La poesía de Federico García Lorca. Representar una experiencia histórica homosexual


Tesis (Bachelor), 2019

31 Páginas


Extracto

Indice

1. Introduction

2. El Divan del Tamarit
2.1. Las gacelas y las casidas
2.2. El amor como sufrimiento en la Gacela I del amor imprevisto
2.3. La experiencia fisica en la Gacela XIIdel mercado matutino

3. Los Sonetos del amor oscuro
3.1. Origen, publication y lo ‘oscuro’
3.2. Anâlisis del Soneto de laguirnalda de rosas

4. Conclusion

5. Bibliografia

1. Introduction

Federico Garcia Lorca es uno de los escritores mâs conocidos de la Espana de princi- pios del siglo xx y el representante cardinal de la Generation del 27. Como escritor abiertamente homosexual, Lorca se encontro bajo el punto de mira durante muchos anos de su vida. Esta caracteristica de su vida, como muchas otras que serân mencio- nadas a lo largo de este trabajo, se verâ reflejada en mayor o menor medida a lo largo de su trayectoria como escritor. La obra de Lorca, ya sean sus poemas, la poca prosa que dejo tras si, o sus obras teatrales, estân fuertemente marcadas por una sensibilidad unica e individual.

Muchas de las obras del granadino aluden de manera mâs o menos explicita a sexualidades no-heteronormativas. Los Sonetos del amor oscuro, el Divan del Tama­rit, el Poeta en Nueva York y el Llanto por Ignacio Sanchez Mejias son obras poéticas del autor que tematizan, o incluso tienen de sujeto textual principal, a un hombre ho­mosexual que narra sus relaciones, desamores y experiencias corporales eroticas. En algunas de sus obras de teatro, como Asi que pasen cinco anos, El publico, Yerma y Bodas de sangre, ocurre lo mismo.

El tema y objetivo principal de este trabajo es revelar de qué procedimientos se sirve el autor para tematizar, a través del yo lirico, la experiencia historica homosexual en la Espana de principios del siglo xx. Pese a que en el plano juridico no existiese ninguna ley que sancionara la homosexualidad, bajo el punto de vista médico, la causa de esta ‘desviacion’ de la conducta sexual se hallaba en un delirio monomaniaco que alteraba “los instintos, las pasiones, la afectividad”1. Debido, pues, a la perception que se tenia hacia parejas formadas del mismo género, resulta ineludible aclarar que el amor que vivirâ el yo lirico serâ un amor prohibido y que no tendrâ cabida en la sociedad en la que se encuentra.

La pregunta no es, por lo tanto, como y si Federico Garcia Lorca emplea sus poe- mas como reflejo autobiogrâfico de su experiencia como homosexual, sino, mâs bien, de qué manera -y siempre a través de las vivencias y sensaciones del yo lirico- con- sigue representar una experiencia historica homosexual en sus obras liricas.

El cuerpo principal del presente trabajo esta dividido en dos bloques. En el pri- mero de ellos se presentara la obra Divan del Tamarit (2.) y en el segundo los Sonetos del amor oscuro (3.). Para cada obra seran tratados los conceptos mas importantes respectivamente con uno o varios poemas ejemplares. Tras una introduccion contex­tual en torno a la obra y al tipo de poemas que la componen (2.1.), seran tratados: el amor como sufrimiento en la Gacela I del amor imprevisto (2.2.) y la experiencia fisica en la GacelaXIIdelmercado matutino (2.3.). Para la segunda obra, se contex- tualizara el origen y la publicacion de los sonetos y se hara especial hincapié en la nocion de ‘oscuro' (3.1.). Seguidamente, se hara un analisis detallado del Soneto de la guirnalda de rosas (3.2.). El trabajo concluira con una reflexion en la que seran recapitulados los puntos mas relevantes del cuerpo principal y seran presentados po- sibles temas de interés que puedan surgir de esta investigation (4.).

Antes del analisis exhaustivo de la obra lorquiana, es importante recordar en este punto que la literatura, de la misma manera que lo hacen los demas géneros de arte, no deben ser vfctimas de la generalization que suele acechar cuando el lector se pre- gunta por qué el autor escribio lo que escribio. El Divan del Tamarit y los Sonetos del amor oscuro no aluden solamente a la experiencia individual del autor, sino que, da­dos los muchos niveles y planos de interpretacion que ofrece una obra literaria, hacen referencia a una experiencia historica colectiva, funcion representativa que se anali- zara en el presente trabajo. La representacion del amor entre personas del mismo gé- nero es, obviamente, una dimension importante de la obra lorquiana, pero no la unica. Querer esencializar, pues, una obra de este modo, despoja al arte de su multiperspec- tividad y su complejidad.

