Acidez orgánica. Cáncer, genes supresores y la función del calcio en la apoptosis celular


Proyecto de Trabajo, 2018
77 Páginas

Leer texto completo

Índice

Dedicatoria.

Agradecimientos.

Abstract.

Abstracto

Introducción

El metabolismo de los tumores y la acidez Orgánica; Cáncer, genes supresores y el papel del Calcio en la apoptosis celular
Metabolismo tumoral y la acidez orgánica.
Incidencias y Epidemiologia de los casos de cáncer en nuestro País en la actualidad.
Principales Factores de riesgo en la enfermedad de cáncer.
Virus de Papiloma Humano (VPH)
Virus de Hepatitis B (VHB)
Virus de Hepatitis C (VHC)
Virus de la inmunodeficiencia humana (VIH)
Virus de Epstein-Barr (VEB)
Helicobacter pylori (H. pylori)
Terapia de reemplazo hormonal (TRH)
Arsénico
Asbesto (amianto)
Benceno
Cloruro de Vinilo

Desarrollo tumoral.
La causa y el resultado de un organismo acido.
Productos estimulantes de carcinomas, alimentos refinados.

Glicolisis anaerobia, la degradación No oxidativa de la glucosa.

La degradación no oxidativa de la glucosa.

Supresores y p53.

El papel del calcio en la apoptosis de las células cancerígenas.
Antioxidantes, glutatión, catalasa y superóxido dismutasa en acción contra los superoxidos.
Medio ambiente saludable, prevención y estilo de vida.
Alimentación saludable y sus beneficios para tratamientos terapéuticos.
Alimentos para prevenir cada tipo de cáncer.

Anexos y apéndices.

Bibliografía.

Dedicatoria.

Dedicado a todos aquellos que buscan contribuir con sus talentos a las ciencias de la salud mediante el estudio e investigación realizada con mucha dedicación perseverancia y pasión, con el único fin del avance de la ciencia en beneficio de la humanidad.

Así también esta obra es dedicada para aquellas personas que cursan con la enfermedad de cáncer o las familias que tengan algún ser querido que sufra esta enfermedad, brindándoles todo mi apoyo y mis buenos deseos para que puedan tener la esperanza y la fortaleza necesaria, que puedan ver el fruto de su sacrificio y muy pronto puedan gozar de buena salud.

Agradecimientos.

A mi tutor de este trabajo de investigación Profesor Roberto Casas, a la profesora de la materia de Seminarios de profundización, Gabriela Musso y el Profesor Sak a todos los profesores y la institución que brindan los requisitos necesarios para poder tener un pensamiento crítico e ideológico y la actitud necesaria con tal fin de poder realizar un buen desempeño de nuestra labor

Abstract.

The study conducted on this topic "Organic acidity" is basically implemented an analysis of normal cells and molecular biology of tumor cells, we compare the biological cycles of cellular respiration of both types of cells, normal and carcinogenic, taking into account the difference of the cells in healthy tissues and the tumoral cells in acid tissues and the reactions that these tumor cells may have in these media at the molecular level. It also mentions some beneficial foods and some vitamins in particles, which interact by helping the given treatment or that can be used preventively against the cancer disease.

Abstracto

El estudio realizado en este tema “Acidez orgánica” se implementa básicamente un análisis de las células normales y la biología molecular de las células tumorales, comparamos los ciclos biológicos de respiración celular de ambos tipos de células, normales y cancerígenas, teniendo en cuenta la diferencia de las células en tejidos sanos y las células tumorales en tejidos ácidos y las reacciones que puedan tener estas células tumorales en estos medios a nivel molecular. También se menciona algunos alimentos beneficiosos y algunas vitaminas en partículas, que interactúan ayudando al tratamiento dado o que puedan ser utilizados de manera preventiva contra la enfermedad del cáncer.

Introducción

El cáncer es considerado una de las enfermedades más temible, a la vez esta enfermedad sigue expandiéndose a medida que pasan los años de manera incontrolable afectando la vida de muchas personas no reconociendo un límite de edad ni clase social. Una de las características que podemos interpretar puede ser el estilo de vida de una persona y la ayuda que puede brindar cada uno a sí mismo en el tratamiento de manera personal ya sea aquellos que pasen por la enfermedad como aquellas personas que pueden prevenir a no llegar a esta enfermedad.

Este trabajo determina un punto en particular de un estudio previamente realizado hace mucho tiempo por un premio nobel de medicina que trabajo acerca del metabolismo de los tumores, por lo cual partimos de un punto conocido y nos da la posibilidad de poder desarrollar aún más el transcurso de la enfermedad en medios ácidos y el comportamiento celular en el contexto de biología molecular.

Cuando un investiga es importante conocer el objetivo de su estudio e ir hacia una sola dirección comenzando de un punto de partida especifico, tal ejemplo es aplicado a esta investigación donde se busca transmitir nociones de la función celular de los tumores en sus procesos metabólicos interactuando en medios ácidos.

Lo cual nos lleva a estudiar cuales pueden ser sus factores de riesgo, como esta enfermedad ha evolucionado estadísticamente en los últimos años en nuestro país tanto en hombres como mujeres, conocer los mecanismos biológicos de las células tumorales, como se ve afectado el organismo a nivel molecular al no reaccionar con eficiencia durante el avance y proliferación de los tumores, porque es tan importante los buenos hábitos en la alimentación y estilo de vida, el ejercicio y cuáles pueden ser las consecuencias y los beneficios durante los tratamientos médicos, así también tener los conocimientos necesarios de los alimentos favorables según cada tipo de cáncer ya que estos alimentos están clasificados según la alcalinidad y las vitaminas necesarias para favorecer la recuperación y el tratamiento médico llevado a cabo.

El metabolismo de los tumores y la acidez Orgánica; Cáncer, genes supresores y el papel del Calcio en la apoptosis celular

Metabolismo tumoral y la acidez orgánica.

La acidez orgánica en relación con el metabolismo de los tumores se produce por carencia de oxigeno ya sea por sedentarismo o medioambiente impuro y una alimentación antifisiológica donde influye mucho el estilo de vida de cada persona en particular e independientemente del lugar donde residan.

Un organismo acido puede producir múltiples enfermedades que nos pueden llevar a tener que afrontar una enfermedad como el cáncer, de hecho el cáncer es un conjunto de enfermedades (no una enfermedad única), esta enfermedad en el transcurso de los años fue creciendo notablemente en cuanto a poblaciones de países desarrollados como a países subdesarrollados, produciendo patologías relacionadas con una proliferación anormal de células que pueden presentar daño genético, una alteración en su ácido desoxirribonucleico (ADN). Estas células llamadas cancerígenas al no tener los componentes biológicos de control para su división y proliferación crecen en manera descontrolada bajo las condiciones de un medio ácido y en lo posible carente de oxígeno, en dicho medio, estas células y su notable crecimiento desmesurado forman los tumores cancerígenos.

Incidencias y Epidemiologia de los casos de cáncer en nuestro País en la actualidad.

La Argentina se encuentra dentro del rango de países con incidencia de cáncer media-alta (172.3-242.9 x 100000 habitantes); de acuerdo a las estimas realizadas por la Agencia Internacional de Investigación sobre Cáncer – IARC para el año 2012. Esta estimación corresponde a más de 100.000 casos nuevos de cáncer en ambos sexos por año, con porcentajes similares tanto en hombres como en mujeres. Con estos números, la IARC ha estimado para la Argentina una incidencia en ambos sexos de 217 casos nuevos por año cada 100.000 habitantes, basándose en datos provenientes de Registros de Cáncer de Base Poblacional (RCBP) del país que han alcanzado los estándares de calidad. (ver figura 1)

En magnitud, el volumen más importante de casos estimados corresponde al cáncer de mama con más de 18.700 casos nuevos por año (18% del total y 36% del total de cánceres en mujeres). (ver tabla 1)

El cáncer de mayor incidencia es el de mama en mujeres con una tasa de 71 casos por cada 100.000 mujeres, seguido por los cánceres de próstata (44 x 100.000 hombres) y pulmón (32,5 x 100.000 hombres) en hombres. (ver gráfico 1 y grafico 2)

Principales Factores de riesgo en la enfermedad de cáncer.

Edad.

En líneas generales, la probabilidad de desarrollar un cáncer aumenta con la edad, lo cual puede explicarse por la acumulación de mutaciones somáticas asociadas a la aparición de tumores malignos, también puede influir el deterioro de la inmunocompetencia que acompaña a la edad.

Antes de los 15 años de edad el cáncer es raro, pero presenta la segunda causa de muerte para el grupo de los niños y los más frecuentes son tumores congénitos, blastomas, leucemias y tumores cerebrales. A partir de los 25 años, la incidencia de cáncer se duplica cada cinco años y la mayor mortalidad se localiza entre los 55 y 75 años. Por ejemplo, en hombres, la posibilidad de desarrollar un carcinoma de próstata aumenta con la edad a partir de los 50 años y se acerca a cifras del 150% a los 90 años.

Sexo.

El sexo es un factor condicionalmente importante que se debe considerar en la aparición del cáncer. En nuestro País el cáncer es más frecuente en mujeres que en hombres y presenta una mayor mortalidad. Las neoplasias más frecuentes son, en mujeres, cáncer de mama, tumor colorrectal, cáncer de útero y de ovario; y en hombres, cáncer de pulmón, cáncer colorrectal, cáncer de próstata y de vejiga.

En la actualidad, el cáncer de mama ha aumentado notablemente su incidencia, aunque disminuyo su mortalidad, mientras que el cáncer de pulmón aumento si incidencia y mantiene su mortalidad.

La dieta y alimentación.

En la alimentación que se ingiere habitualmente se encuentran se encuentran, por un lado elementos que pueden disminuir el riesgo de cáncer, como los alimentos ricos en fibras (para el cáncer de colon) o las frutas, verduras, cereales integrales, vitaminas etc., para otros tipos de tumores. Pero en la alimentación también se ingieren sustancias que pueden favorecer la aparición de tumores, como conservantes artificiales, técnicas de preparación de alimentos, contaminaciones con metales pesados y otros agentes químicos carcinógenos, etc., que pueden aparecer la aparición de tumores con el de estómago, de colon de riñón o de esófago.

Sobrepeso, Obesidad e Inactividad física.

El sobrepeso y la obesidad se definen como la acumulación de grasa corporal que implica un riesgo para la salud. El Índice de Masa Corporal (IMC) es útil para estimar la grasa corporal y se calcula como el peso (en kilogramos) dividido por el cuadrado de la altura (en metros) de una persona (IMC = Peso (kg) / altura (m)2). El sobrepeso en adultos se define como un IMC de 25 a 29, y la obesidad cuando el IMC es igual o mayor a 30. La ganancia de peso y grasa corporal de una persona se atribuye principalmente a un exceso de calorías incorporada con las comidas y bebidas, y en menor medida al grado de inactividad física.

En este sentido, mantener un peso corporal saludable junto a actividad física regular y a una dieta saludable constituye un enfoque importante para la prevención del cáncer. La actividad física regular puede mejorar la salud controlando el peso corporal.

Estudios de la Agencia Internacional de Investigación en Cáncer (IARC) indican que la ausencia de grasa corporal disminuye el riesgo de los siguientes cánceres en hombres y mujeres:

Esófago (adenocarcinoma), Gástrico, Colorrectal, Hígado, Vesícula, Páncreas, Mama (post menopausia), Cuerpo del útero, Ovario, Cáncer renal, Meningioma, Tiroides, Mieloma Múltiple Los potenciales mecanismos que generan cáncer asociados a la obesidad están relacionados con anormalidades metabólicas y hormonales. Existe fuerte evidencia que resalta el rol del metabolismo de hormonas sexuales y de un estado de inflamación crónica.

El efecto de la actividad física que puede actuar disminuyendo el riesgo de cáncer estaría asociado a cambios hormonales, factores de crecimiento, inmunidad y mecanismos antioxidativos. La actividad física puede cambiar los niveles de algunas hormonas, como estrógenos e insulina. En las mujeres, la actividad física disminuye los niveles de estrógeno, asociado al desarrollo de cáncer de mama y útero. Asimismo, la actividad física reduce los niveles de insulina, que podría promover el desarrollo de ciertos tumores.

Tabaco.

El consumo de tabaco es el factor de riesgo evitable que provoca más muertes por cáncer en el mundo. Además es la causa de alrededor del 70% de los casos de cáncer de pulmón a nivel mundial.

El tabaco en todas sus variantes y en cualquier cantidad es nocivo para la salud y adictivo, debido al contenido de nicotina. El tabaco contiene sustancias tóxicas que dañan el ADN y pueden causar cáncer.

No existen niveles seguros de consumo de tabaco. Todos los productos del tabaco son dañinos y causan cáncer. Las personas que los consumen están expuestas a sus efectos perjudiciales para la salud cualquiera sea su nivel y forma de exposición.

El humo de tabaco contiene alrededor de 250 sustancias químicas que causan daño a la salud tanto para los fumadores como para las personas expuestas al humo de tabaco ambiental. Entre estas sustancias, se han identificado cerca de 70 que causan cáncer, entre ellas: nitrosaminas específicas del tabaco, acetaldehído, aminas aromáticas, arsénico, benceno. Inclusive en variedades de tabaco sin humo (tabaco de mascar o en polvo) se han identificado al menos 28 sustancias químicas que causan cáncer. Esta variedad provoca cáncer de la cavidad oral, esófago y páncreas.

El tabaco se asocia además a otras enfermedades respiratorias como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (bronquitis crónica y enfisema), enfermedades cardíacas, aneurismas de aorta, enfermedad vascular periférica, accidente cerebrovascular.

Está demostrado que el consumo de tabaco causa distintos tipos de cáncer. A continuación se mencionan los cánceres para los cuales existe suficiente evidencia de una relación causal con el tabaco:

Pulmón, Médula ósea (leucemia mieloide), Cánceres de cabeza y cuello, Cavidad oral, Faringe, Cavidad nasal y senos paranasales, Laringe, Cánceres digestivos, Esófago (adenocarcinoma y carcinoma de células escamosas), Estómago, Colorrectal http://www.msal.gov.ar/inc/acerca-del-cancer/cancer-colorrectal/, Hígado, Páncreas, Cánceres del aparato urinario, Vejiga urinaria, Riñón, Uréter, Ginecológicos, Cuello de útero, Ovario (mucinoso)

Tabaquismo pasivo.

La única forma de proteger a los no fumadores es eliminando completamente el tabaquismo de espacios cerrados.

