La inmigración en España - un conflicto social


Trabajo, 2002

12 Páginas, Calificación: 1,0


Extracto

Contenido:

La inmigración en España – un conflicto social

La procedencia de los inmigrantes
Inmigrantes de Europa occidental y Norteamérica
Inmigrantes de los países no-comunitarios
Los inmigrantes ilegales

Dificultades y conflictos relativos a la inmigración
La concentración geográfica de los inmigrantes
La contratación ilegal
La actividad de las mafias
La delincuencia

Reacciones de la política y de la población española
La situación política y las leyes de extranjería
Racismo y violencia contra los extranjeros

Resumen y perspectivas
Gráfico: la procedencia de los inmigrantes
Fuentes

La inmigración en España – un conflicto social

Debido al gran aumento que se produjo en los últimos años, la inmigración llegó a ser un gran tema de debate público. La política y la sociedad española aun no parecen estar preparadas para confrontarse a la serie de desafíos y problemas que la inmigración lleva consigo. Si se comparan las cifras de los inmigrantes en España (aproximadamente 2% de la población) con las de otros países europeos, estas preocupaciones sorprenden más, porque otros países grandes de la Unión Europea tienen tasas de inmigración mucho más elevadas: Alemania 8,9%, Francia 6,3% y Reino Unido 3,8% (Avilés, 2002)[1]. Entonces, ¿por qué representa la inmigración en España un foco social?

La respuesta a esta pregunta se tiene que buscar en la historia. Primero, la población española ha sido tradicionalmente más homogénea que en otros países europeos. Aunque existen ciertas discriminaciones contra minorías regionales (como por ejemplo los catalanes y los vascos) y étnicas (los gitanos), la diversidad étnica y religiosa de la población española es mucho menor que en Francia o en Inglaterra, que recibieron a muchos inmigrantes de sus anteriores colonias o en Alemania que recibe a trabajadores extranjeros desde hace casi medio siglo. Por consiguiente los españoles no están acostumbrados a convivir con personas de raza o religión diferente a la suya. En segundo lugar, no se debe olvidar que España ha sido tradicionalmente un país de emigración que sólo a partir de los los 80 se convirtió en receptora de inmigrantes y que todavía hoy, por cada inmigrante que vive en España hay dos españoles residiendo en el extranjero. Este desarrollo ha implicado una serie de cambios sociales y demográficos que desafiaron al país. Sobre todo el hecho de que el número de los inmigrantes ha aumentado considerablemente en los últimos años – entre 1988 y 1998 la cifra se dobló de 360 000 a 720 000 (Avilés, 2002) – sirve de explicación para la situación conflictiva actual y los retos aun no superados. Este incremento significativo de la presencia de inmigrantes causó no sólo un aumento visible de la inseguridad ciudadana, sino también hizo incrementar la xenofobía entre la población española que en algunos casos incluso llegó a mostrarse de manera violenta. La inmigración en la actualidad representa uno de los temas más discutidos en la opinión pública española.

Las preguntas claves con respecto a la inmigración son: ¿Por qué hay una inmigración tan elevada últimamente? ¿Quiénes son los inmigrantes y cómo se integran a la sociedad española? ¿Cuáles son los desafíos, los peligros y las ventajas que resultan de la inmigración? ¿Cómo reacciona el gobierno y la sociedad? y ¿Qué se tiene que hacer para superar el conflicto social relacionado con la inmigración?

La procedencia de los inmigrantes

Para contemplar más exactamente el fenómeno de la inmigración en España, conviene distinguir dos categorías de inmigrantes: Los inmigrantes de países industrializados de Europa occidental y Norteamérica y los inmigrantes de países subdesarrollados, países en desarrollo o Europa del Este. Es importante esta categorización porque los dos grupos no sólo son distintos en cuanto a sus motivos de migración y sus perfiles demográficos, sino también en cuanto a su integración en la sociedad española y en cuanto a la aceptación por parte de la población española.

Inmigrantes de Europa occidental y Norteamerica

Aunque es casi únicamente la segunda categoría de inmigrantes que contribuyó a que la inmigración en España fuera considerada como una causa de un conflicto social, no se debe olvidar a los extranjeros procedentes de los países industrializados, ya que con aproximadamente 45% de la población extranjera representan una parte importante.

