Modelos Asistenciales en Psicología Clínica de Atención Primaria


Trabajo Escrito, 2014

61 Páginas


Extracto

Indice

Introduction

1. La interfaz entre Atencion Primaria y la Salud Mental

2. Modelos Asistenciales de Interface entre Salud Mental y Atencion Primaria
2.1. Modelos basados en la Formation del Personal de Atencion Primaria.
2.2. Modelo de Enlace-Interconsulta.
2.3. Modelo de Asistencia Colaborativa.
2.4. Modelo de Derivation.
2.5. Modelo Asistencial basado en el Acceso o Escalonado.
Bibliografia

3. Caracteristicas y desarrollo del Modelo de Atencion Colaborativa en Salud Mental
3.1 Conceptos basicos del modelo asistencial colaborativo.
3.2 De la teoria a la practica: organization de la asistencia en la atencion colaborativa a la salud mental.
3.3 Resultados empiricos derivados de la implementation de un modelo asistencial colaborativo en salud mental.
Bibliografia

4. Caracteristicas y desarrollo del Modelo de Asistencia Escalonada en Salud Mental
4.1 El Acceso como piedra angular de un sistema escalonado a la salud mental.
4.2 Conceptos fundamentales del modelo asistencial escalonado
4.3 De la teoria a la practica: organization de la asistencia en el modelos asistencial escalonado en la salud mental.
4.4 Resultados empiricos derivados de la implementation de un modelo asistencial colaborativo en salud mental.
4.5 Conclusiones a los sistemas de asistencia escalonada en salud mental.
Bibliografia

Introduccion

La organizacion de la demanda asistencial sanitaria es uno de los aspectos fundamentales para comprender los flujos de trabajo dentro de los sistemas nacionales de salud, determina la calidad de las intervenciones realizadas por los profesionales que trabajan en el mismo y probablemente constituya una de las medidas objetivas que mejor reflejan la evolucion de una sociedad

El origen de este libro surge del esfuerzo por la comprension del funcionamiento del sistema sanitario de un grupo de especialistas en formacion durante sus primeros anos de ejercicio, y sobre todo de la curiosidad por conocer otras formas de asistencia posible que puedan optimizar la asistencia sanitaria, y hacerla, en la medida de lo posible, mas universal y eficiente.

No escapara al lector atento que estos capitulos fueron escritos durante unos anos (2010-2014) en los que el Sistema Nacional de Salud ha sufrido fuertes recortes, con medidas de ahorro estimadas en unos 10.000 millones de euros, una reduccion de la plantilla total de 28.496 trabajadores solo entre los anos 2012 y 2014, asi como medidas de copago farmaceutico y limitaciones en la cartera de servicios comunes, entre otros. Siendo conscientes que existen diversas formas de lidiar frente a la situacion, entendemos que una de ellas podria proceder de la ciencia y la investigacion. Diversos sistemas sanitarios nacionales han desarrollado fecundas lineas de investigacion que han analizado la forma y procesos en los que se proporciona la asistencia, observando su impacto no solo desde el punto de vista de la eficacia, sino como la realidad impone, desde el punto de vista de los costes y de la satisfaccion del paciente.

Sin ningun lugar a dudas como especialistas sanitarios tenemos un deber etico y profesional de atender al paciente dentro las posibilidades tecnicas que ofrecen los limites economicos del presupuesto anual correspondiente, pero la busqueda de formas innovadoras de transformar los procesos de asistencia sanitaria, aun sin aceptar el origen y naturaleza de estas restricciones, puede constituir un obligado objetivo intermedio en la ruta hacia la optimizacion de la misma. Como mencionaremos mas adelante, el Hacer mas con menos” ya fue el lema de otra epoca no demasiado lejana en la que tambien se extendia una crisis economica internacional y que termino con la merma de la asistencia sanitaria y en la calidad de los servicios sociales (Davison, 2000), dando lugar a formas de organizacion mas eficientes.

