Crisis y Reconstrucción de la Filosofía. ¿Una Necesidad del Mundo Moderno?


Ensayo, 2016

11 Páginas


Leer texto completo

Índice
Introducción ... 3
¿Cómo plantear las buenas preguntas que permitan reconstruir la filosofía bajo
la influencia de la ciencia y las tecnologías modernas? ... 3
Conclusiones ... 8
Bibliografía ... 11

3
Introducción:
En Libro
"CRISIS Y RECONSTRUCCIÓN DE LA
FILOSOFÍA" escrito por
MARIO BUNGE se presenta la evolución y resultados actuales de las
principales áreas científicas (cosmología, sociología, psicología, ética y
derecho) que ante el avance tecnológico y científico del mundo moderno han
ocasionado un estancamiento de la filosofía, hoy día no se proponen nuevas
ideas filosóficas correctas, ni sistemas filosóficos ocasionando una crisis en la
Filosofía Actual.
Por eso, para darnos a la tarea de Reconstruir la Filosofía como una necesidad
del mundo Moderno, es necesario responder al siguiente cuestionamiento cuya
respuesta brindaré mis puntos de vista con base a mi experiencia,
conocimientos y referencias dadas a lo largo del libro así:
¿Cómo plantear las buenas preguntas que permitan reconstruir la
filosofía bajo la influencia de la ciencia y las tecnologías modernas?
Considero importante iniciar mi planteamiento con las características de las
palabras, puesto que éstas tienen un significante (la palabra), un significado
(raíz, origen contextual, por ejemplo filosofía proviene del griego filos (amor) y
sofía (sabiduría)) y un referente (pensamiento que conduce al significante, es
decir el qué).
La filosofía ha tenido diversos significados distintos a referentes distintos
en los conceptos modernos de ciencia y tecnología, que filosóficamente
tienen un significado contextual que denotan temporalidad, que
comparten características de la ciencia medieval como la matematización,
la observación controlada y la tradición y que son excluyentes al ser
patrones de medida del desarrollo humano y social.
Según el planteamiento de Bunge, la Filosofía está estancada en primer lugar
porque los Filósofos modernos se dedican a enseñar, comentar o adornar
ideas de otros académicos, ya que, éstos no proponen nuevas ideas filosóficas

4
correctas, ni sistemas filosóficos, olvidando que la filosofía se ha constituido en
el Saber de Saberes, ha sido la Partera de las Ciencias, es y será el Faro de
acción.
"
Frente a ésta actitud y realidad generadas por el avance acelerado de la
ciencia y tecnología durante el último siglo, el hombre moderno puede elegir
adoptar cuatro actitudes: La avestruz pasiva que sufre el cambio. El bombero
reactivo que se ocupa en combatir el fuego, una vez éste se ha declarado. El
asegurador pre-activo que se prepara para los cambios previsibles pues sabe
que la reparación sale más cara que la prevención. El conspirador pro-activo
que trata de provocar los cambios deseados.
Convendría decir aquí que estos conceptos de preactividad y proactividad,
como definición del contenido de la prospectiva deben atribuirse a Hasan
Ozbekhan (En el curso de una cena en Madrid declaró que la traducción del
concepto prospectiva al inglés existía con los adjetivos preactivo y proactivo).
Conclusión práctica para los decisores: A partir de ahora, cuando establezcan
un plan de actuación, habrán tres columnas, una para la reactividad, otra para
la preactividad y finalmente, otra para la proactividad. Ninguna de ellas debería
quedar ni demasiado llena o ni demasiado vacía. Naturalmente, en un contexto
de
Crisis, la reactividad prevalece sobre el resto y en un contexto de crecimiento,
es preciso anticipar los cambios y provocarlos, fundamentalmente, por medio
de la innovación
"
(GODET, M. 2000).
Por lo tanto, considero que para superar la crisis de la filosofía, es
necesario reconstruirla a partir de la innovación, en un contexto de
crecimiento, a partir de un plan de acción que contemple reactividad,
preactividad y proactividad.
De igual forma, al dejarnos absorber por el embrujo de la modernidad, nos
hemos olvidado de las limitaciones que impone la formalización de los

