manifestación de los ideales y las esperanzas del ser humano en medio de un mundo complejo y compacto que le rodea. Nos seguimos preguntando: ¿el sueño desde qué punto es parte de la realidad, y desde cuál es fantasía que invade la mente del hombre? ¿El sueño es manifestación de lo real en la mente humana? ¿Las imágenes del sueño son caricaturas de la imaginación, un juego de la mente que engaña al propio ser humano?, cuestionamientos que ponen al hombre frente a su propia ser, su psique, su mente y de manera especial frente al mundo real que piensa y cree conocer.

Los sueños para poderlos ver desde la razón hay que adentrarse al mundo de la filosofía antropológica del construccionismo y realismo crudo[26], como al punto de vista psicológico. Posibilidades fuertes de dos polos opuestos que dan a conocer la manifestación del sueño como parte de la construcción mental del hombre. El individuo puede soñar cuando duerme o también manifiesta sus deseos reales en la vigilia al crear su imaginación al soñar, conocida como la razón omnisciente[27]. También es la manifestación de la herencia cultural -mitología[28], que los hombres tienen para lograr comunicarse con lo sobrenatural.

La filosofía nace del logos, el cual es considerado como la palabra, la razón, el conocimiento del ser humano. La razón debe revelar las cosas oscuras que se dan en ella, su ejercicio es desvelar la verdad[29]. Los sueños dentro del ser humano permanecen en la oscuridad, que no son fáciles de conocer en su mensaje, por lo que no podemos transmitir lo real, lo auténtico y sólo podemos crear una imagen de su mensaje, es así que, las culturas crean mitos, leyendas, fabula cuentos.

Un ejemplo de esta manera de ver la realidad de las cosas es Platón en su escrito “mito de la caverna”[30], nos da a entender que nadie puede trascender la razón, que puede haber muchas maneras de interpretarla pero que nadie puede llegar a la profundidad de su verdad. Los seres humanos somos esclavos de nuestro desconocimiento sobre las cosas que están en las sombras, al igual que los hombres encadenados en las cavernas. Cuando salen a la luz, los rayos del sol hacen mirar las cosas como sombras y fantasmas, no se puede conocer cómo son en realidad, porque el brillo de la luz daña la vista. De igual forma, el conocimiento al salir en forma de sueños es desconocido, irreal, fantasmal e incomprensible para el ser humano, porque sus imágenes no son comprensibles a simple vista, deben entrar al análisis de la razón. En el contenido del sueño aparece un material que después, en la vida despierta, no reconoce como perteneciente a nuestros conocimientos o a nuestra experiencia[31].

El querer conocer el sentido de los sueños, hace regresar la mirada al mundo de las ideas -innatas y adquiridas-; al mundo del racionalismo, -la razón pura[32] -. En el ejemplo de los tres sueños que tiene Descartes, nos hace conocer como todos los sueños se adentran a la realidad de vida del individuo:

En el primero se halla en una calle barrida por un viento muy intenso. Se veía completamente incapaz de mantener el equilibrio a causa de la debilidad de su pierna derecha, pero los compañeros que se hallaban junto a él lo sostenían firmemente. Descartes despertó y se durmió de nuevo. Entonces le despertó el estruendo de un trueno que había llenado la habitación de chispas; era también un sueño. Se durmió de nuevo y soñó que encontraba un diccionario, encima de la mesa. Entonces, en otro libro, su vista “tropezó con las palabras Quid vitae sectabor iter? (¿Qué clase de vida debo seguir?). Y, a la vez, se presentó un hombre, que le era desconocido, con unos versos que empezaban con las palabras Est el non, que le recomendó encarecidamente”.

Descartes reconoció en estas palabras la primera línea de dos poemas Ausonius. Incluso antes de despertarse definitivamente, Descartes había empezado ya a interpretar el primer sueño como una advertencia hacia los errores pasados, el segundo como el descenso del espíritu de la verdad para tomar posesión de él, el tercero como indicándole que se le habrían los tesoros de todas las ciencias y el camino del conocimiento verdadero (Cf. Discurso del Método).

Las interpretaciones dada por Freud a estos sueños –en el campo psicológico psicoanalítico- no fueron tan relevantes, y va no más allá de dar unas nociones generales. La razón humana se comunica de maneras distintas en la sombra de los sueños a cada individuo, por tal motivo, es muy similar el camino de un análisis psicoterapéutico para descubrir la realidad del mensaje, al camino de la razón filosófica, puesto que el sueño oculta la realidad de las cosas en la sombras del sueño creando una fantasía del conocimiento en el hombre frente a la realidad presente. Por tal motivo, no significa que el análisis psicológico tenga toda la verdad al analizar los mensajes de un sueño, ya que cada ser humano, construye su propio mundo y trata de descifrarlo desde sí mismo.