Las personas que conviven con un trastorno mental quiza representen, de entre todos los estratos sociales, el grupo mas expuesto desde el punto de vista socioeconomico a los efectos devastadores de la presente crisis. El texto expuesto a continuacion pretende introducir al lector, de forma muy suscita, en los diferentes modelos de asistencia sanitaria tradicionalmente empleados en el campo de la salud mental. Si bien hay algunos que son de sobra conocidos (como por ejemplo el modelo de derivacion o la interconsulta), durante esta ultima decada ha surgido otros (el modelo de atencion colaborativa o el modelo de asistencia escalonada) que optimizan recursos y facilitan la asistencia a personas aquejadas de un trastorno mental.

Los autores nos proponemos con este manuscrito dar a conocer las circunstancias que originan el surgimiento de estos nuevos modelos de organizacion de la asistencia sanitaria, facilitando al lector los supuestos teoricos y racionales que guian su implementacion, describir las funciones y figuras profesionales que componen el dia a dia de su desempeno y acercar las investigaciones sobre eficiencia que demuestran la utilidad y valia en los diferentes ambitos y trastornos en los que se ha aplicado un programa de intervencion derivado de estas nuevas formas de organizacion.

En circunstancias particulares de necesidad, introducir cambios en las organizaciones sanitarias o realizar propuestas imprudentes haciendo alusion a intereses particulares espurios (cualesquiera que sean) mas que a las necesidades del paciente no tiene otro desenlace que el despilfarro de recursos materiales y personales. Esta negligencia es intolerable en materia sanitaria, su consecuencias son el dolor y el sufrimiento humano. Esperamos que la comprension de los principios que rigen la implementacion modelos de asistencia faciliten la toma de decisiones en este sentido, haciendo del sistema algo orientado desde, por y para el paciente.

Bibliografia

Davison, G. (2000) Stepped care: doing more with less? Journal of Consulting and Clinical Psychology, 68, pp. 580-585.

CAPITULO 1 La interfaz entre Atencion Primaria y la Salud Mental

La Atencion Primaria (AP) es el recurso asistencial sanitario que atiende en primera instancia las diferentes dolencias fisicas, problemas de salud mental o conflictos sociosanitarios planteados por la poblacion general y puerta de entrada a la atencion sanitaria especializada. En Espana los trastornos mentales son la causa del 11% de dias perdidos por incapacidad temporal y del 7% de anos perdidos por incapacidad permanente en Espana (Delclos, Plana, Garcia, Vila, Lopez, et al., 2010). En este sentido no hay perspectivas de que la situacion cambie; es mas, diversos trabajos estiman que, de entre todas las enfermedades, los trastornos mentales supondran el desembolso economico por incapacidad temporal mas importante en el ano 2020 (Lopez, Mathers, Ezzati, Jamison y Murray, 2006).

El sufrimiento o la patologia mental es muy frecuente entre las demandas atendidas por el medico de atencion primaria (MAP) en su quehacer diario, diversos estudios lo cuantifican entre el 20% y el 55% de la demanda total tanto en nuestro pais como en otros de nuestro entorno (Ansseau, Dierick, Buntinkx, Cnockaert, de Smedt, et al., 2004; Ansseau, Fischler, Dierick, Mignon, y Leyman, 2005; Aragones, Pinol, Labad, Masdeu, Pino, et al., 2004; Baca-Baldomero, Saiz-Ruiz, Aguera-Ortiz, Caballero-Martinez, Fernandez-Liria, et al., 1999; Moreno y Moriana, 2012; Ruiz-Doblado, 1999); ademas, una buena proporcion del tratamiento de los mismos se realizan exclusivamente en el ambito de la AP (Tiemens, Ormel y Simon, 1996). De forma similar a la asistencia en adultos, las consultas generalistas de pediatria atienden proporciones significativas de pacientes diagnosticables de trastorno mental o con sintomatologia subumbral, llegando al 20% del total (Mathet, Martin-Guehl, Maurice-Tison, y Bouvard, 2003; Norton et al., 2009).

