El Otro y el Propio en la Literatura Latinoamericana. ¿Cómo se puede aplicar esta temática a la clase de español como lengua extranjera?

¿Cómo se puede aplicar esta temática a la clase de español como lengua extranjera?


Trabajo, 2014

16 Páginas, Calificación: 1,3


Extracto

Índice

Introducción

1. La literatura colonial y el Otro
1.1 La Junta de Valladolid
1.1.1 El salvaje
1.1.2 El buen salvaje

2. El Otro en la clase de ELE
2.1 El Otro y el Propio
2.2 Una didáctica del entendimiento del Otro
2.3 Aprendizaje intercultural a través de la literatura

3. El etnógrafo
3.1 Contenido
3.2 La representación del Otro en el texto de Borges
3.3 Temas que tratar en la clase

4. Conclusión

5. Bibliografía

Introducción

Durante la carrera de español como lengua extranjera, uno participa en muchos tipos de asignaturas diferentes, sobre todo, en los seminarios de linguística y literatura. El problema aquí es que muchas veces falta la conexión con la verdadera labor y ocupación que un profesor debe desempeñar en un instituto. Por estos motivos, decidí aplicar la tématica tratada en el seminario, “Die Debatte Las Casas- Sepúlveda und ihre literarische Inszenierung in der spanischen Literatur“, al trabajo concreto en el aula de español como lengua extranjera (ele). Para llevar a cabo esta tarea elegí el texto, El etnógrafo, de Jorge Luís Borges, el cual tiene muchas connotaciones paralelas con la literatura colonial y, en gerenal, con la temática en la que se basa la obra. Como ya vimos en el seminario, existe una variedad de textos que relata el descubrimiento y la conquista de América Latina, y que, cada uno de ellos se fundamenta con perspectivas muy distintas entre sí. Estos textos tienen en común que, de alguna manera, novelan el enfrentamiento, la relación y el trato de los europeos con respecto a la población indígena. Como parece, hubo cierta identidad europea no sólo en términos culturales, sino también en el ámbito fisionómico. Provocando de esta manera que, la cultura indígena se distinguiera bastante de la insigne sociedad europea. ¿Cómo, entonces, describieron al nuevo mundo con su alteridad, y, qué consecuencias tuvo esto para la relación entre los europeos y los indios americanos? Más allá de esto, la comunidad de la ciencia de la literatura toma en consideración el papel que juega el descubrimiento del continente americano y comienza a ocuparse de su representación en el marco literario. El primer tema principal, en este campo, es la percepción de los indígenas, tema relevante que, tuvo un papel imprescindible para el procedimiento de la colonización. Aquí hay que mencionar a la junta de Valladolid, la cual representa, en gran parte, las diferentes perspectivas de los conquistadores hacia los indígenas, y que influyó en la representación literaria subsiguiente. El segundo tema que, en realidad, aflora a través del primero, no es más que la manera científica de describir esta percepción por parte de los conquistadores. Como veremos más adelante, estamos ante un proceso típicamente humano que, hasta día de hoy, tiene una trascendencia muy significativa y trata la relación entre el Propio y el Otro. Para la clase de ele, todas estas consideraciones son importantes teniendo en cuenta que, aprender español junto a la estructura del idioma, consiste en enseñar al estudiante ciertas competencias que le permiten comportarse adecuadamente al tratar con una cultura ajena. Especialmente para esta última reseña, se ha desarrollado una didáctica intercultural que se ocupa de revelar en qué consiste un aprendizaje intercultural y cuáles son las competencias o capacidades que el estudiante tiene que adquirir. En este trabajo, teniendo como punto de partida las consideraciones obtenidas en el seminario, propongo una teoría sobre lo que es el trato hacia el Otro y cuál es la relación con el Propio, para así finalmente, poder aplicar estas consecuencias a una didáctica intercultural para el trabajo con la literatura en la clase de ele. Como ejemplo concreto, he aquí el texto de Borges engranado con las teorías elaboradas.

