El Internet de las cosas


Ensayo, 2019
41 Páginas

Extracto

Resumen:

El Internet de las cosas (IoT, por sus siglas en inglés) es un sistema de dispositivos interrelacionados que tienen la capacidad de transferir datos a través de una red, sin la participación de humano a humano o humano a computadora, es de gran importancia ya que se extiende hacia objetos, sensores y artículos del uso diario del cual no todo se consideran con las computadoras, esto se está convirtiendo en una gran evolución que se centra más en las personas, además de que haya la capacidad de combinar datos con personas, procesos y objetos, para lograr todo eso definitivamente pasa por avanzadas comunicaciones y procesos analíticos que ponen en marcha la facilidad de vida de las personas, el objetivo principal del Internet de las cosas es que esté presente en todo, no únicamente en dispositivos, máquinas y objetos sino también en contadores de consumo que hay en los hogares (agua y luz), en rincones que no tienen el uso de ella, que sea explorable, que vaya creciendo más y más. Por ello, están las “ciudades inteligentes” que tienen grandes campos de aplicación el cual son muchos y variados, es necesario recalcar que un punto importante del Internet de las cosas es que se requieren de habilidades y conocimientos (tecnológicos, matemáticos), ya que con ello se pueden llegar a presentar nuevas oportunidades de trabajo y se crearán actividades de este sector, esto conlleva a retos y/o oportunidades ya sean pequeños o grandes y podrían verse afectados porque no perjudicaría a uno sino a miles o millones de usuarios y de dispositivos del Internet de las cosas, pero sí se logra todo de manera positiva habrá beneficios, seguridad y privacidad para cada uno de los pobladores, el Internet de las cosas cambiará las vidas de forma radical y las hará mejores.

El Internet es participe de distintas maneras, una de ellas el cual se ha manejado desde hace muchos años, son los algoritmos que operan desde la tarea más mínima que puede ser llevada a cabo en equipos de cómputo, celulares, SMART TV, entre otros. También están los algoritmos con una gran complejidad, en esta parte ya entra lo que son las grandes industrias y empresas con manufactura.

Palabras clave: Personas, Objetos, Internet de las cosas, Algoritmos y Máquinas.

Abstract:

The Internet of Things (IoT) is a system of interrelated devices that have the ability to transfer data over a network, without the participation of human to human or human to computer, it is of great importance since that extends to objects, sensors and articles of daily use of which not everything is considered with computers, this is becoming a great evolution that focuses more on people, in addition to the ability to combine data with people, processes and objects, to achieve all that definitely goes through advanced communications and analytical processes that launch the ease of life of people, the main objective of the Internet of things is that it is present in everything, not only in devices, machines and objects but also in consumption counters that are in homes (water and electricity), in corners that do not have the use of it, that is explorable, that grows more and more. Therefore, there are the "smart cities" that have large fields of application which are many and varied, it is necessary to emphasize that an important point of the Internet of things is that skills and knowledge (technological, mathematical) are required, since with this, new job opportunities can be presented and activities in this sector will be created, this leads to challenges and / or opportunities whether small or large and could be affected because it would not harm one but thousands or millions of users and Internet of things devices, but if everything is achieved in a positive way there will be benefits, security and privacy for each of the residents, the Internet of things will change lives radically and make them better.

The Internet is participating in different ways, one of which has been handled for many years, are the algorithms that operate from the smallest task that can be carried out in computer equipment, cell phones, SMART TV, among others. There are also algorithms with great complexity, this part already includes what are the big industries and manufacturing companies.

Keywords: People, Objects, Internet of things, Algorithms and Machines.

1. Internet de las cosas.

Se entiende por el Internet de las cosas a la facilitación que puede tener el usuario, es decir, un mejor acceso y/o servicio que se ocupa hoy en día dependiendo sea el caso. Eso significa que hay un beneficio para todo público en general, pero en especial a los que hacen un uso de ella (niños, jóvenes, adultos), se crea una conectividad, eso significa que debe de haber una compatibilidad, por medio de un programa.

“El Internet de las Cosas introduce un cambio radical en la calidad de vida de las personas, ofreciendo una gran cantidad de nuevas oportunidades de acceso a datos, servicios específicos en la educación, en seguridad, asistencia sanitaria o en el transporte, entre otros campos”. (Salazar y Silvestre, 2016, p.7).

