Inteligencia Dual contra Inteligencias Múltiples. ¿Por qué la Teoría de Howard Gardner carece de rigurosidad científica?


Redacción Científica, 2016
25 Páginas

Extracto

Índice

Resumen

Abstract

Introducción

Desarrollo

Conclusiones

Bibliografía

Resumen

El presente trabajo científico concierne a las posiciones teóricas sobre la estructuración del reflejo psíquico y su relación con la inteligencia. La tesis basal que en él se explica apunta a la defensa del carácter dual de dicho reflejo, en contraposición a su carácter múltiple, defendido por el psicólogo norteamericano H.Gadner. Imbricado con la tipología de la inteligencia y su concepción primaria, coexiste, pensamos, la problemática de la relación de lo consciente y lo inconsciente, no solo como problema cardinal de la psicología, sino como núcleo en la explicación de la estructura y funcionamiento de la inteligencia en el comportamiento humano.

A juicio nuestro, tales ideas pudieran devenir punto metodológico de partida para el perfeccionamiento de la gestión profesional del docente de la educación superior.

Palabras Claves: inteligencia, lo perceptual, lo conceptual, lo inconsciente, lo consciente.

Abstract

The present scientific analysis focuses on theoretical approach on the psychic reflection structuring. The sound basic knowledge points out to the dual character itself which has to be restricted to the perceptual and conceptual reflex that contributes to the shape of psychic human life. Since the importance of redefining the concept of intelligence as well as some authors’s opinions on the matter, predominantly, about the well-known multiple intelligence, holded by H.Gardner.

Plunged into the subject of typology intelligence and its primary conception, it coexists. We believe in the connection of the unconscious and the conscious matter, not only as an essential fact of psychology but also as the heart on the explanation of the structure and operation of intelligence in human behavior.

In opposition to the other author, we firmly deny the nature about the existence of human multiple intelligence. Moreover, we approve the principle of animal intelligence as a vital concept for comparative psychology.

We truly think, such viewpoints might evolve a starting point for teacher’s management in higher education.

Key Words: intelligence, perceptual, conceptual, unconscious, conscious.

Introducción

Si de algo no debe adolecer una investigación, cualquiera que esta sea, es de la aplicación de los métodos histórico y lógico, pues cualquier hecho, situación o fenómeno que tenga lugar en la realidad siempre será el resultado de sucesos que le anteceden como etapas que median entre su surgimiento y aquella en la que ahora se encuentra.

Ello ha de tomarse en cuenta, sin lugar a dudas, en lo que a inteligencia concierne, concepto que ha sido imbricado más con el de aprendizaje que con la persona misma que la porta. Decimos esto porque la inteligencia –o cualquier otro hecho psíquico que a la persona competa-- no debe estudiarse al margen de la persona como realidad psíquica, realidad en extremo compleja producto de las propiedades altamente conspicuas que le son inherentes desde la filogénesis y la ontogénesis, preponderantemente en el sentido de la naturaleza de la regulación del comportamiento humano.

Así, dedicarse a la investigación científica sin el dominio pleno de la historia de los hechos que se examinan puede ser lamentable, pues podríamos no solo darnos de bruces ante la inminencia de una realidad ya conocida, sino que la desafiante multilateralidad de los aspectos que sobre aquellos inciden podría ser constreñida a relaciones mínimas y, por ende, alterados los resultados conclusivos que se obtienen. Ello aflora, pensamos, en la relación necesaria entre los niveles de regulación psíquica y la inteligencia, es decir, entre la relación de lo consciente y lo inconsciente y su participación en las conductas humanas inteligentes.

Por otro lado, las investigaciones teóricas tienen que sostenerse sobre la base de criterios de relación estrictamente establecidos, los cuales han de servir de pivote o eje cardinal alrededor del cual ha de girar la estructuración u organización de todo el sistema cognitivo que se construye acerca de lo examinado. Los conceptos no pueden ubicarse dentro de un sistema de relaciones de generalidad a priori, pues la rigurosidad inapelable de aquel lo exige. Ello ha sido obviado, pensamos, en los estudios realizados sobre la tipificación de la inteligencia y ha condicionado, sin razón suficiente, la multiplicidad ingenua de su expresión.

No sería ocioso considerar, además, la idea de que uno de los mayores riesgos en respetar la rigurosidad académica y ser del todo consecuente y coherente con las relaciones que se construyen lo condiciona el único recurso con que las ciencias humanas cuentan: el idioma. Compartimos la idea de René Descartes al enfatizar la necesidad de precisar el significado de las palabras para librar a la humanidad de la mitad de sus errores.