Los trastornos afectivos, de ansiedad y somatizaciones son los mas prevalentes en el contexto asistencial de la AP (Haro, Palacin, Vilagut, Martinez, Bernal, et al., 2006; Serrano-Blanco, Palao, Luciano, Pinto-Meza, Lujan, et al., 2010). La atencion a los problemas mentales en AP es particularmente compleja, ya que la forma, intensidad y frecuencia de los sintomas en cada paciente son muy variables, lo cual amplia el espectro de problemas psicologicos y comportamentales a los que el profesional debe atender durante el acto clinico obligandole a ir mas alla de lo recogido en las clasificaciones nosologicas oficiales para trabajar otra sintomatologia poco especifica sin dejar de tener en cuenta, ademas, problemas psicosociales en los que puede estar inserta la demanda. La ambiguedad de la situacion genera en el profesional, mayoritariamente de formacion medica, dificultades en el diagnostico y especialmente en el tratamiento. Conocer los diversos tratamientos basados en la evidencia de los numerosos problemas mentales (de mayor o menor intensidad) a los que se enfrentan es algo que trasciende a la formacion medica, en este sentido no es de extranar el abuso de psicofarmacos realizado en la practica clinica de este pais, bien documentada en otros estudios (Ortiz-Lobo, Gonzalez-Gonzalez y Rodriguez-Salvanes, 2006; Villalba y Caballero, 2006).

No menos importantes son las deficiencias organizativas y funcionales del Sistema Nacional de Salud espanol, que junto a las caracteristicas de la carga asistencial en AP dan lugar a un escaso grado de cooperacion entre diferentes niveles de atencion sanitaria; como senalan Moreno y Moriana (2012), este aspecto representa uno de los indicadores de calidad mas importantes de la gestion por procesos asistenciales integrados, ya que refuerza las acciones integrales y equilibra la carga asistencial entre dispositivos.

Las principales instituciones sanitarias internacionales no se han mostrado ajenas a la importancia de la atencion a la Salud Mental en el ambito de la AP, realizando numerosas propuestas y recomendaciones. La Declaration Europea de Salud mental de Helsinki (Organizacion Mundial de la Salud [OMS], 2005) hace enfasis expreso en el abordaje integral de los problemas de Salud Mental en el contexto de la AP desde el trabajo multidisciplinar organizado para ofrecer acceso efectivo, diagnostico y tratamiento a las personas que lo necesiten. Otras iniciativas como la realizada por la OMS junto a la World Organization of Family Doctors (WONCA) en su programa Integrating Mental Health into Primary Care (WHO y WONCA, 2008) o el programa marco de la Union Europea (2005) Implementing Mental Health Promotion Hction tambien apuntan a la necesidad de integrar los servicios de Salud Mental en AP como la forma mas adecuada de garantizar el acceso a cuidados especializados necesarios, demostrando la eficiencia y viabilidad economica de esta medida. En Espana, la Estrategia en Salud Mental del Sistema National de Salud (Ministerio de Sanidad, Politica Social e Igualdad, 2011) propuso lineas maestras en este mismo sentido, reconociendo y enfatizando el papel protagonista de las intervenciones en Salud Mental realizadas desde el ambito de la AP.