El Internet de las cosas da muchas ventajas, mejoras, seguimientos, optimizaciones, etc. con ello se puede crear nuevas interconexiones de dispositivos y con eso se logra obtener una gran exploración que se puede hacer desde el hogar teniendo las herramientas necesarias e incluso poderlo llevar a una empresa y/o negocio.

“La IoT trae beneficios de mejora de la gestión y el seguimiento de los activos y de los productos, aumenta la cantidad de datos de información y permite la optimización de equipos ofrece la oportunidad de crear nuevos dispositivos interconectados inteligentes y explorar nuevos modelos de negocio”. (Salazar y Silvestre, 2016, p. 7 - 8).

El Internet de las cosas puede tener muchas aplicaciones y objetivos, un claro ejemplo sería la computación en la nube, como el autor Salazar y Silvestre (2016) lo mencionan: “La computación en la nube es un modelo para permitir el acceso a un conjunto compartido de recursos informáticos configurables, permitiendo a los usuarios beneficiarse de todas las tecnologías existentes, sin necesidad de profundos conocimientos o experiencia”. (p.17).

Hay varias aplicaciones y servicios que se puede obtener en los campos de la actividad humana, eso significa que habrá una mejor calidad con el paso de los años para obtener nuevas aplicaciones y servicios Hay distintas maneras de aplicar el Internet de las cosas, ya sea en edificios, ciudades, medios de transporte, educación, salud, agricultura y medio ambiente, fabricación y compras, así como lo explican los autores Salazar y Silvestre (2016): “El número de aplicaciones y servicios que pueden proporcionar es prácticamente ilimitado y se puede adaptar a muchos campos de la actividad humana, facilitando y mejorando su calidad de vida en múltiples formas”. (p. 19).

La energía es lo más importante en esto, porque es la potencia que puede brindar a las aplicaciones y esto hace que aumente la eficiencia de los sistemas, dará solución a las necesidades que se irán presentando. Esta aplicación ofrece alta densidad de potencia una vez que se obtenga se permitirá el hacer diseños con ayuda de sensores.

“Las tecnologías de almacenamiento de energía y de potencia son claves para el despliegue de aplicaciones de la IoT. Además, la integración de sistemas aumentará la eficiencia de los sistemas actuales y así proporcionará varias soluciones para las necesidades futuras”. (Salazar y Silvestre, 2016, p. 23).

Los sensores son los pilares constructivos del Internet de las cosas porque se obtiene la clave sobre su entorno, esto significa que tiene una mayor implementación en todas, los sensores obtienen su inteligencia por varias redes para dar informes.

“Los sensores poseen la ventaja clave de poder anticiparse a las necesidades humanas en base a la información recopilada sobre su entorno. Su inteligencia multiplicada por numerosas redes les permite no sólo informar sobre el entorno, sino también tomar medidas sin la intervención humana”. (Salazar y Silvestre, 2016, p. 24).

Por otra parte, la comunicación tiene la función para que distintos dispositivos puedan comunicarse, un claro ejemplo son las antenas que están conformados por un chip y que tiene como participación optimizar y ser eficientes.

“Las nuevas antenas inteligentes multi-banda, integradas en el propio chip y hechas de materiales nuevos son los medios de comunicación que permitirán a los dispositivos comunicarse. Estas antenas deben ser optimizadas en tamaño, coste y eficiencia, y pueden ser de diversos tipos, como una bobina, una antena impresa, una antena embebida o una antena múltiple utilizando diferentes sustratos y estructuras 3D”. (Salazar y Silvestre, 2016, p. 26).

Los estándares representan el éxito que tendrán en la comunicación, existen varias formas de obtención aquí no importa en la forma que se obtenga sino la más rápida en todo lugar, eso quiere decir que debe de haber una integración de sistemas y redes, pero eso no significa que entre más rápido sea menor el trabajo (proceso), es decir, habrá diferentes obstáculos el cual se impida la rapidez y eficacia.

“Los dispositivos IoT son muy diversos y miden diferentes parámetros y con diferentes convenciones y unidades de medida. Aunque los protocolos en propiedad siguen compitiendo, es probable que los estándares de código abierto serán una de las formas de obtener estos datos para interoperar”. (Salazar y Silvestre, 2016, p. 28).

