Uso de traductores e intérpretes en la atención al paciente del laboratorio de análisis clínicos


Ponencia / Ensayo (Colegio), 2019
41 Páginas

Leer texto completo

Introducción

El objetivo de este trabajo es informar a los trabajadores y a las autoridades de los laboratorios de análisis clínicos acerca de los recursos disponibles para atender a pacientes que hablan y/o leen poco español. Algunas partes también pueden ser útiles para viajeros a zonas donde no se habla su idioma.

El principio bioético de justicia obliga a tratar a todos sin discriminación, y proteger a los más desfavorecidos. Por eso la calidad de la atención recibida por pacientes que hablan y leen español sin dificultad no puede ser mayor que la recibida por hablantes de otras lenguas, personas con discapacidad visual, sordos e hipoacúsicos, y analfabetos. En este trabajo esos sujetos se denominarán “pacientes con necesidades comunicativas especiales” porque se analizarán solamente aspectos de la atención relacionados con la emisión y recepción de mensajes necesarios para obtener una muestra analíticamente válida y entregar los resultados al paciente. Nótese que la comunicación adecuada no es suficiente para producir una muestra analíticamente valida. Algunos pacientes pueden tener una autonomía personal limitada. Este trabajo no es una guía para la atención total de discapacitados motrices o visuales.

Los tipos de atención que se tendrán en cuenta serán:

- Comunicaciones escritas: la señalización y el sitio web del laboratorio, las instrucciones para la producción y entrega de muestras al laboratorio, y los consentimientos.
- Comunicaciones orales durante la recepción e identificación del paciente, la toma o recepción de muestras y el retiro de resultados.

Observar al paciente aporta información relevante para el laboratorio. Esa información relevante puede no estar incluida en la información que el paciente proporciona a través del lenguaje, o puede complementarla y hasta contradecirla. Para una orden de glucemia, ejemplos son observar que el paciente:

- porta alimentos o bebidas, o tiene en su ropa restos que hagan sospechar el incumplimiento de las indicaciones de ayuno.
- viste atuendo deportivo y muestra signos de haber incumplido las condiciones pre analíticas de reposo.

En tales casos, se necesitará comunicarse con el paciente, aclarar los hechos y garantizar que la muestra sea tomada cuando el paciente cumpla los requisitos establecidos por el laboratorio.

Características de la comunicación en el laboratorio

El discurso biomédico se compone de textos científicos y técnicos. En los primeros prevalece la argumentación y la descripción (ej.: artículo de revista con referato), mientras que en los segundos dominan la descripción y la exhortación (ej.: procedimiento para producir una muestra). En ambos tipos de textos se valora la claridad, por lo que no debe haber ambigüedades intencionadas, que son propias de los textos literarios y publicitarios. Idealmente, cada término científico o técnico tendría un solo significado, y cada significado correspondería a un solo término.

Una ventaja de la terminología médica es que suele referirse al cuerpo humano, el cual tiene las mismas características básicas en todo el mundo. Los traductores de textos legales, en cambio, se enfrentan a menudo con el problema de lograr la equivalencia entre el texto origen y el texto meta, cuando los sistemas legales son diferentes.

Las categorías de los discursos profesionales son: intraprofesional, interprofesional, y profesional-lego. El nivel del discurso puede ser especializado, semiespecializado y divulgativo. Al escribir y traducir instrucciones para los pacientes, es importante tener en cuenta las siguientes las características de ellos:

- Conocimientos de salud (health literacy).
- Discapacidades (ej.: ancianos que necesiten letras grandes).
- Idioma
- Diferencias culturales y religiosas (ej.: instrucciones en las que se mencionan pacientes transgénero)

La complejidad de las instrucciones que el paciente necesita seguir para producir algunas muestras puede resultar en errores, incluso cuando el paciente no tiene necesidades comunicativas especiales. Ejemplos de instrucciones difíciles de comunicar son las correspondientes a curva de glucemia, orina de 24 horas, urocultivo, parasitológicos, sangre oculta en materia fecal, esputo, etc. Es conveniente que todos los laboratorios verifiquen periódicamente su capacidad de proveer instrucciones adecuadas a todos los pacientes que necesiten realizarse esos análisis.

