El pensamiento de Marx en la actualidad. Unidad Didáctica e Innovación Docente


Tesis de Máster, 2017
116 Páginas, Calificación: 9,7

Extracto

Índice

Prólogo

Innovación Docente
Introducción
Innovación en el desarrollo de los contenidos
Innovación en atención a la diversidad: recursos de apoyo

Unidad Didáctica
1. Introducción
2. Contextualización
3. Justificación legal
4. Objetivos
4.1. Objetivos de Etapa
4.2. Objetivos de la Materia
4.3. Objetivos de la Unidad Didáctica
5. Desarrollo de contenidos
6. Metodología y actividades
6.1. Temporización
6.2. Desarrollo de las sesiones
6.3. Atención a la diversidad
7. Procedimiento de evaluación
7.1. Criterios y estándares
7.2. Instrumentos de evaluación y calificación
7.3. Competencias clave
7.4. Medidas para la recuperación

Anexos
Anexo 0. Desarrollo de los contenidos
0. Introducción
1. Vida, obra y antecedentes del pensamiento de Marx
2. Crítica a las ideologías
3. Del materialismo dialéctico al materialismo histórico
3.1. El materialismo en Marx
3.1.1 El materialismo práctico
3.1.2 El materialismo histórico
3.1.3 El materialismo económico
3.2. Materialismo y religión: Marx Vs Feuerbach
4. La concepción antropológica del ser humano en Marx
5. La alienación en el modo de producción capitalista
5.1. Alienación y revolución industrial
5.2. Alienación y sus formas
5.2.1 Alienación con respecto al objeto de producción
5.2.2 Alienación con respecto a la actividad productiva
5.2.3 Alienación con respecto al ser genérico
5.2.4 Alienación con respecto al otro
6. El mecanismo de la alienación: la producción de plusvalía
6.1. Valor de uso y valor de cambio
6.2. La plusvalía y el plustrabajo
6.3. Las crisis constantes del modo de producción capitalista
7. La emancipación del hombre y el comunismo
7.1. La conciencia de clase y la idea de comunismo
7.2. De la conciencia de clase al partido político
7.3. La revolución socialista y la emancipación del hombre
8. El pensamiento de Marx en la actualidad
8.1. Condiciones materiales en la actualidad
8.1.1 Globalización y precariedad laboral
8.1.2 Desigualdad, precariedad y bajos salarios
8.2. Los conceptos de plusvalía y plustrabajo en la actualidad
8.2.1 Plusvalía, alienación y situación en España
8.3. ¿Hay conciencia de clase?
8.4. Comunismo, marxismo y actualidad

Anexo 1. Podcast escrito

Anexo 2. Actividad inicial de la primera sesión

Anexo 3. Glosario de términos y rúbrica de evaluación

Anexo 4. Debate y rúbrica de evaluación

Anexo 5. Comentario tercera sesión

Anexo 6. Comentario sexta sesión

Anexo 7. Actividades y materiales para alumnos más avanzados

Bibliografía

Prólogo

La motivación principal del presente Trabajo de Fin de Máster, defendido públicamente el día 14 de septiembre de 2017 en la Universidad de Granada, no fue otra que la imperiosa necesidad de contribuir a la mejora de un sistema educativo que por desgracia en España se encuentra en declive. Un sistema educativo en decadencia no solo porque los métodos y los contenidos que se siguen usando en el proceso de enseñanza-aprendizaje están, en un porcentaje preocupantemente mayor de lo deseable, anticuados, sino porque las asignaturas de Humanidades, y particularmente las asignaturas de Filosofía, están agonizando dentro de este sistema. Vemos cómo mediante las leyes de educación cada vez se eliminan más horas de dichas asignaturas o cómo desaparecen asignaturas de esta disciplina alegando su carencia de utilidad y la necesidad de incrementar el número de horas lectivas en otras asignaturas de mayor utilidad (como aquellas relacionadas con la Economía, por ejemplo). Ni siquiera se ha logrado realizar un esfuerzo por diseñar un currículo para que la Filosofía como tal se encuentre presente, al menos, en todos los ciclos que componen la enseñanza media. Tanto es así que la inmensa mayoría de los alumnos que terminan la Enseñanza Secundaria Obligatoria no han oído hablar jamás sobre qué es la Filosofía.

Sin embargo, parece ser que quienes hacen las leyes se olvidan de algo fundamental: que la Filosofía, en tanto que disciplina, enseña a argumentar, a pensar, a desarrollar la capacidad crítica necesaria para poder llevar a cabo un análisis de los problemas que nos encontramos en el presente y además enseña valores éticos, los cuales permiten despertar la sensibilidad de nuestros alumnos hacia problemáticas que impregnan nuestro día a día haciendo de ellos no solo mejores ciudadanos y ciudadanas, sino también mejores personas.

El experto en leyes podría objetarme que la ley reconoce las virtudes de la disciplina señaladas en el párrafo anterior. No se llamen a engaño. Una ley no es más que tinta y papel a menos que haya un esfuerzo, tanto por parte de quienes gobiernan como por parte de quienes la hacen aplicar (y en estos últimos nos incluimos los docentes), para que las virtudes que nos brinda la Filosofía sean una realidad no solo en nuestras aulas, sino también en la sociedad. Por esta razón, en el trabajo que tiene el lector entre sus manos, se ha realizado un gran esfuerzo por proponer una renovación no solo de la metodología de enseñanza, sino de los contenidos que se enseñan relativos al pensamiento de Karl Marx tratando de poner de manifiesto el potencial que tienen todavía hoy en día algunas de sus nociones nucleares como la noción de “alienación” o de “plusvalía”, entre otras. Herramientas todas ellas que han de permitir a nuestros alumnos no aceptar determinadas realidades acríticamente, sino confrontar con ellas en vistas a contribuir con la generación de una sociedad más justa. Ciertamente, a la vez tan noble tarea y tan compleja: mostrar a nuestros alumnos la necesidad de la Filosofía.

En definitiva, se trata de contribuir al noble intento de una transformación del sistema educativo español demandada socialmente desde hace ya años. Una transformación que no solo concierne a lo legal, sino principalmente a los actores que transmiten el conocimiento en la enseñanza media. Conocimiento que debería tener un retorno a nuestra sociedad y no quedarse sepultado en los escombros de las montañas de exámenes que corrige el profesor. El propio Marx en su célebre tesis XI de las “Tesis sobre Feuerbach” decía: “los filósofos no han hecho más que interpretar de diversos modos el mundo, pero de lo que se trata es de transformarlo”. Esta tesis podemos aplicarla perfectamente a la educación: el docente se ha preocupado hasta ahora de explicar el mundo, pero de lo que se trata ahora es de transformarlo en un mundo mejor a través de sus enseñanzas. Este es el reto del docente.