El tabaquismo de segunda mano o pasivo, se refiere al humo de tabaco en el ambiente. Comprende el humo desprendido por el tabaco encendido (corriente secundaria de humo) y el humo que exhala el fumador (corriente principal de humo). Ha sido clasificado como cancerígeno humano por la Agencia Internacional de Investigación en Cáncer (IARC, por sus siglas en inglés), ya que la evidencia disponible indica que la inhalación de humo de tabaco del ambiente causa cáncer de pulmón. Por otra parte, algunos estudios han encontrado una asociación entre la exposición a humo de tabaco de segunda mano y cáncer de faringe y de laringe.

Asimismo, se ha establecido una asociación causal entre cáncer infantil y tabaquismo en padres. Estudios recientes han demostrado que los bebés de padres fumadores (madre, padre, o ambos, en el período de preconcepción y embarazo) presentan mayor riesgo de desarrollar hepatoblastoma, un tipo de cáncer embrionario poco frecuente. Otros estudios han encontrado una asociación entre tabaquismo en padres antes del embarazo y leucemia infantil.

Cigarrillos y cigarros puros.

Los cigarrillos están compuestos por una mezcla de distintos tipos de tabaco, no fermentados y envueltos en papel. Cada cigarrillo contiene menos de 1 gramo de tabaco y tienen tamaños uniformes. Los cigarros puros contienen principalmente un único tipo de tabaco (curado al aire y fermentado en un proceso de múltiples pasos). Existen en distintas formas y tamaños, y pueden contener entre 1 y 20 gramos de tabaco. En general, el humo de los puros no es inhalado, en contraste al humo de cigarrillos.

Sin embargo, el humo de los cigarros puros contiene sustancias tóxicas y cancerígenas al igual que el humo de los cigarrillos y es probablemente más tóxico que estos últimos. Contiene mayores niveles de alquitrán por cada gramo de tabaco que los cigarrillos, mayores niveles de nitrosaminas y mayor concentración de toxinas comparadas con el humo de cigarrillos. Además, la exposición al humo es mayor que al fumar cigarrillos por su mayor tamaño, mayor cantidad de tabaco y el mayor tiempo que insume fumarlos.

Los cigarros puros son cancerígenos. Causan cáncer de cavidad oral, laringe, esófago y pulmón. Incluso aunque el humo no se inhale, el riesgo de desarrollar cáncer de pulmón es mayor en las personas que consumen cigarros puros que en personas no fumadoras. Los labios, boca, lengua, garganta y laringe están directamente expuestos al humo del tabaco y a las sustancias cancerígenas y tóxicas en fumadores de cigarrillos y cigarros puros, independientemente de si el humo es inhalado o no.

Alcohol.

Existe una clara asociación entre el consumo regular o alto de alcohol y el desarrollo de 7 tipos de cáncer;

Cavidad oral, Faringe, Laringe, Esófago, Colon y recto, Hígado, Cáncer de mama.

También se asocia el consumo de alcohol con cáncer de páncreas, si bien la evidencia disponible es limitada.

El riesgo de cáncer aumenta según la cantidad de alcohol consumida. Además, las personas que consumen alcohol y tabaco tienen riesgos mucho mayores de padecer cáncer de la cavidad oral, de faringe (garganta), laringe y de esófago que las personas que consumen sólo tabaco o sólo alcohol.

No existe un nivel seguro de cantidad de alcohol así como tampoco existen diferencias entre tomar grandes cantidades una sola vez o pocas cantidades en tomas sucesivas.

Una de las formas por las cuales el alcohol aumenta el riesgo de cáncer, es la conversión del etanol presente en las bebidas alcohólicas a acetaldehído, un compuesto cancerígeno que daña el ADN.

Asimismo, el etanol conduce a la generación de especies reactivas de oxígeno, las cuales producen daño oxidativo a macromoléculas como el ADN, proteínas y lípidos. El consumo de alcohol disminuye la capacidad del cuerpo para absorber nutrientes que pueden disminuir el riesgo de cáncer como la vitamina A, folato, vitaminas C, D, E y carotenoides, y también causa un incremento en las concentraciones de estrógenos y andrógenos (hormonas que activan la proliferación celular).

Radiación Solar y Ultravioleta.

La energía solar que llega a la superficie del planeta incluye un amplio espectro de radiación: Ultravioleta (UV), visible (luz) e infrarroja (IR). La radiación de menor longitud de onda (ionizante) es absorbida por los gases de la atmósfera, al igual que la radiación UV-C y parte de la radiación UV-B.

La radiación solar, y particularmente la radiación ultravioleta, es cancerígena para humanos. La evidencia indica que la radiación solar causa melanoma cutáneo maligno, carcinoma de células escamosas de la piel y carcinoma de células basales. Asimismo, se observó asociación positiva entre exposición a radiación solar y cáncer de labios, carcinoma de células escamosas de la conjuntiva y melanoma ocular.

Es importante prevenir la exposición excesiva al sol. Si debemos estar al sol, usar ropa que cubra la mayor parte del cuerpo, usar protector solar, proteger los ojos con lentes que absorban la radiación UV y sombreros para proteger la cabeza.

Por otro lado, los equipos de bronceado que emiten radiación UV (camas solares) también son cancerígenos para humanos, ya que causan melanoma cutáneo maligno y melanoma ocular. Asimismo, se encontró una asociación positiva entre el uso de estos equipos y el desarrollo de carcinoma de células escamosas de la piel.

Radiación ionizante.

La radiación ionizante es una radiación de alta energía que emiten ciertos átomos en forma de ondas electromagnéticas (rayos gamma o rayos X) o partículas (partículas alfa y beta o neutrones). Esta energía puede ionizar la materia (extraer electrones de los átomos que la conforman) por lo cual puede causar daño al ADN. La desintegración espontánea de los átomos se denomina radiactividad, y la energía excedente emitida es una forma de radiación ionizante.

Las personas están expuestas a diario tanto a la radiación ionizante de origen natural o humano. En promedio, el 80% de la dosis anual de radiación de fondo que recibe una persona procede de fuentes de radiaciones naturales, terrestres y cósmicas. El 20% restante proviene de fuentes artificiales que incluyen la generación de energía nuclear hasta el uso médico de la radiación para fines diagnósticos o terapéuticos.

La radiación ionizante proveniente de ciertos usos médicos, como rayos X, tomografías computadas, tomografías de emisión de positrones (PET) y la radioterapia, pueden causar daño celular y con ello aumentar el riesgo de cáncer. El riesgo para la salud es considerablemente menor si la dosis de radiación es baja o la exposición tiene lugar durante un periodo prolongado (baja tasa de dosis), porque hay más probabilidades de que se reparen los daños celulares. Sin embargo, existe el riesgo de efectos a largo plazo, como el cáncer, aunque no siempre se producen este tipo de efectos y la probabilidad de que ocurran es proporcional a la dosis de radiación. La radiación ionizante puede causar leucemia y varios tipos de tumores sólidos.

En general se considera que el beneficio obtenido de su uso supera los riesgos asociados. A fin de garantizar esto último, estos procedimientos deben estar adecuadamente indicados por un profesional y realizados correctamente, para reducir la exposición a dosis de radiación innecesarias, particularmente en niños y jóvenes.

Agentes infecciosos.

Ciertas infecciones ocasionadas por diferentes agentes infecciosos, como virus, bacterias y parásitos, se asocian a un mayor riesgo de desarrollar cáncer. Esto puede ocurrir porque se ven afectados los controles del ciclo celular en las células infectadas, además de la presencia de una condición de inflamación crónica y/o el incremento de susceptibilidad a otros factores de riesgo ambientales. A continuación se mencionan algunos de los agentes infecciosos asociados a mayor riesgo de cáncer.

Virus de Papiloma Humano (VPH)

El VPH es un virus de transmisión sexual muy común, que afecta tanto a varones como a mujeres. En la mujer, la frecuencia de la infección por VPH es alta en la edad de inicio de la actividad sexual. Sin embargo, más del 90% de esas infecciones suelen ser transitorias; ya que son controladas por el sistema inmune y desaparecen en un período aproximado de dos años. Sólo el 5% de las infecciones producidas por los tipos de VPH de alto riesgo oncogénico tienen probabilidad de avanzar y generar lesiones que pueden devenir en cáncer de cuello de útero si no son tratadas a tiempo. Esto se da preferentemente en las mujeres a partir de los 30 años.

El cáncer se produce cuando hay un crecimiento anormal de las células del cuello del útero. Estos cambios celulares (denominados lesiones) son causados -en el 99% de los casos- por la infección persistente por los tipos de VPH de alto riesgo oncogénico.

El tiempo estimado, desde que se producen las lesiones hasta que se desarrolla el cáncer de cuello uterino, es entre 10 y 15 años. Este margen temporal posibilita la prevención de la enfermedad. Dado que las lesiones no se sienten ni pueden detectarse a simple vista, la realización de una prueba de testeo (tamizaje) es fundamental para prevenir este tipo de tumor.

El VPH también puede causar algunos tipos de cánceres de orofaringe y otros cánceres en las zonas genitales, menos comunes que el cáncer de cuello de útero, como cáncer de ano, vagina, vulva y pene.

Virus de Hepatitis B (VHB)

La infección crónica con el Virus de la Hepatitis B (VHB) puede causar cáncer hepático. El VHB se transmite normalmente de la madre al niño durante el parto (transmisión perinatal) o por transmisión horizontal (exposición a sangre infectada). El virus se transmite por contacto con la sangre u otros líquidos corporales de una persona infectada, así como a través de la saliva y los líquidos menstruales, vaginales y seminales. La infección en la edad adulta desemboca en hepatitis crónica en menos del 5% de los casos.

La principal medida preventiva de la Hepatitis B es la vacuna que en nuestro país está incluida en el Calendario Nacional de Vacunación (es obligatoria y gratuita) y se aplica una dosis a los recién nacidos dentro de las primeras 12 horas de vida y tres dosis más a los 2, 4 y 6 meses (junto con la Pentavalente). También se completan o inician esquemas de vacunación a niños de 11 años que no recibieron las dosis correspondientes, adultos y personal de salud.

Virus de Hepatitis C (VHC)

La infección crónica con el Virus de la Hepatitis C (VHC) puede causar cáncer hepático.

El VHC se transmite a través de la sangre, y las causas de infección más comunes son las prácticas de inyección poco seguras, la esterilización inapropiada de equipo médico y la transfusión de sangre y productos sanguíneos sin analizar. Aunque son menos frecuentes, otras formas de transmisión son la vía sexual y de la madre infectada a su hijo. Aproximadamente un 15-45% de las personas infectadas elimina el virus espontáneamente en un plazo de seis meses, sin necesidad de tratamiento alguno. El 55-85% restante desarrollará infección crónica. La tasa de curación depende de algunos factores tales como la cepa del virus y el tipo de tratamiento que se indica. En la actualidad no existe ninguna vacuna contra la hepatitis C.

Virus de la inmunodeficiencia humana (VIH)

El VIH se asocia a un aumento del riesgo de sarcoma de Kaposi, linfoma, cáncer de cuello de útero, hígado, pulmón y de ano en las personas infectadas.

Las personas infectadas con el VIH tienen un riesgo mayor de cáncer debido a que la infección produce un debilitamiento del sistema inmune, lo cual aumenta su riesgo de contraer otras infecciones virales. Entre los virus más importantes asociados a cáncer y cuya infección es más frecuente en personas infectadas con VIH que en no infectadas, se pueden mencionar: Virus del Herpes Humano 8 (VHH-8) que causa el sarcoma de Kaposi; el Virus de Epstein Barr (VEB) que causa algunos subtipos de linfoma no Hodgkin y Hodgkin; el Virus del Papiloma Humano (VPH) que causa cáncer de cuello de útero y algunos tipos de cáncer de ano, pene, vagina, vulva, y cabeza y cuello; los virus de Hepatitis B (VHB) y Hepatitis C (VHC) que causan cáncer de hígado.

Virus de Epstein-Barr (VEB)

El VEB es un tipo de virus de herpes. Se asocia a un riesgo mayor de linfoma y de cáncer de estómago y cáncer de nasofaringe.

Helicobacter pylori (H. pylori)

H. pylori es una bacteria que se aloja en la capa mucosa que recubre las paredes del estómago. La infección por H. pylori es una de las causas de cáncer gástrico y de linfoma del tejido linfoide asociado a mucosa (MALT).

La infección ocurre generalmente en la niñez y se estima que aproximadamente dos tercios de la población mundial porta la bacteria. No se sabe con exactitud cómo se transmite, pero se cree que se propaga de persona a persona y también puede transmitirse por fuentes de agua contaminada. Aunque no produce enfermedad en la mayoría de las personas infectadas, en algunas puede producir úlceras de estómago y gastritis crónica.

Se estima que la presencia sostenida en el tiempo de una respuesta inflamatoria predispone a la transformación oncogénica de las células del epitelio del estómago. Existen además otros factores de riesgo como el tabaquismo, la dieta, antecedentes familiares de cáncer de estómago, que podrían tener un rol en el desarrollo de la enfermedad.

La única forma de disminuir el riesgo asociado a largo plazo es erradicando la bacteria. El diagnóstico puede efectuarse mediante procedimientos endoscópicos (efectuando una biopsia) y no endoscópicos. Con respecto al tratamiento, incluye una combinación de fármacos (inhibidores de producción de ácido gástrico y antibióticos).

Hormonas.

Ciertas hormonas producidas por el cuerpo pueden aumentar el riesgo de cáncer. Por ejemplo, el desarrollo de cáncer de mama se asocia, entre otros factores, a la exposición por períodos prolongados a altos niveles de hormonas producidas de forma natural (estrógeno y progesterona).

Por este motivo se ha estudiado en profundidad si las terapias que involucran hormonas pueden asociarse a un mayor riesgo de cáncer.

Anticonceptivos orales (ACO)

Los ACO contienen estrógeno y progesterona sintéticos. Se ha encontrado que su uso se asocia a una reducción del riesgo de cáncer de ovario y de cáncer de endometrio, y a un incremento en el riesgo de desarrollo de cáncer de mama y de cuello de útero. El uso de ACO se ha asociado a un mayor riesgo de desarrollar tumores benignos de hígado, mientras que la evidencia en relación al riesgo de cáncer de hígado no es tan clara.

Se ha observado que el riesgo de desarrollar cáncer de mama y de cuello de útero comienza a disminuir cuando se abandonan las píldoras anticonceptivas. Luego de aproximadamente 10 años, el riesgo se iguala al de las mujeres que no tomaron ningún tipo de anticonceptivo oral. Por otro lado, el efecto protector contra el cáncer de ovario y de endometrio se mantiene luego de décadas de haber dejado las pastillas. Un profesional médico puede ayudar a decidir si tomar o no pastillas anticonceptivas, teniendo en cuenta los riesgos y beneficios para cada caso en particular, el estilo de vida, las preferencias personales y los antecedentes de cáncer familiares.

