El Acuerdo sobre TRIPS dentro la OMC y su impacto a la industria farmacéutica


Trabajo de Seminario, 2007
22 Páginas, Calificación: 10 von 10

Extracto

Índice

Introducción

La difusión del saber versus la creación del saber nuevo

El Acuerdo-TRIPS
Los impactos de los TRIPS después de su implementación dentro de la OMC
La problemática específica de la industria farmacéutica
La herramienta de licencias obligatorias

Conclusión

Referencias bibliográficas

“La productividad del saber ya se convirtió en la llave a la productividad, al poder de competencia y a la potencia económica. El saber es ya la industria primaria; aquella industria que provee a la economía las fuentes esenciales de producción“.

Peter F. Drucker (1909 – 2005)

Introducción

El primero de enero de 1995 entró en vigor, según decisión de la Ronda Uruguay, la “Organización Mundial del Comercio“ (OMC)[1] [2]. (Hauser 2001: p. 7) Los tres principales resultados de esa ronda de liberalización fueron; cambios institucionales del GATT (“General Agreement on Tariffs and Trade“), la reforma del viejo GATT y la incorporación de dos nuevos acuerdos (GATS – “General Agreement on Trade in Services“y TRIPS – “Trade Related Aspects of Intellectual Property Rights“)[3]. Estos elementos se convirtieron en los tres pilares de la OMC. (Stegemann 1998: p. 3)

La inclusión de la protección de los derechos de propiedad intelectual en la OMC estaba muy cuestionada. Se puede decir que hoy no es posible manejar el problema de los derechos de propiedad intelectual en un contexto nacional, porque una creciente parte de la producción mundial se compone de bienes y servicios (los cuales requieren una alta medida de investigación y desarrollo). (Moschini 2003: p. 2; Preuße 1996: p. 29) Como dice el título “Trade Related Intellectual Property Rights” en este convenio de la OMC se tratan los aspectos de la propiedad intelectual que están vinculados con el comercio internacional. (Preuße 1996: p. 27) Moschini define “Intellectual Property Rights” como: “rights defined over intangible assets that are the result of human inventiveness and creativity “. (Moschini 2003: p. 5)

Antes de la incorporación del Acuerdo-TRIPS (firmado el 15 de abril de 1994 y con su plena entrada en vigor a comienzos de 2005), solamente la “World Intellectual Property Organization“(WIPO)[4] se manejaba con la protección de los derechos de propiedad intelectual. (Moschini 2003: p. 7) Dicho acuerdo establece una reglamentación de vocación universal; por ejemplo en lo que respecta a la industria farmaceutica, prevé que después del final de un período transitorio de 10 años se prohíbe producir copias genéricas de los medicamentos recientes. Pero en Doha (Qatar) en 2001[5], después de una fuerte movilización internacional, se llegó a un compromiso: en caso de urgencia sanitaria, se hacía posible para un país hacer fabricar medicamentos genéricos recurriendo a “licencias obligatorias”. (Lecourieux: 2005) A pesar de toda la crítica, hay razones que están a favor del convenio. Por ejemplo se podía evitar la agravación de las regularizaciones en la WIPO y la implementación de nuevas instancias dentro la misma. (Srinivasan 2002: p. 9) Más esencial es que hoy se puede sacar provecho del mecanismo de solución de controversias en la OMC y en casos de contravención de los modos de sanción. (Moschini 2003: p. 2)

Aparte de eso, existe una mayor capacidad de agravar y negociar la protección de los derechos de propiedad intelectual bajo la OMC porque se pueden hacer concesiones en otros ámbitos de la OMC. (Srinivasan 2002: p. 9; Subramanian 1990: p. 510) El Acuerdo-TRIPS había agravado los requisitos de otros acuerdos y hoy está apoyado por el principio de “Single Package” en la OMC. Esta fórmula indica que los miembros tienen que aceptar los reglamentos como en bloque. (Moschini 2003: p. 2) Sin duda, la inclusión de los derechos de propiedad intelectual en la OMC significa un cambio fundamental en el ajuste del régimen de comercio internacional. Esta institución se dedica hoy no sólo a las transacciones transfronterizas sino que interviene en la política nacional de los estados miembros y determina la conducta nacional.

