El Nacionalismo Lingüistico en Amèrica durante la primera mitad del Siglo XIX en el Río de la Plata y Chile


Seminararbeit, 2008
26 Seiten

Leseprobe

Indice

Introduction

Contexto historico y periodization
La «batalla» del idioma

Nuevas generaciones
Juan Bautista Alberdi y Juan Maria Gutierrez

Las polemicas del ano

La reforma ortografica

Palabras finales

Bibliografia

Introduccion

Tras la revolution francesa la asociacion entre lengua y nation llego a convertirse en un lugar comun del pensamiento de la epoca. El idioma paso a ocupar un lugar central en la definition de la identidad de una nacion, y su consideration oscilaba entre un caracter in­strumental („Organ“ der Nationenbildung), es decir, como vehiculo ideologico de la uni- dad nacional en autores como Herder, cuando no directamente como simbolo de una co- munidad y expresion de su espiritu singular, en W. von Humboldt, con lo cual la lengua era elevada al rango de criterio decisivo en la definicion de una nacion (Coulmas 1985, 41ss). Con la expansion napoleonica el discurso nacionalista de la lengua toma tambien caracter emancipatorio y se politiza: la constitution de un estado nacional iba hermanada de la emancipation de una nacion dominadora. El mismo Herder se valla de las diferencias idiomaticas para fustigar a las elites alemanas que adherian al prestigio de la lengua y culturas francesas. Un pueblo dominado se identificaba a sl mismo mediante un idioma y a la vez, invirtiendo el espejo, identificaba al dominador con su lengua, y con ello, su prestigio y normativa formaban uno con el control social y politico que tal imponla. La lengua definia entonces la pertenencia a una nacion y la existencia de una nacion era la base para la formation de un estado independiente y soberano, es decir, el derecho de un pueblo a organizarse en un estado nacional independiente de los demas. Asi, una lengua tenia doble valor: hacia adentro como elemento identificatorio unificador de un pueblo, hacia afuera como elemento diferenciador.

Desde luego, aunque el mapa politico de la America hispana le debe a Napoleon quizas tanto como la Europa actual, la situation en America tiene sensibles diferencias. Los inte- lectuales americanos, muchos de ellos formados en universidades del otro lado del Atlan- tico, lectores de los grandes pensadores de la epoca, van a adherir con entusiasmo a estas ideas del Romanticismo europeo y a adaptarlas, o al menos hacer el intento, a la realidad del nuevo continente. Este es el motivo por el que se impone comenzar con una explica- cion, aunque sea minima y esquematica, del contexto historico latinoamericano en gene­ral. El tema nos ofrece tambien la posibilidad de integrar sin violencia en el primer capi- tulo la consideration del siglo XIX latinoamericano en distintos intentos de periodization que tomaron como centro la cuestion de la lengua o la cultura en general.

A partir del siguiente capitulo nos concentraremos en lo que tuvo de singular la genera­tion romantica en el cono sur del continente, mas concretamente en el Rio de la Plata y en Santiago de Chile, lugares donde una serie de polemicas nos permiten en su „teatralidad“ comprobar como la lengua toma un lugar central en el pensamiento de quienes plantean la organization estatal que tras la independencia se impone como tarea a las nuevas republi- cas. El proceso de unification nacional y construction de un estado implica la homoge- neizacion de sus ciudadanos, es decir, la reduction al minimo de sus diferencias internas y el sacrificio de particularidades individuales en aras de un colectivo (Del Valle, Gabriel-Stheeman: 24). Este mismo proceso homogeneizador encuentrara un desarrollo analogo en el campo de la lengua, cuando en las nuevas republicas se intente establecer una nueva norma linguistica de validez nacional. Por ello nos interesa ocuparnos breve- mente al final de las propuestas de reforma ortografica que dan cuenta en su enves, por una parte, del desfasaje existente entre la norma castellana y la realidad linguistica ameri­cana, y por otra, como comienza a tomar cada vez mayor fuerza la necesidad de constituir una nueva norma y dotarla de legitimidad, a la vez que definir el tipo de relation que esta nueva norma tendra con el espanol ,,de Espana“.

En general cuando se habla del nacionalismo linguistico en America Latina se lo contra- pone a la corriente contraria identificada como el ,,purismo“. Ambos son ,,actitudes opuestas entre los intelectuales y escritores hispanoamericanos“ (Sanchez Mendes 2004, 428). Se insiste en filiar esta problematica por partes iguales al campo de la lengua y al de la literatura, y por cierto era asunto de discusion entre escritores -aunque todos los inte­lectuales de la epoca en mayor o menor medida eran tambien escritores-, quienes se plan- teaban el problema de una literatura nacional que identificara a las nuevas republicas y que grado de autonomia tendria esta frente al modelo de la literatura espanola. Nos parece sin embargo que este analisis que considera ambas ,,actitudes“ se detiene en el umbral y no agota sus posibilidades. Se hace necesario hacer abstraction de este campo de tensio- nes historicas y observar su funcionamiento como parte de un proceso englobador de estandarizacion linguistica, tal como propusieran Guillermo Guitarte y German de Granda posteriormente.