¿Cuál es su perfíl? En general son europeos del Norte y del Oeste, sobre todo británicos (con 73 983 habitantes, es la segunda comunidad extranjera en España, cuya región predilecta es la Comunidad Valenciana) y alemanes (con 60 575 habitantes, como la tercera comunidad extranjera cuya preferencia es Mallorca), ya jubilados y por consiguiente ya no ocupan puestos de trabajo en España. Gracias a la adhesión española al acuerdo de Schengen en 1994 que facilitó la libre inmigración para ciudadanos comunitarios, este grupo creció significativamente. Mayoritariamente, esa categoría es bien aceptada porque trae dinero y lo gasta en el país, crea trabajo (por ejemplo en la construcción o en los servicios domésticos) y no causa infracciones legales, ni conflictos sociales. Sin embargo este grupo de extranjeros también se ve enfrentado a resentimientos, porque establecen verdaderas colonias extranjeras, donde a veces no quieren dejar entrar a los ciudadanos españoles, lo que les da la imágen de ser mal integrados y arrogantes. Además existe el peligro de que su riqueza cause envidia en la población española y que la gente generalice y transfiera resentimientos desde los turistas de Europa occidental (a menudo con conducta social reprochable como por ejemplo exceso de alcohol, basura, ruido etc…) hacia los inmigrantes.

Inmigrantes de los países no-comunitarios

Sin embargo es sobre todo la inmigración de ciudadanos no-comunitarios, la que es responsable del desarrollo conflictivo que se ha podido observar en España últimamente. Esta segunda categoría de inmigrantes es muy heterogénea, así que conviene dividirla en cinco grupos: los magrebíes (los marroquíes con 200 000 inmigrantes forman la población extranjera mayoritaria en España), los latinoamericanos, los subsaharianos, los asiáticos y los europeos del Este. Generalizando, se puede decir que España es atractiva para esos inmigrantes por su economía floreciente con sueldos altos, por su crecimiento mayor que en otros países comunitarios, por su situación geográfica (también como país de tránsito para llegar a otros países de la Unión Europea) y finalmente por su estabilidad política, aunque no cada criterio incide necesariamente en cada grupo. Los factores típicos que favorecen la emigración de sus países son la presión demográfica en el respectivo país de origen, conflictos bélicos, y también su situación económica, llegando en casos extremos incluso al hambre. A diferencia de los inmigrantes comunitarios, este grupo llega a España en búsqueda de trabajo, muchas veces huyendo de situaciones desesperadas en sus países de origen.

Los principales sectores de actividad laboral de la población extranjera son el sector agropecuario, seguido por el servicio doméstico, la construcción y la hostelería. El gobierno trata de regular la repartición de los inmigrantes entre los diferentes ramos con la llamada política de cupos: cada año se determina un número de trabajadores extranjeros destinados a los distintos sectores de trabajo.

[...]


[1] Las informaciones estadísticas, cifras etc. se basan mayoritariamente en artículos de EL PAIS Online, Categoría „Temas“, Subcategoría „Inmigración“ (http://www.elpais.es/temas/inmigracion, 14.07.2002), pero también en el trabajo de Juan Avilés Farré „La cuestión de la inmigración en España“ (www.gees.org/publicaciones/an/an10.html, 14.07.2002) y en la encuesta del CIS „Barómetro de febrero, febrero 2001“ (http://www.cis.es/estudio.asp?nest=2409, 14.07.2002). Si las informaciones no son de EL PAIS, en el trabajo son marcadas de la manera siguiente „(Avilés, 2002)“ o „(CIS, 2001)“.

Final del extracto de 12 páginas

Detalles

Título
La inmigración en España - un conflicto social
Universidad
University of Passau
Curso
HS: Consensos y Conflictos en la España actual
Calificación
1,0
Autor
Año
2002
Páginas
12
No. de catálogo
V27048
ISBN (Ebook)
9783638291927
ISBN (Libro)
9783640472604
Tamaño de fichero
481 KB
Idioma
Español
Etiqueta
Consensos, Conflictos, Spanien, Konsens, Konflikt, Einwanderung, Inmigración, Gesellschaft, Sociedad, Migration, Demographie
Citar trabajo
Michael Vogler (Autor), 2002, La inmigración en España - un conflicto social, Múnich, GRIN Verlag, https://www.grin.com/document/27048

Comentarios

  • No hay comentarios todavía.
Leer eBook
Título: La inmigración en España - un conflicto social



Cargar textos

Sus trabajos académicos / tesis:

- Publicación como eBook y libro impreso
- Honorarios altos para las ventas
- Totalmente gratuito y con ISBN
- Le llevará solo 5 minutos
- Cada trabajo encuentra lectores

Así es como funciona