En este trabajo debe estar aclarado por un lado si es razonable proteger la propiedad intelectual y por otro lado si tiene sentido arreglar la protección bajo la OMC. Más aún, este trabajo trata el tema especial de la defensa de la propiedad intelectual en la industria farmacéutica. Acá se trata de un sector que contiene un alto grado de gastos en investigación y desarrollo pero donde los costos de imitación son relativamente bajos. Además se había transformado en un tema importante de debate en el plano público por epidemias como el SIDA o la gripe aviar. El espectro de una epidemia mundial como la gripe o el SIDA – ineluctable según la Organización Mundial de la Salud (OMS) – acaba de provocar en Estados Unidos (EE.UU.) el renacimiento de los debates sobre la necesidad de eludir las patentes de medicamentos.

La difusión del saber versus la creación del saber nuevo

En la mitad del siglo XX. hubo un cambio substancial a través de la Mundialización en el proceso de ganar terreno en el comercio internacional. La fabricación de los bienes y servicios requirió crecientes gastos de investigación y desarrollo. (Subramanian 1990: p. 509) La sabiduría había sido cada vez más relevante para la producción de bienes y servicios al tiempo que crecía notablemente el papel de la competencia innovadora. (Preuße 1996: p. 29) Al contrario de la competencia de precios se encuentra la competencia innovadora típicamente entre los países desarrollados, los cuales tienen ventajas comparativas en el comercio de productos que requieren un alto grado de investigación. (Moschini 2003: p. 31) Relacionado con lo cual está el provecho del capital humano como requisito para lograr nuevas ventajas competitivas. Las ventajas de las cooperaciones en los países desarrollados dependían cada vez más de los logros específicos, por eso ellos se habían lamentado sobre la utilización ilegítima de su propiedad intelectual y de la piratería de productos. (Subramanian 1990: p. 509). Además había aumentado la competencia por los imitadores en los países en vías de desarollo, los cuales pueden sacar provecho de doble manera: por un lado ahorran en costos y riesgos de desarrollo, por otro lado se benefician a través de los costes más bajos en la producción procedentes de los salarios menores. (Fisch/ Speyer 1995: p. 68) Ese sesgo había disminuido el plazo de preservación que gozan los innovadores y se pueden aprovechar del monopolio durante menos tiempo. En consecuencia, se elevaron las voces al Acuerdo-TRIPS.

Este convenio se había encontrado con la fuerte oposición de los países subdesarrollados, los cuales argumentaron que el acceso a la sabiduría tecnológica debía ser más fácil para que se pudiese perfeccionar rápidamente al beneficio de todos. (Beath 1990: p. 412) El tratado descuidaría sus intereses y condiciones regionales; además amenazaría sus necesidades de información, de saber y de producción de medicamentos esenciales. Sobre todo, la etiqueta “trade related” del Acuerdo sobre los TRIPS es solamente una excusa para una agravación de la protección de la propiedad intelectual bajo el pretexto de llamar a los derechos. (Yu 2003: p. 2)

En general compartieron la opinión de que se podían enfrentar a la protección de la propiedad intelectual en una manera laxa; por un lado por sus desventajas económicas generales y por el otro, por su obligación moral de reparación de la historia colonial de países industriales. (Preuße 1996: p. 32)

Según la opinión de muchos oponentes al Acuerdo-TRIPS, la sabiduría debe ser un bien público y con eso una fuente de bienestar para todos. (Preuße 1996: p. 33) Cuanto antes el saber se pueda extender sobre el sistema en conjunto, mejor se puede llevar adelante el progreso tecnológico como la prosperidad. En la opinión de los críticos inhibe este tratado la difusión del saber y bienestar. (Beath 1990: p. 415) De hecho hay una correlación negativa entre el crecimiento del bienestar internacional y la protección de los derechos de propiedad intelectual. La contradicción aparente a la recomendación del Acuerdo-TRIPS presupone el saber como ya existente. (Preuße 1996: p. 37) Esta manera de ver supone que la nueva sabiduría se originaría independientemente de la protección de la propiedad intelectual y de la preparación de recursos para investigar y desarrollar. Además no sería posible mantener la difusión del saber bajo aquello criterio durante mucho tiempo. Así, este argumento choca contra el concepto de competencia de innovación. (Preuße 1996: p. 3 y 36)

