Análisis pragmático de algunas escenas de la película "Los Lunes al Sol" de Fernando León de Aranoa


Ensayo, 2016
10 Páginas

Extracto

INDICE

1º.-CONTEXTUALIZACIÓN

2º.-INTRODUCCIÓN

3º.-ANÁLISIS PRAGMÁTICO-LINGÜÍSTICO
3.1.-Comunicación verbal:
3.2 Coherencia y cohesión textual
3.3 Elementos proxémicos
3.4 Elementos proxódicos: paralenguaje
3.5.-Comunicación no verbal
3.6.-Análisis de condicionantes y restricciones

4.-CONCLUSIÓN

5.-BIBLIOGRAFÍA

1º.-CONTEXTUALIZACIÓN

La película Los lunes al sol se desarrolla en Vigo, una ciudad costera del norte de España donde hombres y mujeres dejaron la agricultura y la pesca para ir a trabajar tanto a las refinerías como al astillero. Luego, el paro se encargará de llenar sus vidas de frustraciones en un calendario vacío donde todos los días son tan festivos como desesperantes.

2º.-INTRODUCCIÓN

Nuestro análisis pragmático se va a centrar en tres escenas: en la primera interviene, Santa (el protagonista principal), su abogado y el juez. En la segunda intervienen en alternancia (emisor-receptor) Santa y su abogado. En la tercera hay un emisor principal (mezclado con emisiones televisivas) y varios receptores a dos bandos ya que también se convierten en televidentes. Son tres escenarios distintos: sala del tribunal, pasillo de juzgados y un bar. De un espacio fijo inicial (en el juicio) pasamos a una distancia cercana en los pasillos y a un amplio espacio final (en el bar) entre los interlocutores (dada la escasez de clientes). De la escena inicial de frustración (juicio), pasamos al tedio y odio (en los pasillos) y al cansancio y actitud relajada y , sobre todo, reflexiva de la escena del bar: brazos o piernas cruzadas, falta de interés en el tema de conversación, penumbras, poco color y amarga resignación del protagonista principal.

3º.-ANÁLISIS PRAGMÁTICO-LINGÜÍSTICO

3.1.-Comunicación verbal:

1ª Escena

La primera escena (rica en expresiones propias del vocabulario jurídico) presenta hechos ocurridos con anterioridad y comienza con la intervención del abogado de la defensa. De acuerdo a la clasificación de las funciones comunicativas del lenguaje de Roman Jakobson, esta es la intervención con el máximo grado de función representacional o referencial por su alta carga informativa en cuanto al contexto. El emisor trata de retomar y repasar toda la información que ha llevado a su cliente, por tercera vez como veremos posteriormente, ante el estrado: “[…] de acuerdo con la resolución adoptada por la sala tercera de este tribunal se declaraba al acusado culpable condenándole al […] así quedó entendido en su momento señoría […]”. De esta manera, intenta apoyarse en los puntos a favor conseguidos en juicios anteriores para que su posición en el contexto comunicativo no sea inferior al de su oponente. Esto es lo que se conoce como la <orientación negativa> en pragmática, que consiste en el uso implícito de peticiones a favor de los enunciados propios mediante vocativos que refuercen la separación de rango entre ambos participantes. En este caso, la frase ” así quedó entendido” es reforzada por la inclusión a continuación de “su señoría”. De esta manera una primera fuerza ilocutiva (o intención del emisor) pasa a ser entendida como un simple repaso de datos. Además, no solo aclara los hechos con fórmulas de parafraseo de su propio discurso, sino que además aporta al espectador datos contextuales fundamentales que darán coherencia a todo el discurso que continua a continuación: “Lo que esta defensa quiere que se tenga en cuenta es el contexto de conflictividad laboral en el que se desarrollan los hechos, que fue ese cierre patronal y el despido de 200 trabajadores (entre ellos mi defendido) lo que hizo que mi defendido junto con otros muchos participara en las movilizaciones de protesta”. En cuanto a las máximas del lenguaje de Grice, esta intervención cumple en su totalidad con la máxima de cantidad, ya que no aporta datos irrelevantes en su enunciado. Nuestro análisis nos permite apreciar un distanciamiento notable (propio de una demanda judicial) donde no existe relación de familiaridad entre los participantes sino una marcada jerarquía entre acusadores y acusado. Relación de poder que hace que el acusado no participe sino, solo, que murmure entre dientes y asienta sobre la determinación del juez: “ocho mil pesetas”

Por otro lado, el enunciado del acusado: “¡Me cago en la puta!” supone una ruptura tanto con el hilo de los participantes legítimos que están incluidos en la conversación, es decir los que tienen derecho a la palabra en un contexto establecido como es un juicio, como con el registro lingüístico con la inclusión de expresiones coloquiales ofensivas. Sin embargo, esta contribución parece un acto involuntario espontáneo, una emisión oral de los propios pensamientos del sujeto. Así, el sujeto ha roto con la máxima de relación de Grice, mediante la cual el enunciado producido no se corresponde con el grado de formalidad del contexto. El lenguaje de Santa es grosero, vulgar, irrespetuoso y lleno de tacos; su comportamiento no se adecua a la situación comunicativa ya que viola la norma de cortesía entendida como interacción social, el equilibrio de las relaciones interpersonales (Escandel: 1995).

