Resiliencia y Adaptación en los Estudiantes del Primer Semestre de la Facultad de Psicología de la Universidad Bicentenaria de Aragua


Estudio Científico, 2013

93 Páginas


Extracto

Índice

Introducción

Población y Muestra

Materiales y Métodos

Resultados

Conclusiones

Recomendaciones

Referencias Bibliográficas

Anexos

RESUMEN

RESILIENCIA Y ADAPTACIÓN EN LOS ESTUDIANTES DEL PRIMER SEMESTRE DE LA FACULTAD DE PSICOLOGÍA DE LA UNIVERSIDAD BICENTENARIA DE ARAGUA.

Autora: Adriana Melchionna Lucariello. Fecha: Julio 2013.

La presente investigación estuvo dirigida a analizar la relación entre Resiliencia y Adaptación en estudiantes del primer semestre de la escuela de Psicología de la Universidad Bicentenaria de Aragua, ubicada en San Joaquín, edo. Aragua. La metodología utilizada fue descriptiva correlacional de campo. Se utilizaron tres instrumentos, entre ellos, un cuestionario sociodemográfico, una escala tipo Likert para medir los niveles de resiliencia y una última escala Likert para adaptación, cada uno con una confiabilidad de 0,99. Los resultados reflejaron que los estudiantes que inician esta nueva etapa obtuvieron diversos niveles pero siempre relacionados entre ambas variables. Igualmente se calculó el rango de correlación de Pearson entre las variables resiliencia y adaptación, resultando una correlación de 0,84, es decir una correlación positiva, significativa, indicando que existe relación entre la resiliencia y la motivación.

Palabras claves: Resiliencia, Adaptación, Estudiantes.

Introducción

Según lo establece la corriente filosófica del Positivismo “la necesidad de estudiar científicamente al ser humano nace debido a la experiencia sin parangón que fue la Revolución francesa –y posterior a ella, la Revolución Industrial– que obligó por primera vez a ver a la sociedad y al individuo como objetos de estudio”.

Hechos como estos, causaban una modificación en la conducta del hombre, y este al ver que no obtenía respuestas esperadas en la religión del porqué de las osas, fija la atención en la ciencia, porque esta, le brinda seguridad y confort.

Después, en la década de los 30 y 40, luego de los sucesos de la primera y segunda guerra mundial, lo establecido por la corriente positivista se acentuó aún más. En estas décadas se desarrolla el surgimiento de estudios sobre autoritarismo, llamando la atención sobre conductas asociadas con determinados estilos cognitivos de personalidad y sus repercusiones sociales y culturales; lo cual estrechó lazos con la psicología social. Una de las cuatro ramas de la psicología, el estudio científico de cómo los pensamientos, sentimientos y la conducta de las personas son influenciados por la presencia de otras personas (ya sean real o imaginarias) y a pesar de que sus orígenes datan a 1879 con la aparición de la “Psicología de los pueblos” teoría desarrollada por Wilhelm Wundt, en donde focaliza al hombre en la sociedad y la incidencia de esta en él, ya que lo humano y lo social están muy relacionados. Esta área no cobró protagonismo sino a raíz de los conflictos globales como la primera y segunda guerra mundial.

A finales del siglo XX un profesor de la Universidad de Pennsylvania, Martín Seligman empezó a indagar sobre las bases psicológicas del bienestar, los satisfacción con la vida, aspectos que nos permiten superar con éxito situaciones difíciles, o la aplicación de estrategias efectivas para potenciar cualidades positivas como el optimismo y la satisfacción con la vida.

A mediados del siglo pasado, las ciencias humanas comenzaron a utilizar el término Resiliencia, para referirse a las pautas que permiten a las personas sobreponerse a las situaciones adversas y sacar provecho de ellas. (Sánchez, 2003).

Según López, 1996 “La resiliencia como concepto, es un término que proviene de la física y se refiere a la capacidad de un material para recobrar su forma después de haber estado sometido a altas presiones”. Pero si adaptamos esta definición y la trasformamos de una dimensión física a una socia, podríamos decir que una persona es resiliente cuando logra sobresalir de presiones y dificultades que en su lugar otra persona no podría desarrollar.

