La teoría de la argumentación y el principio de cooperación


Trabajo, 2019

22 Páginas, Calificación: 1,3


Extracto

Índice

1 Introducción

2 Análisis bajo la teoría de Anscombre y Ducrot
2.1 Introducción a la teoría de argumentación de Anscombre y Ducrot
2.2 Función del conector
2.2.1 Conectores que introducen argumentos
2.2.2 Conectores que introducen conclusiones
2.3 Valencia
2.3.1 Argumentos y conclusiones implícitas
2.3.2 Valencia 2
2.3.3 Valencia 3
2.4 Orientación argumentativa
2.5 Los tópicos

3 Análisis bajo la teoría de Grice
3.1 Introducción a la teoría de Grice
3.2 Las máximas conversacionales
3.2.1 Las máximas de cantidad
3.2.2 Las máximas de cualidad
3.2.3 La máxima de relación
3.3 Las implicaturas
3.3.1 Tipo I
3.3.2 Tipo II
3.3.3 Tipo III

4 Resumen

5 Bibliografía

6 Apéndice

1 Introducción

El propósito de este trabajo es analizar partes de conversaciones del Corpus Val.Es.Co en relación a la teoría de la argumentación de Jean-Claude Anscombre y Oswald Ducrot y el concepto del principio de cooperación de Herbert Paul Grice.

Los focos del análisis de la teoría de Anscombre y Ducrot serán los marcadores argumentativos con la función, la valencia y la orientación argumentativa de los conectores y el concepto de los tópicos. En cuanto a la teoría de Grice el enfoque será el funcionamiento del principio de cooperación y las implicaturas conversacionales con ejemplos de violaciones de las máximas conversacionales.

Al principio del capítulo 2 se da una breve introducción a la teoría de la argumentación. En la parte principal se presentan ocho ejemplos del Corpus. Con los primeros seis ejemplos se explicará brevemente la función y la valencia y, con más detalle, la orientación argumentativa de los conectores. En los últimos dos ejemplos será añadido el análisis de los tópicos.

El capítulo 3 empieza igualmente con la introducción a la teoría del principio de cooperación. Al inicio de la parte principal se encuentran cuatro fragmentos del Corpus para ejemplificar las máximas conversacionales. A partir del capitulo 3.3 hay seis ejemplos adicionales para analizar cómo es posible que una persona diga otra cosa de lo que realmente quiere expresar y que su interlocutor aún la entienda perfectamente, quiere decir cómo funcionan las implicaturas conversacionales.

El cuarto capítulo contiene un resumen de los análisis y muestra algunos problemas o dificultades que surgieron durante esta investigación.

2 Análisis bajo la teoría de Anscombre y Ducrot

2.1 Introducción a la teoría de argumentación de Anscombre y Ducrot

Jean-Claude Anscombre y Oswald Ducrot publicaron su obra más importante L’argumentation dans la langue en el año 1983. Su orientación teórica se distingue considerablemente de las previas teorías pragmáticas, como, por ejemplo, las teorías anglosajonas de J. L. Austin y J. Searle. Anscombre y Ducrot presentan un análisis de los principios “que determinan la adecuación de los enunciados con respecto al contexto lingüístico en que aparecen” (Escandell Vidal 2013 94). Quiere decir, que los principios que determinan conversaciones ya no deben ser explicados mediante factores externos, sino base a los propios elementos lingüísticos, lo que se explica al final de esta introducción (Portolés, 2004, pp. 232-233). Antes de centrarse en las particularidades de esta teoría, hay que resumir que significar “argumentar”. Argumentar básicamente significa dar razones a favor de una conclusión. Pero como Anscombre y Ducrot (1976: 8) ya afirmaron con anterioridad en un artículo homónimo, no todas las expresiones lógicas son adecuadas para llegar a una conclusión determinada. Por consiguiente, el termino clave en su teoría es “hacer admitir”. Más concreto cuando un emisor expresa un argumento, sea lógico o no, para poder llegar a una conclusión aceptada por el destinatario (cf. Pons Rodríguez 2003: 508).