Terapia de reemplazo hormonal (TRH)

La TRH se puede indicar para aliviar los síntomas asociados a la menopausia que se asocian a la disminución de los niveles de estrógenos y progesterona producidos por el propio cuerpo, como los acaloramientos súbitos, sudoración, cambios de humor y cambios biológicos a largo plazo, como la disminución de masa ósea. La TRH puede involucrar estrógeno solo, o combinado con progesterona o progestina (versión sintética de la progesterona).

La terapia combinada se ha asociado a mayor riesgo de cáncer de mama, y se observó que el mismo disminuye una vez que se abandona la terapia. Por otro lado, la TRH de estrógeno solo se asocia a un incremento del riesgo de cáncer de endometrio (no así cuando está combinado con progestina).

Ambos tipos de TRH (combinada y estrógeno sólo) incrementan el riesgo de cáncer de ovario y se ha observado que cuando se abandona la TRH, este riesgo comienza a disminuir. Asimismo, los estudios realizados han encontrado otros efectos de la TRH sobre la salud, como mayor riesgo de accidente cerebrovascular, formación de coágulos y ataques cardíacos.

Es por ello que si bien la TRH puede proveer de beneficios en el corto plazo aliviando los síntomas asociados a la menopausia, las mujeres que presenten estos síntomas deberán discutir con su médico las alternativas apropiadas para su caso particular, teniendo en cuenta los posibles riesgos asociados a su uso.

Factores genéticos.

En algunas personas, la información genética familiar puede ser un factor de riesgo que aumente la predisposición a desarrollar cáncer. Este riesgo es muy variable y no necesariamente significa una certeza de aparición de la enfermedad. La mayoría de las veces, los casos con mayor carga genética aparecen a edades tempranas y se repiten en varios individuos de la misma familia.

Existen algunas alteraciones genéticas puntuales (mutaciones) que pueden heredarse de padres a hijos y de generación en generación, que se asocian con riesgos más elevados de desarrollar cáncer y constituyen los llamados casos de “cáncer hereditario”.

Es muy importante detectar los casos de cáncer hereditario por las medidas preventivas que pueden aplicarse a todo el grupo familiar, tanto en personas enfermas como en personas sanas.

La detección de los cánceres hereditarios se hace mediante una evaluación que se llama asesoramiento genético oncológico, por médicos especialistas en este proceso. En esta consulta se pueden solicitar pruebas genéticas para buscar las mutaciones responsables del riesgo familiar y es fundamental la orientación por parte de un profesional capacitado para que las personas comprendan los resultados y tomen en cuenta los riesgos, los beneficios y las limitaciones de las pruebas genéticas en su situación particular.

Factores ambientales ocupacionales.

Según datos de la OMS, la contaminación ambiental por compuestos cancerígenos es responsable de 1 a 4% de todos los casos de cáncer. La exposición de la población general a estos productos químicos puede ocurrir a través de consumo de agua o alimentos contaminados, la contaminación del aire y suelo y la exposición en espacios cerrados.

En este sentido, el cáncer de origen laboral afecta a determinados grupos de la población expuestos a niveles mayores de cancerígenos en su ambiente de trabajo respecto al resto de la población. Muchos compuestos, mezclas y situaciones de exposición en el ambiente laboral son cancerígenos para el hombre y están clasificados como cancerígenos ocupacionales. Por ejemplo, está ampliamente documentado que la exposición ocupacional a asbesto (amianto) es en gran medida responsable del desarrollo de mesotelioma (cáncer de la pleura, revestimiento exterior del pulmón o de la cavidad torácica). Es importante destacar que la mayoría de los riesgos asociados a cáncer ocupacional son prevenibles en tanto que se puede evitar la exposición con medidas adecuadas en cada caso.

Una sustancia designada como cancerígeno para humanos no causará cáncer necesariamente, ya que son muchos los factores que influyen en el desarrollo de cáncer en una persona expuesta, como por ejemplo, los niveles y tiempos de exposición, así como también los factores genéticos propios de cada persona.

La Agencia Internacional de Investigación en Cáncer de la OMS ha clasificado más de 100 agentes, mezclas y situaciones de exposición como cancerígenas para humanos. Entre ellas, distintas formas de asbestos, benceno, arsénico, cadmio, óxido de etileno, sílica, benzopireno, producción de aluminio, fundición de hierro y acero, entre otras. A continuación se mencionan algunos agentes con impacto en la salud humana.

Arsénico

El arsénico es un compuesto natural de la corteza terrestre que puede encontrarse en el aire, agua y suelo. Se emite al medio ambiente como resultado de la actividad volcánica y de actividades industriales. La minería, la fundición de metales no ferrosos y quema de combustibles fósiles, son las principales fuentes antropogénicas de contaminación por arsénico. El uso histórico de los pesticidas con arsénico ha dejado grandes extensiones de tierra contaminada.

La exposición humana a niveles elevados de arsénico inorgánico se debe principalmente al consumo de aguas contaminadas (aguas subterráneas con alto contenido de arsénico natural), de alimentos preparados con esas aguas, y de productos de cultivos irrigados con aguas con alta concentración de arsénico. El tabaco y el humo del tabaco contienen arsénico. Los compuestos orgánicos de arsénico, abundantes en mariscos, son menos perjudiciales para la salud y son rápidamente eliminados por el organismo.

En su forma inorgánica el arsénico es altamente tóxico y ha sido clasificado como cancerígeno para humanos. Los compuestos inorgánicos de arsénico causan cáncer de pulmón, de vejiga urinaria, y de piel. Además, se ha observado una asociación positiva entre la exposición a arsénico y cáncer de riñón, hígado, y próstata.

Para reducir la exposición al arsénico es importante contar con una fuente segura de agua potable que no supere los límites permitidos.

Asbesto (amianto)

El asbesto es el término que designa a un grupo de fibras minerales de silicato presentes naturalmente en el ambiente. Poseen propiedades que le confieren resistencia a la degradación química, física y biológica, motivo por el cual han sido empleados en la producción de materiales termo-resistentes y de aislamiento, materiales de construcción, revestimientos, frenos de automóviles, embragues, entre otros.

Cuando los materiales que contienen asbesto se degradan, liberan las fibras al aire y al ser respirados, quedan capturados en los pulmones donde permanecen por mucho tiempo. Estas fibras acumuladas generan inflamación, problemas respiratorios y otros problemas de salud. Dado que los niveles presentes en el aire, agua y suelo son bajos, la mayor exposición a asbesto se produce a través de la inhalación de fibras presentes en el aire en el entorno laboral, en el aire ambiente próximo a fuentes puntuales como fábricas que manejan asbesto, o en el aire de espacios cerrados de viviendas y edificios que contienen material de asbesto que se desmenuza con facilidad.

La exposición al asbesto se asocia a un mayor riesgo de cáncer de pulmón, mesotelioma y asbestosis (fibrosis de los pulmones). El mesotelioma es una enfermedad relativamente rara y es el cáncer más común asociado a la exposición al asbesto.

En los últimos años, la exposición al asbesto ha disminuido debido a la regulación estricta para limitar su exposición.

Benceno

El benceno es un hidrocarburo aromático, empleado como solvente en la industria química y farmacéutica, como material de partida o intermediario en la producción de distintos materiales, como plásticos, resinas, gomas, detergentes, fármacos. Es un componente natural del petróleo crudo y la nafta. Son fuentes naturales de benceno los incendios forestales, volcanes, así como también el humo del cigarrillo.

La exposición se produce principalmente por inhalación. La misma puede ocurrir tanto en el entorno laboral como en el doméstico. Como resultado del uso de productos que contienen benceno, como combustibles para motores, disolventes y la exposición activa y pasiva al humo de tabaco. En el aire exterior también se encuentra en el humo producto de la combustión de la nafta, el vapor de la nafta y las emisiones industriales. Los trabajadores de industrias que producen y/o usan benceno son los que presentan mayor nivel de exposición. En los últimos años se ha implementado regulación para limitar la exposición.

El benceno es un reconocido cancerígeno para humanos e incrementa el riesgo de desarrollar leucemia y otros desórdenes linfoproliferativos.

Cloruro de Vinilo

Es un gas incoloro, de un olor levemente dulce. Es un producto de origen industrial cuya aplicación principal (>95%) es la fabricación de policloruro de vinilo (PCV).

El cloruro de vinilo ha sido clasificado como cancerígeno para humanos y se asocia a un mayor riesgo de desarrollo de angiosarcoma hepático y de carcinoma hepatocelular. Asimismo, se lo ha asociado con cáncer de pulmón, cerebro, linfoma y leucemia.

El PCV representa el 12% de todo el plástico usado en el mundo y se destina su mayor parte a la producción de tuberías de plástico. Otros usos importantes del PCV son los revestimientos para suelos, materiales de envasado, aplicaciones eléctricas y en el sector de transporte. El cloruro de vinilo también está presente en el humo de tabaco como un producto de combustión.

La principal ruta de exposición ocupacional es por inhalación y ocurre en las plantas de producción de cloruro de vinilo/PCV y en las plantas de procesado de PCV. La población general puede estar potencialmente expuesta al cloruro de vinilo por inhalación de aire contaminado, ingesta de alimentos y agua contaminada, y por el humo del tabaco. Sin embargo, los niveles de exposición para la población general son muy bajos y los mayores niveles de encuentran en áreas cercanas a fábricas de productos de vinilo.

Yatrogenia.

Algunos tratamientos médicos empleados actualmente y algunos procedimientos diagnósticos utilizados en la práctica habitual pueden aumentar el riesgo de padecer algún tumor, fenómeno conocido como yatrogenia. Es el caso de radiaciones ionizantes mencionadas con anterioridad.

Los fármacos quimioterapéuticos y muchos otros medicamentos, como los que contienen arsénico, cloranfenicol, anticonceptivos, o griseofulvina, se asocian con posibles asociaciones carcinogénicas. Este tipo de efectos secundarios se debe manejar en términos de riesgo/beneficio y han de administrarse a dosis tan bajas como sea posible para compatibilizar sus riesgos con los objetivos beneficiosos terapéuticos.

Desarrollo tumoral.

Generalmente, los tumores ocurren cuando las células se dividen y se multiplican excesivamente en el cuerpo. Normalmente, el cuerpo controla la división y el crecimiento de las células. Se crean nuevas células para reemplazar a las viejas o para desempeñar nuevas funciones. Las células que están dañadas o que ya no se necesitan mueren para dar paso a las células de reemplazo sanas.

Si se altera el equilibrio de división y muerte celular, se puede formar un tumor.

Protooncogenes y Oncogenes.

Los protooncogenes son genes incluidos en el genoma humano que regulan el crecimiento y la diferenciación celular. Sus proteínas se expresan en diferentes momentos del ciclo y son imprescindibles para su regulación. En principio, el término protooncogén puede ser confuso, ya que implica de forma errónea que estos genes existen con el único fin de expresar un fenotipo tumoral, cuando realmente su función es esencial para la regulación del ciclo celular. Determinados cambios estructurales y/o funcionales en los protooncogenes contribuyen a la malignización de la estirpe celular, convirtiéndolos en oncogenes. Estos oncogenes originarán proteínas con expresión/función alterada que favorecerán el crecimiento y/o la invasividad tumoral.

La investigación de estos genes, ha ido asociada a los avances que se han realizado en biología molecular sobre los genes transformantes de los virus. De esta manera se descubrió la relación entre el virus del papiloma humano y cáncer de cérvix, VHB y cáncer hepático, o VEB y linfoma de Burkitt y el carcinoma nasofaríngeo, entre otros.

Los oncogenes sólo precisan estar mutados en un alelo, para que se produzca la sobreexpresión de una proteína dada y esta ejerza su acción promotora. En cambio, en los genes supresores es necesario que estén mutados los dos alelos, de forma que el gen no se exprese de ninguna manera (si uno de los alelos permaneciera inalterado podría producir la proteína supresora normal). Este es el motivo por lo que a los primeros se les conoce como oncogenes dominantes y a los últimos oncogenes recesivos.

Clasificación de los tumores.

Un tumor está definido como una alteración de los tejidos que produce un aumento en volumen, donde se forma parte de los elementos clásicos de un proceso inflamatorio (tumor, dolor, calor, rubor). Al pasar los años esta definición fue restringiéndose a la amasa o bulto que se debe a un aumento en el número de células que lo componen, por lo que actualmente se la asocia a procesos relacionados al cáncer. No obstante, en esta definición se asocia a dos tipos de tumores benignos y malignos.

Esta diferencia la podemos relacionar en la (ver tabla 2).

Los tumores benignos.

Son de crecimiento lento, no se propagan a otros tejidos adyacentes, no hacen metástasis y rara vez reaparecen al ser extirpados. Las células de los tumores benignos permanecen juntas y a menudo se rodean por una membrana de contenido o capsula; además, estos tumores generalmente no constituyen una amenaza para la vida, se pueden extirpara y en la mayoría de los casos, no reaparecen.

Los tumores malignos.

Son de crecimiento rápido, descontrolado e independiente del tejido donde comenzó el crecimiento. Se propagan a otros tejidos, dando lugar a metástasis diseminadas por el organismo y reaparecen con frecuencia al ser extirpados, lo que provoca la muerte del individuo en un periodo de tiempo variable si no se somete a tratamiento.

Los tumores estimulan la angiogénesis

Las células tumorales necesitan un aporte sanguíneo suficiente que les proporcione nutrientes para su supervivencia. Se ha encontrado que tanto las células tumorales como las células de los tejidos que rodean a tumores secretan factores que estimulan el crecimiento de vasos sanguíneos nuevos (angiogenesis). La angiogenesis tumoral ha despertado mucho interés, en parte debido a que si pudiera inhibirse de manera específica, esto podría proporcionar un método selectivo para matar células tumorales.

El crecimiento de vasos sanguíneos que riegan células tumorales puede ser estimulado por hipoxia u otros factores. La hipoxia causa concentraciones altas de factor inducible por hipoxia- 1 (HIF1), que a su vez incrementa la concentración de factor de crecimiento del endotelio vascular (VEGF), un estimulante importante de la angiogenesis. Se han identificado alrededor de cinco tipos de VEGF (A a E); casi todo el interés se enfoca en el VEGF A. Interactúan con receptores de tirosina cinasa específicos sobre células endoteliales y linfáticas. Estos receptores, por medio de vías de emisión de señales, causan regulación ascendente de la proliferación de células endoteliales y formación de nuevos vasos sanguíneos. Los vasos sanguíneos que riegan tumores no son normales; su estructura suele estar desorganizada, y son mucho más débiles que los vasos sanguíneos normales. Se han creado anticuerpos monoclonales contra VEGF A (p. ej., bevacizumab o avastatina), y se han usado en el tratamiento de ciertos tipos de cáncer (p. ej., colon y mama). Se unen al VEGF y evitan que actué. Se encontró que aumentan la supervivencia general de pacientes, pero la mayoría de los pacientes con el tiempo presento recaída. Se considera que es mejor usarlos en combinación con otras terapias anticancer. También se están creando, y probando como terapéutica, anticuerpos monoclonales contra otros factores de crecimiento que estimulan la angiogenesis, al igual que inhibidores de la angiogenesis de molécula pequeña.

