Como se vive en la escuela de hoy


Tesis de Maestría, 2011

115 Páginas, Calificación: 6,7 (Calificaciòn de 1 a 7)


Extracto

Índice

RESUMEN:

CAPITULO I EL PROBLEMA

CAPITULO II ANTECEDENTES TEORICOS Y EMPIRICOS

CAPITULO III METODOLOGIA

CAPITULO IV RESULTADOS

CAPITULO V CONCLUSIONES

BIBLIOGRAFÍA

RESUMEN:

El presente estudio se enmarca en el paradigma cualitativo, el que se enfoca en investigar el significado que le atribuyen a su ambiente social escolar estudiantes de una escuela básica de la Comuna de Cerro Navia.

Se presenta el problema a investigar enfocado a destacar la importancia y relevancia que tiene el tema en el contexto escolar. Se entregan datos sobre la relevancia que tiene el ambiente social escolar y como este tipo de estudio es necesario para el quehacer pedagógico en la escuela.

Se exponen los antecedentes teóricos y empíricos que sustentaron la investigación. Se revisaron documentos que daban cuenta sobre algunos aspectos teóricos y empíricos relacionados al tema. Para sustentar el estudio y desde la perspectiva del problema planteado, la investigación se enmarcó en una serie de marcos conceptuales y teorías que condujeron el análisis de los datos.

En cuanto a la metodología, se utilizaron las técnicas de grupos focales y entrevista en profundidad. Una vez recogidos los datos, se procedió a realizar un análisis de contenido, que permitieron posteriormente la construcción de unidades temáticas.

Después del análisis e interpretación de los resultados obtenidos en la investigación, se da cuenta de las conclusiones y reflexiones finales respecto de los contenidos tratados en la investigación. Cabe señalar que una investigación cualitativa, no concluyen en sí mismas, sino que abren un espacio para discusiones o reflexiones críticas, las que dan pie a otras investigaciones que surgen de las varias interrogantes que puede haber planteado la presente investigación.

Finalmente se esboza una propuesta metodológica para el mejoramiento del ambiente social escolar de una escuela municipal de la comuna de Cerro Navia.

DEDICATORIA

A mis padres, por los grandes recuerdos, principios de vida y valores los cuales me ayudaron y me ayudan a transitar con confianza, libertad y esperanza.

CAPITULO l

1.1 . EL PROBLEMA Y SU IMPORTANCIA

La sociedad de hoy vive grandes y complejos procesos de cambios, cambios que se han desarrollado con mucha rapidez, los que son gatillados por el gran oleaje globalizador que influye en la vida diaria y cotidiana de los seres humanos. “Es un error pensar que el efecto globalizador es un fenómeno exclusivamente económico, además es político, tecnológico y cultural. (Giddens, 2000:75). De esta manera, tanto la dinámica de la economía como la diversidad sociocultural de esta aldea planetaria, moviliza no sólo la heterogeneidad de todos los grupos sociales hacia lo global, lo planetario, lo universal, sino que, además crea lazos de coexistencia en una misma sociedad, produciendo con esto una pluralidad de relatos y códigos que hace que las problemáticas y vivencias experimentadas por las sociedades se conviertan en fenómenos sociales cada día mas complejos.

En este mundo de arenas movedizas, irrumpe la complejidad del mundo, la diversidad y las transformaciones. Resulta evidente que la educación y todos los procesos que están a su alrededor no quedan al margen de estos cambios y relaciones que se producen a nivel mundial.

Estar atento a estos cambios que se producen a nuestro alrededor, resulta muy beneficioso, especialmente cuando estos cambios tienen que ver con nuestro quehacer pedagógico como profesionales de la educación. Hoy la vida moderna nos hace movernos en un contexto de adaptación a nuevos sistemas en que nos vemos enfrentados, especialmente las comunidades latinoamericanas. Situación que se produce por los desafíos o necesidad de adaptación a esta nueva cultura globalizadora que avanza inexorablemente transformando todos los sistemas de vida. La educación no queda ajena a todos estos cambios, por el contrario, ella forma parte activa de todo este proceso como un agente catalizador. La situación descrita entraría en un proceso dinámico de transformaciones, especialmente en el campo educativo. Hoy las muchas situaciones que se originan y que existen en ese ámbito, no están enmarcadas necesariamente en el contexto de la instrucción, equipamiento, recursos materiales, entre otros, sino en otros factores que tienen tanta validez como los antes mencionados. Es aquí donde se producen los grandes desafíos en educación, ya que por mucho tiempo se consideró que la tarea escolar en cuanto a los aprendizajes pasaba principalmente por el desarrollo de aspectos cognitivos, estrategias, metodologías y nuevas herramientas que facilitaron la transmisión de conocimientos a los alumnos. “Es así como a mediados del siglo XIX los crecientes sistemas educacionales estaban fuertemente arraigados en una cosmovisión positivista y racionalista. Este enfoque tenía inevitablemente una antropología racionalista descartando de plano el aspecto emocional en el ser humano.” ( Cassasus 2007:235)

Hoy, las investigaciones nos señalan que el clima emocional, (clima de aula, convivencia, relaciones a nivel escolar) se ha incorporado como un nuevo factor, en el proceso escolar de los estudiantes. Es el clima emocional el invitado de piedra en nuestro quehacer pedagógico. El ambiente social escolar es un factor que está siendo motivo de estudio y dedicación al plantearnos los desafíos que tiene la escuela con sus alumnos. “La escuela es una organización emocional. Es un sistema de relaciones que se encuentran en torno a los aprendizajes y el aprendizaje es función de las emociones. También la educación resulta de las relaciones que se dan a partir de las interacciones entre profesores y alumnos, y las relaciones son por definiciones emocionales”. (Casassus 2007:238)

