Simbolos cultura y emociones en el contexto escolar


Ensayo, 2019
12 Páginas

Extracto

Símbolos, cultura y emociones en el contexto escolar.

Por: Hugo Soto García.

“No basta saber, se debe también aplicar. No es suficiente querer, se debe también hacer”

Johann Wolfgang von Goethe.

La cultura desde sus diversos matices nos permite la trasmisión y asimilación de conocimientos de una generación a otra. Por lo tanto la cultura juega un papel importante en la educación de los individuos. Además de dar sentido a la vida del hombre que crea, diseña e innova con el objetivo de manifestar su talento, elevar el progreso social y económico, político y espiritual.

El definir el concepto de cultura es realmente complejo, pues podemos delimitar desde un marco conceptual muy vasto, ideas generales de “cultura”, sin embargo, lo que representa cultura para una comunidad, para otra tal vez no lo sea, probablemente tiene que ver con la perspectiva de cultura desde donde se observe esta realidad.

El hombre transforma a la naturaleza (producción cultural), pero también los fenómenos naturales (sismos, inundaciones etc) y los fenómenos sociales (guerras, conflictos sociales etc.) han influido en el pensamiento del hombre (su concepción social, política, económica y religiosa).

En este proceso el hombre desde su imaginario crea diversos simbolismos que plasma en lo que produce: artesanías, utensilios, herramientas. Perfecciona su actividad y producción con el empleo de diferentes técnicas que se trasmiten de una generación a otra. Al respecto es importante revisar la perspectiva de cultura de Cassirer

“Lo decisivo es, por lo tanto, encontrar la característica que permite unir todas estas actividades bajo el común denominador: “cultura”. Cassirer considera que esta característica común de la cultura consiste en la manifestación de un sentido que no puede desglosarse de lo físico, sino que en ello se halla adherido y encarnado. Para el por consiguiente, las obras humanas tienen sentido, son simbólicas. Y el hombre ha de ser definido por su actividad, resulta que es un animal simbólico.

El ser humano es el único animal que rebasa los límites de la naturaleza y crea una cultura, pero al mismo tiempo, no puede escapar a su propio logro y no tiene más remedio que adaptar su vida a él; no vive ya en un puro universo físico sino en un universo simbólico. Pues si en los primeros pasos hacia la vida cultural pueden describirse como una adaptación mental al dintorno, encontramos muy pronto una tendencia a ir más allá de lo meramente físico. El lenguaje, el mito, el arte y la religión pasan a formar parte del universo humano. El hombre no se enfrenta ya con la realidad de un modo inmediato y sus actos se caracterizan siempre, hasta en sus formas más simples y primitivas, por una especie de mediatividad”1.

El lenguaje simbólico y el mundo de los símbolos comprenden gran parte de lo que llamamos cultura. El hombre observa los fenómenos de su entorno, trata de dar una explicación e imagina, la inteligencia le permite entender-transformar su entorno y crear productos o resolver problemas, para ello diseña e innova. El hecho de realizar algo nuevo es parte de una producción cultural, en donde el hombre ha trasformado a la naturaleza.

El “lenguaje de los símbolos” es muy utilizado en la gran producción cultural existente y expresa en parte, la realidad del artista y su contexto. Mediante los símbolos el artista o artesano puede proyectar emociones como la alegría, tristeza, sorpresa, enojo, amor y melancolía. Es por medio de los símbolos que el hombre comunica pensamientos, sentimientos y cuenta historias, describe situaciones geográficas, trata de entender y apropiarse de la naturaleza, pero también trata de encontrar su esencia y su propia naturaleza creadora.

El hombre al producir cultura, crea símbolos y signos para dar a conocer algo y el receptor intenta interpretar el mensaje, escudriñar la verdad de esta creación, dicha actividad es realmente sorprendente. Mediante la cultura, el ser humano deja evidencia de su existir, al paso de las generaciones queda algo que metafóricamente se le puede llamar: “huella en la historia”, y si alguien la encuentra y le da sentido, se abre una brecha de conocimiento y remembranza.

Por lo que también la cultura es un medio que permite al hombre expresar sus capacidades y talentos, explorar todo lo que es capaz de hacer, y darse cuenta de su realidad y entenderla.

Bonfil Batalla expresa que: “…es un fragmento acotado de la realidad social que contiene cierta clase de actividades, actitudes, gustos y conocimientos en torno a la creación artística y a un campo limitado de quehacer intelectual”2.

Además la cultura nos permite ordenar la vida social, normar la conducta de los individuos y desarrollar un sistema social de convivencia, dentro de este marco la educación es parte fundamental de que estas formas de vida se estandaricen en las comunidades y ciudades. Al respecto:

“La noción de cultura como un plano general ordenador de la vida social, que le da unidad, contexto y sentido a los quehaceres humanos y hace posible la producción, la reproducción y la trasformación de las sociedades concretas, se abre paso con dificultad, aun en los medios políticos y académicos especializados.”3

La cultura también influye directa o indirectamente en el individuo, influye en su personalidad, en sus decisiones y le da una identidad.

La identidad como constructo social, nos permite distinguirnos de los demás, y marcar una diferencia y singularidad peculiar, la identidad comienza tal vez desde que el ser humano se hace consciente, pero los medios para poder formar esta identidad pueden ser muy vastos y variados.