2. El Divan del Tamarit

2.1. Las gacelas y las casidas

La coleccion de poemas Divan del Tamarit es una obra que comprende una totalidad de doce gacelas y nueve casidas, todas ellas escritas por Federico Gartia Lorca. El poemario completo fue publicado postumamente en 1940 e incluye composiciones probablemente escritas entre 1930, ano en el que el autor regreso a Espana tras su largo viaje a los Estados Unidos y Cuba; y 1936, ano que marco su tragico final. Como el propio nombre indica, se trata de una coleccion de poemas en homenaje a los anti­guos poetas arâbigo-andaluces y persas de al-Andalus.2

La palabra ‘divân’3 es un término ârabe proveniente del persa que se emplea para denominar las colecciones de poemas de un autor. Este tipo de antologia poética or­denaba los poemas de manera alfabética, siempre segUn la Ultima letra en la que aca- base el primer verso de cada poema, caracteristica que definla qué tipo de rima po- seia.4 El apéndice ‘del Tamarit’ es un homenaje a la vecina Huerta del Tamarit, que fue propiedad de Francisco Garcia Rodriguez, padre de Lorca, y que en ârabe significa ‘abundante en dâtiles’. El propio Federico solia declarar sobre la huerta de su padre que “con sus maravillosas vistas de la Sierra Nevada y de las choperas de la Vega, era mâs bella todavia que la de San Vicente”5, refiriéndose a la casa de veraneo de la familia Garcia Lorca.

En su origen, las casidas son poemas monorrimos con una extension que oscila entre treinta y cien versos.6 Estos versos, formados por dos hemistiquios que riman entre si, estân temâticamente divididos en tres partes: el prologo amoroso, llamado ‘nasib’, el relato de un viaje del poeta a través del desierto, llamado ‘rahil’, y un elogio emitido por el poema, llamado ‘madih’.7 Las gacelas surgen, por consiguiente, del nacimiento a partir del nasib de la casida, y van dedicadas enteramente “al amor, ya sea un elogio, un llanto o un reproche”8.

Por lo general, la investigation estâ de acuerdo con que los poemas del Divan del Tamarit tratan, en primer plano, sobre el amor y la muerte. Sin embargo, esta aquies- cencia no deberia esencializar la enmaranada y, sobre todo, multidimensional temâtica de la obra lorquiana. La dificultad primordial estâ dada, pues, por la recuperacion del sentido de la obra, cuando no queremos darnos por satisfechos con la forzosa y gené- rica idea de que la temâtica se basa en el amor y en la muerte exclusivamente.9

A primera vista, resulta mâs evidente la unidad temâtica de las gacelas de Lorca que la de sus casidas, pero en su conjunto, las casidas dejan la impresion de un trabajo caracterizado por el pesimismo y el dolor; por el deseo de lo inalcanzable, destinado a la desilusion y abocado a la frustration. Mientras que las gacelas al menos permiten un âpice de esperanza, como, por lo menos, asi indican sus titulos (Gacela I del amor imprevisto, Gacela IX del amor maravilloso), las casidas suelen vivir en la desespe­ranza. Sin embargo, esta generalizacion no excluye notas o poemas ocasionales y op- timistas, como la Casida IVde la mujer tendida, que no parece estar relacionada con el tono negativo predominante.10 En cuanto a los temas subyacentes de las gacelas y las casidas, el rechazo del eros heterosexual, o, mâs bien, el horror que evoca la vision del desnudo femenino en Lorca (“No ilumines tu limpio desnudo”11 o “no me ensenes tu cintura fresca”12 ), apunta a posibles vinculos con tal corriente homoerotica13 en la poesia erotica islâmica.14

Naturalmente, el erotismo no es mâs que el instrumento adoptado por el granadino para la elaboration de su universo simbolico, para lo cual los criticos coinciden en encontrar en el Divan solo sugestiones y sugerencias. Conceptos como la pérdida de la inocencia en la Casida VIIde la rosa o los misterios de la pasion sexual en la Gacela I del amor imprevisto, representan de manera simbolica el concepto adyacente al que alude el autor.15

No obstante, es importante aclarar que las gacelas y casidas lorquianas no mantie- nen ninguna relacion estrictamente formal con las originales, ya que el granadino juega con su contenido y forma. La longitud de las composiciones, el tipo de verso, la organization estrofica etc. son transformadas por Lorca y adaptadas a su poes^a.16 En algunos casos, como en el de la Casida VIII de la muchacha dorada, sin embargo, el autor cumple con la caracteristica principal de la monorrima, lo cual recuerda induda- blemente a las composiciones estroficas arabes.17

