Desarrollo De Educación Ambiental En Escolares

Tareas Docentes Para El Desarrollo De Educacíon Ambiental En Escolares De Quinto Grado Mediante El Aprendizaje De Las Ciencias Naturales


Tesis de Maestría, 2013
93 Páginas, Calificación: Excelente

Extracto

ÍNDICE

Introducción

Epígrafe 1. Consideraciones teóricas sobre la Educación Ambiental desde el aprendizaje de las Ciencias Naturales
1.1. Fundamentos teóricos sobre la Educación Ambiental
1.2. El aprendizaje de las Ciencias Naturales. Sus potencialidades para el desarrollo de la Educación Ambiental
1.3. Reflexiones teóricas sobre la tarea docente
1.4. Caracterización de la asignatura Ciencias Naturales
1.5. Caracterización de los escolares del segundo ciclo de la Educación Primaria

Epígrafe 2. Tareas docentes para le desarrollo de educación ambiental en escolares de quinto grado mediante el aprendizaje de las Ciencias Naturales
El ámbito comunitario y el nivel de desarrollo de la educación ambiental en la escuela “Julio Grave de Peralta”
Introducción al material
Desarrollo del material
Conclusiones del material
Bibliografía del material

Epígrafe 3. Valoración de la factibilidad de las actividades para favorecer la educación ambiental
Conclusiones
Recomendaciones

Bibliografía

Anexos

INTRODUCCIÓN

Cuando el hombre apareció en el planeta estaba totalmente sometido a todas las fuerzas del ambiente natural, no solo en su entorno, sino también en sí mismo, porque desconocía las leyes y los mecanismos que rigen el funcionamiento de la naturaleza.

Empezó entonces el largo camino desde el tiempo en que el hombre tenía que dedicar gran parte de sus energías para conseguir los alimentos necesarios, y para escapar de los peligros presentes, hasta el período actual en el cual, para sobrevivir el hombre tiene que dedicar una parte de sus energías a reducir y a corregir los riesgos con los cuales su misma presencia y actividad amenazan tanto al ambiente natural como al que él mismo ha creado.

Nuestro Comandante en Jefe, Fidel Castro Ruz, ha expresado: “Una importante especie biológica está en riesgo de desaparecer por la rápida y progresiva liquidación de sus condiciones naturales de vida: el hombre”.[1]

En relación con la destrucción del medio ambiente apuntó: “Es necesario señalar que las sociedades de consumo son las responsables fundamentales de la atroz destrucción del medio ambiente. Ellas nacieron de las antiguas metrópolis coloniales y de políticas imperiales que, a su vez engendraron el atraso y la pobreza que hoy agotan a la mayoría de la humanidad. Ellas consumen las dos terceras partes de los metales y las tres cuartas partes de la energía que se produce en el mundo. Han envenenado los mares y ríos, han contaminado el aire, han debilitado y perforado la capa de ozono, han saturado la atmósfera de gases que alteran las condiciones climáticas con efectos catastróficos que ya empezamos a padecer”.[2]

“Los bosques desaparecen, los desiertos se extienden, miles de millones de toneladas de tierra fértil van a parar cada año al mar. Numerosas especies se extinguen. La presión poblacional y la pobreza conducen a esfuerzos desesperados para sobrevivir aún a costa de la naturaleza”.[3]

Hasta aquí está claro cuáles son los problemas ambientales que afectan el desarrollo de la vida en el planeta y cuáles son sus causas. Es necesario reflexionar sobre ¿cómo crear las condiciones naturales indispensables para una vida plena en la Tierra? La respuesta debe ser urgente, es necesario un nuevo orden económico a nivel mundial, distribuir equitativamente las riquezas y las tecnologías disponibles, la solución no es impedir el progreso de las naciones más pobres localizadas en el mundo subdesarrollado, donde se vive poniendo en riesgo su propia existencia y la del medio circundante en un contexto donde priman el egoísmo, la injusticia social y la más absoluta falta de equidad.

Es necesario destacar que el objetivo principal del proyecto social que se desarrolla en Cuba desde el triunfo de la Revolución, ha sido y será elevar la calidad de vida del hombre mediante la satisfacción integral de sus necesidades materiales y sociales, con énfasis en la elevación de su nivel educacional y cultural e incorporando la dimensión ambiental en el desarrollo económico - social del país.