5
problemas, lo cual tiene el peligro de cortar las alas de la intuición, la
imaginación y la pasión, en otras palabras, el amor y el deseo de filosofar.
Al dejarnos conquistar por la evolución de la tecnología, la riqueza, el
crecimiento económico de los países desarrollados, la industrialización y el
progreso provocados por la modernidad, se ha generado una crisis en la
filosofía, así como en los diversos campos de la ciencia y la tecnología, cuyas
causas planteadas por Bunge se han profundizado gracias al fenómeno de la
globalización, al concepto estado nación, a la influencia de los
fundamentalismos, al modelo anglosajón que busca la homogenización y al
concepto de desarrollo sostenible. En otras palabras, la crisis de la
modernidad se ha generado por la transformación de los conceptos de
mercado (acceso de bienes y servicios), nación (como identidad cultural)
y estado (normas).
La crisis de la modernidad conlleva a su vez crisis de la filosofía, y éstas han
sido enmarcadas en las cuatro concepciones que plantea Bunge: Biológica
(Salud), Cultural (Educación), Política (Participación) y Económica
(Crecimiento), lo cual desde mi punto de vista ha influenciado el pensamiento
filosófico Neoestructural
1
y Neoliberal
2
.
La profesionalización excesiva no es ajena a la Filosofía, en las
disciplinas existe poco o nada de vocación filosófica, ya que, por buscar
alcanzar un título profesional, se ha creado la cultura del Titulismo
3
con el
peligro de perder la autenticidad de generar nuevo conocimiento, y en
lugar de plantearse las buenas preguntas y desconfiar de las ideas
recibidas, para generar nuevo conocimiento, se copia y muchas veces se
ajustan las ideas de otros, perdiéndose la autenticidad, la crítica, la
profundidad y la utilidad de la filosofía, los cuales constituyen los
1
El monopolio del Estado (poder y salud) en la oferta y demanda de bienes y servicios.
2
Modelo de Desarrollo Económico que considera que el Estado no debe regular ni competir con agentes
privados.
3
La sociedad actual ha constituido una identidad cultural basada en las certificaciones, títulos
profesionales de licenciaturas, especializaciones, maestrías y doctorados, en donde se han desplazado las
ideas por los títulos y la valoración de los pensadores por su currículum más que por sus resultados,
logros y experiencia..

6
insumos necesarios para reconstruirla, dejándose a un lado el
replanteamiento de los viejos problemas.
A menudo nos olvidamos de interrogarnos sobre si las preguntas que nos
formulamos están bien planteadas y ante el facilismo que brindan
las TIC's
(Tecnologías de Información y Comunicación), nos con formamos con la
búsqueda ilusoria y rápida de internet y el correo electrónico, cuyas respuestas,
muchas veces sin fuentes de verificación, provienen de preguntas falsas y mal
formuladas. Ahora bien, es claro suponer que no habrá buenas respuestas allá
donde previamente no establezcamos las preguntas correctas.
Nuestro problema entonces es el siguiente: ¿Cómo plantear las buenas
preguntas que permitan reconstruir la filosofía bajo la influencia de la
ciencia y las tecnologías modernas?
Comparto la siguiente respuesta planteada en el Cuaderno Nº5, Pagina 17 de
"LA CAJA DE HERRAMIENTAS DE LA PROSPECTIVA ESTRATÉGICA".
La luz crea también la sombra. Si los focos de la actualidad son tan potentes y
se enfocan solamente sobre ciertos problemas, no podremos evitar que
escondamos otros problemas, con frecuencia más graves, entre las sombras
de forma que no los podamos ver. Las ideas y estereotipos que recibimos y
están de moda son los que dominan la actualidad. Deberían ser contemplados
con desconfianza pues estas ideas son, con frecuencia, una fuente inagotable
de errores de análisis y de previsión. Maurice Allais figura entre los aliados
objetivos de este combate. El denuncia también la tiranía de las ideas
dominantes. La información se encuentra amordazada por el conformismo del
consenso que empuja a que cada uno se reconozca en la opinión dominante y
rechace el punto de vista minoritario.
En consecuencia, en nuestra sociedad es muy probable que aquel que
opine con acierto y justicia tenga muy pocas oportunidades para ser
entendido, o inclusive de filosofar por vocación.