Me disculpe el lector por todas las erratas y las imprecisiones en el contenido que el texto pudiera contener, pues soy yo, el autor, el único responsable de ellas. Finalmente, quisiera expresar aquí mi más sincero agradecimiento a todos los que, directa o indirectamente, han contribuido a que el lector pueda tener este escrito entre sus manos.

Ricardo Grande López

Granada, 21 de enero del 2018

Innovación Docente

Introducción

El presente Trabajo de Fin de Máster consiste en una Unidad Didáctica de 2º de Bachillerato sobre el pensamiento de Karl Marx. Dicha unidad se inserta en el Bloque 5 de la asignatura de Historia de la Filosofía según el Real Decreto 1105/2014 de 26 de diciembre e incluye dos elementos importantes en materia de Innovación Docente. El primero de ellos, consiste en la actualización del contenido de los libros de texto de 2º de Bachillerato en relación a la filosofía de Marx poniendo de relieve la posibilidad de pensar la realidad socioeconómica en la actualidad a través del pensamiento de este autor. El segundo de ellos está relacionado con la atención a la diversidad: consiste en un recurso basado en la tecnología de los audiolibros y está pensado para aquellos alumnos que, por razones diversas, tienen muy poco tiempo disponible para trabajar el temario en profundidad. A continuación, exponemos las motivaciones principales que nos han llevado a plantear dichos elementos de innovación docente.

Innovación en el desarrollo de los contenidos

Consideramos que todo manual de la asignatura de Historia de la Filosofía debería contener un espacio en el que se trabajara la actualidad de las ideas no solo de Marx, sino de todos los filósofos en general. Las razones son las siguientes: en primer lugar, actualmente la Filosofía en la enseñanza media está en peligro de extinción[1]. Ángel Martín (2012), presidente de la Sociedad de Filosofía de Alicante, respondía lo siguiente a la pregunta acerca de cuál es la razón para que se contemple la eliminación de la Filosofía en la enseñanza media:

Parce que se quieren reforzar las materias instrumentales, pero la Filosofía no es un obstáculo para las demás, ni tampoco inútil ni superflua para los alumnos. Es necesaria una materia de reflexión en la enseñanza obligatoria sobre la diversidad de los fenómenos de la sociedad […] y establecer un nexo común para clarificar la realidad tan compleja en la que vivimos.[2]

No obstante, en muchos manuales no se hace un esfuerzo por analizar las posibles aplicaciones de las ideas de los filósofos protagonistas de la Historia de la Filosofía que permitan un análisis de los problemas de la actualidad más inmediata. Enseñar por qué las ideas de Platón nos permiten dar cuenta de la corrupción actual de los partidos políticos y sus consecuencias o por qué la mayor apropiación de plusvalía por parte de los empresarios y grandes empresas justifica que los altos ejecutivos de esas empresas incrementen sus beneficios a medida que crece la precariedad laboral y la tasa de desempleo, es un modo de justificar por qué la filosofía es necesaria en la enseñanza.

Además, el ejercicio de actualizar las ideas de los filósofos y en particular las ideas de Marx, mediante un análisis de la realidad a través de las mismas, contribuye al desarrollo de la mentalidad crítica de los alumnos, pues estos han de justificar por qué algunas partes de la filosofía del autor son apropiadas para analizar su realidad y por qué otras no. Al mismo tiempo, el alumno está realizando un esfuerzo no solo por comprender o conocer la realidad que le rodea (ya sea esta socioeconómica, política, ética, cultural, etc.), sino por enfrentarse a ella de manera crítica. Como decía Enrique P. Mesa, presidente de la Asociación de Profesores de Filosofía de Madrid, en una entrevista concedida al periódico El País, “La idea general, que es errónea, es que la filosofía te enseña a pensar. A pensar puedes aprender con otras materias. Pero de la filosofía emana el pensamiento crítico, que es el que sustenta la democracia. Tenemos derecho a votar porque se nos considera críticos y autónomos”(Altares, 2015)[3]. Es precisamente esa autonomía y capacidad crítica lo que debe fomentarse con el estudio de la filosofía en la actualidad.

En España actualmente nos encontramos en los años posteriores a la fuerte crisis financiera que tuvo su estallido en 2008 y cuyas consecuencias seguimos sufriendo hoy. Nos encontramos en una situación en la que hay un fuerte desempleo estructural que tiene como parte de sus consecuencias la precarización de las condiciones de trabajo al margen de la Ley así como los bajos salarios. Pero la cuestión interesante es la siguiente: ¿cómo es posible que en 2016 cuando la tasa de desempleo se encontraba en el 21 %, las empresas del IBEX 35 tuvieran beneficios casi similares (ligeramente mayores) a los que tuvieron en 2005 cuando la tasa de desempleo se encontraba alrededor del 9%?[4] El concepto de plusvalía puede constituir una buena herramienta para dar cuenta de lo que ha sucedido y qué consecuencias tiene todo ello con respecto a la alienación de los trabajadores.

Por otra parte, en el contexto de esta realidad en la que han surgido o tomado presencia fuerzas políticas y colectivos que denuncian la situación actual y llevan en sus programas electorales propuestas cuyo objetivo es revertirla, las palabras “comunista” o “comunismo” aparecen asociadas a otras como “marxista”, “dictadura”, “Stalin”. Estas palabras suelen ser usadas por partidos políticos conservadores o neoliberales en tertulias televisivas o incluso en el Congreso de los Diputados (sede de la soberanía popular) para atacar y desprestigiar a esos partidos y colectivos que defienden los derechos de los trabajadores en general por encima de todo. Por lo tanto, se hace necesario diferenciar el contenido de estos términos explicando que significan cada uno de ellos en relación al pensamiento de Marx y qué hay de equivocado en las vagas asociaciones que se establecen entre ellos. Por ello, se hace urgente enfrentar a Marx a la actualidad.

En lo que se refiere a la justificación legal sobre la necesidad de actualizar el pensamiento de Marx, la Orden de 14 de julio de 2015 establece que se propiciará el conocimiento y reflexión crítica, conceptos y valores que sustenten la libertad, la justicia y la igualdad efectiva entre hombres y mujeres en un marco de convivencia pacífica y democrática que conlleve el respeto al Estado de Derecho y a los derechos y libertades fundamentales recogidos en la Constitución Española y el Estatuto de Autonomía Andaluz (p. 337) y se contribuirá al desarrollo de una cultura filosófica necesaria para comprender mejor al ser humano en su historia, […] contribuyendo también a la formación integral del mismo, en su desarrollo intelectual y personal, en la medida en que contribuye a que se conviertan en ciudadanos y ciudadanas racionales y reflexivos, críticos, creativos y dialogantes (p. 337).