A continuación se mencionan algunos incumplimientos de instrucciones que tienen como consecuencia la invalidez del resultado del laboratorio o la necesidad de rechazar la muestra:

Abbildung in dieser Leseprobe nicht enthalten

Los mensajes escritos generalmente se preparan antes de que los pacientes lleguen al laboratorio, y son iguales para todos ellos si tienen la misma edad y órganos reproductivos. En cambio, los mensajes orales varían levemente según la conducta del paciente. Los mensajes escritos se pueden leer en voz alta o se pueden traducir, mientras que los mensajes orales se pueden interpretar o poner por escrito. Cuando un intérprete trabaja “a la vista” expresa en la lengua extranjera o en la lengua de señas del paciente los mensajes que el laboratorio escribió.

Los laboratorios pueden comunicarse con el paciente emitiendo y recibiendo mensajes verbales (orales o escritos) y no verbales (gestos y señas, imágenes). Los pacientes sin necesidades comunicativas especiales pueden emitir y recibir todos esos tipos de mensajes sin ayuda. Como muestra la tabla, dependiendo del paciente las necesidades comunicativas especiales pueden ser principalmente respecto de mensajes orales, gestos y señas, mensajes escritos o imágenes.

Abbildung in dieser Leseprobe nicht enthalten

La comunicación como derecho

En septiembre de 2017 se creó la Agencia Nacional de Discapacidad en el ámbito de la Secretaría General de la Presidencia. La Agencia Nacional de Discapacidad tiene un portal en Internet que facilita el acceso a los Servicios del Estado para las Personas con Discapacidad. La Agencia centraliza en un único organismo especializado todas las cuestiones vinculadas a las personas con discapacidad, pero por el momento no ofrece políticas específicas para mejorar la comunicación entre los pacientes y el laboratorio. Esto, y el hecho de que no todos los pacientes con necesidades comunicativas especiales son discapacitados, justifican la necesidad de este trabajo.

Los laboratorios de análisis clínicos necesitan una orden médica para procesar muestras. Por eso un paciente con una necesidad comunicativa especial podría llegar al laboratorio con su necesidad comunicativa evaluada por los profesionales que lo atendieron antes y comunicada al laboratorio a través de canales internos de su obra social o del sistema de atención pública. En Australia existen tarjetas elaboradas por el gobierno con la leyenda “Necesito un intérprete”. Los pacientes pueden llevarlas al momento de la atención. Queensland Health también elaboró una herramienta para la identificación del par lingüístico requerido, es una tarjeta con 66 traducciones de la frase “Please point to your language. We will arrange an interpreter at no charge”.

En algunos casos la necesidad de un intérprete puede ser fácil de identificar, como cuando el paciente avisa que habla o lee poco o nada de español. En otros casos la necesidad de un intérprete deberá verificarse, como cuando el paciente solo asiente con la cabeza o usa monosílabos. Queensland Health advierte que aunque una persona pueda haber alcanzado un nivel alto de inglés, en momentos de stress, durante una enfermedad y con el envejecimiento, es probable que su habilidad disminuya y necesite un intérprete. Para determinar si una persona necesita un intérprete, Queensland Health recomienda:

- Hacer una pregunta que deba responder enunciando una oración. Evitar preguntas que puedan ser respondidas con “sí” o “no”.
- Pedirle que repita un mensaje poco tiempo después de haberlo dicho en sus palabras.
- Pedirle que resuma lo importante que se le dijo. Si no lo logra, sospechar que no entendió.

La National Accreditation Authority for Translators and Interpreters (NAATI) acredita en Australia a intérpretes con habilidades y conocimiento que se desempeñen de acuerdo a su código de ética profesional. Para Queensland Health los intérpretes aseguran la comunicación unilateral a través de una persona capacitada y bilingüe, guiada con un código de ética y respetuosa de la confidencialidad, imparcial, responsable y exacta. Queensland Health identificó entre otros los siguientes riesgos en la comunicación a través de intérpretes no acreditados:

- Inexactitud causada porque los intérpretes no tengan habilidades en las dos lenguas.
- Ocultación o distorsión de información por lazos familiares o emociones.
- Comunicación inadecuada por falta de conocimiento de las técnicas de interpretación.
- Creación de fragilidad en las relaciones de autoridad en la familia, por ejemplo por usar niños como intérpretes.

