Benedicto XIII, un espíritu humanista

La labor cultural de Pedro Martínez de Luna


Trabajo de Investigación, 2011

16 Páginas, Calificación: 9,3 (Matrícula de Honor)


Extracto

Resumen

La figura de Pedro Martinez de Luna, ultimo papa de la obediencia de Avinon bajo el nombre de Benedicto XIII, ha sido tratada casi exclusivamente en los aspectos politico y eclesiastico, pero tambien destaco por su cultivo y patrocinio de todas las ramas de la cultura. En este articulo se lleva a cabo un analisis del Libro de las consolaciones humanas, escrito -o recogido y completado- por Benedicto XIII, en el que el Pontifice aragones dio muestras de un profundo conocimiento de los clasicos grecolatinos, principalmente de Seneca. Ello es una prueba mas del destacado talante humanista de Pedro Martinez de Luna.

Abstract

The figure of Pedro Martinez de Luna, Pope of the Avignon obedience with the name of Benedict XIII, has been almost only dealt with the political and ecclesiastical aspects, but he also shone at his encouragement and sponsorship of the whole branches of culture. This article consists on an analysis of the Libro de las consolaciones humanas, written -or collected and completed- by Benedict XIII, book in which the Aragonese Pontiff showed a deep knowledge of the Greek and Roman classical writers, over all of Seneca. It proves once again the prominent humanist willingness of Pedro Martinez de Luna.

Palabras clave: Benedicto XIII, Avinon, Humanismo, Libro de las consolaciones humanas.

Key words: Benedict XIII, Avignon, Humanism, Libro de las consolaciones humanas.

Son numerosos los estudios que se han realizado en torno a la figura de Pedro Martinesde Luna, quien durante veintiun anos fue reconocido por gran parte de la Cristiandad como Benedicto XIII de Aviñón.[1] En un primer momento, la mayoria de los investigadores se centraron en la polemica en torno a su pontificado, dentro del conocido como Cisma de Occidente (1378 - 1415), discutiendo los autores en torno al calificativo que merecia como Pontifice de Avinon, es decir, el de «Papa» o el de «Antipapa». Sin embargo, con el paso del tiempo, la investigation en torno a la figura de Pedro de Luna llevo a los historiadores a descubrir una faceta que hasta el momento habia permanecido inedita: la de un hombre culto, poseedor de una magnifica biblioteca y promotor de las letras y las artes.

Teniendo en cuenta que se han realizado exhaustivos estudios en torno a la labor de mecenazgo de Benedicto XIII tanto en el ambito de las artes como en el de la promotion de las Universidades,[2] nuestro articulo se remitira a la consideration de los libros que rodearon la vida del Pontifice, tanto los que poseyo como los que escribio el mismo, centrandonos en El libro de las consolaciones humanas y en las fuentes clasicas que el autor utilizo para su composition. En esta obra, asi como en el resto de sus escritos, se nos revela un espiritu inquieto y abierto, que dedico gran parte de su vida a formarse en todas las facetas de la cultura, el intelecto y la conciencia del hombre.

1-. Pedro Martinez de Luna y su interes cultural

Nuestro protagonista nacio, presumiblemente, en el ano 1328, aunque algunos autores defienden la fecha de 1342, apuntada por Moxo, que en cierto modo ayudaria a comprender la energia vital que Benedicto XIII siguio demostrando en los ultimos años de su vida -recordemos que murio en 1423-[3]. Como hijo segundogenito de una familia nobiliaria de alta alcurnia dentro de la Corona de Aragon, los Martinez de Luna, el joven Pedro decidio orientar su vida hacia la Iglesia. Asi pues, fue enviado a la Universidad de Montpellier, donde estudio y se especializo en Derecho Canonico.