Así pues, Marx nos permite analizar en la actualidad cuales son las consecuencias de la precariedad laboral y las altas tasas de desempleo de los últimos años que atentan contra el artículo 35 de la Constitución Española según el cual se estable el derecho al trabajo, a la libre elección de profesión y a una remuneración suficiente para satisfacer las propias necesidades y las de la familia.

Hay todavía una razón de peso para dejar un espacio considerable en el que preguntarse por la actualidad del pensamiento de los filósofos protagonistas de la asignatura de Historia de la Filosofía en general y de Marx en particular: la respuesta a la pregunta del para qué. ¿Para qué el mito de la caverna de Platón? ¿Para qué la lucha de clases o la teoría de la alienación de Marx? El proceso de enseñanza–aprendizaje ha de culminar con respuestas a esta pregunta. Es decir, los alumnos no solo deben ser capaces de responder a preguntas como en qué consiste la teoría de la alienación de Marx, sino que también deben responder a la pregunta de para qué sirve. Como apunta Juan de Dios Lasterra, la enseñanza de la Historia de la Filosofía debe articularse sobre la base de una serie de coordenadas. La primera de las que él propone es “Enseñar los significados que atribuyen a la realidad las corrientes filosóficas según sus contextos socioculturales, para abrir al alumnado al diálogo y a la contextualización de sus propios significados” (De Dios, 2010, p. 85). Se trata de que los alumnos identifiquen en qué ha cambiado la realidad actual con respecto a la realidad en la que Marx se encontraba escribiendo sus obras filosóficas con el objetivo de ver en qué medida los conceptos aprendidos nos permiten dar cuenta de ciertos problemas socioeconómicos del presente. Como sostiene De Dios Lasterra (2010, p. 86), lo que los filósofos han pensado para dar respuesta a los interrogantes de su tiempo nos ilumina para que nosotros pensemos en nuestro tiempo. Ayuda a suscitar, a generar: capacidad de asombro, actitud crítica y predisposición al diálogo profundo, que nace de la escucha y del conocimiento del pensar del otro para valorarlo y analizarlo. Enseña a clarificar, comparar, definir y argumentar, y a que nuestro alumnado piense en los significados que ellos dan a la realidad y que aprendan a defenderlos con argumentos.

Dedicar una serie de sesiones y actividades a la actualidad de Marx permite desarrollar una actitud crítica con respecto a la realidad en la que están envueltos los alumnos. Además, esto permite poner en práctica el aprendizaje significativo, pues los alumnos modificarán o profundizarán en los significados que atribuyen a palabras como “comunismo”, “capitalismo”, “marxismo”, etc.

Consideramos que las razones desarrolladas en los párrafos precedentes son razones suficientes para justificar la imperiosa necesidad de que el desarrollo de los contenidos que van a impartirse en esta Unidad Didáctica haga un especial hincapié en la actualidad de Marx. Para ello, en el desarrollo de los contenidos (ver anexo 0) se ha reservado un apartado en el que se trata de analizar mediante algunos conceptos de Marx (a groso modo) algunos datos estadísticos procedentes de distintas fuentes.

Innovación en atención a la diversidad: recursos de apoyo

Actualmente vivimos en un mundo con ritmos de vida muy acelerados. No es para menos en el caso de nuestros alumnos. Es habitual que nuestros alumnos dediquen su tiempo libre a una o varias actividades extraescolares o hobbies, además de la gran carga de deberes y estrés que suelen manifestar concretamente los alumnos de 2º de Bachillerato por las pruebas de Selectividad. Ello se inserta en un contexto en el que abundan las nuevas tecnologías, como smartphones y tabletas, con las que nuestros alumnos se encuentran muy familiarizados. A través de estas tecnologías se consume material audiovisual que no es de larga duración. Si echamos un vistazo, por ejemplo, a los Youtubers con más seguidores del mundo veremos que la duración de sus videos no suele exceder de los 10 minutos. Por otra parte, en un estudio realizado por la consultora Nielsen[5] en 2014, se pudo observar que los contenidos audiovisuales que se consumen a través de los smartphones o tabletas suelen ser vídeos de corta duración. En este mismo estudio también se pone de manifiesto que las tecnologías como los smartphones han generado nuevas situaciones propicias para consumir material audiovisual como, por ejemplo, los momentos de espera o durante el camino de regreso a casa tras la jornada laboral. Por lo tanto, es de esperar que nuestros alumnos estén familiarizados con este tipo de contenidos.

Si admitimos con Simón Royo que “la filosofía tiene la tarea […] de servir a la perdurabilidad del pensamiento humano, por encima de las modas y del progreso tecnológico y científico” (Royo, 2010, p. 56), debemos buscar un soporte en el que la transmisión y enseñanza de los contenidos de la asignatura de la Historia de la Filosofía sea compatible no solo con las tecnologías de los smartphones, sino con los ritmos de vida de nuestros alumnos. Debemos buscar nuevos espacios de tiempo en los que los alumnos puedan aprender filosofía sin necesidad de tener que estar sentados horas en un escritorio.

Nuestra propuesta consiste no en producir videos, sino en producir una serie de podcasts de audio, algo que cualquier profesor con un ordenador y acceso a internet podría hacer. Dos son las razones por las cuales optamos por los podcasts: en primer lugar, producir material de video requiere más recursos (cámara, software de producción de video, buscar imágenes y hacerlas concordar con el audio) y competencias en producción de video, mientras que en el caso de los podcasts (producidos a partir de la tecnología de los audiolibros) es tan sencillo como tener una aplicación que transforme el texto escrito a audio. Las voces de audio actualmente son voces muy logradas y lo suficientemente naturales como para generar la ilusión de que está hablando un ser humano y no una máquina. El único trabajo que debería tomarse el profesor sería elaborar el texto que transformará posteriormente en audio. En segundo lugar, los contenidos de audio presentan una ventaja fundamental: no requieren de nuestra atención visual para ser consumidos. Esto permite consumir este tipo de contenido en muchas más situaciones que en el caso de los videos, por ejemplo, en todas aquellas situaciones en las que estamos realizando tareas puramente mecánicas.

En nuestro caso el formato que hemos utilizado ha sido el de un programa de radio llamado “La nave del tiempo” en el que la presentadora viaja en el tiempo para entrevistar a los grandes filósofos de la Historia de la Filosofía. En este caso el entrevistado es Marx y las preguntas que le realiza la presentadora son preguntas centrales del temario para comprender la teoría de la alienación, núcleo central del pensamiento de Marx[6]. El trasfondo de ciencia ficción genera un contexto o situación que activa la imaginación del oyente y al activar la imaginación se activa del mismo modo su atención.