La resiliencia podría definirse como algo nuevo en la historia, pero sin embargo ya se han realizado infinidades de estudios con respecto a su impacto en diferentes ámbitos de la vida y su influencia en el individuo. Edith Henderson Grotberg (2003) en su trabajo sobre las Nuevas Tendencias en resiliencia establece que:

1. La resiliencia está ligada al desarrollo y el crecimiento humanos, incluyendo diferencias etarias y de género.
2. Promover factores de resiliencia y tener conductas resilientes requieren diferentes estrategias.
3. El nivel socioeconómico y la resiliencia no están relacionados.
4. La resiliencia es diferente de los factores de riesgo y los factores de protección.
5. La resiliencia puede ser medida; además es parte de la salud mental y la calidad de vida.
6. Las diferencias culturales disminuyen cuando los adultos son capaces de valorar ideas nuevas y efectivas para el desarrollo humano.
7. Prevención y promoción son algunos de los conceptos en relación con la resiliencia.
8. La resiliencia es un proceso: hay factores de resiliencia, comportamientos resilientes y resultados resilientes.

Las diferentes definiciones del concepto de resiliencia enfatizan características del hombre resiliente, como son: resolución de conflictos, habilidades interpersonales, interacción dinámica, bienestar, calidad de vida.

Esto nos lleva a señalar los aspectos enfatizados por Suarez Ojeda (1995) donde señala ¿Cómo es un individuo resiliente? y establece 7 características básicas:

1. Mayor coeficiente intelectual y habilidades de resolución de problemas.
2. Mejores estilos de enfrentamiento.
3. Motivación al logro (mayor autoeficacia).
4. Autonomía, autoestima y locus de control interno.
5. Empatía, conocimiento y manejo adecuado de relaciones interpersonales.
6. Voluntad y capacidad de planificación.
7. Sentido del humor positivo.

Pero desde el punto de vista de Ospina, Jaramillo y Uribe (2005), la promoción de la resiliencia implica la incorporación de aspectos como: promoción de factores resilientes de acuerdo con las etapas de desarrollo del individuo, la edad y género, así como un compromiso con el comportamiento resiliente, es decir, identificar la adversidad, seleccionar el nivel y la calidad de respuesta apropiada y finalmente la valoración de los resultados de resiliencia, que se refiere a estimar el impacto sobre el bienestar y mejoramiento de la calidad de vida.

Por ello, más que controvertir las estrategias de promoción de la salud, la promoción de la resiliencia puede complementar las habilidades de afrontar la adversidad. Pero comparemos una definición de resiliencia formulada hace más de 20 años, con una más actual para deducir a través de ella si se especifican hallazgos relevantes que varíen el significado de la misma.

Tenemos a Rutter en 1992 quien expone “La resiliencia se ha caracterizado como un conjunto de procesos sociales e intra-psiquicos que posibilitan tener una vida ‘sana’ en un medio insano. Estos procesos se realizan a través del tiempo, dando afortunadas combinaciones entre los atributos de un niño y su ambiente social y cultural”.

La definición enfatiza características de la resiliencia como: procesos sociales, salud, atributos, ambiente, bienestar.

Luego tenemos a Oscar Chapital C. 2011. Quien define la resiliencia como: “La capacidad que tiene un individuo de generar factores biológicos, psicológicos y sociales para resistir, adaptarse y fortalecerse, ante un medio de riesgo, generando éxito individual, social y moral.

Y la definición enfatiza otras características como: factores psicológicos, factores sociales, fortalecimiento, éxito, sociedad, moralidad y adaptación.

La adaptación posee diferentes conceptos según el ámbito en que se establezca, pero en ciencias sociales, Luckasson (2002) la define como “Conjunto de habilidades conceptuales que incluye lenguaje, lectura, escritura, conceptos relativos al dinero, el tiempo, y los números. Habilidades sociales que hace referencia a las interpersonales, de responsabilidad social, autoestima, candidez, ingenuidad, seguimiento de reglas y normas, evitar la victimización y resolución de problemas sociales. Y habilidades prácticas que incluye actividades de la vida diaria, cuidado personal, habilidades ocupacionales, manejo del dinero, seguridad, cuidado de la salud, viajes o desplazamientos, programación o rutinas y uso del teléfono. Las cuales son aprendidas por las personas para funcionar en su vida diaria.

Tomando como punto de partida las habilidades sociales expuestas por Luckasson, tenemos diferentes rasgos que hacen referencia a la adaptación, tales como: interacción social, autoestima, moralidad y resolución de problemas.