2.2. El amor como sufrimiento en la Gacela I del amor imprevisto

En los poemas del Divan del Tamarit, el yo lrnco experimenta diferentes tipos de relaciones amorosas que relata de manera variada dependiendo del efecto que quiera transmitir. La Gacela I del amor imprevisto, el texto que abre esta coleccion, sirve para entender hasta qué punto el amor puede significar dolor, sufrimiento y angustia para el sujeto textual. Lo esencial en este punto reside, pues, en el analisis exhaustivo de esta caracteristica tan presente en la totalidad de la obra lorquiana:

Nadie comprendia el perfume de la oscura magnolia de tu vientre. Nadie sabia que martirizabas un colibri de amor entre los dientes. Mil caballitos persas se dormian en la plaza con luna de tu frente, mientras que yo enlazaba cuatro noches tu cintura, enemiga de la nieve. Entre yeso y jazmines, tu mirada era un palido ramo de simientes. Yo busqué, para darte, por mi pecho las letras de marfil que dicen siempre, siempre, siempre: jardin de mi agonia, tu cuerpo fugitivo para siempre, la sangre de tus venas en mi boca, tu boca ya sin luz para mi muerte.18

Ya el titulo de esta gacela resulta bastante llamativo si se le presta suficiente atencion, puesto que habla de un ‘amor imprevisto', algo extrano de imaginar si se entiende el concepto de ‘amor' como una consecuencia del enamoramiento. Como se ha comen- tado anteriormente, la primera gacela da al lector un apice de esperanza, visto que habla de una experiencia amorosa imprevista, lo cual, a simple vista, no parece tener implication de ningun tipo. No obstante, algunos investigadores recalcan la connota­tion negativa de tal experiencia, argumentando que lo ‘imprevisto’ anula lo positivo que tiene el ‘amor’.19 Sea como fuere, lo que es un hecho indiscutible es que este poema sirve de introduction a la temâtica de las demâs gacelas y casidas de la colec- cion.

La primera estrofa destaca, especialmente, por la anâfora incipiente en el primer y tercer verso, que se recalca aun mâs por el encabalgamiento al que estân sumidas ambas oraciones. La propia position de la palabra ‘nadie’ en la anâfora denota la si­tuation de soledad que estâ viviendo el sujeto lirico, que se ve enfatizada por la cesura que separa ambas oraciones.20 De este modo, se enfatiza la ansiedad por la presencia misteriosa del cuerpo de la persona amada y emerge el temor vinculado a la imposi- bilidad de un conocimiento a través del contacto sexual.21 La extraneza del amor que estâ viviendo el yo lirico se ve, por tanto, subrayada por el hecho de que, segun él, nadie es capaz de comprender el olor emitido por la persona amada, como si el poeta y todos los demâs estuviesen ciegos a los secretos escondidos dentro suyo. Que la magnolia posea una fuerte simbologia erotica, no hace mâs que recalcar el fuerte de­seo sexual que siente el yo lirico por la persona amada, el cual tampoco es compren- dido por la gente.22

Algunos investigadores ven en los Ultimos dos versos una interpretation maso- quista, siendo el colibri un simbolo para el miembro viril que estâ siendo torturado y destruido por la persona amada, lo cual provocaria en el yo lirico una sensation de derrota y de sufrimiento intimo.23 No obstante, una lectura con conocimientos previos de la simbologia arâbiga, sugiere un acto de sexo oral, en el que el ave adquiere el sentido falico anteriormente mencionado, enfatizado por la “forma de su pico y el método mediante el cual recoge el néctar”24

Jugando otra vez con los clichés de la Hrica arabo-andaluza, Lorca describe una breve, pero apasionada experiencia erotica estimulante en la segunda estrofa de esta gacela. Pese a que el yo Hrico solo haya pasado cuatro noches abrazado a la persona amada, pormenoriza este encuentro de manera muy intensa y detallada.

La imagen de los “mil caballitos persas”25 ha de leerse dentro de la frase en la que se encaja. Del vientre aludido en la primera estrofa pasamos a la frente, ambas aso- ciadas por la rima y por su apariencia al final del segundo verso de su estrofa corres- pondiente, la cual nos lleva de un plano fisico e instintivo a otro mas “cognoscitivo e intelectual”26. Asimismo, esta estrofa recuerda, por su tematica y léxico, a los versos del poeta arabigo-almeriense Ben Safar Al-Marini, quien, en el siglo xii, escribio: “Y pasé con ella la noche, mientras la noche dormia y el amor despertaba entre la rama de su talle, la duna de sus caderas y la luna de su rostro”27. Se puede ver, pues, que la asociacion luna-cara es muy frecuente en la poes^a persa y arabe, mas lo que la hace especial en este poema es que se ha alargado su camino metaforico convirtiéndola en “la plaza con luna de tu frente”28.