Contexio liistorico j periodizacion

Las guerras de la independencia se extienden en Centro y Sudamerica en el perlodo com- prendido entre 1810 y 1824. Con la independencia de las republicas americanas, se pierde el centro orientador que constitula la Corte de Espana en los amplios territorios de Hispa- noamerica. Ese lugar lo van a ocupar a partir de ahora las ciudades capitales, sede de la vida polltica y parlamentaria de las nuevas republicas, las universidades, las imprentas como difusoras de cultura. Es decir, ya no existe mas un centro unico que pueda ordenar el desarrollo politico e institucional a la vez que funcionar como modelo lingulstico y cul­tural como ocurrla durante el perlodo de la colonia. Por una parte, los centros se multipli- can y se nivelan, por otra, ganan importancia centros hasta entonces considerados de se- gundo orden, como es el caso de Buenos Aires, Montevideo y Santiago de Chile.

Esta reestructuracion socio-polltica desde un sistema unicentrico a uno policentrico fue percibido en su epoca misma como vertiginoso e incluso como caotico. La historiografla argentina de cuno liberal y conservador llama al perlodo entre 1820-1850 la ,,epoca de la anarqula“. El nombre es sintomatico de la perception estigmatizada que se construyo de este perlodo y permanece hasta nuestros dlas. Noes que no haya habido ninguna forma de autoridad u organization, solo que el desmembramiento de la autoridad central amenazo por momentos con volverse extremo, hasta tal punto que numerosos hombres con poder polltico y economico en las provincias y ciudades del interior se negaban a obedecer a la autoridad central de la capital. El perlodo de 1816 a 1863, al menos en Argentina, es el perlodo de las luchas internas por definir el modo de organizacion polltica del nuevo esta- do entre los partidarios de un sistema federal con varios centros provinciales y los partidarios de un sistema unitario con centro en el puerto de Buenos Aires. Es decir, a un nivel nacional se repite el mismo esquema que a nivel continental: la lucha, tension o competencia entre fuerzas centrlfugas y fuerzas centrlpetas. Por supuesto si modelizamos o graficamos este juego de fuerzas producto de la inestabilidad institucional de las repu­blicas americanas en formation, no debemos caer en la trampa de identificar a las mismas con hombres o movimientos concretos aunque esto sea a veces posible; las mismas son representations abstractas de un campo de tension.

Este esbozo historico, tiene un desarrollo complementario en el ambito de la lengua. Guillermo Guitarte describe bien esta complementariedad al caracterizar en su propuesta de periodization de la historia linguistica hispanoamericana al siglo XIX como la epoca inmediatamente posterior a la declaration de la independencia de las republicas hispano- americanas, portadora de la lucha o conflicto entre los defensores del viejo orden colonial y „los impulsos surgidos con la independencia“ (Guitarte 1980, 128). Este conflicto en- contrara su sintesis y conciliation en el siglo XX, cuando terminen de definirse las caracteristicas del espanol en el continente americano, tal como se nos presentan en la actualidad. En un nivel historico Guitarte identifica tres situaciones que definen este momento: el fenomeno novedoso de la soberania sobre un territorio nacional, la transfe­rence del rol directivo o normalizador de Madrid a las nuevas capitales, y a la vez, junto a la separation de Espana, el desarrollo particular e independiente entre si de las nuevas republicas. En un plano linguistico seria posible caracterizarlo como el ,,paulatino aflorar de las caracteristicas del espanol americano a estilos superiores del habla“, lo cual coinci­de dicho en otras palabras con el conflicto que Angel Rosenblat (1984b, 270ss) describe entre las hablas populares y la lengua literaria. A esta situation general, es necesario insistir, cabe considerar en el marco de los desarrollos particulares que tomara en cada pais o region. Es decir, a grandes rasgos se puede identificar en un plano historico y social dos procesos simultaneos y paralelos, una separation del modelo espanol y al mis- mo tiempo una tendencia de particularization, procesos que encuentran un claro correlato a nivel cultural y linguistico y que forman los dos aspectos del concepto sintetico de estandarizacion policentrica (Granda 1994, 48). Volveremos sobre el concepto de estandarizacion mas adelante.