Descartes paradójicamente confía y fundamenta en sus sueños la relación más trascendente de sus decisiones tomadas para descubrir la verdad. El poner todo en duda, analizarlos detenidamente hace construir un camino en el racionalismo que ayuda y deteriora las fantasías y el sentido falso de los sueños. Las imágenes opacas y sombrosas que surgen en la mente del hombre son la barrera para conocer la realidad auténtica de las cosas; por tal motivo, los sueños son la fantasía mental del ser humano que conecta el mundo desconocido y fascinante que le inspira conocer con el mundo visible, práctico y real que el sujeto vive. Por lo tanto podemos decir que, la mente del ser humano hace conocer la realidad del mundo, del universo, del cosmos, del mismo hombre por diferentes maneras y, una de ella es los sueños.

CAPÍTULO II VISIÓN PSICOLÓGICA

Los sueños tienen su propia dinámica en concordancia con cierta organización de la consciencia. -Freud[33] -

The psyche has a peculiar nature which cannot be reduced to anything else. Like physiology, it represents a relatively self-contained field of experience to which we must attribute a quite special importance because it holds within itself one of the two indispensable conditions for existence as such, namely, the phenomenon of consciousness, –Jung[34]. (La psique tiene una particular naturaleza que no puede ser reducida a otra cosa. Como la psicología, ésta representa relativamente a un campo de auto-contenido de experiencia donde nosotros debemos atribuir una considerable importancia especial porque ella mantiene dentro de sí mismo una o dos condiciones indispensables para su existencia tal como es, particularmente, como fenómeno de la consciencia). Esta cita nos hace notar la riqueza del encuentro que tiene el hombre con su razón, su pensamiento, su vida, de manera especial con el mundo de la psique que no puede ser reducida a un rompecabezas de simples imágenes mentales o neuronales, pero sí puede ser el mundo de la mente que es descubierta e indagada. La psicología es la ciencia de la experiencia individual, -Mace y Stout[35], que engloba el estudio del conocimiento humano orientado desde el interior hacia el exterior del mundo del hombre. El mayor misterio en el campo de la ciencia es el mismo hombre. Él tiene en sí mismo un paradigma para mirar, indagar, descifrar y descubrir el conocimiento que le llama la atención. La mente y sus facultades son destrezas; por lo tanto a la mente no puede dársele una localización sencilla como al cuerpo[36].

El sueño es parte de la vida humana que le encierra en un mundo desconocido de la propia subjetividad. El recuerdo del sueño, en la mayoría de los casos, pertenece a la memoria a corto plazo[37]. Por ello no se aleja de la realidad del mundo. El sueño adentra en la realidad del tiempo y del espacio que tiene el hombre con la naturaleza. El ser humano como individuo y sujeto del conocimiento experimenta una realidad vivida en todo su ser. De tal forma, el sueño empieza descubriendo el mundo de lo desconocido para sí mismo; es el indagar desde el “Yo” real al otro “Yo”; es la unidad entre lo consciente y lo inconsciente; es el reflejo simbólico de la vida misma del hombre. Para Descartes lo esencial de los seres humanos es que son sustancias pensantes. La esencia del hombre es la mente[38].

Dentro del aspecto psicológico, el análisis de los sueños nos puede dar una gran explicación sobre lo que acontece en nuestro entorno. Es el mejor mensajero de la realidad por medio de los símbolos que ella transmite. Nos comunica la vida no sólo natural que tiene el hombre con el universo, sino de manera especial conecta con lo más ínfimo de su vida, lo trascendente, lo divino; de igual forma, ayuda a descender al hombre por medio de su mente hasta los abismos más bajos de la vida, la no-vida, es decir la muerte. Por medio del sueño el hombre se conecta con todo su entorno, el mundo y el cosmos visible e invisible, como nos expresa Freud en su obra “Interpretación de los sueños” (P. 11):