El Internet de las cosas se caracteriza como la próxima gran transformación en la evolución del Internet, su expansión va más allá de la comunicación de las personas o entre las mismas personas y el contenido digital, que ahora se extiende deliberadamente a miles de millones de objetos cotidianos, como lo explica el autor Barrios (2018): “El «Internet de las Cosas» (Internet of Things, habitualmente referido por sus siglas inglesas IoT), también denominado por algunos «Internet de los Objetos» (IO) es un supraconcepto que caracteriza la próxima gran transformación en la evolución de Internet”. (p. 13).

Hay preocupaciones por parte del usuario hacia al Internet de las cosas son por distintas razones, existe lo que se llama tráfico del Internet eso quiere decir a que se debe por la conexión de objetos y no de las personas, eso significa que son grandes gastos económicos que va de los millones a los billones de euros, pero aparte de los gastos se presentan retos sobre la intimidad-privacidad y sobre la seguridad humana.

“La atención a este fenómeno es urgente por muchas razones. La mayor parte del tráfico actual de Internet ya es originado por la interconexión de los objetos, no de las personas, y las proyecciones globales del impacto económico del IoT son potencialmente de once billones de euros para 2025 2. También es apremiante porque la expansión de Internet en objetos cotidianos utilizados por las personas crea retos de interés público sin precedentes sobre cómo también transformará la intimidad-privacidad y la seguridad humana (incluyendo la ciberseguridad)”. (Barrios, 2018, p. 13).

El Internet de las cosas no está presente únicamente en el hogar, también se encuentra en las áreas industriales, unos ejemplos serían de industria que dependen de la ayuda de los sensores que están conectados digitalmente, empresas que utilizan un patrón de seguimiento, en sistemas donde se presentan las motorizaciones, diagnósticos y tratamientos conectados en la red. El Internet de las cosas es participe de toda la vida humana habida y por haber tanto en el área manufacturera como en las administraciones locales, en sectores económicos.

“En efecto, la gran mayoría de usos del IoT se encuentran en casi todos los sectores industriales. Las suministradoras de gas y petróleo por ejemplo dependen de sensores de energía interconectados digitalmente. Las empresas de transporte y navegación utilizan tecnologías de IoT para el seguimiento de vehículos y paquetes. Los sistemas médicos se basan cada vez más en dispositivos de monitorización, diagnóstico y tratamiento conectados a Internet. Las empresas manufactureras emplean sistemas IoT para gestionar el manejo de materiales, la optimización de inventarios y la conexión de sistemas robóticos”. (Barrios, 2018, p. 14).

Al Internet de las cosas está siendo llamada como la “cuarta revolución industrial”, porque se presenta junto con la inteligencia artificial, la robótica, la impresión 3D y 4D, la nanotecnología, la biotecnología o la ciencia de los materiales, como lo explica el autor Barrios (2018): “El IoT ha sido llamado por voces cualificadas a ser uno de los agentes de la «cuarta revolución industrial»”. (p.18).

Aparte de las aplicaciones con las que cuenta el Internet de las cosas, en el siguiente aspecto trata de la seguridad el cual da de qué hablar, se debe de garantizar la seguridad porque el Internet de las cosas es de suma importancia y se debe de tener como gran prioridad de protegerla. En el caso de dispositivos que son pocos seguros son vulnerables a los ataques cibernéticos el cual va desde un uso mal debido hasta el robo de identidad y esto conlleva que es un acto sumamente inadecuado, en contraste con lo anterior se lleva a cabo un trabajo por parte de los desarrolladores que van implementando mayor seguridad para que así los usuarios de dispositivos y sistemas se sientan seguros, que no sean expuestos y no ocasionar daños potenciales.

“Si bien en el contexto de la tecnología de la información las consideraciones de seguridad no son nuevas, los atributos de muchas implementaciones de la IoT presentan desafíos de seguridad nuevos y únicos. Hacer frente a estos desafíos y garantizar la seguridad en los productos y servicios de la IoT debe ser una prioridad fundamental”. (Rose y otros, 2015, p. 6).

Los usuarios del Internet de las cosas siempre han tenido dudas e inquietudes en cuanto la seguridad del uso de la red, pero se debe de tener una gran cantidad de confianza tanto en las aplicaciones como en los dispositivos que son usados, ¿por qué?, simple, porque se debe de pensar que todos estos factores que son utilizados son lo suficientemente seguros como para realizar cualquier actividad que se desea. En consecuencia, sí los usuarios no creen que sus dispositivos se encuentran seguros por el mal uso o daño que se agregue se va perdiendo el grado de confianza y eso provoca que haya una renuencia en la red.