1. La literatura colonial y el Otro

Con la llegada de Cristobal Colón a América en 1492, comenzó, no solamente, la colonización del continente americano, sino también la edad moderna que, a su vez, afectaba tanto a la sociedad europea, como a la propia literatura de aquella población. Al igual que hubo multitud de personas que viajaron al Nuevo Mundo, existieron, en torno a dichas personas, intenciones y objetivos diferentes que les empujaba, sin recelo, a ese viaje. Relaciones de y entre viajes, diarios u otros tipos de informes forman las fuentes principales para obtener informaciones certeras de aquella época , lo que hoy en día se da a conocer como: literatura colonial. A pesar de que hubo autores que describieron con hincapié el viaje en barco o la alteridad geográfica, e incluso, climática de ésas tierras desconocidas, uno de los temas principales, fue la representación de la población indígena. Un modelo de sociedad con el que se toparon los colonizadores al llegar a América que, además, se diferenciaba, de los cánones europeos, alejándose de manera inconcebible. Este encuentro entre humanos, con origen y circunstancias de vidas tan distintas, implicó en ambos bandos, un proceso de asimilación, el cual se realizó literariamente a través de la descripción del Otro. “Das Fremde wir meist als konkretes gedacht, sichtbar an Lebewesen, die auf das Vertraute bezogen werden, von dem sie abweichen oder mit dem sie übereinsstimmen, das ihnen mangelt oder das sie in Fülle besitzen. Körper, Erfnähungsformen, Lebensweisen, Sitten und religiöses Verhalten dienen als Kriterien des Vergleichs” (véase Kiening C., 2006, p.52). En el hecho de observar, describir y comparar, también se aclara, por qué varios autores, hoy en día con su representación literaria, consideran aquella época, como comienzo de la etnología como rama de la ciencia (compárese Fink-Eitel, 1994, p.11; Stein, 1984, p.12). En cuanto hay una alteridad tan grande, por parte del sujeto, se exige una asimilación radical por su parte, lo que a su vez, conlleva a una amenaza de su propia identidad. Se representan distintas formas de superación que aquí se reflejan en los documentos de diferentes autores que describen el encuentro con la Otredad. Son, los distintos conceptos con los que los actores intentaron, tanto asimilar, como describir su toma de contacto con la población indígena, las cuestiones que quiero analizar en los siguientes capítulos. Más allá de esto, hay que añadir que, no se trataba de una sencilla investigación científica del Otro, sino que los informes servían, igualmente, para complacer a las autoridades y para consolidar una posición política imperialista (Kiening, 2006, p. 85).

1.1 La Junta de Valladolid

En 1550 Carlos V convocó en Valladolid una junta pública para tratar el tema de la guerra y cristianización de los indígenas en el Nuevo Mundo. Además, se trataba de una disputa en la que discutieron cómo se debería interpretar la bula del Papa con respecto al Nuevo Mundo. Los oponentes eran el fraile Dominico Bartolomé de Las Casas, que abogó a favor de algunos derechos de los indios, y Juan Ginés de Sepúlveda, quien intentó legitimar la guerra y sumisión del pueblo indígena. Este debate hay que mencionarlo porque representa, por un lado, dos puntos de vista importantes que reflejan el trato con el Otro, y por otro lado, marcó la literatura colonial subsiguiente en la que autores, como Hernán Cortés entre otros, tomaron posición con respecto a su visión hacia la conquista (Adorno, 2001, p.41). Con la ayuda de estas dos posiciones, es posible poner en relieve lo que es el (buen) salvaje, que hasta la Postmodernidad, sigue siendo una categoría muy corriente para tratar al Otro.

