Análisis de la traducción del humor en un corpus representativo de "The Big Bang Theory" del inglés al alemán y español


Tesis de Máster, 2018

46 Páginas, Calificación: 8


Extracto

Contenido

1.Introducción

2. La Traducción del humor
2.1. Análisis del trasvase de cuestiones humorísticas
2.2. Estado de la cuestión: la traducción en las series de humor

3. Introducción a The Big Bang Theory
3.1. Análisis de los capítulos
3.1.1. Comportamientos inadecuados a la situación comunicativa: ruptura de normas universales de comportamiento
3.1.2. Ethnic jokes y humor cultural
3.1.3. Humor con juego de palabras
3.1.4. Humor derivado de un campo de conocimiento concreto: comics, videojuegos, literatura fantástica etc.
3.1.5. Superioridad
3.1.6. Incongruencia

4. Conclusiones

5. Bibliografía

1.Introducción

El humor es un elemento que forma parte de nuestra lengua, de nuestra cultura y en general de muchas situaciones en nuestro día a día. Como recurso lingüístico, está presente en la literatura, pasando por la prensa, en la televisión, en internet y en los demás medios audiovisuales; en este sentido, las personas somos consumidores de humor en mayor o menor medida. La cuestión se complica cuando el humor que consumimos procede de otro país: es aquí, donde el papel del traductor es un elemento fundamental para que las obras de humor de un país puedan exportarse a otro sin que éstas pierdan su gracia natural y sigan teniendo el mismo éxito que en el país de origen.

Basándome en un estudio de caso, el objetivo central de este trabajo es realizar un análisis de la traducción del humor tomando como referencia un corpus representativo de la serie televisiva The Big Bang Theory, partiendo de su original en inglés a sus doblajes en alemán (al mando de Stefan Ludwig y su equipo) y en español (al mando de Rosa Sánchez y su equipo). Asimismo, se hará una clasificación de los tipos de humor que se dan dentro de la serie y se analizará la adaptación de cuestiones humorísticas de una lengua a otra, teniendo en cuenta los elementos asociados a la cultura y a la traducción audiovisual con las dificultades que esto supone. Se valorará críticamente y se analizará la afinidad en la traducción.

Partiendo de los objetivos expuestos anteriormente, se realizará un breve análisis sobre el estado de la cuestión con respecto a la traducción de series de humor, la forma en la que éstas han ido evolucionando hasta la actualidad y las dificultades que este tipo de traducción suponen; además, se enumerarán de forma explicativa las técnicas más frecuentes para la traducción de series humorísticas.

En la parte práctica de este trabajo, se hará una presentación de la serie objeto de estudio y de sus personajes. Es de vital importancia hacer una presentación de los personajes ya que es necesario conocer el carácter de cada uno de ellos y el tipo de humor que van a producir. Se tomará un corpus representativo de trece capítulos de la serie The Big Bang Theory, después de hacer un sondeo sobre los capítulos y temporadas con las mejores puntuaciones. Para ello se hará una visualización de los capítulos en su versión original en inglés y a continuación se realizará lo propio con las versiones dobladas al castellano y al alemán. Se tomarán ejemplos ilustrativos sobre los tipos de humor que se pueden encontrar en la serie tanto en su versión en inglés, como en su versión doblada al castellano y al alemán.

Se realizará un análisis contrastivo crítico sobre si el humor “viaja” bien en estas traducciones y se extraerán una serie de conclusiones finales con respecto al análisis realizado previamente.

The Big Bang Theory es una serie estadounidense de humor producida por Chuck Lorre y Bill Prady estrenada en 2007. La serie gira entorno a Sheldon Cooper y Leonard Hofstader, dos doctores en física cuya capacidad de destacar en las ciencias es inversamente proporcional a sus habilidades sociales. Cuando una nueva vecina, Penny, se muda al apartamento de enfrente, la vida de estos científicos se ve alterada en muchos sentidos. En cada capítulo se ven envueltos en una serie de disparatadas situaciones a las que se unen sus amigos, también científicos y con los mismos problemas sociales, Howard y Raj.

2. La Traducción del humor

Definir el humor es una tarea bastante compleja, pues es un concepto bastante amplio en el que a día de hoy aún existen discrepancias, así como diferentes puntos de vista en cuanto a la bibliografía de estudios teóricos existentes.