Tras obtener el grado de doctor, obtuvo la catedra de Prima de Canones con reconocimiento universal, asi como la de Decretales.[4] Su actividad como profesor le llevo a adquirir fama en la Universidad y en los ambientes eclesiasticos, lo que le permitiria, pocos anos despues, conseguir un cargo en la Iglesia, concretamente el de canonigo en la diocesis de Vic, en Tarragona. A este le seguirian posteriormente otros como el de cardenal de Santa Maria in Cosmedin y, finalmente, el de cardenal de Aragon, que le permitiria, en 1394, suceder a Clemente VII como Papa de Avinon, bajo el nombre de Benedicto XIII.

Sin embargo, lo que nos interesa para nuestro proposito de estudio no es la carrera eclesiastica de Pedro Martinez de Luna, por otro lado bien conocida y estudiada por numerosos investigadores, sino su paulatino desarrollo como hombre de letras. Asi pues, y volviendo en el tiempo a esos anos (en torno a 1350) en los que el noble aragones daba clases en la prestigiosa Universidad de Montpellier, nos lo encontramos rodeado de una serie de alumnos y profesores con los que compartia inquietudes intelectuales.

Uno de ellos era un poeta italiano nacido en Arezzo que por aquel entonces escribia sus primeros poemas y comenzaba a hacerse un nombre dentro del panorama intelectual europeo, y que con el tiempo seria conocido como Petrarca. A menudo, ambos recorrieron las calles de Montpellier gastando no poco dinero en hacer acopio de buenos y costosos libros.[5] Con esos ejemplares, Pedro de Luna fue formando la que seria su biblioteca personal, que ya en la decada de los setenta y ochenta del siglo XIV, cuando era cardenal de Aragon y uno de los principales consejeros del papa Gregorio XI, constituia una de las mayores colecciones librarias de los hombres de Iglesia.

La investigadora Laguna Paul ha estudiado la biblioteca de que dispuso Pedro de Luna en los primeros anos de Pontificado, en los que residio en Avinon, esto es, entre 1394 y 1411, y ha llegado a la conclusion de que dentro de los libros que formaron dicha coleccion fueron mayoria los aportados por el propio Benedicto XIII, de modo que este habria trasladado al palacio de Avinon una cantidad mayor de libros que los que habia por entonces en la sede papal.[6]

El estudio de los inventarios que nos han quedado de esta biblioteca, asi como los procedentes de las colecciones de Benedicto XIII en su exilio en Peniscola (1415- 1423),[7] arrojan resultados de gran interes que nos permiten valorar el gran afan cultural del ultimo papa de Avinon. Asi pues, junto a las numerosas obras de caracter religioso, cuya posesion es facilmente comprensible en el caso de un Pontifice -maxime teniendo en cuenta que Benedicto XIII destaco, segun sus contemporaneos y biografos, por su piedad y su conocimiento y estudio de la teologia-, nos encontramos con una gran cantidad de escritos de naturaleza netamente filosofica y literaria[8]. Este es el caso de las obras de los clasicos, principalmente de Seneca, Virgilio y Ovidio, asi como de algunos de los escritores contemporaneos a Pedro de Luna y que con el paso del tiempo han sido considerados como los pioneros del Renacimiento italiano: Petrarca, Boccaccio y Coluccio Salutati. No faltaron tampoco en las bibliotecas de Benedicto XIII las obras de los miembros del llamado «humanismo aragones»,[9] como Vilaragut, Masco o Metge.

En este sentido, se ha destacado asimismo la posesion por parte de Pedro de Luna de una serie de libros cuyas materias se alejaban de lo que en la epoca era habitual dentro de las bibliotecas particulares. Un caso paradigmatico es el de los libros de historia:[10] tal y como pone de manifiesto Maier en su estudio, dentro de la biblioteca de Peniscola hubo una seccion dedicada unicamente a obras descritas en el inventario conservado como «Libri Cronicarum et ystoriarum», compuesta por cronicas y por escritos historicos de autores tan variados como Suetonio, San Isidoro y Petrarca.[11]