1.1.1 El salvaje

El concepto del salvaje malo como ser inferior y contrario al hombre civilizado se puede llegar a entender bien, en el caso de Sepúlveda. El se basó, principalmente, en la filosofía antigua y la teología de la edad media, y en su opinión, los indigenas eran seres inferiores y ocupaban una posición mas baja dentro de la jerarquía natural. Según la teória de Aristóteles, a los indios se les pudo considerar como salvajes o bárbaros, y por lo tanto, debido a su falta de razón, de una sociedad estructurada entrarían en la clase de siervos a natura (Adorno, 2011, p.38). El bárbaro se asemeja al animal, que es el contrario del hombre razonable, así que a los indios se puede tratar como animales. Como se puede ver en el ejemplo de Sépulveda, la asimilación del Otro ocurre a través de la asignación del indio como salvaje, con el objetivo de de deshumanizarlo. Salvaje es una manera de categorizar al Otro, que nada tiene que ver con el hombre civilizado, el europeo de aquella época. Aquí, el Salvaje es un animal bestial e inferior, y cuantos menos rasgos humanos tiene, más fácil es legitimar los asesinatos y maltratos por parte de los conquistadores (Stein, 1984, p.12). Otro rasgo del salvaje que aquí tuvo un papel importante, era el del canibalismo con el cual justificaban sus acciones los conquistadores. Ya, en los primeros informes de Colón, surgió la imagen del Salvaje malo a base de la descripción de los indígenas encontrados de otro grupo indígena canibalista que vivía en las islas que, hoy en día, son las islas caribeñas (Fink-Eitel, 1994, p.99). Más tarde, todos los indígenas que resistieron a la sumisión o fueron un estorbo para el proceso de la conquista, terminaron catalogándose en el concepto de Salvaje malo. Como también veremos, en el concepto contrario del Salvaje, la comparación siempre incluye una valoración. Si ser civilizado, en un sentido positivo, significa ser cristiano, tener una organización politica y sociedad como la de aquella época, el indígena, por no cumplir con estas propiedades, solamente pudo haber sido designado como ser inferior.

Por estos motivos, el concepto de Salvaje se puede considerar como el intento de justificar la superioridad de la propia cultura, la cual demostraron con violencia y sumisión (vease Fink- Eitel, 1994, p.9). Por lo demás, como ya he mencionado, la correspondiente descripción del Otro también sirvió de ayuda para alcanzar ciertos objetivos que tenían en mente aquellos europeos.