La estrategia ambiental cubana para el desarrollo sostenible es en esencia una estrategia de continuidad, en tanto la idea de sustentabilidad es intrínseca a los principios socialistas que sirven de base a nuestro modelo revolucionario; sin embargo se necesita intensificar las acciones en función de elevar la conciencia de toda nuestra población para poder lograr una mayor efectividad en la aplicación de esta política ambiental.

Merece destacar que Cuba participó activamente en las reuniones del Comité Preparatorio de la Conferencia de Río y ya en el desarrollo de esta presenta un Informe Nacional en el que se realiza un balance de los problemas y logros ambientales del país y se expresa lo que Cuba esperaba de esta conferencia.

Apenas había concluido La Cumbre y en ocasión de las modificaciones que en ese mismo año se hacen a la Constitución de la República, se introduce en su artículo 27 la idea del desarrollo sostenible.

“El Estado protege al medio ambiente y los recursos naturales del país. Reconoce su estrecha vinculación con el desarrollo económico y social sustentable para hacer más racional la vida humana y asegurar la supervivencia, el bienestar y la seguridad de las generaciones actuales y futuras. Corresponde a los órganos competentes aplicar esta política. Es deber de los ciudadanos contribuir a la protección del agua, la atmósfera, la conservación del suelo, la flora, la fauna y de todo el uso potencial de la naturaleza”.[4]

Sin lugar a dudas, le corresponde a las actuales generaciones actuar de forma inmediata para lograr el deseado equilibrio entre desarrollo y medio ambiente, son los más jóvenes quienes con su ímpetu y fuerza de cambio deberán trabajar en función de dar solución a estos nuevos paradigmas, así como apoyar y promover todas aquellas ideas que realmente conduzcan al desarrollo sustentable.

En las condiciones actuales a la escuela le corresponde un papel significativo en la formación de niños y jóvenes poseedores de conductas positivas hacia el medio ambiente y un conocimiento concreto sobre la problemática ambiental en Cuba y en el mundo.

En el plan de estudio de la enseñanza primaria ocupa un lugar la asignatura Ciencias Naturales de 5º grado, que tiene amplias posibilidades para contribuir al desarrollo de la educación ambiental de los alumnos.

El nivel primario constituye una de las etapas fundamentales en la adquisición y desarrollo de potencialidades del escolar en las diferentes áreas de su personalidad, de ahí que la apropiación y el desarrollo de conocimientos, habilidades, hábitos, sentimientos, actitudes y valores constituyen uno de los logros en su formación integral; sin embargo, en la práctica pedagógica aún se manifiestan insuficiencias para abordar estos contenidos de manera integrada.

En el tema de medio ambiente y educación ambiental se destacan algunos autores internacionales, tal es el caso de: Wolsk (1977); Richard Quetel y Christina Sanchon (1994), García Martínez, Alfonso (1994); Valdés Valdés, Orestes (1996); Gilbert Lamadrid, María del Pilar (2001), entre otros más que aportan valiosos resultados que enriquecen elementos teórico- metodológicos de la Educación Ambiental.

Sin embargo, en el estudio relacionado con esta educación en la escuela primaria, aún existen insuficiencias en tanto los planteamientos son generales y no se ha investigado suficientemente para este nivel, y por otra parte no se tienen en cuenta las particularidades de los escolares.

En las investigaciones dirigidas a la Educación Primaria se destacan los trabajos de Valdés (1995) donde el autor ofrece una estrategia metodológica, de índole curricular y extracurricular de Educación Ambiental para el desarrollo sostenible en las escuelas primarias de montaña, a partir de temáticas generales sobre el medioambiente

Como resultado de la experiencia profesional de la autora como maestra primaria, jefa de ciclo de una Unidad Territorial en el sector rural, su labor investigativa en la temática (2009 - 2012) y de la aplicación de métodos y técnicas empíricos de investigación: pruebas pedagógicas, operativos provinciales, la observación a diferentes momentos del proceso pedagógico, encuestas, entrevistas, la revisión de documentos, se constatan las siguientes insuficiencias en la práctica escolar:

- Bajos resultados de los escolares de quinto grado en los contenidos de Ciencias Naturales referidos a: El agua para la vida, dentro de la unidad 4 Tierra y Agua.
- Insuficiente aprovechamiento de las potencialidades del proceso docente educativo de la asignatura de Ciencias Naturales quinto grado para favorecer la Educación Ambiental en los escolares.
- Insuficiente coherencia, sistematicidad y carácter sistémico de la preparación metodológica de los docentes de quinto grado para dar salida a la Educación Ambiental desde la asignatura de Ciencias Naturales.