Los autores antiguos anteriores a Aristóteles no consideraban el sueño como un producto del alma soñadora, sino como una inspiración de los dioses, y señalaban ya en ellos las dos corrientes contrarias que habremos de hallar siempre en la estimación de la vida onírica. Se distinguían dos especies de sueños: los verdaderos y valiosos, enviados al durmiente a título de advertencia o revelación del porvenir, y los vanos, engañosos y fútiles, cuyo propósito era desorientar al sujeto o causar su perdición. Gruppe (Griechische Mithologie und Religionsgeschichte) reproduce una tal visión de los sueños, tomándola de Macrobio y Artemidoro: «Dividíanse los sueños en dos clases. A la primera, influida tan sólo por el presente (o el pasado), y falta, en cambio, de significación con respecto al porvenir, pertenecían los enopnia, insomnia, que reproducen inmediatamente la representación dada o su contraria; por ejemplo, el hambre o su satisfacción, y los janasmapata, que amplían fantásticamente la representación dada; por ejemplo, la pesadilla, ephialtes. La segunda era considerada como determinante del porvenir, y en ella se incluían: 1º. El oráculo directo, recibido en el sueño (cohmatismu, oraculum); 2º. La predicción de un suceso futuro (orama, visio), y 3º. El sueño simbólico, necesidad de interpretación (oneirod, somnium). Esta teoría se ha mantenido en vigor durante muchos siglos.»

El sueño da a conocer la vida del individuo, por diferentes estructuras simbólicas: la relación con lo divino o lo diabólico, con la familia, la cultura, con su mundo, con su cuerpo, con su interior. Los mensajes emanados por medio de los sueños o pesadillas, son la manifestación del interior del ser humano que busca la solución a todo lo que vive. Consciousness is a precondition of being[39] (la consciencia es una precondición de ser). El mensaje simbólico que se presenta en la mente del soñante, de forma consciente o inconsciente, intenta ser descifrado para descubrir el conocimiento a través de la experiencia de lo acontecido día a día. El que sea posible soñar no es cosa de probar… se trata de incluir los sueños y el soñar en el conocimiento de la vida humana, cumpliendo así la ley común de todo conocimiento que deshace el camino del olvido y de espontánea abstracción: de incorporar a la experiencia este campo en sombras[40].

En el interior de la mente, el hombre guarda los acontecimientos que le suceden a lo largo de su existencia, como ser real y concreto que forma parte integral de la naturaleza. El hombre no puede escapar de esta realidad; esta insertado en el juego cotidiano de las funciones que se da entre la existencia y su esencia, su ser y su realidad; entre su cuerpo y su mente; entre el mundo y lo ideal; entre el intelecto y el conocimiento; entre lo natural, lo supra-natural y infra-natural. Es decir, el ser humano viene en un plano donde la conjugación está presente entre las dos realidades que se manifiestan en la vida: el mundo de las ideas y el mundo de la praxis.

[...]


[1] BACHELRAD, Gastón. “El agua y los sueños”. Pg. 9

[2] JUNG, Carl. “The undiscovered self. Edition London and New York. First published in Routledge Classic. London- Great Britain. 2002. Pg. 31

[3] WHITE, Leslie, A. “La ciencia de la cultura”. Pg. 80

[4] VOLTAIRE. “Cuento completos en prosa y verso”. Pg. 91

[5] JÜNGER, Hans Eysenck. “Enigmas de la psicología”. Pg. 139.

[6] Ibíd. “Cuento completos en prosa y verso”. Pg. 91

[7] KORENFELD, Edouard. “los sueños te hablan”. Pg. 18

[8] Ibíd. “El agua y los sueños”. Pg. 16

[9] RAPHAEL. “Diccionario de los sueños”, p. 5

[10] CRUZ, Silvia Lapeña. “Interpretación de los sueños”, p. 20

[11] DONALDSON, Margaret. “Una exploración de la mente humana”, p. 79

[12] FREUD, Sigmund. “La i nterpretación de los sueños”. 1898, p.4.

[13] Ibíd. JUNG, Carl, p. 11

[14] Ibíd. CRUZ, Silvia Lapeña, p. 26

[15] Ibíd. CRUZ, Silvia Lapeña, p. 20

[16] TEJA, Ramón. “Sueños y ensueños y visiones en la Antigüedad pagana y cristiana”, p. 9

[17] Ibíd. CRUZ, Silvia Lapeña, p. 26.

[18] GAVIRIA, Roberto. “Sueños en la Biblia y Nuestros sueños”, p. 25

[19] Ibíd. CRUZ, Silvia Lapeña, p. 20

[20] CIMMINO, Franco. “Vida cotidiana de los egipcios”, p 176

[21] JORDAN, María V. Arroyo. “Soñar la historia”, p. 47

[22] METZNER, Ralph. “Las Grandes Metáforas de la Tradición Sagrada”, p. 48

[23] MUÑOZ, Josep Redón. “Good bye Platón”, p. 113: el título del capítulo del libro que el mismo autor tiene, en el cual hace un análisis breve sobre los dos pensadores principales del idealismo: Platón y Descartes. Los cuales hace notar que el idealismo es fuente fundamental del sueño de estos grandes filósofos: Por un lado están las ideas de Platón, que no sólo son ideas sin sentido, sino que es un completo análisis del mito de la caverna, en el cual el conocimiento se da como algo vago en la mente del ser humano, el cual después de una reflexión profunda, que es como el hombre que vive encerrado en las profundidades de una caverna y al salir a la luz, descubre un mundo nuevo que le rodea, el cual primero le espanta, pero al fin se da cuenta que es algo lleno de cosas magnificas y bellas. Descartes al igual que Platón sigue en sus ideales, el sueño de su propio conocimiento. todo aquello que parece que es una simple fantasía en la mente es la luz que le lleva a descubrir el mundo del saber, el verdadero mundo del conocimiento filosófico por medio de su razón, de su entendimiento.