El tipo de recurso que proponemos es un recurso que puede elaborar el profesor mismo y puede tener un formato muy diverso. El proceso de elaboración consiste en elaborar un texto o diálogo para posteriormente convertirlo a audio. Los sistemas operativos vigentes como Windows o MOS suelen tener una aplicación de serie que permite hacer esto. Además, en internet podemos encontrar multitud de software que permite cortar el audio, introducir música de fondo o utilizar más de una sola voz, etc. Incluso ni siquiera es necesario acudir a internet para ello, pues Windows y MOS ofrecen de serie programas como Movie Maker o Imovie que permiten hacer eso.

El recurso de los podcast permite dar mucho juego al profesor a la hora de plantear el temario; por ejemplo, el alumno puede escuchar el podcast durante el trayecto de casa al centro lo cual permite que los alumnos vayan a clase teniendo una idea aproximada de quién era Marx sin tener que perder mucho tiempo leyendo los apuntes antes de empezar la clase. Dicho de otro modo, se fomenta el aprendizaje significativo ya que los alumnos acuden a clase con alguna idea sobre Marx. Aunque no entiendan del todo algunos conceptos, por lo menos pueden sonarles. Además, al tener la posibilidad de escucharlo cuando quieran y cuantas veces quieran, pueden volver a escuchar el podcast al finalizar el temario y tomar conciencia de lo que han aprendido.

Atención a la diversidad

No obstante, nosotros proponemos el podcast principalmente para aquellos alumnos que no pueden dedicarle un tiempo lo suficientemente exhaustivo a los apuntes por distintos motivos (la práctica de algún deporte de élite, alumnos que sean músicos de conservatorio, el trabajo o simplemente alumnos que tengan una gran carga de trabajo teniendo en cuenta que la Selectividad se encuentra próxima). El artículo 16 del Real Decreto 1105/2014 de 26 de diciembre en su punto primero relativo a las medidas organizativas y curriculares para la atención a la diversidad establece lo siguiente: corresponde a las administraciones educativas regular las medidas de atención a la diversidad, organizativas y curriculares, incluidas las medidas de atención al alumnado con necesidades específicas de apoyo educativo, que permitan a los centros, en el ejercicio de su autonomía, una organización flexible de las enseñanzas.

En su punto segundo se establece lo que sigue a continuación:

Entre las medidas indicadas en el apartado anterior se contemplarán las adaptaciones del currículo, la integración de materias en ámbitos, los agrupamientos flexibles, el apoyo en grupos ordinarios, los desdoblamientos de grupos, la oferta de materias específicas, los Programas de Mejora del Aprendizaje y el Rendimiento y otros programas de tratamiento personalizado para el alumnado con necesidad específica de apoyo educativo.

Vemos pues que según el Real Decreto 1105/2014 de 26 de diciembre la atención a la diversidad en parte está implicada en los Programas de Mejora del Aprendizaje y el Rendimiento. Nuestro punto de vista con respecto a los recursos que proponemos es que pueden ser una herramienta muy útil para favorecer la mejora del alumnado en general, pero muy especialmente de aquella parte del alumnado que no puede pasar mucho tiempo sentado en el escritorio leyendo y estudiando los apuntes por los motivos que sean. La corta duración del podcast permite al alumno estar obteniendo información sobre Marx mientras está desplazándose o haciendo cualquier otra actividad cotidiana.

Debe tenerse en cuenta que no se trata de un recurso sobre el cual se vaya a realizar ninguna actividad ni prueba evaluable. Es un recurso meramente de apoyo. Es decir, el uso de este recurso no puede ser sustitutivo de una lectura profunda de los apuntes del profesor o las clases, ni del trabajo constante realizado por el alumno en el proceso de enseñanza-aprendizaje, pero sí puede ser de gran ayuda para el alumno en la medida en que puede permitir recordar las nociones básicas sobre las que se articula la Unidad.

Unidad Didáctica. El pensamiento de Marx en la actualidad

1. Introducción

La presente Unidad Didáctica tiene por objeto no solo desarrollar las líneas generales del pensamiento de Karl Marx, sino también acercar a la actualidad sus principales ideas evaluando en qué medida hoy nos pueden servir para hacer un análisis de la realidad socio-cultural y económica en la que vivimos. Dicho desarrollo está pensado para un máximo de nueve sesiones. Con la elaboración de esta unidad se pretende, por una parte, enseñar el pensamiento de Marx tratando de diferenciar los aspectos generales de su pensamiento del marxismo haciendo así justicia al título de la presente Unidad. Por otra parte, se pretende acercar de manera crítica a las ideas constituyentes de este pensamiento a la actualidad. Esto hace posible establecer un diálogo entre las ideas del propio Marx y las de los alumnos en la realidad que los circunda.

Hay varias razones por las cuales se justifica la urgencia de enseñar a los alumnos el pensamiento de Marx y diferenciarlo de lo que fueron los distintos marxismos. La primera de ellas es que, como afirma Fernández Buey, “el comunismo moderno, no es ya responsabilidad de Marx. Mucha gente piensa que sí lo es e ironiza ahora sobre que Marx debería pedir perdón a los trabajadores” (1998, p. 17). Fernández Buey aludía así a las vagas asociaciones que se hacían (y hacen) entre los términos “marxismo” o “comunismo” y las grandes atrocidades que se llevaron a cabo en la época del régimen de Stalin. Como bien ha hecho en recordar Eric Hobsbawm (2011, p. 18) a los interesados en el pensamiento de Marx, este nunca hizo declaraciones acerca de cómo debía organizarse y gestionarse una economía socialista ni sobre cómo debía planificarse una sociedad comunista (lo que llegó a ser el comunismo ruso fue algo muy distinto de lo que se sigue del pensamiento de Marx al respecto y muy distinto de lo que seguramente él pensaba[7] ). Pero si ya hace casi veinte años Fernández Buey llamaba la atención sobre la necesidad de hacer justicia al pensamiento de Marx deshaciendo el ilegítimo vínculo entre las citadas asociaciones, hoy se hace todavía más urgente. Nos encontramos en un momento en el que ha tenido lugar (y sigue desarrollándose) un proceso de globalización acelerado que ha sido posible gracias a la limitación de la acción económica y social de los estados-nación con la consiguiente limitación que esto conlleva con respecto al poder de las políticas socialdemócratas. Políticas consistentes en presionar a los gobiernos nacionales (Hobsbawm, 2011, p. 21). Esto ha hecho entrar en escena al neoliberalismo y ha puesto en jaque al Estado del Bienestar. Pero lo más importante, es que esta deriva ha tenido como consecuencia el incremento de las desigualdades económicas no solo dentro de los propios países, sino entre países. Todo ello tiene como consecuencia la vuelta a la tendencia del modo de operar del capitalismo clásico consistente en las crisis cíclicas. Esto es así hasta tal punto que el denominado Crash de 2010 se ha convertido en la crisis económica global más importante desde el Crac de 1929. Y son precisamente las consecuencias de esta tendencia capitalista (la distribución desigual de la riqueza dentro del propio país y entre países, la explotación laboral y la esclavitud infantil en el ámbito laboral en países en vías de desarrollo, la precarización laboral y los bajos salarios en nuestro propio país, la alta cifra de desempleados, etc.) las que nos sitúa en una realidad en la que Marx tiene todavía algo que decir.