“Vivimos una cultura que ha desvalorizado a las emociones en función de una supervaloración de la razón, en un deseo de decir que nosotros, los humanos, nos diferenciamos de los otros animales en que somos seres racionales. Pero resulta que somos mamíferos, y como tales, somos animales que viven en la emoción. (Maturana 2001:65)

Desde esa perspectiva, la atención ya no estaría necesariamente en aquellas cosas circundantes y externas que giran en tornos a los aprendizajes de los niños y niñas sino, que la mirada estaría puesta también en la formación humana y los aprendizajes. “El tema de las relaciones humanas y el ambiente dentro de la escuela ha estado sustraído de nuestra atención quedando en el olvido el hecho de que la relación entre el maestro y el alumno, mediada por el conocimiento, es una relación humana de carácter ínter-subjetivo… el conocimiento no puede ser visto como algo aislado de la relación y el ambiente en que se construye” (Onetto, 2003: 23)

En esta misma línea de pensamiento, el informe Delors, marco filosófico para las reformas educativas de América Latina y el Caribe, propone cuatro saberes esenciales en que debe asentarse la educación. En estos cuatro saberes se enfatiza el aprender a conocer, el aprender a hacer, el aprender a convivir y el aprender a ser. De estos pilares, los dos últimos hacen alusión a la formación de personas que sean competentes, interpersonal y afectivamente, que sean capaces de conducirse ética y responsablemente en contextos heterogéneos. De este informe se desprende que la educación emocional, integral y humana, es un complemento indispensable en el desarrollo cognitivo y una herramienta fundamental de prevención, ya que muchos problemas tienen su origen en el ámbito emocional. (UNESCO 1998)

Así se configura la premisa inicial de la teoría: el individuo, como ser social, vive en interacción con otros individuos y en grupos sociales, y son estos procesos de interrelación los que contribuyen de forma decisiva a la configuración de su personalidad. Es en la escuela como institución donde se gestan un sin números de interacciones. En el aula ocurren diariamente tramas de relaciones y conexiones que se dan en el mundo de las emociones y no podría desconocerse que influyen y están presentes de manera integral y considerable en los aprendizajes.

Esta mirada con que se analiza el quehacer educativo escolar tiene sin duda un perfil ontológico, entendiendo que mas allá de todos los objetivos y metas que se propone la educación, hay seres humanos de por medio. Esta perspectiva nos hace tener conciencia de la complejidad que conlleva las relaciones, las interacciones que se producen en una comunidad educativa, con justa razón se señala: “hay que educar para desarrollar una comprensión que permita aprehender la complejidad de la condición humana” (Morin 1999:78)

Es en este contexto que el fenómeno ambiente social escolar, ha cobrado una importancia significativa en el quehacer pedagógico de cada establecimiento educacional en nuestro país. El tema en sí se constituye en un tema prioritario en la agenda educacional chilena. Esto es por una serie situaciones que se han hecho recurrentes en el ámbito escolar. Situaciones que se gestan en el aula, en un contexto escolar y que terminan en situaciones de violencia que traspasan todo limite de la racionalidad terminando en algunos casos con la muerte de algún estudiante.

Desde el año 2001 cuando se inició la elaboración de la Política de Convivencia Escolar en Chile se ha estado trabajando e investigando sobre el tema, la conclusión después de algunos años de estudio se sostiene que. “existe un déficit en el logro de formación en las escuelas y que la convivencia escolar debería ser entendida como un eje central que debe sostener el proyecto educativo, centralidad que se ha perdido; se instalaron reglamentos, se normalizaron las propuestas pero no hay , de parte de los actores, apropiación del sentido de una sana convivencia” (Llaña: 2009:7)

Los establecimientos educacionales son instituciones sociales importantes, que concentran a diferentes tipos de personas, entre ellos niños y niñas, maestros, padres, madres, directores, inspectores, asistentes de la educación entre otros profesionales, los cuales tienen interrelación constante la que incide significativamente en el desarrollo ético , socio-afectivo e intelectual de los niños y niñas los cuales son el sujeto de la educación.

La escuela ha ido adquiriendo cada vez más espacio como institución socializadora afectando todo los aspectos posibles de ser socializados en cada niño y niña por medio de la educación escolar, permitiendo de esta manera reproducción de la sociedad y de nuestra cultura.

En esta primera etapa de socialización primaria, considerada como un proceso en el que los niños y niñas aprenden e interiorizan roles, y valores de la sociedad en que vive, actúa un alto componente emocional afectivo que otorga a los aprendizajes adquiridos una sólida firmeza en la estructura personal. Es en esta etapa donde los niños internalizan el mundo de los “otros”, mundo que se constituye en la única posibilidad que existe para ellos.

Por lo tanto, la escuela se constituye en una institución no sólo proveedora de conocimientos y conceptos de tipo académicos, sino la escuela ha de ser y se constituye por naturaleza en un lugar para el crecimiento personal, el desarrollo comunitario y desarrollo afectivo a través de la interacción de los componentes de la comunidad educativa. Es en esta comunidad socializadora donde se gestan una serie de acciones e interacciones entre sus componentes. En la escuela se genera un clima, un ambiente, este ambiente es el que forma parte de todo un proceso de enseñanza – aprendizaje en que se encuentran todos los alumnos que son educados.

Es un hecho empírico que un ambiente saludablemente propicio, de buenas relaciones interpersonales, de respeto, confiable y seguro emocionalmente produce estabilidad en los procesos educativos de los niños y niñas. Las emociones pueden facilitar o debilitar el desempeño escolar de un niño. Las emociones positivas, como el entusiasmo, el gusto por aprender y la felicidad mejoran la concentración y permiten un aprendizaje más profundo y permanente en los estudiantes. La vergüenza, en tanto, junto con la rabia, la desesperanza, el miedo, aburrimiento, pena y desconfianza, minan el esfuerzo y distraen la atención del alumno, provocando situaciones de conflictos que alteran las relaciones y la sana convivencia entre las personas.