Numerosas investigaciones señalan la cercana relación existente entre la percepción de un clima positivo tanto familiar como educativo, y el ajuste del individuo en los ámbitos conductuales (Oliva, Parra y Sánchez, 2002), pero trabajos investigativos como los de Musitu, Martinez y Murgui (2006) establecen que: es indudable que el comportamiento adaptativo de los individuos, además de por el contexto sociofamiliar, viene mediatizado por las propias características individuales.

Linda Droguett Latorre (2011), hace referencia en su trabajo “Rasgos psicológicos asociados al ajuste social y personal del alumnado adolescente” que existe una problemática en el ámbito social y educativo debido a la globalización; todos los estudiantes se rigen por casi la misma moda, lo cual descuida la cimentación de la identidad, que afecta sin duda a las expectativas y vivencias en la vida. Consecuente a esto, un desajuste en la adaptación.

Los conocimientos de los procesos psicológicos han ayudado ilimitadamente a comprender al hombre. Los enfoques psicológicos más importantes interpretan, de forma sistemática, la versatilidad de conjugar tanto la influencia de la sociedad en el individuo, como el impacto del individuo en la sociedad.

El individuo está en un constante conflicto, no solo con su aparato psíquico y esas dimensiones de la conciencia establecidas por Freud, sino también dependiendo de la etapa del desarrollo en la que se encuentre. Según lo establece Eriksson (1963) en su Teoría del desarrollo Psicosocial, el individuo se encuentra con un conflicto diferente en cada etapa evolutiva de su desarrollo.

Algunos individuos tienen problemas para manejar tantos cambios a la vez y pueden necesitar ayuda para superar esta transición física, cognoscitiva y social, y ese proceso de toma de decisiones y de adaptación dentro de la sociedad los lleva a tener una vida sana o a caer en conflictos que hasta podrían ser estimulantes de ciertas patologías que afecten el desempeño del hombre en todos los aspectos de su vida. Lo anterior dependerá de la fuerza interior y el ambiente en donde se desarrolle el hombre para enfrentar la adversidad y resistir las situaciones que se presenten haciendo uso de la resiliencia, tal como lo plantean González Arratia López Fuentes, Norma Ivonne, Valdez Medina, José Luis, Zavala Borja, Yazmín Carolina en su artículo “Resiliencia en adolescentes mexicanos”.

Entonces, tras evidenciar los rasgos que refleja la resiliencia según su variación por cada autor y al pasar los años, y evidenciar también, las características con respecto a la adaptación que se exponen anteriormente, se puede constatar que la resiliencia y la adaptación en términos sociológicos, coinciden en ciertas cualidades. Añadiendo además, lo establecido por las diferentes teorías y corrientes psicológicas, el individuo debe atravesar ciertos conflictos pero siempre con el fin de lograr la adaptación en todos los aspectos, para un desenvolvimiento óptimo a lo largo de su vida. Entonces he allí cuando nos planteamos las siguientes incógnitas: ¿Puede haber adaptación sin resiliencia?… ¿Hay resiliencia sin adaptación?.

Población y Muestra

Población

Se entiende por población el "(…) conjunto finito o infinito de elementos con características comunes, para los cuales serán extensivas las conclusiones de la investigación". (Arias, 2006. p. 81).

La población que se consideró para la investigación está integrada por hombres y mujeres estudiantes de la facultad de Psicología de la Universidad Bicentenaria de Aragua ubicada en San Joaquín de Turmero, Edo. Aragua.

Muestra

Tamayo, T. Y Tamayo, M (1997), afirma que la muestra “es el grupo de individuos que se toma de la población, para estudiar un fenómeno estadístico”.

La muestra que se consideró para la investigación está representada por 30 estudiantes del primer semestre de la facultad de Psicología de la Universidad Bicentenaria de Aragua ubicada en San Joaquín de Turmero, Edo. Aragua.