“Como usuarios de Internet, tenemos que tener un alto grado de confianza en que Internet, sus aplicaciones y los dispositivos conectados a la red son lo suficientemente seguros como para realizar en línea toda la gama de actividades que deseamos en relación con la tolerancia al riesgo asociado con tales actividades. Si los usuarios no creen que los dispositivos que tienen conectados y su información están razonablemente seguros contra el mal uso o los daños”. (Rose y otros, 2015, p. 34).

Así mismo la privacidad es otro factor para el Internet de las cosas el cual es considerado el derecho y respeto hacia al usuario, en el caso de la seguridad que se mencionó con anterioridad tiene una semejanza con la privacidad lo cual es asegurar la confianza a sus usuarios en pocas palabras. Para una mejor privacidad se consideran las estrategias que se llevarán a cabo brindando una mayor innovación en las nuevas tecnologías y servicios que se vayan presentando en el futuro del Internet de las cosas.

“El potencial de la Internet de las Cosas depende de estrategias que respeten las opciones de privacidad individuales correspondientes a un amplio espectro de expectativas. Los flujos de datos y la especificidad que permiten los dispositivos de la IoT puede liberar un valor único e increíble para los usuarios, pero las preocupaciones con respecto a la privacidad y los potenciales daños podrían dificultar la adopción plena de la Internet de las Cosas”. (Rose y otros, 2015, p. 6).

Esto da beneficio a los usuarios de los dispositivos (propietarios), a los fabricantes y a los proveedores, la recopilación de datos es lo esencial en la parte de la privacidad, pero hay obstáculos que se interponen en el camino del usuario.

“Estos datos presumiblemente proporcionan un beneficio al propietario del dispositivo, pero muchas veces también benefician al fabricante o proveedor. La recopilación y el uso de los datos se convierte en una consideración de privacidad cuando las expectativas de privacidad de quienes son observados por los dispositivos de la IoT difieren de las de quienes recogerán y usarán estos datos”. (Rose y otros, 2015, p. 42).

En el caso de las cuestiones legales hace referencia hacia la estructura política y reglamentaria que están asociadas al Internet de las cosas que son de amplio alcance y de rápido ritmo con el que cambia la tecnología, como lo afirma Rose y otros (2015): “El uso de dispositivos de la IoT plantea nuevas cuestiones reglamentarias y legales y también amplifica los problemas legales que ya existen en torno a Internet. Estas cuestiones son de amplio alcance”. (p. 6).

No es más que el almacenamiento de datos personales en una jurisdicción el cual son llevados a un proceso y transmitidos en otra jurisdicción en donde se presentan las leyes de protección de datos a condición de que no se presenta una negatividad, hay casos en donde los datos del Internet de las cosas pueden tener un uso indebido provocando que los usuarios sean potencialmente discriminados.

“Un conjunto de cuestiones tiene que ver con los flujos de datos transfronterizos, que se producen cuando los dispositivos de la IoT recogen datos personales en una jurisdicción y, para su procesamiento, los transmiten a otra jurisdicción donde las leyes de protección de datos son diferentes”. (Rose y otros, 2015, p. 7).

Es importante el saber cómo son las conexiones que maneja el Internet de las cosas, el cual va de dispositivo a dispositivo, dispositivo a la nube, dispositivo a puerta de enlace. Estas son estrategias que son utilizadas en los diversos dispositivos que se cuentan los usuarios, esto sale con una gran beneficencia ya que mejoran en la innovación y se obtiene un crecimiento comercial.

“Desde el punto de vista del usuario en general, estos modelos de comunicación sirven para ilustrar la capacidad de agregar valor que tienen los dispositivos conectados en red. Al permitir que el usuario logre un mejor acceso a un dispositivo de la IoT y a sus datos, el valor global del dispositivo aumenta”. (Rose y otros, 2015, p. 24).

La comunicación de dispositivo a dispositivo es la conexión entre dos o más dispositivos que se comunican a través de un servidor de aplicaciones, estos están a través de una red, pero se utilizan protocolos para llevarlo a cabo, como lo explica Rose y otros (2015): “El modelo de comunicación dispositivo a dispositivo representa dos o más dispositivos que se conectan y se comunican directamente entre sí y no a través de un servidor de aplicaciones intermediario”. (p. 19).