1.1.2 El buen salvaje

Todo el contrario, pero no irrefutablemente mejor, representa el concepto del buen salvaje, que había surgido ya en un tiempo posterior al descubrimiento y que sirve como una posibilidad de describir lo que es el concepto del Otro (Caballero Calderón, 1967, p.146). Este concepto es más sutil y requiere más análisis para revelar el mecanismo de su funcionamiento. Además, es una manera de asimilar la alteridad y de legitimar cierto comportamiento mucho más metido en la psicología a la hora de entenderlo. En esta concepción, los indios americanos están considerados humanos y vistos como personificación en la vida natural (Caballero Calderón, 1067, p.146). Al contrario del punto de vista anterior, el indio siguie siendo salvaje, pero lo salvaje está connotado con naturaleza, limpieza, pureza, perfección y un estado primitivo. La sociedad avanzada no llegó a fastidiar al buen salvaje, por lo cuál, se encuentra en una posición superior al europeo. Esta superioridad, sin embargo, solo existe en teoría, es decir, también en la representación literaria. Aunque representantes de esta concepción trataron a los Indios de una manera mucho mejor, mantuvieron cierta arrogancia y actitud de considerarles inferiores. Se encontraron en un dilema moral, por el cual, dentro de la literatura, representaron a los indígenas de una forma idealizada. Sí es verdad que, consiguieron mejorar la situación e introducir algunas leyes a favor de los indios, pero dentro de la opinión general de hoy en día, el concepto del buen salvaje está considerado un intento de resarcimiento (Stein, 1984, p.9). Muchos atributos asignados a los indios, como por ejemplo, su libertad sexual, también, en el sentido de andar desnudo o la falta de codicia en su sociedad, reflejan carencias percibidas por algunos europeos, con respecto a su país de origen. Lo que aquí se pueder observar es que el concepto del buen salvaje lleva una crítica contra la propia cultura. Siendo éste un concepto creado por europeos es obvio que, las personas que aplicaron este concepto a su percepción del Otro, tuvieron cierto punto de vista, o bien, hacia la conquista o hacia la sociedad europea. El europeo melancólico, descontento con su sistema, proyectó sus problemas, ansias y deseos al indígena, expresándolo a través de la literatura (Fink-Eitel, 1994, p.110). En este punto también hay que tener en cuenta que España, en aquella época, empezó a florecer y Europa se encontró en la época del renacimiento. La imagen dominante cristiana de la edad media se estuvo convirtiendo en algo más abierto con un enfoque individualista. Dentro de la historía colonial española, hay que mencionar al fraile Bartolomé de las Casas como ejemplo de la representación del concepto del buen salvaje, pero también por su vista moderna hacia el Papa y los derechos humanos (compárase Adorno, 2011, p.41). En muchos de sus escritos, el pueblo indígena está descrito de una manera muy generalizada e idealizada. Su descripicón de los indígenas cuadra con lo hasta ahora dicho y para él los indígenas personificaron todo lo que en su propia cultura faltó. El concepto del salvaje, da igual si se trata del bueno o malo, sirve como espejo de la propia cultura, reflexión del propio estado. “Im Wilden spiegelt sich verzerrt die Dimension des Zivilisierten. Im Wilden findet das, was sich selbst aus dem Wilden hervorge- gangen sieht, eine >mise en abyme< des eigenen Zustands.” (Kiening, 2006, S.52).

2. El otro en la clase de ELE

Después de haber tratado algunas consideraciones sobre la percepción del Otro, en la época de la conquista de América, y la manera de cómo aparece dentro de lo que es la literatura colonial, en los siguientes párrafos, vamos a establecer la relación entre la literatura colonial y la clase de español como lengua extranjera (clase de ele). El Otro, y su percepción, es un tema que, no solamente en el tiempo de la colonización tenía un papel significativo, sino también, hoy en día, en un mundo globalizado y multicultural que cada vez va a estar más presente (Bredella et al., 2000, p.X). Por estos motivos se creyó una didáctica intercultural que se ocupa de destacar lo que son las competencias y los contenidos necesarios para que el estudiante de una lengua extranjera pueda orientarse y comportarse adecuadamente en la confrontación con otras culturas. En este lugar la relación entre lo Propio y lo Otro ocupa una posición muy importante, porque si aprender un idioma, capacita la comunicación en un sentido estructural de la lengua, el aprendizaje intercultural, lo hace para obtener un entendimiento que va más alla de un sólo intercambio de palabras entre dos personas, y que además, incluye aspectos como valores, costumbres, historía o actitudes. Teniendo en cuenta esta consideración, queda claro que la enseñanza de un idioma extranjero tiene como objetivo importante: el entendimiento de personas de otra etnia, lo que requiere desarollar capacidades como la empatía, el cambio de perspetiva o la coordinación de perspectivas diferentes (Bausch et al., 2007, p.17). Dentro del currículum de español como lengua extranjera en Renania del Norte-Westfalia, este tipo de competencias están representadas bajo el nombre de Interkulturelle kommunikative Kompetenzen, que incluyen capacidades, actitudes y conocimientos que sirven para la interación y comunicación con interlocutores de otros grupos étnicos (KLP Spanisch, 2014, p.22). Para aclarar de qué competencias, en especial, estamos hablando, y a partir de qué métodos y medios se pueden llegar a transmitir estos conocimientos y capacidades, hay que primero determinar a lo que nos referimos cuando hablamos del Otro y del Propio.