Materiales y Métodos

Materiales

Se ha precisado la utilización de tres instrumentos: (1) Un cuestionario Sociodemográfico; mediante el cual se recolectaron datos como la edad, donde el sujeto tuvo la posibilidad de ubicarse en una de las cuatro opciones que se plasmaban en el cuestionario, entre ellas la primera de 16 a 17 años, donde los adolescentes culminan un ciclo académico que es el bachillerato y comienzan posteriormente, una carrera universitaria, otro grupo para los adultos jóvenes con edades de entre 18 y 25 años, un tercer grupo para el adulto medio donde las edades oscilan de entre 26 a 35 años, y un último para el adulto tardío con edades promedias de 36 a 55 años. Otra de las dimensiones que evalúa el instrumento es la instrucción académica, donde se ofrecen opciones como bachillerato, estudios superiores o T.S.U. estudios de postgrado y otros. Y por último, el estado civil, que puede ser soltero, concubino, casado, divorciado o viudo, ya que el sujeto al propiciar dichos datos, nos brinda la posibilidad de evaluar la relación de los mismos con las variables en estudio.

Y (2) dos Escalas tipo Likert, la primera para medir los niveles de resiliencia y la segunda para los niveles de adaptación.

“La Escala Likert para medir resiliencia”, con una confiabilidad de 0,99 consta de 35 ítems, de los cuales dos corresponden a la dimensión del humor, uno de los pilares fundamentales de la resiliencia, dos a la introspección y con indicadores como inmediata y retrospectiva y tres para evaluar el nivel de la iniciativa en el sujeto, que puede ser alto, moderado o bajo, y que juegan un papel fundamental ya que tiene que ver con la exigencia propia, con el ponerse a prueba progresivamente y en todo caso, es el punto de partida. Diez para la creatividad, donde se redactaron indicadores relativos al detectar fallas, ofrecer soluciones y resolver problemas, y al encontrarle múltiples virtudes y usos a una situación u objeto físico, indicadores concernientes a concepto propio de resiliencia. Cinco corresponden a la dimensión de autoconcepto, relativo al área académica, social, emocional, familiar y sobretodo física, dimensión que va de la mano con la autoestima, que forma parte del tercer instrumento. Dos más para medir la motivación, otro factor protagonista de la variable independiente en estudio, la resiliencia, ya que no existe tal acción sin una motivación, sea esta intrínseca o extrínseca. Cuatro para evaluar la independencia, tanto económica, como física (relativa a la salud) y afectiva, un factor tanto anacrónico como contemporáneo, y cada vez más importante en el ser humano, ya que este tipo de dependencia repercute de forma significativa en la vida de las personas. Y los últimos siete reactivos con interrogantes relativas a la toma de decisiones, al establecimiento de nuevos propósitos, a las relaciones sociales, entre otros, que miden el bienestar, desglosado en cinco áreas específicas, física, mental, social, emocional y espiritual.

“La Escala Likert para medir la adaptación” consta de 23 ítems, los cuales pertenecen a cuatro dimensiones: autoestima, interacción, expectativas y moralidad. Los cuatros primeros reactivos corresponden al autoestima, donde se redactaron ítems relativos a logros, elogios y críticas, dimensión que se torna esencial para cualquier variable y debido a su gran relación con el autoconcepto, origina una correlación casi legitima entre ambas variables en estudio. Los siguiente diez corresponden a una dimensión protagonista de la adaptación, la interacción social, que se compone de indicadores como intercambio, cooperación, conformismo, coerción y conflicto, medidas a través de reactivos de contenidos diversos como compañerismo, solidaridad, trabajo en equipo, colisión, violencia, etc. Cuatro para evaluar las expectativas en el ámbito académico, social y personal del sujeto, evaluadas a través de interrogantes relativas a lo que espera el sujeto, pero siempre apegándonos a la variable, es decir, a la adaptación, en este caso en todos los reactivos se menciona a la institución universitaria. Y cinco últimos ítems para medir los niveles de moralidad, ya que la moral es progresiva y convergente a la adaptación y ambos se compaginan entre sí. Una mala adaptación puede generar problemas de moralidad, o viceversa, problemas en cuento al desarrollo de los niveles de moralidad, puede acompañar un problema en la adaptación. La Escala Likert para medir la adaptación consta de una confiabilidad de 0,99.

Métodos

Según Sabino (2000) el objeto de una investigación es proporcionar un modelo de verificación que permita contrastar hechos con teorías, y su forma es la de una estrategia o plan general que determina las operaciones necesarias para hacerla. El diseño de la investigación se refiere a la manera, como se dará respuesta a las interrogantes formuladas en la investigación. Por supuesto que estas maneras están relacionadas con la definición de estrategias a seguir en la búsqueda de soluciones al problema planteado.