“La identidad tiene que ver con la idea que tenemos acerca de quiénes somos y quiénes son los otros, es decir con la representación que tenemos de nosotros mismos en relación con los demás...Si asumimos el punto de vista de los sujetos individuales, la identidad puede definirse como un proceso subjetivo (y frecuentemente autoreflexivo) por el que los sujetos definen su diferencia de otros sujetos (y de su entorno social) mediante la autoasignacion de un repertorio de atributos culturales frecuentemente valorizados y realmente estables en el tiempo”4.

Sin embargo actualmente es difícil hablar de una identidad cultural pues… “el llamado proceso de globalización…va acompañado de un notable renacimiento de las identidades en todo el mundo. Lo habitual es que la llamada “batalla de identidades” se libre en todos los rincones de la cotidianidad, en todos los pliegues del sistema mundial, sin que necesariamente brote con el dramatismo de los estallidos sociales”5

El hombre al vivir en un lugar determinado con características especificas muy probablemente se vea influenciado por ese medio para adaptar y adoptar una serie de costumbres y tradiciones que lo pueden marcar de por vida.

Somos producto de una construcción cultural de generaciones. Algunas culturas usaron símbolos para expresar como comprendían los fenómenos naturales y estímulos sociales y dejaron evidencia en piedras talladas, en pirámides, plasmaron su lenguaje y sistema de escritura en papiro o pergamino etc.

“Naturalmente, toda Mesoamérica que conoció la escritura conoció el libro. Se emplearon dos tipos de soporte: el papel, fabricado a partir de fibra de la corteza de ficus, y la piel de venado, finalmente estucada. Los manuscritos estaban enteramente trazados y pintados por pincel por una corporación especializada, el tlacuilo. Prácticamente todos los colores eran de origen mineral.”6

En su producción cultural el hombre deja evidencia de su talento y habilidad, de sus creencias, temores e inseguridades. El hombre se da cuenta de que es talentoso creando, forjando cultura, aportando algo para un contexto. Por eso es tan importante inducir en el contexto escolar a que los alumnos desarrollen habilidades de razonamiento, e imaginación que les permitan dar solución efectiva las demandas de su entorno escolar, familiar y social.

Las actividades humanas se han perfilado mas a desarrollar algunas habilidades y se ha descuidado la imaginación y el razonamiento, en la escuela se enseña a memorizar y menos a analizar los contenidos.

Actualmente el ser humano a perdido el interés por las ciencias y la cultura, esta absorbido en un mundo globalizado que lo mantiene ausente de su realidad, prefieren estar más tiempo en la televisión que leyendo algún libro, se prefieren mas los centros de diversiones que los museos. Se observan mas las redes sociales que las páginas web que tienen un contenido formativo, educativo o intelectual.

El hombre está acostumbrado a un mundo fácil, en donde ha dejado en un plano secundario la creatividad y la innovación.

“…es en la actualidad el momento en que hay cada vez menos comunidad y mas individualización cuando aparece con más fuerza el fervor por la identidad. Así la identidad tiene que desmentir su origen, tiene que negar que no es más que un sustituto y más que nada evocar un fantasma de la misma comunidad que lo ha venido a sustituir. La identidad brota en el cementerio de las comunidades, pero florece gracias a su promesa de resucitar muertos”7.

Cuando el hombre haga conciencia de la importancia de la cultura y se apropie del conocimiento, recobrara su verdadera identidad, entenderá entonces que la escuela es un medio que le permite despertar de la ignorancia y de la mediocridad, entonces tendrá que hacer algo para trasformar su realidad y por ende a su entorno.

Si el hombre se diera cuenta de lo que es capaz de hacer dejaría de perder el tiempo en entender los problemas y se aventuraría a resolverlos inmediatamente.

¿Qué papel juega la escuela en la transmisión de cultura? Creo que la escuela es un medio que permite que los alumnos puedan enriquecer sus habilidades para crear productos o resolver problemas. La escuela permite que los hombres conozcan su historia e identifiquen sus necesidades y conozcan su cultura.

[...]


1 FROST, Elsa Cecilia. Las categorías de la cultura Mexicana, UNAM. México, 1990, 21 pp.

2 BONFIL, Batalla Guillermo. Pensar nuestra cultura. Alianza Editorial estudios. 159 pp.

3 BONFIL, Batalla Guillermo. Pensar nuestra cultura. Alianza Editorial estudios. 160 pp.

4 GIMENEZ, Alberto. Estudios sobre cultura y las identidades sociales. CONACULTA-ITESO. Mexico, 2007, 60-61 pp.

5 DIAZ Polanco, Héctor. El laberinto de la identidad. Universidad Nacional Autónoma de México , 13 pp.

6 DUVERGER, Christian. El primer mestizaje, la clave para entender el pasado mesoamericano, 661 pp.

7 DIAZ Polanco, Héctor. El laberinto de la identidad. Universidad Nacional Autónoma de México, 17 pp.

Final del extracto de 12 páginas

Detalles

Título
Simbolos cultura y emociones en el contexto escolar
Autor
Año
2019
Páginas
12
No. de catálogo
V463208
ISBN (Ebook)
9783668955240
Idioma
Español
Etiqueta
simbolos
Citar trabajo
Hugo Soto Garcia (Autor), 2019, Simbolos cultura y emociones en el contexto escolar, Múnich, GRIN Verlag, https://www.grin.com/document/463208

Comentarios

  • No hay comentarios todavía.
Leer eBook
Título: Simbolos cultura y emociones en el contexto escolar


Cargar textos

Sus trabajos académicos / tesis:

- Publicación como eBook y libro impreso
- Honorarios altos para las ventas
- Totalmente gratuito y con ISBN
- Le llevará solo 5 minutos
- Cada trabajo encuentra lectores

Así es como funciona