Estos riesgos pueden resultar en:

- Que otra persona decida por el paciente.
- Uso incorrecto de medicamentos.

De acuerdo con el procedimiento de Queensland Health, si el paciente rechaza la oferta de un intérprete acreditado, el profesional de la salud debe:

- Destacar los beneficios de tener un intérprete acreditado, ej.: exactitud e imparcialidad.
- Enfatizar que el intérprete está para asistir al profesional en la evaluación, el diagnóstico y la comunicación.
- Decir que el intérprete tiene la obligación profesional de guardar secreto.
- Indicar que el familiar o amigo del paciente igual puede ayudarlo de otras maneras.
- Informar que trabajar con el intérprete es obligatorio para el profesional.

Si el paciente prefiere no usar un intérprete, eso debe registrarse en su historia clínica y en otra documentación relevante.

Queensland Health explica que esa preferencia puede ser porque el paciente y el intérprete se conozcan, porque tengan distintos dialectos, o que el intérprete sea considerado malo por su género o por razones políticas o religiosas.

El Código de Ética y Procedimiento Profesional para Intérpretes de Lengua de Señas Argentina de la Asociación Mendocina de Intérpretes de Lengua de Señas Argentina define en su Art. 37: que “la persona que no sea intérprete y actúe, ocasionalmente en un acto de comunicación, será considerada como auxiliar oyente”. Este reconocimiento es útil para evaluar la red de apoyo y las posibles situaciones de vulnerabilidad del paciente, por ejemplo si llegó al laboratorio en el transporte público o si necesitó que el auxiliar oyente lo llevara.

Pacientes con discapacidad visual

Los pacientes que no ven pueden comprender y emitir mensajes orales, pero no pueden entender los mismos textos escritos e imágenes planas que los pacientes sin discapacidad.

Al cuantificar la agudeza visual y el campo visual, se puede distinguir entre:

- Ceguera total: es la ausencia total de visión. Si se percibe luz, no es útil para la orientación.
- Ceguera parcial: hay percepciones útiles para la orientación (luz, bultos, colores).
- Deficiencia visual severa: percibe volúmenes, colores, objetos y caracteres impresos a pocos centímetros con ayudas ópticas.
- Deficiencia visual moderada: percibe objetos y caracteres impresos a pocos centímetros. No requiere ayudas ópticas.

Las personas ciegas o con discapacidad visual necesitan instrucción formal para la autonomía personal, que implica orientación y movilidad (OyM) y habilidades de vida diaria (HVD). El Estado debe garantizar un entorno accesible.

La tiflotecnología es el conjunto de técnicas, conocimientos y recursos para dar a los discapacitados visuales medios oportunos de acceso a la tecnología, por ejemplo a través de la ampliación de caracteres. En el futuro la tecnología general debería incorporar los principios de “diseño para todos” y “accesibilidad universal” para garantizar la inclusión.

El sistema braille es un código de lectoescritura aplicable a distintos idiomas. El sistema Braille utiliza 6 puntos en relieve que se perciben con el tacto. También existe un Braille computarizado de 8 puntos que permite formar una mayor cantidad de símbolos útiles en informática y música.

En Braille no hay subrayados, negritas, cuadros ni tablas. Los textos en Braille ocupan más espacio que los textos en tinta, por eso se creó un sistema de escritura abreviada denominado Braille II. La lectura en Braille es más lenta que la lectura en tinta. De acuerdo con el uso y trato que reciba u texto en Braille, los puntos pueden desgastarse progresivamente. Los textos en Braille no deben apilarse y en lo posible se debe almacenarlos en vertical.