Metástasis y el efecto de mayor gravedad en el cáncer.

Se ha estimado que alrededor de 85% de la mortalidad por cáncer se produce por metástasis. El cáncer en general se disemina por vasos linfáticos o sanguíneos. Las metástasis son un proceso complejo, y queda por deducir su base molecular. En la figura 55-14 un esquema modificado de las metástasis. El evento más temprano es el desprendimiento de células tumorales desde el tumor primario. Las células pueden tener acceso entonces a la circulación (o a linfáticos), proceso que se denomina intravasacion. Una vez en la circulación, tienden a detenerse en el lecho capilar pequeño más cercano. En ese sitio, se extravasan y migran a través de la matriz extracelular (ECM) vecina, antes de encontrar un sitio para establecerse. A partir de entonces, si sobreviven a los mecanismos de defensa del huésped, crecen a tasas variables. Para asegurar el crecimiento, necesitan suficiente riego sanguíneo, como se comento. Las moléculas sobre superficies celulares involucradas en la adhesión celular se llaman moléculas de adhesión celular (CAM) (cuadro 55-12). Esto puede causar reorganización estructural de receptores y otras moléculas, lo que tal vez predispone a la diseminación de células cancerosas. Una propiedad importante de muchas células cancerosas es que pueden liberar diversas proteinasas hacia la matriz extracelular (ECM). Se han creado inhibidores de estas enzimas, pero hasta ahora estos no han tenido éxito clínico alguno. Un factor que permite movimiento aumentado de células cancerosas es la transición mesenquimatosa epitelial. Este es un cambio de la morfología y la función celulares desde tipo epitelial hacia tipo mesenquimatoso, tal vez inducido por factores de crecimiento. El tipo mesenquimatoso tiene más filamentos de actina, lo que permite movimiento aumentado, una propiedad esencial de las células que metastatizan. Además, la ECM contiene diversos factores de crecimiento que pueden influir sobre la conducta del tumor, durante su desplazamiento por el organismo, las células tumorales quedan expuestas a diversas células del sistema inmunitario (como células T, células NK y macrófagos) y deben tener la capacidad de sobrevivir a la exposición a ellas. Algunas de estas células de vigilancia secretan diversas quimosinas, proteínas pequeñas que pueden atraer diversas células, como leucocitos, lo que a veces causa una respuesta inflamatoria a las células tumorales. Se ha estimado que solo alrededor de 1:10 000 células puede tener la capacidad genética para colonizar exitosamente. Ciertas células tumorales muestran predilección a metastatizar hacia órganos específicos (p. ej., las células prostáticas hacia hueso); moléculas de superficie celular especificas quizá estén involucradas en este tropismo. En el cuadro 55-13 se resumen algunos puntos importantes respecto a las metástasis.

La causa y el resultado de un organismo acido.

Muchos años atrás se pudo demostrar que un organismo con alta acidez puede tener como producto una acelerada duplicación de células cancerígenas formando así los tumores. A la vez, a falta de oxígeno el crecimiento de estos tumores se puede ver aumentada, llevándonos a la conclusión de que los tumores pueden sobrevivir en medios ácidos y anaerobiosis. Tal fue el estudio del Doctor Otto Heinrich Warburg que ganó el premio Nobel de Fisiología o Medicina en 1931 y es conocido por su trabajo en el proceso de oxidación y el metabolismo de los tumores. De acuerdo con el Comité del Premio Nobel:

ha demostrado, entre otras cosas, que las células cancerosas pueden vivir y desarrollarse, incluso en ausencia de oxígeno” Otto H. Wharburg

El oxígeno es esencial para que todas las formas de vida prosperen y sobrevivan. El hecho de que las células cancerosas pueden prosperar sin él es muy desconcertante, desde este punto de partida tenemos un pequeño detalle sobre la forma en que funciona.

El Dr. Warburg descubrió que;

las células tumorales obtienen la energía necesaria para su existencia de dos formas: por respiración [un proceso que requiere oxígeno] y por fermentación [un proceso anaeróbico]. En la respiración queman los materiales orgánicos del dióxido de carbono y agua; en la fermentación se convierte la glucosa en ácido láctico “. Otto H. Wharburg

Tanto el dióxido de carbono como el ácido láctico son ácidos, lo que significa que las células cancerosas se desarrollan esencialmente en un ambiente ácido.

Cuando los tumores se producen en entornos privados de oxígeno, una proteína llamada CHCHD4 desencadena la liberación de HIF (factor inducible por hipoxia) un complejo de proteína dimérica, como explicamos anteriormente libera VEGF, que fomenta la formación de vasos sanguíneos caóticos alrededor del tumor, así como la migración tumoral.

Esto permite que el tumor obtenga los nutrientes necesarios y siga creciendo extendiéndose por todo el cuerpo provocando así la metástasis en algunos casos más complejos.

Enfermedades agresivas como el cáncer de páncreas o los gliomas (una forma de tumor cerebral) contienen niveles más altos de CHCHD4 que otros tipos de cáncer

Resumido en pocas palabras, la causa principal del cáncer es el reemplazo de la respiración de oxígeno en las células normales del cuerpo por la fermentación de azúcar. Todas las células normales del cuerpo satisfacen sus necesidades de energía mediante la respiración de oxígeno, mientras que las células cancerosas satisfacen sus necesidades de energía en gran parte por fermentación. Todas las células normales del cuerpo son por lo tanto aerobios obligados, mientras que todas las células cancerosas son anaerobios parciales “, explicó el Doctor Waburg.

También señaló, que todos los tumores que estudió se comportaban de la misma forma, lo que significaba que esa era, de hecho, la manera de combatir el cáncer. Dado que las células tumorales tienen dos formas de obtención de energía, dejarlas sin glucosa no es la mejor manera de ganar la lucha. El Dr. Waburg sugirió que;

Con el fin de eliminar las células tumorales por falta de energía, es necesario detener la respiración, así como la fermentación.

El efecto waburg.

Warburg describió los "fermentos" esenciales implicados en la respiración celular. Definió los fermentos como "sustancias que efectúan una reacción química en la materia viva" y que ocurrieron en concentraciones tan pequeñas que hasta ahora eran inconmensurables: los intentos de identificar las sustancias generalmente los destruían. (Mientras que los fermentos, por definición, convertían una sustancia en otra que incluían, pero no se limitaban a las enzimas ni a los sistemas vivos.) Encontró:

"... el fermento respiratorio tiene tres características: reacciona reversiblemente con CO y O 2 ; se distribuye entre CO y O 2de acuerdo con la ecuación de distribución definida; en combinación con CO es sensible a la luz”.

En 1931, Warburg se convirtió en director del Instituto Kaiser Wilhelm de Fisiología Celular. Fue en ese mismo año que se le otorgó el Premio Nobel de Fisiología o Medicina por su trabajo en el proceso metabólico aeróbico y anaeróbico en las células:

"En Heidelberg trabajó en el proceso de oxidación. Su especial interés en la investigación de procesos vitales por métodos físicos y químicos llevó a intentos de relacionar estos procesos con fenómenos del mundo inorgánico. Sus métodos incluyeron estudios detallados sobre la asimilación del dióxido de carbono en las plantas, el metabolismo de los tumores y el componente químico del oxígeno que transfiere el fermento respiratorio. Warburg nunca fue un maestro, y siempre ha estado agradecido por sus oportunidades de dedicar todo su tiempo a la investigación científica. Sus últimas investigaciones en el Instituto Kaiser Wilhelm han llevado al descubrimiento de que las flavinas y la nicotinamida eran los grupos activos de las enzimas que transfieren hidrógeno. Esto, junto con la hierro-oxigenasa descubierta anteriormente, ha dado un recuento completo de las oxidaciones y reducciones en el mundo de los vivos. Por su descubrimiento de la naturaleza y el modo de acción de la enzima respiratoria, se le otorgó el Premio Nobel en 1931. Este descubrimiento ha abierto nuevas vías en los campos del metabolismo celular y la respiración celular. Él ha demostrado, entre otras cosas, que las células cancerosas pueden vivir y desarrollarse, incluso en ausencia de oxígeno "[1].

En un artículo posterior, "El metabolismo de los tumores en el cuerpo" Warburg planteó la pregunta, "de si las células tumorales en animales vivos pueden ser eliminadas por falta de energía, y la cuestión relacionada de cómo los tumores se suministran con oxígeno y glucosa en el cuerpo". Comenzó con la premisa de que: "... las células tumorales obtienen la energía necesaria para su existencia de dos maneras: por respiración y por fermentación. En la respiración, queman materiales orgánicos al dióxido de carbono y al agua; en la fermentación, dividen la glucosa en ácido láctico. "(La respiración es un proceso aeróbico que requiere oxígeno, mientras que la fermentación es un proceso anaeróbico). Señaló que todos los tumores estudiados en ese momento se comportaban de la misma manera. Dado que las células tumorales podrían existir por respiración independiente de la fermentación, no necesitaban glucosa y, por lo tanto, las células tumorales de glucosa que mueren de hambre no las matarían. Por otra parte,

En una conferencia de 1966 en la reunión de premios Nobel en Lindau en el lago de Constanza, Warburg comentó:

"El cáncer, por encima de todas las demás enfermedades, tiene innumerables causas secundarias. Pero, incluso para el cáncer, solo hay una causa principal. Resumido en pocas palabras, la causa principal del cáncer es la sustitución de la respiración del oxígeno en las células normales del cuerpo por una fermentación de azúcar. Todas las células normales del cuerpo satisfacen sus necesidades de energía mediante la respiración del oxígeno, mientras que las células cancerosas satisfacen sus necesidades energéticas en gran parte mediante la fermentación. Todas las células normales del cuerpo son por lo tanto aerobios obligados, mientras que todas las células cancerosas son anaerobios parciales. Desde el punto de vista de la física y la química de la vida, esta diferencia entre las células normales y las cancerosas es tan grande que apenas se puede imaginar una mayor diferencia. El gas de oxígeno, el donante de energía en plantas y animales se destrona en las células cancerosas y se reemplaza por una reacción de rendimiento energético de las formas de vida más bajas [2]. (ver figura 3)

Si bien los descubrimientos básicos de Warburg no han resultado en tratamientos para el cáncer, él siempre creyó que su trabajo tenía el potencial para hacerlo y la investigación continúa hoy en esta área potencialmente fructífera. Warburg nunca se casó y mostró poco interés en las actividades sociales. Más bien, prefirió trabajar largas horas y mantuvo su interés de por vida en las actividades ecuestres [3]. En su vida posterior, aparentemente se volvió algo excéntrico con respecto a sus hábitos alimenticios, insistiendo en los alimentos orgánicos mucho antes de la tendencia actual, incluso llevando su propio producto a los restaurantes. Mantuvo su puesto como director del Instituto Max Planck hasta su muerte en 1970.

Estudios en la actualidad del Efecto Warburg.

Sin embargo, trabajos subsecuentes han demostrado que el efecto Warburg puede conducir a un prometedor enfoque para el tratamiento de los tumores sólidos. El ácido dicloroacético (ADCA), el cual es capaz de promover la respiración y la actividad de las mitocondrias, ha demostrado ser capaz de matar células tumorales in-vitro y en algunos modelos animales. El organismo a menudo es capaz de destruir a las células dañadas por medio del mecanismo de apoptosis, que es un mecanismo de autodestrucción que involucra a las mitocondrias; sin embargo en las células cancerosas, donde las mitocondrias están "apagadas", este mecanismo falla.

La reactivación de las mitocondrias en las células cancerosas reinicia su programa de apoptosis.[4] Además del prometedor trabajo de investigación llevado a cabo en el Departamento de Medicina de la Universidad de Alberta conducido por el Dr. Evangelos Michelakis, se han evaluado otros inhibidores glucolíticos prometedores además del ADCA, por ejemplo el 3BP investigado en el Anderson Cáncer Center del Departamento de Medicina de la Universidad de Texas; la 2-deoxiglucosa (2DG) en la Escuela de Medicina de la Universidad de Emory y otros inhibidores de la lactato deshidrogenasa A1.1 at Johns Hopkins University.

Productos estimulantes de carcinomas, alimentos refinados.

La leche, el azúcar, la sal, la harina el arroz estos alimentos (algunos de ellos refinados) son consumidos a diario por todas personas. De manera habitual o en forma esporádica, son parte de la de la dieta de todos los días. Los cinco 'venenos blancos', debido a que todas estas sustancias tienen el potencial de afectar la salud de las personas. ¿Por qué cada uno de estos alimentos puede ser nocivo para la salud?

La leche.

La leche es el primer alimento que comemos desde que nacemos y es uno de los productos más consumidos tanto en la Argentina como en el resto del mundo. Existe un concepto muy aceptado culturalmente que indica que "tomar leche es muy bueno" para la osteoporosis. Lo escuchamos en las publicidades libros de salud etc. A su vez, se piensa que tomar más cantidad es mejor.

Podríamos comenzar por analizar estas afirmaciones a partir de un estudio científico realizado en Suecia por investigadores de la Universidad de Uppsala y el Instituto Karolinska [5], centro médico que elige al ganador del Premio Nobel todos los años, desde 1901. Publicado en octubre de 2014, el estudio demostró que la leche envejece y aumenta la mortalidad cuando se toman tres o más vasos de leche por día (un vaso equivale a 200 ml). Para llevarlo a cabo, durante 20 años analizaron a 61.433 mujeres y durante 11 años a 45.339 hombres (un total de 106.772 personas) en Suecia. A partir de esto observaron una mayor tasa de mortalidad y fracturas en mujeres dependientes de la dosis de leche consumida. Es decir, a mayor dosis de leche, mayor mortalidad y fracturas. En cambio, en los hombres se identificó que la dosis estaba solamente relacionada con un aumento de la mortalidad. Este fenómeno no se observó con otros productos lácteos, como el queso y el yogurt.

A nivel genético, se comprobó que la leche estimula los biomarcadores 8-iso-PGF2α y la interleucina 6 (gen IL6) que activan el estrés oxidativo y la inflamación. El estrés oxidativo (también conocido como radicales libres) es un mecanismo de daño celular que participa en los procesos de envejecimiento y de algunas enfermedades, como el cáncer o el infarto cardíaco, y de infecciones, entre otros. Inclusive, si es muy severo y no tiene freno por otros mecanismos de protección, puede causar la muerte celular.

