El Andaluz, lengua criolla o dialecto castellano?


Trabajo de Investigación, 2015
8 Páginas

Extracto

[E]n la actualidad, pocos somos los académicos que aún nos atrevemos a exponer abiertamente las dudas sobre el andaluz como dialecto del castellano. La cuestión se me antoja de vital importancia, debido a que el andaluz presenta una estigmatización de inferioridad frente al castellano, obstaculizando una relación entre iguales. La opinión popular generalizada sobre el andaluz, aún hoy día, es que se trata de castellano mal hablado, en distintos grados y dependiente de múltiples variables, por tanto, dialecto procedente del castellano y no lengua propia de una comunidad.

Los estereotipos andaluces (vago, inculto, etc.) no hacen más que reforzar la estigmatización proyectada a través de la lengua durante siglos. Y es que “los factores paralingüísticos, por muy externos que sean a una lengua, llegan a convertirse en factores internos (historia, sociología, economía, etc.)” (Alvar 14). Es por ello que la actitud del hablante se plasma en la realización de su lengua en el habla. Ésta es una actitud evidente del castellano sobre el andaluz, de la lengua de los vencedores en la reconquista. Según Manuel Alvar, “por prestigio se aceptan como buenas las ideas de los vencedores, porque la victoria tiene prestigio” (16) […] Ahora bien, “ese prestigio significa una aceptación lograda más por conveniencia que por imposición, aunque puedan darse una y otra forma sin ninguna clase de dramatismo. La conveniencia es utilitaria y no todos los hablantes tienen fidelidad hacia el instrumento que poseen” (Alvar 16). Pero, la cuestión tal vez sea preguntarse: ¿fidelidad a quién? ¿Al Reino de Castilla? ¿A Isabel II? ¿Aceptación por conveniencia? ¿De quién?

Los castellanos vencieron en su reconquista y sometieron a una aculturación a los habitantes de la zona reconquistada, que durante ocho siglos de presencia musulmana habían forjado un habla criolla, pues la lengua de los vencidos tiende a adaptarse a la de la vencedora. Esto lo hemos presenciado recientemente, en términos históricos, con la lengua de la única superpotencia actual en el mundo, el inglés, cuando Estados Unidos se hizo con un tercio del territorio de México, anexionándolo tras la firma del Tratado de Guadalupe Hidalgo (1848), cuyo resultado es que toda esa zona habla inglés ahora, junto al surgimiento del Spanglish. Antes se aprendía latín en época del Imperio romano y trajo como consecuencia el desarrollo de las lenguas romances. De forma análoga, España, como tal, cuenta 500 años de historia, mientras que los musulmanes estuvieron en Andalucía 8 siglos, ¿debemos pensar que su habla y su cultura no calaron en la población cristiana de aquel contexto histórico?

Para crear un Reino (Estado) fuerte se debe consolidar una identidad lo más homogénea posible, con un factor común: la lengua. La España de la reconquista se cimentó sobre el castellano y la religión católica, de ahí que se ignore al andaluz como lengua criolla, que si bien es cierto que conserva un gran sustrato léxico castellano, presenta múltiples rasgos propios. Y no sólo fonéticos ni fonológicos, tal como se reproducen sin cesar libros y libros de manuales sobre el “dialecto andaluz”, que bien podrían sumarse en un sólo ejemplar, y cuyo postulado resumo a continuación en tan sólo un par de párrafos.

Desde un punto de vista diacrónico -histórico - se ha considerado oficialmente al andaluz como dialecto del castellano porque, se afirma, es expresión lingüística resultante del proceso histórico de la “fragmentación de una anterior unidad” (Carreter 140) y, como lo hace Vicente Alonso Zamora, “de todas las hablas peninsulares, el andaluz es la única variedad dialectal de orígenes no primitivamente románicos. [Sino que] se trata de una evolución in situ del castellano llevado a tierras andaluzas por los colonizadores y repobladores a partir del siglo XIII” (287) (Cursiva mía). Desde el plano sincrónico, se engloba al andaluz como una modalidad lingüística perteneciente a una región hispanohablante. Para esclarecer hasta qué punto ello es tan así, se deberían, uno, analizar el contexto sociolingüístico concerniente a la variante andaluza, dos, examinar la dialéctica entre la unidad lingüística española frente a conceptos de variedad y aceptabilidad, tres, explorar los límites de inteligibilidad entre ambas modalidades, tanto ideales -descriptivas- como funcionales -pragmáticas-, junto a, cuatro, elaborar un estudio pormenorizado acerca de las actitudes tanto de los hablantes castellanos hacia los hablantes andaluces y viceversa como medir los niveles de conciencia lingüística de ambas comunidades respecto la una de la otra y sobre sí mismas.