A partir de estas insuficiencias desde el punto de vista de los docentes para lograr una salida coherente a la Educación Ambiental, así como los resultados de las entrevistas y encuestas aplicadas y el análisis documental realizado en la Educación Primaria del municipio Cacocum, surgió el siguiente problema: limitaciones en la preparación metodológica de los docentes de quinto grado para favorecer el desarrollo de la Educación Ambiental a través de la asignatura de Ciencias Naturales en la escuela primaria Julio Grave de Peralta, municipio Cacocum.

Para dar cumplimiento al problema diseñado se propone el siguiente objetivo: elaborar tareas docentes para contribuir con el desarrollo de educación ambiental en escolares de quinto grado mediante el aprendizaje de las ciencias naturales.

La autora de esta investigación se propone para dar solución al objetivo formulado las siguientes tareas de investigación:

1. Determinar las concepciones teóricas y metodológicas que sustentan el problema planteado.
2. Diagnosticar el estado actual del problema investigado.
3. Elaborar actividades para favorecer el aprendizaje de las Ciencias Naturales a través del desarrollo de una Educación Ambiental en quinto grado.
4. Constatar la factibilidad de la propuesta elaborada.

La concepción del método científico que se asume en la investigación se expresa en los:

Métodos del nivel teórico:

Histórico- lógico , para estudiar las consideraciones teóricas acerca de la educación ambiental y sus particularidades para la Educación Primaria.

El análisis - síntesis , para elaborar la fundamentación teórico- metodológica del problema, descubrir la multifactorialidad del proceso de la Educación Ambiental en la escuela primaria, abordarlo consecuentemente y llegar a conclusiones.

El sistémico- estructural- funcional , para la determinación de la estructura de las tareas docentes para la Educación Ambiental en el proceso pedagógico de la escuela primaria, sus componentes y relaciones, sus funciones y la expresión de su singularidad.

Métodos del nivel empírico:

La observación científica, se utiliza para profundizar en el problema; y obtener información sobre el estado inicial y los cambios que se producen en el objeto de estudio antes, durante y después del pre- experimento.

Las entrevistas y encuestas a directivos, maestros y escolares, para conocer el tratamiento que se le da a la Educación Ambiental en la escuela primaria y caracterizar el nivel de conocimientos ambientales y la preparación teórico- metodológica para favorecer el desarrollo de la Educación Ambiental en escolares primarios.

El pre-experimento, para verificar la efectividad de la Concepción pedagógica para la Educación Ambiental en el proceso pedagógico de la escuela primaria.

La investigación sostiene como aporte práctico : tareas docentes para contribuir con el desarrollo de educación ambiental en escolares de quinto grado mediante el aprendizaje de las ciencias naturales, lo que facilitará la preparación de los maestros en la dimensión ambiental del proceso docente educativo.

EPÍGRAFE 1. CONSIDERACIONES TEÓRICAS ACERCA DE LA EDUCACIÓN AMBIENTAL

1.1. Fundamentos teóricos sobre la Educación Ambiental.

El hombre ha sido un innegable agente modificador del medio ambiente desde su surgimiento. Fue con la Revolución Industrial que aumentó significativamente la alteración del entorno, al modificarlo según sus necesidades e intereses. Hoy día, no solo es de gran importancia el medio ambiente sino también el perfeccionamiento de la educación ambiental para el desarrollo de la humanidad, en la que el rápido crecimiento de la población humana y el desarrollo tecnológico acelerado han influido en el elevado deterioro de los componentes del medio ambiente.

Posiblemente en la pedagogía moderna existan pocos aspectos que en los últimos años hayan experimentado mayor evolución que la educación ambiental.

Los primeros esfuerzos por relacionar la educación de los estudiantes con el cuidado de la naturaleza parecen hoy, la prehistoria de la educación ambiental. El trabajo con la problemática ambiental no puede ser desde una sola disciplina o desde un área específica del conocimiento, debido a que esto requiere de la participación de todas las áreas y de todas las disciplinas, dado su carácter global.