Estas recomendaciones han sido implementadas por diferentes paises como Chile (Scharanger y Molina, 2007), Brasil (Berlinck, Magtaz y Teixeira, 2008), Australia (OMS y WONCA, 2008) e Inglatera (Gask, 2007; Turpin, Richards, Hope y Duffy, 2008) entre muchos otros. Por lo ejemplar del proceso, merece la pena describir brevemente el programa britanico Improving access to psychological therapy (IAPT), fundamentado en una serie de desarrollos clinicos que se acompanaron de imprescindibles decisiones politicas que dieron lugar a un proceso que se desarrollo en tres fases (Clark, Layard, Smithies, Richards, Suckling, et al., 2009). El punto de partida fueron una serie revisiones sistematicas de la evidencia en relacion a aspectos fundamentales de la Salud Mental en AP que abordaron la efectividad de determinados paquetes de tratamiento para los trastornos afectivos y de ansiedad realizados por el National Institute for Clinical Excellence (NICE, 2004a, 2004b, 2005a, 2005b, 2006), asi como los diferentes grados intensidad del tratamiento (baja intensidad frente a alta intensidad) necesarios para conseguir una respuesta terapeutica ajustada a las gravedad del paciente. Ambas lineas de revision de la evidencia confluyeron en el diseno de un sistema de asistencia psicoterapeutica por niveles (stepped care model) para los trastornos afectivos y de ansiedad mas frecuentes en el ambito de la AP; es decir, los de intensidad suave o moderada. En la segunda fase, investigadores clinicos junto a economistas combinan esfuerzos para justificar la rentabilidad economica de la asistencia psicologica en AP, dando lugar al conocido documento Depression Eeport (Layard, Bell, Clark, Knapp, Meacher, et al., 2006). Finalmente, sobre una base cientifica y economica tan solida, la tercera fase de desarrollo del programa IAPT puso en marcha dos proyectos pilotos de asistencia psicologica en AP, en las ciudades de Doncaster y Newham. El exito del proyecto IAPT es evidente, hasta Marzo de 2012 ha asistido aproximadamente a un millon de personas, de las cuales 680000 han completado el tratamiento, con unas tasas de recuperacion total del 41% y 45000 personas recuperadas tras una incapacidad temporal (Department of Health, 2012), planteando a dia de hoy la implementacion de un programa similar en la Salud Mental Infanto-Juvenil.

En Espana el RD 1030/2006 de 15 de septiembre por el que se establece la cartera de servicios comunes del Sistema Nacional de Salud incluye como prestacion de la AP la atencion a la Salud Mental, en coordinacion con atencion especializada, y esto es recogido de forma explicita en el Anexo II de la cartera de servicios comunes de AP, aspectos enumerados en el Cuadro 1. La normativa es difusa e inespecifica planteando multiples interrogantes; entre otros, no hace referencia a los profesionales que asumen esta responsabilidad (en la practica se trata de una labor realizada por el medico de AP), a los metodos de trabajo o procedimientos terapeuticos en su desempeno, ni siquiera a procedimientos de evaluacion de la gravedad sintomatologica y su relacion con tratamientos de eleccion en atencion primaria o su derivacion a los servicios especializados de salud mental. Todo un reto para el especialista que recibe la demanda a la que debe dar salida, en ocasiones, con mayores dosis de compromiso e imaginacion que conocimiento tecnico.

8. Atencion a la salud mental en coordination con los servicios de atencion especialigada
8.1 Actividades de prevention y promotion, consejoy apoyo para el mantenimiento de la salud, mental en las distintas etapas del ciclo vital.
8.2 Detection, diagnosticoy tratamiento de trastornos adaptativos, por ansiedady depresivos, con derivation a los servicios de salud mental en caso de quedar superada la capacidad de resolution del nivel de atencion primaria.
8.3 Detection de conductas adictivas, de trastornos del comportamientoy de otros trastornos mentales y de reagudigaciones en trastornos ya conocidos, y, en su caso, su derivation a los servicios de salud mental.
8.4 Detection de psicopatologias de la infancialadolescencia, incluidos los trastornos de conducta en general y alimentaria en particular, y derivation en su caso al servicio especialigado correspondiente.
8.5 Seguimiento de forma, coordinada con los servicios de salud mentaly servicios sociales de laspersonas con trastorno mentalgraveyprolongado.