Por lo general y como parte de su historia, la escuela se ha centrado en los aspectos netamente cognitivos priorizando los aprendizajes científicos y técnicos desvalorizando e ignorando el “sentir” de las personas. La escuela no se ha dado el espacio para reflexionar sobre los sentimientos y las emociones. Hoy las aportaciones científicas destacan la vinculación entre las emociones y el pensamiento como base de la actividad humana.

“Hay que resaltar la importancia de la educación emocional como eje vertebral de la convivencia. Estrechamente vinculada a la salud mental y a la calidad de vida, la educación emocional emerge como un aspecto imprescindible para afrontar los profundos cambios estructurales y sociales que se producen. Repensar la educación desde estos parámetros es, como señala el Informe Delors, una utopía necesaria”.(Collell –Escudé 2003:8). Estudios hechos por Unesco (1998) señalan que en el rendimiento lo que más influye no son factores como infraestructura o formación de los maestros, sino el ambiente social emocional en el aula.

La sala de clase es, en primer lugar, un escenario en que se desarrollan procesos de grupo en los cuales, los alumnos establecen contactos unos con otros y se comunican con vínculos de afectos, confianza y otras características que establecen una relación dinámica que modifica el ambiente en una relación recíproca y multidimensional que se desarrolla cotidianamente.

Como grupo el aula presenta una estructura formal y otra informal. Esta última recoge los vínculos que establece el alumnado para satisfacer necesidades que son de tres tipos: de comunicación, de poder y de vínculo o pertenencia. (Ortega: 1992:123)

La escuela no es únicamente un lugar donde los alumnos acuden a aprender materias predeterminadas en un currículo sino además se aprende a convivir a relacionarse, a socializar junto a sus pares. En la vida cotidiana escolar el aprendizaje no es solamente un aspecto en la adquisición de conocimientos individuales, sino un proceso de participación social. Ellos pasan una buena parte de su infancia y adolescencia en una comunidad de personas en la que existen diferentes caracteres, una comunidad que tiene influencia sobre ellos. Sin duda es una instancia compleja para los niños y niñas que pasan gran parte de su tiempo en un centro escolar, donde ocurre un proceso de socialización constituyéndose en un individuo social a través de la herencia social transmitida por la escuela.

Freire ilustra la escuela de una manera muy particular.

“La escuela es un lugar donde se hacen amigos, No se trata sólo de predios, salas, cuadros, programa, horarios y conceptos...La escuela es sobre todo gente, gente que trabaja, que estudia, gente que se alegra, se conoce, se estima. El Director es gente, el inspector es gente, el profesor es gente, el alumno es gente, cada funcionario es gente. La escuela será cada vez mejor en la medida en que cada uno, comparte como colega, amigo y hermano. Nada de islas cercadas de gente por todos lados. Nada de convivir con personas y después descubrir que nadie tiene amistad con ninguno .Nada de ser como el ladrillo que forma una pared quedando indiferente frío y sólo. Lo importante en la escuela no es sólo estudiar, no es sólo trabajar, es también crear lazos de amistad, es crear un ambiente de camaradería, es convivir. Ahora es lógico...Ninguna escuela así va a ser fácil estudiar, trabajar, crecer, hacer amigos, educar, ser feliz. (Freire: 2001:28).

En el contexto de la reforma, el tema del ambiente social que se da en la escuela aparece como una sentida necesidad de la sociedad chilena en general y del sistema educacional en particular, pues el clima en que se trabaja y / o estudia, condiciona los comportamientos individuales y colectivos en relación a la satisfacción y el rendimiento.

En general todos los actos violentos de conflictos en las escuelas están sujetos a las relaciones entre las personas, donde las emociones, los sentimientos y los aspectos cognitivos están presentes y conforman gran parte de ámbito educativo. Teniendo como telón de fondo el contexto familiar la socialización primaria de cada uno de los alumnos y alumnas.

La escuela como un organismo vivo y dinámico plasmado de relaciones e interacciones humanas presupone situaciones de conflicto como parte de la vida escolar, como parte del crecimiento y desarrollo estudiantil de los alumnos. Lo importante aquí es que la escuela, como parte de su misión educadora, considere los conflictos como una instancia pedagógica y esté preparada para lidiar con los conflictos que emergen de estas múltiples interrelaciones producidas en la institución escolar. Negar esta realidad es negar la esencia de la escuela.

Los conflictos como parte de la convivencia humana se constituyen en medios para el aprendizaje y el crecimiento como personas en el ámbito escolar. Hay que entender que un conflicto no resuelto puede generar situaciones de violencia. Hay que distinguir estos dos conceptos. Cuando hablamos de violencia estamos hablando de algo adquirido, así como el conflicto es parte de la naturaleza social humana, la violencia se adquiere y se aprend. . “Las semillas de la violencia se siembran, en los primeros años de vida, se cultivan y se desarrollan durante la infancia y comienzan a dar sus frutos en la adolescencia”.(Rojas 1996:196)

Violencia se define como algo evitable que obstaculiza la autorrealización humana explicando que las personas sufran realizaciones afectivas, somáticas y mentales, por debajo de sus realizaciones potenciales” (Galtung 1985:17)

“La violencia se considera como aquella situación o situaciones en que dos o más individuos se encuentran en una confrontación en la cual una o más de una de las personas afectadas sale perjudicada, siendo agredida física o psicológicamente” (Planella 1989:70).

El conflicto aparece generalmente cargado con una valoración negativa, debido a que se confunde conflicto con violencia, es decir, con su patología. Un conflicto puede resolverse en forma no violenta. Mientras la violencia no es innata en los seres humanos sino que es un aprendizaje, el conflicto sí es consustancial a la vida humana, algo natural y por tanto inevitable. De esta manera, más que eliminar el conflicto, de lo que se trata es de saber regularlo creativamente de forma no violenta, ya que es una energía y una oportunidad para el cambio.