Silvia Hernández defiende en su artículo, El humor y su concepto. Humor, humorismo y comicidad, que el humor y el pensamiento forman parte de la actividad del ser humano y que ambos van cogidos de la mano, por lo que limitarlo en una definición sería prácticamente imposible pues “es un término muy relativo, es casi indefinible e inabordable por naturaleza propia. Es compatible con gran variedad de argumentos y de actitudes. Depende de las culturas, de los momentos históricos, del nivel social, cultural y económico de cada persona” (Hernández 2012). Pese a todo, en este apartado, se intentará generar una idea en el lector sobre el concepto de humor, en pos de establecer una pequeña base teórica que se tomará como punto de partida para la elaboración de puntos posteriores.

Se ha localizado la definición de humor en los principales diccionarios de referencia de las lenguas implicadas en este trabajo.

Si buscamos este vocablo en la RAE1 aparecerá definido como:

Del lat. humor, -ōris 'líquido', 'humor del cuerpo humano'.

1. m. Genio, índole, condición, especialmente cuando se manifiesta exteriormente.
2. m. Jovialidad, agudeza. Hombre de humor.
3. m. Disposición en que alguien se halla para hacer algo.
4. m. Buena disposición para hacer algo. ¡Qué humor tiene!
5. m. humorismo (‖ modo de presentar la realidad).
6. m. Cada uno de los líquidos de un organismo vivo.
7. m. Psicol. Estado afectivo que se mantiene por algún tiempo.

Sobre esta base podemos decir entonces, que el humor está muy ligado a un estado mental, un sentimiento o el modo en el que afrontamos ciertas situaciones. Es la forma en la que respondemos a ciertos estímulos (auditivos o visuales) de forma divertida (Fuentes, 2000:9). Así el Cambridge Dictionary2 lo define como:

humour noun

uk us humor UK ​ /ˈhjuː.mər/ US ​ /ˈhjuː.mɚ/

humour noun (AMUSEMENT)

B1 [ U ] the ability to find things funny, the way in which people see that some things are funny, or the quality of being funny.

También el diccionario Duden3 ofrece las siguientes acepciones:

1. Fähigkeit und Bereitschaft, auf bestimmte Dinge heiter und gelassen zu reagieren.
2. sprachliche, künstlerische o. ä. Äußerung einer von Humor bestimmten Geisteshaltung, Wesensart.
3. gute Laune, fröhliche Stimmung.

Según Zabalbeascoa, quien define el humor como “[...] todo aquello que pertenece a la comunicación humana con la intención de producir una reacción de risa o sonrisa (de ser gracioso) en los destinatarios del texto” (Zabalbeascoa 255), podemos afirmar que el humor puede darse por lo tanto en cualquier situación y cultura, pero dependiendo de la cultura, éste tomará elementos y formas diferentes.

La capacidad de encontrar algo risible o cómico es universal, independientemente de la edad, sexo, condición social o económica, cultura o periodo histórico. Los humanos no sólo somos homo sapiens, capaces de razonar, utilizar el lenguaje, establecer sistemas de valores y principios filosóficos y morales, relaciones sociales, sino que también somos homo ludens u homo humoris, con una capacidad de percepción y desarrollo de lo humorístico. (Fuentes 2000).

En el estudio de Alsina (2015) Traducció audiovisual: anàlisi d'una sèrie d'humor, se menciona que el humor se basa en la incongruencia y la superioridad. La primera se produce cuando unas expectativas creadas en un enunciado, se ven finalmente truncadas y terminan por no cumplirse; la segunda, se cimienta en una alta autoestima, es decir, que un individuo o colectivo se sienta superior a los demás:

Sobre todo sucede con grupos minoritarios o considerados «débiles», pero también se puede dar en grupos con una mayor influencia. Esto puede derivar en un sentimiento de agresión, en el humor con el objetivo de reírse de alguien. En este caso, la superioridad no es independiente de la incongruencia, ya que «to count as humor, rather than simply an insult, there will also be some type of incongruity in the language used» (Ross, 1998: 51). (Alsina 23)

Por su parte, Leo Hickey (2000) en su estudio Aproximación pragmalingüística a la traducción del humor postula con respecto a la incongruencia que (de acuerdo a Paul E. McGhee) “Something unexpected, out of context, inappropriate, unreasonable, illogical, exaggerated, and so forth, must serve as a basic vehicle for the humor of an event [...] (McGhee 1979: 10)” (Hickey 2000); sin embargo, esto también puede acarrear reacciones no humorísticas, por lo que puede convertirse en un arma de doble filo.

[...] aunque necesaria, no parece ser suficiente para hacer reír. La diferencia entre la incongruencia humorística y la no humorística parece referirse a que nos presente o no alguna amenaza personal, es decir, a que tenga o no que ver directamente con nosotros, en cuyo caso puede estar muy lejos de producir un efecto humorístico. (Hickey 2000)

Un ejemplo de esta incongruencia podría ser: - Did you hear about the guy that lost his left arm and leg in a car crash? - He’s all right now4. Aquí el humor reside en el juego de palabras que da lugar a un significado ambiguo en el que el receptor debe descifrar la ambigüedad de la situación5.