Cuadro 1: Objetivos de la Cartera de Servicios Comunes en AP relacionados a la Salud Mental.

La lectura general del cuadro recoge objetivos deseables y ambiciosos a ejercer por el MAP. La realidad es que en estos momentos no hay una red implantada de Salud Mental de AP que los cubra, por lo que es necesario proporcionar una formacion a los especialistas actuales y en formacion que asistan la Salud Mental en este area, para lo que parece vital disenar, en todo el territorio nacional, recorridos formativos basicos adaptados a los medios de que se disponen y a las identidades profesionales que participan en la asistencia a la AP en el Sistema Nacional de Salud.

Hasta donde conocemos, existen dispositivos asistenciales de Psicologia Cllnica en Atencion Primaria en nuestro pais de forma excepcional; en comunidades como Cataluna, Andalucia o Madrid se realizan parcialmente funciones en esta area; cabe destacar, como experiencia pionera, la integracion de psicologos clinicos a tiempo completo en Centros de AP de Cartagena o Lorca, por iniciativa del Servicio de Sanidad de la Region de Murcia. En general todas estas experiencias informan unos resultados muy satisfactorios (Infocop, 2012).

No obstante, entendemos que hay motivos para el optimismo, el reciente programa formativo de la Especialidad en Psicologia Cllnica (Orden SAS/1620/2009) recoge una rotacion especifica de Atencion Primaria de tres meses de duracion en la que el residente ha de participar en el funcionamiento de los equipos multidisciplinares de AP como un profesional mas, realizando las tareas propias de evaluacion y tratamiento de las patologias mas frecuentes del ambito, facilitando la coordinacion entre la atencion generalist y especializada asi como desarrollando otros programas de prevencion y promocion de la salud. Esta nueva rotacion responde a una necesidad expresada conjuntamente desde los profesionales de la AP (en el estudio de Moreno y Moriana de 2012, el 97,4% de los MAP senalan que incorporar psicologos clinicos en los centros de AP beneficiaria la prestacion de servicios) como de los propios psicologos clinicos (Infocop 2012). Entendemos que la formacion de profesionales especializados en psicologia clinica en AP garantiza una asistencia de calidad, que facilitara el desarrollo de una atencion sanitaria que entienda la continuidad en la gravedad sintomatologica en psicopatologia dentro del contexto de las intervenciones eficientes y basadas en la evidencia, evitando las intervenciones iatrogenicas y resultando sostenible en terminos economicos y asistenciales.

El objetivo del presente trabajo de investigacion es doble; por una parte profundizar en los modelos de asistencia sanitaria a la salud mental desde la AP, preferentemente desde el punto de vista de los tratamientos psicologicos, para posteriormente profundizar en los dos modelos que actualmente han generado mayor cantidad de trabajos desde el punto de vista de la efectividad y eficiencia; el modelo de asistencia colaborativa y desde el modelo de asistencia escalonada.

Bibliografia

Ansseau, M., Dierick, M., Buntinkx, F., Cnockaert, P., De Smedt, J., Van Den Haute, M., y Vander Mijnsbrugge, D. (2004) High prevalence of mental disorders in primary care. Journal of Affective Disorders, 78 (1), pp. 49-55.

Ansseau, M., Fischler, B., Dierick, M., Mignon, A., y Leyman, S.(2005) Prevalence and impact of generalized anxiety disorder and major depression in primary care in Belgium and Luxemburg: The GADIS study. European Psychiatry, 20 (3), pp. 229-235.

Aragones, E., Pinol, J.L., Labad, A., Masdeu, R.M., Pino, M., y Cervera, J. (2004) Prevalence and determinants of depressive disorders in primary care practice in Spain. International Journal of Psychiatry in Medicine, 34, pp. 21-35

Baca Baldomero, E., Saiz Ruiz, J., Aguera Ortiz, L.F., Caballero Martinez, L., Fernandez-Liria, A., et al., (1999). Prevalencia de los trastornos psiquiatricos en atencion primaria usando el cuestionario PRIME-MD. AtencionpriMaria, 23 (5), pp. 275-279.