“La agresión y la violencia no son aspectos biológicos del vivir cotidiano humano. Los seres humanos no pertenecemos a la biología de la violencia y la agresión, aunque seamos biológicamente capaces de vivir y cultivar la violencia. La agresión y la violencia surge como modos culturales de vivir. Digo esto porque lo que quiero destacar es que la violencia y agresión son modos de relación que valida la negació. del otro frente a cualquier desacuerdo desde la autoridad, la razón o la fuerza… En tanto podemos arguír de una manera adecuada que la violencia tiene que ver con un estilo de vida y no con nuestra constitución biológica como homo sapiens ” (Maturana 1995:82)

Es lamentable, pero cierto, nadie ni el más perverso hubiese presagiado que las condiciones de violencia que emergen en ambientes escolares se generarían hoy tanta preocupación. La violencia toma terreno cada vez más en la escuela. Este fenómeno social amerita un análisis de reflexión profunda. La violencia escolar no es otra cosa, que el fiel reflejo de los problemas más críticos que enfrenta la sociedad posmodernista de hoy. Los mayores problemas no están en el mundo de las “cosas” sino en el mundo de las personas. “Los conflictos sociales, a través de sus múltiples formas de manifestación, es un hecho empírico comprobado en todas las sociedades conocidas, aunque varía por supuesto, en su intensidad, frecuencia y funcionalidad conforme a las distintas pautas culturales de cada sociedad en particular”. (Poblete 1976:47)

Al parecer desde el punto de vista sociológico los conflictos y problemas sociales son inherente a cada sociedad ,es decir, su propia configuración hace inevitable la presencia de los conflicto. En este punto coinciden sin excepción todos los teóricos que se han dedicado a este tema. Poblete sostien. “ se puede ir más lejos y afirmar que el conflicto social no sólo es un hecho empírico generalizado en cuanto se puede comprobar su existencia en todas las sociedades, sino aún más, que es necesario en el sentido científico de la palabra, el conflicto es inherente a toda estructura social, necesitándolo ésta para su propia constitución y desarrollo” (Poblete 1976:49) Por su parte siguiendo el mismo hilo de pensamiento, Gregory plantea qu. “No existen sociedades sin conflictos, toda sociedad sana, auto-consciente y dinámica identifica y reconoce conflicto en sus estructuras. Negarlo tendría consecuencias mucho más graves para la sociedad.”.(Gregory citado en Poblete 1976:55)

En este punto se hace inevitable la pregunta ¿ a qué se debe que los conflictos sean parte de la existencia humana o de las sociedades? Por un lado se puede decir que la necesidad de los conflictos obedece al carácter precario de toda la construcción humana llamada sociedad. “Esta precariedad consiste fundamentalmente en que ninguna sociedad humana puede lograr una situación de equilibrio en forma espontánea, sino más bien debe construirlo como corrección de desequilibrios parciales y, por lo tanto, de situaciones potencialmente conflictivas” (Poblete 1976:51) Por otro lado, no debemos olvidar que las sociedades las componen seres humanos, es decir, son el resultado de interacciones entre sujetos individuales, con características propias, motivaciones emociones, sentimientos, lo que hace que inevitablemente surjan los conflictos de diferentes índoles

El problema

La escuela básica nº 407 de la comuna de Cerro Navia experimenta a diario, especialmente en niños y niñas de segundo ciclo, situaciones de conductas que alteran la comunicación, las relaciones interpersonales provocando situaciones agresivas tanto en sala de clases como en recreos y “juegos de diversión”. En esos contexto los estudiantes aprenden que las conductas agresivas representan un modo eficaz y legitimo de vivir y experimentar la vida escolar. Esto conlleva a observar la existencia de un ambiente social escolar tenso, no grato ni saludable para las personas involucradas en el contexto escolar.

Estas son las razones que otorgan la relevancia a este estudio, ya que nos permitirá conocer en profundidad, las relaciones que se dan en el ambiente social escolar entre niños y niñas del segundo ciclo de educación básica a partir de sus discursos. De esta forma, se ha pretendido desentrañar los significados que le otorgan los actores a su ambiente social escolar. Sumergirnos en aquellos discursos que le son atribuidos desde la perspectiva de los propios estudiantes a su ambiente social escolar.

Por otra parte, este estudio centrado en la búsqueda de significados podrá ayudar a la escuela en general a proponer instancias de mejoras que contribuyan a un ambiente social escolar saludable, de tal manera que le permita a la escuela desarrollar instancias de formación cada vez más eficaces.

En consecuencia, la situación que se desea investigar es un problema de convivencia humana, es decir, el ambiente escolar, como viven y sienten los actores la Escuela de Hoy.

Abbildung in dieser Leseprobe nicht enthalten

OBJETIVOS DE LA INVESTIGACION:

Abbildung in dieser Leseprobe nicht enthalten

CAPITULO II ANTECEDENTES TEORICOS Y EMPIRICOS

Instituciones humanas, de fuerte implicancia en los procesos de socialización como la familia, y la escuela están profundamente afectadas por todos los cambios que han surgido de manera vertiginosa. Cambios producidos por un mundo globalizado y dinámico que influye de manera considerable en la sociedad y en el comportamiento humano. La preocupación de psicólogos y sociólogos se hace muy evidente en estos últimos años y han dedicado varios estudios al análisis de esta problemática, relacionada al comportamiento humano.

El ambiente social donde se gesta la convivencia de los centros educativos representa en el campo investigativo un objeto de estudio complejo, al considerar las interacciones de personas las cuales poseen de manera muy particular valores, emociones, necesidades, conocimientos y un cúmulo de experiencias y vivencias que conllevan un proceso dinámico de construcción social.