La educación ambiental avanza y encuentra en su camino serios problemas como por ejemplo: rutina, inercia, y deficiencias en la formación del profesorado, problemas derivados de una práctica insuficiente debido sobre todo a las pocas actividades sobre este tema que existen en los programas actuales, entre otros. El desarrollo de esta temática en el sistema educativo solo será posible si este es capaz de adaptarse a sus necesidades y permite, a su vez, desarrollar un profundo cambio que replantee, desde los fines hasta los contenidos y las metodologías, una interacción creadora que redefina, el tipo de persona que se quiere formar .

En los días actuales, no basta con enseñar desde la naturaleza, utilizándola como recurso educativo, hay que educar para el medio ambiente, hay que presentar y aprender conductas correctas hacia sus componentes. Se trata de un nuevo entendimiento de las relaciones del ser humano con el medio ambiente y la concepción de la naturaleza como un ecosistema frágil que tiene sus propias exigencias, que hay que respetar, cuidar y amar.

El medio ambiente ya no solo está ahí, pasivo, para que el hombre se apropie de sus componentes y los utilice. No es solamente un medio para satisfacer las necesidades humanas, es el ambiente propio del hombre, es lo que lo rodea, aquello que permite la existencia de la humanidad.

Este medio ambiente tiene en sí mismo sus reglas, presenta un funcionamiento, sus exigencias y es el espacio de acción-reacción en el que los hombres pueden avanzar, no en dependencia con los demás sino en estrecho vínculo con él mismo.

¿A qué se le denomina educación ambiental?

Algunos autores han definido el concepto de educación ambiental de diferentes formas como por ejemplo:

En el Seminario Internacional de Educación Ambiental organizado por la UNESCO en Belgrado (1975) se define la educación ambiental como: “Una educación para lograr que la población mundial tenga conciencia del medio ambiente y se interese por él y por sus problemas conexos y que cuente con los conocimientos, aptitudes, actitudes, motivación y deseo necesario para trabajar individual y colectivamente en la búsqueda de soluciones a los problemas actuales y para prevenir los que pudieran aparecer en lo sucesivo...”.[5]

En la Reunión Regional de Expertos en Educación Ambiental de América Latina y el Caribe (1976) se expresa que: “... la educación ambiental es un elemento esencial de todo proceso de ecodesarrollo y, como tal, debe proveer a los individuos y comunidades destinatarias de las bases intelectuales, morales y técnicas, que les permitan percibir, comprender y resolver eficazmente los problemas generados en el proceso de interacción dinámica entre el medio ambiente natural y el creado por el hombre...”.[6]

También en la Conferencia Intergubernamental de la Educación Ambiental realizada en Tbilisi (Georgia) en octubre de 1977, con auspicios de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), con la cooperación del Programa de las Naciones Unidas para el medio ambiente (PNUMA) definió la educación ambiental de la siguiente manera: ...”Es el resultado de una reorientación y articulación de las diversas disciplinas y experiencias educativas, que facilita la participación integrada de los problemas del medio ambiente, haciendo posible una acción más racional y capaz de responder a las necesidades sociales...”.[7]

De la misma forma, el II Congreso Internacional de Ecología realizado en Jerusalén, Palestina (1978), al abordar el concepto de educación ambiental consideró que: “... La educación ambiental posibilita las vías de comprensión de los problemas multidimensionales del medio, causados por el agotamiento de los recursos, al brindar a las personas un conocimiento del universo, la sociedad y el individuo y al ayudarles a un entendimiento de sus actitudes hacia el prójimo y hacia su entorno biofísico y social...”.[8]

En el Congreso de Moscú realizado del 17 al 21 de agosto de 1982, con la participación de 110 países, expresó: “... La educación ambiental se concibe como un proceso permanente en el que los individuos y la colectividad cobran conciencia de su medio y adquieren los conocimientos, los valores, las competencias, la experiencia y la voluntad capaces de hacerlos actuar, individual y colectivamente...”.[9]

El Foro Global de Organizaciones no Gubernamentales de la Fundación Friedrich Ebert, realizado en Río de Janeiro (1992), definió la educación ambiental: “... Un proceso de aprendizaje permanente, basado en el respeto a todas las formas de vida” y agrega que “... tal educación afirma valores y acciones que contribuyen para la transformación humana y social y para la preservación ecológica...”.[10]