La mdole erotica del encuentro entre el sujeto textual y la persona amada resulta evidente cuando el primero evoca una parte de su cuerpo asociada con la sensualidad y el erotismo, la cintura.29 Este tipico elemento lorquiano “levantador de pasiones”30 adquiere una resonancia particularmente erotica por la alusion a las cuatro noches de pasion. La nieve esta, ademas, inscrita en la preponderancia de los tonos palidos blan­cos lechosos, ya aludidos por la luna y la magnolia.31

La predileccion hacia los colores blancos continua en la tercera estrofa, donde este color toma la forma de “yeso”32, “jazmines”33 y “marfil”34. El objeto amado no sola- mente es metaforizado con una mirada ‘pâlida’, lo que recalca la blancura de la es- cena, sino que también parece descomponerse, puesto que estâ descrito como ‘blanco como el yeso y el jazmln’, descolorido, amarillento y enfermizo. La esterilidad que evoca esta escena, recargada de tonos blanquecinos, se puede entender como una alu- sion a la naturaleza homoerotica de la relacion del sujeto textual con la persona amada. El blanco en estos versos no tiene una funcion purificadora como lo podria tener en un poema barroco, sino que simboliza la esterilidad, la muerte y la frialdad a la que estâ sumida la pareja al ser del mismo género. Lo que, ademâs, resulta interesante en esta estrofa es la dualidad en torno al género de la persona amada, puesto que los “simientes”35 a los que hace alusion el yo llrico hacen referencia tanto al fluido semi­nal segregado por el hombre, como a la semilla germinante granulomatosa uterina de la mujer. Sea como fuere, el objeto amado es descrito a través de esta dualidad como enfermo, pâlido como la muerte y destinado a la esterilidad, una caracteristica nega­tiva también connotada por la imagen del yeso seco y, por lo tanto, estéril.36

En los Ultimos dos versos, el yo llrico busca “las letras de marfil que dicen siem- pre”37 que le permitan trazar el signo de la eternidad de la escritura y del deseo en un material conocido por su dureza e indestructibilidad con el fin de inmortalizar la rela- cion en la que estâ sumido con el objeto amado.38 Que le escriba ‘siempre’ al ser querido es indicarle, ademâs, que éste no dejarâ de ser nunca el lugar de regocijo sexual del yo llrico.39

[...]


1 Vâzquez Garcia, Francisco, El discurso médico y la invencion del homosexual (Espana 1840-1915), Asclepio 53(2) (2001), pp. 143-161, p. 145.

2 Molina Prieto, Begona, Aspectos métricos y formales de la tradicion poética arabe en el Divan del Tamarit, de Federico Garcia Lorca, Rhythmica 9 (2013), pp. 139-161, p. 141.

3 Pese a que en algunos escritos sobre el Divan del Tamarit las palabras ‘divân’, ‘gacela’ y ‘casida’ aparezcan escritas ‘diwän’, ‘ghazela’ y ‘qasida’, escrituras mâs fieles a la pronunciacion original ârabe de los términos, en este trabajo se prescindirâ de éstas formas, con el fin de mantenerse fiel a la escritura que el propio Lorca empleo en su obra.

4 Molina Prieto (2013), p. 144.

5 Gibson, Ian, Vida, pasion y muerte de Federico Garcia Lorca. 1898-1936, Barcelona: Debolsillo, 2016, p. 588.

6 Contraria a la métrica espanola, que se basa en el ritmo intensivo y acentual del numero de silabas, la métrica ârabe y la persa estân basadas en un principio de medicion de silabas largas y cortas. Por ello, se habla de un sistema cuantitativo (Molina Prieto (2013), p. 144).

7 Garcia Gomez, Emilio, Poemas arabigoandaluces, Madrid: Espasa-Calpe, 61980, p. 53.

8 Molina Prieto (2013), p. 145.

9 Ambrosi, Paola/Profeti, Maria Grazia, F. Garcia Lorca: La frustrazione erotica maschile. Dal teatro alla poesia, Roma: Bulzoni, 1979, p. 84.

10 Britt, Linda, Love and Death: Thematic Considerations on Lorca’s Divan del Tamarit, Mester 15(1) (1986a), pp. 22-31, p. 23.