La incongruencia no debe confundirse con la ironía, pues éste concepto suele usarse con frecuencia de forma errónea. Mientras que la incongruencia se basa en los dobles sentidos o la ruptura de la lógica (como ya se ha explicado con más detalle anteriormente), la ironía se basa en una “expresión que da a entender algo contrario o diferente de lo que se dice, generalmente como burla disimulada6 ”. Por ejemplo: alguien dice una afirmación bastante obvia y su interlocutor le responde “¡no me digas! Jamás lo habría imaginado”.

Históricamente se ha tergiversado mucho el concepto de ironía y a nivel popular se usa como una simple burla, llegando incluso a perder la característica en su significado de ser lo contrario de lo que se expresa. Se le confunde con simples incongruencias y hasta con el concepto de ilógico. [...] Otras veces se le asocia como algo muy bajo, o agresivo, usándose solo para herir o humillar. (Pelayo 2012)

Walter Nash distingue entre acto de humor y humor. El humor sería para él como una condición del ser humano, pues es éste el que lo produce; mientras que el acto de humor lo concibe como la ejecución del primero (González, 2016:29)7.

Por tanto, si hacemos una visión general de todos los puntos de vista expuestos anteriormente, podemos establecer que el humor es un estado de ánimo, asimismo como una capacidad del ser humano de divertimento y de producir diversión. Sostiene Ponce que “los parámetros giran en torno a la cualidad del individuo capaz de reconocer los errores propios y ajenos y de representarlos de tal forma que se genere un efecto cómico” (Ponce 2009:46).

2.1. Análisis del trasvase de cuestiones humorísticas

Es sabido que el humor viaja mal, que suele marchitarse en el trayecto más corto, llegando deshecho, si no muerto, a su destino, al trasladarse de un idioma a otro (véase Chiaro 1992:77). Así sucede en no pocos casos porque lo esencial del humor está íntimamente vinculado con aspectos del texto de partida que no dependen de la semántica, de lo que se dice y, por muy exactamente que se traduzca el importe semántico, el humor original desaparece en la traducción. (Hickey 2000)

Se realizará un análisis de los diferentes tipos de humor y de los elementos que lo envuelven para tenerlos en cuenta a la hora de analizar cómo se han trasladado de una cultura a otra y los elementos asociados a la cultura de un idioma. A todo esto, es importante destacar el conocimiento por parte del traductor no sólo de la lengua origen y de la lengua meta, sino también los elementos y características de la cultura hacia las que traduce. “Y es que, a la hora de traducir elementos como, por ejemplo, humorísticos, no bastará con conocer el idioma de llegada, será necesario además saber adaptarla al tipo de humor de la cultura de recepción” (Botella 2006). Para traducir el humor, influyen una serie de elementos que todo traductor deberá tener presente:

El humor tiene un gran componente cultural que es de vital importancia para que la cultura receptora de ese humor pueda sentirse identificada con ella y, en consecuencia, que se produzca el efecto de humor en ellos. González (2016) (citando a Angost 1999: 99) en su estudio para aclarar que los referentes culturales son aquellos que hacen que las sociedades se diferencien entre sí y que cada una posea una idiosincrasia propia, asimismo afirma que los elementos culturales son los “lugares que son específicos de una ciudad o país, aspectos relacionados con la historia o las costumbres de éste, la gastronomía, los personajes, las unidades de moneda, peso y medida, etc.” (González 22).

Hickey (2000) por su parte hace la siguiente clasificación del humor, ya que éste “puede dividirse en tres clases: el que depende exclusivamente del comportamiento o del conocimiento universal, el que se origina en algo específico a una sociedad o cultura, y el que se deriva de algún aspecto de la lengua” (Hickey 2000). Dentro de esta clasificación, se pueden hacer otras distinciones de acuerdo al análisis posterior que se realizará al corpus representativo en The Big Bang Theory. Tomando como referencia esta teoría de Hickey (2000), dentro del “humor que depende del comportamiento o conocimiento universal” se puede encuadrar conductas que se consideran inadecuadas a la situación comunicativa, producidas a través de la ruptura de las normas universales de comportamiento. Pues “a menos que haya motivo en contra, los seres humanos se comportan de una manera adecuada o apropiada a las circunstancias en las que se encuentran” (Hickey 2000). De igual modo, el humor que se origina “en algo específico a una sociedad o cultura” será importante para este análisis, pues mediante este tipo de humor surgen las Ethnic jokes.