La investigación que se preciso es de tipo descriptiva, ya que se busca llegar a conocer la situación de la muestra considerada a través de la recolección de datos, y la predicción de las relaciones existentes entre dos variables. Es correlacional ya que el objetivo final del estudio es analizar la relación entre la resiliencia y la adaptación. Y el diseño del estudio es de campo, ya que se precisó una recolección de datos directamente de los sujetos investigados, sin manipular o controlar variable alguna, es decir, que se obtuvo la información pero no alteraron las condiciones existentes. Se solicitó la colaboración de los estudiantes del primer semestre de la facultad de Psicología de la Universidad Bicentenaria de Aragua, quienes se tomaron de forma aleatoria en un salón de clases en la facultad de ingeniería de la institución universitaria y se les aplicó de forma colectiva. Se les entregó el instrumento de forma vertical y se les solicitó que rellenaran el circulo en la respuesta que correspondiera y posteriormente al vaciar los datos sociodemográficos, que marcaran con una X en la opción de su preferencia, se destacó, además, que no existían respuestas correctas e incorrectas, que se debía responder de forma individual y que era de carácter anónimo.

Resultados

El análisis de resultados contiene la información encontrada durante el proceso de investigación. Esta información fue analizada de manera tal que guiaran hacia la consecución de los objetivos planteados en el cuadro de operacionalización de variables.

En principio se exponen los resultados obtenidos a través del cuestionario sociodemográfico. Estos resultados se presentan ordenados con sus respectivos análisis. En segundo lugar se presentan los resultados obtenidos de la variable independiente a través de la escala Likert para medir niveles de resiliencia, posteriormente, se exponen los resultados de la variable dependiente, obtenidos a través de la escala Likert de adaptación y por último, los resultados de la correlación entre la variable independiente y la dependiente.

Resultados de tipo Sociodemográfico.

Como primer objetivo tenemos el identificar las características sociodemográficas de los estudiantes del 1er semestre de Psicología de la Universidad Bicentenaria de Aragua.

A continuación se presentan las tablas de distribución porcentual de los resultados obtenidos en la recolección de datos por dimensión.

Tabla Nr. 1. Tabla de Distribución de Frecuencia de la dimensión Edad

Abbildung in dieser Leseprobe nicht enthalten

Gráfica Nr. 1. Distribución porcentual por Edades

El 63,33% de la muestra tiene edades comprendidas de entre 18 a 25 años, el 23,33% entre 16 y 17 años de edad, un 6,66% de la muestra tiene entre 26 y 35 años de edad y un 6,66% entre 36 y 55 años. Lo que quiere decir que la mayoría de la muestra está constituida por adultos jóvenes, casi un cuarto de la misma por adolescentes de 16 o 17 años de edad y una minoría está conformada por adultos en la etapa media y tardía.

Tabla Nr. 2. Tabla de Distribución de Frecuencia de la dimensión Sexo

Abbildung in dieser Leseprobe nicht enthalten

Gráfica Nr. 2. Distribución porcentual por Sexo

Abbildung in dieser Leseprobe nicht enthalten

El 53,33% de la muestra está constituida por personas del sexo masculino, y el 46,66% restante por el sexo femenino. Lo que demuestra que la mayoría de la muestra son hombres.

Tabla Nr. 3. Tabla de Distribución de Frecuencia de la dimensión Estado Civil

Abbildung in dieser Leseprobe nicht enthalten

Gráfica Nr. 3. Distribución porcentual por Estado Civil

Abbildung in dieser Leseprobe nicht enthalten

El 93,33% de la muestra son solteros, el 3,33% casado, otro 3,33% divorciado y un 0% viudo e igual para concubino, lo que quiere decir que una mayoría significativa de la muestra es soltera.

Tabla Nr. 4. Tabla de Distribución de Frecuencia de la dimensión Instrucción Académica

Abbildung in dieser Leseprobe nicht enthalten

Gráfica Nr. 4. Distribución porcentual por Instrucción Académica

Abbildung in dieser Leseprobe nicht enthalten

El 86,66% de la muestra posee una instrucción académica del bachillerato, un 10% posee estudios superiores o de TSU, y solo un 3,33% estudios de postgrado, lo que quiere decir que la mayoría de las personas a quienes se les realizó un muestreo son bachilleres, un 10% posee otra carrera universitaria o TSU y solo un 3,33% ha realizado estudios de postgrado.