Ocasionalmente los argumentos usados en razonamientos son, según la lógica clásica, ilógicos. No obstante, la respuesta en ¿Está ya la cena? Sí, casi. está aceptable desde un punto de visto argumentativo, aunque casi lógicamente iría en contra de sí. Lo que importa no son los elementos de tipo contextual sino lo que establece el carácter argumentativo de un enunciado determinado (cf. Escandell Vidal 2013: 95-97). Por consiguiente, la teoría de la argumentación es una teoría esencialmente semántica (Portolés 2004: 232). Para destacar el carácter argumentativo de un enunciado hay que analizar los elementos lingüísticos que sirven para marcarlas: los marcadores argumentativos. Estos se dividen en conectores y operadores. Operadores afectan un solo enunciado y son morfemas que modifican la fuerza argumentativa, como por ejemplo casí del ejemplo anterior o mucho, no...más que, poco, un poco etc. (cf. Escandell Vidal 2013: 98-99). Conectores argumentativos son adverbios, locuciones, conjunciones subordinantes o coordinantes que conectan dos o más enunciados con una función concreta. Anscombre y Ducrot clasifican estos mediante tres criterios: su función, su valencia y su argumentación argumentativa.

2.2 Función del conector

La función de los conectores determina, cuáles introducen argumentos y cuáles conclusiones.

2.2.1 Conectores que introducen argumentos

Conectores que introducen argumentos son por ejemplo pues, como, encima que, además que, porque y ya que (véase apéndice I). En el siguiente ejemplo1 como introduce el argumento estaban en Castellón y con respecto al orden relativo, está situada en una posición inicial. Si se trata de una cláusula causal, según Gaudino-Fallegger (cf. 2010: 280-281), dicho conector siempre está situado en una posición inicial.

Abbildung in dieser Leseprobe nicht enthalten

2.2.2 Conectores que introducen conclusiones

A continuación, conectores que introducen conclusiones son por ejemplo así que, en consecuencia, por tanto, al final, pero, sin embargo, decididamente y entonces (véase apéndice I). El conector así que introduce la conclusión que la alumna sale a las siete o así de su instituto.

Abbildung in dieser Leseprobe nicht enthalten

2.3 Valencia

El segundo criterio para clasificar los conectores es su valencia. La valencia es la “necesidad de un núcleo de combinarse con un número de elementos exigidos por él” (Escandell Vidal, 2013, S. 101). Algunos conectores necesitan dos elementos, cuya valencia es dos. Otros conectores enlazan tres elementos, como por ejemplo “además” y “encima”. Antes de enfocarse en los ejemplos hay que aclarar qué son argumentos y conclusiones implícitos.

2.3.1 Argumentos y conclusiones implícitas

Según la teoría de Anscombre y Durcrot tanto los argumentos como las conclusiones pueden ser implícitos, así que aparecen menos elementos que la valencia requiere. En el ejemplo de la conversación 6 el elemento ausente es la conclusión. Esta hubiera sido “No tengo un regalo para mi padre”. Además es implícito el requerimiento de que la la persona B pague más a la persona A.

Abbildung in dieser Leseprobe nicht enthalten

En cambio, también es posible añadir infinitos números de argumentos. En consecuencia, siempre hay que analizar si existen todos los elementos que la valencia requiere

2.3.2 Valencia 2

El conector así que (véase capitulo 2.2.2.) no solamente introduce conclusiones, sino también tiene la valencia de dos. Dos elementos, en ese caso un argumento y una conclusión, son suficiente para el conector así que. Otros conectores con una valencia dos son pues, porque, ya que, entones, por tanto y en consecuencia (cf. Escandell Vidal, 2013, S. 105).

2.3.3 Valencia 3

El conector al final en el siguiente ejemplo indica una valencia de tres. Esta requiere dos argumentos íbamos a ir tres Jessica Ana María y yo y después teníamos que llevar muchos chicos (porque allí solamente iban chicas). y una conclusión todos los chicos se rajaron.

Dentro de esta parte hay otro razonamiento con el conector porque cuya valencia es dos. El segundo argumento de la parte anterior se puede dividir en conclusión después teníamos que llevar muchos chicos, conector porque y otro argumento allí solamente iban chicas. Esto no cambia el hecho de que este razonamiento es parte del análisis anterior con el conector al final.

Abbildung in dieser Leseprobe nicht enthalten

Finalmente, la consideración de los operadores resulta muy interesante. El potencial argumentativo ha sido aprovechado plenamente y, además, se puede observar un aumento de la fuerza argumentativa. Primero dice A que unas amigas van a dar una fiesta, y que todas sus amigas están estudiando allí. Luego no solamente tuvieron que llevar algunos hombres a la fiesta, sino muchos . Probablemente es la verdad que no había ningún hombre allá, o es una exageración para dramatizar la historia. Finalmente, todos los chicos se rajaron lo que para esta situación parece muy dramático.