[...] el análisis de aquellas manifestaciones del humor propias de una determinada cultura, basadas en una serie de presuposiciones convencionalizadas de forma consciente o inconsciente. Un ejemplo de este tipo de humor son los denominados Ethnic jokes, chistes en los que un determinado grupo de personas se ríe a costa de otro, por lo general más pequeño. Estos chistes circulan por todo el mundo y su traducción no presenta en principio grandes dificultades, siempre y cuando ambos grupos (burlador y burlado) se sustituyan correctamente en función de la cultura de llegada (chistes sobre frisos del Este o de Wessis sobre Ossis y viceversa en Alemania, polacos en los Estados Unidos, leperos en España, gomeros en Canarias, belgas en Francia, irlandeses en Inglaterra, etc.). (Santana 839)

Dentro los actos de humor derivados de aspectos lingüísticos enmarcamos los juegos de palabras8, uso de metáforas, comparaciones etc. Finalmente, para este análisis también incluiremos el humor que se deriva de un campo de conocimiento concreto, referido a cualquier tema, dependiendo de la temática que se esté tratando en ese momento, en este caso, el mundo de los cómics, por tratarse del objeto en cuestión que se ha tomado para traducir.

En estos casos la tarea del traductor no sólo debe consistir en traducir todas palabras de un texto una por una, sino traducirlas de modo que estas palabras tengan el mismo sentido en la lengua de llegada. Esto quiere decir que en el momento de afrontar una traducción, el traductor no sólo debe conocer la lengua origen y la lengua de destino, sino que también debe saber desenvolverse y conocer ambas culturas. “Gran parte del bagaje cultural se transmite y refleja a través de la lengua. Por lo tanto, a fin de lograr esta transmisión, los comunicadores interculturales deben atravesar los límites de sus propios sistemas e ingresar en los sistemas de otros” (Palermo 11). Detrás de todo este proceso debe existir una gran capacidad de investigación y documentación por parte del traductor. Pues, como bien afirma Nida (1999), la lengua y la cultura son dos conceptos inseparables. Por un lado, un juego de palabras, un refrán o una frase hecha es muy difícil que coincidan en la lengua origen y en la lengua terminal, por lo que el traductor deberá usar sus conocimientos culturales (o en caso de tener falta de conocimiento, tener la capacidad de investigar) con la finalidad de encontrar una equivalencia en la lengua y cultura meta. Por otro lado, existen los casos en los que es imposible encontrar una equivalencia. Dada esta situación, el traductor, además de traductor, debe ser escritor y poder reinventar y/o reescribir el segmento para que parezca lo más natural posible.

Las comunicaciones interculturales presentan desafíos debido a las grandes diferencias establecidas entre los sistemas sociales. Frente a esta situación, el profesional debe decidir cómo solucionar los problemas culturales […] debe reconocer qué conceptos culturales comparten el lector del texto fuente y el lector de la traducción y qué conceptos son necesarios aclarar para lograr una mayor comprensión del texto traducido. También debe asegurarse de que ambos lectores asuman las mismas presuposiciones de manera implícita. Por ejemplo, si en el texto se menciona la Casa Blanca, no será necesario aclarar que es el lugar residencial de trabajo del presidente de los Estados Unidos por ser un término compartido a nivel internacional. De lo contrario, si se menciona a Medicare, es probable que el traductor explique que es un programa de seguro social proporcionado por el gobierno de los Estados Unidos, ya que posiblemente no todos los lectores conozcan este programa. (Palermo 12, 13)

Gor (2015) defiende que el humor es compartido con los individuos que comparten una historia y una experiencia, por lo que detrás de todo esto hay una serie de vivencias y conocimientos en cada cultura que serán las claves para que el humor pueda ser transportado de la Cultura Origen a la Cultura Meta (CO y CM en adelante) (Gor 10).

Es de especial interés tener en cuenta el concepto de Skopostheorie y el concepto de norma inicial a la hora de traducir los elementos anteriormente descritos, ya que esto guiará el camino que seguirá la traducción y las decisiones que el traductor deberá tomar.