El juez ha utilizado un recurso poético como es la personificación de la farola: “Pero la farola no tenía culpa de nada”. Esta es la función poética de Roman Jakobson, que rompe al mismo tiempo con el principio de calidad de Grice, ya que cualquier recurso o artificio literario que se aleje de la representación explícita del concepto forzará al receptor a analizar una implicatura. Además, la negación de la culpa de la farola sugiere una omisión final implícita de un enunciado que terminaría como “la farola no tenía culpa de nada…pero su cliente sí”. Este tipo de actos están dentro de los preformativos-institucionalizados ya que se refieren al hecho de que decir es hacer (el emisor adquiere un poder social del uso que hace). Con este tipo de expresiones ambiguas necesitamos realizar un proceso inferencial ya que se ha roto el principio de cooperación, la máxima de modalidad que tiene que ver con la elección del léxico. A través de la explicatura (lo dicho por el juez) realizamos una inferencia o implicatura: Santa ha roto la farola y tendrá que pagarla.

El abogado defensor continua con una táctica de distanciamiento en la que no aporta un sujeto como responsable de la farola: “[…] pero estaba muy mal situada” pero con la personificación invita al receptor a inferir el contenido de que “alguien” la situó mal. Así, el juez desvela el mensaje implícito: “Usted quiere decir que la culpa de lo sucedido es de quien puso la farola” a través de una libre reformulación del enunciado de su interlocutor. Sin embargo, el abogado no tiene la intención de aclarar su mensaje: “Tal vez, en parte podría entenderse así, señoría” y esto rompe con la máxima de cualidad de Grice.

A continuación, el abogado rompe con la máxima de relevancia, ya que no continua con la línea argumentativa que habían comenzado y pasa a preguntarle por el ascenso de la indemnización: “Letrado es la tercera vez que nos vemos en esta sala. ¿A cuánto asciende la indemnización que se le pide a su defendido ?” De esta manera, vemos cómo el juez es un participante al que no le gusta colaborar cooperativamente y prefiere que su receptor sonsaque su intención lingüística. Así, con esta pregunta pretende dar por cerrado el juicio y dar a entender que su defendido debe de pagar esta indemnización.

Cuando el abogado coopera de forma positiva a la pregunta del juez y responde con la cifra de ocho mil pesetas, su defendido emite una repetición del mismo enunciado con la intención de asimilar esta nueva información y convencerse a sí mismo. Sin embargo, vuelve a romper con el principio de legitimidad, ya que en un contexto formal y de participación establecida no es coherente producir un enunciado, aunque su intención no sea la de ser escuchado más que por sí mismo.

En definitiva, partimos de una escena que se caracteriza por la fuerza preformativa de enunciados declarativos e imperativos, un lenguaje culto lleno de tecnicismos jurídicos que según Austin se podría inscribir dentro de los “actos de elocutivos de tipo directivo que pretenden conseguir que los receptores hagan algo, pero que no tienen un resultado perlocutivo en el receptor”[1] (acatar la sentencia). Con la expresión del juez “es la tercera vez que nos vemos en la sala” cerramos con un acto de habla indirecto de fuerza ilocutiva (compromisiva) que expresa una advertencia para el abogado y su defendido.

2ª Escena

Pasamos a un tipo de conversación más coloquial. En la expresión “Me han echado a la calle […] ¿les pago por echarme ?” encontramos un acto desviado ya que la repetición de la palabra <echar> indica ironía ya que a Santa le resulta irónico pagar esa cantidad dada su situación socio-laboral. El acusado emite una pregunta retórica con un uso amargo de la ironía que además transmite incredulidad ante lo sucedido: “Pero cómo les voy a pagar, ¿eh? ¿Cómo les voy a pagar si me han echado a la calle y encima quieren que les pague ocho mil pesetas. ¿Pero cómo va esto?”.

[...]


[1] Austin, J. (1962:87) Como hacer cosas con palabras: palabras y acciones. Barcelona. Paidos.

Final del extracto de 10 páginas

Detalles

Título
Análisis pragmático de algunas escenas de la película "Los Lunes al Sol" de Fernando León de Aranoa
Autor
Año
2016
Páginas
10
No. de catálogo
V352769
ISBN (Ebook)
9783668393660
ISBN (Libro)
9783668393677
Tamaño de fichero
847 KB
Idioma
Español
Etiqueta
análisis, lunes, fernando, león, aranoa
Citar trabajo
Ana María Leiva Aguilera (Autor), 2016, Análisis pragmático de algunas escenas de la película "Los Lunes al Sol" de Fernando León de Aranoa, Múnich, GRIN Verlag, https://www.grin.com/document/352769

Comentarios

  • No hay comentarios todavía.
Leer eBook
Título: Análisis pragmático de algunas escenas de la película "Los Lunes al Sol" de Fernando León de Aranoa


Cargar textos

Sus trabajos académicos / tesis:

- Publicación como eBook y libro impreso
- Honorarios altos para las ventas
- Totalmente gratuito y con ISBN
- Le llevará solo 5 minutos
- Cada trabajo encuentra lectores

Así es como funciona