En el otro extremo están los economistas como Fisch/ Speyer o Mutti que defienden vehementemente la opinión de que la originación del saber significa para las empresas un gasto en innovación y desarrollo que sólo merece la pena si se genera un producto útil en el mercado. (Fisch/ Speyer 1995: p. 68; Mutti 1993: p. 343) El proceso de innovación caracteriza un proceso de inversión en el futuro donde las rentas se obtienen en períodos más tardíos. (Preuße 1996: p. 30) Por razones económicas una empresa solamente invierte si se rinde un beneficio adecuado; eso significa que innovación y desarrollo dependen de la comercialización del valor equivalente al saber generado. (Fisch/ Speyer 1995: p. 68) Un problema resulta en la comercialización porque la sabiduría siempre también incluye elementos de un bien público (este bien está disponible en suficiente medida para todos y el aprovechamiento del mismo por un participante del mercado no restringe la cantidad para otra gente). (Moschini 2003: p. 14) Más aún, la transmisión de los bienes públicos está vinculada a costos bajos. Así, la publicación de un nuevo saber implica una explotación libre y una pérdida de parte de su valor. (Preuße 1996: p. 31)

La razón es que el valor en el mercado se determina por los gastos marginales. Tales tienden a cero; en el caso de bienes públicos se deduce que cada uno puede aprovecharse sin pagar los costes del desarrollo y de riesgo. (Preuße 1996: p. 31) El innovador está obligado a ofrecer los productos al precio de costos marginales, así no se recuperan las impensas para el desarrollo por la comercialización de sus productos.

[...]


[1] Los países negociaron y aprobaron el texto final adoptado en Marrakech en 1994, como el Anexo 1C del Acuerdo que creó a la Organización Mundial de Comercio (www.wikipedia.org el 11.01.2007)

[2] Los Principios fundamentales de la OMC se basan en: el tratamiento nacional y el tratamiento de la nación más favorecida.

[3] La denominación en español es ADPIC (Acuerdo sobre los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio)

[4] La denominación en español es OMPI (Organización Mundial de Propiedad Intelectual)

[5] En esta Declaración reafirmaron los ministros el derecho de los países miembros a recurrir a las flexibilidades previstas por el Acuerdo sobre los TRIPS (importaciones paralelas y licencias obligatorias) y prorrogaron las exenciones relativas a la protección por patentes farmacéuticas para los países menos adelantados hasta 2016.

Final del extracto de 22 páginas

Detalles

Título
El Acuerdo sobre TRIPS dentro la OMC y su impacto a la industria farmacéutica
Universidad
University of Buenos Aires  (Staatliche Universität von Buenos Aires (UBA) - Wirtschaftsfakultät)
Curso
Derecho de la Integración
Calificación
10 von 10
Autor
Año
2007
Páginas
22
No. de catálogo
V88178
ISBN (Ebook)
9783638017350
Tamaño de fichero
403 KB
Idioma
Español
Etiqueta
Acuerdo, TRIPS, Derecho, Integración
Citar trabajo
Dipl. Volkswirt Sebastian Schlossarek (Autor), 2007, El Acuerdo sobre TRIPS dentro la OMC y su impacto a la industria farmacéutica, Múnich, GRIN Verlag, https://www.grin.com/document/88178

Comentarios

  • No hay comentarios todavía.
Leer eBook
Título: El Acuerdo sobre TRIPS dentro la OMC y su impacto a la industria farmacéutica


Cargar textos

Sus trabajos académicos / tesis:

- Publicación como eBook y libro impreso
- Honorarios altos para las ventas
- Totalmente gratuito y con ISBN
- Le llevará solo 5 minutos
- Cada trabajo encuentra lectores

Así es como funciona