Los textos se producen con una finalidad concreta: es aquí cuando entra en juego la Teoría del Skopos o Skopostheorie. Skopos es una palabra griega que significa “finalidad u “objetivo”. “[...] El principio primordial que condiciona cualquier proceso de traducción es la finalidad a la que está dirigida la acción traslativa” (Nord 2009). Según esta teoría, la traducción o el producto final resultante de la traducción (Translat) pretende crear un efecto determinado en el lector o en el público meta de este producto. Es decir, el Translat tiene una función, que en el caso de este trabajo es la de producir humor. Por su parte. Stolze (2016) postula que hay que tener en cuenta que el texto traducido debe lograr un objetivo. Asimismo, la función de una traducción puede variar con respecto a la función que presenta el texto original, pero el producto resultante debería mostrar cierta similitud con el texto origen. Sin embargo, esta última regla se encuentra subordinada a las otras y concluye afirmando que al Translat sólo se le puede exigir que se le acerque al texto original:

Es werden Regeln aufgestellt. Weil der Skopos alles regiert, ist es wichtiger, dass ein gegebener Translationszweck erreicht, als dass eine Translation in bestimmter Weise durchgeführt wird. Der Skopos eines Translats kann auch von dem des Ausgangstexts abweichen (Funktionsänderung). Schließlich sollte ein Translat auch Ähnlichkeit mit dem Ausgangstext aufweisen (intertextuelle Kohärenz), doch ist diese Regel den anderen nachgeordnet. Von einem Translat kann nur verlangt werden, dass es möglichst nahe an den Ausganstext herankommt. (Stolze 41, 42)

En relación al concepto de norma, se afirma en el artículo de de Felipe (2004) que “el traductor ha de ser consciente tanto del concepto de norma como de la existencia de distintos tipos de normas que afectan al proceso traductor” (de Felipe 3). Esta teoría traductológica propulsada por Toury (2004), sostiene que el objetivo del traductor es enfocar la traducción siempre hacia la cultura meta (CM). De este modo el receptor de dicha traducción no percibe ésta como una traducción, sino como una producción ubicada en su cultura y su bagaje cultural (Ponce 2014: 149).

Toury (1980) establece la noción de norma inicial como la elección básica del traductor de someterse o no a la cultura meta, lo que da lugar a la aceptabilidad y la adecuación. En la aceptabilidad adquieren mayor relevancia las normas de la cultura receptora, y en la adecuación se siguen las normas de la cultura de origen. (Martínez 9)

Toury propone un método de trabajo basado en segmentos para estudiar el grado de aceptabilidad que ofrece una traducción en la cultura meta. Este método consiste en la comparación de unas secuencias de pares problema-solución entre el texto origen y el texto de destino, y así poder ver qué lugar ocupa la traducción: si se acerca más a la adecuación o polo original o si por el contrario está más orientada a la aceptabilidad (Ponce 2014: 149).

Es lógico pensar, que cada traducción estará enfocada al público que va a consumir dicho sobre todo si tenemos en cuenta el factor humor. Pues, por un lado, si nos adelantamos a los acontecimientos y una traducción se realiza hacia el polo origen, el resultado final puede dar lugar a una serie de discrepancias con la cultura meta y originar interferencias culturales bautizadas por Fuentes (2000) como “ruido cultural” (Ponce 2014: 150). Por otro, es importante tener en consideración que si se opta por enfocar la traducción a la cultura meta, se tendrán que introducir inevitablemente modificaciones en el texto origen.

Siguiendo esta línea de pensamiento de orientación hacia el polo meta, Toury formula una ley a modo de ejemplo de cómo se podría generalizar el comportamiento traductor realizando la siguiente afirmación: “En traducción, las relaciones textuales que se dan en el original a menudo se modifican, a veces hasta el punto de ser totalmente ignoradas, en favor de otras opciones [más] habituales que ofrece el repertorio meta” (Toury 2004: 337). (Ponce 2014: 150)

Es importante que el público consumidor entienda lo que está viendo o está leyendo, de ahí la importancia de saber adaptar el humor a la cultura a la que se está traduciendo, pero esto puede presentar en ocasiones ciertos inconvenientes, pues una “sobreadaptación” puede hacer que el resultado final quede poco natural. Este punto será tratado en el siguiente apartado.

2.2. Estado de la cuestión: la traducción en las series de humor

La traducción en el medio audiovisual es un ámbito cada vez más en alza y que cada vez tiene más demanda, pues es una forma de que las producciones en lengua extranjera lleguen al resto del mundo (Botella 2006).

El ámbito audiovisual abarca aquellos productos de la comunicación que “se sirven de señales auditivas (diálogo, narración, música, efectos) y de señales visuales (imágenes, texto narrativo, subtítulos) para transmitir un mensaje. Dentro de este ámbito, se encuentra el doblaje, que Agost (2001) define como “la subsitución de la banda sonora de un texto audiovisual en lengua origen por una banda sonora en lengua meta del mismo texto audiovisual. La característica que define y diferencia esta modalidad es la necesidad de conseguir una sincronía visual” (Agost 5). La traducción audiovisual no incluye tan sólo productos cinematográficos sino también de vídeo y televisión” (Mayoral 1).