La educación ambiental es un proceso educativo, es un enfoque de la educación, es una dimensión, es una perspectiva y es una alternativa de la educación y la Pedagogía, que debe desarrollarse básicamente desde la escuela, por el encargo social que a esta se le confiere en la preparación de niños, adolescentes, jóvenes y adultos, para la vida y constituye un fin político, económico y social.[11]

“…es un proceso de aprendizaje permanente, basado en el respeto a todas las formas de vida. Tal educación afirma valores y acciones que contribuyen a la transformación humana y social y a la preservación ecológica. Ella estimula la formación de sociedades socialmente justas y ecológicamente equilibradas, que conserven entre sí una relación de interdependencia y diversidad."[12]

"Proceso continuo y permanente, que constituye una dimensión de la educación integral de todos los ciudadanos, orientada a que en el proceso de adquisición de conocimientos, desarrollo de hábitos, habilidades y actitudes y formación de valores, se armonicen las relaciones entre los hombres y entre estos con el resto de la sociedad y la naturaleza, para con ello proporcionar la reorientación de los procesos económicos, sociales y culturales hacia el desarrollo sostenible".[13]

Por otra parte también se considera a la educación ambiental “…como un modelo teórico, metodológico y práctico que trasciende el sistema educativo tradicional y alcanza la concepción de medio ambiente y de desarrollo... se concibe la educación ambiental como una educación para el desarrollo sostenible...”.[14]

Después de haber realizado un análisis de diferentes definiciones de educación ambiental, la autora considera este término como un medio para contribuir a la formación de valores morales, éticos, estéticos y de identidad nacional sobre el entorno, así como la necesidad de protegerlo para las futuras generaciones y enseñar cómo el hombre puede convivir en él, afectándolo lo menos posible, donde también se tenga en cuenta la población, la paz, los derechos humanos, la democracia, la salud y el hambre, pero agrego además, que la educación ambiental responde totalmente a los objetivos de nuestro proceso docente - educativo en las condiciones históricas concretas en que se forman nuestros alumnos.

Considerando lo anteriormente planteado es que con el transcurso de los años se fue desarrollando en el país la educación ambiental y se determinaron para su mejor desarrollo los principios, fines y objetivos, los cuales se analizan a continuación.

La educación ambiental debe cumplir con los siguientes principios:

- Ser un proceso permanente, de toda la vida.
- Ser interdisciplinaria en su enfoque.
- Considerar el medio ambiente en su totalidad.
- Enfatizar la participación activa en la prevención y resolución de los problemas ambientales.
- Examinar los principales temas ambientales desde un punto de vista mundial, dando la debida importancia a las diferencias regionales y locales.
- Promover el valor de la cooperación local, nacional e internacional en la resolución de los problemas ambientales.

Los fines de la educación ambiental se basan en:

- Fomentar una clara conciencia e interés por las interrelaciones existentes, entre lo político y lo ecológico en las áreas urbanas y rurales.
- Proporcionar a cada persona las oportunidades para adquirir las actitudes, el compromiso y la destreza necesaria para proteger y mejorar el medio ambiente.
- Crear nuevos patrones de conducta en los individuos, los grupos y la sociedad como un todo hacia el medio ambiente.

Cuando en el quehacer diario se desarrolla alguna clase o una actividad práctica con los estudiantes es necesario tener bien claro también los objetivos de la educación ambiental debido a que por medio de cualquier asignatura, se le puede dar salida a esta problemática y de esta forma contribuir al desarrollo del futuro de la humanidad y del planeta.

Objetivos de la educación ambiental

Conciencia: Ayudar a las personas y a los grupos sociales a que adquieran mayor sensibilidad y conciencia del medio ambiente en general y de los problemas conexos.

Conocimientos: Ayudar a las personas y a los grupos sociales a adquirir una comprensión básica del medio ambiente en su totalidad, de los problemas conexos y de la presencia y la función de la humanidad en él, lo que entraña una responsabilidad crítica.

Actitudes: Ayudar a las personas y a los grupos sociales a adquirir valores sociales y un profundo interés por el medio ambiente, que lo impulse a participar activamente en su protección y mejoramiento.

Aptitudes: Ayudar a las personas y a los grupos sociales a adquirir las aptitudes necesarias para resolver problemas ambientales.

Capacidad de evaluación: Ayudar a las personas y a los grupos sociales a evaluar las medidas y los programas de educación ambiental en función de los factores ecológicos, políticos, económicos, sociales, estéticos y educacionales.