¿Y qué es lo que puede decir Marx hoy? Como han defendido tanto Fernández Buey (1998) y Hobsbawn (2011) la actualidad de Marx estriba en su análisis de los mecanismos del modo de producción capitalista y su tendencia a las crisis cíclicas como consecuencia del crecimiento desenfrenado en una economía cada vez más globalizada. Además, sus nociones centrales como la de alienación, relación productiva o plusvalía, permiten dar cuenta de la situación en la actualidad y las consecuencias de la crisis económica sufrida en los últimos años. Los conceptos centrales de Marx, pues, se presentan en esta Unidad Didáctica como herramientas para dar razones desde un punto de vista crítico y filosófico de la necesidad de revertir la situación actual. Es por ello que es necesario deshacer las vagas asociaciones de las que hablábamos con anterioridad entre “marxista”, “comunista”, “stalinista”, “dictadura”, etc. Asociaciones, por otra parte, presentes en los noticieros del día a día, en noticias de periódico e incluso en el Congreso de los Diputados. Siguiendo las palabras de Hobsbawn, “No podemos prever las soluciones de los problemas a los que enfrenta el mundo en el siglo XXI, pero para que haya alguna posibilidad de éxito deben plantearse las preguntas de Marx, aunque no se quieran aceptar las diferentes respuestas de sus discípulos” (2011, p. 25).

La presente Unidad Didáctica se inserta en el Bloque 5 titulado “La filosofía contemporánea” de la asignatura de Historia de la Filosofía de 2º de Bachillerato según el Real Decreto 1105/2014, de 26 de diciembre. Esta Unidad titulada “El pensamiento de Marx en la actualidad” facilita el conocimiento significativo ya que Marx es un autor que, por una parte, está influenciado por Hegel y Feuerbach y, por otra, critica a los fundadores del Liberalismo. Por lo tanto, los alumnos ya poseen un conocimiento mínimo de partida. Por otra parte, al ser la primera Unidad del último bloque de la asignatura, constituye un nexo primordial para comprender los autores pertenecientes a corrientes como la Escuela de Frankfurt quienes han sido clasificados por Joaquín Valdivielso (2016) como integrantes del postmarxismo. Pero, además, esta unidad no solo fomenta el conocimiento significativo desde el punto de vista de los conceptos que han aprendido los alumnos en unidades precedentes, sino que hace un especial énfasis en nociones como “comunismo”, “marxismo”, “dictadura” y, en la medida en que estas nociones van a ser redefinidas, los alumnos van a tener que hacer un esfuerzo por modificar o reconfigurar sus creencias siempre desde un punto de vista crítico.

2. Contextualización

Para la puesta en práctica de lo plasmado en la presente Unidad Didáctica, se ha pensado en un centro como el IES Trafalgar situado en Barbate (Cádiz) donde en 2016 el índice de paro era casi del 50 % (concretamente el 48,19%) y en 2017 es de 35, 95%[8]. Si bien en el año 2017 la cifra de parados es menor, no por ello deja de ser menos importante, ya que la cifra es bastante alta todavía.

La caracterización que sigue del grupo y el centro que se va a proponer para que la clase sea impartida es completamente ficticia. Ha sido realizada teniendo en cuenta los datos sobre la cifra de desempleo. Este grupo ficticio está formado por 18 alumnos de entre 17 y 19 años. Se trata de un grupo participativo, predispuesto a debatir y con muchas inquietudes. Aunque en general, el nivel es homogéneo, en este grupo encontramos cuatro alumnos que están muy avanzados, tres alumnos que dedican gran cantidad de horas a actividades extraescolares y dos que trabajan fuera del horario de clase. Es de esperar que un porcentaje considerable de los alumnos tengan en casa algún familiar en paro o que se encuentra en una situación laboral precaria.

El centro dispone de una conexión wifi (aunque falla con bastante regularidad), con un proyector y un ordenador en el aula. El ordenador es muy poco potente y anticuado, está casi obsoleto. Así pues, para evitar imprevistos el profesor deberá llevar consigo su propio ordenador y tener los contenidos multimedia que vayan a ser usados en el desarrollo de las clases instalados en su propio ordenador.

Las mesas estarán distribuidas en forma de U de tal modo que todos los alumnos puedan ver las caras de sus compañeros sobre todo a la hora de realizar debates.

3. Justificación legal

La presente Unidad Didáctica se desarrolla sobre la base tanto del Real Decreto 1105/2014, de 26 de diciembre, por el que se establece el currículo básico de la Educación Secundaria Obligatoria y del Bachillerato como de la Orden de 14 de junio de 2016, por la que se desarrolla el currículo correspondiente al Bachillerato en la Comunidad Autónoma de Andalucía, se regulan determinados aspectos de la atención a la diversidad y se establece la ordenación de la de la evaluación del aprendizaje del alumnado.

El Real Decreto 1105/2014, de 26 de diciembre establece lo siguiente:

la Historia de la Filosofía se plantea como una materia que persigue conseguir el logro de la mayor parte de los objetivos y competencias del Bachillerato: tanto los relacionados con el desarrollo personal y social (autonomía, capacidad crítica y de diálogo), el ejercicio de la ciudadanía democrática y desarrollo de una conciencia cívica o el fomento de la igualdad de derechos entre hombres y mujeres, como para alcanzar los conocimientos, las capacidades del pensamiento abstracto y las habilidades de la investigación y el trabajo intelectual además de los referidos a los hábitos de estudio, recursos orales y de uso de las Tecnologías de la Información y la Comunicación y el afianzamiento de actitudes de asertividad, iniciativa y trabajo en equipo (p. 328).

Consideramos que la presente Unidad Didáctica contribuye al logro de los objetivos y competencias del Bachillerato. La presente Unidad concentra una serie de recursos, metodologías y actividades que permiten tanto desarrollar habilidades para trabajar en equipo como aprender el rigor de la investigación. Además, el pensamiento de Marx contribuye como herramienta no solo a analizar la realidad del entorno socioeconómico y cultural de los alumnos, sino que permite desarrollar puntos de vista críticos con respecto a dicho análisis fomentando así el desarrollo de habilidades para debatir con rigor y respeto hacia los demás puntos de vista. La presente Unidad también integra varios trabajos en grupo en los que los alumnos deben llevar a cabo una investigación rigurosa y requieren de las Tecnologías de la Información y la Comunicación como elementos fundamentales para llevarlos a cabo.