La batalla del idioma

Otra caracterizacion abarcadora que se hace del periodo es la que presenta el historiador de la cultura y la literatura latinoamericana, Carlos Rama. Dicho autor acuno la expresion de ,,batalla del idioma“ para dar cuenta de la situation en Latinoamerica en el siglo XIX tras la independencia. A las luchas militares siguen otras ,,luchas“ que se definen en el campo de la cultura y lo simbolico. Rama define las principals llneas de esta „batalla“ en los siguientes terminos (Rama 1982, 115ss):

a) „Por una parte, los clasicos puristas de la literatura espanola sostienen tener una especie de mo­nopolio sobre la lengua castellana, atentos a sus orlgenes ya la creencia que los giros e interpreta- ciones caracterlsticas de Castilla, o mas precisamente del Madrid culto, son los unicos validos. Los hispanoamericanos, por su parte, rechazan tal monopolio y protestan por el paternalismo que supone su mera enunciacion. Al contrario, reivindican un estilo americano de uso de la lengua hablada y escrita“. Esta llnea conduce a los primeros trabajos gramaticales y filologicos propios en defensa del «espanol de American

b) A los hispanoamericanos les interesa que la lengua sea un lazo cultural entre sus propias socie- dades (con independencia de Espana) y que, por razon de las divisiones pollticas que acarrea la descolonizacion, «no explote la unidad lingulstica en lenguas diferentes», como en su tiempo su- cediera con el latln tras la calda del imperio romano. Naturalmente, los «espanolistas», conserva- dores o «restauradores» hispanoamericanos creen que la lengua debe ser conservada en los estrictos terminos del clasicismo purista, como un puente mas entre Espana y sus antiguas colo- nias. En esta llnea puede verse como los «provincialismos», «regionalismos» o, como terminara llamandoseles, «americanismos», seran inventariados y conservados en diccionarios, aparte de la emergencia de neologismos derivados de experiencias nuevas y de renovadas necesidades economicas, culturales e ideologicas.

c) El nuevo castellano de America se eleva al nivel de «forma idiomatica especifica, apta para la expresion literaria», «creandose las bases para la eliminacion de ese foso insalvable que existla hasta la epoca, entre la lengua de la conversation y la lengua corriente y literaria». Este proceso independizara a la literatura hispanoamericana, en buena medida, de sus ralces penlnsulares y contribuira a darle una fisonomia propia.

A un nivel lingulstico, aunque al igual que Guitarte sometido a un plano historico general que lo fundamenta, Rama distingue en el siglo XIX dos etapas coincidentes con las re- laciones diplomaticas que se establacen entre Espana y sus ex-colonias. La primera que se extiende hasta 1866 y la siguiente entre esta fecha y 1898. La primera etapa, a la cual ce- nimos el contenido de este trabajo, oscila entre la total incomunicacion y la conflictividad entre Espana y las que eran sus colonias, en ella se da la primera generation de intelectua- les latinoamericanos, quienes „se plantean los problemas del idioma en terminos polemi- cos con Espana, procurando soluciones locales, autonomas, propias a las incitaciones o desafios de la realidad cotidiana“ (Rama 1982, 117s).

Nuevas generaciones

Tomamos el concepto de ,,generacion“ como un configurador de la identidad de un grupo social determinado. Es un concepto que debemos considerar aqul porque no pocos histo- riadores vieron en estos episodios de la historia cultural latinoamericana una nueva repre­sentation de la „guerra“ de las generaciones[1]. Desde luego que se exagero en el empleo del mismo y todo lector que se encuentre con un libro de historia cultural escrito en Espa- na (muchlsimas veces tambien en Latinoamerica) durante el siglo XX parece indefectible- mente condenado a tropezar con tal concepto. Nos parece que se trata de una idea util e interesante para entender un fenomeno historico, pero a la que queda grande la funcion del clave de interpretation historica que muchas veces parecio asignarsele. Si resulta en cambio aqul ineludible, es porque son los miembros mismos de esta generation quienes se reconcen a sl mismos en este espejo.[2] Vamos a referirnos aqul a la generacion de los hijos de los hombres de la Independencia u hombres de Mayo (en Argentina la fecha del 25 de Mayo es la de la constitution del primer gobierno autonomo); tambien conocidos como „generacion de 1837“ o „generacion de los proscriptos“. Estos hombres, casi todos nacidos entre 1805 y 1815, haran una apelacion constante a los hombres e ideales de la Revolution de Mayo[3] y se veran a sl mismos como encargados de cumplir una mision: completar el proceso comenzado con las guerras de independencia mediante la constitucion de un estado nacional. Sarmiento por ejemplo (nacido en San Juan 1911) afirma de sl mismo haber nacido con la Patria (Recuerdos de Provincia) estableciendo asl un claro paralelo entre biografla personal e historia nacional. Otro importante protagonista, Juan Bautista Alberdi, escribe sobre la continuidad historica con la revolucion de mayo de 1810 que, La Revolution en la lengua que habla nuestro pals es una faz nueva de la revolution social de 1810, que la sigue por una logica indestructible.