Participación: Ayudar a las personas y a los grupos sociales a que desarrollen su sentido de responsabilidad y a que tomen conciencia de la urgente necesidad de prestar atención a los problemas del medio ambiente, para asegurar que se adopten medidas concretas.

Cuando un profesor está trabajando en sus clases la educación ambiental debe ser capaz de integrar y desarrollar acciones positivas destinadas a conseguir y mantener un equilibrio entre la calidad de vida y la calidad del entorno. Además de saber elaborar, elegir, y emplear el material y las estrategias adecuadas para conseguir que el alumno o el grupo actúen cuando sea necesario. Asimismo, es muy importante tener en cuenta determinados aspectos, tales como:

- Adecuar la filosofía de la educación ambiental a la filosofía de la educación existente en el país.
- Valorar el papel que desempeñan los conocimientos y las experiencias que permitan fomentar conductas deseadas por la educación ambiental.
- Potenciar la capacidad de formar en los educandos actitudes, habilidades y valores ambientales.
- Clarificar los valores ambientales propios y de sus educandos para la toma de decisiones.
- Elegir la metodología adecuada para conseguir determinados objetivos cognitivos y afectivos de la educación ambiental.
- Infundir los contenidos y métodos de la educación ambiental en las asignaturas a su cargo.
- Evaluar los contenidos y métodos elegidos, así como la eficacia de la estrategia aplicada.

El objetivo de la educación ambiental en la escuela se concreta en transmitir a los estudiantes experiencias de aprendizaje que le permitan comprender las relaciones de los seres humanos con los componentes del medio ambiente, la dinámica y consecuencias de esta interacción, promoviendo la participación activa y solidaria en la búsqueda de soluciones a los problemas ambientales existentes.

Este objetivo para ser logrado, debe partir de los principios ya planteados y adoptar los contenidos y los métodos que le son propios. La educación ambiental no se aviene con determinados enfoques de la enseñanza ni con ciertos métodos tradicionales, necesita un marco educativo distinto donde pueda desarrollarse y no ser eliminada.

La educación ambiental es un movimiento ético; responde a la necesidad detectada de que el ser humano encuentre una nueva ética, una forma más ecológica de analizar globalmente la realidad, e incluso una nueva estética.

Implica, pues, la necesidad de cambiar la actuación en el entorno escolar y de que el ser humano se vea a sí mismo como parte integrante de él. El ser humano influye en los componentes del medio ambiente pero a su vez estos condicionan la vida humana.

La educación ambiental pretende formar personas con una visión crítica que le dé los elementos necesarios para interpretar y actuar ante la problemática ambiental.

Wolsk (1977) realizó un análisis de actividades con los que pudo identificar varios métodos de educación ambiental. Se refiere al método pasivo, el activo, el descriptivo o analítico, el informativo o experimental, el de comunicación unidireccional o el de comunicación bidireccional. En cada región la planificación, organización y las metodologías de educación ambiental no formal son muy variadas, así tenemos:

Métodos participativos : con este tipo de métodos se busca desarrollar un proceso de conocimientos que permitan apropiarse críticamente de la realidad para analizar y actuar en su transformación. Siendo así, se tiende a emprender un proceso educativo, que implemente una concepción que ponga en práctica una determinada teoría del conocimiento, donde la acción educativa es un proceso de descubrimiento y creación de conocimientos.

No participativos : en los métodos de educación ambiental no formal donde la intervención del educador y los educandos no es de alguna manera participativa, se da muchas veces en actividades que llegan a perder la participación real y permanente por falta de análisis continuo, convirtiéndose sólo en un proceso de información, que aunque es importante, puede llegar a ser o no poco significativo. Las actividades con métodos no participativos, pueden darse en aquellas prácticas como visitas a museos, zoológicos, fábricas, etc.

La educación ambiental, según criterios de Richard Quetel y Christina Sanchon (1994), se considera como una pedagogía basada en la resolución de problemas a través de: discusión en grupo, educación ambiental sobre el terreno, clarificación de valores, juegos y simulaciones, taller de demostración experimental, proyecto de acción operativa e investigación – acción.

Al carácter integrador de la educación ambiental responde muy bien el trabajo sobre proyectos globalizados, que permiten a las distintas asignaturas transitar por determinados problemas sin necesidad de recargar sus contenidos, sino de tratarlos de otro modo, de aplicar conocimientos y destrezas y de dirigirlos a la solución de problemas y a la acción.