La definición de los conceptos a estudiar, como la relación que necesariamente entre aquellos ha de establecerse, deviene Espada de Damocles a la hora de erigir el cuerpo teórico pertinente a un campo del saber determinado. El uso del idioma para explicar el funcionamiento del objeto de estudio a través de leyes y categorías, preponderantemente del español, excesivamente rico en vocablos, podría complejizar y hacer ambiguo y confuso lo que se quiere demostrar. De ello tampoco escapa el inglés. Ahí está el Talón de Aquiles, pensamos, en las posiciones del psicólogo norteamericano Howard Gardner sobre su tipología de la inteligencia. Sin una definición coherente del concepto de inteligencia, primero, y en consecuencia, las relaciones clasificatorias que sobre su base deben erigirse, después, no será posible la comprensión científica de este concepto que a todos nos atañe.

Desarrollo

Enfocaremos nuestro análisis en tres direcciones fundamentales, a saber, los métodos histórico y lógico aplicados a la comprensión de la inteligencia animal y humana, la relación de lo consciente y lo inconsciente como problema cardinal de la psicología y su relación con la inteligencia, y la clasificación como instrumentación consciente–habilidad— aplicada a la misma problemática, a tenor de la teoría de las inteligencias múltiples del psicólogo norteamericano Howard Gardner.

La ciencia está llena de historia y, por ende, de la historia de los conceptos.

A nuestro juicio, uno de los problemas que afloran en las ciencias humanas hoy día y, sobre todo, en las psicológicas, es la no aplicación del método histórico, el cual permite revelar las etapas por las que ha transcurrido un determinado objeto de estudio en su desarrollo y, en consecuencia, el método lógico, cuyo mérito concierne a la historia misma de los conceptos adjudicados a dicho objeto en cada una de esas etapas. Aquí es poco probable abjurar del hecho de que lo precedente condiciona inexorablemente las nuevas ideas; de ahí que si hayamos podido ver más lejos --parafraseando al físico inglés Isaac Newton--, es porque estamos erigidos sobre hombros de gigantes.

Es altamente probable que algunos autores estadounidenses olviden a sus predecesores, pioneros en las investigaciones psicológicas y cuyos aportes se hacen difíciles de obviar. Aludimos, por ejemplo, a las investigaciones de la conducta externa que devino conductismo. Si David Paul Ausubel1 se olvidaba de Edward LeeThorndike2, al proclamar su concepto de aprendizaje significativo, H.Gardner obviaba a J.B.Watson3, al enarbolar el concepto de inteligencias múltiples. David Ausubel omitió, a nuestro modo de ver obviamente, las formulaciones pioneras y precisas que como leyes del aprendizaje realizara su coterráneo, el conocido psicólogo Edward Thorndike, al referirse a los conocimientos previos y aprendizajes significativos. ¿Qué significa la ley de la disposición de E.Thorndike, sino la idea de los conocimientos previos tan cacareada por D. Ausubel en la década de los ochenta y propugnada por aquel autor ya en las postrimerías del siglo XIX? ¿Qué significa la parcialidad de la conciencia, revelada en las investigaciones psicológicas del historiador bielorruso L.S.Vigotsky4 –o la parcialidad como propiedad inherente a todo lo psíquico, como defendemos nosotros--, sino lo significativo de los aprendizajes que las personas para sí promueven? ¿Dónde quedaron olvidadas las frases “en sí” y “para sí” del hombre de ciencias alemán Carlos Marx para referirse al significado social que cobraba la realidad para nosotros y al sentido personal que a esa misma realidad le adjudicábamos? Por supuesto, de Perogrullo es la idea del aprendizaje significativo, pues la persona necesariamente aprende aquello que en su oportunidad hace falta para adaptarse al medio. Digamos, aun cuando las matemáticas constituyan para el estudiante un área del saber extraordinariamente difícil y ello la convierta en algo casi intolerable y hasta declinable, no quiere decir que no haga todo el esfuerzo posible por aprobarlas en aras de escoger y estudiar la carrera de letras que mucho desea. ¿Dónde fueron a parar los descubrimientos del psicólogo norteamericano Kurt Lewin5 en términos de conflictos?, ¿qué significa el conflicto aproximación-evitación, según el autor, sino la necesidad de aprobar esa asignatura, aun cuando no la soportes (la evites), en aras de estudiar la carrera que tanto ansías (te aproximas)? De no ser así, es propicia la ocasión para sucumbir al embate de las exigencias sociales o naturales. No debe soslayarse bajo ningún concepto los métodos histórico y lógico en la investigación científica; de lo contrario, estaremos descubriendo el agua tibia, según expresión cubana que sentencia la ausencia de novedad en resultados que se creen poseerlos.