Está claro que se necesita que otros grupos de investigadores sigan estudiando este impacto en la salud, pero sin dudas debemos prestarle mucha atención.

Si bien se trata de un tema polémico, el estudio sorprenderá a más de uno y debe ser tomado muy en serio ya que fue realizado con un seguimiento extenso por una de las instituciones médicas más prestigiosas del mundo. Así también debe haberlo tomado la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Harvard [6], Estados Unidos, cuya pirámide nutricional no contiene leche, la cual fue reemplazada hace un tiempo por el agua.

La recomendación es no beber más de tres vasos de leche por día. De todos modos, cumplir con este objetivo no sería un gran problema, ya que la mayoría de las personas toma 60 ml/día, es decir, una pequeña cantidad para acompañar el café, el té o el mate cocido. Por ley de la naturaleza un animal en desarrollo, en cierta etapa de su vida tiene el instinto de dejar de tomar leche y comienza a nutrirse de otros alimentos considerando el primer alimento innecesario, que muchas veces a nosotros se nos limita ese tipo de razonamiento natural por seguir tradiciones o hacer lo que otros nos recomiendan por el solo hecho de que nos digan que es bueno hacerlo.

La sal.

A pesar de ser un condimento muy popular, la sal es un factor riesgo que contribuye a dañar los vasos sanguíneos, aumentando la presión en las arterias y la obstrucción vascular, lo que produce, como consecuencia, la muerte del músculo cardíaco. Teniendo en cuenta que infarto de corazón es la primera causa de muerte en el mundo, resulta importante tener estos datos en cuenta.

La industria decidió un día convertir la sal cristalina natural en simple cloruro sódico (la sal refinada de hoy), porque los científicos de la época afirmaron que los demás elementos que contenía (minerales esenciales y otros oligoelementos) eran innecesarios y bastaba el cloruro sódico para salar los alimentos. Desde entonces cualquier parecido entre la sal que ahora consumimos y la sal natural es inexistente. De un alimento que era “oro puro” porque proporcionaba al ser humano todos los elementos necesarios para su subsistencia en la proporción exacta que el organismo necesita se pasó a consumir un producto que es “veneno puro”, como bien saben los investigadores y médicos. A la toxicidad del cloruro sódico hay que añadir la del yodo y el flúor, minerales que hoy se agregan artificialmente a la sal. El yodo (tóxico cuando se sobrepasa el mínimo necesario) se añade porque se supone que mejora la función de la tiroides; y el flúor (uno de los elementos más radioactivos que existen) porque afirman que este veneno evita la caries. Un sarcasmo. La sal cristalina natural, tanto la que procede del mar (sal marina), como de las montañas, contiene los 84 elementos que compone el cuerpo humano en su proporción exacta. Poca gente sabe que la composición de la sangre humana es prácticamente idéntica al agua salina del “mar primario”, es decir, una solución con la misma concentración de elementos que tenía el mar hace millones de años. La comida chatarra se encuentra llena de sal refinada, que aumenta el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, consumir este tipo de sal equivale entre 8 y 20 veces más que la que debiera comer. Pues con la finalidad de que el sodio y el potasio encuentren un equilibrio, se debe consumir de 1,500 miligramos por día, pero si no se respeta, es cuando aparecen enfermedades referentes al corazón.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que el exceso del consumo de sal causa 1.6 millones de muertes en el mundo. La OMS recomienda consumir menos de 5 gramos de sal por día, mientras que la mayoría de las personas a nivel mundial utiliza el doble (9-12 gramos por día). La Argentina forma parte de este promedio mundial: se estima que cada persona consume 11 gramos por día. En 2013, nuestro país sancionó una Ley para reducir el consumo de sodio que promovía la eliminación de los saleros en las mesas de los restaurantes. De esta manera se contribuyó significativamente a mejorar la salud de la población, ya que, según la OMS, se podrían prevenir 2.5 millones de muertes cada año si el consumo mundial de sal se redujera al nivel recomendado.

El azúcar.

Se sabe que los hidratos de carbono son el nutriente por excelencia que emplea el cuerpo humano como fuente de energía. Es el "combustible" que se utiliza para que las células funcionen.

¿Por qué algunos prefieren lo dulce en lugar de lo salado? Hay personas que tienen una variante del gen SLC2A2 que les da una mayor predisposición para comer alimentos dulces. Sin embargo, al consumirlos se corre mayor riesgo de desarrollar caries dentales y obesidad. Incluso, cuando una persona no puede regular la cantidad de azúcar en sangre (glucemia) desarrolla diabetes mellitus. Se han descubierto múltiples genes que están asociados a un mayor riesgo de contraer esta afección como, por ejemplo, el gen CDKAL1, CDKN2B y TCF7L2, sumado a varias complicaciones vasculares (infarto cardíaco y ACV), renales (insuficiencia), oculares (ceguera), inmunitarias (mayor riesgo de infecciones), y en problemas con los nervios (pérdida de la sensibilidad, hormigueo, dolor, disfunción eréctil), entre otras.

Recientemente, la ciencia ha demostrado que existe la adicción a la comida. En su estado natural, los alimentos no son adictivos; sólo los procesados que cuentan con un mayor contenido graso. Los naturales, en cambio, no contienen azúcar y grasa a la vez. Por ejemplo, la fruta tiene azúcar y las nueces contienen grasa. Es muy poco probable que una persona tenga muchas ganas de comer zanahoria o una fruta porque los alimentos naturales no activan tan intensamente la dopamina en el centro del "placer-recompensa" a través del gen DRD2.

Más de uno tiene muchas ganas de comer una medialuna, un chocolate o un helado. La combinación "perfecta" para desear y sentir placer comiendo algo sabroso es cuando está compuesto 50% por dulce (azúcar) y 50% por grasa. La combinación de estos dos elementos en un mismo alimento se hace artificialmente y están mayoritariamente presentes en los alimentos procesados. Por lo tanto, estos alimentos son los que más disfrutamos, y por ende, los que tienen un mayor riesgo de convertirse en una adicción.

Los investigadores que estudian esta temática indican que las sustancias adictivas "raramente están en su estado natural, pero cuando se alteran o procesan aumentan su potencial de abuso.

Como conclusión el azúcar blanco no se puede considerar como un alimento, ya que es una sustancia química pura, extraída de fuentes vegetales como la caña de azúcar o la remolacha, a las cuales se les extrae el jugo eliminando toda la fibra y las proteínas que forman el 90% de dichas plantas.

Para dejar limpio el líquido que contiene el azúcar, se añade cal viva y es ahí donde esa reacción alcalina mata casi todas las vitaminas, luego se añade dióxido de carbono para acelerar la cal, este líquido azucarado pasa por tubos que lo separan de las impurezas. Luego viene otro tratamiento con sulfato de calcio y ácido sulfúrico para decolorar y dejar casi blanco.

El azúcar refinada no tiene proteínas, ni vitaminas, no tiene minerales no tiene enzimas, no tiene micro elementos, no tiene fibra, no tiene grasas y no es de ningún beneficio en la alimentación humana.

No es buena porque no aporta ningún nutriente, aporta energía, pero nada más. Esta se conforma de glucosa y fructuosa. El problema es la manera en que la consumimos, porque las frutas y verduras, por sí mismas, ya contienen azúcar. Las azúcares refinadas son causantes de obesidad, de un desequilibrio nutritivo, caries, acides orgánica y más. Los edulcorantes químicos también son dañinos, pues aumentan el riesgo de cáncer, como el aspartame, la sacarina y ciclamatos, que podemos encontrar en productos como los jugos y gaseosas light.

La Harina.

Vivimos en un mundo en el cual no hay tiempo. Hasta, a veces, no nos damos nuestro propio tiempo personal para disfrutar y sentir placer de las cosas más cotidianas. En esta dinámica habitual, la harina "nos salva" de una manera práctica, resolviendo la alimentación diaria a través de la elaboración de galletitas, sándwiches, facturas, tortas, tartas, pizzas, empanadas, pastas y otros tantos productos.

Sin embargo, consumir harina en exceso favorece al sobrepeso y a la obesidad. La obesidad es más que una cuestión estética. Hasta hace unos años, esta acumulación excesiva de tejido adiposo no era considerada una enfermedad, sin embargo, es un problema de salud grave a nivel mundial y en algunos países afectos hasta al 36% de la población. No solamente existen casos en adultos sino que lo más preocupante es que está afectando a los niños.

Como se ilustra en The Daily Mail, con los años la calidad del pan se ha vuelto mucho peor en lugar de mejorar. En 1911, la sal, las grasas baratas, el alumbre, la cal en polvo y el blanqueador eran los ingredientes “malos” del pan. Actualmente, hay que lidiar con ingredientes nuevos que dañan la salud y que se pueden encontrar en la tienda en donde compra el pan. La harina blanca producida es casi puro almidón, y ahora contiene una pequeña fracción de los nutrientes del grano original. Además, los tratamientos químicos en el grano dan como resultado la formación de un subproducto llamado aloxano –un veneno utilizado en la industria de la investigación médica para producir diabetes en ratones sanos. El aloxano causa diabetes al hacer girar enormes cantidades de radicales libres en la células pancreáticas beta, destruyéndolas. Las células beta son las células primarias de las zonas del páncreas llamadas islotes de Langerhans y producen insulina; así que si son destruidas, se desarrolla la diabetes.

Teniendo en cuenta el rango epidémico de la diabetes y otras enfermedades crónicas, no es buena idea tener una toxina como esta en su pan, incluso si es en pequeñas cantidades. Cuando más fina y blanca es la harina, menos fibra, vitaminas y minerales contiene. El pan blanco, el pan de salvado, los panes de bollería, no contienen vitaminas ni minerales, mientras que favorecen las caries, el cáncer, el colesterol y la diabetes. Los panes más recomendables son el pan de centeno y el pan integral.

El arroz refinado.

Según los investigadores de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard, en Estados Unidos, el arroz blanco causa aumentos bruscos en los niveles de glucosa en la sangre, lo cual es un riesgo de diabetes. Aunque el arroz se ha consumido durante siglos en muchos países, fue sólo en el siglo 20 que comenzó a refinarse y consumirse como arroz blanco. Para producir el arroz blanco el grano integral es sometido a un proceso de refinado con el cual se le retira la capa exterior y el germen. Y básicamente lo que queda es el endospermo, que consiste principalmente de almidón. El estudio analizó los datos de tres grandes estudios llevados a cabo con cerca de 40.000 hombres y 157.500 mujeres sobre el consumo de arroz y el riesgo de diabetes. Los científicos descubrieron que quienes consumían cinco o más porciones de arroz blanco a la semana tenían 17% más riesgo de diabetes que quienes consumían menos de una porción al mes. Desde el punto de vista de la salud pública, debería recomendarse el reemplazo de granos refinados como el arroz blanco por granos integrales, incluido el arroz integral para facilitar la prevención de la diabetes tipo 2.

Tal como puede verse el grafico 3 en anexos, la alimentación es actualmente el principal factor causante de cáncer. Constituye una autentica contradicción el hecho de que los alimentos, que debieran proporcionarnos salud y vida, se hayan convertido en la principal causa de cáncer y de muerte. [7]

Algo debe estar fallando en los hábitos alimentarios de la mayor parte de la población de los países desarrollados: Se están ingiriendo demasiados alimentos de origen animal, que en general son favorecedores del cáncer, en relación a los de origen vegetal, que protegen de él.

Para reducir el riesgo de cáncer, evitar:

- Las carnes crudas (embutidos, jamón, panceta, etc.), las asadas a la parrilla, y las muy fritas.
- Exceso de calorías procedentes de proteínas o de grasas, especialmente las de origen animal en forma de carne, pescado, huevos o leche.
- Ahumados, encurtidos, salzonados y alimentos muy condimentados.
- Comidas y bebidas muy calientes.

Glicolisis anaerobia, la degradación No oxidativa de la glucosa.

Proceso de glucolisis en células normales.

La glucosa es el combustible del cerebro que consume 140 gramos de glucosa al día, es la fuente de energía que todo organismo necesita para obtener energía.

Si bien la glucosa es el suministro de energía del organismo, es necesario comprender el contenido de glucosa en todos los alimentos en general pero prestar mucha atención en los alimentos refinados ya que al estar un alimento expuesto a procesos industriales o químicos llegando al consumo libre como alimentos refinados desconocemos el efecto que puede provocar en nuestro organismo. Por ejemplo el arroz integral (no refinado) contiene todas las fibras necesarias como alimento beneficioso al organismo siendo estas fibras las que se encargan de barrer con las impurezas en la digestión así también como la harina integral que más adelante vamos a mencionar el uso de estos alimentos no refinados. Todos alimentos refinado en el organismo actúa solo como alimentos grasos almidón o que después siendo desdoblados por compuestos enzimáticos obtenemos glucosa, llegando a tal punto que podemos subir estos niveles anormales y provocar complejos digestivos como resultado alterar las funciones metabólicas del organismo, tal es el producto del comienzo de una posible enfermedad que culminar con algún tipo de cáncer.

La utilización de la materia para obtener energía para el organismo a nivel celular se la puede mencionar como respiración celular produciendo así energía denominada ATP adenosinatrifosfato.

La glucolisis o ruptura de la Molécula de glucosa.

La glucosa que es un compuesto de 6 átomos de carbono, se desdobla por la acción de enzimas en dos moléculas de ácido pirúvico, que es un compuesto de tres átomos de carbono. Además, se libera energía (ver figura 4)

El ácido pirúvico, por nueva acción de enzimas, se desintegra en;

- CO2
- Ácido acético activado (acetil) que tiene dos átomos de carbono.
- Liberación de más energía.

La energía liberada en la glucolisis es utilizada por la célula para formar dos moléculas de ATP (Adenosintrifosfato), que es un compuesto rico en energía que puede transferirla a otros procesos del metabolismo celular.

El ciclo de Krebs o del ácido cítrico.

El ácido acético activado formado durante la glucolisis se une a una sustancia llamada coenzima A, formando acetilcoenzima A (ver figura 5)

El grupo acetil de la acetilcoenzima A se una al ácido oxalacético, formando ácido cítrico.

A continuación se producen una serie de reacciones que dan compuestos intermedios, el último de los cuales es el ácido oxalacetico, que se une a un nuevo grupo acetil y se reinicia el ciclo con el nuevo ácido cítrico formado.

Durante el proceso se transfiere CO2, agua y se forma 2 moléculas de ATP.

Fosforilación oxidativa o cadena respiratoria.