Berlinck M, Magtaz A, y Teixeira M. (2008) A reforma psiquiatrica Brasileira: Perspectivas e problemas. Kevista EatinoaMericana Psicopatologia FundaMental, 1 (1) pp. 21-28.

Clark D.M., Layard R., Smithies R., Richards D.A., Suckling R.y Wright B. (2009) Improving access to psychological therapy: Initial evaluation of two UK demonstration sites. BehaviourKesearch and Therapy, 47 (11), pp. 910-920.

Delclos, J., Plana, M., Garcia, S., Vila, D., Lopez J.C., Benavides, F. G., Sampere, M., y Serra, C., (2010). Duracion de la incapacidad temporal por contingencia comun por grupos diagnosticos. Archivos de prevencion de riesgos laborales, 13, pp. 180-187.

Department of Health (2012). IAPT three-year report The first million patients. Disponible en http://www.iapt.nhs.uk/news/iapt-3-year- report--the-first-million-patients-november-2012-/

Gask L. (2007). Improving the quality of mental health care in primary care settings: a view from the United Kingdom. European Psychiatry, 21 (1), pp. 17-24.

Haro, J.M., Palacin, C., Vilagut, G., Martinez, M., Bernal, M., Luque, et al., (2006). Prevalencia de los trastornos mentales y factores asociados: Resultados del estudio ESEMeD-Espana. Medicina Clinica, 126 (12), pp. 445-451.

Infocop (2012). Jornada Psicologia Clinica en Atencion Primaria: una necesidad y derecho de las personas. Disponible en http://wwwinfocop.es/view_article.asp?id=4220

Layard, R., Bell, S., Clark, D.M., Knapp.M., Meacher, M., Priebe, S. y Wright, B. (2006). The Depression Report: A New Deal for Depression and Anxiety Disorders. Centre for Economic Performance Report. London: London School of Economics.

Lopez A.D., Mathers C.D., Ezzati M., Jamison D.T., y Murray C.J.L. (2006) Global Burden of Disease and Risk Faclors. New York: Oxford University Press.

Luzio C, y L’Abate S. (2006). A reforma psiquiatrica Brasileira: aspectos historicos e tecnico-asistenciais das experiencias de Sao Paulo, Santos e Campinas. Interface; 10 (20), pp. 281-298.

Mathet, F., Martin-Guehl, C., Maurice-Tison, S., y Bouvard, M.-P.(2003) Prevalence of depressive disorders in children and adolescents attending primary care. A survey with the Aquitaine Sentinelle Network. Encephale, 29 (5), pp. 391-400.

Ministerio de Sanidad, Politica Social e Igualdad (2011). Estrategia en Salud Mental del, Slstema National de Salud 2009-2013. Madrid, Centro de publicaciones del Ministerio de Sanidad, Politica Social e Igualdad.

Moreno, E., y Moriana, J.A. (2012). El tratamiento de problemas psicologicos y de salud mental en atencion primaria. Salud Mental, 35 (4), pp. 315­328.

NICE (2004a). Anxiety: Management of Anxiety (Panic Disorder, With and Without Agoraphobia, and Generalised Anxiety Disorder) in Adults in Primary, Secondary and Community Care. Clinical Guideline 22. London: National Institute for Health and Clinical Excellence.

NICE (2004b). Depression: Management of Depression in Primary and Secondary Care. Clinical Guideline 23. London: National Institute for Health and Clinical Excellence.

NICE (2005a). Obsessive — Compulsive Disorder:Core Interventions in the Treatmentof Obsessive — Compulsive Disorder and Body Dysmorphic Disorder. Clinical Guideline 31. London: National Institute for Health and Clinical Excellence.