2.1 El otro y el propio

Dentro de su trabajo sobre la didáctica intercultural, Lothar Bredella, se acerca al tema del Otro desde un punto de vista bastante filosófico. Él establece una relación recíproca y dialogal entre el Propio y el Otro, la cual entiende como punto de partida para la clase de ele (Bredella et. al, 2000, p.XXXVII). Según él no existe ningún Yo, es decir, nada Propio, si no hay algo fuera de lo Propio, lo que se puede considerar como Otro o ajeno. Hasta que uno no crea la consciencia de que el Otro es real, el Propio se queda en un estado latente, por lo tanto, según esta teoría el Propio sale a través del Otro (Bredella et al., 2000, p.XIX). Esto se puede explicar también, como veremos en el ejemplo de Oliver Eß, que con el desarrollo de la identitad de un ser humano, ésta se crea por medio del contacto con sus personas de referencia. Como el objetivo principal de la didáctica intercultural es enseñar competencias que favorecen un mejor entendimiento del otro, el hecho de entender se puede considerar finalmente como concepto propio del Yo. Solo a través de una relación dialogal, el concepto se puede convertir en algo real, lo que otra vez quiere hacer resaltar el carácter dialogal y recíproco. Lo mismo, también se puede aplicar al Propio, es decir, para entendernos a nosotros mismo dependemos también del Otro y tenemos que dedicarnos a otra persona. En su trabajo sobre la enseñanza del Otro como parte de la interkulturelle Handlungskompetenz, Oliver Eß también enfatiza la relación dialogal entre el Otro y el Propio, y pone en el centro de interés, los conocimientos que tiene cada uno de sí mismo, en vez de conseguir informaciones sobre el funcionamiento del Otro. “Welche Op- tionen eröfffnet in diesem Zusammenhang eine Diadktik des interkulturellen Denkens und Han- delns, die Verstehensprozesse als Handlungsprozesse zwischen Individuen definiert? Eine Did- aktik, die also das Interkulturelle zunächst auf die Ebene des Intersubjektiven herunterbricht, und den Anderen als den zentralen Widerpart des permanenten Identitätsbildungsprozesses und somit des täglichen Handlungsprozesses begreift?” (Eß, 2010, p.15). Aquí, en vez de partir de un enfoque filosófico, estamos delante de uno más bien sociológico, que interpreta la relación intercultural como interacción social y se mete más en lo qué es el desarrollo de una identitad, a través, de teorías como la de G.H. Mead. De estas reflexiones, se puede anticipar que la reflexión y observación del Propio nos revela informaciones importantes para el entendimiento del Otro, por lo cual, debería ser un contenido en la clase. Además, es fundamental tener en cuenta la relación recíproca entre el Otro y el Propio, y también aplicar esta concepción al trabajo en la clase de ele, lo que quiere decir, que no es oportuno separar en un principio el Propio del Otro (Bredella, 2010, p.XXXVI). Basándose en estas teorías, sobre el Propio y el Otro, se puede ir desarrollando, lo que se entiende, bajo una didáctica intercultural, y, concluir con lo que son los aspectos impotantes para la ensenanza.