Esta mirada que requiere el reconocimiento de su complejidad se origina en que el mundo actual nos presenta problemas cada vez más pluridisciplinarios, multidimensionales, transnacionales, globales y planetarios. Dichos problemas exigen soluciones acordes con su naturaleza. Explicar que la realidad es compleja, y de ningún modo seguir los lineamientos positivistas y cartesianos [1] mostrándonos un mundo dividido en muchas partes bien separadas entre sí. (Morin 1999: 76)

El concepto de ambiente social se vincula al concepto de clima social que procede del concepto “clima organizacional” resultante del estudio de las organizaciones en el ámbito laboral, a partir a fines de la década de los años 60. “Este concepto surge como parte del esfuerzo de la psicología social por comprender el comportamiento de las personas en el contexto de las organizaciones,..(Rodríguez 2004:25)

Concepto que posteriormente fue aplicado al ámbito educacional considerando las características psicosociales de los centros educativos, como procesos dinámicos que se dan entre estudiantes, familia y su entorno. Así mismo incluye las percepciones que tienen los integrantes de una comunidad educativa en cuanto a las relaciones interpersonales que se produce entre los integrantes de dicha comunidad. (Cere 1993, Cassasus 2000, Cornejo, Redondo, 2001)

De acuerdo a lo expuesto, el ambiente escolar vincula o relaciona a todas las instancias que son gestoras de los procesos de enseñanza y aprendizaje en el aula como son: relación profesor- alumno, relaciones entre alumnos, estrategias metodológicas de enseñanza, pertinencia y contextualización de los contenidos, participación en la sala de clases entre otros factores.

En síntesis, clima social sería una estructura relacional configurada por la interacción de todo el conjunto de factores antes señalados, que intervienen en el proceso de aprendizaje. Así, incorpora en esta definición, el contexto de la escuela y de la clase, las características físicas y arquitectónicas, los factores organizativos, las características del profesor y las características del estudiante.

Ahora bien, lo más importante que destacan estas definiciones es que el concepto de clima escolar se analiza a partir de las percepciones que tienen los sujetos, esto indica que fácilmente el ambiente escolar, considerado como clima escolar, puede ser abordado desde las distintas percepciones de los sujetos involucrados en este proceso como son: alumnos, profesores, directivos-administrativos, para-docentes y apoderados.

La existencia de un clima escolar satisfactorio, donde se encuentran implícitos diferentes métodos de enseñanza, vinculados al rol mediador del profesor ; da como resultado un gran rendimiento académico en los educando, sin embargo, todo lo contrario sucedería con climas desfavorables e insatisfactorios para los alumnos. Yelow y Weinstein (1997:54) mencionan qu. “la influencia del profesor en el aula es muy grande, sea ella positiva o negativa; esa influencia afecta además las actitudes de los alumnos y su propio aprendizaje”. Humanistas como Carls Rogers, plantean que existe en el alumno una ansiedad natural por aprender, la cual puede ser fomentada por los maestros al crear el clima idóneo para el aprendizaje; en tanto que los conductistas como B.F. Skinner, sugieren que el ambiente del aula debe estar cuidadosamente estructurado para reforzar la conducta que implique motivación. Dicho en otras palabras, la influencia del ambiente de aula juega un papel preponderante en el proceso de enseñanza aprendizaje, que se vería reflejado en el rendimiento académico del educando, según plantean estos teóricos.

Por lo tanto, el ambiente social en el cual se gestan las interrelaciones humanas no constituye una referencia abstracta, sino es mas bien campo de estudio que se vincula con procesos de innovación y de cambio escolar relacionados con la preocupación de los centros y de sus responsables, desde las diferentes administraciones públicas, para favorecer unas condiciones de convivencia, de gestión, que hagan posible que todo el alumnado encuentre su lugar para aprender. (Hargreaves y otros, 1998; Payne, 1998; Stoll y Fin 1999; Cummings,2000; Darling- Hammond, Otros estudios sobre ambiente social se basan en el modelo “interaccionista” desarrollados por Kurt, Lewin, y Murray . (Villa y Villar 1992:54)

Este modelo busca examinar las complejas asociaciones entre personas, situaciones y resultados individuales. Los elementos básicos que intervienen en el modelo interaccionista según Magnusson y Endler (1977:94) tienen que ver con la conducta actual del individuo y las relaciones que tienen en el lugar donde se encuentra, considerando que el individuo es un agente activo motivado por factores cognitivos y emocionales. (Magnusson y Endler 1977:95)

Existen otros estudios que se centran en las características de las Instituciones educativas, a nivel de organización y de aula y su relación con los resultados de la institución, en términos de logros de aprendizaje, bienestar personal entre sus miembros, eficacia en la gestión, entre otros. En el ámbito educacional son variados los enfoques que se han propuesto al abordar el ambiente social en Instituciones Educativas. Algunos de estos enfoques son proporcionados por Anderson, Walberg, Brofenbrenner.

Dentro de las primeras investigaciones sobre el ambiente social en educación tenemos el enfoque de Anderson quien determina los factores que influirían en el ambiente social escolar, entre estos: características y tamaño de los lugares físicos del estudio, características moral de profesores y alumnos, características organizacionales y administrativas del programa instruccional y las variables culturales que implican compromiso del profesorado y énfasis académico. (Anderson 1992: 65)