La escritura en Sistema Braille puede ser a mano (con pauta y punzón) o a máquina de Perkins. La línea Braille es un sistema electrónico que permite la lectura en Braille del texto que está en la pantalla de la computadora. Jaws es un software lector de pantalla que permite a la persona con ceguera o sordo ceguera acceder a la información de la computadora mediante voz o braille. En los anotadores parlantes se entra información en Braille y sale en voz (Braille n Speak, PAC MATE, etc.). Las impresoras Braille se usan con las computadoras.

Durante la realización de este trabajo se contactó por correo electrónico a la Editora Nacional Braille, un organismo del Estado Nacional con sede en la Ciudad de Buenos Aires. Informaron que están disponibles para imprimir en papel instrucciones en Braille para producir muestras a entregar a laboratorios de análisis clínicos. No es necesario que la impresión sea solicitada por un discapacitado, aceptan solicitudes de instituciones educativas públicas. Requieren que la institución envíe el material a imprimir, incluyendo el diseño de una tapa que debe incluir el logo de la Editora y la leyenda de que es material de difusión gratuita.

Pacientes con sordo ceguera

En la sordo ceguera hay pérdida visual y auditiva. El tacto es el canal de información (ej.: comunicación a través de vibración, sistema Braille). El “Interpreter/Translator Handbook” de Kansas denomina “interpretación táctil” a la colocación de las manos del sordo-ciego sobre las del intérprete. La Ley 27420 de diciembre de 2017 adoptó el uso del bastón del rojo y blanco en todo el territorio de la República Argentina como instrumento de orientación y movilidad para las personas con sordoceguera.

Pacientes con discapacidad auditiva

Las siguientes definiciones provienen del “Manual práctico para intérpretes de Lengua de Señas Ecuatoriana”:

La sordera es la dificultad o imposibilidad de usar el sentido del oído debido a una pérdida de la capacidad auditiva parcial o total, la cual puede afectar a uno o ambos oídos (unilateral o bilateral). La pérdida de la audición puede aparecer a cualquier edad y varias pueden ser las causas, entre ellas: genéticas, congénitas, infecciosas, ocupacionales, traumáticas, tóxicas, envejecimiento y otras.

Según en el momento de adquisición, las sorderas pueden ser de dos tipos:

- Sordera prelocutiva: Se refiere a la pérdida auditiva que está presente antes de que se haya desarrollado el lenguaje, es decir antes de los primeros tres años de vida.
- Sordera postlocutiva: Hace referencia a personas que adquirieron la sordera luego del desarrollo del lenguaje oral.

La unidad de medida que se emplea para determinar cuánto oye una persona es el decibel (dB). Según su nivel, la pérdida auditiva se clasifica en:

- Pérdida leve: el umbral de audición está entre 21 y 40 dB.
- Pérdida moderada: la pérdida auditiva se encuentra entre 41 y 70 dB.
- Pérdida severa: la pérdida auditiva está entre los 71 y 90 dB.
- Pérdida profunda: en este caso la pérdida auditiva está entre 91 y 120 dB.
- Cofosis: es la pérdida total.

Según la Federación Nacional de Sordos de Ecuador, “la persona Sorda se define ante todo como un ser visual que incorpora el lenguaje apoyándose en la visión (señas, grafía, lectura de labios, dactilología) y que se vale de distintos códigos para almacenar la información en su memoria (códigos fonológicos, manual kinestésicos, viso espaciales, etc.)”.

Yarza “considera Sordo a aquella persona en la que “la visión se convierte en el principal lazo con el mundo y en el principal canal de comunicación” (Ministerio de Educación y Cultura, 1992, 1: 8-9)”.Yarza explica que “los Sordos, al no poder adquirir en forma natural la lengua mayoritaria por su modalidad auditivo vocal, crean como colectivo un sistema lingüístico alternativo, que cumple con todos los requisitos para ser considerado una lengua y para el que están habilitados por su modalidad viso-gestual: las lenguas de señas (LLSS).”