En esta etapa del proceso interviene el oxígeno. Las reacciones en esta etapa del metabolismo de la glucosa, se suceden en cadena, de ahí el nombre cadena respiratoria.

En este momento de la respiración celular, aerobia que participa el oxígeno, se forman 34 moléculas de ATP por combinación de un compuesto orgánico con ácido fosfórico: esta reacción se la denomina fosforilación oxidativa.

En síntesis:

1. La respiración celular, partiendo de una sola molécula de glucosa, conduce a la formación de 38 moléculas de ATP, es decir, una fuente de energía que puede ser utilizada de inmediato por la célula (Glucólisis: 2 ATP, Ciclo de Krebs: 2 ATP; Fosforilación oxidativa: 34 ATP; Total 38 ATP).

La degradación no oxidativa de la glucosa.

Posible explicación del efecto Warburg a la glucolisis no oxidativa de la glucosa.

El efecto Warburg podría ser simplemente la consecuencia de un daño en las mitocondrias debido al cáncer, o una adaptación al ambiente bajo en oxígeno que existe dentro del tumor, o el resultado de que los genes cancerosos apagan las mitocondrias debido al rol que desempeñan estas en el programa de apoptosis y que de otra forma terminaría por matar a las células cancerosas. Podría tratarse también de un efecto asociado a la proliferación celular. Partiendo del punto de que la glicólisis provee la mayor parte de los bloques de construcción requeridos para la proliferación celular, se ha propuesto que tanto las células cancerosas (como las células normales), necesitan activar la vía de glicólisis láctica, aún en presencia de oxígeno, para proliferar. [8]

La evidencia atribuye una parte de la alta tasa de glicólisis aeróbica a una sobreexpresión de un tipo de hexoquinasa unida a la mitocondria [9] que sería la principal responsable de la alta actividad glicolítica.

En marzo de 2008, Lewis C. Cantley y colegas del Harvard Medical School anunciaron haber identificado la enzima responsable del efecto Warburg [10] [11].Los investigadores determinaron que la M 2-PK tumoral, una isoforma de la enzima piruvato kinasa, se produce en todas las células que se encuentran en rápida división, y que es la responsable de capacitar a las células cancerosas para consumir glucosa a un ritmo acelerado; y que inhibiendo la producción de la M2-PK tumoral, y forzando a la célula a utilizar formas alternativas de la piruvato kinasa, se frena su crecimiento. Los investigadores también acordaron el hecho de que la química exacta del metabolismo de la glucosa muy probablemente varíe entre diferentes formas de cáncer; pero la PKM2 fue identificada en todas las células cancerosas que fueron testadas. Esta isoenzima normalmente no se encuentra en los tejidos sanos, aunque aparentemente es muy necesaria cuando las células necesitan multiplicarse con mucha rapidez, por ejemplo para sanar heridas o en el caso de la hematopoyesis.

En efecto se puede observar el problema que afecta a la apoptosis celular con las mitocondrias dañadas según el efecto Warburg y la escases de oxigeno si las células tumorales obtienen energía en anaerobiosis, aumentado la acumulación de ácido láctico perdiendo a la vez gran cantidad de ATP por glucolisis aerobia, en lo cual podemos analizar este estado celular cancerígeno a nivel anaerobio y con niveles de acides intracelular. Esto puede repercutir en otras reacciones bioquímicas de las células tumorales lo cual puede ser fundamental investigar para comprender más acerca de los tumores iremos viendo a continuación.

Supresores y p53.

P53 y el control de Calidad en la fase G1 de la mitosis.

Así como la actividad mitondrial forma parte en la apoptosis celular, la célula también cuenta con un control de calidad. En casos de una multiplicación anormal de las células una de las más importantes es la proteína p53 que controlan el estado del ADN antes que la célula ingrese en la fase S.

Las células responden a las sustancias inductoras - e ingresan a la fase S – una vez que sus moléculas de ADN han superado un control de calidad que tiene lugar en las postrimerías de la fase G1, antes del punto de arranque, tal control es ejercido por una proteína citoplasmática llamada p53, la cual es sintetizada por las propias células en respuesta a la aparición de alteraciones en el ADN. El gen que la codifica se llama p53 y pertenece a la categoría de genes denominados supresores de tumores, por causas que veremos más adelante.

A la vez, la p53 se comporta como un factor de transcripción que promueve la expresión de los genes de otras proteínas reguladoras –identificadas con las siglas p21 y p16- que tiene por misión bloquear la actividad enzimática de la cdk. Ello genera un efecto opuesto al de las ciclinas G1, por lo que las células al no replicarse sus moléculas de ADN, quedan estabilizadas en la fase G1. (Ver figura 6)

Finalmente, si se comprueba que el daño en esas moléculas es peligroso para las futuras células hijas la proteína p53 ejerce una función adicional: provoca la muerte de la célula progenitora y con ella la desaparición de su ADN dañado.

En lo que atañe a la proteína p21, si no resulta suficiente para bloquear a la cdk, le queda otro recurso para impedir la mitosis.

En las células existen otras proteínas reguladoras de la proliferación celular. Una de ellas –identificada con la sigla Rb (por el tumor de la retina llamada retinoblastoma)- deriva del gen Rb, que también es supresor de tumores. La Rb bloquea a algunos factores promotores de la replicación del ADN; se fosforila y desfosforila, actuando como “freno” de la replicación sólo cuando se halla fosforilada.

Las alteraciones genéticas producidas por varios tipos de cáncer.

Así como existe una lista de causas ambientales involucradas en la aparición de cuadros cancerígenos, desde hace bastante tiempo se sabe que entre los integrantes de algunas familias se presentan determinados tipos de cáncer con una incidencia muy alta, lo cual ha llevado a la investigación de las posibles bases genéticas de esta enfermedad. Así se ha llegado al conocimiento de que el cáncer está ligado a alteraciones en ciertos genes llamados protooncogenes o a defectos en los genes denominados supresores de tumores. En el primer caso se acelera la proliferación celular, mientras que en el segundo se pierden sus frenos normales.

El cáncer no se genera a partir de células normales que se transforman en malignas en forma explosiva. Por lo contrario, surge después que sucesivas generaciones de células pasan por progresivos estados precancerosos como consecuencia de la acumulación de alteraciones genéticas en sus genomas, al cabo de las cuales la enfermedad se instala en un grupo de células descendientes.

En las células cancerígenas a menudo los crosomas aparecen rotos o con partes translocadas, algunos cromosomas suelen presentar múltiples copias. Hoy se acepta que estos cambios no son consecuencia del desarrollo tumoral que se hallan asociados a sus causas.

Genes supresores de tumores

Previene la multiplicación anormal de las células, mientras que los productos de los protooncogenes promueven el crecimiento celular, los derivados de los genes supresores de tumores tienen por función bloquear la reproducción anormal de las células. Así, los defectos de los genes supresores de tumores- producidos por mutaciones génicas, deleciones o translocaciones, al eliminar los frenos naturales que neutralizan la proliferación anormal de las células, generan cuadros cancerígenos. A diferencia de lo que ocurre con los protooncogenes, los defectos en los genes supresores de tumores deben producirse en los dos alelos, ya que son recesivos. Hasta el momento se han caracterizado unos 10 genes supresores de tumores, entre los que se encuentran:

El ya nombrado p53, situado en el brazo corto del cromosoma 17. La mutación de ambas copias del gen p53-con la consiguiente ausencia de la proteína p53- desempeña un papel crucial en la génesis de muchos cánceres. Ello se debe a que este defecto conlleva un peligro adicional, pues las células exentas de proteína p53, además de perder uno de los frenos naturales de la proliferación, acumulan errores en sus ADN (sección 15-19), lo cual propicia la aparición de muchos tipos de tumores. Algo similar ocurre al alterarse ambos alelos del gen Rb (ver figura 7), localizado en el brazo largo del cromosoma 13. En este caso, debido a la falta de proteína Rb, se produce un tumor maligno en la retina de los niños, aunque también se han detectado defectos del gen Rb en cánceres de muchos otros tejidos. Los defectos hallados en los dos alelos de este gen son variados, ya que pueden aparecer ambas copias mutadas, ambas ausentes (por deleción), una mutada y una ausente, etcétera.

Otros ejemplos de genes supresores de tumores son el gen MCC (por mutated in colon cáncer), perteneciente al brazo largo del cromosoma 5; el gen DCC (por deleted in colon cáncer), ubicado en el brazo largo del cromosoma 18, y el gen WT (por Wilms' tumor), residente en el brazo corto del cromosoma 11.

El papel del calcio en la apoptosis de las células cancerígenas.

Los mecanismos moleculares de apoptosis.

Los mecanismos moleculares de activación de la apoptosis varían con los tipos celulares. En algunas células el proceso es automático, como en los neutrófilos envejecidos. (Estas células tienen una vida media relativamente breve). En otras, como vimos, el proceso se desencadena cuando desaparecen determinados factores tróficos. Se cree que en ambos casos se activa la fosfolipasa C, lo cual provoca –por vía del inositol trifosfato (IP3)- la salida de Ca2+ activa tanto la disociación de los filamentos de actina del citoesqueleto como a la endonucleasa que provoca la fragmentación del ADN [12]. (ver figura 8)

Según el efecto Warburg, el problema producido en las mitocondrias ocasiona la fosforilación no oxidativa de la glucosa lo cual hace que las células obtengan energía por medio de anaerobiosis, perdiendo así 32 moléculas de ATP, y cambiando el curso de obtención de energía ya no por vía mitocondrial (al estar está dañada). Ocurre un cambio, pasa del camino “Acetil” /”Acetil Coenzima o” a la Fermentación de piruvato y la obtención de energía formando ácido láctico (glucolisis no anaerobia). Formando así un ph ligeramente acido tanto en célula como en el medio (los tejidos) a la vez como vimos al principio el papel de calcio se ve afectado en cuanto a una reacción de apoptosis por factores tróficos impidiendo la disociación del cito esqueleto con los filamentos de actina (lo cual forma un papel importante en el desplazamiento de células tumorales en la metástasis) y la disociación de la endonucleasa (necesario para la disociación del material genético en caso de mutaciones del ADN). Como dijimos se ve ineficiente su acción ya que se forma lactato de calcio.

En este caso no puede haber disociación apoptotica y como vimos en capítulos anteriores si los genes supresores de tumores (como p53 Rb) se ven afectados por algún tipo de mutación en la etapa G1 de la célula el control de calidad celular pierde si efectividad a la vez el calcio que se encarga de actuar en caso de factores tróficos con un medio acido por la glucolisis anaerobia formando Lactato también se ve afectado dando como resultado final la proliferación descontrolada de estas células tumorales.

Esta es la importancia de mantener un organismo a un ph ligeramente alcalino ph 7.45 ph normal y es una forma de observar el proceso biológico a nivel molecular de las células en medios ácidos, más adelante veremos la importancia de llevar el ácido láctico a niveles normales ya sea para casos de acidosis láctica, o como el tema de nuestro estudio de Acides orgánica, y como obtener beneficios para fortalecer las mitocondrias e incluso facilitar la biogénesis mitocondrial, fundamental para evitar la enfermedad así como vimos según el efecto Warburg que el problema está en las mitocondrias.

Antioxidantes, glutatión, catalasa y superóxido dismutasa en acción contra los superoxidos.

Los antioxidantes cumplen una función esencial en el organismo de tal manera que impiden que actúen los radicales libres en el medio celular ya que estos radicales libres pueden cumplir cierta función como de ionizar un compuesto, ocurriendo así la disociación o asociación que no cumplen con los requisitos biológicos a nivel de reacciones bioquímicas, pueden ocurrir reacciones de óxido reducción, estos radicales libres a la vez si no son tratados por los antioxidantes pueden manifestar ciertos tipos de mutaciones al reaccionar con otros compuestos de estructura química, así como los rayo de ultravioleta UV ocasiona una mutación al afectar estructuras del material genético en el ADN, también estos radicales libres pueden provocar algún tipo de mutación génica.

Glutatión

Glutatión en el término genérico para el Sulfidril de Glutatión, abreviado GSH. El GSH es un tripéptido (una proteína muy pequeña) que se produce naturalmente en el organismo, donde es conformado en base a las moléculas individuales de sus 3 componentes: Glicina, Ácido Glutámico y Cisteína. De estos 3 aminoácidos la Cisteína es la más difícil de encontrar, este elemento es el más importante de los 3, cuando las células contienen Cisteína pueden producir el Glutatión eficazmente.

El Glutatión es el antioxidante maestro, la efectividad de otros antioxidantes como la vitamina C y E dependen del Glutatión. Por tanto una deficiencia en el Glutatión produce una oxidación celular, declive del organismo y la salud. De hecho la vida depende de él. Sin él, las células se desintegrarían a causa de la oxidación.

El sistema inmunológico depende completamente del Glutatión para funcionar correctamente, particularmente en la creación de linfocitos T, la principal línea de defensa del organismo contra bacterias, hongos, virus parásitos, carcinógenos, etc. Una deficiencia en el Glutatión debilita al sistema inmune dejándonos susceptibles a enfermedades y lo desequilibra provocando enfermedades autoinmunes.

Propiedades del Glutatión - Es un importante antioxidante - Limpia el organismo de compuestos tóxicos - Potencia el sistema inmunitario - Es antiinflamatorio - Previene las cataratas - Potencia a otros antioxidantes, como las vitaminas C y E - Es importante para la salud del hígado, el sistema nervioso y los pulmones - Protege frente a los virus - Su carencia puede influir en enfermedades como el Parkinson, el Alzheimer, la esclerosis lateral amiótrofica y los accidentes cerebrovasculares

Catalas y superoxido dismutaza su acción en la neutralización y degradación de H2O2.

La oxidación de sustratos en los peroxisomas tiene como consecuencia la producción de H2O2, una molécula sumamente toxica para la célula.

La enzima alasa; lo hace mediante la siguiente reacción:

2 H2O2 → 2 H2O + O2

La catalasa no solo degrada al H2O2 producido en los peroxisimas sino también al que se genera en otros puntos de la célula, particularmente en las mitocondrias, al retículo endoplasmatico y al citosol. En estos sitios las oxidaciones dan lugar a pequeñas cantidades de aniones superoxidos (O2-), comúnmente conocidos con el nombre de radicales libres, estos radicales son muy reactivos por la que una enzima –la superóxido dismutas- se encarga de eliminarlos mediante la siguiente reacción:

2O2- + H + → H2O2 + O2

A la vez, este pasa a los peroxisomas, donde es convertido en y por acción de la catalasa.

Se sospecha que anión superóxido produce mutaciones génicas y alteraciones en la bicapa lipídica de las membranas celulares, lo que podría acelerar el envejecimiento orgánico y facilita la aparición de cuadros cancerígenos.