En la Orden de 14 de junio de 2016, podemos leer lo siguiente:

Con el estudio de la Historia de la filosofía, la mente de nuestro alumnado adquiere cierta autonomía y criterio para analizar, juzgar y criticar las distintas teorías y doctrinas filosóficas e ideológicas que se han dado a lo largo de los siglos y que han conformado nuestro presente (p. 336).

La autonomía del pensamiento crítico es precisamente lo que persigue esta Unidad como ya hemos dicho, pues si bien el pensamiento de Marx es muy atractivo, no por ello deja de ser problemático en muchos aspectos y los alumnos deben aprender a detectar no solo las virtudes, sino también los problemas del mismo, pues de lo contrario el espíritu crítico y la autonomía del pensar no se manifestarían en ellos.

La presente Unidad Didáctica se inserta en el Bloque 5 de la materia “Historia de la Filosofía” de 2º de Bachillerato. Los contenidos de la presente Unidad Didáctica permiten el desarrollo del aprendizaje significativo en la medida en la que posteriormente se estudiaran a autores pertenecientes a la Escuela de Frankfurt (contenido perteneciente al Bloque 5) fuertemente influenciados por la filosofía de Marx. Por lo tanto, el estudio de la presente Unidad contribuye a incrementar y establecer el bagaje necesario que deberán adquirir los alumnos para el estudio del resto de contenidos establecidos en el Bloque 5.

4. Objetivos

4.1. Objetivos de Etapa (OE)

Los Objetivos de Etapa, los cuales se encuentran recogidos en el Artículo 25 del Real Decreto 1105/2014, de 26 de diciembre, son los siguientes:

a) Ejercer la ciudadanía democrática, desde una perspectiva global, y adquirir una conciencia cívica responsable, inspirada por los valores de la Constitución Española así como por los derechos humanos, que fomente la corresponsabilidad en la construcción de una sociedad justa y equitativa.
b) Consolidar una madurez personal y social que les permita actuar de forma responsable y autónoma y desarrollar su espíritu crítico. Prever y resolver pacíficamente los conflictos personales, familiares y sociales.
c) Fomentar la igualdad efectiva de derechos y oportunidades entre hombres y mujeres, analizar y valorar críticamente las desigualdades y discriminaciones existentes, y en particular la violencia contra la mujer e impulsar la igualdad real y la no discriminación de las personas por cualquier condición o circunstancia personal o social, con atención especial a las personas con discapacidad.
d) Afianzar los hábitos de lectura, estudio y disciplina, como condiciones necesarias para el eficaz aprovechamiento del aprendizaje, y como medio de desarrollo personal.
e) Dominar, tanto en su expresión oral como escrita, la lengua castellana y, en su caso, la lengua cooficial de su Comunidad Autónoma.
f) Expresarse con fluidez y corrección en una o más lenguas extranjeras.
g) Utilizar con solvencia y responsabilidad las tecnologías de la información y la comunicación.
h) Conocer y valorar críticamente las realidades del mundo contemporáneo, sus antecedentes históricos y los principales factores de su evolución. Participar de forma solidaria en el desarrollo y mejora de su entorno social.
i) Acceder a los conocimientos científicos y tecnológicos fundamentales y dominar las habilidades básicas propias de la modalidad elegida.
j) Comprender los elementos y procedimientos fundamentales de la investigación y de los métodos científicos. Conocer y valorar de forma crítica la contribución de la ciencia y la tecnología en el cambio de las condiciones de vida, así como afianzar la sensibilidad y el respeto hacia el medio ambiente.
k) Afianzar el espíritu emprendedor con actitudes de creatividad, flexibilidad, iniciativa, trabajo en equipo, confianza en uno mismo y sentido crítico.
l) Desarrollar la sensibilidad artística y literaria, así como el criterio estético, como fuentes de formación y enriquecimiento cultural.
m) Utilizar la educación física y el deporte para favorecer el desarrollo personal y social.
n) Afianzar actitudes de respeto y prevención en el ámbito de la seguridad vial.

4.2. Objetivos de la Materia (OM)

Los Objetivos de la Materia se encuentran recogidos en la Orden de 14 de junio de 2016 y son los siguientes:

1. Valorar la capacidad transformadora y normativa de la razón para construir una sociedad más justa, en la que exista una verdadera igualdad de oportunidades.
2. Reconocer y comprender el significado y la trascendencia de las cuestiones que han ocupado permanentemente a la Filosofía, situándolas adecuadamente en el contexto de cada época, entendiendo su vinculación con otras manifestaciones de la actividad humana y valorando la capacidad de reflexión personal y colectiva para acercarse a problemas filosóficos, éticos, sociales y humanísticos.
3. Leer de modo comprensivo y crítico textos filosóficos de distintos autores y autoras, compararlos y valorar la importancia del diálogo racional como medio de aproximación a la verdad.
4. Analizar y comentar textos filosóficos, tanto en su coherencia interna como en su contexto histórico, identificando los problemas que plantean, así como los argumentos y soluciones propuestas.
5. Desarrollar y consolidar una actitud crítica ante opiniones contrapuestas a partir de la comprensión de la relación que se da entre teorías y corrientes filosóficas que se han sucedido a lo largo de la historia, analizando la semejanza y diferencias en el modo de plantear los problemas y soluciones propuestas.
6. Conocer, valorar y utilizar diversos métodos y procedimientos de conocimiento e investigación para construir un método personal de elaboración del conocimiento y de autoaprendizaje, basado en el rigor intelectual y en el análisis de los problemas, la libre expresión de las ideas y el diálogo racional frente a toda forma de dogmatismo.
7. Exponer correctamente, de modo oral y escrito, el pensamiento filosófico de los autores y las autoras estudiados y tomar conciencia de que un punto de vista personal y coherente solo puede alcanzarse a través del análisis y la comprensión de las ideas más relevantes de nuestro acervo cultural, aún de las más dispares y antagónicas.
8. Apreciar la capacidad de la razón para regular la acción humana individual y colectiva a través del conocimiento y análisis de las principales teorías éticas y de las diversas teorías de la sociedad, el Estado y la ciudadanía elaboradas a lo largo de la historia, y consolidar la propia competencia social y ciudadana como resultado de los compromisos cívicos asumidos a partir de la reflexión filosófica y ética.
9. Enjuiciar críticamente las conceptualizaciones de carácter excluyente o discriminatorio que han formado parte del discurso filosófico, como el androcentrismo, el etnocentrismo u otras.