Según Yarza “Las personas Sordas tienen pautas de interacción social propias (…) Es habitual que, cuando desean llamar la atención de alguien, le toquen el brazo, el hombro o la rodilla. También agitar la mano a la altura de los ojos del que está hablando para cortarlo y tomar la palabra. Situación que no sólo depende de que los hablantes sean Sordos sino de que la lengua que se esté utilizando sea de señas. Así lo demuestran las filmaciones realizadas durante el trabajo de campo de esta investigación en donde los informantes llaman la atención utilizando normas propias de la comunidad Sorda. En el caso de que el grupo sea numeroso o la persona a quien quieren llamar no está a su alcance entonces, es frecuente encender y apagar luces. Otra forma es si están sentados alrededor de una mesa, es lícito golpearla para producir vibraciones y así captar la atención.”

Los pacientes sordos e hipoacúsicos tienen necesidades comunicativas especiales para recibir y emitir mensajes orales. A veces utilizan lengua de señas y comprenden algunos mensajes leyendo labios. No se encontraron estudios específicos acerca de la capacidad de estos pacientes de entender mensajes en lengua escrita (señalización de los establecimientos de salud, instrucciones escritas para la producción y entrega de muestras). Según Yarza, la cantidad de personas con sordera en Argentina es “unas 70.000, según la Encuesta Nacional de Discapacidad (2004), de las cuales se estima que el 90% son analfabetos funcionales. Cabe destacar que la Federación Mundial de Sordos (WDF, por sus siglas en inglés) registró similar porcentaje en el 2009 en una encuesta realizada en casi 100 países”.

El Plan Nacional contra la Discriminación de 2005 reconoce a la Lengua de Señas Argentina o LSA como lengua natural de la comunidad sorda argentina. Según Yarza, una lengua de señas es “la primera lengua (L1) de las personas Sordas -y desde una visión antropológica de la sordera que los considera bilingües- la lengua escrita funciona como su segunda lengua (L2) (…) Los Sordos pueden aprender la lengua escrita que usa la sociedad en la que están integrados a pesar de que no es la escritura de su lengua natural (…) Cabe decir aquí que si bien sostenemos la estrecha relación entre español hablado y español escrito, esto no significa que para aprender el segundo sea necesario saber el primero. Puesto que se trata de la misma lengua en dos modalidades pudiéndose aprender una sola de ellas, incluso una sola de las habilidades: se puede leer una lengua, sin haber desarrollado la habilidad de escribirla.” Para Yarza “el aprendizaje del español escrito debe estar mediado por la lengua de señas y no por el español hablado (…) Son muchos los investigadores que señalan la falta de formación en LSA de los docentes y que denuncian el uso de español señado, sistema no lingüístico que acarrea graves consecuencias en el desarrollo cognitivo y emocional de los Sordos como lo demostraron Marmor y Petitto (1979) en una investigación pionera.”

Según Yarza, “los hablantes de una lengua ágrafa presentan dificultades para aprender la escritura de otra lengua. Por ejemplo, en el caso de la comunidad Sorda, el gran obstáculo que les presenta el uso de artículos, preposiciones y desinencias verbales, tan presentes en el español (Conrad, 1979; Caselli y otros, 1992, Herrera, 2005). Esto sucedería porque en estos casos parece que no es posible realizar una conexión directa entre la LSA y el español. En contraposición, hay otras categorías gramaticales que sí utilizan, por ejemplo: sustantivos, verbos en infinitivo, adjetivos (Conrad, 1979; Caselli y otros, 1992, Herrera, 2005), palabras en las que posiblemente encuentran cierta conexión con su L1 (…)”

¿Un mismo mensaje para pacientes analfabetos y pacientes con español limitado?

Los mensajes escritos se usan en la señalización y el sitio web de los laboratorios, en las instrucciones para la producción y entrega de muestras, y en los consentimientos (HIV). Las imágenes se usan con menos frecuencia que los textos escritos, tienen una función complementaria. Son útiles para que el paciente ubique rápidamente el laboratorio cuando se muestra su fachada en el sitio web. También pueden facilitar la comprensión de instrucciones escritas, por ejemplo para urocultivo o coprocultivo, si se indica con una flecha hacia donde mover el producto de higiene.

