El descubrimiento y la transformación del sujeto en el relato de la criatura de Frankenstein

Desde el ser mítico-primitivo al racional


Trabajo Universitario, 2012

7 Páginas, Calificación: 4.5/5


Extracto

El descubrimiento y la transformación del sujeto en el relato de la criatura de Frankenstein: Desde el ser mítico-primitivo al racional

SEBASTIÁN RODRÍGUEZ RUÍZ

LITERATURA INGLESA DEL S. XIX

El proceso de autodescubrimiento y de aprehensión del mundo en la criatura de Fankenstein se da en el marco de una historia intercalada, en un tercer nivel narrativo, pero en primera persona.

Según Aguiar e Silva nos dice de Lukács, la novela es la forma de la virilidad madura, la historia de la aventura de un agonista problemático que busca en un mundo degradado, valores auténticos. Su contenido “es la historia de un alma que va por el mundo aprendiendo a conocerse, que busca aventuras para experimentar en ellas y que, a través de esa prueba, da su medida y descubre su propia esencia”. (Silva, 209)

Dicho proceso es formativo y progresivo, la criatura lo comienza desde una posición vital análoga con el niño o el hombre primitivo. En el comienzo de su narración retrospectiva nos muestra la problemática de su conciencia frente al mundo “Recuerdo con gran dificultad el primer periodo de mi existencia; todos los sucesos se me aparecen confusos e indistintos.”(Shelley, 220), la experiencia sensorial en la primera etapa está en un periodo de adaptación, por eso el ser hasta ese punto es inconsciente e indefenso, incapaz de identificar las diferencias de la realidad física, como le dice a Víctor en su relato: “Una extraña multitud de sensaciones se apoderaron de mi y empecé a ver, sentir y oler, todo a las vez [...] Tardé mucho tiempo en aprender a distinguir las características de cada sentido.” (Shelley, 220). A partir de este momento, comienza el aprendizaje. Como dice:

La principal obra de Piaget ha sido la de mostrar cómo los niños formulan progresivamente los conceptos de espacio, tiempo, existencia objetiva, causalidad, y la acción del mundo exterior en general, de la infancia en adelante. Sus observaciones de las criaturas y los niños de corta edad han demostrado la progresiva distinción del yo del mundo exterior, y mostrado cómo la simple imitación infantil se desarrolla gradualmente, primero en cuanto al uso de símbolos, y después en lo que atañe a la capacidad para la generalización y abstracción (Kirk, 324).

Así, inicialmente se da la identificación causal, se por medio de la experimentación activa en el entorno, como elementos físicos se diferencian unos de otros, como la luz de la oscuridad: “Recuerdo que, poco a poco, una luminosidad cada vez más fuerte oprimía mis nervios y tuve que cerrar los ojos. Me sumergí entonces en la oscuridad y eso me turbó. Pero apenas había notado esto cuando descubrí que, al abrir los ojos, la luz volvía a iluminar.” (Shelley, 220). La criatura descubre por medio de oposición, lo luminoso y lo oscuro: “Hasta el momento, me habían rodeado cuerpos opacos y oscuros, insensibles a mi tacto o a mi vista. Pero ahora descubrí que podía, moverme con entera libertad” (Shelley, 220). Este punto es de mayor importancia al concentrarnos en un análisis comparativo con la formación infantil, y es problemático ya que la criatura posee plenas facultades fisiológicas y de movilidad, totalmente desarrolladas, entonces, en ese caso, el análisis se puede dar también con el arquetipo de hombre primitivo y mítico, en el sentido experimental y de relación con la realidad natural. Según G. Jung y Kerényi “La mentalidad primitiva no inventa mitos, los experimenta. Los mitos son revelaciones involuntarias de la psique preconsciente, manifestaciones involuntarias sobre acontecimientos psíquicos inconscientes” (Kirk, 328). El entorno se convierte en una serie de varios fenómenos indiferenciables, e incomprensibles, “No tenía ninguna idea clara, todo estaba confuso” (Shelley, 221), que se intentan explicar de algún modo, “era una pobre criatura, indefensa y desgraciada, que ni sabía ni entendía nada.” (Shelley, 221). La observación fenomenológica se convierte en la herramienta de aprehensión: “Poco después, una tenue luz iluminó el cielo, dándome una sensación de bienestar. Me levanté, y vi emerger una brillante esfera de entre los árboles. La observé admirado. Se movía con lentitud, pero su luz alumbraba lo que había alrededor, y volví a salir en busca de bayas” (Shelley, 221). La miticidad se explica de la siguiente forma:

El enfoque sociológico presentado por Lévy-Bruhl, quien sostiene que los mitos son producto de la mentalidad primitiva y se manifiestan como pensamiento de carácter prelógico dinamizador de aquella, construyéndose en un puente entre la “prenaturaleza” y lo “sobrenatural”. La mentalidad –prelógica- coexiste con las formas lógicas del pensamiento. Esta teoría propone que el mito es la prueba de una “función arcaica” elemental, necesaria en todo hombre, situada más allá de la razón, en los niveles afectivos, sociales, mágicos y religiosos que, desde el imaginario simbólico, contribuye con la configuración del hombre en su relación con la naturaleza y con su sociedad. (Flores, 29-30)

El hombre mítico organiza el universo y da “unas relaciones más o menos ordenadas entre éste y su mundo circundante, reduciendo así su angustia, ansiedad y temor frente a lo desconocido y proporcionándole en consecuencia, un sentimiento de seguridad” (Flores, 31-32). Los fenómenos naturales se convierten en los asideros de la criatura, la regularidad y periodicidad se transforman en un tipo de conocimiento y orden: “Se sucedieron varios cambios de días y noches, y la esfera nocturna había menguado considerablemente cuando empecé a distinguir mis sensaciones una de la otra” (Shelley, 221)

Paulatinamente, comencé a percibir con claridad el cristalino arrollo que me proporcionaba agua, y los árboles que me protegían con su follaje. Me sentí muy contento cuando por primera vez descubrí que el armonioso sonido que con frecuencia regalaba mis oídos procedía de las gargantas de los pequeños animalillos alados que a menudo me habían interceptado la luz. (Shelley, 221)

[...]

Final del extracto de 7 páginas

Detalles

Título
El descubrimiento y la transformación del sujeto en el relato de la criatura de Frankenstein
Subtítulo
Desde el ser mítico-primitivo al racional
Universidad
Universidad de Antioquia
Curso
Literatura Inglesa del siglo XIX
Calificación
4.5/5
Autor
Año
2012
Páginas
7
No. de catálogo
V209567
ISBN (Ebook)
9783656373315
Tamaño de fichero
466 KB
Idioma
Español
Etiqueta
Mary Shelley, Frankenstein, Ser Mítico, Mito, Formación, Novela
Citar trabajo
Sebastián Rodriguez Ruiz (Autor), 2012, El descubrimiento y la transformación del sujeto en el relato de la criatura de Frankenstein, Múnich, GRIN Verlag, https://www.grin.com/document/209567

Comentarios

  • No hay comentarios todavía.
Leer eBook
Título: El descubrimiento y la transformación del sujeto en el relato de la criatura de Frankenstein



Cargar textos

Sus trabajos académicos / tesis:

- Publicación como eBook y libro impreso
- Honorarios altos para las ventas
- Totalmente gratuito y con ISBN
- Le llevará solo 5 minutos
- Cada trabajo encuentra lectores

Así es como funciona