Medio ambiente saludable, prevención y estilo de vida.

Así como tratamos el tema en los subtítulos anteriores con respecto a la acides orgánica y el estado de la célula al obtener energía por fermentación, el organismo puede verse comprometido con niveles elevados de ácido láctico a la vez esto dificulta la acción de la célula en caso de mutaciones y la inhibición del calcio para controlar por vía apoptotica factores tróficos de estas células tumorales.

Uno de los beneficio al regular estos niveles de acides es también favorable para las mitocondrias:

Se trata del ejercicio al aire libre, especialmente en ambientes libres de contaminación y entornos donde generen stress al organismo, toda actividad realizada a la luz del sol es beneficiosa para la salud a su turno la luz solar (tomada en horarios recomendables) es de gran beneficio para mejorar el tratamiento dado para combatir la enfermedad, el estado anímico con la autoestima alta las relaciones sociales, el tiempo disponible en ambientes frescos y de rica naturaleza como en los campos resultan la vitamina D que pueda tomarse de manera natural son cien por ciento seguras y recomendables.

Beneficio de la vitamina D, y el ejercicio al aire libre.

La absorción de manera natural de esta vitamina produce la secreción de serotonina mejor conocida como hormona de la felicidad, indispensablemente es esencial en cuadros de depresión que puede llevarse a cabo en transcurso de la enfermedad del cáncer.

También el ejercicio al aire libre ayuda a bajar los niveles de ácido láctico, el nivel basal de este es de 1 o 2 mili moles por Litros en sangre, se puede llegar a tolerar hasta 20 milimoles por litro de sangre.

A falta de oxígeno producimos mayor concentración de ácido láctico. Esto perjudica en la acumulación de lactato produciendo iones de hidrogeno donde se reduce la capacidad contráctil baja el pH.

El ion de hidrogeno inhibe la expulsión de calcio para luego ser reabsorbida por el retículo endoplasmatico formándose así un medio ligeramente acido intracelular con acumulación de Lactato.

En casos de acidosis Láctica se realiza una serie de ejercicios beneficiosos por personas que practican deportes de manera constante y se ven afectados son esta elevada acumulación láctica. El ejercicio consiste en dos etapas.

Primera etapa: Carrera de tres minutos, mejora el lumbral de Ácido Láctico, donde una enzima la MIT 1 limpia o barre contenidos de ácido láctico (MIT por mitocondria).

Segunda etapa: luego de la carrera de tres minutos, 30 segundos de Sprint, Esto reduce el aumento de ácido láctico en las células musculares.

El intervalo de la primera y segunda etapa ayuda la Biogénesis mitocondrial donde pueden favorecer su tamaño y densidad mejorando su función para una mayor absorción de Oxigeno, es de esta manera la importancia que nos brinda la actividad física para una prevención y ayuda en el camino de muchas enfermedades como puede ser el caso de nuestro estudio (el cáncer). (ver figura 9)

Prevención.

Las principales pautas que se recomiendan son:

Adoptar dietas saludables que estén basadas tanto en el consumo diario de frutas y verduras (al menos cinco porciones por día) y de legumbres, cereales integrales y frutos secos, como en la reducción del consumo de grasas de origen animal (fiambres, embutidos, manteca y leche entera) y de ácidos grasos trans (productos de pastelería, snacks y golosinas, entre otros).

Realizar actividad física todos los días, al menos 30 minutos.

Evitar el tabaco y el consumo excesivo de alcohol (más de dos vasos de vino o 350 cc de cerveza por día).

Evitar la exposición al sol entre las 10 y las 16 horas y utilizar protectores solares y ropa que proteja la piel. Estas medidas deben extremarse especialmente en los grupos más vulnerables: niños menores de 3 años y personas de piel blanca, cabello y ojos claros. Dicha recomendación es aconsejable no sólo para aquellas personas que en periodo estival concurren a playas, piletas y lugares turísticos en general, sino también para quienes practican habitualmente deportes y para quienes trabajan en ocupaciones que se desarrollan en espacios abiertos.

Cuidarse en relaciones sexuales para reducir el riesgo de infecciones de transmisión sexual como el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH), asociado con la probabilidad de desarrollar Linfoma y Sarcoma de Kaposi y el Virus del Papiloma Humano (VPH) asociado con cáncer de cuello de útero. Es importante aclarar que dado que el VPH se transmite por contacto sexual (por ejemplo, manos en contacto con zonas genitales), el uso del preservativo no evita totalmente su transmisión.

Controles para prevenir el cáncer:

Mujeres de 25 a 64 años: Realizarse el examen de PAP a fin de diagnosticar a tiempo el cáncer de cuello uterino. Es fundamental aclarar que si este estudio da resultado negativo durante dos años seguidos, puede seguir realizándose cada tres años.

Mujeres de 50 a 70 años: Realizar por parte de las mujeres sanas, que nunca padecieron enfermedades en las mamas ni tienen antecedentes familiares, una mamografía cada 2 años. Las mujeres con antecedentes familiares de cáncer de mama deberán decidir con su médico cuál es el momento adecuado para comenzar con los controles.

Hombres y mujeres de 50 a 75: Realizar el test de sangre oculta en materia fecal inmunoquímico. Éste se utiliza para saber si hay presencia de sangre en la materia fecal, no observable a simple vista. Varias son las causas que pueden generar la aparición de sangre oculta en la materia fecal, entre ellas los pólipos o el cáncer colorrectal. Una ventaja de este examen es su simpleza y que puede ser realizado por la persona en su propia casa.

Beneficios al dejar de fumar.

Siempre es beneficioso dejar de fumar. Las personas que abandonan el hábito ganan sustancialmente expectativa de vida. Cualquier edad es buena para dejar de fumar y se goza un beneficio mayor al hacerlo a una edad temprana.

La expectativa de vida de personas fumadoras es al menos 10 años menor que la de personas no fumadoras. Los fumadores que dejan el hábito antes de los 40 años de edad reducen el riesgo de morir prematuramente por enfermedades relacionadas con el tabaquismo en cerca de 90%, y quienes dejan entre los 45 y 54 años de edad reducen el riesgo de morir prematuramente en casi dos tercios.

¿Cómo cambia el riesgo de cáncer luego de dejar de fumar?

Al dejar el tabaco se reduce considerablemente el riesgo de enfermedades, de padecer cáncer y de morir por cáncer. Las personas diagnosticadas con cáncer que dejan de fumar, reducen el riesgo de aparición de un segundo tumor y el riesgo de morir por la enfermedad, en ciertos casos hasta un 30% y 40%.

A los 5 años de haber dejado el hábito, el riesgo de cáncer de boca, garganta, esófago y vejiga se reducen a la mitad. El riesgo de cáncer de cuello de útero llega a ser como el de personas no fumadoras.

Luego de 10 años, el riesgo de cáncer de pulmón es cerca de la mitad que el de una persona que continúa fumando. Además, disminuye el riesgo de cáncer de laringe y páncreas.

Recomendaciones del Ministerio de Salud.

2. Dejar el tabaco causa síntomas de abstinencia a la nicotina. No hay peligro para la salud pero los síntomas pueden resultar incómodos. Por un lado, el cuerpo está reaccionando a la ausencia de nicotina, y por el otro, se está atravesando un importante cambio de conducta al dejar un hábito.
3. Los síntomas suelen comenzar al cabo de unas pocas horas y alcanzan un máximo a los 2 o 3 días cuando la mayor parte de la nicotina está fuera del cuerpo. Estos síntomas pueden incluir: mareos (pueden durar 1 o 2 días luego de abandonar el tabaco), ansiedad, depresión, frustración, enojo, irritabilidad, problemas de concentración, cansancio, dolor de cabeza, problemas para dormir y para conciliar el sueño, inquietud o aburrimiento, mayor apetito, aumento de peso, constipación y gases, tos, sequedad en la boca, dolor de garganta, disminución de la frecuencia cardíaca, opresión del pecho. Sin embargo, los mismos empiezan a disminuir cada día que la persona permanece sin consumir tabaco.
4. Es importante realizar una consulta médica y contar con un profesional que acompañe el proceso mediante tratamiento farmacológico y consejería para la modificación del comportamiento. Se ha comprobado que la combinación es más efectiva que cada una de las intervenciones por separado.
5. Se dispone de drogas efectivas y con adecuado perfil de seguridad para dejar de fumar: Terapia de Reemplazo Nicotínico y Bupropión. La Guía de Práctica Clínica Nacional de Tratamiento de la Adicción al Tabaco publicada por el Ministerio de Salud recomienda estas drogas como tratamiento farmacológico de primera línea del intento de abandono.
6. En este sentido, se recomienda el uso de terapia de reemplazo nicotínico en cualquiera de sus formas de presentación: ya que todas aumentan significativamente las tasas de abandono del tabaquismo. La misma comprende
7. parches, chicles, comprimidos dispersables (estos tres de venta libre) y spray nasal (venta bajo receta). Por otro lado, no se recomienda el uso de propuestas con insuficiente evidencia de efectividad: cigarrillo electrónico, glucosa, acupuntura tradicional, electroestimulación, bioinformación/biofeedback, deprivación sensorial; o evidencia de ineficacia: laser, hipnosis.
8. Es importante que el abandono del tabaquismo se acompañe de estrategias para controlar la ganancia de peso. Los cuidados nutricionales y el aumento de la actividad física son factores claves. [13]

Alimentación saludable y sus beneficios para tratamientos terapéuticos.

Los alimentos como preventivos del cáncer

Los alimentos idóneos para la protección de las personas contra el cáncer, son las frutas, frutos secos, los cereales, las legumbres y las verduras y hortalizas.

Para prevenir el cáncer se debe aumentar la ingesta de:

- Provitamina A y vitaminas C y E
- Fibra
- Elementos fotoquímicos.

Todos estos componentes de los alimentos son anticancerígenos, tal como ha sido demostrado experimentalmente y epidemiológicamente, se encuentran casi de forma exclusiva en los vegetales.

Los alimentos en el tratamiento de cáncer.

En la lucha contra el cáncer los alimentos tienen un valor sobre todo preventivo. A pesar de ello, cuando ya se ha declarado el cáncer, la dieta también continúa desempeñando un importante papel.

Todos los alimentos anticancerígenos especialmente las frutas, las ensaladas y los jugos frescos, constituyen un recurso más en el tratamiento de cáncer, que no debería ser ignorado desde luego. Existen pruebas experimentales d su eficacia para frenar el desarrollo de las células cancerosas, por lo que su uso como arma terapéutica está bien fundamentado.

Alimentos que previenen el cáncer.

La fruta

Las frutas son, junto con las hortalizas, el alimento anticancerígeno más efectivo. Cientos de rigurosas investigaciones científicas realizadas en todo el mundo, ha puesto de manifiesto que el consumo abundante de frutas evita la mayor parte de los tipos de cáncer que afectan a los seres humanos

- Cítricos, como el limón, la naranja y el pomelo. Su capacidad anticancerígena se debe a la acción combinada de la vitamina C, los flavonoides, los limonoides y la pectina.
- Ciruela y manzana. Protegen contra el cáncer de colon.
- Ananá: previene el cáncer de estómago.
- Uva: El resveratrol que contiene, especialmente en la piel es anticancerígeno.
- Zarzamora, frutilla, arándanos y la grosella: Son ricas en antocianinas, de poderosa acción antioxidante, que neutralizan la acción cancerígena de los radicales libres.
- Acerola; guayaba y Kiwi, por su gran riqueza en vitamina C.

Aceite de oliva.

Su consumo reduce el riesgo de padecer cáncer de mama cuando sustituye a otras grasas alimentarias, tal como se ha demostrado en investigaciones realizadas en España y Estados Unidos.

Cereales integrales.

La fibra que proporcionan los cereales integrales acelera el tránsito intestinal. Además retiene y arrastra las sustancias cancerígenas que pudiera haber en el conducto digestivo y las elimina con las heces. Además, los cereales integrales contienen filatos, los cuales, aunque reducen algo la absorción del hierro y del cinc, también actúan como anticancerígenos.

Hortalizas y verduras.

Todas las hortalizas protegen contra el cáncer, las más efectivas pueden ser;

- Remolacha roja

Contiene elementos fitoquímicos de acción anticancerígena.

- Zanahoria

Su gran concentración en beta-caroteno (provitamina A), en otros carotenoides y en fibra, explican su acción anticancerígena.

- Solanáceas

Las hortalizas de esta familia protegen contra el cáncer, especialmente el tomate, el morrón, y la berenjena. A ello contribuyen su riqueza en beta-caroteno, en carotenoides y en vitamina C. todos ellos potentes antioxidantes.

- Liliáceas

Todas las hortalizas de esta familia, especialmente la cebolla y el ajo contienen flavonoides y esencias azufradas, que protegen del cáncer.

- Crucíferas

Las plantas de esta familia botánica contienen diversos elementos fitoquímicos de tipos sulfuroso, cuya acción anticancerígena fue bien demostrada en animales de experimentación este efecto persiste aun después de haber sido cocinadas.

El repollo, la coliflor, el brócoli, y el nabo son las Crucíferas más conocidas como preventivas contra el cáncer.

Yogur.

Al contrario de lo que ocurre con la leche, cuyo consumo se relaciona con diversos tipos de cáncer, el yogur protege contra esta enfermedad, especialmente contra el cáncer de mama. Su contenido en bacterias vivas de tipo (el de tipo “bio”) y el ácido láctico explican en parte su efecto protector.

Legumbres.

Las legumbres en general protegen contra el cáncer por su contenido en fibra y en elementos fitoquímicos anticancerígenos como el ácido láctico fítico y los fitatos.

La soja y sus derivados, Tanto la soya como sus derivados, especialmente el “tofu” y la leche de soja, proporcionan diversos elementos fitoquímicos de acción anticancerígena. Los más eficaces son las isoflavonas genisteína y daidzeina. Protegen sobre todo contra el cáncer de mama y de próstata. [14]

Alimentos para prevenir cada tipo de cáncer.

Prevención del cáncer de laringe

Aumentar.

- Frutas
- Verduras
- Aceites vegetales
- Vitaminas antioxidantes (A, C y E)

Reducir o eliminar

- Bebidas alcohólicas
- Carne salada (muy fritas)
- Mate en infusión

Prevención del cáncer de nasofaringe

Aumentar

- Verduras.
- Caroteno (provitamina A)

Reducir o eliminar

1. Pescado salado (especialmente en la infancia).
2. Té e infusiones muy calientes.
3. Ahumados.
4. Salzonados.

Prevención del cáncer de cerebro.