Un pictograma es un dibujo sencillo que representa un objeto real o un significado. Los laboratorios de análisis clínicos utilizan pictogramas para señalizar los baños y prohibir fumar. Los pictogramas pueden ser comprendidos por muchas personas independientemente del idioma que ellas sepan, incluso se aspira a que los entiendan niños pequeños que aún no leen ni escriben. Existen pictogramas para expresar ideas medianamente complejas, como cuánto dolor siente un paciente internado o qué medidas de aislamiento le corresponden. Desde el año 2003 un grupo de universidades de Estados Unidos de América junto al Programa Hablamos Juntos diseñó al menos 56 “símbolos universales” para la salud que ayudan al paciente a encontrar lugares determinados. Hay empresas que producen tarjetas con dibujos y texto en varios idiomas. Los temas de las mismas pueden ser útiles para profesionales de enfermería y cuidadores de internación domiciliaria, ya que se relacionan con la alimentación, la recreación, el hogar, etc. Si bien tal vez algunas de esas tarjetas puedan tener alguna aplicación en el laboratorio, no hay en el mercado un conjunto de tarjetas diseñadas específicamente para el laboratorio de análisis clínicos. En mi opinión inventar pictogramas para todos los mensajes que un paciente debe emitir y recibir es utópico. No es realista prescindir absolutamente de los mensaje verbales (orales y escritos) y de los gestos y señas. Incluso las lenguas que utilizan pictogramas (como los caracteres hanzi del chino mandarín para “persona” o “boca”) también emplean símbolos más complejos en los que una parte del caracter aporta el elemento fonético y otro el significado. En idiomas como el japonés, los caracteres chinos llegan a modificarse al punto de crearse 2 alfabetos con usos específicos para cada uno.

¿Qué necesito que el paciente haga? ¿Puedo mostrarle la imagen que ilustra el mismo texto del que aprendí a sacar sangre y lograr que extienda el brazo? ¿Alcanza para que el paciente no se mueva? ¿Alcanza para que el paciente se retire caminando?

¿Mostrar imágenes de frascos tapados y secos por fuera alcanza para que el paciente traiga su orina luego de cerrar y secar el frasco? ¿Es necesario agregar una imagen más para que el paciente ponga el frasco cerrado y secado dentro de la caja de cartón en la que se le entregó el frasco?

El paciente necesita saber su resultado. ¿Alcanza señalar un día en un calendario para que vuelva al laboratorio a retirarlo? Si puede retirar su resultado presentando su documento, ¿alcanza una imagen de un DNI verde para que el paciente se presente con un DNI tarjeta o un Pasaporte?

¿Si creo formas con relieve para todo eso evitaré el reuso de material descartable y disminuiré los residuos? ¿Cómo procesaré el material descartable para que sea seguro que el paciente lo toque?

¿Qué sonidos logran lo mismo que la imagen? ¿Escuchaste el cierre del frasco? ¿Escuchaste al paciente apretarse el brazo?

Este texto no responde esas preguntas.

Pacientes con español limitado

Los hablantes de otras lenguas tienen una capacidad nula o limitada de comprender y emitir mensajes en español. Es posible que tengan un lenguaje corporal diferente al nuestro. Los analfabetos tienen un español escrito limitado.

La falta de atención suficiente a las necesidades comunicativas especiales puede violar los principios bioéticos de beneficencia y no maleficencia. Existen descripciones de atenciones que causaron errores de diagnóstico, incapacidad permanente y hasta muertes de pacientes pertenecientes a minorías lingüísticas. Una noticia no verificada es que en el año 2008 María Guevara, embarazada de 3 meses, realizó una consulta en un hospital de Los Ángeles (California). Fue atendida en inglés por un médico y respondió “yes” a una pregunta que no entendió. El médico le dio una receta y ella creyó que era para comprimidos prenatales, pero era un medicamento abortivo. Luego de ingerirlo, la paciente reingresó al hospital con dolor y sangrado. Su embarazo fue interrumpido, pero esa nunca fue su voluntad.