Por todo ello, ya en su epoca, y mas alia de disputas eclesiasticas, se considero a Pedro de Luna, ese “aragones exceptional” en palabras de Beltran,[12] como una gran figura de la cultura del momento. Un testimonio de ello lo encontramos en el poema que Perez de Guzman dedico al papa aragones dentro de su obra Loores de los claros varones de Espana, en ese mismo siglo XV. En el, dentro de los atributos que hacen de Benedicto XIII un hombre respetable y venerable, se hace referencia a su talla intelectual:

Su magnifica presencia et su alta dignidad, su virtuosa honestad, su discrecion et sciencia en virtud de obediencia me mandaron que de hinojos et inclinados los ojos, le ficiese reverencia. [13]

Dicha consideration ha sido mantenida por los investigadores que han dirigido su estudio a la faceta bibliofila de Benedicto XIII. Especial atencion ha merecido, en ese sentido, el exilio voluntario del Pontifice en Peniscola durante los ultimos ocho anos de su vida. La actitud de Pedro de Luna en esta epoca ha sido descrita a menudo como la de un hombre resignado a su suerte y cuyo unico consuelo, mas alla de su confianza en Dios y de la conviction de haber actuado correctamente, lo representaban los libros. Suarez Fernandez lo retrata de esta manera: “Por encima de todo, alb estaban sus libros. Ellos bastaban para cubrir el silencio sobrecogedor del castillo de Peniscola”.[14] Tambien en esta epoca ha sido situada la composicion de una obra muy importante dentro de la vida del Papa Luna: El libro de las consolaciones humanas.

[...]


[1] Como obras generates en torno a la vida y el pontificado de Benedicto XIII, destacan las siguientes: en cuanto a los estudios colectivos, son especialmente recomendables Benedicto XIII, el Papa Luna. VII muestra de documentation historica aragonesa, Diputacion General de Aragon, Zaragoza, 1994 y VI Centenario del Papa Luna. 1394-1994. Jornadas de Estudio, Centro de Estudios Bilbilitanos - Institution Fernando el Catolico, Calatayud, 1996. Dentro de las obras individuales centradas en la vida del aragones, destacan las de Moxo y Montoliu (El Papa Luna: un imposible empeno. Estudio politico-economico, 2 vols, Editorial Libreria General, Zaragoza, 1986), la coordinada por Caride, Muniz y Parrilla (Benedicto XIII. La vida y el tiempo del Papa Luna, Caja de Ahorros de la Inmaculada. Aragon, Zaragoza, 1987), el estudio de Pereira (El Papa Luna. Benedicto XIII, Aldebaran, Madrid, 1999) y el sintetico y didactico ensayo de Suarez Fernandez (Benedicto XIII. iPapa o Antipapa?, Ariel, Barcelona, 2002). Con respecto a la faceta humanistica de nuestro protagonista, la obra clave es la de Esteban (Cultura y prehumanismo en la curia pontificia del Papa Luna (1394-1423), Universitat de Valencia, Valencia, 2002). Para un mayor conocimiento de la biblioteca del Papa Luna, son imprescindibles los dos primeros capitulos de la obra de Maier (Ausgehendes Mittelalter. Gesammelte Aufsatze zur Geistesgeschichte des 14. Jahrhunderts, Edizioni di Storia e Letteratura, Roma, 1977).

[2] Con respecto a su labor de patrocinio artistico, el estudio de referencia es el capitulo de Lacarra en la obra dedicada a la documentation existente en torno a Benedicto XIII (LACARRA DUCAY, Ma C., “Benedicto XIII y las artes”, en Benedicto XIII, el Papa Luna. VII muestra de documentation historica aragonesa, Diputacion General de Aragon, Zaragoza, 1994, pp. 101-111). En cuanto a la labor de ayuda y promocion de algunos Universidades, principalmente el de Salamanca, debe acudirse a las breves notas contenidas en las obras generales anteriormente citadas, ya que se no hay un estudios sistematicos en torno a esta materia. Sin embargo, la obra de Cuella Esteban en torno a Calatayud (Aportaciones culturales y artisticas del Papa Luna (1394-1423) a la Ciudad de Calatayud, Institution Fernando el Catolico (CSIC) - Diputacion de Zaragoza, Zaragoza, 1984), con el estudio del caso de la Universidad de dicha ciudad aragonesa, permite extraer conclusiones acerca del modo en que Benedicto XIII incentivo la creation y el crecimiento de los Studia Generalia de la Peninsula.

