Semiología conductual


Ensayo, 2018
4 Páginas

Extracto

SEMIOLOGÍA CONDUCTUAL

Michaelle de Fran Martínez.

Psicología Clínica.

El hábito de salud mental por parte de soliloquios viene a ser una conducta recurrente como asistente para la memoria en la práctica de conversaciones importantes. Corresponde entender este mecanismo de defensa para hacer frente a la soledad, automatizando componentes aislados desde la conación y la acción voluntaria. Partiendo del deseo, un propósito va tomando forma en actos neuromusculares, mientras tanto hay un discurso ininterrumpido y una forma de pensar en voz alta, sin esperar respuesta, que declama un valor psicológico importante.

SOLILOQUIO BIOPSICOSOCIAL

Podríamos decir que el soliloquio es un autoaprendizaje para entrenarse en el uso del lenguaje, con el cual hacer una especie de mapeo cognitivo, que luego puede funcionar incluso como un mecanismo para el manejo de estrés o ansiedad. Pese a sus características, el soliloquio conlleva un free hands inalámbrico, pues se convierte en otro tipo de expresión, muy útil para las representaciones teatrales. Somos seres de palabra articulada, lo que significa hacer soliloquios en algún momento dado con suspicacia e interactuando bajo determinados estímulos ambientales.

Ante el síntoma del aislamiento momentáneo, las áreas encargadas del lenguaje pueden llegar a producir soliloquios, frente a cierto tipo de ideas y pensamientos delirantes. Por ello debe tenerse en cuenta, por ejemplo, el contexto predominantemente negativo, cargado de ataques hacia sí mismos. Cuando se comprueba la existencia de sintomatologías de tipo ilógico, fuera de contexto aunadas a conductas del todo desadaptativas, un alto porcentaje de personas son propensas a los soliloquios. Esta conducta les facilita el manejo resoluciones de problemas y de conflicto personal.

Mientras que se van interiorizando progresivamente con la edad, la persona puede sistematizar sus acciones y sus pensamientos, con esto pueden llegar a aprender nuevas conductas, y en algunos casos, llegan a alcanzar niveles superiores en su pensamiento. Aunque la mayoría de las veces es una forma de expresar en voz alta lo que pensamos, no deja de parecernos que el soliloquio puede tener relación con otra patología.

SOLILOQUIO EN DUDA

A partir de los dos años los niños empiezan su introducción en el lenguaje, la conversación es básica y carente de todos los elementos simbólicos y abstractos que conocerán en el futuro. Ahora bien, estos logran trasmitir sus deseos cuando comprueban que ya no necesitan de los gestos, siempre falibles para dar mensajes. El niño que utiliza el soliloquio con un amigo imaginario, en realidad habla solo, pues es una forma normal con la que manejan la soledad.

Los niños juegan y practican con las palabras, estimulando el aprendizaje a través de modelos y necesidades por satisfacer. Incluso sirve para fijar en la memoria palabras y desarrollar conocidas estructuras cerebrales relacionadas con el lenguaje tales como el área de Broca y el área de Wernicke, a la vez que se estimula el aumento de conexiones neuronales comprometidas con esta función superior. Esto produce un juego y un aprendizaje, basado en la repetición de palabras nuevas que promueven la asimilación y la práctica dialógica como plataforma de su aparato psíquico.

Realmente muchas veces se trata de contestaciones a discursos que creamos en nuestro interior, en respuesta a la duda existencial y a la contundencia con la que la lógica va frustrando expectativas e ideas sublimadas. Cuando la persona se queda sola y necesita comunicar, expresar, o trata de convencer a la inapelable realidad, una conducta iterativa puede frenar el desarrollo normal del cerebro. Cuando el soliloquio está fuera de contexto es habitual que balbucee, que emplee ideaciones imaginarias o cargue con toda su furia gestualmente.

Otra situación que puede darse, en caso de perturbaciones emocionales o mentales, implica que no hay que darle más solución que la compañía. Entonces, es necesario afrontar determinadas situaciones, en concreto cuando se les plantea un dilema, que suele producirse en un tono perfectamente audible. Se trata de ventilar su sentimiento de bienestar mediante figuras imposibles o de extraña naturaleza. Y es que hablar a solas, transita espacios sublimes del espléndido aislamiento dentro del cual las ideas germinan y la individualidad crece. De todos es sabido que tener un diálogo interior que nos facilita la supervivencia.1

SOLUCIONES DE TRANSICIÓN

A través de conversaciones consigo mismos, lo que se considera socialmente correcto, siempre puede ser una herramienta de que se dispone para asegurar el control. La conciencia también es una interlocutora culta e interesante, que vete a saber si no es la única portavoz que perturba su comportamiento. El complejo surge como respuesta inconsciente, en cambio la negación del complejo mediante el desarrollo de conductas inversas, transforma el problema en valor neutralizado. Una de las vías más positivas y efectivas pasa por aprender nuevas habilidades, entre ellas admitir al soliloquio como actor determinante, y adquirir niveles superiores de pensamiento.

El soliloquio ayuda a la persona en las actividades y relaciones sociales, así como presenta un desvío en el juicio de realidad, de tal consecuencia en la edad temprana, que podría depender de una causalidad significante superior, replanteándola como una forma diferente de vivir. Al observar y tratar de justificar lo inexplicable, puede resultar divertido abrir más los ojos o mirar con un pensamiento fluido, desinhibido y muy presente como espontaneidad. Si la naturaleza gira en torno al sujeto, en opinión de Kant, el movimiento corporal multiplica la capacidad de salir de la endogenidad y envuelve desde el vivenciar subjetivo, toda forma imaginaria. El lenguaje de la diversidad culturiza y restaura toda divergencia, no solo a favor de la individualización, sino que esboza una asociación afirmativa en los linajes humanos. Las palabras expresan ciclos y altibajos del conocimiento, por lo que le horizonte del discurso heteróclito versa sobre la terapia generosa y la autonomía complaciente.

[...]


1 Leer más: http://www.monografias.com/trabajos92/vida-retirada-soliloquios-y-complejos/vida- retirada-soliloquios-y-complejos.shtml#ixzz55BVgkMJC

Final del extracto de 4 páginas

Detalles

Título
Semiología conductual
Universidad
University of Murcia
Autor
Año
2018
Páginas
4
No. de catálogo
V412599
ISBN (Ebook)
9783668646179
Tamaño de fichero
433 KB
Idioma
Español
Etiqueta
semiología
Citar trabajo
Michaelle de fran Martínez (Autor), 2018, Semiología conductual, Múnich, GRIN Verlag, https://www.grin.com/document/412599

Comentarios

  • No hay comentarios todavía.
Leer eBook
Título: Semiología conductual


Cargar textos

Sus trabajos académicos / tesis:

- Publicación como eBook y libro impreso
- Honorarios altos para las ventas
- Totalmente gratuito y con ISBN
- Le llevará solo 5 minutos
- Cada trabajo encuentra lectores

Así es como funciona