Teniendo en cuenta las multitudinarias movilizaciones a favor y en contra de la legalización del aborto que se realizaron en Argentina recientemente, además del rol del laboratorio de análisis clínicos en el diagnóstico y control del embarazo, es oportuno pensar cómo asegurar que las pacientes no sean víctimas de interrupciones involuntarias del embarazo de las que ni siquiera sean informadas. Una forma es escribir “posible embarazo” en las observaciones correspondientes a HCG de una muestra válida en la que los analitos no estén diluidos por sobre hidratación.

El plan de estudios de la Tecnicatura Superior en Análisis Clínicos no aspira a formar profesionales multilingües capaces de atender pacientes en una lengua extranjera. En las materias Inglés e Inglés Técnico se aprende principalmente lecto-comprensión. La Universidad de Buenos Aires ofrece cursos arancelados de varios idiomas, incluso de lenguas indígenas. Si bien la Ciudad Autónoma de Buenos Aires ofrece cursos gratuitos de algunos idiomas a través de sus Centros de Formación Profesional y de las actividades de extensión del profesorado, es importante destacar la falta de cursos avanzados destinados específicamente al personal de la salud. Abundan los cursos generales de inglés, francés, portugués, e italiano. Hay poca oferta de árabe y ruso. Además, ni siquiera hay una oferta pública y gratuita de cursos de idiomas como el gitano y el koreano, que tal vez serían útiles para atender habitantes de los barrios de Floresta y Flores que no cuentan con un hospital de comunidad. Esas zonas de la Ciudad y Liniers recibieron en los últimos años una gran cantidad de migrantes africanos, en su mayoría varones jóvenes de raza negra que sabían poco español. Si bien dejó de vérselos en grandes cantidades en 2018, su presencia evidenció la baja coordinación existente entre las políticas migratorias de la República Argentina y las políticas educativas y lingüísticas para los estudiantes de carreras de salud.

En Argentina los empleadores raramente contribuyen económicamente o cediendo tiempo para la capacitación en lenguas extranjeras de su personal. Durante la realización de este trabajo no se encontraron en la Ciudad de Buenos Aires establecimientos certificados para una atención multilingüe, capaz de atender en inglés, alemán, italiano o hebreo por ejemplo. El Consulado de los Estados Unidos de América publica listados de médicos que atienden en lengua extranjera, pero no menciona laboratorios.

A veces puede ser tentador usar traductores automáticos on-line para el autoaprendizaje de lenguas extranjeras. Pero antes de aprender de una traducción o interpretación determinada, es importante verificar su calidad.

Los conocimientos de lengua inglesa pueden comprobarse con exámenes como el First Certificate (nivel intermedio), CPE (nivel alto) o el TOEFL (multinivel, niveles de corte de acuerdo a la nota obtenida). Más difícil es comprobar la multiculturalidad. En el caso de los países del caribe, se destaca el examen de Caribbean Studies administrado como parte de los exámenes CAPE. Sin embargo, a diferencia de los exámenes de lengua inglesa antes mencionados, los CAPE no se ofrecen todos los años en Argentina. Un ejemplo de conocimiento cultural relevante al laboratorio es la alimentación. Si un paciente comió una “torta de navidad del caribe” o una “torta negra”, el laboratorio necesitará saber que eso es una torta de alcohol y frutas sin fecha de vencimiento.

En el contexto educativo descripto no es realista la atención multilingüe masiva (con comprensión y producción oral y escrita a un nivel comparable al de un hablante nativo), por lo que es importante ser conscientes de las limitaciones de la intercomprensión y de la transcripción, saber cómo encontrar traductores e intérpretes y trabajar con ellos.

La transcripción

La transcripción de mensajes orales puede auxiliar la compresión de los mismos por parte de personas que no hablan español pero desean integrarse a la cultura hispana.

Si bien los interpretes pueden tomar notas, las mismas son su ayuda-memoria, no son una transcripción para el cliente. Algunos traductores e intérpretes profesionales ofrecen servicios de transcripción de productos audiovisuales, pero no necesariamente de diálogos durante la atención al paciente del laboratorio. En cambio, un mismo traductor automático puede proveer simultáneamente varios servicios cuya calidad debe evaluarse separadamente. GoogleTranslate puede reconocer un texto oral y mostrarlo escrito.