Otro enfoque sobre el ambiente social escolar lo hace H. J. Walberg quien presenta las siguientes definiciones: Clima de clase. : "percepción del estudiante de los aspectos psicosociales del grupo de clase que influye en el aprendizaje. Clima escolar: "percepciones de los estudiantes o del profesor sobre el ambiente sociológico que afecta al aprendizaje". Clima abierto: Decisiones conjuntas profesor-estudiantes respecto a metas, medios y ritmo de aprendizaje, en lugar de solo control por parte del profesor o estudiante. Clima docente: tipo de clima-autoritario que controla el proceso de aprendizaje. Clima de hogar: conductas y procesos desarrollados por parte de los padres que proporcionan estimulación intelectual y emocional para el desarrollo general de sus niños y del aprendizaje escolar. (Muijs y Reynolds,2000:67). Brofenbrenner: al referirse sobre el clima en educación señala los siguientes factore. " el clima en educación es un marco, donde la gente se puede relacionar en interacciones cara a cara. Los factores de actividad, rol, relación interpersonal constituyen los elementos del microsistema. . Este enfoque ecológico propuesto por Brofenbrenner contempla al individuo inmerso en una comunidad interconectada y organizada donde el desarrollo individual se lleva acabo fundamentalmente a través de los intercambios que la persona establece con su ecosistema inmediato entre ellos la familia, la escuela y otros ambientes más distales (Gracia y Musito 2000:32)

Por otra parte tenemos estudios sobre el clima social escolar realizados en Chile que también dan cuenta de la complejidad del tema. Neva Milicic y Ana María Arón, definen el clima social escolar com. la percepción que los individuos tienen de los distintos aspectos del ambiente en el cual desarrollan sus actividades habituales. Es la sensación que una persona tiene a partir de sus experiencias en el contexto escolar (Arón y Milicic, 1999:43)

En el estudio realizado por Milicic y Aròn describen la importancia del tema resaltando el factor desarrollo personal. Las investigadoras analizan los distintos factores que pueden servir de descriptores para los climas sociales que fomentan el crecimiento personal de los estudiantes y además describen aquellos factores que frenan dicho crecimiento. Introducen una nueva terminología para señalar los ambientes sociales: climas sociales tóxicos y climas sociales nutritivos.

Esta clasificación corresponde a una síntesis de las autoras luego de una serie de datos obtenidos a través de grupos focales realizadas con profesores de escuelas de enseñanza básica municipalizada. Dichos grupos focales se realizaron en el marco de una investigación Fondecyt sobre mejoramiento del clima social escolar y desarrollo personal dirigido a la Educación Básica. (Arón y Milicic, 1999:43)

En la misma línea existe una variada serie de estudios implementados en distintos contextos y a través de la aplicación de distintos instrumentos que han tratado de dar cuenta de la relación directa entre ambiente social y rendimiento académico en forma de adquisición de habilidades cognitivas, aprendizajes afectivos y desarrollo de actitudes positivas hacia el estudio.(Cassasus y otros 2000, Gómez y Pulido 1989,Villa y Villar 1992. (Cornejo y Redondo 2001)

Otros estudios realizados en el contexto de la convivencia (Malgesini y Jiménez) señalan que. convivencia escolar significa vivir en buena armonía y, a diferencia del conflicto, tiene una connotación positiva… e implica también aprendizaje, normas comunes y regulación del conflicto. Exige adaptarse a los demás y a la situación. Por lo tanto habrá que tener flexibilidad, aceptar lo diferente. Entonces convivencia escolar está orientada a prevenir o a implementar medidas y actuaciones que gestionen las relaciones sociales… por lo tanto, hablar de convivencia lleva implícito hablar de los conflictos que surgen en la comunidad educativa, por lo que la armonía no será resultado de forzar una visión única, sino de articular el trinomio armonía-conflicto-resolución.( citado en: Funes 2011:32)

Finalmente podemos señalar que a pesar de la heterogeneidad de enfoques y metodologías utilizadas para abordar el estudio del clima en educación o ambiente social escolar, hay algunos elementos que tienen en común las diferentes investigaciones referentes al tema. Independientemente del enfoque con que se aborte el clima en educación a lo menos, se puede concluir diciendo que: Cada escuela posee “algo” llamado clima, ambiente social escolar original de cada organización y que el ambiente social escolar afecta y determina las interacciones y relaciones que se dan en el contexto escolar y como consecuencia afecta resultados estudiantiles, incluyendo el comportamiento afectivo y cognitivo: valores, satisfacciones, desarrollo personal entre otro. Finalmente el comprender la importancia que tiene la influencia del ambiente social escolar mejorará la comprensión y predicción del comportamiento de los estudiantes.

Considerando la complejidad del fenómeno como ha sido señalado, se complementa el marco teórico con perspectiva socioantropológica para así configurar un marco teórico que se establecerá desde lo psicosocial a lo socioantropológico.

En un primer eje teórico en que se sustentó la investigación tiene relación con el enfoque Psicosocial. Su mayor contribución consiste en subrayar los conflictos entre los instintos innatos y las demandas sociales. Sostiene que la cultura concreta en la que la persona crece determina cuales serán los conflictos. Esta teoría describe la maduración del individuo a través de 8 etapas a lo largo de la vida. En cada etapa el individuo se enfrenta con una crisis, la solución puede tener un resultado positivo o negativo dependiendo de la habilidad de la persona para producir equilibrio sano.

Se utilizó el enfoque Psicosocial de Ericsson el cual permitió dar una mirada para comprender y entender de alguna manera lo que los niños y niñas están viviendo como seres que están en un interesante proceso de desarrollo de sus vidas. Una mirada desde la perspectiva psicosocial sin duda contribuye a interpretar y sentir lo que están viviendo los estudiantes que forman parte de esta investigación.

Desde una mirada pedagógica este enfoque teórico permitió reflexionar en cuanto al rol docente en aula y como este puede orientar a los adolescente en cuanto a resolver sus problemas, a desarrollar autonomía y tomar decisiones, su aceptación, sus valores y su interacción con los otros desarrollando una autoestima saludable.

De acuerdo a este enfoque los niños y niñas en su período de adolescencia, considerada entre las edades que van de los 12-13 años a los 18-20 año. Etapa de desarrollo donde el individuo se busca a sí mismo y tiene la necesidad de conocerse en todas sus potencialidades “la búsqueda del yo”.