Aumentar

- Vitaminas, especialmente la C y E Reducir o eliminar
- Salchichas y panchos, Su consumo por mujeres embarazadas aumenta el riesgo de cáncer en sus hijos.
- Hamburguesas.
- Carne curada o asada.
- Carne de cerdo procesada, como el jamón cocido y la panceta
- Frituras o alimentos fritos.

Prevención del cáncer de boca.

Aumentar

- Frutas, especialmente las cítricas.
- Verduras, especialmente las ricas en carotenos. Reducir o eliminar
- Bebidas alcohólicas, especialmente vino y licores.
- Carne, especialmente asada en barbacoa.
- Picantes. (ajíes picantes).
- Mate en infusión.

Prevención del cáncer de esófago.

Aumentar

- Frutas, especialmente las cítricas.
- Verduras.
- Beta-caroteno (provitamina A) y otros carotenos.
- Fibras.
Reducir o eliminar - Bebidas alcohólicas.
- Bebidas muy calientes, especialmente el mate.
- Carnes rojas, especialmente las asadas en la barbacoa.
- Encurtidos.

Prevención del cáncer de pulmón.

Aumentar

1. Frutas y hortalizas. Reducir o eliminar
2. Carne curada (embutidos, panceta).
3. Cerveza.
4. Leche completa y productos lácteos.
5. Huevos.
6. harinas refinadas, pastas.

Prevención del cáncer de estómago.

Aumentar

- Frutas, especialmente las cítricas y el ananá.
- Hortalizas, incluso las de elevado contenido en nitratos.
- Ajo cebolla.
- Pan integral.
- Aceite vegetal.
- Pasta y arroz.

Reducir o eliminar

- Carne roja, especialmente muy hecha.
- Carnes curadas y embutidas, especialmente los de elaboración casera.
- Cerveza.
- Salazonados.
- Huevos.
- Facturas, pasteles.
- Azúcar.
- Grasa saturada.

Prevención del cáncer de hígado.

Aumentar

- Hortalizas.
- Beta-caroteno (provitamina A).

Reducir o eliminar

- Carne de cerdo.
- Vino y otras bebidas alcohólicas.
- Alimentos enmohecidos o con restos de aflatoxinas.

Prevención del cáncer de mama.

Aumentar

- Soja, tofu. Leche de soja.
- Frutas.
- Hortalizas, especialmente zanahorias y espinacas.
- Aceite de oliva.
- Ajo.
- Yogur.
- Fibras.
- Vitamina C.
- Beta-caroteno (provitamina A).
- Vitamina E.

Reducir o eliminar

- Carnes rojas (la de pollo sin piel y el pescado no son perjudiciales).
- Carne de cerdo procesado, (embutidos, jamón, etc.).
- Huevos.
- Leche (según un estudio es protectora).
- Queso graso.
- Grasa.
- Ácidos grasos trans (margarina, mantecas).
- Bebidas alcohólicas, incluso en dosis bajas.
- Chocolate y pasteles.

Prevención del cáncer de colon.

Aumentar

- Fibras.
- Frutas.
- Hortalizas, especialmente las zanahorias y espinacas.
- Pan y pastas integrales.
- Lácteos fermentados (yogur) y calcio.

Reducir o eliminar

- Carnes rojas (vacuno, cerdo, cordero).
- Hígado y otras vísceras.
- Huevo (especialmente las mujeres).
- Grasa y alimentos ricos en calorías, especialmente de origen animal.
- Queso graso, (curado).
- Azúcar.
- Bebidas alcohólicas (vino, cerveza, whisky, etc.).

Prevención del cáncer de riñón.

Aumentar

- Frutas, especialmente las cítricas y manzanas.
- Ensaladas.
- Vitamina C.
- Vitamina E.

Reducir o eliminar

- Carnes rojas, productos cárnicos.
- Carne de pollo.
- Grasas.
- Proteínas.

Prevención del cáncer de páncreas.

Aumentar

- Frutas.
- Hortalizas, especialmente coles y tomates.
- Cereales.
- Legumbres.
- Fibras.
- Yogur.

Reducir o eliminar

- Carne.
- Pescado.
- Huevos.
- Proteínas.
- Colesterol.
- Grasa saturada animal.
- Calóricas.
- Bebidas alcohólicas.

Prevención del cáncer de próstata.

Aumentar

- Frutas.
- Tomates.
- Frutas desecadas (dátiles, uva, pasas).
- Legumbres.
- Soja, tofu, leche de soja.
- Pectina de cítricos.
- Ajo.
- Fructosa.
- Vitamina E.
- Carotenoides (licopeno).

Reducir o eliminar

1. Carnes rojas.
2. Leche.
3. Grasa animal.
4. Calcio procedente de alimentos muy ricos en calcio o de suplementos.

Prevención del cáncer de ovario.

Aumentar

- Hortalizas, especialmente las zanahorias.
- Pan o pasta integral.
- Pescados.

Reducir o eliminar

- Carne.
- Leche entera.
- Grasa saturada.
- Huevos.
- Manteca.

Prevención del cáncer de endometrio.

Aumentar

- Frutas.
- Hortalizas.
- Cereales, pan y pastas integrales.
- Legumbres.
- Ajo y cebolla.
- Beta-caroteno (provitamina A).

Reducir o eliminar

- Carnes rojas y procesadas (curadas).
- Pescado curado o salado.
- Huevos.
- Grasa animal.
- Margarina.

- Colesterol.

revención del cáncer de vejiga urinaria.

Aumentar

1. Frutas.
2. Hortalizas y verduras, especialmente las espinacas y zanahorias.
3. Beta-caroteno (provitamina A).
4. Vitamina C.
5. Vitamina E.

Reducir o eliminar

- Carne de cerdo y de vacuno.
- Café.
- Leche.
- Encurtidos.
- Grasas, especialmente de animal.
- Fritos, exceso de calorías.
- Sodio (sal)
- Vino, cerveza y demás bebidas alcohólicas.

El estómago está íntimamente relacionado en el cerebro y ambos cumplen funciones vitales para el correcto funcionamiento del organismo cuando uno no responde de la manera correcta el otro también de se ve afectado.

Nuestro cuerpo se forma con el alimento que ingerimos. En los tejidos del cuerpo se realiza de continuo un proceso de reparación, pues el funcionamiento de los órganos acarrea desgaste, y éste debe ser reparado por el alimento. Cada órgano del cuerpo exige nutrición. El cerebro debe recibir la suya; y lo mismo sucede con los huesos, los músculos y los nervios. Es una operación maravillosa la que transforma el alimento en sangre, y aprovecha esta sangre para la reconstitución de las diversas partes del cuerpo; y esta operación, que prosigue de continuo, suministra vida y fuerza a cada nervio, músculo y órgano.

Que tu alimento sea tu medicina que tu medicina sea tu alimento.

Hipócrates

Anexos y apéndices.

Figuras.

Figura 1

Abbildung in dieser Leseprobe nicht enthalten

Figura 55-14

Abbildung in dieser Leseprobe nicht enthalten

Figura 3

https://www.dietdoctor.com/es/el-efecto-warburg-y-el-cancer

https://i.dietdoctor.com/es/wp-content/uploads/2018/05/OxPhos.jpg?auto=compress%2Cformat&w=800&h=539&fit=crop

Abbildung in dieser Leseprobe nicht enthalten

Figura 4

Biología 3 Pedro Zarur, tercer año ciclo básico unificado. Editorial PLUS ULTRA. Cap. 6; Respiración celular pag. 138.

Abbildung in dieser Leseprobe nicht enthalten

Figura 5

Biología 3 Pedro Zarur, tercer año ciclo básico unificado. Editorial PLUS ULTRA. Cap. 6; Respiración celular pag. 138.

Abbildung in dieser Leseprobe nicht enthalten

Figura 6

https://www.researchgate.net/figure/Figura-4-Parada-del-ciclo-celular-en-el-punto-de-restriccion-al-final-de-G-1-Si-por_fig3_50818481

Abbildung in dieser Leseprobe nicht enthalten

Figura 7

https://basessobreelcancer.weebly.com/patogenia-de-retinoblastoma.html

https://basessobreelcancer.weebly.com/uploads/2/7/4/8/27484107/6726961.png?1395815291

Abbildung in dieser Leseprobe nicht enthalten

Figura 8 http://brendaarenasneri.blogspot.com/2014/05/cambios-celulares-producto-de-la.html

http://brendaarenasneri.blogspot.com/2014/05/cambios-celulares-producto-de-la.html

Abbildung in dieser Leseprobe nicht enthalten

Figura 9

http://www.ffis.es/volviendoalobasico/2metabolismo_cerebral.html

http://www.ffis.es/volviendoalobasico/Imagen4.6.jpg

Abbildung in dieser Leseprobe nicht enthalten

Gráficos.

Grafico1Abbildung in dieser Leseprobe nicht enthalten

Grafico 2

Abbildung in dieser Leseprobe nicht enthalten

Grafico 3

ENSMINGER, A.H. ET AL. The Concise Encyclopedia of Foods and Notritión. Boca Ratón (florida), CRC Press, 1995, pag. 157 (gráfico adaptado).

Abbildung in dieser Leseprobe nicht enthalten

Cuadros.

Cuadro55-12

Harper. Bioquímica ilustrada, 29a edición CAPÍTULO 55: Cáncer: una perspectiva general pag. 711

Abbildung in dieser Leseprobe nicht enthalten

Cuadro 55-13

Harper. Bioquímica ilustrada, 29a edición CAPÍTULO 55: Cáncer: una perspectiva general pag. 711

Abbildung in dieser Leseprobe nicht enthalten

Tablas.

Tabla 1

Abbildung in dieser Leseprobe nicht enthalten

Tabla 2

Manual para Técnico Superior de Laboratorio Clínico y Biomédico Editorial Medica Panamericana, F. J. Mérida y E. E. Moreno, Modulo IV Cap. 34 identificación de desarrollo tumoral, pag. 432.Abbildung in dieser Leseprobe nicht enthalten

Bibliografía.

1. NobelPrize.org, The Nobel Prize in Physiology or Medicine 1931 – Otto Warburg – Biography\ NobelPrize.org, The Nobel Prize in Physiology or Medicine 1931. (El metabolismo de los tumores)
2. NobelPrize.org, The Nobel Prize in Physiology or Medicine 1931 – Otto Warburg – Biography\ NobelPrize.org, The Nobel Prize in Physiology or Medicine 1931. (El metabolismo de los tumores)
3. NobelPrize.org, The Nobel Prize in Physiology or Medicine 1931 – Otto Warburg – Biography\ NobelPrize.org, The Nobel Prize in Physiology or Medicine 1931. (El metabolismo de los tumores)
4. Pedersen, Peter L (2007-02). «The cancer cell's"power plants" as promising therapeutic targets: anoverview». Journal of bioenergetics andbiomembranes 39 (1): 1-12. ISSN 0145-479X (https://www.worldcat.org/issn/0145-479X). PMID 17404823 (https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/17404823). doi:10.1007/s10863-007-9070-5 (http://dx.doi.org/10.1007%2Fs10863-007-9070-5).
5. https://www.bmj.com/content/349/bmj.g6015
6. https://www.hsph.harvard.edu/nutritionsource/healthy-eating-plate/
7. STRICKLAND, P. T; GROOPMAN, J.D. Biomarkers for assessing environmental exposure to carcinogens in the diet. Am. J. Clin. Nutr., 61:7 105-720 (1995).
8. Lopez-Lazaro M (2008). «The Warburg effect: why andhow do cancer cells activate glycolysis in the presenceof oxygen?». Anticancer Agents Med. Chem. 8 (3):305-312. PMID 18393789 (https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18393789). doi:10.2174/187152008783961932 (http://dx.doi.org/10.2174%2F187152008783961932).
9. Bustamante E, Pedersen PL (septiembre de 1977).«High aerobic glycolysis of rat hepatoma cells inculture: role of mitochondrial hexokinase» (http://www.pnas.org/cgi/reprint/74/9/3735). Proc. Natl. Acad. Sci.U.S.A. 74 (9): 3735-3739. Bibcode:1977PNAS...74.3735B (http://adsabs.harvard.edu/abs/1977PNAS...74.3735B).PMC 431708 (https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC431708). PMID 198801 (https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/198801). doi:10.1073/pnas.74.9.3735 (http://dx.doi.org/10.1073%2Fpnas.74.9.3735).
10. Christofk HR, Vander Heiden MG, Harris MH,Ramanathan A, Gerszten RE, Wei R, Fleming MD,Schreiber SL, Cantley LC (2008). «The M2 spliceisoform of pyruvate kinase is important for cancermetabolism and tumour growth». Nature 452 (7184):230-233. Bibcode:2008Natur.452..230C (http://adsabs.harvard.edu/abs/2008Natur.452..230C). PMID 18337823 (https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18337823). doi:10.1038/nature06734 (http://dx.doi.org/10.1038%2Fnature06734).
11. Pedersen PL (2007). «Warburg, me and Hexokinase 2:Multiple discoveries of key molecular events underlyingone of cancers' most common phenotypes, the"Warburg Effect", i.e., elevated glycolysis in thepresence of oxygen». J. Bioenerg. Biomembr. 39 (3):211-222. PMID 17879147 (https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/17879147). doi:10.1007/s10863-007-9094-x (http://dx.doi.org/10.1007%2Fs10863-007-9094-x).
12. Biología celular y molecular de De Robertis Editorial El Ateneo cap. 18 pag. 442.
13. Asociación Argentina de Oncología Clínica www.aaoc.org.ar
14. El poder de los Alimentos Editorial Aces Dr. Jorge Pamplona Roger Doctor en Medicina y Cirugía (Universidad de Granada España) Médico especialista en Cirugía General y Aparato digestivo. Cap.18 (pág.) 364-369.

77 de 77 páginas

Detalles

Título
Acidez orgánica. Cáncer, genes supresores y la función del calcio en la apoptosis celular
Autor
Año
2018
Páginas
77
No. de catálogo
V443861
ISBN (Libro)
9783668823778
Idioma
Español
Etiqueta
Acidez orgánica, células, biología, cancerígenas, tumorales, molecular
Citar trabajo
Osmar Parrado Chipana (Autor), 2018, Acidez orgánica. Cáncer, genes supresores y la función del calcio en la apoptosis celular, Múnich, GRIN Verlag, https://www.grin.com/document/443861

Comentarios

  • No hay comentarios todavía.
Leer eBook
Título: Acidez orgánica. Cáncer, genes supresores y la función del calcio en la apoptosis celular


Cargar textos

Sus trabajos académicos / tesis:

- Publicación como eBook y libro impreso
- Honorarios altos para las ventas
- Totalmente gratuito y con ISBN
- Le llevará solo 5 minutos
- Cada trabajo encuentra lectores

Así es como funciona