NICE (2005b). Post-Traumatic Stress Disorder (PTSD): The Management of PTSD in Adults and Children in Primary and Secondary Care. Clinical Guideline 26. London: National Institute for Health and Clinical Excellence.

NICE (2006). Computerised Cognitive Behaviour Therapy for Depression and Anxiety. Technology Appraisal 97 . London: National Institute for Health and

Clinical Excellence.

Organizacion Mundial de la Salud. (2005). Declaration de Helsinki: Conferencia ministerial de la OMS para la salud mental, 2005. Consultado el 1 de febrero de 2010, desde : http://www.feafes.com/FEAFES/DocuemntosElectronicos/capitulol 1229/conferencia+ministerial+de+la+OMS. htm.

Ortiz-Lobo A, Gonzalez-Gonzalez R, y Rodriguez-Salvanes F. (2006). La derivacion a salud mental en pacientes sin un trastorno psiquico diagnosticable. Atencion Primaria, 38 (10), pp. 563-569.

Ruiz-Doblado, S. (1999) Prevalence of depressive symptoms and mood disorders in primary care: A Spanish rural-study. International journal of Social Psychiatry, 45 (3), pp. 180-189.

Scharanger J, y Molina M. (2007) El trabajo de los psicologos en los centros de atencion primaria del sistema publico de salud de Chile. Revista Panamena de Salud Puhlica, 22 (3), pp. 149-159.

Serrano-Blanco, A., Palao, D.J., Luciano, J.V., Pinto-Meza, A., Lujan, L., Fernandez, A., et al., (2010). Prevalence of mental disorders in primary care: Results from the diagnosis and treatment of mental disorders in primary care study (DASMAP). Social Psychiatry and Psychiatric Epidemiology, 45 (2), pp. 201-210.

Tiemens, B.G., Ormel, J., y Simon, G.E. (1996) Occurrence, recognition, and outcome of psychological disorders in primary care. American Journal of Psychiatry, 153 (5), pp. 636-644.

Turpin, G., Richards, D., Hope, R. y Duffy, R. (2008) Programa IAPT mejorando el acceso a las terapias psicologicas: una iniciativa nacional para asegurar la prestacion de terapias de alta calidad basadas en la evidencia. Papeles delPsicologo, 29 (3), pp. 271-280.

Villalva E, y Caballero L. (2006) Estudio sobre el uso del tratamiento con antidepresivos realizado por los medicos de atencion primaria. SEMERGEN, 32 (9), pp. 427-432.

World Health Organization y World Organization of Family Doctors (2008) Integrating mental health into primary care. A glohalperspective. Consultado el 1 de febrero de 2010, desde : http://www.who.int/mental_health/policy/services/mentalhealthintop rimarycare/en/

[...]

Final del extracto de 61 páginas

Detalles

Título
Modelos Asistenciales en Psicología Clínica de Atención Primaria
Autores
Año
2014
Páginas
61
No. de catálogo
V276518
ISBN (Ebook)
9783656698432
ISBN (Libro)
9783656699149
Tamaño de fichero
681 KB
Idioma
Español
Notas
Etiqueta
modelos, asistenciales, psicología, clínica, atención, primaria
Citar trabajo
Sergio Sánchez Reales (Autor)Carmen Caballero Peláez (Autor)Javier Prado Abril (Autor), 2014, Modelos Asistenciales en Psicología Clínica de Atención Primaria, Múnich, GRIN Verlag, https://www.grin.com/document/276518

Comentarios

  • No hay comentarios todavía.
Leer eBook
Título: Modelos Asistenciales en Psicología Clínica de Atención Primaria



Cargar textos

Sus trabajos académicos / tesis:

- Publicación como eBook y libro impreso
- Honorarios altos para las ventas
- Totalmente gratuito y con ISBN
- Le llevará solo 5 minutos
- Cada trabajo encuentra lectores

Así es como funciona