Otro ejemplo con una valencia de tres es el siguiente ejemplo.

Abbildung in dieser Leseprobe nicht enthalten

Con respecto a los argumentos y el conector resulta un aumento de la fuerza argumentativa muy interesante. No solamente operadores modifican la fuerza argumentativa, sino los conectores también indican ya direcciones argumentativas (cf. Recanati & de Laverde 1981: 7). Por consiguiente, el conector encima introduce el argumento más fuerte.

Los argumentos son pues tenemos cada profesor e- en- de informática que es la hostia y otro no explicaba nada este todo lo que explica lo explica en valenciano […] y la conclusión ¡es una caña! en la cuál queda implícito que la alumna no entiende nada en la clase.

2.4 Orientación argumentativa

La última propiedad de los conectores es la orientación argumentativa. Los argumentos son coorientados cuando favorecen la misma conclusión y antiorientados cuando su interpretación marca una dirección distinta.

Este ejemplo sirve como ilustración de ambas formas.

Abbildung in dieser Leseprobe nicht enthalten

Este fragmento es un ejemplo palmario de dos estudiantes, que buscan argumentos porque ya no quieren estudiar más y se fortalecen mutualmente de ver una pelicular y dejar de estudiar este día. En el enunciado 353 se pueden identificar argumentos antiorientados a la conclusión implícita No quiero estudiar más, puesto que el primer argumento tengo que estudiar un montón es antiorientado a la conclusión y el segundo coorientado me gusta la película que van a hacer y no tengo cintas para grabar. En consecuencia, se trata de una estructura con argumentos antiorientados.

- En el siguiente enunciado 354 se puede ver, por contraste, una estructura argumentativa coorientado a la conclusión todavía implícita. La mujer dice que se encuentr]a] mal lo que se considera como argumento a favor de la conclusión. Otros argumentos coorientados en este fragmente son he estado estudiando tres horas esta mañana y [hacen una] película muy buena […] y yo [no la he visto].
- Como ya está mencionado inicialmente y como la persona D expresa en 355 con imperativo: no estudias, las chicas se ponen de acuerdo que ya no van a estudiar más, porque han encontrado muchos argumentos a favor de la conclusión.
- Conectores que revelan argumentos con una estructura antiorientada son, por ejemplo, pero y sin embargo y que muestran una estructura coorientada son y además, y encima y decididamente (véase apéndice I).

2.5 Los tópicos

Ducrot además identifica “lugares comunes que se suponen admitidos por una sociedad y que establecen ciertos vínculos entre enunciados” como tópicos (Escandell Vidal 2013: 107). Gaudino-Fallegger (2010: 83) destaca que según Ducrot un topos es un lugar comunitario argumentativo que marca patrones de argumentación recurrentes y que siempre están atados a lexemas determinadas. A partir del año 1988 Ducrot (1988: 1-2) caracterizó los tópicos utilizando las siguientes características: 1. Son compartidos por la misma comunidad lingüística. Si bien esta colectividad también puede aceptar tópicos opuestos. 2. Su validez es estable, quiere decir que es un principio general y 3. Representan cantidades escalares. Portolés (2004: 239) toma como ejemplo para el tercer aspecto ‘Estar enamorado’ y ‘Hacer tonterías’. Cuanto más enamorado se está, más tonterías se hacen.

[...]


1 En todas las siguientes tablas las columnas son de izquierda a derecha: número de la conversación completa del Corpus Val.Es.Co 2.1, número del enunciado, emisor y el enunciado completo. Las partes subrayadas son los argumentos, las partes subrayadas onduladas conclusiones y en negrilla marcadores argumentativos

Final del extracto de 22 páginas

Detalles

Título
La teoría de la argumentación y el principio de cooperación
Universidad
University of Leipzig
Calificación
1,3
Autor
Año
2019
Páginas
22
No. de catálogo
V1281654
ISBN (Libro)
9783346737175
Idioma
Español
Citar trabajo
Malin Boeckers (Autor), 2019, La teoría de la argumentación y el principio de cooperación, Múnich, GRIN Verlag, https://www.grin.com/document/1281654

Comentarios

  • No hay comentarios todavía.
Leer eBook
Título: La teoría de la argumentación y el principio de cooperación



Cargar textos

Sus trabajos académicos / tesis:

- Publicación como eBook y libro impreso
- Honorarios altos para las ventas
- Totalmente gratuito y con ISBN
- Le llevará solo 5 minutos
- Cada trabajo encuentra lectores

Así es como funciona