La adolescencia correspondiente a la quinta etapa de acuerdo a esta teoría, caracterizada por la confusión de identidad en la que el adolescente se cuestiona los modelos e identificaciones del pasado. Durante este periodo de transición entre la niñez y la edad adulta la pregunta es ¿Quién soy yo? La fidelidad es la fuerza básica de este estado que surge a medida que el individuo se enfrenta a la necesidad de adoptar una serie de valores que fomenten la piedra angular de su identidad.

El adolescente desarrolla un sentido coherente del yo, incluye el papel que el adolescente juega en la sociedad. Organiza sus habilidades necesidades e intereses y deseos de forma que puedan expresarse socialmente. A partir de esta teoría, el adolescente logra su identidad cuando ha resuelto problemas como: la elección de una ocupación; adopción de valores en que creer y porqué vivir y desarrollar una identidad sexual satisfactoria y definida.

“Esta etapa de la adolescencia, la tarea primordial es lograr la identidad del Yo y evitar la confusión de roles. Esta fue la etapa que más interesó a Erikson . La identidad significa saber quiénes somos y cómo encajamos en el resto de la sociedad. Erikson dice que cuando un adolescente pasa por una confusión de roles, está sufriendo una crisis de identidad. De hecho, una pregunta muy común de los adolescentes en nuestra sociedad es “¿Quién soy?”. (Boeree 1998:8)

La identificación se inicia con el moldeamiento del yo por parte de otras personas, pero la información de la identidad implica ser uno mismo, en tanto el adolescente sintetiza más temprano las identificaciones dentro de una nueva estructura psicológica, Cuando los adolescentes tienen problemas para determinar una identidad se hallaran en riesgo de padecer situaciones perturbadoras el primer peligro de esta etapa es la confusión de la identidad, que se manifiesta cuando un joven requiere un tiempo excesivamente largo para llegar a la edad adulta.

De la crisis de identidad surge la virtud de la fidelidad, lealtad constante, fe o un sentido de pertenencia a alguien amado o a los amigos y compañeros. La fidelidad representa un sentido muy ampliamente desarrollado de confianza; pues en la infancia era importante confiar en otros, en especial a los padres, pero durante la adolescencia es importante confiar en sí mismos.

El fenómeno de la adolescencia es complejo y, por esto, los numerosos autores que se han dedicado a su estudio lo han definido e interpretado desde muy distintos puntos de vista teóricos y también han destacado diferentes aspectos. Sin embargo, es incorrecto pensar que la adolescencia es una condición estática y sin cambios, similar para todo el que la atraviesa. El impacto de la adolescencia y los efectos del mismo varían de una persona a otra, de una familia a otra, de un país a otro, de una cultura a otra y de una generación a otra. A los adolescentes se les debe ver como son y tener en cuenta que son producto de su época y su cultura, así como de su pasado y presente psicológicos y de su ambiente físico. Es importante estar conscientes de que hay variaciones individuales y que se les debe conocer y entender para que el trabajo con cada individuo sea adecuado.

El adolescente busca dar sentido coherente al yo, incluido el papel que él o la adolescente desempeña en la sociedad, los adolescentes forman su identidad no solo tomando como modelo a otras personas, como lo hacen niños más jóvenes, sino también deben determinar y organizar sus capacidades, necesidades, intereses y deseos para expresarlos luego en un contexto social.

La Identidad se refiere a la presión para aliarse a un grupo de pares que, a su vez, presenta demandas para que se ajusten a sus normas y demuestren compromiso y lealtad. El adolescente resuelve de manera positiva la crisis psicosocial cuando percibe un grupo que satisface sus necesidades sociales y le da sentido de pertenencia. Es este sentido de pertenencia el que facilita su crecimiento psicológico y ayuda a integrar tareas del desarrollo

Por el contrario si el adolescente no logra adaptarse y superar la crisis psicosocial se aliena lo que quiere decir que, no se siente cómodo con sus pares por lo que se aleja de su presencia.

En síntesis los estudiantes del estudio se encuentran inmerso en una comunidad interconectada donde las acciones y su desarrollo individual se lleva a cabo por medio de los intercambios sociales que los niños y niñas realizan dentro de su mundo circundante o ecosistema inmediato como la familia, la escuela, grupo de amigos y otros ambientes más distantes, pero también se deja el espacio para entender que los niños y niñas dentro de esas redes sociales les toca vivir un proceso de desarrollo psicosocial y cultural.

En un segundo eje de carácter socioantropológico que se enmarcó la investigación se consideró la teoría de la socialización de Berger y Luckman entendida com. “ el proceso a través del cual la persona humana aprende e interioriza, en el transcurso de la vida los elementos socioculturales de su medio ambiente, los integra a su estructura de personalidad, bajo influencia de experiencias y de agentes sociales significativos y se adapta así al entorno social en cuyo seno debe vivir” (Berger y Luckman 1980:88-89)

De un tiempo a esta parte es común escuchar los descontentos y constantes reclamos frente a la situación de violencia como parte del ambiente social escolar de los establecimientos educacionales. Es así como se pretende por una parte culpabilizar a la escuela sobre las conductas antisociales y expresiones de violencia que forman parte del ambiente social escolar y por otra parte a la sociedad y la familia.

La escuela levanta su voz y tiende a responsabilizar o enfatizar a la sociedad, medios de comunicación y principalmente a la familia por su falta de participación y compromiso en la labor educativa de sus hijos. Sin duda esto refleja la complejidad de este “fenómeno social” el cual va cambiando, de acuerdo con las características propias de cada modelo socioeconómico, político y cultural.

Lo cierto es que las expresiones de violencia en la escuela afectan el ambiente social escolar generando situaciones de vandalismo y agresiones hacia los docentes y los alumnos. Una de las causas que dan origen al ambiente social escolar en el establecimiento educacional se vincula con las redes sociales en que los individuos están conectados entre ellos las familias, la escuela, grupo de amigos y otras redes sociales.