La irruption de esta nueva generation coincide con la de las ideas sociales, pollticas y es- teticas del Romanticismo. Si bien las ideas del romanticismo prendieron en todos los cen­tres culturales latinoamericanos, el caso del Rlo de la Plata merece ser considerado de manera especial dado su caracter temprano (a comienzos de la decada del 30), la cantidad de jovenes intelectuales identificables con esta corriente (Juan Bautista Alberdi, Esteban Echeverrla, Juan Marla Gutierrez, Jose Marmol, Vicente Fidel Lopez y en especial Do­mingo Faustino Sarmiento entre los mas importantes), asl como tambien por la radicali- dad que alcanzaron algunos de los planteos romanticos, ya que en general la introduction del Romanticismo en otros centros culturales como Mexico o Peru tuvo lugar de manera paulatina y sin grandes fricciones o polemicas, ademas de limitado a un romanticismo li- terario que mantenla un cuno espanol, mientras que en el Rlo de la Plata ingresan tambien las ideas pollticas y sociales del romanticismo europeo, especialmente el frances (Fourier, Saint Simon) (Guitarte 1980, 131). Los romanticos en el Rlo de la Plata son conocidos tambien como la generation del 37, por reunirse en ese ano en el Salon Literario que funciono en la librerla de Marcos Sastre hasta ser cerrado por el gobierno de Rosas tras pocos meses; los mismos defienden las ideas de una democracia liberal y de una organization mixta del estado que supere el antagonismo entre unitarios y federales en la republica Argentina.

Para definir en pocas palabras la base material que permite entender la estructura ideolo- gica que sustenta las ideas pollticas, sociales y esteticas de la epoca, hay que tener en cuenta que ya terminadas las guerras de la Independencia se hacla necesario, por una par­te, construir un estado nacional y conformar una identidad que lo diferenciara de los de- mas estados americanos recien constituldos, y por otra, asegurar mediante esta identidad la cohesion interna, es decir la lealtad de los ciudadanos hacia dicho estado. Los Romanti­cos son los proyectistas del Estado Nacional con fundamento liberal que comenzara a construirse tras la calda de Rosas en 1852.

[...]


[1] Las ideas ideas y citas que se exponen en los siguientes parrafos, a menos que se indique otra cosa, son tomadas de Angel Rosenblat (1984a): ,,Las generaciones argentinas del siglo XIX ante el problema de la lengua“. En: Estudios dedicados a la Argentina. Caracas: Monte Avila Editores: 83-125.

[2] Hay un artlculo juvenil de Alberdi que se titula precisamente ,,La generacion presente a la faz de la pasada“.

[3] Pensemos que, a diferencia de otros nacionalismos europeos que colocan a la historia junto a la lengua como ele- mentos definidores de la propia identidad, en nuestro caso no solo la lengua es la misma que la del polo contra el cual se revelan para definirse, sino que tampoco hay mucha mas historia nacional a la cual remitirse como no sea a la epoca colonial. En otros paises como Peru y Mexico se puede recurrir a una mitologla imperial indlgena, en el caso del Rlo de la Plata los indios nomades de la pampa careclan de esta aura y constitulan aun un peligro demasiado presente cuando no un obstaculo al desarrollo territorial que ambicionaban para el estado argentino.

Ende der Leseprobe aus 26 Seiten

Details

Titel
El Nacionalismo Lingüistico en Amèrica durante la primera mitad del Siglo XIX en el Río de la Plata y Chile
Hochschule
Ruprecht-Karls-Universität Heidelberg
Autor
Jahr
2008
Seiten
26
Katalognummer
V195676
ISBN (eBook)
9783656218937
ISBN (Buch)
9783656219286
Dateigröße
508 KB
Sprache
Deutsch
Schlagworte
Nacionalismo lingüístico, Reforma ortográfica, Español de América, Siglo XIX, Andrés Bello, Domingo Faustino Sarmiento, Río de la Plata, Chile
Arbeit zitieren
Carlos Gabriel Perna (Autor), 2008, El Nacionalismo Lingüistico en Amèrica durante la primera mitad del Siglo XIX en el Río de la Plata y Chile, München, GRIN Verlag, https://www.grin.com/document/195676

Kommentare

  • Noch keine Kommentare.
Im eBook lesen
Titel: El Nacionalismo Lingüistico en Amèrica durante la primera mitad del Siglo XIX en el Río de la Plata y Chile


Ihre Arbeit hochladen

Ihre Hausarbeit / Abschlussarbeit:

- Publikation als eBook und Buch
- Hohes Honorar auf die Verkäufe
- Für Sie komplett kostenlos – mit ISBN
- Es dauert nur 5 Minuten
- Jede Arbeit findet Leser

Kostenlos Autor werden