Por lo tanto, a la hora de enfrentarnos a la traducción audiovisual, debemos establecer que nos encontramos frente a dos canales de transmisión: el acústico y el visual; en este sentido, el traductor tiene más restricciones a la hora de realizar su trabajo. “Por lo que respecta a la comunicación audiovisual, se debe tener en cuenta que no sólo las palabras nos comunican contenidos e intenciones, sino que el sonido y la imagen también lo hacen” (Campo 9)9.

Evidentemente, cuando la lengua y la cultura del texto original se alejan mucho de las del texto meta, más difícil es encontrar equivalentes o adaptaciones para conseguir el objetivo de mantenerse fieles a la intención del autor [...] (Alsina 23). [...] la traducción del humor requiere, en primer lugar, identificar y descodificar el humor implícito en el texto original para, a continuación, reformularlo y transferirlo al texto meta, con la finalidad de que transmita la misma intención humorística del original y cause al público una respuesta equivalente. Si la traducción del texto humorístico no produce su efecto en el tiempo adecuado, esta entra en conflicto con la imagen y el sonido, y los espectadores pueden tener la sensación de que se están perdiendo algo. (Alsina 24)

Al jugar con el factor de la imagen la traducción queda subordinada obligatoriamente a la escena que se esté reproduciendo en pantalla10.

En un sistema de transmisión multicanal en el que intervienen tanto imágenes como sonidos, la traducción que se realice de un largometraje de época no podrá ser igual de literal a la versión original que la que se pueda hacer un manual de instrucciones, ya que en el segundo caso la traducción se basa en el concepto de equivalencia semántica de palabras (como los textos literarios o jurídicos) y la sensación de verosimilitud del largometraje dependerá en gran medida de que los sonidos que oiga el espectador concuerden con los movimientos de las bocas de los actores de pantalla. (Aranda 27)

Cuando dos culturas comparten elementos culturales no es necesario introducir cambios en este aspecto, únicamente cambios en la lengua referidos a la gramática y sintaxis para que la traducción resulte correcta en la lengua de llegada, pero es cierto que este caso no es el más frecuente. Cuando se da el caso contrario y no se comparten elementos culturales, la solución por parte del traductor debe ser mucho más creativa que si tratamos con una traducción sobre papel, que en muchos casos pueden incluirse anotaciones a pie de página11. Aquí es necesario introducir el término de culturema para poder continuar con la explicación de este punto. Según Nord (2009) un culturema hace referencia a un fenómeno cultural considerado como significativo por la comunidad perteneciente a dicha cultura (cultura A). Además, se considera que “comparado con un fenómeno social análogo en una cultura B, parece específico de la cultura A. Entendemos por analogía que los dos fenómenos puedan compararse bajo ciertas condiciones definibles. Por ejemplo, pueden ser diferentes en cuanto a la forma, pero parecidos en cuanto a su función o viceversa” (Nord 216). Para esta explicación, Nord incluye el siguiente ejemplo: “[to have] coffee” por la mañana en Inglaterra en cotraposición a “[tomar un] café” en España después de la comida o frente a “Kaffee [trinken]” por la tarde, en Alemania (Nord 216). Asimismo, explica que un culturema es un fenómeno que existe únicamente en una de las dos culturas que se están comparando; sin embargo, no es exclusivo de una sola cultura, sino que el mismo culturema puede darse en otras culturas aparte de las que se estén comparando en ese momento (Nord 216). A todo esto, Luque (2009) citando a Luque Durán (2009a) sostiene que “los culturemas son unidades semióticas que contienen ideas de carácter cultural con las cuales se adorna un texto [...] el número de culturemas no es fácil de cuantificar, ya que en cualquier sociedad existen un número ilimitado de culturemas, que se incrementan continuamente” (Luque 95). El culturema, por lo tanto, envuelve las características culturales de una lengua: personajes políticos, actores, escritores, personajes de ficción, del cine, de la televisión, canciones del momento, tipos de vestimenta, modas, determinados hechos políticos, sociales, artísticos, creaciones artísticas y literarias, hechos coyunturales, etc. (Luque 96).