[24] SÁNCHEZ, Adolfo Vázquez. “A tiempo y destiempo”, p. 70

[25] O´TOOLE, Marie. “Miller/keane diccionario enciclopédico de enfermería”, p. 1201.

[26] JACORZYNSKI, Witold. “Entre los sueños de la razón”. Ediciones Porrúa. 2004, p. 9

[27] Ibíd. P. 9. El autor del libro “Entre los sueños de la razón”, hace el análisis del libro de Goya y los sueños de los monstruos, hace un análisis del sentido de la razón omnisciente, en dos direcciones la primera como la autoridad máxima del sueño y la segunda como el abandono total de la razón al sueño.

[28] Ibíd. FREUD, Sigmund. “La i nterpretación de los sueños”. 1898, p.10.

[29] MUÑOZ, Josep Redón. “Good bye Platón”, p. 113.

[30] Ibíd. P. 114: aquí el autor hace un breve análisis sobre los escritos de Platón: El mito de la caverna se aprovecha siempre en el ámbito académico para comentar alegóricamente la existencia de dos mundos, el real y el de las apariencias, al que el hombre se encuentra encadenado; el mundo inteligible (racional) y el mundo de lo sensible (de los sentidos); el mundo de las ideas y el mundo de las cosas… Platón vio esas formas (<<ideas>> como llamaba) en otro mundo y dijo que todas las cosas tienen arquetipo en una esfera diferente. Como sería ilegal revelar los secretos de los misterios de Eleusis (festividad religiosa en Grecia, sobre la cosecha), los presenta en forma de mito. Gordon Wasson.

[31] Ibíd. “La i nterpretación de los sueños”, p.15

[32] Título dado por René Descarte, filósofo de origen francés. En su libro el “Discurso del Método”. Editorial Tomo. México- México. 2006. Nos explica el fundamento de la Razón Pura. En la introducción del mismo libro nos explica cómo llevar a cabo este descubrir, en el cual es poner todo en duda: En primer lugar, decidió que debía de dudar metódicamente de todo lo que sabía acerca de la física y de los restantes conocimientos organizados, y que debía encontrar ciertos puntos de partida evidentes a sí mismos que le permitiesen reconstruir todas las ciencias. En segundo lugar, decidió que, de la misma forma que una obra de arte o de arquitectura perfecta es siempre es el producto de una sola mano maestra, así el debía llevar a cabo, por si solo su programa.

[33] ANWANDTER, Rosa. “El poder mágico de los sueño”, p. 35

[34] JUNG, Carl. “The undiscovered self”, p. 33

[35] WHITE, Leslie, A. “La ciencia de la cultura”, p. 87

[36] KENNY, Anthony. “La metafísica de la mente”, p. 60

[37] BUNGE, Mario y otros. “Filosofía de la psicología”, p. 213.

[38] Ibíd. “La metafísica de la mente”, p. 30

[39] Ibíd. “The undiscovered self”, p. 33

[40] ZAMBRANO, María. “Los sueños y el tiempo”, p. 30

Final del extracto de 91 páginas

Detalles

Título
Los Sueños: Entre la realidad y la fantasía en el conocimiento humano
Universidad
Atlantic International University
Autor
Año
2012
Páginas
91
No. de catálogo
V197994
ISBN (Ebook)
9783656249740
ISBN (Libro)
9783656250524
Tamaño de fichero
911 KB
Idioma
Español
Etiqueta
filosofía
Citar trabajo
Doctor Hipolito Santi (Autor), 2012, Los Sueños: Entre la realidad y la fantasía en el conocimiento humano, Múnich, GRIN Verlag, https://www.grin.com/document/197994

Comentarios

  • No hay comentarios todavía.
Leer eBook
Título: Los Sueños: Entre la realidad y la fantasía en el conocimiento humano


Cargar textos

Sus trabajos académicos / tesis:

- Publicación como eBook y libro impreso
- Honorarios altos para las ventas
- Totalmente gratuito y con ISBN
- Le llevará solo 5 minutos
- Cada trabajo encuentra lectores

Así es como funciona