4.3. Objetivos específicos de la Unidad Didáctica (OU)

Los Objetivos específicos de la Unidad Didáctica han sido elaborados y concretados tomando como marco de referencia los criterios de evaluación establecidos en el Bloque 5 de la Orden de 14 de julio de 2016, los Objetivos de Etapa y los Objetivos de la Materia. Los Objetivos específicos de la Unidad son los que siguen:

1. Situar a Marx en el contexto histórico del siglo XIX y comprender la importancia e influencia de su pensamiento en tanto en el siglo XX y como en el siglo XXI (CCL, CSC, CAA).
2. Relacionar los elementos centrales de la filosofía de Marx, como el materialismo histórico, con la dialéctica de Hegel y el materialismo de Feuerbach (CCL, CAA).
3. Comprender las líneas generales tanto de la filosofía de Marx como las de su crítica a la Economía Política y al modo de producción capitalista desarrollando una capacidad crítica suficiente para adoptar una opinión justificada sobre su pensamiento (CCL, CSC, CAA).
4. Asimilar los conceptos centrales del pensamiento de Marx como el concepto de capital, propiedad privada, fuerza de trabajo, alienación, plusvalía, valor de cambio, valor de uso, ideología, comunismo y objeto de producción entre otros (CCL, CAA).
5. Ser capaz de interpretar y analizar críticamente aspectos del mundo actual desde la óptica del pensamiento de Marx (CCL, CSC, CAA).
6. Debatir y argumentar razonadamente sobre cuestiones relevantes derivadas del pensamiento de Marx (CCL, CAA, CSC).
7. Utilizar plataformas web para producir y compartir conocimientos e información sobre el pensamiento de Marx (CCL, CAA, CSC, CD).

5. Desarrollo de contenidos

En el presente apartado deberían presentarse el desarrollo de los contenidos de la Unidad llevados a cabo por el autor del presente trabajo. Sin embargo, dadas las limitaciones de espacio, el desarrollo de los contenidos aparecerá en el anexo 0.

A modo de nota aclaratoria, el desarrollo de los contenidos que aquí se proponen no constituye meramente un manual de consulta, sino que incluye una serie de actividades, información extra que sirve de ayuda para entender los conceptos del pensamiento de Marx e incluye, también, enlaces a contenido audiovisual. Es necesario señalar que dichos contenidos han sido elaborados como material didáctico a partir de la bibliografía que se recoge bajo el epígrafe “Bibliografía para el desarrollo de la Unidad” en el apartado de Referencias bibliográficas. Sin embargo, no se ha citado explícitamente dicha bibliografía en el texto precisamente por su naturaleza: ser un texto carácter didáctico dirigido a alumnos de 2º de Bachillerato. Únicamente se han mencionado algunas de las referencias cuando se ha realizado la reproducción de alguna parte de algunos de los textos.

6. Metodología y actividades

La metodología de enseñanza-aprendizaje usada para impartir esta Unidad será diversa alternando modos de aprendizaje colaborativo (como por ejemplo la lectura y discusión guiada de textos o la realización de debates cuando proceda), estudios de casos con métodos expositivos o exposiciones magistrales, aunque siempre fomentando la participación activa del alumnado.

Varias son las razones que motivan una la selección de una metodología de enseñanza-aprendizaje variada. En primer lugar, conseguimos huir de las denostadas lecciones magistrales evitando que los alumnos se aburran convirtiéndose así en sujetos totalmente pasivos en el proceso de enseñanza. Como bien señalan Luis María Cifuentes y José María Gutiérrez, “los profesores de Filosofía en educación secundaria tenemos la obligación de ser educadores, de educar por medio de la Filosofía, y no solamente de instruir e informar acerca de los contenidos filosóficos” (Cifuentes y Gutiérrez, 2010, p. 5). Esta es la máxima que queremos seguir en esta Unidad Didáctica y por esa razón no todas las sesiones son completamente magistrales. En segundo lugar, la metodología colaborativa permite al alumnado sentirse una parte esencial del grupo y del proceso de enseñanza-aprendizaje gracias a la participación activa posibilitando la creación de un espacio en el que los alumnos pueden expresar su opinión y defenderla. Esto contribuye al desarrollo de las competencias CCL y CSC en la medida en la que los alumnos deben guardar el respeto a sus compañeros y expresarse con la mayor claridad posible. Además, prioriza la colaboración y cooperación antes que la competencia creando un espacio en el que los alumnos aprenden de sus iguales. Como sostiene Díaz, “los alumnos aprenderían mejor unos de otros precisamente por poseer niveles similares de competencia ¾zona de desarrollo próximo¾“ (2005, p. 102). Este sería el caso, por ejemplo, del debate que planteamos en el anexo 4 en el que los alumnos deben coordinarse y cooperar para investigar las distintas posturas que deberán ser defendidas. En tercer lugar, la metodología basada en el estudio de casos permite, por un lado, disparar ciertas intuiciones acerca de la realidad que pueden tener los alumnos sobre términos como “comunismo” o “marxismo” y, por otro, permite la aplicación de los elementos teóricos de Marx aprendidos a casos reales y cercanos a la vez que pone de manifiesto la utilidad e interés de dichos elementos. Como sostiene Díaz, “el hecho de buscar una comprensión e interpretación completa del caso, así como de las decisiones y posibles puntos de vista de su actor, provoca un aprendizaje activo, que trasciende los límites del propio espacio de enseñanza-aprendizaje” (2005, p. 89). Esto último responde precisamente a algunos de los objetivos mencionados con anterioridad como el de formar a ciudadanos críticos.

El tipo de metodología utilizado tanto en el desarrollo de las sesiones como las actividades evaluables que han de realizar los alumnos, tienen varios objetivos en común: por un lado, evitar que los alumnos tengan respuestas aprendidas de memoria o se limiten a reproducir el contenido de los apuntes del profesor. Se busca que los alumnos elaboren respuestas propias debidamente argumentadas a partir de criterios propios respetando las opiniones de los demás. Esto se trabaja con las discusiones y debates llevados a cabo en clase durante el desarrollo de las sesiones y se evalúa mediante un debate que tiene lugar en la última sesión. Pero para que nuestros alumnos elaboren respuestas propias bien argumentadas es necesario que estén bien informados o sean capaces de informarse de la cuestión sobre la que se discute. En otras palabras, deben ser capaces de investigar y extraer sus propias conclusiones de esa investigación. La formación y desarrollo de la capacidad crítica requiere de estos elementos fundamentalmente. Y concretamente en la asignatura de Historia de la Filosofía, el desarrollo de esta capacidad es fundamental si lo que queremos evitar es que nuestros alumnos sean efímeras enciclopedias parlantes que tras el examen no recuerdan nada de lo aprendido. El debate y la discusión hacen del alumno un participante activo dentro del propio proceso de enseñanza-aprendizaje.