El progreso y el bienestar de los pueblos están estrechamente vinculados al destino del medio ambiente, por lo que se impone salvar la naturaleza, pues sin un adecuado manejo del medio ambiente y de sus recursos naturales, sería imposible obtener condiciones de vida para la población.

Otro aspecto importante es el conocimiento de los recursos renovables y no renovables y, en relación con ello, la búsqueda de la más justa distribución y de la solidaridad.

La concepción, enfoque y caracterización del trabajo para la protección del medio ambiente mediante las vías curriculares y no curriculares en el contexto del proceso docente educativo comunitario, se sustentará en el principio de la integración y no de incorporación de tareas.

En la Educación Primaria seguirá siendo la observación del alumno la fuente de datos más importante, sobre todo en lo que se refiere a la evaluación de comportamientos y actitudes en el medio ambiente. La observación sistemática de cada uno de los alumnos en diferentes situaciones (trabajo individual, actividades colectivas, fuera del aula, ante un problema, etc.) permitirán detectar sus reacciones y aquellas conductas que convendría reforzar o modificar.

Los ejercicios de simulación en los que se produzcan situaciones o problemas detectados en el ambiente constituyen un recurso muy adecuado para observar posturas que se toman, valores que se defienden o papeles que asume cada uno.

Tanto este tipo de ejercicios como cualquier actividad realizada, pueden dar pie para la charla colectiva y que cada alumno adopte una posición a través de la coevaluación.

En cuanto a la adquisición de conceptos y conocimientos de educación ambiental se pueden introducir algunas pruebas específicas que permitan captar el nivel de comprensión o los hábitos de trabajo de los alumnos.

Tanto para evaluar los conocimientos de la educación ambiental como para los procedimientos y las actitudes es importante iniciar a los alumnos desde los primeros grados en la práctica de la autoevaluación. Para lograrlo será preciso que conozcan previamente los objetivos de cada una de las actividades que se les proponen y en función de ellos (en un primer momento con la ayuda del profesor y luego de forma independiente) dar a cada alumno la posibilidad de reflexionar sobre su propia actuación en el medio, descubrir sus posibilidades reales y encontrar el modo de superar las posibles limitaciones.

Resumiendo este aspecto la investigadora plantea que: la educación ambiental se concibe como una dimensión que debe ser atendida desde todas las asignaturas y debe proporcionar al currículo nuevos objetivos y enfoques. Para que la educación ambiental tenga éxito se necesita un sistema educativo que no atienda sólo al entendimiento sino también a la experiencia vital, a los hechos y conceptos experimentados e integrados, no solo comprendidos.

Los contenidos ambientales deben afectar a todas las asignaturas transversalmente y que estas incluyan conceptos, procedimientos, metodologías abiertas, participativas y problematizadoras. Se requiere un nuevo lenguaje educativo y aprendizajes diferentes, que exigen la cooperación de todas las disciplinas, el trabajo en equipo, etc. Es necesaria la integración de la escuela en el entorno, que se entienda esta como un sistema abierto en interacción con su medio.

El maestro de la escuela cubana para llevar a cabo las vías de formación de valores cuenta con la clase y todo un conjunto de actividades extradocentes y extraescolares. Sin embargo, el centro que aglutina y vertebra de forma armónica y sistémica todas las vías, a través de las cuales se genera el trabajo docente–educativo; de todo el proceso pedagógico en la escuela, es el trabajo metodológico la vía rectora.

Los valores ambientales se forman en el propio accionar, en la interacción del alumno con el medio, en la comunicación, en la multiplicación de actividades en las que los niños se ven inmersos, tanto en el hogar como en la comunidad y muy particularmente en el mundo escolar, el cual tiene que estar previsto, preparado, organizado y dirigido pedagógicamente a este fin.

La temática de la educación ambiental en nuestro país ha estado presente de diferentes formas en el quehacer social de Cuba, a través de la participación popular de las organizaciones políticas y de masas y de otras organizaciones no gubernamentales, como parte de las tradiciones nacionales, demostrado por ejemplo, en tareas realizadas históricamente en comunidades vinculadas al mejoramiento de su calidad de vida.

Por otra parte, nuestras instituciones científicas recreativas, tales como museos, jardines botánicos, acuarios, parques zoológicos, entre otras, exhiben una experiencia en el desarrollo de programas educativos dirigidos a niños, jóvenes y población en general sobre el conocimiento y protección de la flora y la fauna, el patrimonio cultural y otros elementos importantes del medio ambiente.