Para poder hacer frente a esto Gor (2015) afirma que no sólo se necesita una gran competencia lingüística y extralingüística, sino también una gran imaginación y creatividad por parte del traductor. Sin embargo, la manera de proceder del traductor diferirá del tipo de chiste o humor que se produzca y del elemento cultural. En primer lugar, nos debemos preguntar qué efecto debe producir en el receptor en pos de poder saber qué medios lingüísticos han motivado esa reacción y así “hacer un análisis del texto que le permitirá efectuar algo semejante en la lengua meta. No se pregunta simplemente: « ¿Qué dice el texto?», ni siquiera « ¿Qué hace el texto?» sino « ¿Qué efecto se produce en el lector y qué medios lingüísticos han contribuido a ese efecto?»” (Hickey 2000). Podemos deducir por lo tanto, que el siguiente paso debe girar en torno a descifrar el humor para ser transmitido a la cultura meta.

En series de los 80 y 90 el humor solía adaptarse en ocasiones de manera muy abrupta en cuanto a los referentes culturales.

La estrategia de naturalización se usó mucho en el doblaje de series norteamericanas de los ochenta y los noventa. En Cosas de casa y en El príncipe de Bel-Air se referían muchas veces a famosos españoles como Carmen Sevilla, María Teresa Campos, Julio Iglesias o Chiquito de la Calzada. Era una forma de no perder la gracia que en la lengua original tendría el hacer referencia a otro famoso como Oprah, por ejemplo. (Surià 2012)

El problema de estas adaptaciones es que a pesar de poder producirse el efecto de humor (causado por la sorpresa de que una familia afroamericana use ejemplos de la cultura nacional) en el lector o el espectador no se ve como algo natural (aunque esta técnica se llame naturalización). Esto puede llegar a ser un arma de doble filo, pues por otro lado, si se conserva el culturema de la lengua origen el espectador puede llegar a no entender y perder por completo este efecto. Sólo podría ser entendido por aquellos que tienen un buen conocimiento de la cultura de la que proviene el chiste o la broma, que va a ser una minoría.

El chiste cultural-institucional: este tipo de chiste normalmente exige una solución en la que se realice algún tipo de adaptación o cambio en la(s) referencia(s) a instituciones o elementos culturales y nacionales para poder conseguir el efecto humorístico en una audiencia que no está familiarizado o identificado con ellos. En caso contrario, la suposición será que el público destinatario de la traducción está suficientemente familiarizado con los aspectos pertinentes de la cultura foránea. (Zabalbeascoa 259)

En el artículo de Marcos (2011) ‘Lost in translation’ en las series se menciona que "el objetivo de un traductor de series no es traducir diálogos, sino emociones. [...] Esto implica reinventar chistes o hacer referencia a personajes más conocidos para el público español" (Marcos citando a Castro, 2011). Aunque bien es cierto que estas adaptaciones con tendencia a buscar referentes culturales nacionales han ido decreciendo en los últimos años debido al auge de las redes sociales e internet. La globalización12 ha dado a pie a que las fronteras culturales comiencen a estar algo difuminadas y a que compartamos un acervo humorístico común. En el artículo de Peiró, citando a Alis (2017) “Cuando yo era adolescente nadie repetía bromas en inglés, hoy en día todos los jóvenes saben qué significan las siglas WTF (En español: Pero qué leches…). Ahora hay un trasvase de términos a través de los memes, por ejemplo, se está creando un argot compartido”.

[...]


1 http://dle.rae.es/?id=KpO2OpY (18/01/2018).

2 https://dictionary.cambridge.org/es/diccionario/ingles/humour (18/01/2018).

3 https://www.duden.de/rechtschreibung/Humor_Stimmung_Frohsinn (18/01/2018).

4 Extraído de Alsina 2015:23.

5 cf.: Una de las teorías más convincentes y respetadas sugiere que el humor se deriva de la incongruencia. Como explica Jerry Suls: «One contemporary view follows directly from the observations of Hazlitt, Kant, and others in positing that incongruity is the necessary and sufficient element that elicits humor» (Suls 1983:41). Suls explica a continuación que no es la incongruencia de por sí lo que produce el humor sino que éste proviene de una resolución o explicación de la misma. «Stated quite simply, the theory is that humor results when the perceiver meets with an incongruity (usually in the form of a punch line or a cartoon) and then is motivated to resolve the incongruity either by retrieval of information in the joke or cartoon or from his/her own storehouse of information. According to this account, humor results when the incongruity is resolved; that is, the punch line is seen to make sense at some level with the earlier information in the joke» (Suls 1983: 42). (Hickey 2000) https://cvc.cervantes.es/lengua/aproximaciones/hickey.htm (20/01/2018).