6.1. Temporalización

La presente Unidad Didáctica se impartirá en nueve sesiones de 60 minutos cada una. Sin embargo, se ha considerado que las sesiones tendrán 50 minutos efectivos descontando en general 10 minutos de cada sesión en los que el profesor aprovechará o bien para informar a los alumnos de actividades y tareas para casa o bien para preparar el inicio de la clase (pasar lista, preparar los materiales, etc.). En cualquier caso, estos 10 minutos estarán siempre disponibles para cualquier imprevisto. En el caso de que no se llegase a consumir este tiempo, el profesor puede aprovechar para resolver dudas o profundizar en alguna cuestión.

La temporalización de las nueve sesiones se presenta en la siguiente tabla:

Abbildung in dieser Leseprobe nicht enthalten

6.2. Desarrollo de las sesiones Primera sesión

Esta primera sesión se iniciará reproduciendo el vídeo de Youtube titulado “What is Marxism?” el cual en un espacio de tiempo muy reducido lanza algunas de las ideas fundamentales de Marx de manera muy sucinta. Esto permitirá que los alumnos capten alguna noción o idea que reconocerán posteriormente y a la vez es una buena manera de introducir la nueva Unidad.

Seguidamente, partiendo del video anterior el profesor llevará a cabo una actividad inicial basada en la metodología de aprendizaje cooperativo (ver anexo 2): el profesor pide a los alumnos que formen tres grupos. A cada uno de los grupos se les pedirá que recopilen tesis o conceptos como la noción de dialéctica de Hegel, el materialismo de Feuerbach, la tesis del Liberalismo político y su concepción de la libertad individual (Locke y Mill) y las intuiciones que tienen sobre el capitalismo, el comunismo y marxismo, es decir, qué saben sobre estos dos modos de producción. En este sentido, el video visualizado con anterioridad puede disparar algunas de las intuiciones (más o menos acertadas) de los alumnos sobre las palabras “capitalismo” y “comunismo”. Pasados los 10-15 minutos en los que los grupos han estado trabajando, el portavoz de cada grupo comunicará de manera sintética la información al profesor quien irá escribiendo en la pizarra las tesis e ideas principales que hayan aportado los alumnos para su discusión posterior. De este modo, los alumnos trabajan principalmente dos competencias fundamentales sobre todo en filosofía: en primer lugar, se trabaja la competencia CPAA en la medida en la que son los propios alumnos los que están elaborando gran parte del contenido del que va a partir la explicación del profesor; en segundo lugar, se trabaja la CCL en la medida en que los alumnos deben decir y justificar las ideas que aporten. A su vez, esta actividad tiene la función de una evaluación inicial dado que los propios alumnos pondrán de manifiesto los conocimientos previos que tienen sobre los elementos y las nociones fundamentales que van a constituir parte del temario de la Unidad. Como bien apunta De Dios Lasterra, “nos interesa saber el significado y los errores que el alumnado tiene de los conceptos de esa red semántica” (2010, p. 92), es decir, de la red semántica del sistema filosófico que vamos a estudiar, en este caso, el pensamiento de Marx. Ello contribuye al desarrollo efectivo de un aprendizaje significativo, pues se parte de los conocimientos reales que los alumnos poseen y no de los que el profesor presupone o considera que deberían tener.

Sirviéndose de los elementos que los propios alumnos han puesto sobre la mesa, el profesor se dedicará a poner en relación los elementos generales del pensamiento de Marx con los autores estudiados en el bloque anterior a la vez que introduce aspectos relevantes de su contexto histórico, vida y obra. La metodología puesta en práctica en este caso será la propia de una sesión expositivo-dialógica. El profesor deberá conectar con la información que los alumnos han recuperado en la actividad inicial, pero también contribuirá a que los alumnos descubran por sí mismos los significados y construyan los suyos propios. Al final de la sesión el profesor mandará para leer en casa un fragmento de El manifiesto comunista (Marx y Engels 2011, pp. 49-51) para ser comentado y discutido en la siguiente sesión. El profesor también explica a los alumnos que deberán realizar un glosario de términos online (puesto que no es la primera vez que realizan uno de ellos, el profesor se limita a recordar rápidamente los elementos fundamentales para su elaboración).

Segunda sesión

[...]


[1] Entre la fecha de la defensa pública del presente trabajo y la fecha de la revisión de la presente publicación, en el mes de diciembre de 2017 Enrique Mesa, profesor de Filosofía en el instituto madrileño El Espinillo, consiguió presentar 200.000 firmas en el Congreso de los Diputados en defensa de una mayor presencia de la filosofía en el sistema educativo español. Un gran pequeño paso ya que pone de manifiesto la existencia de una gran demanda social por una mayor presencia de la filosofía en nuestras aulas. Sin embargo, todavía queda muchísimo por hacer. Puede consultar la noticia al respecto en el siguiente enlace: sl.ugr.es/09Rc

[2] http://www.diarioinformacion.com/alicante/2012/10/26/filosofia-necesaria-alumno-reflexione-secundaria/1308675.html

[3] https://politica.elpais.com/politica/2015/10/02/actualidad/1443800282_346551.html

[4] Fuente de los datos citados: https://cincodias.elpais.com/cincodias/2016/11/08/empresas/1478627939_402466.html y https://economia.elpais.com/economia/2016/04/28/actualidad/1461866236_955613.html

[5] Para más información se puede visitar la siguiente web: http://www.nielsen.com/es/es/press-room/2015/siete-de-cada-diez-espanoles-quieren-total-libertad--para-consum.html

[6] En el siguiente enlace puede escucharse el podcast: sl.ugr.es/09xQ

[7] Para una descripción detallada del día a día de alguien que ha vivido el comunismo ruso de cerca y de lo que significaba ser comunista en Rusia, véase: Karl Schlögel (2017, pp. 30-36).

[8] http://www.datosmacro.com/paro/espana/municipios/andalucia/cadiz/barbate

Final del extracto de 116 páginas

Detalles

Título
El pensamiento de Marx en la actualidad. Unidad Didáctica e Innovación Docente
Universidad
University of Granada
Calificación
9,7
Autor
Año
2017
Páginas
116
No. de catálogo
V388310
ISBN (Ebook)
9783668656239
ISBN (Libro)
9783668656246
Tamaño de fichero
1499 KB
Idioma
Español
Etiqueta
marx, unidad, didáctica, innovación, docente
Citar trabajo
Ricardo Grande López (Autor), 2017, El pensamiento de Marx en la actualidad. Unidad Didáctica e Innovación Docente, Múnich, GRIN Verlag, https://www.grin.com/document/388310

Comentarios

  • No hay comentarios todavía.
Leer eBook
Título: El pensamiento de Marx en la actualidad. Unidad Didáctica e Innovación Docente


Cargar textos

Sus trabajos académicos / tesis:

- Publicación como eBook y libro impreso
- Honorarios altos para las ventas
- Totalmente gratuito y con ISBN
- Le llevará solo 5 minutos
- Cada trabajo encuentra lectores

Así es como funciona