Cuando una persona no tiene capacidad auditiva para entender lo hablado ni siquiera con amplificación, es posible que le ofrezcan un dispositivo electrónico para comunicación de texto a través de un teléfono (TDD, TTY, TDD y TT).

La intercomprensión

Dos lenguas o variedades de una lengua son mutuamente inteligibles si sus hablantes pueden entenderse entre sí, ya sea en su forma escrita u oral, sin tener estudios previos de la lengua o variedad ajena. Existen distintos grados o porcentajes de inteligibilidad. Una lengua puede estar históricamente relacionada a otra y haber incorporado algunas palabras de ella sin que haya inteligibilidad. Esto ocurre entre el español y el árabe, ej.: “valija”, “camisa”, “aceituna”, etc.

La intercompresión “es la forma de comunicación en la que cada persona se expresa en su propia lengua y comprende la de sus interlocutores”. El enfoque didáctico en la intercomprensión desarrolla las competencias de recepción (leer, escuchar) mientras posterga las de producción (hablar, escribir).

La intercomprensión aprovecha las similitudes entre lenguas que pertenecen a una misma familia lingüística. La española y la portuguesa son lenguas romance, por lo que entre ellas hay similitudes (“transparencias”) léxicas, morfológicas y de construcciones sintácticas, además de semejanzas culturales. De las lenguas germánicas, la inglesa es la más similar a las lenguas romance. Sin embargo, para los hablantes de español hay numerosos “falsos amigos” cuando intentan intercomprender tanto el portugués como el inglés. Los falsos amigos o falsos cognatos son términos que se escriben en forma similar en los dos idiomas (son parónimos), pero tienen significados diferentes. “Actually”, por ejemplo, significa “en realidad”, ya que el equivalente inglés de “actualmente” es “currently”. La frase en portugués “Meu sobrenome é Rosa” significa “Mi apellido es Rosa”. “No inverno há que estar sempre muito bem agasalhado” significa “ En el invierno hay que estar siempre muy bien abrigado”. “Los españoles se acuestan después de la comida a dormir una siesta” se escribe “Os espanhóis deitam depois do almoço para tirar um cochilo”.

Debemos recordar que el laboratorio se comunica con el paciente para obtener muestras analíticamente válidas (si fuera necesario con el consentimiento escrito correspondiente) y para entregar resultados. Los proyectos de intercomprensión existentes fueron creados con otros objetivos, por lo que no existen garantías de que a través de la intercomprensión siempre se pueda brindar al paciente hablante de una lengua extranjera una atención de la salud igual a la recibida por pacientes sin necesidades comunicativas especiales.

41 de 41 páginas

Detalles

Título
Uso de traductores e intérpretes en la atención al paciente del laboratorio de análisis clínicos
Curso
Análisis Clínicos
Autor
Año
2019
Páginas
41
No. de catálogo
V492160
Idioma
Español
Notas
El objetivo de este trabajo es informar acerca de los recursos disponibles para atender a pacientes con necesidades comunicativas especiales, de modo que no se los discrimine al emitir y recibir mensajes necesarios para obtener una muestra analíticamente válida y entregarles los resultados. Se realizará una introducción a la traductología y a la evaluación de la calidad de la traducción e interpretación. Se describirá brevemente la formación de los traductores e intérpretes profesionales y se mencionarán formas de contactarlos.
Citar trabajo
Paula Benvenutto (Autor), 2019, Uso de traductores e intérpretes en la atención al paciente del laboratorio de análisis clínicos, Múnich, GRIN Verlag, https://www.grin.com/document/492160

Comentarios

  • No hay comentarios todavía.
Leer eBook
Título: Uso de traductores e intérpretes en la atención al paciente del laboratorio de análisis clínicos


Cargar textos

Sus trabajos académicos / tesis:

- Publicación como eBook y libro impreso
- Honorarios altos para las ventas
- Totalmente gratuito y con ISBN
- Le llevará solo 5 minutos
- Cada trabajo encuentra lectores

Así es como funciona