Si el conductismo de J.B.Watson defendió lo mismo que negaba: el inconsciente, como pensamos, entonces las conductas inteligentes de H.Gardner obvian los aportes que en psicología del inconsciente delegó J.B.Watson y epígonos, sobre todo en materia de aprendizaje. Aun cuando en lo adelante versaremos sobre ello, no es ocioso considerar que casi la totalidad de las inteligencias de H.Gardner pueden identificarse por su naturaleza inconsciente. La inteligencia musical, espacial-visual y la corporal-kinestésica no son más que expresiones de la naturaleza inconsciente del psiquismo humano. De ahí que no sean necesarias tres formas de expresión de la inteligencia, si con enfatizar el carácter inconsciente de todas ellas basta. Lo mismo sucede con la inteligencia lógico-matemática y la lingüística –si es que a la ciencia concierne--, solo que en el polo contrario de análisis psicológico: lo consciente.

Al igual que la filosofía, los enfoques de la investigación psicológica han de dividirse en dos bandos nítidamente manifiestos: lo consciente y lo inconsciente. La fragmentación radical en la ciencia es inicua, propia de un pensamiento reduccionista; tan dañina es, que la unidad se diluye peligrosamente en la diversidad, en la singularidad, en lo pintoresco. No es posible comprender el universo, si no ubicamos cada cosa en su lugar, como había sentenciado F.Engels y como lo demostraría el archiconocido investigador químico ruso D.I.Mendeleev6 con su legado en la tabla periódica de los elementos químicos. El hecho de no adjudicarle a cada elemento de la naturaleza, incluyendo la vida psíquica humana como parte indiscutible de ella, el lugar que le compete, no es un problema de la ciencia en cuestión, sino de los hombres que la hacen. Claro estaba el pensador ruso V.I.Lenin,7 al sentenciar que el problema sobre el estancamiento de la física en el siglo XIX, no correspondía a esa ciencia en sí, sino a los físicos que en esa época se encontraban en un callejón sin salida.

El problema de la inteligencia, por ende, no reside en el examen de su multiplicidad, sino en que el ser inteligente le permite a la persona dominar ejecuciones inconscientes o conscientes necesarias para adaptarse a los medios natural y/o social. El hecho de considerar lícita la idea de la multiplicidad de la inteligencia conlleva inexorablemente a la infinitud de su expresión, justo como sucede hoy día. Solo tómese a guisa de ejemplo, cómo ya no bastan los archiconocidos tipos de inteligencia defendidos por H.Gardner—musical, espacial-visual, corporal-kinestésica, lógico-matemática, lingüística, intrapsíquica, interpsíquica--; ahora aparecen en la palestra psicológica las inteligencias naturalista (ecológica) y espiritual. ¿Cuál otra brotará y florecerá sin medida criterial alguna? La dignidad del concepto no está en su singularidad, sino en su universalidad. De ahí que la necesidad de estructurar u organizar todos los tipos de inteligencias mencionados por aquel autor deviene problema perentorio a resolver por la ciencia psicológica.

Lejos de discriminar las inteligencias y subsumirlas a la categoría de la multiplicidad, focalizando su diversidad, si es que así fuera plausible, sería loable en el estricto sentido de la palabra, reducirlas a un sistema de naturaleza cognitiva en el plano psicológico, pues todo conocimiento científico es susceptible de serlo.

En este sentido, nuestras posiciones de partida configuran la idea de que si todo lo psíquico puede ser dividido, para su estudio obviamente, en lo perceptual y lo racional –conceptual-, entonces la inteligencia –como hecho de naturaleza psíquica, también debe diferenciarse en inteligencia perceptual e inteligencia conceptual. Esto trae a colación inexorablemente la idea conclusiva, según la cual pudiéramos afirmar que somos tan inteligentes inconscientes –perceptuales-- como inteligentes conscientes –racionales, conceptuales.

Para mejor comprensión del texto, sería sugerente que nos detuviéramos en la relación de lo consciente y lo inconsciente y en nuestras posiciones de definición de esos dos últimos conceptos.

A nuestro juicio, definir lo inconsciente como lo fantasmagórico, lo oscuro, lo sombrío, lo escabroso, lo inaccesible, lo arbitrario, lo profundo –de ahí la denominada psicología profunda o psicoanálisis--, no es más que esgrimir metáforas para referirse a la psicología, haciendo menguar su carácter de ciencia.

Lo inconsciente –como lo consciente-- es solo una parte de nuestra vida psíquica. Todo el universo está regido por la dualidad, aun cuando no la veamos o no queramos verla. Demás está señalar el conocimiento contenido en la “Dialéctica de la naturaleza”8 de F.Engels.