[3] Cfr. SUAREZ FERNANDEZ, L., Benedicto XIII. iPapa o Antipapa?, Ariel, Barcelona, 2002, p. 17.

[4] PEREIRA PAGAN, B., El Papa Luna. Benedicto XIII, Aldebaran, Madrid, 1999, pp. 53-54.

[5] SUAREZ FERNANDEZ, L., op. cit., pp. 24-25.

[6] LAGUNA PAUL, M T., “La biblioteca de Benedicto XIII”, en Benedicto XIII, el Papa Luna. VII muestra de documentacion historica aragonesa, Diputacion General de Aragon, Zaragoza, 1994, pp. 78­82.

[7] MAIER, A., AusgehendesMittelalter. Gesammelte Aufsatze zur Geistesgeschichte des 14. Jahrhunderts, Edizioni di Storia e Letteratura, Roma, 1977, pp. 1-157.

[8] El anteriormente citado estudio de Laguna Paul revela como la accion de Benedicto XIII llevo a modificar los porcentajes de las obras literarias y juridicas con respecto a las teologicas dentro de la biblioteca de Avinon, pasando las primeras a representar una cuarta parte del total, mientras que en los anteriores pontificados reoresentaban apenas un 13% (Cfr. LAGUNA PAUL, op. cit., p. 80).

[9] ESTEBAN, L., Cultura y prehumanismo en la curia pontificia del Papa Luna (1394-1423), Universitat de Valencia, Valencia, 2002, P. 70.

[10] CARIDE, C.; MUNIZ, J. A.; PARRILLA, J. A, Benedicto XIII. La vida y el tiempo del Papa Luna, Caja de Ahorros de la Inmaculada. Aragon, Zaragoza, 1987, p. 113.

[11] MAIER, A., op. cit., p. 45.

[12] BELTRAN, A., “Don Pedro de Luna, Papa Benedicto XIII: semblanza de un aragones excepcional”, en VV. AA., VI Centenario del Papa Luna. 1394-1994. Jornadas de Estudio, Centro de Estudios Bilbilitanos - Institution Fernando el Catolico, Calatayud, 1996, p. 371.

[13] Cfr. VV. AA., Benedicto XIII, el Papa Luna. VII muestra de documentacion historica aragonesa, Diputacion General de Aragon, Zaragoza, 1994, pp. 15-16.

[14] SUAREZ FERNANDEZ, L., op. cit., p. 304.

Final del extracto de 16 páginas

Detalles

Título
Benedicto XIII, un espíritu humanista
Subtítulo
La labor cultural de Pedro Martínez de Luna
Universidad
Universidad Autónoma de Madrid
Curso
Historia - Edad Media, Edad Moderna
Calificación
9,3 (Matrícula de Honor)
Autor
Año
2011
Páginas
16
No. de catálogo
V167668
ISBN (Ebook)
9783640846610
ISBN (Libro)
9783640844142
Tamaño de fichero
605 KB
Idioma
Español
Notas
Trabajo final para la asignatura "Literatura e Ideología" del Máster de Estudios Medievales de la Universidad Autónoma de Madrid
Etiqueta
benedicto, xiii, pedro, martínez, luna, honor)
Citar trabajo
Eduardo Baura (Autor), 2011, Benedicto XIII, un espíritu humanista, Múnich, GRIN Verlag, https://www.grin.com/document/167668

Comentarios

  • No hay comentarios todavía.
Leer eBook
Título: Benedicto XIII, un espíritu humanista



Cargar textos

Sus trabajos académicos / tesis:

- Publicación como eBook y libro impreso
- Honorarios altos para las ventas
- Totalmente gratuito y con ISBN
- Le llevará solo 5 minutos
- Cada trabajo encuentra lectores

Así es como funciona