Resultados sobre la Resiliencia

Como segundo objetivo tenemos el descubrir la influencia de la resiliencia en los estudiantes del 1er semestre de Psicología de la Universidad Bicentenaria de Aragua. Para ello, hemos desglosado dicha variable en ocho dimensiones.

Abbildung in dieser Leseprobe nicht enthalten

Tabla Nr. 5. Tabla de Distribución de Frecuencia de la dimensión Humor

Abbildung in dieser Leseprobe nicht enthalten

Gráfica Nr. 5. Distribución porcentual por dimensión Humor

Abbildung in dieser Leseprobe nicht enthalten

Más del 80% de la muestra, posee características que hacen referencia a un humor expansivo, también llamado, hipertimia. Cuando decimos que alguien tiene buen humor, inmediatamente nos representamos a una persona con un estado de ánimo capaz de pensar en cosas agradables y de transmitir a los demás ese pensamiento positivo. Esto nos lleva a la bases de la teoría por Jean Paul Richter, donde define al humor como un estado de ánimo de una persona habitual o circunstancial que le predispone a estar contenta y mostrarse amable o por el contrario a estar insatisfecha y mostrarse poco amable. Sin embargo, si el humor es sólo un estado de ánimo, su estudio y análisis entraría en el terreno de la psicología, más que en el de la antropología o en la relación que el mismo pudiera tener con la construcción de identidades en sociedades multiculturales. No debemos considerar al humor como un simple proceso de conducta, que tenga un solo sentido o función. Analizarlo de esa forma nos haría caer en un reduccionismo conductista, que no nos permitiría comprobar las múltiples contradicciones, las paradojas, la plurifuncionalidad y la fenomenología múltiple que convierten al humor en un complejísimo proceso social.

Y tomando al 16% restante de la muestra que se ubicó en los niveles bajos de humor, no se hace referencia a la ausencia de humo, ya que realizar dicha mención sería algo irracional, sino a la ausencia de la expansividad descrita por dicho autor anteriormente en su “teoría del humor”.

Abbildung in dieser Leseprobe nicht enthalten

Tabla Nr. 6. Tabla de Distribución de Frecuencia de la dimensión Introspección

Abbildung in dieser Leseprobe nicht enthalten

Gráfica Nr. 6. Distribución porcentual por dimensión Introspección

Abbildung in dieser Leseprobe nicht enthalten

Según Freud (1921) la introspección es el conocimiento directo que un sujeto tiene de sus propios estados mentales, la inspección interior de la propia vida psíquica, pero en el caso del psicoanálisis no tanto de la vida actual del sujeto sino de sus vivencias pasadas: el sujeto debe contar su pasado (introspección retrospectiva). Se hace énfasis en este tipo de introspección ya que en la muestra se obtuvo un 83,33% para dicha clase, lo cual deja a un 16,66% de sujetos absueltos a la misma y con una mayor inclinación por la introspección inmediata, la cual tiene como fundamento la capacidad reflexiva que la mente posee de referirse o ser consciente de forma inmediata de sus propios estados.

Lo que quiere decir que la mayoría de la muestra estudiada posee una capacidad reflexiva que se ejerce en la forma del recuerdo sobre los estados mentales del pasado.

[...]

Final del extracto de 93 páginas

Detalles

Título
Resiliencia y Adaptación en los Estudiantes del Primer Semestre de la Facultad de Psicología de la Universidad Bicentenaria de Aragua
Autor
Año
2013
Páginas
93
No. de catálogo
V1313567
ISBN (Libro)
9783346790989
Idioma
Español
Palabras clave
adaptacion, resiliencia, estudiantes, psicologia, universidad
Citar trabajo
Adriana Melchionna (Autor), 2013, Resiliencia y Adaptación en los Estudiantes del Primer Semestre de la Facultad de Psicología de la Universidad Bicentenaria de Aragua, Múnich, GRIN Verlag, https://www.grin.com/document/1313567

Comentarios

  • No hay comentarios todavía.
Leer eBook
Título: Resiliencia y Adaptación en los Estudiantes del Primer Semestre de la Facultad de Psicología de la Universidad Bicentenaria de Aragua



Cargar textos

Sus trabajos académicos / tesis:

- Publicación como eBook y libro impreso
- Honorarios altos para las ventas
- Totalmente gratuito y con ISBN
- Le llevará solo 5 minutos
- Cada trabajo encuentra lectores

Así es como funciona