2.2 Una didáctica del entendimiento del otro

Como hemos visto hasta ahora, la clase de ele junto a lo que es la enseñanza del idioma, tiene otra misión. Tiene que preparar al estudiante para el contacto con etnías diferentes lo que requiere crear una consciencia para la alteridad del Otro. Al mismo tiempo, también hemos visto, que es importante enfocarse en lo Propio, porque estamos ante una relación recíproca, de la cual partimos cuando se quiere llegar a entender al Otro (Bredella et al., 2000, p. XXXVII). Dentro del campo de la interkulturellen Handlungskompetenz, se encuentra una lista exhaustiva de competencias, capacidades y conocimientos que, en esta parte, me dispongo a elaborar. El aprendizaje intercultural se realiza, sobre todo, en las unidades de cultura y civilización, y, a través de la lectura de la literatura, pero muchas veces, se basa en la transmisión de informaciones sobre la otra cultura, faltando el enfoque práctico y aplicable. El entendimiento del Otro hay que describirlo, más bien, como un proceso en el que el estudiante reconoce la alteridad, alejándose del Propio, por tanto el propio horizonte sufre un proceso de cambio y aumentación. La palabra clave en esta última frase, es la acción de alejarse de su propio contexto, lo que está considerado como competencia fundamental, y describe la manera verdadera para entender algo (Bredella et al., 2000, p.XIX). Mucho se puede comprender, partiendo del propio contexto, lo que Bredella denomina Außenperspektive, pero la acción de ponerse en el lugar de otra persona, es decir, tomar la Innerperspektive, es la base para ver el mundo por los ojos del Otro. El cambio de perspectiva es una de las competencias principales en el ámbito del aprendizaje intercultural. Bredella (2010, p.142), con respecto al cambio de perspectiva, hace notar que, ponerse en el lugar de otra persona, no significa dejar lo Propio y perderse en lo Otro, porque como vimos en el ejemplo del buen salvaje, puede llevar al exotismo lo que, al fin y al cabo, no es de entender, ni corresponde con la realidad. Por eso, junto a la capacidad de cambiar la perspectiva, existen más competencias como, por ejemplo, la coordinación de expectativas diferentes, la cual, por un lado, ayuda en el momento de conectar las dos visiones: El Propio y del Otro, y por otro, demuestra que siempre hace falta tener varias perspectivas para conseguir un propósito. Como culturas no son monolíticas, tampoco se las puede entender partiendo de un punto de vista único. Teniendo en cuenta eso, también queda claro que, una cultura no es un sistema cerrado y cada persona es un individuo dentro de su cultura, por lo demás, existen varios factores que influyen en lo que es la alteridad, como por ejemplo factores sociales: el sexo, la historía, la familia, etc. Competencia intercultural significa, por eso, tratar lo Otro con conformidad, ser consciente y respetar la alteridad, aceptar diferencias, pero todo esto, sin partir de un punto absolutista (Bredella, 2010, p.142). La pregunta final es, cómo se puede conseguir desarrollar todas estas competencias y crear una consciencia de tal manera.

[...]

Final del extracto de 16 páginas

Detalles

Título
El Otro y el Propio en la Literatura Latinoamericana. ¿Cómo se puede aplicar esta temática a la clase de español como lengua extranjera?
Subtítulo
¿Cómo se puede aplicar esta temática a la clase de español como lengua extranjera?
Universidad
University of Cologne  (Romanistik)
Curso
Die Debatte „Las Casas – Sepúlveda” und ihre literarische Inszenierung in der spanischen Literatur
Calificación
1,3
Autor
Año
2014
Páginas
16
No. de catálogo
V441248
ISBN (Ebook)
9783668796546
ISBN (Libro)
9783668796553
Idioma
Español
Etiqueta
Literatura colonial, El salvaje, El otro y el propio, Aprendizaje intercultural, El etnógrafo, Borges, Las casas, Sepúlveda, Literaturdidaktik
Citar trabajo
Patri Fischer (Autor), 2014, El Otro y el Propio en la Literatura Latinoamericana. ¿Cómo se puede aplicar esta temática a la clase de español como lengua extranjera?, Múnich, GRIN Verlag, https://www.grin.com/document/441248

Comentarios

  • No hay comentarios todavía.
Leer eBook
Título: El Otro y el Propio en la Literatura Latinoamericana. ¿Cómo se puede aplicar esta temática a la clase de español como lengua extranjera?



Cargar textos

Sus trabajos académicos / tesis:

- Publicación como eBook y libro impreso
- Honorarios altos para las ventas
- Totalmente gratuito y con ISBN
- Le llevará solo 5 minutos
- Cada trabajo encuentra lectores

Así es como funciona