La comunicación de dispositivo a la nube es la conexión a un servidor de la nube, es decir, un proveedor de servicio de aplicaciones para intercambiar datos y controlar el tráfico de mensajes, esto se puede hacer gracias a conexiones Wi-Fi, como lo explica Rose y otros (2015): “En un modelo de comunicación de dispositivo a la nube, el dispositivo de la IoT se conecta directamente a un servicio en la nube, como por ejemplo un proveedor de servicios de aplicaciones(p. 20).

La comunicación de dispositivo a puerta de enlace son los dispositivos del Internet de las cosas se conectan a través de un servicio llamado ALG, en pocas palabras, es una forma de llegar a la nube. Eso significa que hay un software el cual actúa como una puerta del dispositivo a la nube y así provee seguridad y otras funciones como la traducción de protocolos o datos, así como lo explica Rose y otros (2015): “En el modelo dispositivo a puerta de enlace, o más generalmente el modelo dispositivo a puerta de enlace de capa de aplicación (ALG), el dispositivo de la IoT se conecta a través de un servicio ALG”. (p. 21).

Estas son las organizaciones y alianzas que están trabajando en Internet de las cosas.

Alliance for Internet of Things Innovation (AIOTI), AllSeen Alliance, European Telecommunications Standards Institute (ETSI), IEC 62443/ISA99, IEEE (including P2413), European Research Cluster (IERC), Internet Engineering Task Force (IETF), Industrial Internet Consortium (IIC), Foro de Gobernanza de Internet (IGF), Internet of Things Consortium, IP for Smart Objects Alliance (IPSO), ISO/IECJTC-1, Grupo de Interés Especial de ISOC sobre Alimentos, Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), Fundación MAPI, Manufacturers Alliance for Productivity and Innovation, OASIS, oneM2M, Online Trust Alliance, The Open Management Group, Open Web Application Security Project, Smart Grid Interoperability Panel y Thread Group.

“Una amplia variedad de organizaciones, alianzas y esfuerzos gubernamentales de todo el mundo están abordando cuestiones relacionadas con la Internet de las Cosas. La siguiente lista de fuentes de información adicionales no es en absoluto exhaustiva, sino que más bien pretende ser un punto de partida para una mayor investigación”. (Rose y otros, 2015, p. 78).

En el mundo cotidiano cada vez las personas interactúan más con los objetos que se pueden interconectar por medio del IoT, ya que por medio de este se está llevando a cabo la interconexión digital en el planeta y esto se debe al amplio conocimiento y desarrollo de nuevas tecnologías que han surgido a lo largo de la historia de la vida humana.

“Los objetos que forman parte de nuestra vida cotidiana siempre han generado gran cantidad de información, pero esa información estaba fuera de nuestro alcance. Con el IoT, pequeños sensores están siendo integrados en los objetos del mundo real y son instrumentos que proporcionan información de prácticamente todo lo que es posible medir. De esta manera, cada vez estamos más interconectados y las personas y objetos pueden interactuar de manera completamente distinta. Hoy día hay 1.000 millones de usuarios de Internet, 4.000 millones de personas con teléfono móvil y una lista interminable de objetos (coches, electrodomésticos, cámaras, etc.) conectados a Internet de una forma u otra10. A su alrededor, se construyen entornos «inteligentes» capaces de analizar, diagnosticar y ejecutar funciones, eliminando posibles errores humanos... para bien y para mal. Por ejemplo, una red eléctrica «inteligente» es capaz de detectar sobretensiones y de dirigir la electricidad por caminos alternativos para minimizar apagones. La duda es si estamos preparados para delegar este tipo de operaciones en procedimientos completamente automáticos”. (Horn, 2011, p.14).

Ya que se conectan a internet de una forma u otra y se obtiene mucha más información de la que existe, como lo explica el científico Horn (2011): “afirma en el libro future trends fórum, que el mundo está siendo instrumentado e interconectado, a la vez que se vuelve más inteligente” (p.14.)

El internet de las cosas (IoT), implica que todo puede ser un comportamiento monitorizado vigilado de una manera u otra a través del tiempo en el mundo el cual va a estar lleno de mucha y nueva información al alcance la cual está protegida por diversos métodos de seguridad, la rapidez y eficacia son base fundamental para que los datos puedan adquirir sabiduría para lograr el conocimiento optimo y lógico.

“Los expertos también están inmersos en el planteamiento de los algoritmos queden respuesta a un mundo ubicuo. La programación de los objetos para dotarlos de la habilidad de «comunicarse» resulta complicada, sobre todo teniendo en cuenta que deben interactuar con sistemas cada vez más diversos y autónomos. Gran parte del valor económico se centrará en los algoritmos que permitan la comunicación machine to machine y el desarrollo de servicios de software” (Horn, 2011, p.19).