Este artículo, debido a limitación de extensión, no tiene por objeto dar respuesta a todas y cada una de las cuestiones que plantea el párrafo anterior; tampoco tiene afán doctrinal y por tanto no fue escrito creyéndose en posesión de la verdad. En él simplemente señalo cuestiones que permiten pensar sobre el origen del andaluz como lengua criolla aljamiada-mozárabe-castellana en lugar de dialecto castellano, esbozando aspectos culturales, históricos, sociológicos y estableciendo paralelismos que fundamentan la duda. Sobre los orígenes del andaluz, muchas preguntas quedan abiertas o, al menos, encuentran respuestas ambiguas y parciales, dependiendo de la mano que escribe. Yo humildemente creo en el andaluz como hibridación lingüística, por tanto lengua propia de Andalucía, que combina rasgos fonéticos, morfo-sintácticos de la aljamía, con una base léxica esencialmente castellana, salpicada con otras voces léxicas del mozárabe, además de una fuerte aportación morfo-sintáctica igualmente castellana. Por todo ello, me sumo a la opinión expresada por David Hidalgo: “Yo no hablo un mal castellano sino un perfecto andaluz”.

Frente a la idea tradicional aceptación del andaluz como dialecto castellano, cabe plantearse lo que sigue: la lengua Pidgin es la variedad lingüística que se crea a partir de dos o más lenguas con el fin de satisfacer necesidades inminentes de comunicación entre individuos que no poseen ninguna variedad en común, tal como ejemplifica hoy el uso del inglés en el continente africano para la comunicación entre diferentes etnias pertenecientes a un mismo país. Este tipo de lenguas pidgin carecen de hablantes nativos porque son soluciones sociales a necesidades inminentes y, por ello, se caracterizan por normas de aceptabilidad. Cuando el pidgin encuentra hablantes nativos, pasa a ser lengua Criolla, y ésta ya no es ninguna de las anteriores, sino un híbrido, otra cosa. A partir de ahí, junto a la aparición de la conciencia del hablante nativo sobre su modalidad nativa, la lengua criolla se desarrolla, se enriquece, aumenta su complejidad morfo-sintáctica, desarrolla variedad léxica y, sobre todo, se convierte en variedad materna de una comunidad. Todos estos factores se dan en el andaluz:

Se desarrolla: La prueba inequívoca de que el andaluz se ha desarrollado es la acumulación de “particularidades” que presenta en todos los aspectos de la lengua, que bien no encuentran equivalente en castellano o la distancian de esa “unidad” en todos y cada uno de los planos lingüísticos, tanto del contenido como de la expresión en sus ámbitos fonético, fonológico, morfo-sintáctico, léxico, semántico, y estilístico.

Se enriquece: Toma un gran sustrato del léxico castellano, pero no rechaza influencias árabes (Aljamiada-mozárabe-castellana) ni gitanismos y conserva arcaísmos.

[...]

Final del extracto de 8 páginas

Detalles

Título
El Andaluz, lengua criolla o dialecto castellano?
Autor
Año
2015
Páginas
8
No. de catálogo
V303967
ISBN (Ebook)
9783668039094
ISBN (Libro)
9783668039100
Tamaño de fichero
470 KB
Idioma
Español
Etiqueta
andaluz
Citar trabajo
Ph.D JM. Persanch (Autor), 2015, El Andaluz, lengua criolla o dialecto castellano?, Múnich, GRIN Verlag, https://www.grin.com/document/303967

Comentarios

  • No hay comentarios todavía.
Leer eBook
Título: El Andaluz, lengua criolla o dialecto castellano?


Cargar textos

Sus trabajos académicos / tesis:

- Publicación como eBook y libro impreso
- Honorarios altos para las ventas
- Totalmente gratuito y con ISBN
- Le llevará solo 5 minutos
- Cada trabajo encuentra lectores

Así es como funciona