Ahora bien, sin duda que estas complejidades comienzan a entenderse a la luz de las diferentes aportaciones teóricas sobre el tema que se está analizando. Las teorías que tratan de dar una explicación para entender la conducta en determinados ambientes sociales, en este caso, la conducta o expresiones que se originan en el ambiente social escolar, se agrupan en dos grandes líneas. Las teoría Activas o Innatistas y teorías Reactivas o Ambientalistas. Es a partir de estas aportaciones teóricas donde emergen los distintos comentarios, opiniones o críticas cuando nos vemos enfrentados al tema del ambiente social escolar vivido en los diferentes establecimientos educacionales a los largo del país.

“Las teorías Activas o Innatistas consideran que la agresividad es un componente orgánico o innato del individuo, elemental para su proceso de adaptación y que su origen se encuentra en los impulsos internos del individuo. Desde esta perspectiva se considera que la conducta agresiva tiene una función positiva y que la labor de la educación consiste fundamentalmente en canalizar su expresión hacia conductas socialmente aceptables. Las Teorías Reactivas o Ambientales resaltan el papel del medio ambiente y la importancia de los procesos de aprendizajes en la conducta violenta del ser humano. Suponen que el origen de la agresión se encuentra en el medio ambiente que rodea al individuo, de modo que la agresión es una reacción de emergencia frente a los sucesos ambientales o la sociedad en su conjunto.” (Estévez: 29:45)

Por nuestra parte a objeto de nuestra investigación el ambiente social escolar como conducta social en la escuela es analizada como un fenómeno social que no es propio de la escuela. La teoría que mejor representa el análisis de nuestro estudio está dentro de las teorías reactivas o ambientalista denominada teoría ecológica.

Un punto importante que surge en la investigación, es llegar a entender cómo se construye la sociedad, para ello Berger y Luckman plantean que “ la sociedad es un producto humano, la sociedad es una realidad objetiva, el hombre es un producto social” Se entiende con esto que, la sociedad ha sido creada por el hombre y a su vez éste es un producto de la sociedad que el mismo ha creado. Esta visión nos ayuda a comprender como los niños y niñas se constituyen un producto de la sociedad en que ellos están insertos. De esta manera se pueden entender de mejor forma el comportamiento y sus relaciones existentes dentro del contexto escolar. Nos ayuda a comprender como también el hombre experimenta los procesos de socialización tanto primaria como secundaria.

En el proceso de socialización primaria se puede entender como niños y niñas se convierten en miembros de la sociedad. Esta incorporación a la sociedad es fundamental para ellos ya que, en este proceso se encontraran dentro de una estructura social objetiva. Es aquí el punto importante para la investigación ya que aquí en este proceso de socialización primaria ocurre el encuentro con otros significantes; aquellos que lo socializaran presentándole la realidad y el mundo social como algo objetivo de acuerdo a sus percepciones. Es decir seleccionan, filtrando la entrega de enseñanza según el lugar que estos significantes ocupan en la sociedad. En consecuencia “la socialización primaria se realiza a través de un acercamiento emocional, pues sólo de esta manera se pueden internalizar adecuadamente los aprendizajes en la primera etapa de socialización , mediante la identificación con sus otros significantes” (Berger y Luckman 2001:166)

Este proceso explicaría las diferencias conductuales entre estudiantes probablemente socializados en contextos familiares disímiles.

Socialización Secundaria y la escuela. En esta instancia cobra mucha relevancia la escuela para los niños y niñas en este proceso de socialización secundaria. En esta etapa de socialización secundaria los niños y niñas adquieren conocimientos específicos de roles. A diferencia de la socialización primaria, se puede prescindir de la identificación con los otros significantes, es decir, lo emocional, los que son significativos para ellos, que vinculan a los niños y niñas en la primera etapa de socialización.

Para la presente investigación, que se relaciona con comprender las relaciones que se dan en el ambiente social escolar, es importante entender que los niños y niñas ya se desprendieron de sus significados, por tanto, en esta socialización secundaria se forma, enseña, se transmite la cultura a niños y niñas con un yo formado previamente en la socialización primaria. Esto significa que los niños y niñas vienen con una formación internalizada y que todos los conocimientos aprendidos en la socialización secundaria pueden ser desechados con mayor facilidad que aquellos conocimientos que los niños y niñas internalizaron en la socialización primaria. Ahora la escuela y los profesores son los que están encargado de la educación y de impartir los conocimientos apegándose a su rol como docente. Rol docente que como funcionario de una institución podría cumplir cualquier persona preparada para ejecutar el ejercicio docente.

[...]


[1] El Método Cartesiano consiste en dividir primeramente las dificultades en tantas partes como sea posible para resolverlas, después conducir el pensamiento ordenadamente de lo simple a lo compuesto.

Final del extracto de 115 páginas

Detalles

Título
Como se vive en la escuela de hoy
Curso
MAGISTER EN EDUCACION
Calificación
6,7 (Calificaciòn de 1 a 7)
Autor
Año
2011
Páginas
115
No. de catálogo
V204661
ISBN (Ebook)
9783656348627
Tamaño de fichero
902 KB
Idioma
Español
Notas
Etiqueta
como
Citar trabajo
Ramón Burgos Solís (Autor), 2011, Como se vive en la escuela de hoy, Múnich, GRIN Verlag, https://www.grin.com/document/204661

Comentarios

  • No hay comentarios todavía.
Leer eBook
Título: Como se vive en la escuela de hoy



Cargar textos

Sus trabajos académicos / tesis:

- Publicación como eBook y libro impreso
- Honorarios altos para las ventas
- Totalmente gratuito y con ISBN
- Le llevará solo 5 minutos
- Cada trabajo encuentra lectores

Así es como funciona