Serviría mucho más eficiente la empresa en el caso de los costes, la protección medioambiental y los diversos tipos de tomas de decisiones por ello tiene mucho enfoque en la industria para optimizarlas aún más de lo que se ha estado haciendo también evita un arreglo constante en la planificación de las tareas de la industria.

“El IoT se ha aplicado a todo tipo de industrias, como la sanitaria, agrícola, logística o de suministros, permitiendo conectar todo tipo de máquinas para monitorizarlas y controlarlas de manera inteligente. Estas industrias han evolucionado en mayor o menor grado dentro del terreno del IoT, situándose en distintos niveles de la pirámide de Accenture explicada anteriormente. No obstante, el objetivo común de todas es el incremento en eficiencia, la reducción de costes, la mejora en la toma de decisiones, el ahorro energético y la protección medioambiental”. (Lalancette, 2011, p. 26).

El internet de las cosas se relaciona con todo un ecosistema de sistemas similares desde el año 2014, se vive una expansión terminológica en el ámbito de investigación y campos tradicionales en la cual se ha reclamado las redes inalámbricas para interconectar objetos cotidianos.

“Las redes de ordenadores no son Internet de las Cosas, aunque sean autónomas

Falsos dispositivos IoT: smartTV y similares

Casos dudosos: teléfonos móviles

La sensorización es la tecnología hardware imprescindible

RFID es una tecnología habilitadora muy importante

Se está produciendo cierta vuelta a los orígenes

Algunos sistemas que se habían considerado IoT se están escindiendo

Por ejemplo, Entornos Inteligentes

Los Entornos Inteligentes usan intranets privadas, el IoT la Internet pública

El gran desarrollo de esta línea de investigación coincide con el auge de RFID (la visión artificial o Bluetooth la han superado) Hoy en día se sigue usando en investigación de aplicaciones IoT no tecnológicas (educación especial o control de calidad, por ejemplo)” (Torres, 2017, p .5 y 7).

Se estima que en 2020 habrá más de 30.000 millones de dispositivos electrónicos conectados o funcionando por medio de internet, IoT avanzan de manera muy rápida en el mundo tecnológico ya que se actualiza diariamente e investiga las diversas necesidades a futuro.

“La firma EMC, empresa desarrolladora de software y sistemas para la administración y almacenamiento de información espera que en 2020 habrá unos 30.000 millones de dispositivos electrónicos conectados a internet. Aunque esta fecha queda aún muy lejana, Gartner, otra importante consultora y empresa de investigación de las tecnologías de la información, asegura que en 2016 habrá más de 6.400 millones de dispositivos conectados a la red.

Por tanto, hablamos de que el total de dispositivos conectados a la red duplicará el de usuarios reales. Steve Prentice (2014), vicepresidente de Gartner subraya: “El número de dispositivos inteligentes conectados a internet seguirá creciendo de manera exponencial, otorgando a las cosas inteligentes la capacidad de sentir, interpretar, comunicar y negociar, y efectivamente tener una voz digital” (Castro, 2016, p.7 y 9).

El impacto del Internet de las cosas será la conexión vía internet por medio de un dispositivo móvil el cual permitirá la interconexión de cosas, por lo cual el móvil será la central con la cual nos podremos conectar al reto del mundo e interactuaremos con diversos medios en el ámbito del desarrollo-comercialización-usuario, el cual decidirá si es útil para la persona en una sociedad.

[...]

Final del extracto de 41 páginas

Detalles

Título
El Internet de las cosas
Universidad
Instituto Tecnológico Superior de Tierra Blanca
Autor
Año
2019
Páginas
41
No. de catálogo
V510088
ISBN (Ebook)
9783346086891
Idioma
Español
Etiqueta
internet
Citar trabajo
Martín Damián Aragón Ortiz (Autor), 2019, El Internet de las cosas, Múnich, GRIN Verlag, https://www.grin.com/document/510088

Comentarios

  • No hay comentarios todavía.
Leer eBook
Título: El Internet de las cosas


Cargar textos

Sus trabajos académicos / tesis:

- Publicación como eBook y libro impreso
- Honorarios altos para las ventas
- Totalmente gratuito y con ISBN
- Le llevará solo 5 minutos
- Cada trabajo encuentra lectores

Así es como funciona