7
Evidentemente, esta observación no da ningún crédito suplementario a las
predicciones que sean extravagantes, pero pone en evidencia a un buen
número de conjeturas e ideas recibidas. En este sentido, considero que es
bueno e indispensable para la filosofía cuestionar la comodidad que guardan
nuestros espíritus y despertar las conciencias que están dormidas soñando con
falsas certidumbres.
En el pasado, pudimos tener varias veces razón cuando cuestionábamos las
ideas dominantes de la época. Esta reingeniería mental nos condujo sobre
todo a presentir la superabundancia energética, a denunciar el espejismo
tecnológico y las técnicas de dirección copiadas mimética y mecanicistamente
traídas desde Japón.
Tampoco la estrategia se escapa del conformismo. ¿Cuántas opciones de
inversión, de implantación se han justificado en base al mito del tamaño crítico
que una empresa debe alcanzar para poder luchar a escala mundial?
Todos sabemos que en cualquier sector siempre existen empresas que siendo
de tamaño pequeño también conocen unos buenos rendimientos. Obviamente,
para toda empresa la buena pregunta sería plantearse lo siguiente: ¿Cómo ser
rentable contando con el tamaño y la dimensión que dicha empresa tiene?.
La respuesta a esta última pregunta pasa, a menudo, por un decrecimiento del
tamaño de la empresa, aunque sea de manera provisional. A las empresas,
les pasa lo que a los árboles... ¡Que una vez podados echan los brotes
mejor!, así mismo le pasa a la filosofía.
Al dejarse contaminar de la idea de cibersociedad que plantean algunos
científicos bajo la concepción de que todo progreso biológico y social tiene un
precio
, con la hipótesis "humanismo más
tecnología son iguales a progreso
social
(H+T=PS)". Con la Revolución de la Informática se ha corrido el peligro
de que las nuevas generaciones prefieran ver una película que leer un libro,
perdiéndose así el poder de la imaginación, en donde el computador y sus
aplicaciones en tiempo real, como el correo electrónico, reemplazan la

8
imaginación y los limitan en la producción de nuevas ideas. Considero
importante aclarar que esto es desde el punto de vista negativo, puesto
que hay que reconocer que la ciencia y tecnología moderna, bien
utilizadas pueden repotencializar todas las posibilidades de la razón, y
reconstruir la Filosofía. Entre intuición y razón no debería existir oposición
sino, por el contrario, complementariedad. Los modelos son invenciones del
espíritu para representar un mundo que no se dejará encerrar en la jaula de las
ecuaciones.
La complejidad de los problemas y la necesidad de plantearlos colectivamente
imponen el recurso a métodos que sean tan rigurosos y participativos como sea
posible, al objeto de que las soluciones sean reconocidas y aceptadas por
todos.
Para que sea una
"indisciplina" intelectual fecun
da y creíble, la filosofía
necesita rigor.
El debate de las ideas sobre el cambio, el papel de los hombres y de las
organizaciones, la utilidad de los métodos, resulta obstruido por un apreciable
número de cuestiones recurrentes que resurgen a la superficie cualquiera que
sean los argumentos que se avancen.
De cada uno de nosotros y de nuestra voluntad de reconstruir la filosofía
a partir de nuestras capacidades y disciplinas, podremos realizar los
aportes necesarios y desarrollar las capacidades de aprender a formular
las preguntas correctas que brinden respuestas claras, al menos desde
nuestro espíritu y necesarias para acabar de una vez por todas con la
crisis de la Filosofía Académica moderna.
CONCLUSIONES:
La filosofía ha tenido diversos significados distintos a referentes distintos en los
conceptos modernos de ciencia y tecnología, que filosóficamente tienen un
significado contextual que denotan temporalidad, que comparten