Se ha distinguido la labor de maestros y profesores en el desarrollo de actividades extraclases y extraescolares, vinculadas al conocimiento y protección de la naturaleza como continuadores de la obra de maestros cubanos de los que es su máximo exponente nuestro Héroe Nacional José Martí y quienes nos legaron una ética muy arraigada de respeto y protección de la naturaleza.

Por otro lado también es parte de la política educacional cubana el desarrollo de fuertes vínculos de la escuela con la comunidad, lo que contribuye a educar a los niños y jóvenes en el respeto a sus mayores, en el cuidado de la propiedad social, y la protección de la naturaleza. En el ámbito de la educación formal, desde hace varios años se han venido introduciendo institucionalmente elementos relacionados con el medio ambiente en programas de asignaturas de diferentes niveles y con mayor énfasis en el nivel primario.

Con relación a la información y la divulgación ambiental, importantes complementos de los procesos educativos, puede decirse que se han realizado también algunos intentos en estos años y actualmente se realizan esfuerzos por sistematizar la transmisión de mensajes que contribuyan a estimular el cuidado y protección del medio ambiente y a establecer relaciones humanas armónicas en el barrio y la comunidad.

[...]


[1] Discurso de Fidel Castro en la Conferencia de Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo, en: Periódico Granma, 13 de junio de 1992

[2] Ídem al ante.

[3] Ídem al 1

[4] Constitución de la República de Cuba. Editora Política, La Habana, 1992.

[5] Seminario Internacional de Educación Ambiental organizado por la UNESCO, Belgrado, 1975.

[6] Reunión Regional de Expertos en Educación Ambiental de América Latina y el Caribe, Bogotá, Colombia, 1976.

[7] UNESCO. Tendencias de la Educación Ambiental. París, 1977, pág. 27.

[8] II Congreso Internacional de Ecología. UNESCO. París, 1978, pág. 37.

[9] Congreso de Moscú sobre Educación Ambiental. Moscú, 1987, pág. 40.

[10] Fundación Friedrich. Foro Global de ONG. Tratados Río de Janeiro, 1992, pág. 117.

[11] VALDÉS VALDÉS, ORESTES. La educación ambiental en el proceso docente - educativo en las montañas de Cuba. Tesis presentada en opción al grado científico de Dr. en Ciencias Pedagógicas, La Habana, 1996.

[12] GILBERT LAMADRID, MARÍA DEL PILAR: El profesor y la educación ambiental. Software de educación ambiental. Ciudad de La Habana, 2001. p.2.

[13] Grupo GEA. Educación Ambiental para el maestro. Hacia una cultura para el desarrollo sostenible. CD multimedia. SOFTCAL

[14] Estrategia Nacional de Educación Ambiental. CIDEA, 1996.

Final del extracto de 93 páginas

Detalles

Título
Desarrollo De Educación Ambiental En Escolares
Subtítulo
Tareas Docentes Para El Desarrollo De Educacíon Ambiental En Escolares De Quinto Grado Mediante El Aprendizaje De Las Ciencias Naturales
Curso
2012-2013
Calificación
Excelente
Autores
Año
2013
Páginas
93
No. de catálogo
V215769
ISBN (Ebook)
9783656463689
ISBN (Libro)
9783656469001
Tamaño de fichero
810 KB
Idioma
Español
Notas
Material docente para uso de profesionales de la educación.
Etiqueta
desarrollo, educación, ambiental, escolares, tareas, docentes, para, educacíon, quinto, grado, mediante, aprendizaje, ciencias, naturales
Citar trabajo
Kirenia Sánchez Rodríguez (Autor)MSc. Osmany Aguilera Almaguer (Editor) (Autor), 2013, Desarrollo De Educación Ambiental En Escolares, Múnich, GRIN Verlag, https://www.grin.com/document/215769

Comentarios

  • No hay comentarios todavía.
Leer eBook
Título: Desarrollo De Educación Ambiental En Escolares


Cargar textos

Sus trabajos académicos / tesis:

- Publicación como eBook y libro impreso
- Honorarios altos para las ventas
- Totalmente gratuito y con ISBN
- Le llevará solo 5 minutos
- Cada trabajo encuentra lectores

Así es como funciona