11 Garcia Lorca, Federico, Divan del Tamarit (y otros textos), Monterrey: Cuadernos del Unicornio, 1986, p. 30 v. 13. A continuacion, las referencias a esta obra se marcarân con ‘Divan’ y el numero de pâgina y verso correspondiente.

12 Ibid.,v. 16.

13 Se utilizarâ el término ‘homoerotico’ para designar una actitud emocional generalizada entre los pueblos islâmicos parecida a una relacion emocional intensa entre personas del mismo sexo, pero sin implicar necesariamente la homosexualidad.

14 Panebianco, Candido, Simbolo e "pathos" nel "Divan del Tamarit" di F. Garcia Lorca, Roma: Bul- zoni, 1981, p. 19.

15 Ambrosi/Profeti (1979), p. 83.

16 La Gacela VII del recuerdo de amor y la Casida VIII de la muchacha dorada constituyen una ex- cepcion, puesto que son los unicos poemas en los que se cumple fielmente la caracteristica de la mo- norrima de principio a fin (Molina Prieto (2013), pp. 146-149).

17 Ambrosi/Profeti (1979), p. 83.

18 Divan, p. 29.

19 Rodriguez, Maria Cruz, El yo poético frente a la agonia existencial en el "Divan del tamarit" de Federico Garcia Lorca, Hispanic Journal 22(1) (2001), pp. 357-364, p. 363.

20 La repeticion de la palabra ‘nadie’ recuerda al poema Ciudad sin sueno (Nocturno del Brooklyn Bridge) del poemario Poeta en Nueva York, donde el autor repite en numerosas ocasiones esta palabra en las primeras dos estrofas: “No duerme nadie por el cielo. Nadie, nadie./No duerme nadie.” (Garcia Lorca, Federico, Poesia completa, Barcelona: Galaxia Gutenberg, 52018, p. 484, v. 1-2 y v. 9-10. A continuacion, las referencias a esta obra se marcarân con ‘ PC ’ y el numero de pâgina y verso corres- pondiente).

21 Ambrosi/Profeti (1979), p. 113.

22 Britt (1986a), p. 25.

23 Panebianco (1981), p. 27.

24 Anderson, Andrew A., Lorca’s late poetry: a critical study, Liverpool: Francis Cairns, 1990, p. 14.

25 Divan, p. 29, v. 5.

26 Anderson, Andrew A., Divan del Tamarit, Poéticas 2 (2016), pp. 5-25, p. 12.

27 Garcia Gomez (1980), p. 116.

28 Panebianco (1981), p. 22.

29 Baron Palma, Emilio, Agua oculta que llora. El Divan del Tamarit de Garcia Lorca, Sevilla: Edito­rial Don Quijote, 1990, p. 70.

30 Aguirre, J. M., El sonambulismo de Federico Garcia Lorca, in: Gil, Ildefonso-Manuel (ed.), Fede­rico Garcia Lorca, Madrid: Taurus, 1973, pp. 97-119, p. 114.

31 Ambrosi/Profeti (1979), p. 115.

32 Divan, p. 29, v. 9.

33 Ibid.

34 Ibid.,v. 12.

35 Ibid., v. 10.

36 Ramond, Michèle, Les rapports de l’écriture et de l’inconscient dans le poème liminaire du "Divan del Tamarit" 58(616) (1980), pp. 71-82, p. 79.

37 Divan, p. 29, v. 12.

38 Ramond (1980), p. 80.

39 Ibid.

Final del extracto de 31 páginas

Detalles

Título
La poesía de Federico García Lorca. Representar una experiencia histórica homosexual
Curso
Spanische Philologie mit Lateinamerikanistik
Autor
Año
2019
Páginas
31
No. de catálogo
V941222
ISBN (Ebook)
9783346273000
ISBN (Libro)
9783346273017
Idioma
Español
Etiqueta
federico, garcía, lorca, representar
Citar trabajo
Richard Palomar Vidal (Autor), 2019, La poesía de Federico García Lorca. Representar una experiencia histórica homosexual, Múnich, GRIN Verlag, https://www.grin.com/document/941222

Comentarios

  • No hay comentarios todavía.
Leer eBook
Título: La poesía de Federico García Lorca. Representar una experiencia histórica homosexual



Cargar textos

Sus trabajos académicos / tesis:

- Publicación como eBook y libro impreso
- Honorarios altos para las ventas
- Totalmente gratuito y con ISBN
- Le llevará solo 5 minutos
- Cada trabajo encuentra lectores

Así es como funciona