Por eso asumimos como pivote para todo nuestro razonamiento posterior el hecho de que a lo inconsciente, a nuestro juicio, le son inherentes tres características de extremo significado, a saber, el carácter perceptual de su existencia y dinámica, lo poco regulado de su funcionamiento sobre el control de la conducta o comportamiento humano, y la inmediatez de su manifestación.

Como bien puede advertirse, no estamos negando, bajo ningún concepto, el carácter regulador de lo inconsciente como parte constitutiva de nuestro psiquismo; solo que, a diferencia de lo consciente, el inconsciente participa en la regulación psíquica imperceptiblemente, sin darnos cuenta de lo que está ocurriendo, justo por eso, por su expresión inconsciente. Lo inconsciente es, al fin y al cabo, de naturaleza inconsciente.

Por su parte, a lo consciente, a nuestro juicio, también le son inherentes las características relevantes siguientes, a saber, el carácter conceptual de su existencia y dinámica, la autorregulación de la conducta o comportamiento humano, y la mediatez de su expresión.

[...]


1 David Paul Ausubel, “psicólogo y pedagogoEstadounidense, una de las personalidades más importantes del constructivismo” (Nueva York, 25 de octubre de 1918 - 9 de julio de 2008), “psicólogo y pedagogoEstadounidense, una de las personalidades más importantes del constructivismo” (http://es.slideshare.net/fezel/david-paul-ausubel112-53998645)

2 Edward Lee Thorndike “(Williamsburg, 31 de agosto de 1874-Montrose, 9 de agosto de 1949) psicólogo y pedagogo estadounidense, es considerado un antecesor de la psicología conductista estadounidense. Sus principales aportaciones fueron el aprendizaje por ensayo/error y la ley del efecto. Sus estudios sobre la conducta animal le permitieron desarrollar la teoría del conexionismo.” (https://es.wikipedia.org/wiki/Edward_Thorndike)

3 John Broadus Watson Psicólogo estadounidense, fundador del conductismo, (Greenville, EE UU, 1878-Nueva York, 1958).

4 Vigotsky Lev: “Teoria socio-histórica”, Idoneos.com [En línea]. Disponible en: http://educacion.idoneos.com/index.php/287950 consultado

5 Kurt Lewin, “fue un psicólogoalemán nacionalizado estadounidense. Se interesó en la investigación de la psicología de los grupos y las relaciones interpersonales. Es reconocido como el fundador de la Psicología Social moderna.” (https://es.wikipedia.org/wiki/Kurt_Lewin)

6 Dimitri IvánovichMendeléieve “(1834 1907) químicoruso, creador de la Tabla periódica de los elementos” (http://es.wikipedia.org/wiki/Dmitri_Mendel%C3%A9yev)

7 V. I Lenin. Obras escogidas en tres tomos. Moscú: Progreso. 1975. Basado en la 5ª edición rusa de las Obras completas.

8 Engels, F. (1883) Introducción a ladialécticade lanaturalezaen: Marx – Engels. Obras Escogidas Tomo II, (pp. 354-370). Moscú.

Final del extracto de 25 páginas

Detalles

Título
Inteligencia Dual contra Inteligencias Múltiples. ¿Por qué la Teoría de Howard Gardner carece de rigurosidad científica?
Curso
Psicología general, Cognición y comportamiento, Psicología de la Inteligencia
Autores
Año
2016
Páginas
25
No. de catálogo
V320751
ISBN (Ebook)
9783668200449
ISBN (Libro)
9783668200456
Tamaño de fichero
915 KB
Idioma
Español
Etiqueta
inteligencia, dual, inteligencias, múltiples, teoría, howard, gardner
Citar trabajo
Rogelio Bermúdez Sarguera (Autor)Marisela Rodríguez Rebustillo (Autor)Rogelio Bermúdez Rodríguez (Autor), 2016, Inteligencia Dual contra Inteligencias Múltiples. ¿Por qué la Teoría de Howard Gardner carece de rigurosidad científica?, Múnich, GRIN Verlag, https://www.grin.com/document/320751

Comentarios

  • No hay comentarios todavía.
Leer eBook
Título: Inteligencia Dual contra Inteligencias Múltiples. ¿Por qué la Teoría de Howard Gardner carece de rigurosidad científica?


Cargar textos

Sus trabajos académicos / tesis:

- Publicación como eBook y libro impreso
- Honorarios altos para las ventas
- Totalmente gratuito y con ISBN
- Le llevará solo 5 minutos
- Cada trabajo encuentra lectores

Así es como funciona