9
características de la ciencia medieval como la matematización, la observación
controlada y la tradición y que son excluyentes al ser patrones de medida del
desarrollo humano y social.
Considero que para superar la crisis de la filosofía, es necesario reconstruirla a
partir de la innovación, en un contexto de crecimiento, a partir de un plan de
acción que contemple reactividad, preactividad y proactividad.
La crisis de la modernidad se ha generado por la transformación de los
conceptos de mercado (acceso de bienes y servicios), nación (como identidad
cultural) y estado (normas).
La profesionalización excesiva no es ajena a la Filosofía, en las disciplinas
existe poco o nada de vocación filosófica por buscar alcanzar un título
profesional, se ha creado la cultura del Titulismo con el peligro de perder la
autenticidad de generar nuevo conocimiento, y en lugar de plantearse las
buenas preguntas y desconfiar de las ideas recibidas, para generar nuevo
conocimiento, se copia y muchas veces se ajustan las ideas de otros,
perdiéndose la autenticidad, la crítica, la profundidad y la utilidad de la filosofía,
los cuales constituyen los insumos necesarios para reconstruirla, dejándose a
un lado el replanteamiento de los viejos problemas.
En nuestra sociedad es muy probable que aquel que opine con acierto y justicia
tenga muy pocas oportunidades para ser entendido, o inclusive de filosofar por
vocación.
A las empresas, les pasa lo que a los árboles... ¡Que una vez podados echan
los brotes mejor!, así mismo le pasa a la filosofía.
Hay que reconocer que la ciencia y tecnología moderna, bien utilizadas pueden
repotencializar todas las posibilidades de la razón, y reconstruir la Filosofía.
De cada uno de nosotros y de nuestra voluntad de reconstruir la filosofía a
partir de nuestras capacidades y disciplinas, podremos realizar los aportes

10
necesarios y desarrollar las capacidades de aprender a formular las preguntas
correctas que brinden respuestas claras, al menos desde nuestro espíritu y
necesarias para acabar de una vez por todas con la crisis de la Filosofía
Académica moderna.

11
BIBLIOGRAFÍA
GODET, M. (2000) LA CAJA DE HERRAMIENTAS DE LA
PROSPECTIVA ESTRATÉGICA. Cuaderno Nº5, Pagina 14, Cuarta
Edición.
Bachelard, G. (1997); La Formación del Espíritu Científico", Ed. Siglo
XXI, México.
Bunge, M. (1995); La Ciencia, su Método y su Filosofía; Ed. Grupo Patria
Cultural, México.
Bunge, M. (2002); Crisis y Reconstrucción de la Filosofía; Ed. Gedisa,
Barcelona, España.
Massé Narváez. C. (2008); "Nuevos presupuestos en las ciencias";
Revista de Antropología Experimental, No. 8, Universidad de Jaén,
España, pp. 75-90.
Olivé, L. (2000); El Bien, el Mal y la Razón; Ed. Paidos-UNAM, México.
Pérez Ransanz, A. R. (1999); Kuhn y el Cambio Científico; Fondo de
Cultura Económica, México.
Pérez Tamayo, R. (2003); ¿Existe el Método Científico?; 3ª. Edición,
Fondo de Cultura Económica, México.
Popper, K. R. (1967); Conjeturas y Refutaciones; Ed. Paidos, Barcelona,
España.
Stewart, I. (1997); Does God Play Dice?: The New Mathematics of
Chaos; 2nd. Edition, Harmondsworth, Penguin Books, New York.
11 de 11 páginas

Detalles

Título
Crisis y Reconstrucción de la Filosofía. ¿Una Necesidad del Mundo Moderno?
Autor
Año
2016
Páginas
11
No. de catálogo
V320250
ISBN (Libro)
9783668270930
Tamaño de fichero
734 KB
Idioma
Español
Etiqueta
crisis, reconstrucción, filosofía, necesidad, mundo, moderno
Citar trabajo
Ruben Dario Cardenas Espinosa (Autor), 2016, Crisis y Reconstrucción de la Filosofía. ¿Una Necesidad del Mundo Moderno?, Múnich, GRIN Verlag, https://www.grin.com/document/320250

Comentarios

  • No hay comentarios todavía.
Leer eBook
Título: Crisis y Reconstrucción de la Filosofía. ¿Una Necesidad del Mundo Moderno?



Cargar textos

Sus trabajos académicos / tesis:

- Publicación como eBook y libro impreso
- Honorarios altos para las ventas
- Totalmente gratuito y con ISBN
- Le llevará solo 5 minutos
- Cada trabajo encuentra lectores

Así es como funciona