6 Definición extraíde de: RAE http://dle.rae.es/?id=M6heFtP (20/08/2018)

7 Además, Nash distingue los componentes principales que tiene el acto del humor (1985: 9-10):
(1)A „genus‟, or derivation, in culture, institutions, attitudes, beliefs, typical practices, characteristic artefacts, etc.
(2)[A] characteristic design, presentation or verbal packaging, by virtue of which the humorous intention is indicated and recognized.
(3)[A] locus in language, some words or phrase that is indispensable to the joke. (González 29)

8 cf.: Un ejemplo del primer tipo podría ser el que se refiere al sargento que explica a los reclutas que el agua hierve a noventa grados; un recluta, licenciado, si no doctor, en física que está haciendo la mili le pregunta, con gran educación por supuesto, si está seguro de que el agua hierve a noventa grados y no, por ejemplo, a cien. El sargento le repite dos veces, con igual grado de educación por supuesto, que sí, que está seguro, y que se calle. A la tercera vez ya el sargento se apea de su cátedra hasta el punto de consultar sus apuntes y se disculpa diciendo:
- Perdón, tienes razón, lo que hierve a noventa grados es el ángulo recto.
La gracia de este chiste está basada en una serie de factores sociales españoles: la fama de los sargentos, el servicio militar, más particularmente la milicia universitaria y, más que nada, el conocimiento del sistema métrico. Un traductor no podría dar por conocido ninguno de estos detalles por parte de un lector inglés. (Hickey 2000)

9 También “La TAV abarca elementos de numerosos medios, como el cine, el vídeo, los DVD, la televisión y los productos multimedia. Sus inicios se remontan, como no podría ser de otro modo, a los comienzos del arte cinematográfico —cuya primera proyección tuvo lugar en París en 1895—, cuando este empezó a incorporar lenguaje escrito (intertítulos) a las imágenes que aparecían en pantalla, como bien explica Chaume (2004: 41). (Campo 10).

10 The problem is that the visual image is inviolable. Scenes cannot be re-shot for the sake of confronting the new audience with familiar settings and stories. Apart from cutting out scenes entirely, the only means of remolding is linguistic. (Whitman-Linsen 1992: 125-126)

11 Aunque Hickey afirma en su estudio: La explicación se hace o bien en el mismo texto o en una nota. Yo no soy partidario de esta estrategia ya que consigue precisamente lo contrario de una traducción, es decir destruir el humor, explicando en lo que hubiera consistido en el caso de no haberlo destripado el traductor. Yo preferiría incluso reemplazar un chiste u otro texto adjudicado como intraducible de la lengua de partida por otro completamente distinto en la lengua meta, ya que en ese caso, al menos, se proporcionaría al lector algo no sólo comprensible sino apreciable (Hickey 2000).
Aunque esto depende de la dificultad de la traducción y en caso de no poder sustituirse o encontrar una solución factible, se deberá aclarar en una nota a pie de página.

12 cf.: La globalización es uno de los factores que ha favorecido la desaparición de referencias humorísticas típicas de España que chirriaban en la versión doblada. En uno de los episodios de la quinta temporada de El príncipe de Bel Air, el personaje de Will Smith hace una referencia a Ramoncín, algo que resultaría bastante extraño hoy en día. Adaptar una traducción al contexto del espectador final recibe el nombre técnico de domesticación. “En general no es algo que me guste mucho, si se usa mal, saca al espectador de la película o la serie”, explica Aguirre de Cárcer. (Peiró 2017) https://elpais.com/cultura/2017/01/17/actualidad/1484673807_325607.html (consultado: 21/04/2018)

Final del extracto de 46 páginas

Detalles

Título
Análisis de la traducción del humor en un corpus representativo de "The Big Bang Theory" del inglés al alemán y español
Universidad
University of Sevilla
Curso
Máster en Traducción e Interculturalidad
Calificación
8
Autor
Año
2018
Páginas
46
No. de catálogo
V453970
ISBN (Ebook)
9783668877146
ISBN (Libro)
9783668877153
Idioma
Español
Etiqueta
traducción, humor, alemán, inglés, español, cultura
Citar trabajo
Nazaret Mancheño Manzano (Autor), 2018, Análisis de la traducción del humor en un corpus representativo de "The Big Bang Theory" del inglés al alemán y español, Múnich, GRIN Verlag, https://www.grin.com/document/453970

Comentarios

  • No hay comentarios todavía.
Leer eBook
Título: Análisis de la traducción del humor en un corpus representativo de "The Big Bang Theory" del inglés al alemán y español



Cargar textos

Sus trabajos académicos / tesis:

- Publicación como eBook y libro impreso
- Honorarios altos para las ventas
- Totalmente gratuito y con ISBN
- Le llevará solo 5 minutos
- Cada trabajo encuentra lectores

Así es como funciona